Cantar del Mío Cid

Literatura española medieval. Poesía épica. Lírica medieval. Edad Media y Renacimiento. Cantares. Métrica. Argumento: Destierro, bodas de las hijas, afrenta de Corpes. Temas: honra, heroísmo. Rodrigo Díaz

  • Enviado por: Noboh
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad
publicidad

'Cantar del Mío Cid'

Alumno: Profesora:

Curso: 1ºA de Bachiller

Asignatura: Castellano

ÍNDICE

  • Introducción pág. 2

  • Análisis

  • Cantar del destierro pág. 3

  • Cantar de las bodas pág. 4

  • Cantar de la afrenta de Corpes pág. 5

  • Conclusión pág. 7

  • INTRODUCCIÓN

    El ensayo que vamos ha hacer a continuación, trata sobre el cantar de gesta del Mío Cid, y trata sobre los diferentes personajes que salen en la obra, y como se relacionan con Cid el Campeador, el protagonista de esta obra. Para así conocer más el carácter del Cid.

    Para esto, analizaremos los diferentes personajes (si son buenos o malos, de que forma se comportan, como ayudan o que le hacen de malo al Cid, etc.…) que aparecen en los diferentes cantares en que se separa el Poema del Cid, i luego los iremos relacionando con el protagonista, Rodrigo Díaz de Vivar (el Cid).

    Para eso simplemente nos valdremos de lo que sale en el libro, y con eso los analizaremos cantar por cantar, y también tendremos en cuenta como se relacionaban en esa época los vasallos y los señores o reyes, para así poder comprender mejor esas relaciones y así también sacar una conclusión mas clara de todo, sobretodo del carácter de Rodrigo Díaz de Vivar.

    ANÁLISIS

    En el Poema del Cid encontramos que aparecen diferentes personajes al largo de la obra, que se divide en tres cantares: Cantar del destierro, cantar de las bodas y cantar de la afrenta de Corpes.

    El cantar del destierro

    En este cantar habla de cuando el Cid es desterrado por causas desconocidas, ya que no se conserva la obra entera. Y en este destierro aparecen muchos de los personajes, entre los cuales podríamos empezar por el más importante, el rey Alfonso VI.

    El rey en el primer cantar se muestra severo, y ha la vez malvado y ruin. Ya que es el que echa de de su lugar de nacimiento al Cid, y además también lo separa de su mujer e hijas. Pero respecto a la muestra de crueldad del rey, el Cid se muestre leal a su señor, y cumple su orden sin reprocharle nada, mostrándose así, como un vasallo digno de admiración, ya que hace lo que le diga su señor aun que eso le lleva a dejar a su esposa e hijas y su patria querida. I además busca una forma de conseguir honor para que así poder satisfacer a su rey y que le perdone de algo que el desconoce, dándole así mas méritos a lo que hace el Cid. Dándole por ejemplo algunas ganancias de batallas, que el rey aceptaba encantado, mostrando así un poco

    Luego cuando es desterrado pide a todos sus vasallos que se unan a el, entre ellos los que destacan son: Álvar Fañez Minaya, el “Minaya”; Martín Antolinez, el “Burgalés” y Pedro Bermúdez, el sobrino del Campeador. Estos tres son los hombres del Cid que más destacan en la obra en general y a los tres los llama en algunos momentos como sobrinos, aunque cabe la posibilidad que de sobrinos solo haya uno, y los otros los llama así por el cariño que les tiene.

    Alvar Fañes Minaya, es el más nombrado en la obra, parece ser el más experto en la guerra, ya que lleva muchas veces un ejército aparte de el que lleva el Cid por cuestiones de estrategia. A causa de esto, cuando el Cid gana las batallas y los beneficios de los vencidos, siempre le ofrece una parte muy grande, mostrando así la gran generosidad del Rodrigo Díaz. Pero Minaya nunca acepta esa riqueza, mostrando así ser una persona muy honrada.

    Luego, Martín Antolinez es un buen guerrero como se demuestra al largo de la obra, y además también hace buenas estrategias cuando por ejemplo, en este cantar (el primero) consigue una forma para conseguir dinero, que es engañando a unos judíos (Raquel y Vidas) para que les dieran dinero para el Cid y sus seguidores. Y además también da comida al Cid, arriesgándose de que el rey no le deje volver a sus tierras, mostrando así un sentimiento de lealtad al Cid.

    Y por último, Pedro Bermúdez no sale mucho en el primer cantar, pero sale como un buen caballero, como los otros, y que estaría dispuesto a todo por el Cid, cosa que el Cid agradece mucho, y los trata muy bien, tanto a él como a los otros dos.

    Después podríamos nombrar a la esposa del Mío Cid, doña Jimena, la cual admira todo lo que hace su marido, porque lo admira de una forma increíble por el amor que les une. Aunque se desespera al saber que su marido se tiene que ir, le cree cuando dice que volverá con mucha honra y que por lo tanto no se preocupe. Por lo tanto él se muestra cariñoso con ella.

    Para que cuiden a su mujer y a sus hijas, el Cid le da dinero a don Sancho, abad de Cárdena, le da cantidades muy grandes de dinero, para que así pueda mantener perfectamente a su familia, además también da mucho dinero al monasterio, quedando así como un buen cristiano.

    Y al final, siguiendo el primer contar, nos encontramos al conde de Barcelona, Ramón Berenguer que ataca al Cid por estar saqueando sus tierras. Tal vez por estas acciones el Campeador ganaría mala fama, pero el escritor o el que izo el poema hace quedar bien al Cid y hace parecer avaricioso al conde por atacarlo, ya que para el Cid era la única forma de sacar dinero. Cuando luchan, el conde pierde y es hecho prisionero por Rodrigo Díaz, y la única condición que le pone al conde es que coma de la comida suculenta que le da. Pero él no acepta, ya que su orgullo no le deja, pero al final Cid decide dejarlo en libertad, mostrándose piadoso y bueno, en cambio el conde aparece como malvado y no se acaba de fiar del bueno del Cid.

    El cantar de las bodas

    Este cantar trata de cuando el Cid conquista Valencia, consiguiendo así su honor, y consigue casar sus hijas con los infantes. Aquí aparecen muchos de los personajes de los que salen en el anterior, pero casi todos tienen la misma relación con Rodrigo Diaz el Cid.

    Uno de esos personajes que cambian es el rey don Alfonso, el cual cuando después de que el Cid le diera un montón de regalos y obsequios de sus ganancias, y además después de conquistar Valencia, decide perdonarle porque ya ha recuperado la honra. Así podemos decir que el rey cuando ve que el Cid ya le puede y le ha aportado muchos beneficios lo perdona, mostrándose así avaricioso y tal vez algo bueno al perdonar al Cid. Además también hay que decir que después de perdonarle el rey se muestra bondadoso y justo con el Cid. Y el Cid siempre le trata igual de bien, mostrándose como ya he dicho antes, como un buen vasallo.

    También aquí el Cid lucha con varios jefes árabes, el más importante en este cantar es Tamín, el rey árabe de Valencia. Con el que mantiene una lucha en la que sale victorioso, como en todas las otras, ganándose así respeto y honor, haciéndolo un experto en batallas. Y a los moros, los cuales sus reyes él ha vencido, los trata de forma bondadosa, comportándose como un buen señor. Uno de estos moros que se puede destacar es el llamado Avengalmón, un moro buen amigo del Cid, que le ayuda en todo lo que él necesite.

    Después el cantar como ya he dicho habla de la boda de las hijas del Cid, cono los infantes de Carrión. Las hijas que se llaman doña Elvira y doña Sol, se comportan como su madre, es decir, con un mucho respeto y mucha admiración. Ya que quieren mucho a su padre, y lo que menos querrían es deshonrarlo. Y su padre, las trata con cariño y se sorprende de cómo han crecido.

    Sus yernos, los infantes llamados Diego y Fernández, son malvados y egoístas, ya que quieren casarse con sus esposas simplemente para que les den más riquezas, ya que el Cid se había convertido en un hombre importante y poderoso. Pero el Cid los acepta como yerno porque no se espera que sean malvados y porque su rey le da el visto bueno. Y además los trata muy bien como si fueran hijos suyos, como persona bondadosa que es.

    Y también para acabar este cantar podemos decir que sus adalides, las del Cid, se hacen mas grandes gracias a que su crece el respeto que tiene todo el mundo de él, y su renombre es muy conocido. Y además los hidalgos que nombramos en el anterior cantar, siguen dando todo por él. Y no simplemente eran malvados, sino que también cobardes, porque cuando les atacan moros en las costas, piden ser los primeros en golpear, pero les entra el miedo, y tienen que salir corriendo.

    El cantar de la afrenta de Corpes

    En este, el último cantar, es cuando el Cid pierda la honra a causa de sus yernos y luego la consigue vengándose de ellos. Aquí como dije en las otras, muchos siguen comportándose igual.

    El rey en este último cantar se muestra muy bondadoso con su vasallo el Cid, ya que al enterarse de lo que le hacen los infantes a él, decide ayudarlo convocando las Cortes, para que estas decidiesen que tienen que hacer con él. El Cid le corresponde con el carácter bondadoso que le muestra durante toda la obra, y aun si cabe, más y todo.

    También en salen luchas en este cantar, aquí el Campeador lucha contra el rey de Marruecos, Búcar. La lucha con este es como todas las otras, Cid acaba ganando mostrandose superior, pero además en esta le dice a Búcar que lo perdona y que no hace falta que se vaya huyendo, mostrando así su carácter benevolente, pero Búcar no acepta rendirse y por eso muere a causa de la gran fuerza del Cid.

    Los infantes, en este cantar, muestran su carácter cobarde de nuevo cuando huyen de un león y por eso, más lo de antes, deciden vengarse del Cid ultrajando a sus hijas hasta intentan matar al buen amigo Avengalmón. Mostrándose así ruines y vengativos, y además con esto pretender deshonrar al Cid, pero también se deshonran a ellos mismos. Cuando el Campeador conoce esto, como es un hombre de gran honor, se venga de ellos de una forma inteligente en las Cortes de Toledo, y sus caballeros masa cercanos a Rodrigo Díaz luchan con ellos y su hermano grande el cual los defendía.

    Aparte del hermano mayor de los infantes y su padre (Asur González y Gonzalo Ansúrez) había más personas que estaban en su contra, y que habían estado durante toda la obra, entre ellos destaca más el conde García Ordóñez. Que maquinaba ruinmente para ayudar a los infantes y que el Cid quedara deshonrado.

    Luego, en las cortes aparecen condes nobles y buenos que con su sabiduría y buen juicio ayudan al Campeador para recuperar su honor mediante el juicio que se lleva a cabo en las Cortes. Y Cid los recompensa dándoles riquezas y bienes que le habían dado los infantes para devolver su honor.

    Y como último podríamos nombrar a los mensajeros de los reyes de Navarra y Aragón (Ojarra y Iñigo Jiménez), que fueron a pedir la mano de doña Elvira y doña Sol al Cid en la Cortes, eso izo recobrar más aun el honor del Cid, ya que sus hijas pasarían a ser reinas. Y así él vuelve a mostrarse agradecido y bondadoso, dándoles también a ellos dos riquezas y bienes.

    CONCLUCIÓN

    Con el análisis de los personajes que salen en los diferentes cantares que forman esta obra, podemos llegar a conocer más perfectamente el carácter de Rodrigo Díaz de Vivar.

    ¿Y cual es ese carácter? Tiene un carácter bondadoso, honrado y caritativo con sus semejantes: cuida a su esposa y a sus hijas; se preocupa mucho por sus vasallos tanto en la guerra como para darles algo de comer y beber; y muestra compasión a aquellos que ha vencido para que puedan seguir viviendo. También podemos decir que el honor para él y los suyos es muy importante, como era en esa época. Y era uno de los mejores vasallos, y también

    Además de su carácter bondadoso, podemos ver como es muy bueno en la guerra, en la estrategia y en las batallas, mostrando gran sabiduría y fuerza en luchas cuerpo a cuerpo, y no hay que olvidar su gran valentía cuando tiene que luchar contra grandes ejército de árabes. Y también se podría decir, como no, que era una persona que la gente quería y que allá por donde pasaba hacía muchos amigos. Y siempre siendo una persona a la que todo el mundo respeta y aprecia, y sus únicos enemigos que tenia, era porque estaban celosos de él y su poder.

    Por lo tanto podemos ver, como el análisis que hemos hecho nos a servido para lo que queríamos, conocer más a fondo el carácter de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid.

    4