Cantar del Mío Cid

Literatura española de la Edad Media. Poesía épica medieval. Métrica. Estilo literario. Temas

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


1° Bachillerato A- N° 8

Marco histórico

A comienzos de la Reconquista, Castilla no es más que un conjunto de pequeños condados dependientes del reino de León. Bermudo III los convierte en reino para dárselo a su hermana Sancha, que se casa con el infante García.

Cuando el infante García muere, doña Sancha se casa con Fernando de Navarra y se unen los reinos de Castilla y León. Fernando muere, y deja a su hijo Sancho, Castilla y a Alfonso, León; a García, Galicia, y a su hija Doña Urraca, Zamora. Sancho no acepta este reparto y entra en guerra con sus hermanos, ayudado por el fiel Cid. Cuando está a punto de ganar, Don Sancho es asesinado. Su hermano Alfonso es coronado rey de Castilla y León y el Cid le hace jurar que no estuvo implicado en este asesinato. Después de esto, la vida del Cid estuvo llena de injusticias. Es valiente e intrépido, y pronto es considerado como un héroe por los castellanos.

El Cid y su influencia en los personajes

El Cid es un infanzón (clase perteneciente a la baja nobleza) castellano. Lucha junto a los cristianos y es clemente con los vencidos. Con su familia es cariñoso y lucha por su honor. Es siempre fiel al Rey y a Dios, al que invoca en los momentos difíciles.

Los personajes en torno al Cid se clasifican en amigos, como el Minaya Alvar Fáñez o Martín Antolínez y enemigos, como García Ordóñez o los Infantes de Carrión, además de su familia y el Rey, al que le es siempre fiel.

Sus amigos son incondicionales de él y siempre hacen lo que les dice. Él agradece sus servicios y siempre les paga justamente. Actúan con valentía para defender el honor de su señor. El pueblo le ama y le sigue a donde va.

Los enemigos buscan enemistarle con el rey o conseguir dinero. Tienen envidia de sus logros, pero le tienen miedo. Los infantes de Carrión, a los que siempre trató bien, utilizaron al Cid y a sus hijas sólo para su bien personal.

Su esposa, doña Jimena, es paciente y sus hijas, doña Elvira y doña Sol, obedientes cuando el Cid decide casarlas con los Infantes de Carrión.

El Rey, que al principio expulsó al Cid de Castilla engañado por García Ordóñez, reconoce después el trabajo del Cid y le ayuda a salvar su honor.

Lenguaje y estilo

El cantar está escrito pensando en el público que va a escucharlo de boca del juglar, por lo que tiene estas características:

  • Invocaciones al público para llamar su atención: “Oíd lo que entonces dijo Alvar Fáñez el Leal...”, “Bien oís lo que dirá...”

  • Expresiones exclamativas como si el juglar hablara con el público

  • Supresión abundante del verbo que introduce lo que dicen los personajes, dando viveza al lenguaje.

  • La lengua es la utilizada en la época, con dialectos (como aragonismos) y arcaísmos propios del idioma poético. Aunque, según dicen, el autor no era un jurista, aparecen tecnicismos de tipo jurídico.

  • Repeticiones retóricas de un mismo concepto con palabras distintas.

  • Multitud de epítetos y aposiciones para describir al Cid.

Figuras retóricas del cantar

Al ir dirigido al público y ser una obra de género épico, en el cantar no abundan las figuras del lenguaje (excepto epítetos y aposiciones para describir al Cid), pues no se pretende causar extrañeza en el que escucha. Sin embargo, si aparecen bastantes figuras de pensamiento, como son:

  • Aliteraciones: cuando se describe un combate suelen aparecer bastantes “r” seguidas.

  • Perífrasis: se expresan conceptos dando rodeos.

  • Hipérboles: a veces, se exageran los hechos del Cid.

  • Personificaciones: se les da a las cosas acciones humanas

Métrica

La unidad estrófica del Poema es la tirada, constituida por agrupaciones variables de versos (desde 2 a 190), unidos por rima asonante mezclada a veces con la consonante. A veces aparecen rimas anómalas o rimas aproximadas. De entre éstas, la más importante es en la que interviene la llamada -e paragógica; esta vocal representa la persistencia de un sonido vocal en final de palabra que en la evolución de la lengua se ha perdido. También se aprecia a veces una rima interna entre el fin del primer hemistiquio y el segundo.

El verso está constituido por dos hemistiquios y es fluctuante. El primer hemistiquio suele ser el más breve. Las combinaciones más frecuentes son: 7+7, 6+7, 7+8 y 6+8.

La falta de una medida fija no impide que se produzca en el oyente la impresión de uniformidad rítmica, gracias a la acentuación que se hace en cada hemistiquio

Opinión personal

Este poema, es un poema que plasma muy bien la gran devoción que todos los castellanos sentían por el Cid. Por ejemplo, en el pasaje de cantar en el que gente de toda Castilla acuden para la boda de sus hijas, se observa esto muy claramente. Aunque hay exageraciones acerca de las victorias del Cid, esta obra refleja bastante bien la realidad histórica de estos momentos.

Pero en obra no sólo e habla de las victorias del Cid, sino que también se demuestra la humanidad del Cid, al sufrir por sus hijas, la compasión con sus enemigos, la lealtad a su Rey y el gran agradecimiento con el que premiaba todos los favores que le hacían.

En el poema se consigue mezclar lo histórico con lo lírico, dando una gran sensación de unidad en el cantar. El autor también consigue adaptar el vocabulario a cada personaje.

En mi opinión el Poema del Mío Cid es muy interesante, porque permite saber más sobre el Cid, pero en él sólo se ven las cosas desde el punto de vista de los castellanos, poniendo al Cid como la persona que siempre actúa bien y no mirando las cosas desde un punto de vista imparcial.