Cantar del Mío Cid

Literatura española medieval. Poesía épica. Argumento: Destierro, bodas de las hijas, afrenta de Corpes. Tema y personajes

  • Enviado por: Mario
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Dificultades en el Aprendizaje de la Lectura: de la Investigación a la Práctica Educativa
UNED
La lectura es, sin duda, la habilidad instrumental más importante que se adquiere durante la educación formal. Dos...
Solicita InformaciÓn

Naturaleza y Cultura: Visiones Antropológicas
UNED
En los últimos años el medio ambiente se ha convertido en una preocupación generalizada tanto para el público como...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Cantar del Mío Cid

DATOS IMPORTANTES

El autor de la obra y quienes realizaron la reproducción de este:

Obra escrita por Pere Abbat en 1307 (XIV). Este poema fue escrito en el siglo XI por uno juglares de Medina Celi y San Esteban de Bermaz (Castilla).

Genero y subgénero literario:

Es un poema épico y su subgénero es un cantar de gesta.

Tipo de la estructura:

La estructura es de 34 versos de arte mayor, son irregulares y de una rima asonante.

OPINIÓN PROPIA

El texto me ha parecido muy interesante pero estoy un poco en desacuerdo con el autor cuando dice que el Cid se burla de los Infantes, cosa que a mí me parece de personas inferiores el hecho de burlarse de aquellos hombres q son más débiles.

RESUMEN

El libro se divide en 3 partes principales o bien se puede dividir en 5 partes o también llamadas demanda, en las que cada una cuenta una de las partes de la vida del Cid (se suele utilizar mas la primera división que la segunda).

El Cid, que servía al rey Alfonso VI, fue atacado por el conde García Ordóñez (un gran amigo del rey). El Cid no pudo quedarse sin vengarse del ataque y venció al conde, insultando su honor: le mesó la barba (le arrancó pelos de la barba). García Ordóñez al enterarse se puso furioso y le habló mal del Cid al rey, y el rey desterró al Cid. Y aquí el pieza el poema del Mio Cid.

Cantar primero, el destierro de Mio Cid.

 

El Cid estaba muy contento después de haber ganado la guerra, pero de repente, le llegó una carta diciendo que estaba desterrado y q le daba nueve días para q se fuera del reino, entonces, da a elegir a sus vasallos si quieren irse con el o quedarse allí, y estos se destierran con él, se van de vivar, pero en Burgos nadie se atreve a hospedarle, ya que el Rey ha dicho que el que lo hospede, que sufrirá su castigo ya que estaba prohibido hospedar a los desterrados. Así es que el Cid y sus vasallos, siguieron su camino, llegó Martín Antolinez, para proveer de bienes al Cid, como el Cid estaba empobrecido se le ocurrió hacer unas arcas, y llenarlas de arena, y vendérselas a Raquel, y Vidas (unos judíos), hizo un trato con estos y se las vendió por unos seiscientos marcos.

El Cid parte hacia Cardeña, mientras que Martín Antolinez se vuelve a casa. El Cid se despide de su mujer y de sus hijas y le deja a don Sancho (el abad) unos 150 marcos para que cuide a su familia y le dice que por cada uno que gaste él le dará cuatro más. Se despide y se va (al Cid le acompañan unos cien castellanos),

Caminan toda la noche hasta llegar a Castejón, la cual vuelva a conquista el Cid utilizando de nuevo el factor sorpresa. Más adelante en el reino de Toledo, tributario del Rey Alfonso, no para allí ya que no quiere pelear con el Rey Alfonso y pasa de largo. El Cid acampa sobre Alcocer, y se enfrenta a los moros que son bastantes más que él, los derrota y se lleva un gran botín, tiene clemencia con los moros y en vez de matarlos los pone a que les sirvan. Un tiempo después, el Cid se va de allí, y vende el castillo de Alcocer a los moros (a los antiguos propietarios). Entra en el reino del Rey de Barcelona, y este se pone echo una furia, el Cid trata de calmarlo, pero el Rey le ataca, vence el Cid y hace prisionero al Rey, el cual quiere morirse de hambre, el Cid no lo permite y lo deja marchar a cambio de que coma algo.

Cantar segundo, cantar de las bodas.

Ya el Cid con una reputación ya labrada se dirige a Valencia, donde después de una larga y encarnizada lucha vence a los moros q estaban aliados con el Rey de Sevilla, y se apodera con todo el reino de Valencia. El rey Alfonso perdona al Cid y permite que este se lleve a sus hijas y a su mujer, a valencia, pero el no entra al reino lo hace a través de una intermediario, de Minaya, el Cid se lo agradece y se va. Los Infantes que ven que el Cid se hace rico y que se esta convirtiendo en una persona con mucho poder, y se quieren casar con las hijas del Cid para quitar el dinero al Cid, hablan con el Rey Alfonso, y este le da una cita al Cid, en estas vistas (en el río Tajo) acuerdan que se casen y se casan, el representante del rey Alfonso, que es Minaya de nuevo, casa a los Infantes con las hijas del rey y el Cid al igual que sus hijas están muy contentos. Pasados unos días el rey marroquí, llamado Bucár, junto a un gran número de guerreros quisieron conquistar valencia, los Infantes se echaron atrás en la batalla, y el Cid les dijo que no hacia falta que lucharan, q el solo podía derrotar a los marroquíes.

Cantar tercero, cantar de corpes

Estando el Cid dormido, el león que tenia en posesión, se escapó los Infantes se asustaron (ya que estos eran muy cobardes), y se escondieron, el Cid se enfrentó al león y lo acobardó. Entonces los Infantes fueron objeto de risas y de bromas ya que tenían que haber actuado al igual que el Cid y no esconderse. Para vengarse, decidieron ir a Carrión y llevarse a las hijas del Cid, y por el camino hacia allí las maltrataron, cuando el Cid se enteró avisó al rey don Alfonso y le dijo que quería concertar una corte en la que el pudiera retar a los Infantes de Carrión, y así vengar de la agresión que habían sufrido sus hijas de manos de los Infantes. El rey Alfonso acepto, y quedaron un día determinado para realizar la corte, ese día el Cid llegó y pidió a los Infantes que le devolvieran las espadas, ellos se las dan, el Cid también les reclamo además de sus espadas la ayuda de los tres mil marcos q les había regalado el día de sus bodas, pero ellos ya se los habían gastado y el Cid viendo que sino no se lo iban a devolver y no iba a consentir que después de maltratar a sus hijas los infantes fueran a tener algo que le perteneciera a el, y al final le pagaron con especies de Carrión. Después de este acontecimiento y de volver a estar solteras las hijas del Cid en una corte los infantes de Navarra y Aragón, los cuales le piden al Cid la mano de sus hijas y este acepta., y a sus hijas de nuevo las pone en valido a sus hijas del rey don Alfonso. Los retos de los seguidores del Cid a los seguidores de Carrión, son aceptados por estos últimos: por parte del Cid dirige la batalla Martín Antolinez y por parte de los de Carrión la dirige Diego González, y vence Martín. Por otra parte Muño Gustioz, vence a Asur González y en otra de las luchas Pedro Bermúdez vence a Fernando. Los del Cid vuelven a valencia con la cabeza alta y con su propio honor y el de los sirvientes q se desterraron con ellos recuperado, el Cid casa a sus hijas con los Infantes de Aragón y Navarra, Estos se quedan muy felices, y aquí se termina el cantar del Mio Cid.

Cantar del Mío Cid