Cantar de los Nibelungos

Literatura germana medieval. Nibelungenlied. Sigfrido. Poesía épica. Burgundios

  • Enviado por: Fermin Villar
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 4 páginas

publicidad

Sigfrido, el vencedor de los nibelungos

“Amanecer en Worms”

Aquellos tiempos eran tan maravillosos que casi nadie conocía la vejez. Raramente un rey podía jactarse de su poder, mas le valía ser prudente

Algunos caballeros eran glorificados por la contundente razón de su habilidad para envainar la espada en el cuerpo del enemigo, y no había mayor gloria que morir en un combate

Sigfrido, era un héroe arrogante, seguro de si mismo, la humildad amable de un simple campesino, la sonrisa fácil y el corazón generoso

Sigfrido se encuentra con un viejo, este se da cuenta que el que estaba cubierto por una capa era Sigfrido.

Se dio cuenta que era Sigfrido no por la fuerza que emanaba de sus brazos ni por la potencia de su cuerpo adiestrado en la crueldad de cotidianas batallas ni de los atributos de guerrero joven y heroico que era sino que se dio cuenta de su bondadosa intervención

Sigfrido vuelve al castillo y se encuentra con Krimilda, esta le demuestra su amor diciéndole que no quiere pasar un minuto sin el

“Las reinas se pelean”

Gunther era el rey de Burgundia

Su pueblo que luchaba con otros por la posesión de las tierras buenas, había encontrado en su ciudad su paraíso, la capital soñada

Satisfecho veía como se sucedían los festejos, debido a la visita de los reyes de los Países Bajos, el gran Sigfrido y la dulce Krimilda

Krimilda era amiga de Brunilda la esposa de Gunther, aunque con personalidades muy diferentes

Es ese lugar se hacían batallas por la cual uno retaba al otro

Hagen era un retador muy fuerte, este después de retar a varios caballeros, reto a Sigfrido

Iba a ser una pelea muy reñida ya que:

Hagen era casi imposible de vencer, pero Sigfrido era invencible

Hagen era alto y fuerte, Sigfrido era alto e invulnerable

Hagen era astuto y perverso, Sigfrido era confiado y bueno

Hagen sangraba en cada herida, Sigfrido no se lo podía herir

Hagen era humano, Sigfrido era mas que humano

Hagen y Sigfrido al final no pelean porque las reinas Krimilda y Brunilda se pelean

Krimilda y Brunilda discutieron fuertemente, Krimilda le contó la verdad de la relación que había tenido Brunilda y Sigfrido.

Brunilda termino muy dolida y se fue llorando hacia su castillo. Gunther se acerco para ver si el algo podía hacer para que se calmara, esta respondió: matando a Sigfrido

“Intrigas en la corte”

Finalmente el cerco comenzaba a cerrarse en torno a Sigfrido. Brunilda clamaba su muerte a todos los hombres fuertes que rodeaban a Sigfrido

En el castillo se vivían horas envenenadas

La alianza con Sigfrido daba seguridad a Gunther que siempre temía por su reino.

Hagen nunca se vio tan deseoso de cumplir una orden de matar a Sigfrido. Pero ¿Cómo vencer a un hombre invencible? Había que engañarlo de alguna forma

Para Gunther le resultaría muy buena la muerte de Sigfrido ya que la muerte de este le daría poder sobre sus enemigos

Hagen preparo una hábil estratagema para matar a Sigfrido

Krimilda en su desesperación le contó el punto débil de Sigfrido a Hagen. Le contó donde lo tenia que herir.

Hagen sorprendido de la noticia fue saltando de alegría al castillo para contarle esto a Gunther

“La muerte Sigfrido”

Gunther invito a Sigfrido a participar de una cacería de despedida, Sigfrido acepto la invitación

La cacería había comenzado. Sigfrido se enfrento con un oso, la pelea fue muy reñida, Hagen llego a pensar que el oso haría el trabajo por el pero otra vez Sigfrido salio triunfante pudiendo matar al oso

Todos festejaron esto y trajeron unos carros llenos de alimentos. Sigfrido agradeció esto pero faltaba algo para beber, molesto pregunto donde había algo para beber, Hagen le contesto que cerca había una fuente de agua

Hagen le propuso hacer una carrera para ver quien llegaba más rápido a la fuente de agua

Sigfrido llego a la fuente mucho antes que todos. Tuvo tiempo para dejar la espada y el arco sobre la hierba, apoyo la jabalina en las ramas de un tilo y con la virtud de un súbdito leal, aguardo a que el rey llegara

Sigfrido se arrodillo sobre la fuente. Hagen lanzo lo mas que lejos que pudo el arco y la aljaba con las flechas, luego tomo la jabalina que reposaba en el tilo y apunto a la cruz que le había marcado Krimilda y le traspaso la espada con tanta fuerza que la punta del arma partió el corazón del héroe

Krimilda al despertar vio el cuerpo de Sigfrido, fue tal su dolor que comenzó a manarle sangre de la boca

Se hizo el funeral de Sigfrido en Worms donde Krimilda lo vio por última vez a Sigfrido

“El tesoro de los nibelungos”

Pasaron 4 años, y la reina Krimilda seguía de luto. Gernot y Girelher cada tanto le robaban una sonrisa.

Entretanto, Hagen pensaba en el tesoro escondido en las remotas montañas del país de los nibelungos, y Gunther lo interrumpió, pero astutamente Hagen comenzó a poner el acento en la reconciliación. Eso provoco que Gunther se acercara a la casa de Krimilda para reconciliarse. Finalmente Krimilda lo perdona y se abrazan

Gernot y Grether fueron a convencer a Krimilda para acarrear el oro por el Rin hasta Worms. Ella acepta la idea y decide quedarse en la ciudad.

Emprenden un largo viaje en barco, muy peligroso por cierto. Estaban rodeados de niebla y había caído la noche.

Al amanecer llegan a tierra firme, y cuando abarcan un enano los detiene y éstos le cuentan que eran enviados por Krimilda. Luego van hacia la cámara secreta. Grether fue prevenido a abrirla, pero sin embargo lo hizo y cargaron decenas de carros con el oro y lo llevaron hasta los barcos

Cuando el oro llego a manos de Krimilda comenzó a repartirlo entre ricos y pobres

“La reina de los Hunos”

Un enviado de Atila (rey de los Hunos) fue a hablar con Krimilda ya que su esposa se murió y venia con la oferta de que ella se case con atila

Trato de muchas maneras convencerla, pero ella, modestamente, decía que no

El enviado saco su última carta

En la que proponía todos sus hombres quedaban a su voluntad

Krimilda, pensó que así podría matar a Hagen, entonces acepto

“Casamiento en Viena”

Krimilda se caso con Atila, en Viena, fue una gran fiesta en la que no falto ningún Gran Señor de los 12 reinos vasallos de Atila

Ella todavía recordaba los días felices con Sigfrido

Así es como Krimilda que a esta altura pensaba vivir en un conventillo, encontraba su vida tan cambiada, nada se podía comparar de cómo estaba viviendo ahora

Todos la amaban y carecía de enemigos

Ahora con todo el poder que tenía podía derrotar a Hagen

Del Rin al Danubio”

En el camino, Hagen, vio a 2 ninfas, y una le dijo: Todos encontraran la muerte, en la corte de Atila, menos el capellán del Rey.

Confirmadas sus sospechas, al cruzar el río, trato de ahogar al capellán, pero no pudo. Muchos caballeros le reprendieron.

Cuando cruzaron todos, Hagen, rompió la barca con la que habían cruzado el río, así, el capellán no volvía vivo, “es mejor que muera por la espada en batalla” pensó.

Cuando muchos le reprendieron devuelta, el contó lo que la ninfa dijo.

Ahora guiados por Volker, uno de los mejores guerreros de Gunther, siguieron camino a la corte de Atila

“El primer aviso”

En el camino, Gunther paso a visitar a su tío, donde encontró al escudero de Krimilda, quien les dijo, que los esperaba con un séquito, dispuesta a darle muerte a Hagen.

Siguieron, porque si retrocedían, sería un acto de cobardía.

En el camino, pararon en la posada de Rüedeger quien les hizo valiosos regalos. Tal era la amistad que se formo, que Giselher se comprometió con la hija del caballero.

Los mensajeros, avisaron que ya venían los Nibelungos, cosa que alegró a Krimilda, puesto que su venganza, estaba próxima.

“En la Corte de Atila”

Llegaron los burgundios a la corte de Atila, pero, ninguno, al momento del banquete, dejo las armas, así comprendió Krimilda, que habían sido advertidos, y que sus planes se complicaban

“El comienzo de la Masacre”

Volker y Hagen, se tiraron en un banco, a la entrada del palacio, al momento, apareció Krimilda, con 40 hunos.

Hagen desenvaino a la espada de Sigfrido y dijo:- El que desea enfrentarme, que lo haga!-

Pero los hunos retrocedieron.

Tal era la furia de Hagen que “le clavo la lanza accidentalmente a un huno”

Atila, logró calmar a sus hombres, pero, Krimilda, decidió aprovechar esta oportunidad.

Mando al hermano de Atila, a matar a los escuderos burgundios, pero tal fue la suerte del escudero mayor, que logró escapar con vida.

“El palacio incendiado”

Hagen, enterado, frente al Rey y Krimilda, decapitó al hijo de ambos.

Se inició una batalla, entre 20.000 hunos, y los burgundios, refugiados en el palacio.

Gunther, al final del día, pidió tregua, pero Atila, decreto que ya no habría confianza, ya que mataron a su hijo y a muchos de sus hombres, no saldrían vivos de ahí.

-Entreguen a Hagen, y salvaran sus vidas- Dijo Krimilda

-Preferimos morir, antes de entregar a uno de los nuestros- Le respondió Giselher.

Superados por el miedo, Hagen, les dijo que bebieran de la sangre de sus compañeros muertos, y que les daría fuerza, y así hicieron sus hombres.

“Los últimos Burgundios mueren”

Rüedeger, fue con sus 500 caballeros a combatir a Hagen.

Gernot, mato a Ruedeger con la espada que él le regalo, y Dietrich, mato a Gernot, que fue a reforzar a la lucha.

Luego Dietrich, desarmo a Hagen, salvándole la vida a un viejo y fuerte combatiente. Krimilda, lo mando al calabozo.

Gunther, quedó solo, y se negó a rendirse, pero fue desarmado también y se le dio muerte.

Krimilda, mato con la espada de Sigfrido a Hagen, y Hildebrant, mató a Krimilda,... aunque, el asesino de la reina, no podía durar mucho, y no duro.

No quedaron más guerreros Burgundios sobre la faz de la tierra.