Canción de Navidad; Charles Dickens

Literatura universal del siglo XIX. Narrativa inglesa. Novela realista. Relato de ficción. Tema navideño. Argumento

  • Enviado por: Clari Spain
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


Cuento de Navidad. Charles Dickens

Ebenezer Scrooge es un viejo amargado y ricachón que trabaja en unos almacenes con su pobre empleado, Bob Cratchit. Scrooge es muy gruñón y cascarrabias, y maltrata usualmente a su ayudante. Desde que su socio Marley murió, el trabaja solo con el pobre hombre.

Era Nochebuena, y Fred, el sobrino de Scrooge, le invita a una velada familiar por navidad. Scrooge se niega a aceptar la invitacion diciendo que las navidades son paparruchas y punto.

Luego, dos señores le piden unas donaciones para la gente pobre, y el viejo se niega a dar un centavo diciendo que los pobres son una pandilla de vagos que no quieren trabajar.

Esa misma noche, de regreso a su casa. Scrooge tiene una vision, el picaporte de la puerta de entrada se transforma en la cara de Marley. En su salon, las cálidas llamas se juntan formando la cara de su antiguo socio. El viejo, intenta convencerse de que eso solo son bobadas. Pero, de repente, un espectro fantasma de Marley aparece diciéndole a Scrooge que él está aquí para poder hacer el bien a los humanos que no hizo cuando estaba vivo, le advierte de que él aun puede cambiar, y no acabar como él, sufriendo después de muerto. Además, agrega que 3 espíritus le visitaran por la noche.

Scrooge dice “¡paparruchas!” y se va a dormir. A la una de la madrugada, un espíritu le despierta, le dice que vaya con él y que es el espectro de las navidades pasadas.

El fantasma hace contemplar al cascarrabias escenas de su pasado muy memorables: Él de pequeño solo en el colegio y apartado, su hermana pequeña, cuando su novia le deja porque le interesa mas el dinero que el amor, cuando llegó al almacén con su amigo Dick…

Al final, después de tanto sufrimiento, hace volver a Scrooge a su casa.

A la una, llega el espiritu de las navidades presentes, era como un gigante con túnica. El viejo ávaro y él contemplan escenas de la navidad de los Cratchit, la familia de su empleado Bob. Lo están celebrando por todo lo alto y lo que mas le conmueve a Scrooge es ver al pequeño Tiny Tim con una minusvalía física al borde de la muerte, pero con una sonrisa débil en su cara por ser navidad…

Luego, se trasladan a la velada del sobrino Fred y su familia. Están hablando y criticando a Scrooge y su mal genio, y, luego, se ponen a jugar a adivinanzas, las cuales Scrooge adivina todas, no recuerda que no le pueden oir.

Finalmente el espiritu de las navidades presentes desaparece y, en su lugar aparece otro espectro encapuchado-el de las navidades futuras- que no habla y muestra a Scrooge una pandilla de gente que se rie de la muerte de un hombre, que subastan sus cosas, que se burlan y sienten alivio de que al final, por fin, haya muerto. Scrooge, compadecido, pide al espectro que le muestre quien es ese hombre. El fantasma lo conduce a una lápida y le hace que lea. En la lapida está escrito:

“EBENEZER SCROOGE”

El viejo avaro, derrotado y triste, llega a su casa y se funde en un plácido sueño. Por la mañana, se da cuenta de que es día de Navidad y, dispuesto a cambiar su actitud grita felices fiestas a todos, le sube el sueldo a Bob y le regala un pavo gigante, se interesa por los mendigos y gente pobre, se unió a la velada familiar de su sobrino y se convierte en un segundo padre para Tiny Tim.

Gracias a los espectros, y las sombras de lo que pudo ser su futuro y su muerte, Scrooge cambió de actitud y celebró la navidad como nadie, y todos le quisieron mucho.