Cáncer

Enfermedad. Antecedentes históricos. Crecimiento de células. Carcinogénesis. ADN (Ácido Desoxirribonucleico). Mortalidad

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas

publicidad

EL CÁNCER:

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA:

La primera referencia escrita que tenemos acerca de la existencia de tumores, la encontramos en el Papiro de Ebers, de 1500 años antes de Cristo, en el que los antiguos egipcios ya hablaban de tumores superficiales y se recomendaba no intentar curarlos.

El primero en utilizar el término cáncer es Hipócrates (460-375 a.C), que describe diversos tipos de tumores y al utilizar el término cáncer, lo compara con un cangrejo enraizado en los tejidos. Para continuar con los “descubrimientos”, damos un salto de 500 años y Galeno (131-201 d.C.) es el primero que intenta hacer una teoría etiológica del cáncer, intentando referirlo a una bilis negra; además también afirma que el cáncer se presenta en mujeres melancólicas y emotivas, mientras que en otras no.

El segundo período de estudio, se inicia en el año 1761 con el tratado del italiano Giovanni Bauttista Morgani - `De sedibus et causis morborum per anatomen indagatis libri quinque´- que correlaciona la sintomatología con lesión de los tejidos. B. Peryrilhe en el año 1773, fue el primero en reconocer la unidad de las variadas formas del cáncer e intentar la determinación de su naturaleza con experimentos sobre los animales. En el año 1775, finalmente, se recoge la primera adquisición sobre la génesis de los tumores, como del cirujano inglés Percival Pott, el cual describe en cuatro páginas sus observaciones: a menudo, cuando llegan a la adolescencia, los deshollinadores que iniciaron su actividad durante los primeros años de su vida, muestran un cáncer cutáneo sobre los pliegues del escroto, porque allí se recoge y deposita el hollín.

El año 1802 es muy importante en la historia de la cancerología porque surge en Londres el primer Comité para el estudio y la cura de los tumores. En el año 1838, J. Muller es el primero en demostrar, utilizando el microscopio, que los tumores están constituidos por células y, simultáneamente, M. Schleiden y T. Schwann convencen a las comunidades científicas de que la célula es la unidad estructural elemental de la vida. F. Pouchet en el año 1847, demuestra que las células del útero se exfolian y dirigen al exterior a través de la vagina. La actual citología de masas, dedicada al diagnóstico precoz de los tumores del útero a expensas del examen de las secreciones vaginales de todas las mujeres, se basa en ese principio. R. Virchow (1858) funda la doctrina de la patología celular, sosteniendo que todas las enfermedades, y también todos los tumores, son debidos a una alteración de la célula, que naturalmente varía de una enfermedad a otra. Fue el primero en describir la leucemia considerándola como un tumor de las células sanguíneas. En el año 1876 con M. Novinsky se inicia el período de la investigación experimental porque fue el primero en conseguir el trasplante de un carcinoma canino a otro animal de esta especie, y con A. Hannau (1889) que trasplante un tumor de ratón a otro; A. Cornil, dos años después, trasplanta un fragmento de tumor tomado de la mama humana a la misma mujer, en otra parte de su cuerpo (el llamado autotrasplante). Los años 1892 y 1898 son decisivos: D. Ivanowski y W. Beijerink estudian los primeros virus (vegetales). En el año 1895, en París, aparece la primera revista médica dedicada exclusivamente a los tumores (Revue des maladies cancereuses). En este mismo año, W. Roentgen descubre los rayos X y L. Rehn describe el segundo tumor profesional (el primero fue el de los deshollinadores) entre los individuos que trabajan con los colorantes de anilina (cáncer vesical). En el año 1896, A. Becquerel descubre la radiactividad, que prepara el hallazgo del radiun . En 1904, G. Perthes fue el primero el utilizar los rayos en la curación del cáncer. En 1907, R. Harrison descubre la técnica de cultivo in vitro de las células, que ulteriormente será aplicado a los tumores y F. Tysser demuestra que el cruzamiento de ratones cancerosos proporciona una alta frecuencia de tumores entre los descendientes.

Un año después, dos veterinarios, W. Ellerman y O. Bang trasmiten una leucemia de un pollo a otro, demostrando que este tipo de afección sanguínea es debida a un virus y, otros dos más tarde, P.Rous demuestra que también otros tumores de pollo tienen una etiología viríasica. J.Clunet consigue producir un cáncer con los rayos X. En el año 1913, J. Fibiger describe un tumor del estómago del ratón debido a un verme (el ganglionema neoplásico) y obtiene el premio Nobel. Hasta aquí, la historia del cáncer han descubierto dos tipos de tumores profesionales y dos causas de degeneración maligna (sustancia química y virus); se debate una tercera causa: el verme de Fibiger. Durante el año 1915 se confirma la acción carcinógena de las sustancias químicas cuando dos japoneses, K. Yamigawa y K. Ichikawa consiguen producir un cáncer sobre la oreja del conejo por medio del alquitrán ( la otra permanece sana); un año después, E. Smith demuestra que un tumor vegetal (el llamado crowngall) es debido a una bacteria (el bacilo tumefaciens). En el año 1923, O. Warburg descubre que las células tumorales extraen la energía para su crecimiento más bien de los azúcares que del oxígeno. Ésta es la primera observación fundamental sobre las diferencias metabólicas entre las células normales y las tumorales. En 1925, Bullock y Curter producen un cáncer hepático en ratones nutridos con huevos de Taenia crassicolla, poco tiempo después, Findlay consigue producir un cáncer sobre la oreja del ratón expuesto a las radiaciones ultravioleta y Schürch desarrolla un cáncer en la oreja de los conejos tratados con rayos X. E. Kennaway e I. Heiger en el ínicio de la década de los trenta aíslan del alquitrán la primera sustancia química pura capaz de provocar el cáncer: se trata de 1, 2, 5, 6-dibenzantraceno.

A continuación, se aíslan el benzopireno, el metilcolantreno 8 sustancia denominadas hidrocarburos. E. Lawrence en el año 1932 crea el ciclotrón, que permite la producción de isótopos radiactivos, los cuales encuentran amplia utilización tanto para el estudio como para la curación de los tumores (yodo, fósforo, oro radiactivo). En el mismo año, A. Lacassagne demuestra que las hormonas pueden influir sobre la génesis del cáncer de mama y un año más tarde se descubre, por obra de R. Shope, que también un tumor del conejo es debido a un virus. En 1936, J. Bittner descubre el virus cancerígeno que produce el cáncer mamario en los ratones y en 1937, R. Kinosita identifica en el p-dimetilazobenceno, la primera de un grupo de sustancias cancerígenas que tienen la peculiaridad de producir cáncer de hígado. Claude y cols. emplean la centrifugación para separar los orgánulos celulares y la investigación bioquímica. Más tarde, se inicia la microscopía electrónica (1931-1934). Después es la autorradiografía la que proporciona un nuevo avance incluyendo una cuarta dimensión en el estudio de los procesos biológicos (duración de las varias fases de mitosis, síntesis de ADN, cuya estructura será descubierta en 1953 por Watson y Crick, del RNA, de las proteínas).

Después, la química de los polímeros y de las moléculas gigantes, posibilitada por el descubrimiento de Svedberg (1940), nos proporciona una técnica que permite caracterizar las proteínas sobre la base de su diferente sedimentación; hay que mencionar todavía la electroforesis de Tiselius que permite diferenciar algunos tumores (mielomas y linforreticulosarcoma y tumores de Waldenström) por las modificaciones que inducen en las proteínas plasmáticas. Siguen otros descubrimientos: el betratón, una fuente de rayos más potentes para la cura de los tumores (D. Kerst en el año 1941) y también el tratamiento hormonal del cáncer de próstata (con hormonas femeninas, obra del premio Nobel -C. Huggins-) es la primera terapéutica farmacológica genuina del cáncer). Más tarde, se descubren otros tratamientos médicos, el de la yperita (L. Goodmann, en el año 1946; gas bélico usado en Ypres, que demostró ulteriormente su gran actividad contra los tumores, por mutación de su estructura molecular, utilizándose actualmente varias formas químicas), así como la aminopterina (S. Farber, 1948), activa contra la leucemia; más tarde se descubrieron el metotrexato, el 5-fluorouracilo, la actinomicina D, la mitramicina, la vinblastina, la vincristina, la cortisona, fármacos todos ellos actualmente empleados en la terapéutica antitumoral. En el año 1951, J. Gross descubre que también la leucemia de los mamíferos (ratones) se debería a un virus. Después de Gross, una larga serie de investigaciones descubre otros virus que provocan la leucemia del ratón (cada uno de estos virus recibe el nombre de su descubridor: Friend, Graffi, Schoolman y Schwartz, Buffet, Kaplan, Upton. Molones, Mazurenko, Stansky, Rauscher, Creyere.Molones, Rich, Manaker).

A partir de entonces, se inician numerosas tentativas para demostrar que también la leucemia humana estaría producida por virus. Sin embargo, con frecuencia no se encuentran virus en la leucemia ni en los tumores humanos, y cuando se los halla, no estamos autorizados a pensar que serían los responsables de la enfermedad, pues podría tratarse de especies víricas no implicadas en la génesis del cáncer. También el descubrimiento de una forma de tumor (tumor de Burkitt), que afecta a los niños con mas prevalecía en ciertas regiones africanas con un clima particular, nos lleva a sospechar de una etiología vírica ya que está estrechamente relacionado con el virus Epstein-Barr. El virus, asociándose a factores químicos, podría colaborar en el desarrollo de los tumores. Por ejemplo, cuando se hace inhalar a los ratones sustancias químicas cancerígenas, no desarrollan cáncer de pulmón. Pero si los exponemos también al virus de la influenza (tipos A, B Lee o PR 8) o parainfluenza (Sendaí), surge cáncer pulmonar

En el año 1941, Turner introdujo un disco de baquelita bajo la piel de un ratón, observando la aparición de un tumor al cabo de 20 meses. Algunos años después, Oppenheimer, un cardiólogo se propuso a estudiar la hipertensión en el ratón con un método ideado y realizado por uno de sus colegas, el Dr. Page, que consistía en envolver el riñon del animal en un saquito de celofán. Al cabo de algunos meses, observó que los riñones habían desarrollado tumores. Su descubrimiento fue llamado “ serendipity” (en recuerdo de los príncipes de Serendip, los cuales buscando una cosa hallaron otra mucho más preciosa). En varias experiencias, Oppenheimer demostró que otras sustancias plásticas diferentes del celofán, introducidas bajo la piel del ratón, inducían la producción de sarcomas al cabo de 1-2 años después de la implantación, y que los tumores se producían con tanta mayor facilidad cuanto más grande era el fragmento de resina implantado a modo de filme. Por el contrario, si la sustancia se utiliza en forma pulverizada, sólo se produce excepcionalmente un tumor.
Se han investigado hasta ahora aproximadamente unas 30 sustancias plásticas, que revelaron propiedades cancerígenas. Citaremos una lista tomada de Huerpers simples: politenos, lucita, poliesteroles, ivalón, dacrón, baquelita; halogenadas: sarán, igelite, vestolit, vinnol, teflón, vinion, dinel; animadas: nilón, perlón; semisintéticas y naturales: goma, celofán, pergamino de lino, sera queratina, avorio; silicotas: silastic; hidrosolubles: polivinilpirrolidonas, carboximetilcelulosa, dextrano. El celofán, sobre todo el tipo B, es el más cancerígeno; el poliestireno y el polivinilo lo son en mínima proporción.

Descubridores e investigadores de este siglo o el pasado han hecho importantes colaboraciones al mundo de la cancerología, como son:

-G. Papanicolau: descubre en 1956 cómo diagnosticar el cáncer de útero a partir de las secreciones vaginales

-Robert A. Weinberg: descubrió el primer oncogen y el primer gen supresor de tumores en la segunda mitad del siglo XX.

-Judah Folkman: descubre en 1961 la angiogénesis

-Joan Massagué, es un catalán dedicado a la genética del cáncer.

-Tony Hunter: en 1979 descubre importantes avances en mutaciones y el ciclo y crecimiento celular cancerígeno.

Bert Vogelsten: Es el descubridor de los genes que originan el cáncer de colon.

¿QUÉ ES EL CÁNCER? INTRODUCCIÓN

El cáncer se debe a la alteración de los mecanismos reguladores que dirigen el comportamiento de una célula normal. En las células cancerosas no existe la regulación de la diferenciación, crecimiento y proliferación de las células del organismo; y las células cancerosas crecen y se dividen de una forma descontrolada, y en última instancia se propagan por todo el cuerpo, interfiriendo en la función de los tejidos y de los órganos sanos.

El Cáncer consiste en el crecimiento descontrolado y diseminación de células anormales en el organismo, que invaden y dañan tejidos y órganos.

El cáncer es la segunda causa de muerte en los países desarrollados, en los que una de cada cuatro personas fallece debido a esta enfermedad. En España, 82.000 personas mueren cada año como consecuencia del cáncer.

El cáncer no es una única enfermedad, sino un grupo de al menos 100 enfermedades distintas aunque relacionadas, a menudo con causas diferentes. La aparición de un cáncer se debe no a un único factor sino a la combinación de varios factores que se engloban en dos grupos: la herencia genética y el ambiente. La herencia de versiones anormales de algunos genes es responsable de la predisposición a padecer algunos tipos de cáncer. Por otra parte, en la aparición de la mayoría de los cánceres influye sobre todo la exposición a agentes químicos y radiaciones que afectan a las células alterando sus genes, así como los hábitos de vida (tabaco, alcohol, dieta,...), y algunas infecciones (ciertos virus causantes de papilomas genitales, de la hepatitis B,...). En definitiva, el cáncer es un grupo de enfermedades de origen multigénico y multifactorial.

El cáncer no es contagioso, y no se adquiere por heridas o accidentes.

Todos los cánceres se originan como consecuencia de cambios llamados mutaciones en los genes de nuestras células. El cáncer es, por tanto, una enfermedad genética. Sin embargo, generalmente no es hereditaria. Es decir, que salvo un pequeño porcentaje, el cáncer no se transmite de padres a hijos.

'Cáncer'

LOS TUMORES SE DESARROLLAN A PARTIR DE UNA SOLA CÉLULA:

Nuestro organismo está formado por distintos tipos de células. La división celular es necesaria en los organismos pluricelulares para la regeneración de tejidos, cicatrización de heridas, etc...


Las células proliferan aumentando su masa o tamaño y duplicando sus cromosomas, para posteriormente dividirse en dos células hijas que son genéticamente iguales. La proliferación celular tiene lugar de un modo controlado de acuerdo a las necesidades generales del organismo: mientras que las neuronas no se dividen y las endoteliales que recubren las paredes de los vasos sanguíneos se renuevan cada tres años, las células del hígado se dividen una vez al mes, y las del epitelio intestinal generan de modo continuo nuevas células para asegurar el mantenimiento del individuo. Pero en el cáncer esto se ve alterado, y se producen mutaciones y variaciones muy considerables dependiendo de cada tipo de cáncer, originando tumores, que son acumulaciones de tamaño variable de células que no están siendo reguladas en su división celular.

Cuando un tumor es detectable ha adquirido ya un tamaño considerable (alrededor de 0,5 cm de diámetro para su detección por rayos X, y de 1 cm por palpación) y está constituido por un elevado número de células (como mínimo de 100 a 1.000 millones). Todas las células de un tumor, benigno o maligno, derivan de una sola célula: es decir, los tumores son monoclonales. El proceso de formación de un tumor a partir de una célula implica la acumulación sucesiva de alteraciones en las células durante un período de años. Hoy se piensa que desde el inicio del proceso hasta que un cáncer puede ser diagnosticado transcurren una o más décadas. Este es el proceso de progresión tumoral, que se compone de cambios genéticos (mutaciones) y selección progresiva de células cada vez más anormales en su crecimiento y comportamiento, adquiriendo la capacidad de invadir el tejido circundante y, posteriormente, de originar metástasis.

Origen de la enfermedad:

El cáncer se origina cuando las células normales se transforman en cancerígenas, es decir, adquieren la capacidad de multiplicarse descontroladamente e invadir tejidos y otros órganos. Este proceso se denomina carcinogénesis.

'Cáncer'
'Cáncer'

'Cáncer'
'Cáncer'

La carcinogénesis dura años y pasa por diferentes fases. Las sustancias responsables de producir esta transformación se llaman agentes carcinógenos. Un ejemplo de ellos son las radiaciones ultravioleta del sol, el asbesto o el virus del papiloma humano.  

La primera fase comienza cuando estos agentes actúan sobre la célula alterando su material genético (mutación). Una primera mutación no es suficiente para que se genere un cáncer, por las características del código genético, mecanismos de apoptosis a los que esas células se ven sometidas, etc..., pero es el inicio del proceso. La condición indispensable es que la célula alterada sea capaz de dividirse. Como resultado, las células dañadas comienzan a multiplicarse a una velocidad ligeramente superior a la normal, transmitiendo a sus descendientes la mutación. A esto se le llama fase de iniciación tumoral y las células involucradas en esta fase se llaman células iniciadas. La alteración producida es irreversible, pero insuficiente para desarrollar el cáncer.

Si sobre las células iniciadas actúan de nuevo y de forma repetida, los agentes carcinógenos, la multiplicación celular comienza a ser más rápida y la probabilidad de que se produzcan nuevas mutaciones aumenta. A esto se le llama fase de promoción y las células involucradas en esta fase se denominan células promocionadas. Actualmente conocemos muchos factores que actúan sobre esta fase, como el tabaco, la alimentación inadecuada, el alcohol, etc…

'Cáncer'
  Por último, las células iniciadas y promocionadas sufren nuevas mutaciones. Cada vez se hacen más anómalas en su crecimiento y comportamiento. Adquieren la capacidad de invasión, tanto a nivel local infiltrando los tejidos de alrededor, como a distancia, originando las metástasis. Es la fase de progresión.

Para que se produzca un cáncer es necesario que de forma acumulativa y continuada se produzcan alteraciones celulares durante un largo periodo de tiempo, generalmente años.

  Como resultado las células están aumentadas en su número, presentan alteraciones de forma, tamaño y función y poseen la capacidad de invadir otras partes del organismo

Muchas veces las células cancerosas conservan las características físicas y biológicas del tejido del que proceden a pesar de estar ampliamente diseminadas. De este modo, un patólogo puede, a través del examen microscópico de estas células, determinar la procedencia de los tumores metastásicos. Los tumores de las glándulas endocrinas pueden ser identificados porque en ocasiones producen de forma indiscriminada la misma hormona producida por el tejido del que proceden. A veces, también responden a las hormonas que controlan esos tejidos en condiciones normales.

Cuanto más agresivo y maligno es un cáncer, menos recuerda a la estructura del tejido del que procede, pero la tasa de crecimiento del cáncer depende no sólo del tipo celular y grado de diferenciación, sino también de factores dependientes del huésped. Una característica de malignidad es la heterogeneidad celular del tumor. Debido a las alteraciones en la proliferación celular, las células cancerosas son más susceptibles a las mutaciones. Con la evolución, el tumor es cada vez menos diferenciado y de crecimiento más rápido. También puede desarrollar resistencia a la quimioterapia o a la radiación.

TIPOS DE TUMORES

Así diferenciamos 2 tipos de tumores:

-Benignos :aquellos en los que no se produce un esparcimiento de células cancerígenas.

-Malignos: aquellos que se extienden por todo el organismo, originando en zonas sensibles tumores secundarios.

Atendiendo al tipo de células que se vean afectadas, diferenciamos 4 tipos fundamentales:

-Carcinomas: tejidos que cubren la parte interna o externa del cuerpo se ven afectado

-Sarcomas: el cáncer afecta a los tejidos de sostén: músculos y huesos, así como al tejido conectivo

-Linfomas: Se ven afectados los ganglios linfáticos, que es donde maduran las células del sistema inmune.

-Leucemia: las células que se multiplican y se ven alteradas son las inmaduras células sanguíneas presentes en la médula ósea roja.

'Cáncer'
'Cáncer'

Carcinomas Sarcomas

'Cáncer'
'Cáncer'

Linfomas Leucemias

MUERTE POR CÁNCER

La causa principal de la muerte en los pacientes con cáncer es principalmente la metástasis. La capacidad de formar metástasis se basa en la adquisición de invasividad por las células del tumor primario. La invasividad es, por tanto, la característica esencial del cáncer. Sabemos que el cáncer es el resultado de la acumulación de mutaciones y conocemos muchas mutaciones que explican el aumento en la proliferación celular, pero aún muy poco sobre las mutaciones responsables de que las células se hagan invasivas. La progresiva acumulación de mutaciones, probablemente en una secuencia específica para cada tipo celular, origina primero una hiperplasia o crecimiento desordenado, y luego invasividad celular, vascularización o angiogénesis y, finalmente, metástasis.

La invasividad incluye a su vez varios procesos: pérdida de la adhesión celular, degradación de la matriz extracelular (en el caso de los epitelios, la lámina basal) y movilidad. Todo ello permite a las células infiltrarse en el tejido que las rodea al mismo tiempo que conservan una elevada habilidad para multiplicarse. Este proceso de invasión ocasiona, por tanto, la diseminación local de las células tumorales. Hoy se cree que el proceso de aparición de células invasoras comienza en una fase relativamente temprana del crecimiento del tumor primario. Es decir, que la metástasis requiere tumorigenicidad e invasividad, procesos que se inician en este orden pero que se solapan parcialmente, de modo que mutaciones que proporcionan a las células tumorales la capacidad de invadir y formar posteriormente metástasis se comienzan a acumular ya durante la fase de crecimiento del tumor primario. Desgraciadamente, es muy probable que cuando se detecta inicialmente un tumor existan ya en él células que son potencialmente invasoras y/o angiogénicas. Debido precisamente a la posibilidad de que alguna haya escapado ya de la masa tumoral bien a la sangre, a la linfa o al tejido circundante, aparecen las metástasis transcurrido un tiempo (a veces, varios años) después de la eliminación del tumor primario.

El crecimiento de un tumor, tanto primario como secundario, mayor de 5-10 mm de diámetro requiere su vascularización. Sin la cercanía de vasos sanguíneos, las células tumorales no sólo no pueden diseminarse, sino que mueren por deficiencia de nutrientes y oxígeno, y falta de eliminación de anhídrido carbónico, ácido láctico y otras sustancias de desecho debido a que los intercambios por simple difusión no alcanzan a las células internas del tumor. La angiogénesis, o formación de nuevos vasos sanguíneos a partir de otros pre-existentes, es fundamental tanto al comienzo como al final del proceso de carcinogénesis. Al principio, para el aumento del tamaño del tumor primario y para el acceso al torrente circulatorio de las células tumorales, lo que permitirá su diseminación. Y al final, cuando alguna célula ha sobrevivido a la extravasación y coloniza tejidos distantes, para poder reiniciar el crecimiento de nuevos tumores secundarios.

Una vez en la cercanía de los vasos, las células tumorales deben atravesar sus paredes para acceder a la circulación sanguínea o linfática, que, en todo caso, están conectadas. Durante este proceso, las células deben soportar deformaciones que dependerán de la rigidez de las paredes y la disparidad entre su propio diámetro y el del vaso. Ya en el torrente sanguíneo (generalmente los sarcomas) o linfático (los carcinomas), las células tumorales deben sobrevivir al probable ataque del sistema inmune, adherirse a la pared de los vasos en una región distante y extravasarse. El establecimiento de metástasis por las células tumorales que han conseguido alcanzar la circulación sanguínea o linfática es un proceso afortunadamente muy poco eficiente. Se ha estimado que menos de un 0,05% de ellas lo consiguen. El riesgo de metástasis depende, naturalmente, del número de células del tumor primario que alcanzan el torrente circulatorio. Se ha calculado que un tumor primario de 1 cm de diámetro puede dar lugar al paso de millones de células a la sangre cada día. Para extravasarse, en primer lugar, las células deben quedar paradas en los microcapilares. En esta fase, las fuerzas mecánicas pueden ser más importantes que la formación de auténticas uniones adhesivas. Cabe esperar que grupos de células tumorales sean atrapadas con mayor facilidad en los microcapilares que las células individuales. Tras evadir la respuesta inmunológica y extravasarse, las células tumorales inician una segunda etapa de proliferación descontrolada y angiogénesis para dar lugar a un tumor secundario o metástasis.

CAUSAS Y FACTORES DE RIESGO DEL CÁNCER

El cáncer muchas veces se percibe como una enfermedad que ataca sin razón alguna. Aunque los científicos aún no conocen todas las razones de ello, muchas de las causas del cáncer ya han sido identificadas. Además de los factores intrínsicos, tales como la herencia, dieta y hormonas, los estudios científicos señalan hacia la existencia de factores extrínsecos clave que contribuyen al desarrollo del cáncer: las substancias químicas (por ejemplo, el fumar), la radiación y virus o bacterias.

En cualquier caso, la causa directa de la aparición de un cáncer es la proliferación descontrolada de células.

Las sustancias que causan cáncer son los llamados carcinógenos. Estos, hacen mutar al ADN. Los genes mutados son los llamados oncogenes. La aparición de estos oncogenes determina la síntesis de proteínas anómalas que inducen el crecimiento y la división celular.

Otro tipo de genes indispensables para evitar el cáncer son los genes supresores de tumores, cuya mutación o desaparición contribuye al desarrollo del cáncer.

Tras abundantes estudios la CEE ha establecido tres categorías de clasificación de carcinógenos:

Primera categoría

Sustancias que, se sabe, son carcinógenas para el hombre (a partir de datos epidemiológicos). Se dispone de elementos suficientes para establecerla existencia de una relación de causa/efecto entre la exposición del hombre a tales sustancias y la aparición del cáncer.

Segunda categoría

Sustancias que pueden considerarse como carcinógenas para el hombre. Se dispone de suficientes elementos para suponer que la exposición del hombre a tales sustancias puede producir cáncer. Dicha presunción se fundamenta generalmente en:

  • Estudios apropiados a largo plazo en animales.

  • Otro tipo de información pertinente.

Tercera categoría

Sustancias cuyos posibles efectos carcinógenos en el hombre son preocupantes, pero de las que no se dispone de información suficiente para realizar una evaluación satisfactoria. Hay algunas pruebas procedentes de análisis con animales, pero que resultan insuficientes para incluirlas en la segunda categoría.