Cáncer

Alteraciones celulares. Tumores. Oncogenes. Carcinomas. Prevención. Quimioterapia. Radioterapia. Cirugía

  • Enviado por: Melipom
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 8 páginas
publicidad

TRABAJO

PRÁCTICO N°1

ALTERACIONES

CELULARES:

CÁNCER

3°año D

¿QUÉ ES EL CÁNCER?

El cáncer es el crecimiento tisular producido por la proliferación continua de células anormales con capacidad de invasión y destrucción de otros tejidos. El cáncer, que puede originarse a partir de cualquier tipo de célula en cualquier tejido corporal, no es una enfermedad única sino un conjunto de enfermedades que afectan distintos órganos del ser humano, animales y plantas, y que poseen una característica en común: la proliferación desordenada de células que originan un tumor maligno y que posteriormente se difunden por todo el organismo.

Además, este conjunto de enfermedades se clasifican en función del tejido y célula de origen. Existen varios cientos de formas distintas, siendo tres los principales subtipos: los sarcomas proceden del tejido conectivo como hueso, cartílago, nervios, vasos sanguíneos, músculo y grasa. Los carcinomas proceden de tejidos epiteliales como la piel o los epitelios que tapizan las cavidades y órganos corporales, y los tejidos glandulares de la mama y próstata. Los carcinomas incluyen algunos de los cánceres más frecuentes. Los carcinomas que poseen una estructura similar a la piel se denominan carcinomas de células escamosas. Los que tienen una estructura glandular se denominan adenocarcinomas. Las leucemias y linfomas incluyen los cánceres de los tejidos formadores de las células sanguíneas. Producen inflamación de los ganglios linfáticos, invasión del bazo y médula ósea, y sobreproducción de células blancas inmaduras. Estos factores ayudan a su clasificación.

NATURALEZA DE LA ENFERMEDAD

Por acción de los agentes cancerígenos, la célula normal sufre alteraciones diversas que modifican su ADN, lo que determina una transformación de su mensaje genético. Como consecuencia, la célula cambia de forma y de tamaño, el núcleo se hace más grande y, en algunos casos, puede observarse que existen varios en una célula. Las divisiones celulares se realizan a un ritmo desordenado y mucho más rápido que el normal; las cromátidas no se separan y el número de cromosomas puede alterarse por la aparición de un cromosoma más o por la ausencia de uno de ellos.

El crecimiento descontrolado de estas células hace que éstas se transformen en cancerosas y originen un tumor maligno.

TUMORES

Casi todos los cánceres forman tumores, pero no todos los tumores son cancerosos o malignos; la mayor parte son benignos (no ponen en peligro la salud). Los tumores benignos se caracterizan por un crecimiento localizado y suelen estar separados de los tejidos vecinos por una cápsula fibrosa que los envuelve. Los tumores benignos no tienen tendencia invasora aunque algunos de ellos, como los pólipos del colon, son lesiones precancerosas.

Los tumores malignos o cancerosos, en cambio, invaden y destruyen los tejidos vecinos ya que son capaces de diseminarse fuera del lugar de origen. La invasión de estos tejidos vecinos puede producirse por extensión o infiltración; o a distancia, produciendo movimientos secundarios conocidos como metástasis.

CAUSAS DEL CÁNCER

Ciertos factores son capaces de provocar un cáncer en una proporción de los individuos expuestos a ellos. Entre éstos se encuentran la herencia, los virus, las radiaciones ionizantes, los productos químicos y las alteraciones del sistema inmunológico.

El cáncer es, en esencia, un proceso genético; por lo tanto, las alteraciones genéticas pueden ser heredadas, o producidas en alguna célula por un virus o por una lesión provocada de manera externa. Probablemente una serie de mutaciones secuenciales conduce a la malignización de una única célula que se multiplica como un solo clon.

  • Factores hereditarios

Se calcula que menos del 20% de los cánceres son de causa hereditaria. Determinadas formas de cáncer son más frecuentes en algunas familias: el cáncer de mama es un ejemplo de ello.

Los genes denominados genes supresores tumorales o antioncogenes, previenen en condiciones normales la replicación celular. Sin ellos, se elimina el control normal de la multiplicación celular.

  • Factores virales

Los virus asociados a tumores humanos son del tipo ADN, mientras que los asociados a tumores cancerígenos en los animales son del tipo ARN. Estos virus del tipo ARN contienen un gen denominado oncogen viral capaz de transformar las células normales en células malignas.

  • Radiaciones

Las radiaciones ionizantes son uno de los factores causales más reconocidos ya que produce cambios en el ADN. Además, actúa como un iniciador de la carcinogénesis, induciendo alteraciones que progresan hasta convertirse en cáncer después de un periodo de latencia de varios años.

  • Productos químicos

El proceso por el que los productos químicos producen cáncer ha sido ampliamente estudiado. Algunos actúan como iniciadores. Sólo requieren una única exposición a otro agente denominado promotor. Los iniciadores producen cambios irreversibles en el ADN. Los promotores no producen alteraciones en el ADN pero sí un incremento de su síntesis y una estimulación de la expresión de los genes. Su acción sólo tiene efecto cuando ha actuado previamente un iniciador, y cuando actúan de forma repetida. El humo del tabaco, por ejemplo, contiene muchos productos químicos iniciadores y promotores.

  • Factores inmunes

Se cree que el sistema inmunológico es capaz de reconocer algunas formas de células malignas y producir células capaces de destruirlas. Algunas enfermedades o procesos que conducen a una situación de déficit del sistema inmunológico son la causa del desarrollo de algunos cánceres.

  • Factores ambientales

Se calcula que éstos son la causa del 80% de los cánceres. La relación causa efecto más demostrada es el humo de tabaco, inhalado de forma activa o pasiva; es responsable de cerca del 30% de las muertes por cáncer. Los factores alimentarios pueden ser responsables de un 40%, pero la relación causal no está tan establecida, y no se conocen con exactitud los constituyentes de la dieta que son responsables.

¿QUÉ SON LOS ONCOGENES?

El componente que relaciona todos los factores expuestos con anterioridad son los oncogenes. Los virus oncogénicos pueden insertar sus genes en diferentes lugares del genoma animal. Un oncogen viral se inserta en conexión con un oncogen celular, influye en la expresión de este oncogen e induce cáncer. Los oncogenes tienen una localización dentro del cromosoma en proximidad a los puntos frágiles o puntos de ruptura, es decir en los puntos más propensos a producirse mutaciones y alteraciones cromosómicas.

Se cree que la malignización es la consecuencia de una serie de alteraciones que comienzan con un gen alterado o una mutación somática (una mutación de una célula normal de un tejido corporal), seguida de la acción promotora de algún agente que estimula la expresión de uno o varios oncogenes, en consecuencia se liberan factores de crecimiento. Ésto produce la proliferación del clon de células indiferenciadas, y un defecto del sistema inmunológico permite que estas células alteradas escapen a la destrucción por el sistema de control del organismo.

TRATAMIENTOS PARA COMBATIR EL CÁNCER

Las medidas terapéuticas tradicionales incluyen la cirugía, la radiación y la quimioterapia. En la actualidad se estudia la utilidad de la inmunoterapia y la modulación de la respuesta biológica.

  • Cirugía

La principal estrategia para el tratamiento curativo del cáncer es la excisión de todas las células malignas mediante una intervención quirúrgica. Las mejoras en las técnicas quirúrgicas, los conocimientos en fisiología, en anestesia y la disponibilidad de potentes antibióticos y hemoderivados, han permitido realizar cirugías más limitadas, con menos secuelas y más pronta recuperación. Sin embargo, muchos cánceres están demasiado extendidos en el momento del diagnóstico para que la cirugía curativa sea posible. Sin embargo, puede ser beneficiosa si tiene el objetivo de disminuir la masa tumoral para permitir una mejor respuesta al tratamiento quimioterapéutico o radioterapéutico sucesivo.

  • Radioterapia

Las radiaciones ionizantes pueden ser electromagnéticas o por partículas y producen una destrucción tisular. La sensibilidad de los tumores a las radiaciones es muy variable. Son tumores sensibles aquellos cuya sensibilidad es superior a la de los tejidos vecinos normales. Cuando tales tumores son además accesibles pueden ser curados mediante radioterapia. La propiedad de la radiación de respetar hasta cierto punto los tejidos normales permite el tratamiento de tumores en localizaciones donde no es posible la cirugía por la proximidad de tejidos vitales o porque el tumor ha empezado a infiltrar estructuras adyacentes que no pueden ser sacrificadas. La radioterapia puede ser útil como coadyuvante a la cirugía. La radiación preoperatoria puede esterilizar las células tumorales con rapidez, impidiendo su diseminación en el acto quirúrgico. También puede disminuir la masa tumoral facilitando la cirugía, o transformando un tumor inoperable en otro operable.

  • Quimioterapia

Consiste en la utilización de fármacos para el tratamiento del cáncer. Puesto que los fármacos se distribuyen en el organismo a través del sistema circulatorio, la quimioterapia es útil para aquellos tumores cuya diseminación los hace inaccesibles a la cirugía o a la radioterapia. Los dos principales problemas que limitan la utilización de la quimioterapia son la toxicidad y la resistencia. Las técnicas que evitan o controlan la toxicidad y disminuyen el riesgo de resistencias se han ido perfeccionando. Se puede utilizar la quimioterapia junto a la cirugía o a las radiaciones en la denominada terapia combinada.

  • Terapia hormonal

Muchos cánceres procedentes de tejidos que son sensibles a la acción hormonal, responden al tratamiento hormonal. Consiste en la administración de diferentes hormonas o antihormonas o la eliminación del origen de la hormona estimulante.

  • Otras estrategias

Se están empezando a emplear nuevas estrategias en el tratamiento del cáncer. Se pueden utilizar agentes biológicos para estimular a determinadas células para que ataquen a las células malignas. Se ha investigado en profundidad también la elaboración de anticuerpos antitumorales: éstos atacarían el cáncer de manera directa o constituyendo el vehículo para un fármaco quimioterapéutico. Así, el anticuerpo identificaría la célula maligna a la que se adheriría permitiendo al fármaco ejercer su acción.

ANEXO I

Cáncer

LOCALIZACIÓN DEL CÁNCER

HOMBRE

MUJER

PIEL

23%

13%

BOCA

3%

2%

MAMAS

-

23%

PULMONES

18%

3%

SISTEMA DIGESTIVO

21%

21%

SISTEMA URINARIO

7%

3%

SISTEMA GENITAL

10%

15%

OTRAS LOCALIZACIONES

18%

20%

ANEXO II

Células anómalas y cáncer

Las células cancerosas son muy diferentes de las del tejido del que proceden. El tumor de esta figura, un teratoma de ovario, no guarda ningún parecido con el tejido normal del ovario. Los tumores de este tipo pueden convertirse en quistes que contienen hueso, pelo o tejido cutáneo.

ANEXO III

Desarrollo y propagación del cáncer

El cáncer de pulmón se inicia cuando las células epiteliales que recubren el tracto respiratorio empiezan a reproducirse de forma descontrolada. Estas células invaden el tejido que las rodea formando una masa denominada tumor o carcinoma. Las células cancerosas pueden invadir los vasos sanguíneos y linfáticos, y ser transportadas a través del organismo hasta que alcanzan una zona por la que no pueden progresar. En este punto se asientan y forman un nuevo tumor. Las metástasis, la propagación del cáncer desde su localización original a otras partes del organismo, es la característica más destructiva de la enfermedad.

ANEXO IV

FUMAR

El consumo de cigarrillos es responsable del 85% de los casos de cáncer de pulmón entre los hombres y del 75% entre las mujeres; una media general del 83%. El fumar provoca aproximadamente el 30% del total de las muertes por cáncer. Los fumadores de dos o más paquetes de cigarrillos presentan porcentajes de mortalidad por cáncer entre 15 y 25 veces superiores a los no fumadores.

NUTRICIÓN

El riesgo de cánceres de colon, mama y útero se incrementa en personas obesas. Las dietas con alto contenido de grasa pueden contribuir a la aparición de determinados cánceres, como el de mama, colon y próstata. Los alimentos con alto contenido en fibra pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer de colon. Una dieta variada con gran cantidad de verduras y frutas ricas en vitaminas A y C pueden reducir el riesgo de cáncer de laringe, esófago, estómago y pulmones. Se ha establecido una conexión entre los alimentos salmuerizados, ahumados y curados con nitratos y los cánceres esofágico y estomacal.

LUZ SOLAR

Se considera que la casi totalidad de los más de 600.000 casos de cáncer de piel no provocados por melanomas que se registran cada año en EEUU están relacionados con la exposición al sol. Este factor es también uno de los más importantes en la aparición de melanomas, y la incidencia se incrementa entre los residentes cerca del Ecuador.

ALCOHOL

Los cánceres de boca, laringe, garganta, esófago e hígado tienen una alta tasa entre los bebedores consuetudinarios de altas dosis de alcohol.

TABACO SIN HUMO

El uso del tabaco en sus variedades de mascar y de inhalar (rapé) incrementa los riesgos de cáncer de boca, laringe, garganta y esófago.

TERAPIA DE
ESTRÓGENOS

La terapia con estrógenos para controlar los síntomas menopáusicos incrementa el riesgo de cáncer del endometrio. La ingesta de progestina con una terapia de sustitución de estrógenos ha disminuido significativamente este riesgo.

RADIACIÓN

La excesiva exposición a radiaciones ionizantes puede incrementar el riesgo de cáncer. La mayoría de los rayos X utilizados en medicina y odontología están ajustados para emitir la menor dosis posible sin sacrificar la calidad de la imagen. Una excesiva exposición al radón en el hogar puede provocar el cáncer de pulmón, en especial entre los fumadores.

RIESGOS
LABORALES

La exposición a una serie de agentes industriales (níquel, cromo, amianto, clorato de vinilo, etc.) aumenta el riesgo de diversos cánceres. Los peligros del amianto se ven enormemente incrementados en combinación con el tabaco.

TÉCNICAS DE DIAGNÓSTICO PARA LA DETECCIÓN PRECOZ DEL CÁNCER O DE UN PRECURSOR EN PERSONAS QUE NO PRESENTAN SÍNTOMAS

Pruebas de detección de cáncer en el colon y el recto

Examen rectal digital, prueba de sangre en las heces fecales,
proctosigmoidoscopia.

Prueba de detección del cáncer cervical

Prueba de Papanicolau.

Detección del cáncer de mama

Autoexamen, examen médico, mamografía

ANEXO V

Comentario personal del artículo:

Creo que realmente es muy alentador para la humanidad que haya profesionales que se dediquen a investigar y a trabajar en la elaboración de medicamentos y en la realización de tratamientos para combatir el cáncer, prevenirlo y disminuir sus efectos.

En ese sentido es muy ilustrativo el trabajo del oncólogo James Young, que tiene como objetivo combatir el cáncer, y que está muy próximo a hacerlo; ya que emprendió un ensayo de vacuna en un grupo de pacientes. Como vacuna utiliza las células de los mismos pacientes para hacer que el sistema reconozca los tumores y los elimine.

BIBLIOGRAFÍA

  • Asociación De La Lucha Contra el Cáncer de San Isidro

  • “Biología 3”, Editorial Huemul.

  • Enciclopedia Microsoft Encarta 1997, 1993-1996, Microsoft Corporation

  • Instituto Nacional del Cáncer

  • Revista “Conozca Más”, enero del 2001.

3

Cáncer