Cáncer infantil

Oncología. Carciogénesis. Células cancerígenas. Agentes cancerígenos. Tumores. Clases

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 91 páginas

publicidad
cursos destacados
PREICFES SABER 11 ¡Completo! Version 2014
PREICFES SABER 11 ¡Completo! Version 2014
NO TE PIERDAS EL MUNDIAL YENDO A UN PREICFES VACACIONAL TRADICIONAL, MEJOR ESTUDIA DESDE TU CELULAR...
Ver más información

Curiosidades Matemáticas
Curiosidades Matemáticas
En realidad más que un curso, esta una serie de videos sobre algunos trucos matemáticos útiles...
Ver más información


INDICE

HOJA

INTRODUCCIÓN

CAPITULO

1.ANTECEDENTES DEL CÁNCER INFANTIL..........................10

1.1. Naturaleza de la enfermedad...........................12

1.2. Incidencia............................................15

1.3. El Cáncer, una enfermedad.............................16

1.4. Detección, síntomas y señales del cáncer..............17

1.5. Detección y Diagnóstico...............................18 

1.6. Prevención y factores de riesgo.......................19

1.6.1. Historia familiar................................21

1.6.2. Factores ambientales.............................21

1.6.3 Factores inmunes..................................22

1.6.4 Productos químicos................................22

1.6.5 Factores hereditarios.............................22

1.6.6 Estilo de vida....................................23

1.6.7 Virus.............................................23

1.6.8 Edad..............................................23

1.7. Prevención............................................23

1.8. Manera de tratar el cáncer............................24

1.9. Factores que influyen en el desarrollo del cáncer.....25

1.10. Cáncer y pobreza, un doble obstáculo.................26

1.11. Apoyo psicológico, social y económico a niños con

Cáncer y a sus familias..............................26

1.11.1. Apoyo psicológico..............................27

1.11.2. Apoyo social...................................27

1.11.3. Apoyo económico................................28

1.12. La interpretación de los pronósticos y las

Estadísticas del cáncer...........................28

1.13. Como decirle a su niño que usted o alguien en su

familia tiene cáncer.............................30

2. EL CÁNCER COMO CÉLULA....................................35

2.1. El proceso de Carcinogénesis..........................35

2.2. Los cánceres derivan en una sola célula...............35

2.3. Tipos de cáncer. Tipos de células que dan origen a un

Cáncer................................................36

2.4. Etapas del desarrollo de un cáncer....................37

2.5. Razones por las que mata el cáncer....................38

2.6. El cáncer se origina por mutaciones en los genes......40

2.6.1. El cáncer es una enfermedad genética, pero

Generalmente no hereditaria......................40

2.6.2. El cáncer se origina por mutaciones en oncogenes,

genes supresores de tumores y genes de reparación

del DNA..........................................41

2.6.3. Existen genes de susceptibilidad al cáncer.......42

2.7. La investigación del cáncer...........................43

2.8. Los agentes cancerígenos causan mutaciones............43

2.8.1. Causas internas: la edad es el principal factor de

riesgo...........................................44

2.8.2. Una sola mutación no causa cáncer................44

2.8.3. Las causas ambientales...........................45

2.8.3.1. El tabaco es el principal factor de riesgo

externo....................................45

2.8.3.2. La dieta..................................46

2.8.3.3. El alcohol................................46

2.8.3.4. Las infecciones...........................47

2.8.3.5. Las radiaciones...........................47

2.9. La detección precoz es crucial........................48

2.10. Cánceres hereditarios................................48

2.10.1. Las células cancerosas tienen muchas mutaciones:

el fenotipo mutador. Sistemas y genes de

reparación del DNA.............................49

2.10.2. Cánceres en los que se heredan mutaciones en genes

supresores de tumores..........................50

2.10.3. Cambios genéticos durante el proceso

carcinogénico..................................50

2.11. Tipos de cáncer infantil..............................51

2.11.1. El cáncer de la hipofaringe......................51

2.11.2. El cáncer de la laringe..........................52

2.11.3. El cáncer de la nasofaringe......................53

2.11.4. El cáncer de la orofaringe.......................54

2.11.5. El cáncer carcinoma de tumor primario

desconocido......................................54

2.11.6. El tumor cerebral infantil.......................55

2.11.7. El cáncer hepático infantil......................56

2.11.8. La enfermedad de Hodgkin.........................57

2.11.9. La leucemia linfoblástica aguda infantil.........58

2.11.10. La leucemia mieloide aguda infantil.............60

2.11.11. El cáncer no Hodgkin infantil..................61

2.11.12. Rabdomiosarcoma.................................62

2.11.13. El sarcoma de tejido blando infantil............63

2.12. Tratamientos contra el cáncer.........................64

2.13. Terapias alternativas y complementarias...............68

2.14. Perspectivas..........................................69

2.15. El riesgo de contraer cáncer..........................69

2.16. Personas que hoy se encuentran vivas y han tenido

cáncer alguna vez.....................................70

2.17. Nuevos casos de cáncer que se esperan para este año...70

2.18. Calculo de personas que mueren de cáncer..............70

2.19. Porcentaje de personas que sobreviven al cáncer.......70

2.20. Los costos del cáncer................................71

2.21. Asociaciones de ayuda a niños con cáncer en la Republica

Mexicana.............................................72

3. EL CANCER PARA AMANC.....................................75

3.1. Lo que sucede cuando el cáncer aparece................77

3.2. Proyecto de regionalización...........................79

3.3. Programa de desconcentración..........................80

3.4. Población atendida en AMANC a nivel nacional..........80

3.5. Albergue..............................................81

3.6. Centro AMANC..........................................82

3.7. Formas de cooperar con AMANC..........................82

3.8. La alimentación del niño con cáncer en AMANC., I.A.P..83

3.8.1. El cáncer y una buen a alimentación..............84

3.9. Casa de recibimiento al niño con cáncer y su

acompañante...........................................85

3.10. AMANC Campeche, última institución fundada...........85

3.11. Como obtiene donativos AMANC Campeche................86

3.12. Programa de AMANC Campeche...........................87

3.13. Un grito de Ayuda....................................88

CONCLUSIONES

ANEXOS

BIBLIOGRAFÍA

NIÑOS CON CANCER

Al comenzar a plantearnos que tema investigar y poder resolver un problema, muchos se nos ocurrieron, entre ellos niños con problemas de drogadicción, niños de la calle, niños con problemas del lenguaje; pero sin duda alguna el que más nos llamo la atención, debido a su falta de difusión fueron los niños con cáncer.

Actualmente hace poco más de cuatro meses se fundo en el estado de Campeche, con el objeto de apoyar las acciones que está emprendiendo un grupo de damas voluntarias  de la sociedad civil, por invitación de Elvia María Pérez de González, esposa del actual gobernador de Campeche Lic. Antonio González Curi, la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer, I.A.P (AMANC, I.A.P).Para ayudar  a niños de escasos recursos con diagnostico de cáncer y sin seguridad social, con el  fin de conseguir su recuperación definitiva.

Tras estas menciones, nuestro tema delimitado quedaría así:

"Investigación socio-económica desde septiembre del 2000 acerca de como puede contribuir la sociedad a apoyar a los niños con cáncer que no tienen los recursos necesarios para solventar sus tratamientos".

Creemos que existen muchas formas de ayudar a los niños con cáncer con falta de recursos económicos, ya que necesitamos soluciones reales; por lo tanto tenemos muchos objetivos en este trabajo los cuales son:

-Concientizar a la población acerca de los altos índices que esta enfermedad ha alcanzado en los últimos tiempos.

-Hacer propaganda para dar a conocer los diferentes lugares a donde puede acudir un niño que padezca cáncer y que no cuente con los recursos indispensables para solventar los gastos de su tratamiento.

-Incitar a la sociedad a que aporte donativos (económicos) a las asociaciones que día a día tiene que buscar  con sus propios recursos para seguir sirviendo a estos niños que tanto necesitan de nuestra ayuda.

Los niños hoy en día tienen el derecho a una vida satisfactoria por  lo que es importante que la sociedad campechana esté enterada de la existencia de ese tipo de asociaciones que es tan importante en un estado.

Muchas veces nos preguntemos ¿porque ayudar a esas personas, si no me encuentro en una situación parecida y no me tocan de nada?. Lo único que podemos contestar a esto es que el mundo  da muchas vueltas, y hoy no te toco a ti, pero la próxima talvez no vuelvas a ser tú, pero sí alguno de tu familia. Pro eso algunas veces hay tocarnos el corazón, no ser tan egoístas  y pensar un poco en nuestros semejantes. Un peso para nosotros no significa mucho pero para otros es de mucha ayuda.

Por lo tanto, basándonos en todo esto, nuestro planteamiento del problema quedaría así:

¿Cuál es el motivo por el cual hay un alto índice de mortalidad en niños que padecen el cáncer?

Tenemos muchas hipótesis para responder esta pregunta:

-Nosotras creemos que es la falta de asociaciones o patronatos dedicados a ayudar a niños con esta enfermedad.

-Podríamos considerar como respuesta a esta pregunta, que la sociedad piensa que el hecho de que una persona tenga cáncer, quiera decir que es incurable, y que como consecuencia se vaya a morir.

-La falta de apoyo económico con la que cuentan muchas veces las personas que padecen esta enfermedad, y por tanto no pueden pagar sus tratamientos.

Para justificar este tema podríamos mencionar lo que siempre escuchamos en los diferentes medios de comunicación, pero sin duda alguna este tema es un punto muy importante en cualquier nación, pues el cáncer es una enfermedad que en la actualidad tiene un alto índice de mortalidad.

Escogimos este tema porque consideramos que es de vital importancia para crear conciencia y comprender que esta enfermedad que no respeta edad, sexo, condición social o religión, no solo sea tratada por la sociedad como un problema de cada quien, sino como un problema de todos.

En nuestro trabajo nos referiremos en particular al cáncer en los niños porque es un tema de suma importancia ya que ellos son el futuro de nuestro México.

La población infantil de hoy necesita materiales sólidos para construir, en el presente lo que necesitaran para su futuro. Es por eso que requieren de todo nuestro apoyo y de todo lo que le podamos brindarles para su bienestar.
Para un desprevenido oír hablar sobre niños con cáncer talvez le sea indiferente, talvez piense que no existen casos como los que se describen en la prensa o en la televisión o simplemente no preste atención a todo esto. Pero desgraciadamente existen y van en aumento.

Sea cual sea el caso, el crecimiento de estos fenómenos es notable, al grado que se calcula que cada día se descubren 3 niños mas con diagnóstico de cáncer. Esta realidad es innegable por lo que necesitamos del apoyo de todos y cada uno de nosotros para que estos niños salgan adelante y puedan ser en un  mañana hombres de provecho.

Es importante conocer todos los detalles acerca del cáncer y saber las causas que los ocasionan. Se dice que esta enfermedad ya era considerada por los egipcios desde hace miles de años.

Existen diferentes tipos de cáncer que reciben un nombre dependiendo de la parte del cuerpo que ataque esta enfermedad.
A lo largo de muchos años de estudio se ha descubierto que el cáncer se debe a mutaciones que hay en los genes de las células, debido a diferentes factores como la herencia, factores ambientales, entre otros.

Hay muchas asociaciones que se preocupan por el bienestar de los niños de hoy, por eso es necesario tomar conciencia y apoyar todas estas buenas acciones.

AMANC es una de ellas, la cual lleva 18 años de servicio a la comunidad, esta asociación es no gubernamental, esto quiere decir que no depende del gobierno por lo que ella misma tiene que buscar sus propios fondos. Es por eso es que debemos apoyar todas estas causas tan nobles, con nuestros donativos.



ANTECEDENTES DEL CANCER INFANTIL

Desde décadas atrás se descubrió esta enfermedad que ha afectado a millones de personas. Se dice que el cáncer fue reconocido por los egipcios como enfermedad desde 1500 años A.C. Su incidencia varia con el sexo, raza, edad, situación geográfica y grupo socio-económico. Mundialmente mas de dos millones de personas mueren anualmente debido al cáncer.

El término cáncer se usa para designar colectivamente alrededor de 300 tipos de desordenes celulares, caracterizados, todos, por multiplicación y crecimiento desmesurado de las células. El cáncer es una enfermedad relacionada con la regulación de la división celular.

Al principio se tuvieron muchas hipótesis, al preguntarse de donde venia esta enfermedad o a causa de que se debía, sin tener una respuesta. En la actualidad, es cierto que ha habido muchos adelantos en la medicina, pero también es cierto que en cuanto al cáncer no se ha adelantado mucho, ya que sen si no sabemos hasta ahora que es lo que realmente orina esta enfermedad casi incurable.

En el México de hoy, fenómenos como la pobreza, la reducción del ingreso familiar, la violencia, los problemas de salud y otros factores, se agudizan para los estratos más marginados de la sociedad. En ellos son los niños quienes sin duda resultan mas afectados. Si la infancia de nuestro país representa el 47%, ¿qué calidad de vida le espera a esas generaciones, al margen de la educación y la salud, a expensas de la enfermedad y la muerte, la desnutrición y la ignorancia?. Así lo creen, todas las instituciones que se dedican a esto, que ha hecho a un lado la vieja visión de la asistencia social restringida a la sola reoperación del daño, ara dar una tensión integral que busca alternativas viables de desarrollo para sectores más vulnerables. Si de buscar soluciones se trata, es indispensable que la atención a los menores sea integral.

El cáncer es la enfermedad ocasionada por células del organismo que pierden sus mecanismos normales de control y presentan un crecimiento desordenado. Estas células pueden desarrollarse a partir de cualquier tejido y órgano. A medida que las células cancerosas crecen y se multiplican, forman una masa de tejido que puede invadir órganos adyacentes y propagarse así por el cuerpo.

Las células de cáncer se desarrollan a partir de células normales por un proceso llamado "transformación". El primer paso en este proceso es la "iniciación", en el cual un cambio en el material genético de la célula la prepara para transformarse en cancerosa. Este cambio puede ser ocasionado por un agente carcinógeno (químicos, un virus, radiación, luz solar, etc...)No todas las células son igualmente susceptibles a estos agentes, pero una alteración genética o el efecto de algún otro agente, conocido como promotor, puede aumentar la posibilidad de las células para convertirse en cancerosas. El paso siguiente es la "promoción", donde una célula que ha iniciado su cambio se convierte en cancerosa (la promoción no tiene efecto sobre las células que no han pasado por el proceso de iniciación. De esta forma, diversos factores, como la combinación de una célula susceptible y de un carcinógeno, son necesarios para iniciar la enfermedad.

En México, la información más reciente sobre incidencia de cáncer corresponde al periodo comprendido entre 1993 y 1996 y fue recopilada por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y la Secretaría de Salud (SS). En este periodo de tiempo, se diagnosticaron 106,086 personas con cáncer, principalmente mujeres (63.7%). Según el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), el cáncer representa la segunda causa de muerte en nuestro país (49,916 defunciones en 1996. Las causas del cáncer no se conocen totalmente, en algunos casos se ha encontrado que ciertos factores genéticos, hereditarios y del medio ambiente aumentan la probabilidad de desarrollar esta enfermedad en algún momento de nuestra vida.

En el momento actual el cáncer infantil en la República Mexicana representa la cuarta causa de mortalidad entre los 4 a 14 años de edad; en los países industrializados es la segunda causa. Constituye un problema de salud a nivel nacional; Sin embargo, existen otras prioridades y causas de mortalidad infantil con mayor frecuencia como lo son los padecimientos infectocontagiosos, gastroenteritis y enfermedades congénitas. Por otro lado, tanto a nivel nacional como mundial el cáncer infantil sólo representa el 5% de todos los cánceres en el ser humano.
A pesar de estas observaciones es importante señalar que el médico pediatra tanto en práctica institucional como privada y por estimaciones en los países desarrollados llega a diagnosticar entre uno a cuatro casos nuevos por año. Esta situación indiscutiblemente tendrá variables, sobre todo en relación al tipo de práctica y a la situación geográfica del profesionista.

El conocimiento cada día más extenso de este grupo de padecimientos debe ser amplio, claro, realista y objetivo tanto para el oncólogo pediatra como para el médico pediatra. El diagnóstico y tratamiento de este tipo de enfermedades requiere no nada más del conocimiento profundo de la oncología sino también del dominio de la pediatría. Esta especialidad troncal y su estudio sistemático condicionará un mejor diagnóstico y tratamiento tanto de la enfermedad oncológica como de enfermedades asociadas y complicaciones que el niño con cáncer puede llegar a presentar. De estos conceptos se debe llegar a la conclusión que el manejo del niño con cáncer deberá ser efectuado por el oncólogo pediatra con participación activa del pediatra y de diferentes subespecialistas dentro de esta rama, los cuales en forma multidisciplinaria podrán ofrecerle a estos pequeños la mejor opción de curación.

Muchas veces tenemos ideas raras acerca de lo que en verdad significa el término cáncer. El cáncer es el crecimiento tisular producido por la proliferación continua de células anormales con capacidad de invasión y destrucción de otros tejidos. El cáncer que puede originarse a partir de cualquier tipo de célula en cualquier tejido corporal, no es una enfermedad única sino un conjunto de enfermedades que se clasifican en función del tejido y célula de origen. Existen varios cientos de formas distintas, siendo tres los principales subtipos: los sarcomas proceden del tejido conectivo como huesos, cartílagos, nervios, vasos sanguíneos, músculos y tejido adiposo. Los carcinomas proceden de tejidos epiteliales como la piel o los epitelios que tapizan las cavidades y órganos corporales, y los tejidos glandulares de la mama y próstata. Los carcinomas incluyen algunos de los cánceres más frecuentes. Los carcinomas de estructura similar a la piel se denominan carcinomas de células escamosas. Los que tienen una estructura glandular se denominan adeno-carcinomas. En el tercer subtipo se encuentran las leucemias y linfomas que incluyen los cánceres de los tejidos formadores de las células sanguíneas. Producen inflamación de los ganglios linfáticos, invasión del bazo y médula ósea, y sobreproducción de células blancas inmaduras. Estos factores ayudan a su clasificación.

Naturaleza de la enfermedad

El crecimiento canceroso, o neoplasia, es clonal, todas las células proceden de una única célula madre. Estas células han escapado al control que en condiciones normales rige el crecimiento celular. Como las células embrionarias, son incapaces de madurar o diferenciarse en un estadio adulto y funcional. La proliferación de estas células puede formar una masa denominada tumor, que crece sin mantener relación con la función del órgano del que procede.

El crecimiento canceroso se define por cuatro características que describen cómo las células cancerosas actúan de un modo distinto a las células normales de las que proceden. En primer lugar, la autonomía, ya que estas células han escapado al control que, en condiciones normales, rige el crecimiento celular. La segunda característica es la clonalidad, ya que el cáncer se origina a partir de una única célula progenitora que prolifera y da lugar a un clon de células malignas. Las otras dos características restantes son la anaplasia, ausencia de diferenciación normal y coordinada, y la metástasis o capacidad de crecer y diseminarse a otras partes del cuerpo. Estas características pueden ser expresadas por las células normales no malignas durante determinadas etapas, por ejemplo, durante la embriogénesis; no obstante, en las células cancerosas estas características tienen un grado inapropiado o excesivo.

Tumores. Casi todos los cánceres forman tumores, pero no todos los tumores son cancerosos o malignos; la mayor parte son benignos (no ponen en peligro la salud. Los tumores benignos se caracterizan por un crecimiento localizado y suelen estar separados de los tejidos vecinos por una cápsula. Los tumores benignos tienen un crecimiento lento y una estructura semejante al tejido del que proceden. En ocasiones pueden producir alteraciones por obstrucción, compresión o desplazamiento de las estructuras vecinas, como sucede a veces en el cerebro. Algunos tumores benignos como los pólipos del colon pueden ser precancerosos.

Invasión y diseminación. El principal atributo de los tumores malignos es su capacidad de diseminación fuera del lugar de origen. La invasión de los tejidos vecinos puede producirse por extensión o infiltración, o a distancia, produciendo crecimientos secundarios conocidos como metástasis. La localización y vía de propagación de las metástasis varía en función de los cánceres primarios:

1) Cuando un cáncer invade la superficie del órgano de origen, las células pueden propagarse desde esta superficie a la cavidad vecina y a órganos adyacentes, donde pueden implantarse.

2) Las células tumorales pueden viajar en el interior de los vasos linfáticos hacia los ganglios linfáticos, o también en los vasos sanguíneos. En la corriente circulatoria, estas células se detienen en el punto en el que los vasos son demasiado estrechos para su diámetro. Las células procedentes de tumores del tracto gastrointestinal se detienen principalmente en el hígado. Posteriormente pueden propagarse a los pulmones. Las células de otros tumores tienden a invadir los pulmones antes de propagarse a otros órganos. Por tanto, los pulmones y el hígado son dos localizaciones frecuentes de metástasis.

3) Muchos cánceres envían células a la corriente circulatoria de manera temprana, y mientras algunas de estas células mueren, otras pueden invadir y penetrar en el árbol vascular y en los tejidos. Si este tejido tiene condiciones favorables para la célula tumoral, ésta se multiplica produciendo una metástasis. En ocasiones, sólo se multiplica un pequeño número de veces produciendo un cúmulo de células que permanecen quiescentes en forma de micro metástasis. Este estadio latente puede perdurar varios años, y por razones desconocidas puede reactivarse y producir un cáncer recurrente.

Muchas veces las células cancerosas conservan las características físicas y biológicas del tejido del que proceden a pesar de estar ampliamente diseminadas. De este modo, un patólogo puede, a través del examen microscópico de estas células, determinar la procedencia de los tumores metastáticos. Los tumores de las glándulas (véase Sistema endocrino) pueden ser identificados porque en ocasiones producen de forma indiscriminada la misma hormona producida por el tejido del que proceden. A veces, también responden a las hormonas que controlan esos tejidos en condiciones normales.

Cuanto más agresivo y maligno es un cáncer, menos recuerda a la estructura del tejido del que procede, pero la tasa de crecimiento del cáncer depende no sólo del tipo celular y grado de diferenciación, sino también de factores dependientes del huésped. Una característica de malignidad es la heterogeneidad celular del tumor. Debido a las alteraciones en la proliferación celular, las células cancerosas son más susceptibles a las mutaciones. Con la evolución, el tumor es cada vez menos diferenciado y de crecimiento más rápido. También puede desarrollar resistencia a la quimioterapia o a la radiación.

El cáncer en la población infantil representa un verdadero problema no sólo para los médicos tratantes sino para el ámbito familiar. Por un lado, los aspectos socioeconómicos tienden a causar un verdadero estrago, sobre todo si partimos de la base que la mayoría de los padres de los niños con estos padecimientos se encuentran entre los 20 a 29 años de edad, época de mediana producción económica, así como de problemas de índole emocional. Estas circunstancias van a incidir sobre la estructura familiar con repercusiones muy negativas en la relación de pareja con una tasa alta de divorcios entre los padres de estos pequeños, pero también en el rompimiento de la estructura familiar con un cierto grado de "abandono" de las relaciones con los otros hijos. Desafortunadamente toda esta problemática se observa tanto en núcleos familiares de niños norteamericanos como en mexicanos.

Otro de los grandes problemas en el manejo integral de estos pequeños lo constituye el concepto del diagnóstico que guardan tanto los padres -pacientes como el médico familiar y/o pediatra. La enfermedad de cáncer se guarda en un contexto de "tabú" y se evita comúnmente el enunciar la palabra para "no lastimar" al paciente. Este concepto en la actualidad ha demostrado ser incorrecto, sobre todo en el paciente escolar y/o adolescente en quienes ocasionará mayor estado de angustia. Valga la expresión "el paciente sabrá que todos saben de su diagnóstico pero todos dicen saber que él no sabe que tiene cáncer".  Este laberinto de confusión además condiciona que el sentimiento de culpa sea profundo tanto por parte de los padres como del paciente.

En la actualidad se ha demostrado que el conocimiento de la enfermedad y su tratamiento en estos pacientes mejoran el ámbito familiar, el optimismo para vencer el obstáculo y las relaciones médico-paciente.

Indiscutiblemente que el problema del cáncer y su curación aún en la actualidad es todavía materia de desconocimiento en muchas de sus áreas técnicas y por lo tanto, no es nada remoto que muchos de estos pacientes lleguen a fallecer. La conceptualización de este último evento constituye un paradigma para los familiares y el médico pediatra. La filosofía del bien vivir y buen morir es algo sólido en el pensamiento y acción del niño con cáncer. Es indispensable y esencial que tanto los padres como el equipo profesional no desprecien la inteligencia de estos pequeños e ignoren sus deseos, frustraciones y esperanzas que puedan tener. Si bien es cierto que cerca de tres cuartas partes de los niños con cáncer cuando son tratados tempranamente en forma integral y especializada se curarán, por otro lado un 25% de estos niños fallecerán. De tal manera que el preparar al paciente en condición terminal será un acto necesario y ético, que tendrá que abordar el médico tratante, el pediatra, psicólogo-tanatólogo y fundamentalmente los padres.

El equipo multidisciplinario que evalúa al niño con cáncer debe tener en mente el concepto integral de manejo BIOPSICOSOCIAL para poder lograr no nada más la curación del cáncer, sino la restitución ad integrum del niño a su medio familiar y social. Sin embargo, como se mencionó, el impacto económico de esta enferme dad sobre el núcleo familiar es devastador. Cerca del 40% de los pacientes institucionales7 del sector salud abandona su tratamiento. La razón de abandono sí bien puede ser económica puede también ser secundaria a la falta de información al paciente y/o familiares sobre el diagnóstico y tratamiento, sus efectos colaterales, su expectativa de curación, a la falta de conocimiento del médico pediatra sobre estos conceptos, pero sobre todo a la presencia de algunos profesionales y/o charlatanes que ofrecen "curas" maravillosas o bien tratamiento de "medicina" alternativa. Estos últimos han condicionado que un número elevado de pacientes abandonen el tratamiento, así como inducen el desprecio del público hacia los conceptos científicos y esfuerzos nacionales e internacionales que se efectúan cotidianamente en las áreas de investigación para lograr la curación de este mal. Estas enfermedades parecen ser las de mayor impacto a la salud a nivel mundial al término de este siglo.

Incidencia.

El cáncer es la segunda causa de muerte en los adultos en el mundo occidental, y es la principal causa de muerte en niños de 1 a 14 años. Existe una gran variación en la incidencia según el área geográfica. La mortalidad por cualquier tipo de cáncer en varones ajustada a la edad es de 246,5 por cien mil en Hungría (una de las más altas) y de 83,5 en México (una de las más bajas. En las mujeres, es de 179,2 en Dinamarca, y de 62,3 en la isla Mauricio. Para algunos tipos de cáncer, la incidencia en diferentes países puede variar en un factor de hasta 40. Estudios sobre poblaciones que han emigrado de un área geográfica a otra diferente sugieren que tales variaciones se deben más a diferencias en el estilo de vida que al origen étnico. Esto es comprensible, si se considera que la mayor parte de los cánceres se relacionan con factores ambientales más que con la herencia, pese a que ambos influyen.

Los cánceres que producen mayor mortalidad en Estados Unidos y en Europa son el cáncer de pulmón (primero en los dos sexos), el cáncer colorectal (segundo sí se suman ambos sexos), el cáncer de mama y de útero en las mujeres, el cáncer de próstata en los varones y el de estómago. Los mencionados son responsables de más del 55% de todas las muertes por cáncer. Las diferentes formas de cáncer cutáneo son la forma más frecuente de cáncer con más de medio millón de casos al año que, salvo en el caso del melanoma maligno, no suelen ser mortales. Globalmente, en España, los cánceres más frecuentes son los del sistema respiratorio seguidos por los del estómago, próstata, colon y mama. Entre los tumores femeninos los de mama son los más frecuentes.

El Cáncer, una enfermedad

El cáncer es un grupo de diferentes enfermedades que tienen algunos efectos importantes en común. El cáncer afecta nuestras células, la unidad básica del cuerpo para vivir.

Para entender el cáncer, es importante conocer qué sucede cuando las células normales se convierten en cancerosas. El cuerpo se compone de muchos tipos de células. Normalmente, las células crecen, se dividen y reproducen a medida que se necesita para mantener el cuerpo sano. Sin embargo, a veces, el proceso se descontrola y las células se siguen dividiendo cuando no es necesario. La masa de células extras forma un crecimiento o tumor. Los tumores pueden ser benignos o malignos.

Los tumores benignos no son cancerosos. Las células en los tumores benignos no se extienden a otras partes del cuerpo. Generalmente se pueden remover y en la mayoría de los casos no reaparecen. Lo más importante es que los tumores benignos raramente son una amenaza de muerte.

Los tumores malignos son cancerosos. Las células en los tumores malignos son anormales y se dividen sin control ni orden. Estas células cancerosas pueden invadir y destruir el tejido a su alrededor. Además, las células cancerosas pueden separarse del tumor maligno y entrar al torrente sanguíneo o al sistema linfático (esta red de vasos circulan la sangre y la linfa por todo el cuerpo. El proceso mediante el cual el cáncer se extiende del tumor original a otras partes del cuerpo para formar nuevos tumores se conoce como metástasis.

Detección, síntomas y señales del cáncer.

La detección temprana del cáncer aumenta las probabilidades de diagnóstico del tumor en una etapa precoz y de su tratamiento exitoso.

Un síntoma es un indicio de enfermedad, dolencia o lesión, o de que algo no funciona bien en el cuerpo. Los síntomas son experimentados o advertidos por el paciente, pero nadie más puede observarlos con facilidad. Por ejemplo, los escalofríos, la debilidad, el cuerpo adolorido, la dificultad para respirar y la tos son síntomas que pudieran indicar una neumonía.

Un signo es también un indicio de enfermedad o lesión, o de que algo no funciona bien en el cuerpo. Sin embargo, los signos se definen como observaciones hechas por un médico, un(a) enfermero(a) u otro profesional de atención a la salud. La fiebre, una frecuencia respiratoria rápida y los sonidos respiratorios anormales que se escuchan a través de un estetoscopio son signos que pudieran indicar una neumonía.

Es posible que la presencia de un síntoma o signo no proporcione suficiente información para sugerir una causa. Por ejemplo, en un niño, una erupción pudiera ser síntoma de diferentes cosas, incluyendo una dermatitis por contacto con zumaque venenoso, una infección generalizada como la rubéola, una infección limitada a la piel, o una alergia a algún alimento. Sin embargo, si la erupción va acompañada de fiebre alta, escalofríos, cuerpo adolorido y dolor de garganta, el conjunto de todos estos síntomas ofrece un cuadro más completo de la enfermedad. En muchos casos, los signos y síntomas del paciente no proporcionan suficientes indicios para determinar la causa de una enfermedad, y es posible que sea necesario llevar a cabo exámenes médicos tales como radiografías, pruebas de sangre o una biopsia.

Aunque algunos signos y síntomas generalizados, tales como una pérdida de peso inexplicable, fiebre, cansancio o la presencia de masas (protuberancias), pueden deberse a varios tipos de cáncer, a menudo éstos se deben a otras enfermedades. Otros signos y síntomas son relativamente específicos de un tipo de cáncer en particular. Para más información, refiérase a las secciones sobre Detección y síntomas de los Centros de recursos contra el cáncer individuales.

El cáncer puede causar una variedad de síntomas. Éstos son algunos de ellos:

  • Engrosamiento o nódulo en el seno o cualquier otra parte

del cuerpo.

  • Cambio obvio de una verruga o lunar.

  • Una herida que no sana.

  • Tos persistente o ronquera.

  • Cambios en el funcionamiento del intestino o la vejiga.

  • Indigestión o dificultad al tragar.

  • Cambio de peso sin razón aparente.

  • Hemorragia o secreción inusual.

Cuando éstos u otros síntomas ocurren, NO siempre son causados por el cáncer. Pueden también ser causados por infecciones, tumores benignos u otros problemas. Es importante consultar con el médico acerca de estos síntomas o cualquier otro cambios físico. Sólo un médico puede hacer el diagnóstico. Uno No debe esperar a sentir el dolor. El cáncer en su fase temprana generalmente no causa dolor.

Si los síntomas están presentes, el médico puede recetarle varias pruebas o una biopsia. Una biopsia es la manera más fiable de saber si un problema médico es cáncer. Durante una biopsia, el médico extrae una muestra de tejido del área anormal. El tejido se examina bajo el microscopio para identificar células cancerosas.

Detección y Diagnóstico. 

Cuanto más temprano sea el diagnóstico y el tratamiento, mayores posibilidades de curación habrá. Las pruebas de detección precoz en pacientes aparentemente sanos permiten realizar el diagnóstico antes del desarrollo de los síntomas, en una fase en la que el cáncer es más curable. Algunos de los cánceres más mortíferos, como los de mama, colon y recto, cuello uterino y próstata, pueden ser puestos en evidencia mediante pruebas de detección.

El diagnóstico precoz de las formas de cáncer para las que no existe una prueba práctica de detección depende de la identificación por parte del paciente de los signos tempranos de la enfermedad. Los síntomas enumerados en la siguiente lista pueden señalar la existencia de un cáncer:

  • Cambios en el ritmo intestinal o urinario.

  • Heridas que no cicatrizan.

  • Hemorragias inhabituales.

  • Bultos en las mamas o en otras regiones del organismo.

  • Dificultad para tragar alimentos.

  • Cambios repentinos en el aspecto de verrugas cutáneas.

  • Tos persistente o ronquera.

  • Pérdida de peso.

  • Pérdida de apetito.

El diagnóstico del cáncer comienza por una exhaustiva historia clínica y un examen físico, que incluye la inspección y palpación de todas las localizaciones corporales accesibles, en especial piel, cuello, mamas, abdomen, testículos y ganglios linfáticos accesibles. Debe realizarse el examen de los orificios corporales, en particular el examen rectal para los cánceres de recto y próstata, y el examen pélvico para los cánceres de cuello y matriz uterina.

- Biopsia. La biopsia sigue siendo el único método definitivo para el diagnóstico del cáncer. En una biopsia, se toma para estudio una sección del tejido tumoral o de una metástasis. Diversas técnicas recientes han reducido la necesidad de realizar biopsias quirúrgicas abiertas. La mayor parte de los tumores en cualquier localización corporal son accesibles a la biopsia a través de una fina aguja flexible dirigida por palpación o tomografía axial computerizada (TAC). Con el diagnóstico previo a la cirugía, el médico puede realizar una mejor planificación del tratamiento y de la cirugía, si es preciso.

- Estadio de la enfermedad. Una vez establecido el diagnóstico definitivo de cáncer, la extensión o estadio de la enfermedad deben ser evaluados puesto que de ellos dependen el pronóstico y tratamiento adecuado. Para cada tipo específico de tumor el estadio (I, II, III, IV) se define en función del hallazgo de ciertos datos con significación pronostica: tumor localizado de pequeño tamaño, tumor localizado más extenso, afectación de los ganglios linfáticos regionales y metástasis a distancia. El estadio clínico se deduce de los datos obtenidos antes de la exploración quirúrgica, y condiciona la elección del tratamiento inicial. El estadio quirúrgico depende de los hallazgos exploratorios durante la intervención y puede diferir del estadio clínico; el tratamiento posterior y el pronóstico se establecen en función de éste. También permite analizar los efectos de diferentes tratamientos.

Prevención y factores de riesgo.

Un factor de riesgo es cualquier cosa que aumente las probabilidades de que una persona padezca de una enfermedad como el cáncer. Diferentes tipos de cáncer tienen diferentes tipos factores de riesgo. Por ejemplo, fumar es un factor de riesgo del cáncer de los pulmones, la boca, la garganta, la laringe, vejiga y otros órganos. Sin embargo, es importante recordar que estos factores aumentan el riesgo de la persona, pero no siempre "causan" la enfermedad. Muchas personas que tienen uno o más factores de riesgo nunca desarrollan un cáncer, mientras que otras que padecen de esta enfermedad no tienen ningún factor de riesgo conocido. No obstante, es importante conocer acerca de estos factores de riesgo, de manera que puedan tomarse medidas apropiadas, tales como cambiar algún comportamiento que afecte la salud o someterse a controles minuciosos con el fin de detectar un posible cáncer.

Todos los tipos de cánceres causados por el cigarrillo y el consumo excesivo de alcohol podrían prevenirse por completo. La Sociedad Americana del Cáncer estima que en 2000 se presentarán aproximadamente 171,000 casos de muerte por cáncer a causa del hábito de fumar. A esto se puede agregar 19,000 fallecimientos por cáncer relacionados con el alcoholismo, a menudo en combinación con el cigarrillo. Muchos tumores cancerosos asociados con factores dietéticos también pudieran prevenirse. Las evidencias científicas sugieren que hasta una tercera parte de las 552,200 muertes por cáncer que se espera tengan lugar en los Estados Unidos este año están relacionadas con la alimentación.

Muchos tumores cancerosos asociados con factores dietéticos también pudieran prevenirse. Las evidencias científicas sugieren que hasta una tercera parte de las 552,200 muertes por cáncer que se espera tengan lugar en los Estados Unidos este año están relacionadas con la alimentación.

Además, gran parte del millón de casos de cáncer de la piel que se espera sean diagnosticados en 2000 pudieran haberse evitado si estas personas hubieran tomado medidas de protección contra los rayos solares.

Existen guías de prevención específicas para otros tipos de cáncer. Para más información, consulte las secciones sobre prevención y factores de riesgo en ciertos tipos individuales de cáncer. Ciertos factores son capaces de provocar un cáncer en un porcentaje de los individuos expuestos a ellos. Entre éstos se encuentran la herencia, las infecciones, las radiaciones ionizantes, los productos químicos y las alteraciones del sistema inmunológico. Los investigadores estudian como estos diferentes factores pueden interactuar de una manera multifactorial y secuencial para producir tumores malignos. El cáncer es, en esencia, un proceso genético. Las alteraciones genéticas pueden ser heredadas, o producidas en alguna célula por un virus o por una lesión provocada de manera externa. Probablemente una serie de mutaciones secuenciales conduce a la malignización de una única célula que se multiplica como un solo clon. En un principio se consideró que un clon maligno era completamente anormal, y que la única curación posible era la eliminación de todas las células anormales del organismo. En la actualidad, se sabe que el problema reside en la incapacidad de la célula de diferenciarse en su estado adulto y funcional, quizás por la ausencia de algún factor necesario para esa diferenciación.

Historia familiar.

Algunos tipos de cáncer se presentan con mayor frecuencia en miembros de familias con antecedentes de esta enfermedad. Por ejemplo, el riesgo de presentar cáncer de mama aumenta de 1.5 a 3 veces cuando la madre o la hermana lo padecieron. Las personas con síndrome de Down, por su parte, tienen de 12 a 20 veces más probabilidades de desarrollar leucemia aguda en comparación con la población en general.

Factores ambientales.

Se conocen actualmente ciertos factores relacionados con nuestra exposición a diversos ambientes que pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer:

  • Exposición solar excesiva.

  • Radiaciones ionizantes.

  • Sustancias como: arsénico, asbesto, níquel, cromatos, benceno, aminas aromáticas, cloruro de vinilo.

  • Medicamentos como: agentes alquilantes, dietilestilbestrol y oximetolona.

También es importante el lugar donde se vive; por ejemplo, el riesgo de cáncer de colon y mama es bajo en Japón pero aumenta en los japoneses que han emigrado a Estados Unidos. Estas variaciones geográficas dependen probablemente de factores genéticos, dieta y medio ambiente. (mas adelante se explicaran mas detalles)

Oncogenes  Sea cual fuere la causa inicial por la que una célula normal se transforma en cancerosa y transmite a su descendencia esta alteración, es necesario que esta modificación se encuentre impresa en su ADN. Esto supone que todos los posibles agentes promotores o causales del cáncer actúan sobre un sustrato genético común dentro de la célula. Actualmente, se acepta que todos los factores cancerígenos (sustancias químicas, radiaciones, infecciones, etc.) actúan sobre porciones del ADN que deben ser fundamentales en la regulación del crecimiento y diferenciación celular. Estas porciones reciben el nombre de protooncogenes y bajo la acción de diversos factores sufren pequeñísimas alteraciones que ocasionan el comienzo del fenómeno canceroso, desarrollándose el oncogén.

Se cree que la malignización es la consecuencia de una serie de alteraciones que comienzan con un gen alterado o una mutación somática (una mutación de una célula normal de un tejido corporal), seguida de la acción promotora de algún agente que estimula la expresión de uno o varios oncogenes, o inhibe los efectos de uno o varios antioncogenes; en consecuencia se liberan factores de crecimiento. Es posible que el primer evento sea la falta de producción de los metabolitos necesarios para la diferenciación celular normal. La estimulación por los factores de crecimiento produce la proliferación del clon de células indiferenciadas, y un defecto del sistema inmunológico permite que estas células alteradas escapen a la destrucción por el sistema de control del organismo.

Factores inmunes  

Se cree que el sistema inmunológico es capaz de reconocer algunas formas de células malignas y producir células capaces de destruirlas. Algunas enfermedades o procesos que conducen a una situación de déficit del sistema inmunológico son la causa del desarrollo de algunos cánceres. Esto sucede en el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), en enfermedades deficitarias del sistema inmunológico congénitas, o cuando se administran fármacos inmunodepresores.

Productos químicos

El proceso por el que los productos químicos producen cáncer ha sido ampliamente estudiado. Algunos actúan como iniciadores. Sólo se requiere una única exposición, pero el cáncer no aparece hasta pasado un largo periodo de latencia y tras la exposición a otro agente denominado promotor. Los iniciadores producen cambios irreversibles en el ADN. Los promotores no producen alteraciones en el ADN pero sí un incremento de su síntesis y una estimulación de la expresión de los genes. Su acción sólo tiene efecto cuando ha actuado previamente un iniciador, y cuando actúan de forma repetida. El humo del tabaco, por ejemplo, contiene muchos productos químicos iniciadores y promotores. La actuación del tabaco como promotor es tal, que si se elimina el hábito de fumar, el riesgo de cáncer de pulmón disminuye de forma rápida. El alcohol es también un importante promotor; su abuso crónico incrementa de manera importante el riesgo de cánceres que son inducidos por otros agentes, como el cáncer de pulmón en los fumadores. Los carcinógenos químicos producen también roturas y translocaciones cromosómicas.

Factores hereditarios  

Se calcula que de un 5 a un 10% de los cánceres tienen un origen hereditario. Algunas formas de cáncer son más frecuentes en algunas familias: el cáncer de mama es un ejemplo de ello. El cáncer de colon es más frecuente en las familias con tendencia a presentar pólipos de colon. Una forma de retinoblastoma sólo aparece cuando está ausente un gen específico. Estos genes, denominados genes supresores tumorales o antioncogenes, previenen en condiciones normales la replicación celular. Su ausencia elimina el control normal de la multiplicación celular. En algunos trastornos hereditarios, los cromosomas tienen una fragilidad intrínseca; estos procesos conllevan un riesgo elevado de cáncer.

Estilo de vida

El alcoholismo, le tabaquismo, las dietas y la exposición solar aumentan el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer (ver prevención).

Virus

Se conocen varios virus que causan cáncer en los seres humanos y se sospecha de varios más. Por ejemplo, el papiloma virus que causa verrugas genitales es probablemente una causa de cáncer cervical en mujeres; el citomegalovirus causa el sarcoma de Kaposi; el virus de la hepatitis B puede causar cáncer de hígado. Sin embargo, se necesita algún factor adicional, ya sea ambiental o genético, como los que se describieron anteriormente, para que estos virus ocasionen cáncer.

Edad

La edad es un factor importante en el desarrollo de cáncer. Por ejemplo, la leucemia linfática aguda afecta casi exclusivamente a gente joven y no se conoce la razón de este fenómeno. Por otra parte, la mayoría de los cánceres son más comunes en gente mayor. En México, las personas mayores de 75 años tienen más probabilidades de padecer cáncer (19.6% del total de personas con tumores malignos. En el caso de cáncer de próstata, estómago y colon, son más susceptibles de padecerlo personas mayores de 60 años. Algunos estudios demuestran que el riesgo de contraer esta enfermedad se duplica cada 5 años a partir de los 25, lo cual se debe, probablemente, a la combinación de una creciente y prolongada exposición a carcinógenos asociada a un sistema inmunológico debilitado y, todo ello, relacionado a una vida más larga.

Prevención.  

La medida más eficaz en la prevención del cáncer es la eliminación del consumo de tabaco, ya que el 30% de las muertes por cáncer son producidas por su consumo. El control de la dieta también reduce la mortalidad: disminuir la ingesta calórica para evitar la obesidad, reducción de las calorías procedentes de la grasa a un 20% de la dieta, reducción del consumo de carnes rojas, aumento de la ingesta de fibra (cereales, frutas y verduras) y alimentos protectores (con contenido en vitaminas C y A, verduras como el repollo, la coliflor, el brócoli o las coles de Bruselas. Debe limitarse el consumo de alimentos ahumados, en salazón o ricos en nitritos, así como el consumo de alcohol.

El control sobre los factores ambientales incluye la eliminación de productos carcinógenos en el lugar de trabajo y en el hogar, como por ejemplo la eliminación de la exposición a las fibras de asbesto o la reducción del gas radón en el hogar.

Las técnicas de detección precoz o screening pueden realizarse para el cáncer de cérvix (cuello uterino), mama, colon, recto y próstata. Es recomendable la realización de un chequeo anual a partir de los 40 años incluso en la ausencia de síntomas; los países con sistema público de salud no siempre ofrecen este servicio y el paciente debe sufragar el gasto. El cáncer de mama se considera uno de los principales problemas de salud en los países desarrollados y muchas mujeres mueren cada año por esta causa. Las mujeres mayores de 50 años son las que tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama y el riesgo máximo lo presentan las pacientes con una edad superior a 75 años. Los médicos recomiendan realizar un examen anual o bienal, mediante mamografía y exploración física, a las mujeres de 50 o más años de edad. En general, no se recomienda realizar mamografías por debajo de los 39 años de edad. En cuanto al grupo de mujeres entre 40 y 49 años de edad existen controversias sobre la utilidad de las mamografías. El cáncer de endometrio supera en frecuencia, en España, al de cérvix, pero no se dispone de ningún estudio que evalúe los beneficios de biopsias en pacientes asintomáticas. La citología ha demostrado ser un método eficaz para la detección precoz de cáncer de cérvix. Se recomienda la realización de una citología cada 3 años siempre que se hayan detectado 2 citologías negativas en intervalos anuales. En muchos países desarrollados el aumento en el número de personas que disfrutan sus vacaciones en países de clima cálido ha producido un aumento en el cáncer de piel. Se recomiendan las medidas preventivas, como el uso de cremas o pantallas protectoras frente a la acción potencialmente lesiva de los rayos ultravioletas solares.

La adopción generalizada de las medidas de detección precoz podría reducir la incidencia de cáncer de mama y colon, e incrementar la tasa de curación del cáncer de mama, colon, recto, cuello uterino y próstata.

Manera de tratar el cáncer.

El cáncer puede tratarse con cirugía, terapia de radiación, quimioterapia, terapia hormonal o terapia biológica. El médico puede usar un método o una combinación de métodos. La opción del tratamiento depende del tipo y ubicación del cáncer, de si la enfermedad se ha extendido, de la edad del paciente y la salud general y de otros factores.

Una opción importante para las personas con cáncer es tomar parte en los estudios clínicos (estudios de investigación. Los médicos dirigen estudios clínicos para conocer la eficacia y los efectos secundarios de nuevos tratamientos. A través de la investigación, los médicos aprenden nuevas formas de tratar el cáncer que pueden ser más eficaces que la terapia convencional. En algunos estudios, todos los pacientes reciben el nuevo tratamiento. En otros, los médicos comparan las diferentes terapias dando a un grupo de pacientes el nuevo tratamiento y al otro grupo la terapia convencional. Investigaciones como esta, han llevado a los adelantos significantes en el tratamiento del cáncer. Las personas que toman parte en estos estudios tienen la primera oportunidad de beneficiarse de tratamientos que han mostrado ser prometedores. Estas personas también hacen una contribución importante a la ciencia médica.

Factores que influyen en el desarrollo del cáncer.

El cáncer se desarrolla gradualmente como resultado de una mezcla compleja de factores relacionados con el medio ambiente, el estilo de vida y la herencia. Los científicos han identificado muchos factores que aumentan el cáncer al no usar derivados del tabaco, al evitar los rayos dañinos del sol y al seleccionar alimentos con menos grasa y más fibra. Además, el alcohol y la exposición a ciertos químicos o a la radiación pueden aumentar el riesgo de una persona de desarrollar cáncer.

Aun cuando muchos factores de riesgo se pueden evitar, otros, tales como los factores heredados, son inevitables. Sin embargo, es importante conocerlos y además es importante tener presente que no todas las personas con un factor de riesgo particular para desarrollar cáncer realmente padecen la enfermedad; de hecho, a la mayoría no le sucede. Las personas que tienen una mayor probabilidad de desarrollar cáncer pueden protegerse evitando hasta donde sea posible los factores de riesgo y haciéndose chequeos regulares de manera que, si el cáncer se desarrolla, probablemente será encontrado tempranamente. Es probable que el tratamiento sea más eficaz cuando el cáncer se descubre temprano.

La igualdad cáncer = muerte ya no es defendible. Los avances

en la medicina la han cancelado y hoy el diagnóstico de

cáncer en general no es ni más ni menos grave que el de

otras enfermedades que afectan al ser humano.

 

- Ruy Pérez Tamayo.

Aún cuando el cáncer continúa siendo una de las principales causas de muerte entre el primer año de vida y la adolescencia. Es la 6ª causa de muerte en el grupo de niños de 1 a 4 años, y la 2ª entre los niños de 5 a 14 años de edad. Sin embargo, la mortalidad ha disminuido más del 50% desde 1950 y el porcentaje de pacientes en edad pediátrica curados mediante la aplicación de los tratamientos actuales es superior al 60%. Este cambio hacia un pronóstico más favorable en casi todos los tipos de cáncer infantil es consecuencia del mejor conocimiento de los aspectos causales, epidemiológicos y biológicos de las enfermedades malignas en estas edades, y por otro, de la adecuada integración multidisciplinaria de las diferentes modalidades terapéuticas.

Cáncer y pobreza, un doble obstáculo.

Cada año más de 14,000 niños con cáncer, procedentes del interior de la República, acuden a los centros hospitalarios en el Distrito Federal.

Debido a la precaria situación económica de sus familiares, el 90% de ellos no tienen en donde alojarse y pernoctan en las calles, estaciones del metro o terminales de autobuses. Con hambre, debilidad y frío, muchas veces estos niños mueren víctimas de neumonía, agotamiento o interrupción del tratamiento.

Todas las asociaciones contra el cáncer tienen el compromiso de darle a cada paciente de leucemia la posibilidad de tener acceso a todos los recursos disponibles e información necesaria en la búsqueda de una posible cura sin importar su raza, nacionalidad, o lugar del mundo dónde le toco vivir.

Apoyo psicológico, social y económico a niños con cáncer y a sus familias.

El cáncer infantil es un hecho, una realidad, y cuando un niño enferma afecta muy especialmente su entorno familiar, pero también, se ve afectado en su entorno social.

La participación de la familia resulta imprescindible, porque aparecen problemas que afectan áreas sanitarias, laborales, educativas, familiares, y en definitiva, a todo el entramado social, de ahí la necesaria conexión y potenciación de la voluntad social.

Los valores que nosotros contemplamos con punto de partida son la solidaridad y el altruismo, la enfermedad de nuestros hijos nos obligan moralmente a formal parte activa de las Organizaciones Sociales Públicas y Privadas, aceptando con especial fuerza un alto índice de compromiso con ellos.

El hecho de vivir y la idea de vida digna se ven afectado en nosotros por grandes deficiencias y ausencias, ellos hacen que las organizaciones e vena obligadas a multiplicar sus actividades para intentar por lo menos cubrir esas carencias.

La esperanza de vida de los niños con cáncer a alcanzado en esta ultima década unos niveles inesperados y esperanzadores, por lo que ha supuesto una transformación radical en el tratamiento que pasa a ser exclusivamente medico a convertirse en una intervención global en todos los ámbitos vitales.

Las organizaciones dedicadas a esto pretenden ofrecer el soporte emocional, psicológico y social necesario que les ayude a superar las diferentes etapas tras él diagnostico, paleando los problemas sociales y económicos que provoca esta nueva situación, ayudan así a su posterior integración a la sociedad.

Apoyo psicológico.

A este aspecto tan importante de la persona hay que prestarle una atención especial tanto al niño enfermo como a los hermanos y padres.

Se celebran en México reuniones anuales de todos lo psicólogos que colaboran y trabajan con todas las asociaciones de niños con cáncer para unificar criterios de actuación, evaluar resultados y trasmitir experiencias. Estas reuniones son sufragadas por las asociaciones. Fruto del trabajo y experiencia de los equipos de psicólogos han seguido presentando comunicaciones en diferentes jornadas de cáncer infantil.

Es importante explicarle al niño lo que implica su enfermedad y no ocultarle la verdad, ya que podría traer consecuencias formándose una idea vaga y mala de lo que en realidad es el cáncer. Podemos crees que el niño no se da cuenta de lo que sucede con su cuerpo peor en realidad es el primero en notar los cambios y las diferencias que esta sufriendo.

Es muy importante que el niño se sienta apoyado psicológicamente y moralmente, que sienta que su familia y todos los que lo rodean les importa lo que le pueda pasar y se sienta lleno de amor y cariño.

Apoyo social.

Desde el momento en que se produce un nuevo diagnostico, tras la pertinente coordinación con el personal sanitario, oncólogos, enfermeras, auxiliares, trabajadores sociales,...), Las asociaciones entran en contacto con el niño y con su familia en el Hospital, comenzando así su tarea de apoyo, que será permanente durante el primer ingreso del menor (generalmente no inferior a un mes de duración)mediante las visitas de la trabajadora social y el contacto con otros padres afectados de las asociaciones.

  • Acogida y primera información.

  • Apoyo emocional.

  • Información, orientación y asesoramiento.

  • Coordinación con otros servicios comunitarios.

  • Intervención social individualizada.

  • Coordinación con los Equipos de Oncología

La sociedad debe apoyar a todas las personas que sufren de esta enfermedad y no aislarlos. La sociedad es una pieza fundamental para que las personas afectadas por esta enfermedad puedan salir adelante y se sientan capaces de seguir con la vida que tenían antes de enterarse del mal que padecen. Tenemos que considerar que todos podemos estar propensos a tener esta enfermedad; algunos con mas probabilidades que otros pero no podemos descartar que si no somos nosotros podría ser uno de nuestros relativos.

Apoyo económico.

Se presta a aquellas familias con graves carencias socio-económicas, atendido son prioridad a las menores más vulnerables. Donde preferencia a los menores que por sus limitaciones sociales, económicas y físicas subsisten en la marginación y en la carencia de oportunidades que les impide desarrollarse y disfrutar su infancia. Esto implica promover acciones claramente dirigidas a combatir la desigualdad social en la niñez.

Lograr que la defensa de los derechos del niño sea una preocupación permanente y que se extienda a la sociedad entera; buscando alternativas para el niño en todos los campos, incluidos el legislativo y el académico.

La interpretación de los pronósticos y las estadísticas del cáncer.

Es muy normal que las personas con cáncer se preocupen por lo que les espera en el futuro. El entender la naturaleza del cáncer y lo que ha de esperarse, puede ayudar a los pacientes y a sus seres queridos a planear un tratamiento, anticipar los cambios en le estila de vida y tomar decisiones financieras y de calidad de vida. Los pacientes de cáncer frecuentemente preguntan a su medico o investigan por si solos las estadísticas para responder a la pregunta: “¿cuál es mi pronostico?”.

Él pronostica es una predicción del curso futuro y del resultado de una enfermedad y una indicación dela probabilidad de recuperación de esa enfermedad.

Sin embargo, es solo una predicción. Cuando los médicos discuten el pronóstico de un paciente, ellos están tratando de proyectar que es más probable que le ocurra a ese paciente en particular.

Él medico puede hablar de un pronostico favorable, si se espera que el cáncer responda bien al tratamiento, o d un pronostico desfavorable, si es probable que el cáncer sea difícil de controlar.

Él pronostico de un paciente con cáncer puede ser afectado por muchos factores, particularmente el tipo de cáncer que tiene el paciente, la etapa, el cancel (la magnitud de metástasis del cáncer o de propagación), o su grado (cuan agresivo es el cáncer o cuanto se parece el cáncer al tejido normal. Otros factores que también pueden afectar el pronóstico de una persona son la edad y la salud en general de paciente o la efectividad del tratamiento.

Las estadísticas también son utilizadas por los médicos para ayudar a evaluar los pronósticos. Las estadísticas de supervivencia indican cuantas personas con un cierto tipo y etapa de cáncer sobreviven a la enfermedad. Las tazas de los cinco años de supervivencia son la medida utilizada más común. Estas miden el efecto del cáncer en un período de tiempo de cinco años. Las tazas de supervivencia incluyen a personas que han sobrevivido cinco años después del diagnostico, ya sea en remisión, libre de la enfermedad o en tratamiento. Es muy importante entender que no se pueden utilizar solamente las estadísticas para predecir que pasara con determinado paciente porque no hay dos pacientes exactamente iguales.

Los pacientes y sus seres queridos se enfrentan con muchas incertidumbres cuando lidiar con el cáncer. Para algunos es más fácil hacerlo si conocen las estadísticas; para otros, la información estadística es confusa, inquietante y demasiado impersonal para que sea útil. Él medico que este mas familiarizado con la situación del paciente esta en la mejor posición para discutir el pronóstico del paciente y para ayudarla a interpretar lo que significan las estadísticas para ellos.

Si los pacientes consideran que quieren conocer la información del pronostico deben hablar con sí médico. De la misma manera es importante que los pacientes entiendan que ni siquiera él medico les pueda decir exactamente que se puede esperar; en verdad el pronóstico de un paciente puede cambiar con el tiempo si el cáncer progresa, o si el tratamiento es exitoso.

La búsqueda de la información acerca del pronostico y la comprensión de las estadísticas pueda ayudar a algunos pacientes a reducir sus temores a medida que entiendan mejor lo que significa para ellos sus pronósticos. Cuanta información aceptar y como lidiar con ella es una decisión personal y una opción del paciente.

Si para un adulto es difícil de comprender esta situación, para un niño lo es más.

El cáncer es una enfermedad complicada para entender. Hay muchos tipos de cáncer y no hay una forma fácil de describirlos, especialmente en términos sencillos. Pero si su niño tiene cáncer, o si usted o alguien en su familia lo tiene, discutirlo con sus niños puede ser la cosa más importante que usted haga. Por que cuando alguien en su familia tiene cáncer, esto afecta a toda la familia incluyendo a sus niños. Cuando un niño tiene cáncer, no debemos tomar la actitud de ocultárselo ya que podría ser peor, es mejor siempre hablarle con la verdad y decírselo con palabras que pueda entender.

Al explicarle a un niño sobre el momento que esta viviendo debemos dejar claro ciertas cosas que es necesario que sepa: que la enfermedad no es contagiosa ni infecciosa y no por estar con otros niños quiere decir que se los va a contagiar. El hecho de que el niño sufra de cáncer, no quiere decir que muera de esta enfermedad y algo que es muy importante, ya que muchas veces los niños piensan que por algo que hayan hecho o hayan dejado de hacer los padres, influyo para que se contagiara de Cáncer.

Para dejar màs claro estas cuestiones es importante mencionar:

"Proteger" a los niños puede algunas veces empeorar las cosas. Cuando el cáncer golpea a la familia, los niños sienten que algo está mal, aún si ellos no saben que es. Hablar de esto con ellos, usando palabras que puedan entender, es siempre mejor que tratar de ocultárselo. Si usted les esconde las cosas, los niños pueden imaginarse que las cosas son aún peores que la situación real.

Por ejemplo, no es raro, para niños pequeños, pensar que sus acciones en alguna forma hicieron que un padre o un hermano consiguieran el cáncer, quizá por algo "malo" que ellos hicieron. Es importante no solo comunicarse con sus niños, pero escucharlos para asegurarse que entiendan lo que está ocurriendo. No importa cual sea su edad, hay formas de comunicarse con los niños cerca del cáncer, el tratamiento y, si es necesario, la vida y la muerte.

Como decirle a su niño que usted o alguien en su familia tiene cáncer.

Cuando la vida de un niño es tocada por el cáncer, puede causar una gran cantidad de trauma emocional- principalmente por que cualquier tipo de enfermedad seria infunde miedo a un niño. Afortunadamente, como un padre, usted puede ayudar a su niño a sobreponerse a sus miedos, a menudo simplemente explicándole la situación en una forma calmada y tranquila.

Para ayudarle a hablar con su niño acerca de que alguien en su familia tiene cáncer, se ofrecen los siguientes consejos de comunicación:

  • Dígales acerca de la enfermedad. Aunque el cáncer es complicado, hay formas de discutirlo que son apropiadas para un niño de cualquier edad. Para los niños muy pequeños, "Mamita está muy enferma y tuvo que irse para el hospital para ponerse bien de nuevo" es generalmente suficiente, para niños más grandes una explicación más detallada es mejor. Mientras más ellos sepan menos desamparados y asustados se sentirán.

  • Practique su explicación con anterioridad. Será de gran ayuda para sus niños si usted puede estar tan calmado y objetivo como sea posible cuando discuta el cáncer, especialmente si usted es quien está enfermo. Usted debe practicar la conversación con su esposa o un amigo, para que pueda concentrarse en los miedos de su hijo y deje, por un rato, los suyos a un lado.

  • Elimine cualquier culpa. Entre más pequeños son los niños, más piensan que el mundo se centra alrededor de ellos y es más probable que se sientan responsables por la enfermedad de un padre o un hermano. Tranquilícelos diciéndoles que nada que ellos hicieron, o alguien más hizo, causaron el cáncer.

  • Explíqueles que el cáncer no es contagioso. La mayoría de los niños experimentan primero la enfermedad cuando pescan un resfriado, el sarampión o alguna otra enfermedad infantil que puede haber sido totalmente contagiosa. Es importante que usted les explique que el cáncer no es contagioso. Ellos probablemente ya estarán temerosos de que alguien más en la familia lo pescará. Tranquilícelos de que esto no es verdad.

  • Trate de balancear el optimismo y el pesimismo. Decirle a sus niños de que alguien se "mejorará del todo" solamente los confundirá más y los disgustará si esto no es verdad. Por otra parte, ser muy pesimista puede asustarlos sin necesidad. Usualmente es mejor tratar de presentar una evaluación realista y menos optimista de la situación.

  • Si usted tiene cáncer trate de mantenerse en contacto. Si usted está en el hospital por un largo periodo de tiempo, sus hijos pueden pensar que usted no desea estar en el hogar con ellos. Estar en contacto ayudará a tranquilizarlos de que su enfermedad no tiene nada que ver con cuanto usted los ama.

  • Tome los sentimientos de sus hijos seriamente. Es común para los niños tener muchas reacciones diferentes cuando saben que un padre o un hermano tiene cáncer. Estas pueden incluir rabia, tristeza, culpa, confusión y aún frustración. Todas estas respuestas son normales. Déjeles saber que está bien que ellos tengan muchos sentimientos diferentes - usted puede tener muchos de ellos también.

  • Responda las preguntas honestamente. Discutir el cáncer con un niño puede ser difícil, especialmente cuando hay tantas preguntas que los adultos y aún los doctores no pueden contestar. Es mejor para usted ser tan honesto como pueda con su hijo y no asustarse por decir "Yo no sé" si usted no sabe. Para los niños, la cantidad de información que usted les da, es usualmente menos importante que hacerlos sentir confortables con lo que usted dice.

  • Ayude a los niños a entender el tratamiento. Los mayores miedos de los niños a menudo resultan de lo que ellos no conocen. Su imaginación a menudo crea un cuadro que es peor de lo que realmente está sucediendo. Explique el proceso del tratamiento, en una forma que sea apropiada para su edad - no olvide, es fácil para un niño imaginarse que algo como la quimioterapia o la terapia de radiación es "mala" porque pueden causar pérdida de cabello, nauseas, y otros efectos secundarios desagradables.

  • Prepare a sus hijos para los efectos del tratamiento. El cáncer y el tratamiento del cáncer a menudo pueden afectar dramáticamente la apariencia de alguien. Cambios físicos como la pérdida del cabello o peso pueden algunas veces asustarlos, o hacer hacerlos pensar que una persona ha "cambiado" o es "diferente". Es mejor explicarles con anterioridad para que estén preparados. Por ejemplo, "Cuando mamita estuvo enferma en el hospital, perdió peso y se cayó su cabello - pero no te preocupes, le crecerá de nuevo. Y ella aún es la misma mamita por dentro".

  • Deje que los niños ayuden, pero no los abrume con la responsabilidad. Es importante dejar que los niños sepan que ellos pueden ayudar a sus padres a sentirse mejor; les ayudará a sentirse menos impotentes si usted les deja hacer algunos mandados, traer un vaso de jugo de naranja o hacer alguna otra tarea que sea apropiada para su edad. Pero tenga cuidado de no responsabilizarlos con demasiado. La presión de tener a alguien en la familia enfermo puede ser grande. Ellos necesitarán mucho tiempo para solamente jugar, relajarse y ser niños.

  • Esté preparado para discutir la muerte. Este es un tema complicado, pero si usted o el miembro de su familia está muy enfermo con cáncer, usted debe estar preparado para discutir la muerte con sus hijos. Es imposible, en este corto espacio, sugerir formas de discutir esto con su hijo. Usted puede desear consultar primero con un consejero entrenado o un sacerdote. Una de las cosas más importantes para recordar es tener en cuenta la edad de su hijo - los preescolares, por ejemplo, no entienden que la muerte es final, niños en edad escolar tienden a saber que las cosas muertas no comen ni respiran ni duermen; a la edad de diez, los niños comienzan a entender que la muerte es el final de la vida.

  • Independiente de la edad de su hijo, cuando discuta la muerte, recuerde tres cosas: 1) Trate de usar términos muy claros y específicos. Ser vago solamente confundirá a su hijo. 2) No use términos como "durmiendo para siempre" o "puesto a dormir" por que los niños pensarán que dormir es como morirse, o se asustarán que si se duermen se pueden morir. 3) Finalmente, sea paciente. Le tomará mucho tiempo a un niño entender completamente, y aceptar, cualquier tipo de pérdida. Ellos seguramente no entenderán la primera vez que usted trate de decírselo.

    Recuerde, cuando el cáncer golpea a una familia, los niños saben que algo está mal. Tratar de protegerlos solamente hará que ellos se imaginen lo peor, e impedirá que usted les ayude a entender y eventualmente a aceptar lo que está sucediendo. Si usted necesita ayuda para hablar con sus hijos, no tema solicitarla. Ser un padre no siempre lo prepara para toda situación, y estar inseguro de que decir no es razón para avergonzarse.

    El propósito de este capítulo es revisar en forma muy general algunos aspectos importantes de la oncología para el pediatra. Se mencionan las enfermedades más frecuentes que afectan a la población infantil en México y se incluye la experiencia del Departamento de Oncología del Instituto Nacional de Pediatría, Secretaría de Salud. Cada sección considera las áreas técnicas de importancia como son los factores predisponentes, algunos conceptos causales que se asocian con la enfermedad, el cuadro histopatológico, las manifestaciones clínicas, los hallazgos de laboratorio y gabinete, factores pronósticos y conceptos generales de tratamiento en cada neoplasia.

    También podemos conocer la manera en que debemos tratar el cáncer cuando este se hace presente en nuestra vida o la de algún familiar. Los aspectos psicológicos, sociales y económicos son fundamentales para conocer la situación del individuo.

    Cuando se trata del cáncer infantil es muy difícil explicar al niño él pronostico que tiene su futuro y las estadísticas de su pronostico, sin embargo es importante estar concientes que e esto del pronostico nada es seguido ya que los médicos se basan en las estadísticas para predecir mas o menos lo que puede pasar con el desarrollo de su enfermedad.

    Cuando el cáncer golpea a una familia, los niños saben que algo está mal. Tratar de protegerlos solamente hará que ellos se imaginen lo peor, e impedirá que usted les ayude a entender y eventualmente a aceptar lo que está sucediendo. Si usted necesita ayuda para hablar con sus hijos, no tema solicitarla. Ser un padre no siempre lo prepara para toda situación, y estar inseguro de que decir no es razón para avergonzarse.

    En general, la mayoría de la gente desconoce muchos de los factores fundamentales sobre el cáncer: sus causas, los factores de riesgo, cómo se desarrolla, las medidas que se deben tomar para disminuir la posibilidad de adquirirlo, etc.

    Es importante saber ciertas cosas sobre el cáncer en los niños como sus diferentes tipos, los principales tratamientos y las probables causas que originan esta terrible enfermedad.

    EL CANCER COMO CÉLULA

    Hasta ahora hemos dejado claro lo que científicamente es el cáncer y sus reacciones psicológicas, sociales y económicas que repercute esta enfermedad, que no solo afecta a la persona enferma sino también a todo aquél que este a su alrededor.

    Hemos descrito al cáncer externamente y todos los daños que ocasiona, pero no hemos mencionado a nivel celular todo lo que ocurre y por las etapas que pasa la célula infectada, y para conocer más acerca del cáncer es necesario saber lo que a continuación se menciona.

    El proceso de Carcinogénesis.

    La carcinogénesis o aparición de un cáncer es el resultado de dos procesos sucesivos: el aumento descontrolado de la proliferación de un grupo de células que da lugar a un tumor o neoplasia, y la posterior adquisición por estas células de capacidad invasiva, que les permite diseminarse desde su sitio natural en el organismo y colonizar y proliferar en otros tejidos u órganos (proceso conocido como metástasis.

    Si sólo tiene lugar un aumento del crecimiento de un grupo de células en el lugar donde normalmente se hallan, se habla de un tumor benigno, que generalmente es eliminable completamente por cirugía. Por el contrario, cuando las células de un tumor son capaces de invadir los tejidos circundantes o distantes, tras penetrar en el torrente circulatorio sanguíneo o linfático, y formar metástasis se habla de un tumor maligno o cáncer.

    Las metástasis son las responsables de la gran mayoría de fallos en los tratamientos y, por tanto, de las muertes por cáncer.

    Los cánceres derivan en una sola célula.

    Nuestro organismo está formado por distintos tipos de células. Las células se dividen para formar nuevas células cuando el organismo lo necesita de una manera contralada y ordenada, por ejemplo durante la cicatrización de heridas.

    Las células proliferan aumentando su masa o tamaño y duplicando y segregando sus cromosomas, para posteriormente dividirse en dos células hijas que son genéticamente iguales. La proliferación celular tiene lugar de un modo controlado de acuerdo a las necesidades generales del organismo: mientras que las neuronas no se dividen y las endoteliales que recubren las paredes de los vasos sanguíneos se renuevan cada tres años, las células del hígado se dividen una vez al mes, y las del epitelio intestinal generan de modo continuo nuevas células para asegurar el mantenimiento del individuo.

    Cuando un tumor es detectable ha adquirido ya un tamaño considerable (alrededor de 0,5 cm de diámetro para su detección por rayos X, y de 1 cm por palpación) y está constituido por un elevado número de células (como mínimo de 100 a 1.000 millones. Todas las células de un tumor, benigno o maligno, derivan de una sola célula: es decir, los tumores son monoclonales. El proceso de formación de un tumor a partir de una célula implica la acumulación sucesiva de alteraciones en las células durante un período de años. Hoy se piensa que desde el inicio del proceso hasta que un cáncer puede ser diagnosticado transcurren una o más décadas. Este es el proceso de progresión tumoral, que se compone de cambios genéticos (mutaciones) y selección progresiva de células cada vez más anormales en su crecimiento y comportamiento, adquiriendo la capacidad de invadir el tejido circundante y, posteriormente, de originar metástasis.

     

    Tipos de cáncer. Tipos de células que dan origen a un cáncer.

    Existen unos 200 tipos de células distintos en nuestro organismo, y si bien en principio cualquiera de ellas puede potencialmente originar un tumor, en realidad el 90% de los tumores son generados por células epiteliales (carcinomas). Los otros tipos mayoritarios de cánceres son derivados de células del tejido conectivo o muscular (sarcomas), de la sangre (leucemias, linfomas, mielomas), o de células del sistema nervioso (neuroblastomas, gliomas. ¿Son estas células intrínsecamente más susceptibles de perder el control de su proliferación? La respuesta parece ser negativa. Hoy se piensa que la causa de este hecho es doble: en primer lugar, las células epiteliales son las que mantienen durante más tiempo de la vida del individuo la capacidad de dividirse, y, por tanto, funcional la maquinaria de proliferación. Por otro lado, debido a su localización recubriendo las superficies externas e internas del organismo las células epiteliales están más expuestas a la acción de agentes tóxicos de todo tipo que alteren su comportamiento.

    Los cánceres se clasifican en categorías según el órgano o tejido en el que se originan, con subdivisiones de acuerdo con el tipo específico de célula, su localización en el organismo y la estructura del tumor. Así se consideran un centenar de cánceres, cuya clasificación no tendría sentido si no fuera por el hecho de que cada tipo es una entidad distinta. Existen también distintos nombres para distinguir dentro de cada tipo de tumor aquellos que son benignos de los que son malignos y ocasionarán un cáncer. Un adenoma es un tumor benigno epitelial, mientras que un adenocarcinoma es su correspondiente tumor maligno. El prefijo "adeno" se refiere a un epitelio secretor, mientras que "escamoso" se reserva para los de recubrimiento.

    Etapas del desarrollo de un cáncer.

    La primera fase de un tumor es la alteración de la capacidad de proliferación de una célula como resultado de una mutación en uno de los genes que la controlan. Es la iniciación, y al agente que la causa se le llama iniciador. Esta célula "iniciada" crece con una velocidad ligeramente superior a las normales, y puede pasar inadvertida durante un período muy largo.

    El aumento de la incidencia del cáncer provocado por la repetida exposición a un carcinógeno de cualquier tipo indica la necesidad de mutaciones sucesivas. Sin embargo, es también posible aumentar la incidencia de cánceres por tratamiento con sustancias que no producen mutaciones: los agentes promotores tumorales. Estos actúan modificando los productos de genes implicados en el control de la proliferación celular, de modo que su papel es colaborar con la mutación iniciadora, y sólo causan cáncer cuando actúan de modo repetido tras el carcinógeno iniciador. Es la segunda fase, promoción, durante la cual el agente promotor estimula el crecimiento de las escasas células iniciadas que con una sola mutación tenían ligeramente alterado su crecimiento. Este aumento de células con una mutación favorece la posibilidad de que alguna de ellas acumule una nueva mutación que la haga crecer aún más deprisa, ya que la división celular aumenta el riesgo de adquirir mutaciones. Los estrógenos, que aumentan la proliferación de las células epiteliales de la mama, actúan como un agente promotor. La relación entre la estimulación del crecimiento celular y la promoción del cáncer es evidente en los efectos del alcohol, que al causar la muerte de células del epitelio del esófago induce su rápido reemplazo y aumenta así el riesgo de cáncer esofágico. El humo del tabaco contiene numerosas sustancias que son iniciadores o promotores tumorales: benzopirenos, nicotina, naftilaminas, fenoles,...

    La reducida probabilidad de mutaciones espontáneas hace que la duración de esta fase en que el tumor no es aún visible sea muy larga, puesto que se necesitan millones de células con una mutación para que alguna desarrolle un segundo cambio genético. Ello se deduce claramente del retraso en 5 a 20 años que existe entre la exposición al tabaco y el desarrollo de cáncer de pulmón, o del de la aparición de leucemias por efecto de radiaciones en supervivientes a las explosiones nucleares de Hiroshima y Nagasaki.

    La tercera fase es la progresión tumoral o adquisición de nuevas (tercera, cuarta...) alteraciones genéticas que provocan un aumento de la malignidad, con adquisición de capacidad invasiva y metastásica.

    La clasificación por etapas es el proceso de describir la extensión de la enfermedad o la diseminación del cáncer a partir de su punto de origen. Esto es esencial para determinar el tipo de terapia y efectuar el pronóstico. Una etapa del cáncer se basa en la información sobre el tamaño del tumor primario y su ubicación en el cuerpo, así como en si se ha propagado a otras partes del cuerpo. En la actualidad se utilizan varios sistemas diferentes de clasificación por etapas de los tumores. El sistema TNM de clasificación por etapas valora los tumores de tres modos: según la extensión del tumor primario (T), la ausencia o presencia de ganglios linfáticos regionales (N), y la ausencia o presencia de metástasis (propagación) distantes (M. Una vez que se determinan T, N y M, se asigna una "etapa" de I, II III o IV. La clasificación sumaria por etapas (in situ, local, regional y distante) ha sido de utilidad para el análisis descriptivo y estadístico de la información del registro de tumores. Si las células cancerosas están presentes sólo en la capa de células en la que se desarrollaron y no se han propagado a otras partes de dicho órgano o a otras zonas del cuerpo, entonces la etapa está in situ. Si las células cancerosas se han propagado fuera de la capa original del tejido, entonces el cáncer se considera invasivo.

    Razones por las que mata el càncer.

    La causa del fallo de los tratamientos y de la muerte de los pacientes con cáncer es casi siempre la metástasis. La capacidad de formar metástasis se basa en la adquisición de invasividad por las células del tumor primario. La invasividad es, por tanto, la característica esencial del cáncer. Sabemos que el cáncer es el resultado de la acumulación de mutaciones y conocemos muchas mutaciones que explican el aumento en la proliferación celular, pero aún muy poco sobre las mutaciones responsables de que las células se hagan invasivas. La progresiva acumulación de mutaciones, probablemente en una secuencia específica para cada tipo celular, origina primero una hiperplasia o crecimiento desordenado, y luego invasividad celular, vascularización o angiogénesis y, finalmente, metástasis.

    La invasividad incluye a su vez varios procesos: pérdida de la adhesión celular, degradación de la matriz extracelular (en el caso de los epitelios, la lámina basal) y movilidad. Todo ello permite a las células infiltrarse en el tejido que las rodea al mismo tiempo que conservan una elevada habilidad para multiplicarse. Este proceso de invasión ocasiona, por tanto, la diseminación local de las células tumorales. Hoy se cree que el proceso de aparición de células invasivas comienza en una fase relativamente temprana del crecimiento del tumor primario. Es decir, que la metástasis requiere tumorigenicidad e invasividad, procesos que se inician en este orden pero que se solapan parcialmente, de modo que mutaciones que proporcionan a las células tumorales la capacidad de invadir y formar posteriormente metástasis se comienzan a acumular ya durante la fase de crecimiento del tumor primario. Desgraciadamente, es muy probable que cuando se detecta inicialmente un tumor existan ya en él células que son potencialmente invasivas y/o angiogénicas. Debido precisamente a la posibilidad de que alguna haya escapado ya de la masa tumoral bien a la sangre, a la linfa o al tejido circundante, aparecen las metástasis transcurrido un tiempo (a veces, varios años) después de la eliminación del tumor primario.

    El crecimiento de un tumor, tanto primario como secundario, mayor de 5-10 mm de diámetro requiere su vascularización. Sin la cercanía de vasos sanguíneos, las células tumorales no sólo no pueden diseminarse, sino que mueren por deficiencia de nutrientes y oxígeno, y falta de eliminación de anhídrido carbónico, ácido láctico y otras sustancias de desecho debido a que los intercambios por simple difusión no alcanzan a las células internas del tumor. La angiogénesis, o formación de nuevos vasos sanguíneos a partir de otros pre-existentes, es fundamental tanto al comienzo como al final del proceso de carcinogénesis. Al principio, para el aumento del tamaño del tumor primario y para el acceso al torrente circulatorio de las células tumorales, lo que permitirá su diseminación. Y al final, cuando alguna célula ha sobrevivido a la extravasación y coloniza tejidos distantes, para poder reiniciar el crecimiento de nuevos tumores secundarios.

    Una vez en la cercanía de los vasos, las células tumorales deben atravesar sus paredes para acceder a la circulación sanguínea o linfática, que, en todo caso, están conectadas. Durante este proceso, las células deben soportar deformaciones que dependerán de la rigidez de las paredes y la disparidad entre su propio diámetro y el del vaso. Ya en el torrente sanguíneo (generalmente los sarcomas) o linfático (los carcinomas), las células tumorales deben sobrevivir al probable ataque del sistema inmune, adherirse a la pared de los vasos en una región distante y extravasarse. El establecimiento de metástasis por las células tumorales que han conseguido alcanzar la circulación sanguínea o linfática es un proceso afortunadamente muy poco eficiente. Se ha estimado que menos de un 0,05% de ellas lo consiguen. El riesgo de metastásis depende, naturalmente, del número de células del tumor primario que alcanzan el torrente circulatorio. Se ha calculado que un tumor primario de 1 cm de diámetro puede dar lugar al paso de millones de células a la sangre cada día. Para extravasarse, en primer lugar, las células deben quedar paradas en los microcapilares. En esta fase, las fuerzas mecánicas pueden ser más importantes que la formación de auténticas uniones adhesivas. Cabe esperar que grupos de células tumorales sean atrapadas con mayor facilidad en los microcapilares que las células individuales. Tras evadir la respuesta inmunológica y extravasarse, las células tumorales inician una segunda etapa de proliferación descontrolada y angiogénesis para dar lugar a un tumor secundario o metástasis.

     

    El cáncer se origina por mutaciones en los genes.

    Muchas veces no sabemos en que consiste el origen del cáncer, pero hoy sabemos que al haber mutaciones entre los genes de las células ocasionan cambios severos en ellas.

    La transmisión de las alteraciones de unas células cancerosas a sus células progenie no implica que el desarrollo de un cáncer en un individuo sea heredable por su descendencia. De hecho, esto ocurre sólo en un muy pequeño porcentaje de casos, que depende del tipo de cáncer. Es decir, que el cáncer no puede considerarse como una enfermedad hereditaria.

    El cáncer es una enfermedad genética, pero generalmente no hereditaria.

    El hecho de que todas las células de un tumor provengan de una sóla célula que se hace anormal implica que esta anormalidad inicial se transmite de una célula a sus descendientes. Existen dos posibilidades de herencia de dichas aberraciones: por un cambio genético en la secuencia del ácido desoxiribonucléico (ADN o DNA) de los genes o por un cambio epigenético, es decir, por una alteración en el modo de expresarse los genes.

    Aunque en principio es posible la aparición de tumores por cambios epigenéticos, la evidencia de que una célula cancerosa siempre da lugar a nuevas células cancerosas y nunca a células normales indica que la mayoría de los cánceres son consecuencia de cambios en el DNA de las células (mutaciones). En definitiva, el cáncer es una enfermedad de los genes, que sufren alteraciones en una célula inicial, y que son heredables por sus células progenie, provocando que ese grupo de células escape al control normal de crecimiento, dañe a otras células sanas y acabe por impedir el funcionamiento del organismo.

    Sólo cuando las mutaciones o cambios en los genes aparecen en las células de la línea germinal (espermatozoides, óvulos), éstas se transmiten a la descendencia. Ello ocurre, por ejemplo, en un 5-10% de los cánceres de mama, en los que como consecuencia de la transmisión de versiones alteradas de genes concretos (BRCA1, BRCA2), múltiples mujeres de una familia padecen esta enfermedad durante generaciones. Existen otros defectos genéticos hereditarios en los que se transmite una predisposición a desarrollar bien un tipo específico o bien múltiples tipos de cánceres. Un ejemplo de la primera situación es el Xeroderma pigmentosum, en el que los individuos que padecen este síndrome tienen un riesgo muy elevado de cánceres de piel como consecuencia de la mutación de genes encargados de reparar los daños causados por la luz ultravioleta en el DNA celular. Por el contrario, individuos con la enfermedad de Li-Fraumeni sufren con muy alta frecuencia cánceres de distintos tipos (sarcomas, mama, cerebrales, leucemias y otros) debido a la mutación de un gen (p53) que controla la proliferación celular actuando como un freno al crecimiento incontrolado. Hoy se conocen unos 20 genes ligados a cánceres familiares.

     

    El cáncer se origina por mutaciones en oncogenes, genes supresores de tumores y genes de reparación del DNA.

    El cáncer es la consecuencia de mutaciones que producen la expresión anormal de un número reducido de nuestros genes: los oncogenes, los genes supresores de tumores y los genes de reparación del DNA.

    Los genes son partes de la molécula del ácido desoxirribonucleico (ADN o DNA) de los cromosomas que codifican la secuencia de aminoácidos de un polipéptido o proteína. Las aproximadamente 1013-1014 células (diez a cien billones) del cuerpo humano contienen el mismo número de cromosomas (46) y, por tanto, de genes (unos 70-100.000).

    La nomenclatura utilizada en la literatura científica es a veces confusa. Como es lógico, nuestras células no tienen normalmente genes inductores de cáncer. Los oncogenes son, en realidad, formas mutadas de genes normales (los proto-oncogenes). Es al mutar éstos, y originar proteínas con función alterada que estimulan el crecimiento o la invasividad celular, cuando se convierten en oncogenes. No pocas veces, incluso la mera expresión excesivamente elevada de la proteína normal codificada por un proto-oncogén es suficiente para inducir transformación celular. Se dice que los oncogenes son las formas "activadas" de los proto-oncogenes, consecuencia de mutaciones que causan una "ganancia de función", es decir, un efecto biológico distinto del que tienen los proto-oncogenes. Así, el término proto-oncogenes debiera reservarse a los genes normales, y el de oncogenes a las formas mutadas de los mismos.

    Un segundo grupo lo constituyen los llamados genes supresores de tumores, cuya función normal es controlar el ciclo de división celular, evitando el crecimiento excesivo, o el mantenimiento de las características que especifican la localización de las células en un lugar determinado. Estos genes inducen la aparición de cánceres cuando al mutar dejan de expresarse (por deleción) o producen una proteína no funcional.

    En una visión quizá simplista pero no muy alejada de la realidad, los proto-oncogenes son aquellos que dan lugar a los componentes del ciclo de división que favorecen ("empujan") su funcionamiento y, por tanto, la multiplicación celular; mientras que los genes supresores originan proteínas que tienden a mantener bloqueado ("frenan") dicho ciclo. La velocidad de crecimiento de una célula en cada momento es el resultado de la acción simultánea de los productos de ambos tipos de genes. Es claro que tanto una producción excesiva o anormal de las proteínas codificadas por los oncogenes como una limitada, anormal o nula expresión de los productos de los genes supresores pueden originar un crecimiento celular descontrolado.

    Teniendo en cuenta que las alteraciones en el DNA son la causa del cáncer, es fácil de entender que los genes que codifican proteínas responsables de reparar dichas alteraciones, los llamados genes de reparación del DNA, tienen un papel fundamental en el cáncer. Su mal funcionamiento o mutación conduce a que las mutaciones que se producen en todos los genes, incluidos naturalmente los oncogenes y genes supresores, no sean adecuadamente corregidas y se acumulen rápidamente.

    La existencia de genes implicados en la aparición de cáncer puede deducirse a partir de varios hechos: a) la existencia de virus que producen tumores, que fue precisamente el origen del descubrimiento del primer oncogén; b) la existencia de cánceres hereditarios; c) la presencia de alteraciones cromosómicas en las células cancerosas; y d) la relación entre el potencial mutagénico y la carcinogenicidad de diversos agentes.

     

    Existen genes de susceptibilidad al cáncer.

    Existen genes cuya mutación no es responsable de la aparición de cánceres, pero sí de la susceptibilidad a desarrollarlos. Estos se llaman genes de susceptibilidad. Han sido hasta ahora poco estudiados, pero cuya importancia parece cada vez mayor para explicar diferencias en la incidencia de cánceres en la población. Así, hechos como el desarrollo de cáncer de pulmón en no fumadores o la resistencia a padecerlo por algunos grandes fumadores pueden explicarse por la expresión de distintas formas de moléculas como los citocromos P450 implicadas en la conversión de los productos pro-carcinogénicos presentes en el tabaco en carcinógenos activos, o en la velocidad y eficacia de eliminación de carcinógenos en el hígado. Los genes de susceptibilidad dan lugar a proteínas que modifican la capacidad de los carcinógenos para producir mutaciones en los genes de nuestras células o que modulan la sensibilidad o reparación de dicho daño genético (antioxidantes,...).

     

    La investigación del cáncer.

    Durante los últimos 25 años el conocimiento de las alteraciones genéticas que tienen lugar en las células cancerosas ha posibilitado una mejor compresión de los procesos que son responsables de la transformación de las células normales en cancerosas.

    Cuanto mayor sea nuestro conocimiento de los mecanismos por los que una célula normal controla su proliferación y cómo se pierde este control en las células tumorales, y de aquellos que regulan la invasidad de las células cancerosas o de los que son responsables de que éstas escapen a la destrución por el sistema inmune del organismo es evidente que estaremos más cerca de encontrar drogas y tratamientos que permitan inhibir la aparición y/o el crecimiento de los cánceres.

    Es previsible que en el próximo futuro los nuevos conocimientos y tecnologías y el desciframiento del genoma humano permitirán conocer las alteraciones genéticas presentes en cada tipo de cáncer e, idealmente, en cada paciente con cáncer. Esto permitirá una menor definición de la naturaleza de cada cáncer particular y conducirá a una detección más precoz, a un diagnóstico mejor, y a tratamientos más eficaces.

    La multiplicidad y complejidad de las alteraciones presentes en las células cancerosas revelan que aún falta mucho por conocer. Ello permite también pensar que es muy improbable que una sola droga pueda eficazmente inhibir el desarrollo de todos o de una gran parte de los cánceres. Más bien, es previsible que en el futuro se utilizarán combinaciones de distintos tratamientos, si no individualizados para cada paciente, sí dirigidos o adecuados para los distintos tipos de cánceres.

    Los agentes cancerígenos causan mutaciones.

    Durante los dos últimos siglos las causas del cáncer se buscaron en agentes externos. En las dos últimas décadas los avances en biología molecular han demostrado que el enemigo está dentro: son nuestros propios genes los que al mutar originan cáncer. En realidad, el cáncer se debe a la acción de agentes externos que alteran nuestros genes. En otras palabras, los carcinógenos son sencillamente agentes que causan mutaciones en oncogenes, genes supresores de tumores, y, posiblemente, genes de reparación del DNA.

    Los agentes externos que causan la aparición de cáncer son agrupables en tres categorías: compuestos químicos, agentes físicos y algunos microorganismos que causan infecciones.

     

    Causas internas: la edad es el principal factor de riesgo.

    Existe una fuente intrínseca de mutaciones en el DNA celular: los errores de la propia células, es decir, las alteraciones que la propia maquinaria química de la célula comete, especialmente durante el proceso de replicación del DNA y la división celular.

    El cáncer afecta pricipalmente a personas de edad avanzada. Como la vida media de la población aumenta, cabe esperar que el número de casos de cáncer aumente. La incidencia de un tipo de cáncer determinado varía según la edad, el sexo, la etnia, la geografía o, incluso, en ocasiones el estrato social. Salvo alguna excepción como el cáncer de testículo o los neuroblastomas, la edad es el principal factor de riesgo para desarrollar un cáncer. Ello se debe a que con la edad aumenta la probabilidad de que aparezcan mutaciones en los genes de las células como consecuencia de defectos intrínsecos del proceso de proliferación celular o por la exposición a agentes químicos, radiaciones y algunas infecciones (hepatitis B, ciertos virus causantes de papilomas genitales). Junto a éstos, factores como la dieta o los hábitos de vida contribuyen también a la aparición de ciertos tipos de cánceres, y hacen que en un número creciente de cánceres puedan definirse las causas iniciales. En definitiva, en el cáncer influyen los genes y el ambiente.

    Una sola mutación no causa cáncer.

    El hecho de que la edad es el principal factor de riesgo señala claramente que para desarrollar un cáncer deben ser necesarias varias mutaciones. Si la aparición de un tipo de cáncer fuese debida a una sola mutación que ocurriera con una probabilidad constante, una persona de 70 años tendría una probabilidad siete veces mayor de desarrollar un cáncer que un niño de 10 años. La realidad es muy distinta: el riesgo de cáncer de colon en una persona de 70 años es 1000 veces superior al de un niño de 10 años. De hecho, estudios estadísticos realizados sobre los datos de incidencia de muchos cánceres sugieren que son necesarias de 4 a 6 mutaciones para su aparición. La escala logarítmica de aumento de incidencia y muerte por cáncer y el retraso existente entre la exposición a agentes cancerígenos (radiaciones, inicio del hábito de fumar) y la aparición de tumores indican la necesidad de la acumulación durante un considerable período de tiempo de un cierto número de mutaciones. Es muy probable que los casos en que la aparición tiene lugar con gran adelanto respecto a la edad esperable sean debidos a la exposición excesiva a carcinógenos o la herencia de una susceptibilidad por transmisión de un gen (oncogén o gen supresor) defectuoso.

     

    Las causas ambientales.

    El análisis comparativo entre poblaciones de distintos países ha permitido definir que causas ambientales deben ser responsables de notables variaciones en la incidencia de diversos tipos de cáncer. Por ejemplo, el riesgo de cáncer de mama es veinte veces superior en Estados Unidos y Canadá respecto a los países de América Central. La importancia de los factores ambientales en su sentido amplio (que incluyen la dieta, pero también estilo de vida, el aire, agua, geografía...) o el nivel socioeconómico es también fácilmente deducible del estudio de las poblaciones migratorias. Así, se ha observa que la población japonesa que se traslada a vivir a Estados Unidos adquiere después de dos generaciones porcentajes de incidencia de cánceres similares a la de la población americana, distintos de los que existen en Japón.

    El aspecto positivo de estas variaciones en la incidencia de cada tipo de cáncer es que indican que las causas externas, no genéticas, y por tanto en principio evitables, son responsables de un elevado porcentaje de cánceres.

     

    El tabaco es el principal factor de riesgo externo.

    El consumo de tabaco está ligado a un 90% de cánceres de pulmón, siendo el principal factor de riesgo externo. En grandes fumadores, de dos o más paquetes al día, el riesgo de cáncer de pulmón aumenta en un factor de 20. Ello se explica por el elevado número de sustancias tóxicas que contiene y que son suministradas a un órgano de gran capacidad de absorción y muy vascularizado como es el pulmón. En países industrializados el cáncer de pulmón es el mayoritario en hombres (históricamente los fumadores más habituales) mientras que el de mama lo es en mujeres. Sin embargo, el aumento del tabaquismo en mujeres está haciendo subir rápidamente la incidencia del cáncer de pulmón. El tabaco no sólo causa cáncer de pulmón, si no que también incrementa el riesgo de desarrollar cáncer de laringe, faringe, cavidad oral, esófago, vejiga, riñón y páncreas, y algunos estudios sugieren una asociación con el de cervix, estómago y leucemias. El riesgo está relacionado con la exposición total al tabaco, entendida como el número diario de cigarrillos fumados, la edad a la que se comienza a fumar y el número de años durante los que una persona ha fumado. Además, como es sabido, el riesgo de cáncer de pulmón se extiende a los fumadores pasivos, habiéndose calculado que la mitad de todos los cánceres de pulmón entre los no fumadores se deben al consumo pasivo. Al elevado número de sustancias cancerígenas presentes en el tabaco hay que añadir las derivadas de su combustión, incluido el papel empleado en su envoltura.

    El riesgo aumenta aún más cuando el tabaco se asocia con el consumo de alcohol: grandes fumadores que son bebedores tienen muchas más probabilidades de desarrollar varios tipos de cáncer.

    El riesgo de padecer cáncer se reduce al dejar de fumar: comienza a disminuir inmediatamente tras abandonar el tabaco y se reduce paulatinamente: el tiempo que un fumador que ha dejado de fumar tarda en igualar la esperanza de vida de un no fumador es de 10-15 años.

     

    La dieta.

    La dieta es otro posible factor ligado a ciertos tipos de cánceres. Algunas observaciones y estudios epidemiológicos han encontrado variaciones significativas en la incidencia de cánceres entre grupos de población de acuerdo a su consumo de carne y grasas, que serían factores de riesgo, o de frutas y verduras, que han sido propuestos como factores protectores o preventivos por sus contenidos en vitaminas y antioxidantes. Sin embargo, estudios controlados dirigidos a analizar estas hipótesis o, en general, a la quimioprevención del Cáncer, definida como el uso de agentes farmacológicos para inhibir o revertir la aparación de cánceres en etapas pre-invasivas no han confirmado estos datos. Así, se habla y escribe mucho sobre el efecto beneficioso de la fibra vegetal, vitamina A (retinoides), licopeno del tomate y otros carotenoides, vitamina C, vitamina E y análogos, calcio, hierro, o el ejercicio físico y el bajo peso corporal, pero los resultados obtenidos han sido globalmente inconsistentes. Hoy, por tanto, no se puede concluir que se haya demostrado un efecto protector de estos factores sobre la aparición de ningún cáncer en el hombre. En el caso concreto del cáncer de colon los antiinflamatorios no esteroideos como la aspirina han recibido últimamente mucha atención como posibles agentes preventivos. Algunos estudios han mostrado un efecto beneficioso, mientras que esto no ha sido demostrado en otros, por lo que no se puede aún concluir nada y habrá que esperar a los resultados en amplios estudios controlados en marcha. En esta fase de investigación se encuentran también otras sustancias como el ácido ursodeoxicólico, un derivado de los ácidos biliares, o el oltipraz, un compuesto sintético similar a otros encontrados en la coliflor o el brócoli. Quizá el único agente cuya efectividad en la prevención del cáncer de mama se ha demostrado convincentemente es el tamoxifén, un agente de acción antiestrogénica. Aún así, la posibilidad de efectos secundarios negativos limita su uso preventivo sólo a una población de mujeres de alto riesgo.

     

    El alcohol.

    El consumo elevado de alcohol parece tener una clara relación con el cáncer de boca, laringe, faringe y esófago, quizá como causa directa, o el de hígado, probablemente por una vía más indirecta a través de la progresiva destrucción del tejido hepático. Sin embargo, como resulta evidente en su asociación con el tabaco, el carácter negativo del alcohol se hace más claro cuando se acumula al de otros factores.

     

    Las infecciones.

    Algunas infecciones son un factor de riesgo para desarrollar ciertos cánceres. El virus de Epstein-Barr predispone al linfoma de Burkitt y a carcinomas nasofaríngeos. Otros miembros de la familia de los herpes como el herpes simple tipo 2 (HSV-2) ha sido también implicado en la aparición de cáncer de cuello uterino. Hoy es aceptada también una relación entre la infección por el virus de la hepatitis B y el cáncer de hígado, aunque la implicación más clara es posiblemente la de ciertos virus del papiloma y el carcinoma de cuello uterino. Recientemente, se ha propuesto que la infección por la bacteria Helicobacter pylori, causante de úlceras gástricas, puede estar en el origen de un porcentaje de casos de cánceres de estómago. Por último, los primeros retrovirus humanos descubiertos, los HTLV-I y II o virus de la leucemia de las células T, están asociados a ciertos linfomas poco comunes de adultos, y el virus de la inmunodeficiencia humana (HIV) causante del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) está relacionado con la aparición de algunos tumores como el sarcoma de Kaposi. Esto es quizá debido a la debilitación del sistema inmune que produce, que puede favorecer infecciones por otros virus que serían los agentes directos, como el herpesvirus tipo 8. Todos estos virus asociados a tumores humanos son del tipo ADN. El virus HTLV, sin embargo, es del tipo ARN, o retrovirus, como la mayor parte de los virus asociados a tumores en animales. Produce una leucemia humana. En presencia de una enzima denominada transcriptasa inversa, induce a la célula infectada a producir copias en ADN de los genes del virus, que de esta manera se incorporan al genoma celular. Estos virus del tipo ARN contienen un gen denominado oncogén viral capaz de transformar las células normales en células malignas. Distintas investigaciones han demostrado que los oncogenes virales tienen una contrapartida en las células humanas normales: es el protooncogén, u oncogén celular. Los productos de los oncogenes (las proteínas que producen) son factores de crecimiento (o proteínas necesarias para la acción de tales factores de crecimiento), que estimulan el crecimiento de las células tumorales.

     

    Las radiaciones.

    Aunque aún es poco lo que se conoce sobre el efecto de los distintos tipos de radiaciones, parece claro el efecto nocivo de los rayos X y g (gamma), y por tanto, la conveniencia de protegerse de exposiciones innecesarias. A pesar de numerosos estudios, no se ha podido demostrar que la exposición a radiaciones electromagnéticas débiles producidas por electrodomésticos, o la cercanía a líneas de alta tensión o a centrales nucleares determine un aumento de la aparición de cánceres.

    Otra posible fuente de radiación la constituye el radon, un mineral existente en ciertos suelos que puede pasar a formar parte de los materiales de construcción de los edificios, y que parece aumentar el riesgo de cáncer de pulmón, y quizá otros.

    Además, es bien conocido que la radiación ultravioleta de la luz solar es el principal factor de riesgo de los cánceres de la piel.

    La detección precoz es crucial.

    La detección precoz es muy importante en el tratamiento del cáncer. Existen cánceres, como por ejemplo el de páncreas, que no dan síntomas hasta que están en fase avanzada, a veces cuando ya han producido metástasis, lo que los hace fatales. Para estos, sólo cabe confiar en la detección por exámenes médicos periódicos. Sin embargo, ciertos cánceres producen síntomas o señales en fases relativamente tempranas. Estos síntomas no son exclusivos ni específicos, y, por tanto, no se asocian necesariamente con la existencia de un cáncer, sino que pueden ser causados por otras condiciones. Aún así, constituyen indicios muy importantes para someterse rápidamente a una revisión médica que determine mediante biopsia u otros métodos su relación o no con un proceso canceroso. Entre ellos:

    - el cambio en hábitos intestinales o urinarios,

    - la pérdida anormal de sangre o de cualquier otro líquido,

    - la aparición de abultamientos en un seno u otra localización,

    - la presencia de llagas que no cicatrizan,

    - ronquera o tos inhabitualmente persistente,

    - un cambio obvio en una verruga o lunar,

    - dificultades para tragar o indigestiones.

     

    Cánceres hereditarios.

    Aunque muy minoritarios respecto a los cánceres esporádicos, existen casos de predisposición congénita al desarrollo de ciertos cánceres. Existen dos causas: a) alteraciones en los genes de reparación del DNA, o b) mutaciones en oncogenes y/o en genes supresores que aparecen en las células germinales, espermatozoides u óvulos, y son transmitidas de una generación a otra.

    El resultado de heredar una copia mutada de alguno de estos genes es la reducción del tiempo necesario para la aparición de un cáncer determinado. Y, por ello, un aumento de la probabilidad o riesgo de padecerlo. No se trata, por tanto, de que una persona que padece cáncer lo transmita a sus descendientes, si no de que la herencia de algunas mutaciones en ciertos genes puede predisponer a padecer tipos concretos de cánceres en individuos de una familia durante generaciones.

     

    Las células cancerosas tienen muchas mutaciones: el fenotipo mutador. Sistemas y genes de reparación del DNA

    El estudio de tumores humanos ha revelado que en realidad las células cancerosas tienen un elevado número de mutaciones. El genoma de las células cancerosas parece ser muy inestable, lo que causa una altísima frecuencia de mutaciones, que en muchas ocasiones no puede explicarse en base a la velocidad de aparición de mutaciones espontáneas durante la replicación del DNA. Como resultado de este descubrimiento, se ha propuesto que las células cancerosas presentan un fenotipo mutador (también llamado RER o "Replication Error"), es decir, que han adquirido una capacidad anormalmente alta de mutar sus genes. A favor de esta hipótesis, se ha demostrado una gran inestabilidad de microsatélites (secuencias cortas repetidas que se localizan en sitios relativamente constantes del genoma) en células tumorales humanas. Aunque los microsatélites no son genes y no afectan el fenotipo celular, sus alteraciones sí son por definición mutaciones, e implican que los genes en los que se encuentran están sufriendo alteraciones. El fenotipo mutador se asocia en cánceres colo-rectales y a otros que afectan al aparato digestivo preferentemente.

    Se ha observado que la inestabilidad de microsatélites en células de cánceres humanos se asocia a alteraciones en ciertos genes que son homólogos a los que en microorganismos codifican por las proteínas que reparan los errores que tienen lugar durante la replicación del DNA por formación de pares de bases erróneos. Son los genes de reparación de los errores de replicación del DNA o "MisMatch Repair genes" o genes MMR. Se ha calculado que la mutación de estos genes causa un aumento de cien a mil veces en la acumulación de mutaciones en las células. Esto comprobado especialmente en el cáncer colo-rectal hereditario de tipo no-poliposo (HNPCC, del inglés "Hereditary NonPolyposis Colon Cancer"), habiéndose descubierto hasta ahora seis genes implicados en la reparación del DNA en el hombre cuya alteración se asocia a la aparición de cáncer: MSH2, MLH1, PMS1, PMS2, GTBP, MSH3.

    Un sistema distinto se encarga de la reparación de las lesiones en el DNA causadas por la luz ultravioleta o carcinógenos químicos: por ejemplo, de los dímeros de timina inducidos por la luz ultravioleta, de los complejos formados por la unión covalente de agentes químicos (como los benzopirenos del tabaco a residuos de guanina, G, del DNA) o de la eliminación de las bases que son metiladas por agentes alquilantes como los empleados en quimioterapia anticancerosa. Para la reparación de estas alteraciones de mayor consideración existe un complejo mecanismo denominado reparación por excisión de nucleótidos ("Nucleotide Excision Repair", NER, o "excinucleasa") compuesto en el hombre por al menos 17 proteínas. Algunos genes NER están alterados en tres síndromes hereditarios que conllevan una elevada frecuencia de cánceres: Xerodermia pigmentosum, síndrome de Cockayne y tricotiodistrofia.

     

     Cánceres en los que se heredan mutaciones en genes supresores de tumores.

    A diferencia de los casos de predisposición a múltiples cánceres debido a la herencia de mutaciones en algún gen de reparación del DNA, las mutaciones en uno de los alelos de genes supresores suelen normalmente ocasionar la predisposición a uno o pocos tipos de cáncer, que aparecerán tras la mutación del segundo de los alelos de dicho gen supresor.

    Un tipo de cáncer hereditario muy conocido es el retinoblastoma, un cáncer infantil del ojo. En 1.969 Robert DeMars, y en 1.971 Alfred G. Knudson, propusieron a partir del análisis de las familias de pacientes que eran necesarias dos mutaciones ("two hits") para la aparición de este cáncer: una heredada como mutación recesiva de los progenitores y otra adquirida independientemente durante los primeros años de vida. La mutación de ambos alelos del gen causante en una misma célula de la retina originaría el tumor. La herencia de la primera supone obviamente una predisposición. Tras la identificación de una deleción en el brazo corto del cromosoma 13, en 1.986 se aisló el gen responsable que se denominó Rb, que es un gen supresor de tumores cuyo producto es una proteína con acción inhibidora de la división celular.

     

    Cambios genéticos durante el proceso carcinogénico.

    Hoy se cree que el proceso de aparición de un cáncer se origina con la mutación de algún oncogén que conlleva un aumento de la capacidad proliferativa de una célula. A este evento inicial siguen otras mutaciones en oncogenes que progresivamente aumentan la proliferación celular, y también la mutación de algunos genes supresores. Esto induce una respuesta defensiva, reguladora, de la célula que es la inducción de genes inhibidores del crecimiento (los genes supresores de tumores p53, p21, y MTS1/p16) que tiende a bloquear el efecto de la estimulación oncogénica. Si se producen mutaciones que anulan la función de estos genes supresores el proceso carcinogénico progresa, aumentando descontroladamente la proliferación celular y adquiriéndose también mutaciones que llevan a la adquisición de invasividad y angiogénesis y, finalmente, a la capacidad de formar metástasis. Hoy se considera que es la acumulación sucesiva de mutaciones en oncogenes y genes supresores la que conduce a la aparición de cánceres.

    Tipos de cáncer infantil.

    Hay una gran variedad de canceres que afectan a niños. Cada tipo de cáncer recibe un nombre especifico, de acuerdo a la parte del organismo que afecta. A continuación te presentamos los más importantes:

    • El cáncer de la hipofaringe

    • El cáncer de la laringe.

    • El cáncer de la nasofaringe.

    • El cáncer de la orofaringe.

    • El cáncer carcinoma de tumor primario desconocido.

    • El tumor cerebral infantil.

    • El cáncer hepático infantil.

    • La enfermedad de Hodgkin.

    • La leucemia linfoblástica aguda infantil.

    • La leucemia mieloide aguda infantil.

    • El cáncer no Hodgkin infantil.

    • Rabdomiosarcoma.

    • El sarcoma de tejido blando infantil.

    El cáncer de la hipofaringe.

    El cáncer de la hipofaringe es una enfermedad en la cual se encuentran células cancerosas (malignas) en los tejidos de la hipofaringe. La hipofaringe es la parte del fondo de la garganta (también llamada la faringe). La faringe es un tubo hueco de unas 5 pulgadas de longitud que comienza detrás de la nariz y baja al cuello para convertirse en parte del tubo que va al estómago (el esófago). El aire y los alimentos pasan por la faringe hacia la tráquea o esófago.

    El cáncer de la hipofaringe comienza comúnmente en las células que revisten la hipofaringe, llamadas células escamosas. (Ver el sumario del PDQ sobre el tratamiento del linfoma no Hodgkin adulto e infantil, para mayor información sobre el cáncer que comienza en las células linfáticas de la hipofaringe.)

    Usted deberá ver al médico si tiene un dolor de garganta que no desaparece, dificultad en la ingestión, una masa en el cuello, un cambio en la voz o si tiene dolor de oído.

    Si usted tiene síntomas, el médico examinará la garganta empleando un espejo y luces. Puede ser que le introduzca en la garganta un tubo delgado iluminado, llamado endoscopio, para poder ver si hay algún tejido que no es normal. El médico también examinará la garganta en busca de masas anormales. Si se encuentra tejido anormal, el médico tendrá que remover un pedazo pequeño y examinarlo en el microscopio con el fin de determinar la presencia de células cancerosas. Este procedimiento se conoce como biopsia.

    Las posibilidades de recuperación (pronóstico) dependerán de la ubicación del cáncer en la garganta, de si el cáncer se encuentra sólo en la garganta o si se ha diseminado a otros tejidos (etapa) y su estado de salud general.

    El cáncer de la laringe.

    El cáncer de la laringe (cuerdas vocales) es una enfermedad en la cual células cancerosas (malignas) se encuentran en los tejidos de la laringe. La laringe es un pasaje corto en forma de triángulo que se encuentra justo debajo de la faringe en el cuello.

    La faringe es un tubo hueco, cerca de 5 pulgadas de largo, que comienza detrás de la nariz y baja al cuello para convertirse en parte del tubo que va al estómago (el esófago). El aire pasa por la faringe y luego por la laringe en su recorrido hacia la traquea y los pulmones. Los alimentos pasan por la faringe en su recorrido hacia el esófago. La laringe tiene encima un pedazo pequeño de tejido, llamado la epiglotis, para impedir que los alimentos se introduzcan en la laringe o en los pasajes del aire.

    La laringe contiene las cuerdas vocales, que vibran y producen sonidos cuando se dirige aire contra ellas. El sonido produce un eco en la faringe, la boca y la nariz para forma la voz. Los músculos en la faringe, la cara la lengua y los labios ayudan a formar las palabras con el sonido y las hacen comprensibles.

    La laringe está compuesta de tres partes principales: la glotis (la parte media de la laringe donde se encuentran las cuerdas vocales), la región supraglótica (el tejido arriba de la glotis) y la región subglótica (el tejido debajo de la glotis). La región subglótica se conecta a la tráquea, la cual lleva aire a los pulmones.

    El cáncer de la laringe se encuentra más comúnmente en personas que fuman. Si usted tiene cáncer de la laringe y fuma, usted debería dejar de fumar.

    Como la mayoría de cánceres, el cáncer de la laringe se trata mejor cuando se encuentra (diagnostica) pronto. Usted deberá ver al médico si tiene irritación de la garganta que no desaparece, dolor cuando pasa alimentos, un cambio o ronquera en la voz, dolor en un oído o una masa en el cuello.

    Si usted tiene síntomas, el médico deslizará por la garganta un tubo que tiene una luz especial en un extremo y observará la laringe. Este procedimiento se conoce con el nombre de laringoscopia. Si se encuentra tejido anormal, el médico tendrá que extraer un pedazo y observarlo a través del microscopio con el fin de determinar la presencia de células cancerosas. Este procedimiento se conoce como biopsia. El médico también palpará la garganta en busca de masas.

    Las posibilidades de recuperación (pronóstico) dependerán del lugar en que se encuentra el cáncer en la laringe, si el cáncer se encuentra sólo en la laringe o si se ha diseminado a otros tejidos (etapa) y su estado general de salud.

    El cáncer de la nasofaringe.

    El cáncer de la nasofaringe es una enfermedad en la cual células cancerosas (malignas) se encuentran en los tejidos de la nasofaringe. La nasofaringe está detrás de la nariz y es la parte superior de la garganta (también llamada la faringe). La faringe es un tubo hueco de unas 5 pulgadas de largo que comienza detrás de la nariz y baja al cuello para convertirse en parte del el esófago (tubo que va al estómago). El aire y el alimento pasan a través de la faringe hacia la tráquea y el esófago, respectivamente. Los orificios de la nariz por los que uno respira (los orificios nasales) conducen a la nasofaringe. Dos aberturas en los lados de la nasofaringe van a los oídos.

    El cáncer de la nasofaringe comienza con más frecuencia en las células que revisten la orofaringe. (La parte de la garganta detrás de la boca).

    Si una persona tiene problemas al respirar, hablar, frecuentes dolores de cabeza, frecuentes dolores de cabeza, protuberancias en la nariz o cuello, dolor o zumbido en los oídos o dificultad en oír, debe de consultar con un doctor.

    Si el paciente tiene síntomas, el médico le examinará la garganta empleando un espejo y luces. Es posible que el médico introduzca un instrumento especial (llamado nasoscopio) en la nariz para ver dentro de la nasofaringe. El médico también palpará el cuello para detectar protuberancias. Si encuentra algún tejido anormal, el médico tendrá que cortar un trozo pequeño de tejido y examinarlo en el microscopio con el fin de determinar la presencia de células cancerosas. Este procedimiento se conoce como biopsia.

    La posibilidad de recuperación (pronóstico) dependerá de la ubicación del cáncer en la garganta, de sí el cáncer se encuentra solamente en la garganta o se ha diseminado a otros tejidos (la etapa) y de su estado general de salud.

    El cáncer de la orofaringe.

    El cáncer de la orofaringe es una enfermedad en la cual las células cancerosas se encuentran en los tejidos de la orofaringe. La orofaringe es la parte media de la garganta (también llamada la faringe. La faringe es un tubo hueco con cerca de 5 pulgadas de largo que comienza detrás de la nariz y baja al cuello y forma parte del esófago. (El tubo que va al estómago. El aire y los alimentos pasan por la faringe hacia la tráquea o el esófago. La orofaringe incluye el paladar blando (la parte posterior de la boca), la base de la lengua y las amígdalas.

    El cáncer de la orofaringe generalmente comienza en las células que revisten la orofaringe. (Para mayor información sobre un cáncer que comienza en las células linfáticas de la orofaringe ver el sumario del PDQ sobre el tratamiento del linfoma no Hodgkin en adultos o infantil.

    Si una persona tiene dolor de garganta permanente, dificultad en tragar, alguna granulosidad en la parte posterior de la boca o garganta, un cambio de voz o dolor de oído, debe de consultarlo con el doctor.

    Si hay síntomas, el médico examinará la garganta empleando un espejo y luces. El médico también palpará la garganta en busca de granulosidades. Si se encuentra tejido que no es normal, el médico tendrá que cortar un pedazo pequeño para observarlo en el microscopio y determinar la presencia de células cancerosas. Este procedimiento se conoce como biopsia.

    Las posibilidades de recuperación (pronóstico) dependerán de la ubicación del cáncer en la garganta, de sí el cáncer se encuentra solo en la garganta o si se ha diseminado a otros tejidos (la etapa), y del estado de salud general del paciente. Después del tratamiento se deberá ver al médico regularmente debido a que existe una posibilidad de desarrollar un segundo cáncer en la región del cuello o la cabeza.

    El cáncer carcinoma de tumor primario desconocido.

    El carcinoma de tumor primario desconocido (CUP, siglas en inglés) es una enfermedad en la que se encuentran células cancerosas (malignas) en alguna parte del cuerpo. Sin embargo, el lugar donde comenzaron inicialmente a crecer estas células cancerosas (su lugar de origen) no se puede establecer. Esta situación ocurre en aproximadamente el 2% al 4% de los pacientes con cáncer.

    En realidad, el CUP se puede describir como un grupo de tipos de cáncer a los cuales se les reconoce por el lugar o lugares del cuerpo a donde se ha diseminado el cáncer (por metástasis) desde otra parte del cuerpo. Debido a que no todas estas enfermedades son iguales, la probabilidad de recuperación (pronóstico) y elección de tratamiento pueden variar dependiendo de cada paciente.

    Si se sospecha la presencia de CUP, el médico indicará que se le hagan varios exámenes, uno de los cuales puede ser una biopsia. Una biopsia es un procedimiento en el que se corta una parte pequeña de tejido del tumor para observarlo a través del microscopio. El médico también puede tomar su historia clínica y llevar a cabo un examen físico completo, así como indicar que se le tomen radiografías del tórax y análisis de sangre, orina y heces. Un cáncer se denomina CUP cuando el médico no puede determinar el lugar de origen del cáncer basándose en los resultados de estas pruebas.

    El patrón de diseminación seguido por el CUP también puede proporcionarle la información necesaria al médico para determinar el origen del cáncer. Por ejemplo, las metástasis pulmonares son más comunes cuando el cáncer se origina por encima del diafragma (el músculo delgado que se encuentra debajo de los pulmones y que ayuda en el proceso respiratorio. La mayoría de los estudios han mostrado que el CUP a menudo se origina en los pulmones o el páncreas. Con menos frecuencia puede originarse en el colon, el recto, los senos o la próstata.

    Un aspecto importante que se deberá tomar en cuenta cuando se está tratando de establecer el origen del cáncer es la apariencia que tienen las células cancerosas a través del microscopio (su histología. También se pueden llevar a cabo otras pruebas para ayudarle al médico a determinar el origen del cáncer y así poder elegir el mejor tipo de tratamiento.

    El tumor cerebral infantil.

    Los tumores cerebrales infantiles son un grupo diverso de enfermedades que se caracterizan por el crecimiento anormal de tejido situado dentro del cráneo. Los tumores cerebrales pueden ser benignos (sin células cancerosas) o malignos (que contienen dichas células. El cerebro controla funciones vitales como la memoria y el aprendizaje, los sentidos (el oído, la vista, el olfato, el gusto y el tacto) y las emociones. También controla otras partes del cuerpo como los músculos, los órganos y los vasos sanguíneos. Con excepción de la leucemia y el linfoma, los tumores cerebrales son el tipo de cáncer infantil más común.

    Este sumario sobre tratamientos del PDQ cubre sólo los tumores que se originan en el cerebro (tumores cerebrales primarios), y no contiene información sobre los tumores cerebrales metastáticos, que son tumores secundarios formados por células cancerosas que provienen de otras partes del cuerpo y se extienden al cerebro. Tanto los niños como los adultos pueden padecer tumores cerebrales, pero el tratamiento puede ser diferente para ambos grupos. (Para mayor información, ver el sumario del PDQ sobre el tratamiento del cáncer cerebral en adultos.)

    Si su niño tiene síntomas que indican la posibilidad de un tumor cerebral, su médico puede recomendar que le hagan una tomografía axial computarizada, prueba diagnóstica en la que se utilizan computadoras y rayos X para crear imágenes del cuerpo. También se puede hacer un examen de imágenes por resonancia magnética (MRI), prueba diagnóstica parecida a la anterior en la que se emplean ondas magnéticas en lugar de rayos X.

    A menudo se requiere una operación para ver si existe un tumor cerebral y para saber de qué tipo de tumor se trata. El médico puede extraer una muestra del tejido tumoral para examinarlo bajo el microscopio, procedimiento que se conoce como biopsia. Algunas veces la biopsia se realiza haciendo un pequeño agujero en el cráneo y usando una aguja para extraer una muestra del tumor.

    Existen varios tipos de tumores cerebrales infantiles, y su tratamiento y probabilidad de recuperación (pronóstico) dependerán del tipo de tumor, su ubicación dentro del cerebro, cuánto se haya extendido, y la edad del niño y su salud en general.

    El cáncer hepático infantil.

    El cáncer hepático infantil, también llamado hepatoma, es una enfermedad poco común en la que se encuentran células cancerosas (malignas) en los tejidos del hígado del niño. El hígado, uno de los órganos más grandes del cuerpo, ocupa el lado superior derecho del abdomen y está protegido por las costillas. Este órgano tiene muchas funciones, desempeña un papel importante en la conversión de los alimentos en energía, y también filtra y almacena sangre.

    El cáncer primario del hígado es diferente del cáncer que se ha diseminado de otra parte del cuerpo al hígado (metástasis hepática. (Ver el sumario del PDQ sobre tratamiento del cáncer hepático primario en adultos, para mayor información)

    El cáncer que se origina en el hígado puede ser de dos tipos (hepatoblastoma y hepatocelular) según la apariencia de las células cancerosas bajo el microscopio. El hepatoblastoma es más común en niños pequeños menores de tres años y puede ser causado por un gen anormal. Los niños de familias cuyos miembros son portadores de un gen relacionado con cierto tipo de cáncer del colon pueden ser más propensos a desarrollar hepatoblastoma (los genes son los portadores de la información genética que uno hereda de sus padres. Los niños que están infectados con hepatitis B o C (infecciones virales del hígado) tienen más probabilidades que otros niños de contraer cáncer hepatocelular. La vacunación para prevernir la hepatitis B, podría reducir el riesgo de contraer cáncer hepatocelular. El cáncer hepatocelular se da en niños de recién nacidos hasta la edad de 19 años.

    Si su niño tiene síntomas, su médico puede ordenar radiografías especiales, tales como una tomografía axial computarizada o una tomografía del hígado. Si se observa una masa en las radiografías, el médico extraerá una pequeña parte de tejido del hígado usando una aguja insertada en el abdomen. Este procedimiento se llama biopsia de aguja y generalmente se hace usando rayos-x para guiar al médico. El médico luego observará el tejido bajo el microscopio para determinar la presencia de células cancerosas.

    La probabilidad de recuperación del niño (pronóstico) y la elección de tratamiento dependerán de la etapa del cáncer (sí se encuentra sólo en el hígado o se ha diseminado a otros lugares), el aspecto de las células bajo el microscopio (histología) y el estado de salud del niño en general.

    La enfermedad de Hodgkin.

    La enfermedad de Hodgkin es un tipo de linfoma. Un linfoma es un cáncer que se desarrolla en el sistema linfático, parte del sistema inmunitario del cuerpo.

    El sistema linfático está conformado por tubos delgados que se ramifican, como los vasos sanguíneos, a todas las partes del cuerpo. Los vasos linfáticos transportan linfa, un líquido incoloro y acuoso que contiene glóbulos blancos llamados linfocitos. A lo largo de esta red de vasos hay grupos de órganos pequeños que tienen forma de fríjol y a los cuales se conoce con el nombre de ganglios linfáticos. Se encuentra grupos de ganglios linfáticos en las axilas, la pelvis, el cuello, el pecho y el abdomen. Los ganglios linfáticos producen y almacenan células que combaten las infecciones. El bazo (un órgano en la parte superior del abdomen que produce linfocitos y filtra los glóbulos deteriorados de la sangre), el timo (un órgano pequeño debajo del esternón) y las amígdalas (un órgano localizado en la garganta) también forman parte del sistema linfático.

    Debido a que el tejido linfático se encuentra en varias partes del cuerpo, la enfermedad de Hodgkin puede comenzar en casi cualquier parte del cuerpo. El cáncer puede diseminarse a casi cualquier órgano o tejido del cuerpo, incluso el hígado, la médula ósea (el tejido esponjoso dentro de los huesos grandes del cuerpo que fabrica los glóbulos) y el bazo.

    Los linfoma se dividen en dos tipos generales: la enfermedad de Hodgkin y linfoma no Hodgkin. (Para mayor información, ver el sumario del PDQ sobre el tratamiento del linfoma no Hodgkin (en adultos o infantil.) Este sumario trata únicamente de la enfermedad de Hodgkin infantil. La enfermedad de Hodgkin en adultos suele tratarse de manera diferente, Para mayor información, ver el sumario del PDQ sobre el tratamiento del linfoma de Hodgkin en adultos.

    La enfermedad de Hodgkin es poco común entre los niños menores de cinco años de edad. En los niños menores de diez años, es más común en los varones que en las hembras. Los síntomas de la enfermedad de Hodgkin infantil pueden incluir los siguientes: hinchazón sin dolor de los ganglios linfáticos en el cuello o en el área debajo del brazo que no desaparece dentro de unas pocas semanas; fiebre que no para; sudor nocturno; y perdida de peso sin dieta. Si los ganglios linfáticos no presentan un aspecto normal cuando son examinados por el doctor, es posible que el médico tenga que cortar un pedazo pequeño de tejido para observarlo a través del microscopio y determinar si contiene células cancerosas. Este proceso se conoce con el nombre de biopsia.

    La probabilidad de recuperación (pronóstico) y la selección de tratamiento dependen de la etapa en que se encuentra el cáncer (si está en una sola área o si se ha diseminado a todo el cuerpo), del tipo de síntomas que están presentes, de la edad y del estado de salud del niño en general.

    La leucemia linfoblástica aguda infantil.

    La leucemia linfoblástica aguda infantil (llamada también LLA) es una enfermedad en la que glóbulos blancos que combaten las infecciones (llamados linfocitos) se encuentran inmaduros en grandes cantidades en la sangre y médula ósea del niño. La LLA es la forma más común de leucemia infantil y el tipo más común de cáncer infantil.

    Los linfocitos se producen en la médula ósea y en otros órganos del sistema linfático. La médula ósea es el tejido esponjoso que se encuentra dentro de los huesos grandes del cuerpo. Esta produce glóbulos rojos (los cuales transportan oxígeno y otros materiales a todos los tejidos del cuerpo), glóbulos blancos (los cuales combaten las infecciones) y plaquetas (las cuales permiten la coagulación de la sangre. Normalmente, la médula ósea produce células llamadas blastos que se convierten (maduran) en diferentes tipos de glóbulos con funciones específicas en el cuerpo.

    El sistema linfático está constituido por tubos delgados que se ramifican, como los vasos sanguíneos, a todas las partes del cuerpo. Los vasos linfáticos transportan linfa, un líquido incoloro y acuoso que contiene linfocitos. A lo largo de la red de vasos se encuentran grupos de órganos pequeños en forma de fríjol llamados nódulos linfáticos, y existen conglomerados de nódulos linfáticos en las axilas, la pelvis, el cuello y el abdomen. También forman parte del sistema linfático el bazo (un órgano situado en la parte superior del abdomen que produce linfocitos y filtra los glóbulos deteriorados de la sangre), el timo (un órgano pequeño localizado debajo del esternón) y las amígdalas (un órgano que se encuentra en la garganta.

    Los linfocitos combaten la infección produciendo sustancias llamadas anticuerpos, los cuales atacan los gérmenes y otros materiales nocivos que se encuentren en el cuerpo del niño. En la LLA, los linfocitos en desarrollo se vuelven demasiado numerosos y no maduran. Estos linfocitos inmaduros luego se encuentran en la sangre y la médula ósea, y se acumulan en los tejidos linfáticos, haciendo que se hinchen. Los linfocitos pueden desplazar otros glóbulos de la sangre y la médula ósea. Si la médula ósea del niño no puede producir suficientes glóbulos rojos para transportar oxígeno a la sangre, el niño podría padecer de anemia; mientras que si la médula ósea del niño no puede producir suficientes plaquetas para que la sangre se coagule con normalidad, el niño podría padecer de hemorragias o contusiones con facilidad. Los linfocitos cancerosos también pueden invadir otros órganos, la médula espinal y el cerebro.

    La leucemia puede ser aguda (que progresa rápidamente con muchas células inmaduras cancerosas) o crónica (que progresa lentamente con células leucémicas de apariencia más madura. La leucemia linfoblástica aguda progresa rápidamente y puede ocurrir en niños y en adultos, aunque el tratamiento es diferente para ambos grupos. Si usted desea obtener información sobre la LLA en adultos, vea el sumario de PDQ sobre la leucemia linfoblástica aguda en adultos. También están disponibles en PDQ sumarios sobre la leucemia linfoblástica crónica, la leucemia mielógena crónica, la leucemia mieloide aguda en adultos o infantil y la leucemia de células pilosas.

    Los primeros síntomas de la LLA pueden ser similares a los de la gripe o cualquier otra enfermedad común, incluyendo fiebre que no desaparece, sentirse débil o cansado todo el tiempo, sentir dolor en los huesos o las articulaciones, o tener nódulos linfáticos hinchados. Si su niño tiene síntomas de leucemia, el médico puede ordenar análisis de sangre para hacer un recuento del número de cada uno de los diferentes tipos de glóbulos. Si los resultados del análisis de sangre no son normales, el médico puede llevar a cabo un aspirado medular. Durante esta biopsia, se inserta una aguja en un hueso de la cadera y se extrae una pequeña cantidad de médula ósea para examinarla a través del microscopio. El médico podrá entonces determinar el tipo de leucemia que su niño padece y planear el mejor tratamiento.

    El médico también puede realizar una punción lumbar, en la que se inserta una aguja en la espalda para sacar una muestra del fluido que rodea el cerebro y la espina dorsal. El fluido luego se analiza bajo el microscopio para determinar la presencia de células leucémicas.

    La posibilidad de recuperación (pronóstico) de su niño dependerá de la edad del niño, el número de glóbulos blancos que haya en la sangre (recuento de glóbulos blancos) en el momento del diagnóstico, hasta donde se haya diseminado la enfermedad, las características biológicas de las células leucémicas, y de cómo responden dichas células al tratamiento

    La leucemia mieloide aguda infantil.

    La leucemia mieloide aguda infantil (LMA) es un cáncer de los tejidos productores de sangre, principalmente de la médula ósea y los nódulos linfáticos. La LMA también se conoce con el nombre de leucemia no linfocítica aguda o leucemia mielógena aguda, y se divide en varios subtipos. Este cáncer es menos común que otra forma de leucemia infantil llamada leucemia linfocítica (o linfoblástica) aguda o LLA. Los niños con síndrome de Down tienen mayores probabilidades de sufrir de LMA durante los primeros tres años de vida.

    La médula ósea es el tejido esponjoso que hay dentro de los huesos grandes del cuerpo y que produce todo tipo de glóbulos. La médula ósea produce glóbulos rojos (los cuales transportan oxígeno y otros materiales a todos los tejidos del cuerpo), glóbulos blancos (los cuales combaten la infección) y plaquetas (las cuales permiten que la sangre se coagule.

    La médula ósea controla la producción de células normales. En la leucemia, el proceso de producción falla y la médula ósea crea grandes números de células anormales de un solo tipo, normalmente uno de los glóbulos blancos. Estas células anormales e inmaturas, llamadas blastos, irrumpen en la corriente sanguínea y el sistema linfático, y pueden invadir órganos vitales como el cerebro, los testículos, los ovarios o la piel. En raras ocasiones, las células cancerosas de la LMA pueden presentarse como un tumor sólido (conocido como sarcoma granulocítico aislado o cloroma.

    La leucemia puede ser aguda (que progresa rápidamente con varios blastos inmaturos) o crónica (que progresa lentamente con células cancerosas de apariencia más madura. La leucemia mieloide aguda se puede dar en niños o en adultos, aunque el tratamiento es diferente para ambos grupos. (Para mayor información, ver el sumario del PDQ sobre el tratamiento de la leucemia mieloide aguda en adultos, la leucemia linfocítica crónica, la leucemia mielógena crónica, leucemia linfocítica aguda (en adultos e infantil) y la leucemia de células pilosas.

    Los primeros síntomas de LMA podrían consistir en fiebre, escalofríos, presentar sangrados o moretones con facilidad, ganglios linfáticos inflamados, y algunos otros síntomas similares a la influenza, como sentirse débil o cansado todo el tiempo, así como dolores en huesos y articulaciones. Si su niño tiene síntomas de leucemia, el médico puede ordenar un análisis de sangre en el que se hace un recuento de glóbulos, y se examinan bajo el microscopio. Si los resultados del análisis de sangre son anormales, el médico puede llevar a cabo una biopsia de la médula ósea. Durante esta prueba se inserta una aguja en un hueso de la cadera y se extrae una pequeña cantidad de médula ósea, la cual se observa bajo el microscopio. El médico entonces podrá determinar el tipo de leucemia que tiene el niño y planificar el tratamiento adecuado. También se puede llevar a cabo un análisis cromosómico. Estas pruebas adicionales pueden ayudar a diferenciar entre el LMA, el LLA y otros tipos de leucemias y permitirle al médico planificar un mejor tratamiento.

    El cáncer no Hodgkin infantil.

    El linfoma no Hodgkin infantil es una enfermedad en la cual se encuentran células cancerosas (malignas) en el sistema linfático. El sistema linfático está constituido por tubos delgados que se ramifican, como los vasos sanguíneos, a todas las partes del cuerpo. Los vasos linfáticos contienen linfa, un líquido incoloro, aguado que contiene glóbulos blancos llamados linfocitos. A lo largo de la red de vasos hay grupos de órganos pequeños en forma de frijol llamados ganglios linfáticos. Se encuentran conglomerados de ganglios linfáticos en la axila, la pelvis, el cuello y el abdomen. Los ganglios linfáticos producen y almacenan las células que combaten la infección. En la enfermedad del linfoma no Hodgkin estas células se convierten en células cancerosas (malignas. El bazo (un órgano en el abdomen superior que produce linfocitos y filtra los glóbulos deteriorados de la sangre), el timo (un órgano pequeño que se encuentra debajo del esternón) y las amígdalas (un órgano en la garganta) también son parte del sistema linfático.

    Debido a que el tejido linfático se encuentra en varias partes del cuerpo, el linfoma no Hodgkin puede originarse en casi cualquier parte del cuerpo. El cáncer puede diseminarse a casi cualquier órgano o tejido del cuerpo, incluso el hígado, la médula ósea (el tejido esponjoso dentro de los huesos grandes del cuerpo que produce células sanguíneas) y el bazo.

    Los linfomas están divididos en dos tipos generales: la enfermedad de Hodgkin y los linfomas no Hodgkin. Ambas enfermedades se tratan de forma diferente y pueden presentarse tanto en niños como en adultos. (Ver el sumario del PDQ sobre el tratamiento de la enfermedad de Hodgkin tanto en adultos como en niños, así como sobre el linfoma no Hodgkin, para mayor información)

    Existen otros sumarios disponibles en el PDQ con información sobre la enfermedad de Hodgkin tanto en adultos como en niños así como sobre el linfoma no Hodgkin.

    Existen tres tipos principales de linfoma no Hodgkin infantil: linfoma linfoblástico, linfoma de células pequeñas no segmentadas (ya sea linfoma Burkitt o linfoma no Burkitt) y linfoma de células grandes. El tipo de linfoma se determina principalmente de acuerdo a la apariencia que tengan las células cancerosas en el microscopio. La apariencia de las células en el microscopio se denomina la "histología" del cáncer.

    Si el niño tiene síntomas, el médico lo examinará cuidadosamente para detectar la presencia de inflamación o masas en el cuello, las axilas, la ingle y el abdomen. Por lo general se hará una radiografía del tórax para detectar inflamaciones en el tórax. Si los ganglios linfáticos no se sienten normales o si se encuentra una masa en el tórax o el abdomen, el médico tendrá que cortar un pedazo pequeño de tejido para analizarlo a través del microscopio con el fin de determinar la presencia de células cancerosas. Este procedimiento se conoce como una biopsia.

    La probabilidad de recuperación (pronóstico) del niño y la elección del tratamiento dependerán de la etapa en que se encuentra el cáncer (sí se encuentra localizado en una sola región o sí se ha diseminado a otras partes del cuerpo), del tipo de linfoma, de la edad del niño y de su condición en general.

    Rabdomiosarcoma.

    El rabdomiosarcoma es una enfermedad en la que empiezan a crecer células cancerosas (malignas) en el tejido muscular de alguna parte del cuerpo. El rabdomiosarcoma es un tipo de sarcoma, lo cual significa que es un cáncer del hueso, de los tejidos blandos o del tejido conectivo (por ejemplo, tendón o cartílago. El rabdomiosarcoma se origina en los tejidos blandos en un tipo de músculo llamado músculo estriado. Puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo.

    Hay varios tipos de sarcomas que se encuentran en niños y en adultos jóvenes. Las células cancerosas deben observarse a través del microscopio para determinar el tipo de sarcoma. El rabdomiosarcoma es el tipo de sarcoma más común encontrado en los tejidos blandos de los niños. (Para mayor información, ver el sumario del PDQ sobre el tratamiento del sarcoma de tejido blando en adultos, sarcoma de tejido blando en niños y el grupo de tumores de Ewing.)

    Si su hijo tiene síntomas de sarcoma, el médico podría ordenar radiografías y otras pruebas. El médico también podría extraer un pedazo pequeño de tejido para observarlo en el microscopio con el fin de determinar si hay células cancerosas. Este procedimiento se conoce como una biopsia.

    La probabilidad de recuperación del niño (pronóstico) y la selección del tratamiento dependerán de la ubicación del cáncer, de cuánto se ha diseminado, de qué aspecto presentan las células en el microscopio (histología), del tipo de terapia administrada y de cuánto cáncer se puede extirpar por medio de la cirugía.

    El sarcoma de tejido blando infantil.

    El sarcoma de tejido blando es una enfermedad en la que comienzan a crecer células cancerosas (malignas) en el tejido blando del cuerpo. Los tejidos blandos incluyen músculos, tendones (bandas de fibra que conectan los músculos a los huesos), tejidos fibrosos (conectivos), grasa, vasos sanguíneos, nervios y tejido sinovial (tejidos alrededor de las articulaciones. Los tejidos blandos conectan, sostienen y rodean los órganos y otras partes del cuerpo.

    Los sarcomas de tejido blando son poco comunes tanto en niños como adolescentes. Si un paciente tiene síntomas de sarcoma de tejido blando, el médico podría ordenar rayos-X y otros exámenes. El médico también podría cortar un pedazo de tejido para examinarlo en el microscopio con el fin de determinar la presencia de células cancerosas. Este procedimiento se conoce como biopsia.

    Existen muchos tipos de sarcomas de tejido blando, dependiendo del tejido blando donde se origine el cáncer. El rabdomiosarcoma es el tipo más común de sarcoma de tejido blando infantil. Se origina en los músculos alrededor del hueso y se puede encontrar en cualquier parte del cuerpo. Si usted desea obtener información sobre el rabdomiosarcoma, consulte el sumario del PDQ de información para pacientes sobre rabdomiosarcoma. (Ver el sumario del PDQ sobre tratamiento del rabdomiosarcoma infantil para mayor información)(Ver el sumario del PDQ sobre tratamiento del sarcoma de tejido blando en adultos para mayor información)

    Los sarcomas de tejido blando podrían surgir en cualquier parte del cuerpo, pero en los jóvenes la mayoría de las veces se encuentran en el tronco, brazos y piernas. El primer síntoma podría ser un bulto que se presenta como una masa sólida. Si dicha masa interfiere con cualquier otra función corporal, podrían aparecer otros síntomas. Muy raras veces el sarcoma de tejido blando ocasiona fiebre, pérdida de peso o escalofríos nocturnos.

    El sarcomas de tejido blando tiene más probabilidades de desarrollarse en personas que tienen trastornos genéticos específicos, tales como el síndrome de Liu Fraumeni, y que han recibido radioterapia previa, o que tienen el Epstein - Barr virus con el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA.

    Los tejidos de sarcoma blando se clasifican acorde al tipo de tejido blando al que se parezcan. Entre estos tenemos:

    -Tumores de tejido fibroso (conectivo):

    • tumor desmoide

    • fibrosarcoma

    • fibrohistiocítico

    -Tumores del tejido (conectivo / sanguíneo):

    • histiocitoma fibroso maligno

    -Tumores de células grasas:

    • liposarcoma

    -Tumores de músculos lisos:

    • leiomiosarcoma

    -Tumores de los vasos linfáticos y sanguíneos:

    • angiosarcoma

    • hemangiopericitoma

    -Sarcoma del tejido sinovial (articulaciones):

    • sarcoma sinovial

    -Tumores del sistema nervioso periférico:

    • shwannoma maligno (tumor maligno periférico de las vainas

    nerviosas)

    -Tumores óseos y del cartílago:

    • osteosarcoma extraesquelético

    • condrosarcoma mixoide extraesquelético

    • condrosarcoma mesenquimal extraesquelético

    -Tumores con tipos de tejido combinado:

    • mesenquimoma maligno

    -Tumor de origen desconocido:

    • sarcoma alveolar de parte blanda

    • sarcoma epiteloide

    • sarcoma de células claras

    Las probabilidades de reestablecimiento (prognosis)y elección de tratamiento, dependerán del tipo, ubicación, y etapa del tumor, así como la edad, tamaño, etapa de desarrollo y estado de salud general del paciente.

    Tratamientos contra el cáncer.

    Las opciones de tratamiento para el paciente de cáncer dependen de la etapa en que se encuentre el tumor, es decir, si éste se ha extendido, y hasta dónde.

    Estas opciones de tratamiento pueden incluir cirugía, radiación, quimioterapia, terapia hormonal e inmunoterapia:

    • La cirugía es la forma más antigua de tratamiento del cáncer. Antes de que se descubrieran la anestesia y la antisepsis (métodos tales como la esterilización de los instrumentos para prevenir una infección), la cirugía se llevaba a cabo con gran incomodidad y riesgo para el paciente. Hoy día, la cirugía ofrece la máxima probabilidad de curación para muchos tipos de cáncer. Alrededor del 60% de los pacientes de cáncer serán sometidos a algún tipo de cirugía u operación.

    • La terapia de radiación utiliza ondas o partículas de alta energía, tales como los rayos X o los rayos gamma, para destruir o dañar las células cancerosas. Para más información, consulte el documento "Cómo entender la terapia de radiación: Una guía para los pacientes y sus familiares.

    • La quimioterapia es el uso de medicinas (medicamentos) para tratar el cáncer. La quimioterapia sistémica utiliza medicamentos contra el cáncer que, por lo general, se administran en una vena o por la boca. Estos medicamentos pasan a la sangre y llegan a todas las áreas del cuerpo, lo que hace que este tratamiento resulte potencialmente útil contra el cáncer que se ha extendido. Para más información, consulte el documento "Cómo entender la quimioterapia: Una guía para los pacientes y sus familiares.

    La terapia hormonal es un tratamiento con hormonas, medicamentos que interfieren en la producción de hormonas o acción hormonal, o la extirpación quirúrgica de las glándulas productoras de hormonas para destruir las células cancerosas o desacelerar el crecimiento de éstas.

    La inmunoterapia es el uso de tratamientos que promueven o apoyan la respuesta inmunológica del cuerpo a una enfermedad como el cáncer.

    Las medidas terapéuticas tradicionales incluyen la cirugía, la radiación y la quimioterapia. En la actualidad se estudia la utilidad de la inmunoterapia y la modulación de la respuesta biológica.

    - Cirugía.  La principal estrategia para el tratamiento curativo del cáncer es la excisión de todas las células malignas mediante una intervención quirúrgica. En el pasado, esto implicaba la excisión de todo el tejido afectado y de la mayor cantidad posible de tejido potencialmente afectado, incluidos los tejidos vecinos y los ganglios linfáticos. Para algunos tumores, y en especial el cáncer de mama, no es precisa una cirugía tan ablativa (mastectomía) en la mayor parte de los casos. Las mejoras en las técnicas quirúrgicas, los conocimientos en fisiología, en anestesia y la disponibilidad de potentes antibióticos y hemoderivados, han permitido realizar cirugías más limitadas, con menos secuelas y más pronta recuperación. Sin embargo, muchos cánceres están demasiado extendidos en el momento del diagnóstico para que la cirugía curativa sea posible. Si la extensión local del tumor afecta a tejidos vecinos que no pueden ser resecados, o si existen metástasis a distancia, la cirugía no será un tratamiento curativo. Sin embargo, puede ser beneficiosa para el alivio sintomático de ciertas situaciones como la obstrucción, o puede tener el objetivo de disminuir la masa tumoral para permitir una mejor respuesta al tratamiento quimioterapéutico o radioterapéutico sucesivo.

    - Radioterapia. Las radiaciones ionizantes pueden ser electromagnéticas o por partículas y producen una destrucción tisular. La radiación electromagnética incluye los rayos gamma, una forma de emisión radiactiva, y los rayos X, que se producen cuando un haz de electrones impacta en un metal pesado. La radiación de partículas incluye haces de electrones, protones, neutrones, partículas alfa (núcleos de helio) y piones. Véase Física: Partículas elementales.

    La sensibilidad de los tumores a las radiaciones es muy variable. Son tumores sensibles aquellos cuya sensibilidad es superior a la de los tejidos vecinos normales. Cuando tales tumores son además accesibles —los tumores superficiales o los tumores en órganos como el útero en el que se puede introducir una fuente de radiación— pueden ser curados mediante radioterapia. La propiedad de la radiación de respetar hasta cierto punto los tejidos normales permite el tratamiento de tumores en localizaciones donde no es posible la cirugía por la proximidad de tejidos vitales o porque el tumor ha empezado a infiltrar estructuras adyacentes que no pueden ser sacrificadas. La radioterapia también se emplea con frecuencia como tratamiento paliativo, sobre todo en las metástasis.

    La radioterapia puede ser útil como coadyuvante a la cirugía. La radiación preoperatoria puede esterilizar las células tumorales con rapidez, impidiendo su diseminación en el acto quirúrgico. También puede disminuir la masa tumoral facilitando la cirugía, o transformando un tumor inoperable en otro operable. En otros casos la radioterapia se emplea en el postoperatorio.

    - Quimioterapia.  Consiste en la utilización de fármacos para el tratamiento del cáncer. Puesto que los fármacos se distribuyen en el organismo a través del sistema circulatorio, la quimioterapia es útil para aquellos tumores cuya diseminación los hace inaccesibles a la cirugía o a la radioterapia. Existen multitud de fármacos anticancerosos, la mayor parte de los cuales actúan interfiriendo la síntesis o función del ADN. Por tanto las células en división son más sensibles a la quimioterapia.

    El tejido canceroso tiene una mayor proporción de células en división que los tejidos normales (en los que las células de soporte o de relleno están en una fase quiescente y son por tanto resistentes a los efectos del fármaco. Dentro de los tejidos normales, los que tienen una tasa de proliferación más rápida son la médula ósea y las células de recubrimiento del tracto gastrointestinal. Son los dos tejidos más sensibles al efecto de la quimioterapia y del grado de lesión de éstos depende la toxicidad, que limitará la máxima dosis tolerable de los fármacos anticancerosos.

    Para que el tratamiento sea efectivo, la sensibilidad del tumor debe ser superior a la del tejido normal más sensible. Mientras algunos tumores son varias veces más sensibles, otros sólo son ligeramente sensibles. Por fortuna, las células de la médula ósea pueden dividirse a mayor velocidad que las células malignas y por tanto se recuperan con mayor rapidez. Si se repite un ciclo del fármaco en este momento, el tumor no ha tenido tiempo de crecer demasiado. Los ciclos repetidos reducen de forma paulatina el tumor antes de la aparición de resistencias.

    La sensibilidad de ciertos tumores a la quimioterapia es tal que es posible la curación en un alto porcentaje: esto sucede en el cáncer uterino; las leucemias agudas (sobre todo en los niños); la enfermedad de Hodgkin y los linfomas difusos de células grandes; el carcinoma de testículo; el carcinoma de ovario; los carcinomas de células pequeñas del pulmón, y gran parte de los cánceres infantiles. Muchas veces estos procesos cancerosos se han diseminado en el momento del diagnóstico y no existe otra opción terapéutica. Otros cánceres avanzados tienen buena respuesta a la quimioterapia y pueden ser controlados durante periodos prolongados, por lo que se utiliza con frecuencia como tratamiento paliativo.

    Los dos principales problemas que limitan la utilización de la quimioterapia son la toxicidad y la resistencia. Las técnicas que evitan o controlan la toxicidad y disminuyen el riesgo de resistencias se han ido perfeccionando. Es importante la instauración precoz del tratamiento, la utilización de dosis óptimas del fármaco, la repetición de los ciclos con intervalos cortos si es posible, siempre que se permita la recuperación del paciente de los efectos tóxicos.

    Es eficaz la utilización de múltiples fármacos. Los protocolos de quimioterapia utilizan diferentes fármacos (a menudo entre 3 y 6 al mismo tiempo), cada uno de los cuales es eficaz de forma aislada. Se combinan fármacos con diferentes mecanismos de acción para evitar la aparición de resistencias cruzadas, y con diferentes tipos de toxicidad para poder emplear la dosis óptima de cada fármaco, sin producir toxicidad aditiva que puede resultar fatal.

    Se puede utilizar la quimioterapia junto a la cirugía o a las radiaciones en la denominada terapia combinada. Muchas veces se utiliza como tratamiento coadyuvante cuando la cirugía es la principal modalidad terapéutica. Suele administrarse tras la cirugía. Esta terapia es muy eficaz en el cáncer de mama. El objetivo principal de la quimioterapia como coadyuvante es la eliminación de las micrometástasis que pudieran existir previamente a la cirugía. Es más reciente la utilización de la quimioterapia previa a la cirugía como tratamiento coadyuvante, que puede además reducir la masa del tumor y facilitar su operabilidad.

    Terapias alternativas y complementarias

    Una terapia no demostrada es cualquier terapia que no haya sido probada y aprobada por medios científicos. El uso de una terapia no demostrada, en lugar de una terapia estándar, se llama terapia alternativa. Algunas terapias alternativas tienen efectos secundarios que pueden ser peligrosos, e incluso fatales. Con otras, el peligro principal radica en que el paciente puede perder la oportunidad de beneficiarse de la terapia estándar. Por otra parte, la terapia complementaria se refiere a aquella que se utiliza junto con la terapia estándar. Algunas terapias complementarias pueden ayudar a aliviar ciertos síntomas, los efectos secundarios de la terapia estándar contra el cáncer, o aumentar la sensación de bienestar del paciente.

    La Sociedad Americana del Cáncer recomienda que aquellos pacientes que estén considerando el uso de cualquier terapia alternativa o complementaria, lo consulten con su médico.

    Terapia hormonal  Muchos cánceres procedentes de tejidos que son sensibles a la acción hormonal, como la mama, la próstata, el endometrio y el tiroides, responden al tratamiento hormonal. Consiste en la administración de diferentes hormonas o antihormonas o en la anulación de la hormona estimulante correspondiente.

    Otras estrategias  Se están empezando a emplear nuevas estrategias, algunas de ellas prometedoras, en el tratamiento del cáncer. Se pueden utilizar agentes biológicos denominados moduladores de la respuesta biológica, para modificar la respuesta del organismo (y en especial del sistema inmunológico) al cáncer. Otro planteamiento es utilizar agentes biológicos para estimular a determinadas células a que ataquen a las células malignas. El mejor ejemplo es la utilización de la interleuquina 2 para estimular a los linfocitos killers sensibles a linfoquinas (células LAK.

    Se ha investigado en profundidad la existencia de antígenos específicos de algunos tumores que permitan la elaboración de anticuerpos antitumorales: éstos atacarían el cáncer de manera directa o constituyendo el vehículo para un fármaco quimioterapéutico. Así, el anticuerpo identificaría la célula maligna a la que se adheriría permitiendo al fármaco ejercer su acción.

    Incluso en el caso de conseguirse la curación, el cáncer puede haber producido serias secuelas. Se debe intentar ofrecer al paciente la mejor calidad de vida posible, mediante técnicas de rehabilitación que pueden incluir cirugía reconstructiva. Cuando no es posible la curación, el tratamiento paliativo tiene por objetivo brindar al paciente la mejor calidad de vida y función durante los siguientes meses o años. El dolor puede controlarse en la actualidad de manera mucho más eficaz que en otras épocas.

    Perspectivas.

    En las últimas décadas, el número de muertes debidas al cáncer ha aumentado de manera rápida y progresiva: entre 1965 y 1989 el número de casos se duplicó. Este dato no representa una marcha atrás sino que refleja el aumento y envejecimiento de la población (la incidencia de cáncer aumenta con la edad. También refleja el fracaso, hasta épocas recientes, de las campañas antitabaco, lo que ha supuesto que la incidencia de cáncer de pulmón (la principal causa de muerte por cáncer) continúe aumentando. Esta incidencia se ha multiplicado por diez en los últimos cincuenta años. El descenso espectacular en el consumo de tabaco en los últimos años debería traducirse en un descenso de la mortalidad por cáncer de pulmón. Si se excluye este último, la mortalidad por cáncer ajustada a la edad ha dejado de aumentar. Otros tipos de cáncer continúan aumentando en incidencia, pero en muchos casos las mejoras en la tasa de curación han sobrepasado este aumento.

    La mortalidad por cáncer ha disminuido progresivamente en todos los grupos de edad por debajo de los 55 años. Este hecho se puede relacionar con una menor exposición a los agentes cancerígenos gracias a la mejora de los hábitos de salud y del ambiente, así como a un diagnóstico más precoz. Se espera que este descenso se extienda a los grupos de mayor edad.

    El riesgo de cáncer de pulmón disminuye de forma espectacular en pocos años después de dejar de fumar. Los esfuerzos en el diagnóstico precoz en el cáncer de pulmón han tenido poca repercusión en la tasa de curación. La mayor parte de los cánceres cutáneos son curables. Son prevenibles, si se disminuye la exposición a las radiaciones solares, el principal factor relacionado con su aparición.

    El riesgo de contraer cáncer.

    Cualquiera. Puesto que los casos de cáncer aumentan a medida que las personas envejecen, la mayoría de los casos afectan a adultos de mediana edad o ancianos. Los investigadores del cáncer utilizan la palabra "riesgo" de diferentes formas. El riesgo de por vida se refiere a la probabilidad de que una persona contraiga cáncer o muera de cáncer durante el transcurso de su vida. En los Estados Unidos de Norteamérica uno de cada dos hombres corre el riesgo de contraer cáncer durante su vida, mientras que en las mujeres el riesgo es de una de cada tres. El riesgo relativo es una medida del grado de relación entre los factores de riesgo y el cáncer en particular. Éste compara el riesgo de contraer cáncer que corren las personas con cierta exposición o característica, con el riesgo en personas que no tienen esta exposición o característica. Por ejemplo, los fumadores corren un riesgo relativo 10 veces superior en comparación con los no fumadores. Esto significa que los fumadores tienen aproximadamente 10 veces más posibilidades de contraer cáncer de pulmón (o un riesgo 900% mayor) que los no fumadores. La mayoría de los riesgos relativos no son tan grandes. Por ejemplo, las mujeres con antecedentes familiares de primer grado (madre, hermana o hija) de cáncer del seno corren aproximadamente doble riesgo de contraer cáncer del seno en comparación con las mujeres que no tienen antecedentes familiares. Esto significa que las mujeres con antecedentes familiares de primer grado son dos veces o 100% más propensas a tener cáncer del seno que aquellas sin antecedentes familiares de esta enfermedad.

    Personas que hoy se encuentran vivas y han tenido cáncer alguna vez.

    El Instituto Nacional de Cáncer estima que unas 8.4 millones de personas en los Estados Unidos de Norteamérica que se encuentran hoy con vida, han tenido cáncer. Algunas de estas personas pueden considerarse curadas, mientras que otras todavía tienen evidencia de cáncer y es posible que estén bajo tratamiento.

    Nuevos casos de cáncer que se esperan para este año.

    Se espera que se diagnostiquen aproximadamente 1,220,100 nuevos casos de cáncer en 2000. A partir de 1990, se han diagnosticado cerca de 13 millones de nuevos casos de cáncer. Estos estimados no incluyen el carcinoma in situ (un cáncer no invasivo) de ningún sitio, salvo la vejiga urinaria, ni el cáncer de piel de células escamosas y básales. Se estima que este año se diagnostiquen más de un millón de casos de cáncer de piel de células escamosas y básales.

    Calculo de personas que mueren de cáncer.

    Este año se estima que fallezcan unas 552,200 personas en este país a causa del cáncer, más de 1,500 personas por día. El cáncer es la segunda causa principal de muerte en los Estados Unidos de Norteamérica, superada sólo por las enfermedades cardíacas. En este país, uno de cada cuatro fallecimientos se debe al cáncer.

    Porcentaje de personas que sobreviven al cáncer.

    Por lo general, se utilizan índices de supervivencia relativa a cinco años para supervisar el progreso en la detección temprana y el tratamiento del cáncer. El índice de supervivencia relativa es el índice de supervivencia que se observa en un grupo de pacientes de cáncer en comparación con el índice de supervivencia de personas en la población general que son similares al grupo de pacientes en cuanto a edad, género, raza y año natural de observación. La supervivencia relativa se ajusta a la esperanza de vida normal (factores tales como morir de enfermedades cardíacas, accidentes y enfermedades de la vejez. Los índices de supervivencia relativa a cinco años incluyen personas que viven cinco años después del diagnóstico, ya sea en remisión, libre de enfermedades o bajo tratamiento. Aunque estos índices dan una idea de la supervivencia promedio de los pacientes de cáncer en una población dada, son menos informativos cuando se utilizan para establecer pronósticos individuales, por lo que deben interpretarse con cuidado. En primer lugar, los índices de supervivencia relativa a cinco años se basan en pacientes que fueron diagnosticados y tratados al menos en los últimos ocho años y no reflejan completamente los más recientes avances en el tratamiento de esta enfermedad. En segundo lugar, al estimar los índices de supervivencia, no se toma en cuenta la información sobre los métodos de detección, los protocolos de tratamiento, las enfermedades adicionales y las conductas que influyen en la supervivencia. El índice de supervivencia relativa a cinco años para todos los tipos de cáncer combinados es del 59%.

    Los costos del cáncer.

    Los costos financieros del cáncer son enormes, tanto para la persona que lo padece como para toda la sociedad. Los Institutos Nacionales de Salud estiman que los costos generales del cáncer se elevan a $107 mil millones anuales; $37 mil millones por costos directos (total de los gastos médicos), $11 mil millones por costos de morbosidad indirectos (costos de productividad perdida debido a enfermedad) y $59 mil millones por costos de mortalidad indirectos (costos de productividad perdida debido a muerte prematura. Los tratamientos de cáncer del seno, del pulmón y de la próstata representan más de la mitad de los costos médicos directos. La disponibilidad de seguro médico y las barreras para la atención a la salud pueden afectar el costo del tratamiento del cáncer en este país. De acuerdo con información de 1996, aproximadamente el 19% de los norteamericanos menores de 65 años no tiene seguro médico, y un 26% de las personas mayores tienen sólo cobertura de Medicare. Durante 1996, se registró que casi el 18% de los norteamericanos no tenían una fuente habitual de atención a la salud. Además, el 12% de las familias norteamericanas tenían miembros que habían experimentado dificultades o demoras para obtener atención, o no recibieron los servicios de asistencia médica necesarios.

    Asociaciones de ayuda a niños con cáncer en la Republica Mexicana.

    Estas asociaciones son no lucrativas en las cuales el objetivo es dar asistencia económica, emocional y social a niños con cáncer de escasos recursos. Estas asociaciones proporcionan desde hogar hasta medicinas a niños de todas las partes del país. Algunas de ellas tienen sus programas de regionalización las cuales pueden estar mas cerca del niño afectado y no tener que viajar hasta el Distrito Federal para recibir una atención adecuada.

    Es muy grave que la mayoría de los niños que mueren en México por cáncer pudieron haber sobrevivido de haber recibido tratamiento, de ahí la importancia de estos programas. Inclusive muchos niños mueren sin haber sabido que tenían cáncer.

    Existen muchas asociaciones que brindan apoyo a los niños con cáncer a lo largo y ancho de toda la República Mexicana entre las cuales destacan por su importancia:

    • Albergue La Esperanza.

    • Asociación Mexicana de lucha contra el cáncer.

    • Asociación de Mujeres Yucatecas Contra el Cáncer.

    • Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer (AMANC).

    • Asociación Mexicana de Tanatología.

    • Casa de la Amistad para niños con cáncer.

    • Centro Oncológico de Chiapas.

    • Colostomizados.

    • Fundación Protectora de Niños con Cáncer.

    • Grupo Reto.

    • Patronato de Lucha contra el Cáncer, AC.

    • Programa Nacional Contra el Cáncer.

    • Sociedad Mexicana de Estudios Oncológicos.

    • Voluntariado del Instituto Nacional de Cancerología.

    Mayormente, después de que la persona de bajos recursos es diagnosticada con cáncer acude a una de estas asociaciones.

    El diagnóstico de cáncer da lugar a consideraciones graves. Es razonable pedir una segunda opinión, en particular si se encuentra cerca de algún centro de salud importante que se dedique al estudio o tratamiento del tipo de cáncer que usted padece. Sin embargo, tenga en cuenta que para la mayoría de los cánceres el tiempo es algo muy valioso y no debe desperdiciarse en cosas innecesarias.

    Obtenga una segunda opinión si considera que es conveniente y después ponga manos a la obra con su médico para decidir un plan adecuado de tratamiento.

    Tras largos años de estudios acerca del cáncer es cierto que se ha adelantado mucho acerca del tema, pero también es cierto que según quedando muchas interrogantes por despejar.

    Estudios han comprobado que el cáncer se origina por mutaciones en los genes ye astas pueden ser por transmisión en la información genética, porque exciten genes cancerigenos o porque hay mutaciones entre los ellos. También los agentes cancerigenos causan cáncer, pueden haber muchas causas internas, también se sabe que una sola mutación no e posible que causa cáncer.

    Hay muchos factores que influyen en la aparición del cáncer como las causas ambientales, entre estas causas se clasifican el tabaco, el alcohol, las infecciones y las radiaciones.

    Es muy importante detectar el cáncer a tiempo ya que hay más posibilidades de su curación que si se detecta cuando su desarrollo ya sea muy avanzado.

    Sabemos muy bien que el cáncer ataca de igual forma a niños y adultos, pero en este caso nos referimos a los niños que es nuestro objetivo principal, existen miles de tipos de canceres diferentes pero anteriormente se enlistaron los más importantes por ser los más frecuentes en su aparición.

    Actualmente existen muchas asociaciones dedicadas y preocupadas por los niños del México de hoy, refiriéndonos al cáncer, existen cientos de ellas repartidas en toda la Republica Mexicana entre ellas las más importantes son: AMANC, el Albergue La Esperanza, Asociación Mexicana de lucha contra el cáncer, Asociación de Mujeres Yucatecas Contra el Cáncer, Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer (AMANC), Asociación Mexicana de Tanatología, Casa de la Amistad para niños con cáncer, Centro Oncológico de Chiapas, Colostomizados, Fundación Protectora de Niños con Cáncer, Grupo Reto, Patronato de Lucha contra el Cáncer, AC., Programa Nacional Contra el Cáncer, Sociedad Mexicana de Estudios Oncológicos, Voluntariado del Instituto Nacional de Cancerología.

    Estas asociaciones tienen una gran labor y necesitan de nuestro apoyo para salir adelante y así ayudar a todos los niños que necesiten una atención adecuada para el trato de su enfermedad.

    Por su importancia en el siguiente capítulo nos referiremos en particular a la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer (AMANC), la cual se ha preocupado por extender en todos los estados de México con su programa de regionalización, donde hace poco más de cinco meses ha creado dos asociaciones más en los estados de Aguascalientes y Campeche.

    EL CÁNCER PARA AMANC, I.A.P.

    Muchas asociaciones se han preocupado por el bienestar de nuestros niños, ya que muchos consideran que son “el futuro de una nación”, pero para ser exactos, estos niños no son un futuro sino son nuestro presente.

    Es por eso que es de nuestro interés referirnos a una de las asociaciones más importantes de nuestro país la cual lleva 18 años de haberse creado y las cual ha ayudado a más de 2,100 niños con cáncer y carentes de recursos económicos de los cuales el 70% han superado su enfermedad.

    El cáncer infantil es una enfermedad que puede presentarse en cualquier edad de la infancia, pero es entre los 4 y 7 años cuando se presenta con mayor frecuencia.

    En México el cáncer representa la cuarta causa de mortalidad infantil.

    Aún cuando se desconoce con exactitud la frecuencia, informes médicos apuntan que la tasa aproximada de cáncer en menores de 11 años es de 120 casos nuevos por millón al año, y de cada 4 niños, 3 son hombres y sólo 1 mujer.

    El cáncer infantil actualmente alcanza cifras de curación superiores al 70%, siempre y cuando se detecte oportunamente y se brinde el tratamiento adecuado y oportuno por un equipo de especialistas oncólogos pediatras, que incluye: cirujanos, radioterapeutas y quimioterapeuta.

    El cáncer es una enfermedad que cada vez se presenta con mayor frecuencia en la población infantil, sin importar su nivel social y económico. En México, dadas las deficientes características   socio-económicas de la mayoría de su población, y con una gran parte carente de seguridad social, difícilmente pueden cubrir el costo del tratamiento de sus hijos enfermos, especialmente si padecen cáncer, ya que requiere de un tratamiento largo y  costoso.

    AMANC, desde 1982, viene apoyando a niños de escasos recursos que sufren de cáncer y que no cuentan con seguridad social, alcanzando un porcentaje de éxito en el tratamiento superior al de estadísticas generales.

    Actualmente AMANC apoya a pacientes de cuatro hospitales del Distrito Federal:

    • Instituto Nacional de Pediatría

    • Hospital Infantil de México

    • Hospital General de México.

    • Hospital Pediátrico de Moctezuma.

    Los tres primeros pertenecen a la SS (Secretaría de Salud), y el cuarto al GDF (Departamento del Distrito Federal).

    También se apoyan a niños en hospitales de los siguientes Estados de la República:

    Aguascalientes, Guerrero, Morelos, Oaxaca, Puebla, Tabasco, Tamaulipas, Yucatán, Campeche y Chiapas próximamente.

    EL CANCER INFANTIL    es...
    ¡Curable en aproximadamente el 70% de los casos!

    El que un niño se cure de cáncer depende de que:

    • Se le diagnostique a tiempo

    • Del tipo de cáncer

    • De la respuesta del organismo al tratamiento

    • De un tratamiento adecuado bajo la supervisión de un

    ONCOLOGO PEDIATRA.

    El cáncer para el AMANC es una palabra que se utiliza para describir un grupo de enfermedades.

    Cada enfermedad recibe un nombre específico, de acuerdo a la parte del organismo que afecta.
    Todas tienen algo en común, son enfermedades de las células del cuerpo.

    Por ejemplo:

    • Leucemia afecta  LA SANGRE     

    • Osteosarcoma afecta  LOS HUESOS  

    • Linfomas afectan LOS GANGLIOS LINFÁTICOS       

    • Retinoblastoma afecta al OJO  

    • Tumor de Wilms afecta al RIÑÓN

    Todas las partes del cuerpo como la piel, el cabello, los huesos e incluso...
    la sangre, están formadas por células.

    La célula es la unidad básica de construcción del cuerpo humano, como lo es un tabique a una casa. Al pegar tabiques construimos muros. Cuando las células se unen, forman tejidos como la piel o bien órganos como el hígado, el riñón, etc.

    Las células en su mayoría se reproducen dividiéndose de dos en dos y se reproducen para:

    • Formar nuevas células durante el crecimiento

    • Reemplazar las células viejas por nuevas.

    • Reparar tejidos dañados

    Por ejemplo:

    Cuando sufrimos una cortada, se forma una costra. Al cabo de unos días la herida se cicatriza.

    Si la observamos veremos que tiene piel nueva, lo que quiere decir que las células se reprodujeron y cerraron la herida.

    Lo que sucede cuando el cáncer aparece.

    Las células cancerosas son células que han sufrido un cambio y por lo tanto no cumplen sus funciones correctamente en el organismo y se reproducen sin control.

    El aumento de estas células enfermas ocupa el lugar de las células sanas y normales, destruyéndolas.

    Debido a este aumento, en algunos tipos de cáncer observamos un crecimiento anormal llamado tumor.

    Existen dos tipos de tumores:

    Benignos: Que aún siendo la reproducción de las células descontrolada, NO tienen la capacidad para invadir otras áreas del organismo.

    Malignos o cancerosos: Que SI  tienen la capacidad de invadir otras partes del cuerpo, dando lugar a lo que se llama Metastásis.
    Esto es cuando una o varias células cancerosas se desprenden del tumor original, entran en la sangre y se depositan en otro lugar, dando origen a un nuevo tumor.

    Hay un tipo de Cáncer diferente llamado leucemia, es el Cáncer más frecuente en los niños y sin embargo, actualmente el 80% de ellos se puede curar.

    La leucemia es el Cáncer en la médula ósea, la cuál a su vez es la encargada de producir la sangre.

    La sangre está formada por tres tipos de células:

    • Glóbulos rojos que llevan el oxígeno a los tejidos

    • Plaquetas que se encargan de detener el sangrado en caso de heridas y

    • Glóbulos blancos cuya función es proteger al organismo en caso de infecciones.

    En la Leucemia se encuentra una producción anormal de glóbulos blancos, los cuáles se reproducen sin control. Al ser células que no han madurado lo suficiente, no son capaces de proteger al organismo y provocan la disminución de los glóbulos rojos y de las plaquetas.

    Esto da origen a síntomas como:

    • Anemia

    • Cansancio

    • Debilidad

    • Sangrados

    • Infecciones Frecuentes, etc.

    Las principales armas para combatir el cáncer son tres:

    • Cirugía

    • Quimioterapia

    • Radioterapia

    La cirugía: Es una operación en la que el tumor es eliminado del cuerpo.

    En ocasiones por las características del tumor o por su localización, no es posible su extracción total y hay que utilizar otros tratamientos.

    La utilización de diversos tratamientos disminuye la posibilidad de que se desarrollen nuevos tumores.

    La quimioterapia: Es la utilización de diferentes medicamentos que han probado su efectividad para disminuir las células malignas.

    Los efectos de la quimioterapia pueden ser:

    • Disminución de glóbulos rojos (anemia).

    • Disminución de glóbulos blancos (infecciones).

    • Disminución de plaquetas (sangrado).

    • Náuseas, vómito y caída del cabello.

    Todos estos efectos son temporales.
    Se pueden aplicar uno o varios medicamentos a lo largo del tratamiento, de acuerdo al tipo de Cáncer, evolución de la enfermedad y de la respuesta que tenga el organismo.

    La radioterapia: Está basada en la aplicación de "rayos" de energía. La radiación se utiliza para destruir a las células cancerosas en el momento en que se reproducen.

    Esto da como resultado que el tumor disminuya de tamaño.
    Efectos secundarios: algunos son temporales y afectan la zona de aplicación, produciendo irritación, caída del cabello, etc. y otros a largo plazo que van a depender del sitio radiado.
    En el tratamiento del cáncer intervienen diversos especialistas en Oncología Pediátrica, Radioterapia, Cirugía, Psicología, Trabajo Social y Enfermería.

    Es importante saber que...

    • El cáncer no es una enfermedad infecciosa ni contagiosa.

    • En la actualidad, más que en ninguna otra época, viven más niños que han padecido cáncer.

    • El hecho de que un niño o niña tenga cáncer, no quiere decir que muera de esta enfermedad.

    • Nada que hayan hecho o dejado de hacer los padres, influyó para que uno de sus hijos tenga cáncer.

    Estos síntomas en su niño pueden ser cáncer:

    • Fiebre persistente

    • Fatiga

    • Sangrados frecuentes

    • Pérdida de peso sin motivo

    • Decaimiento general

    • Moretones sin causa

    Ante cualquiera de estos síntomas, no espere. Lleve a su niño al hospital más cercano.

    Recuerde: diagnosticado a tiempo el cáncer infantil puede curarse.

    No existen curas milagrosas para el cáncer. El Oncólogo Pediatra es la persona indicada para tratarlo.

    Las investigaciones sobre el cáncer continúan y abren la posibilidad de nuevos tratamientos.

    Cualquier información que usted tenga sobre el cáncer, consúltela con su médico.

    En el tratamiento del Cáncer el afecto que recibe el niño de sus padres, hermanos y demás familiares, es indispensable para apoyarlo emocionalmente.

    Proyecto de regionalización.

    El 68% de los niños apoyados por AMANC, vienen de provincia a recibir su tratamiento al distrito federal, cAda tres o cuatro semanas. Esto afecta gravemente su economía familiar y además de que viene a recibir un tratamiento doloroso, son alejados de su hogar y de su entorno, causándoles un enorme desarraigo, tanto físico como emocional.

    Es por eso que AMANC continua desarrollando su programa de regionalización, que consiste en convivir con hospitales de diferentes estado, con la infraestructura necesaria, que en ellos se aplican los tratamientos De quimioterapia con los medicamentos enviados por AMANC, evitando así que los niños tengan que viajar al DF.

    De los niños apoyados:

    • 16% viven en el Distrito Federal

    • 16% son atendidos en hospitales del Estado donde residen

    • 68% vienen de su lugar de origen a recibir su tratamiento cada 21 días

    Los niños que vienen de los diferentes Estados de la República Mexicana a recibir su tratamiento al Distrito Federal, tiene que recorrer grandes distancias y su economía familiar se ve gravemente afectada por el gasto de los viajes que tienen que hacer cada tres semanas. Aunado a esto y a que además vienen a recibir un tratamiento doloroso son alejados de su hogar y de su entorno, causándoles un enorme desarraigo, tanto físico como emocional.

    Es por eso que AMANC continúa desarrollando su Proyecto de Regionalización, el cuál consiste en convenir con hospitales de diferentes Estados, que cuenten con la infraestructura necesaria, que ellos apliquen los tratamientos de quimioterapia, con los medicamentos enviados por AMANC, evitando así que los niños tengan que viajar al Distrito Federal.

    Actualmente trabajamos ya con los siguientes hospitales:

    • Instituto Estatal de Cancerología, en Acapulco, Gro.

    • Hospital del Niño Morelense, en Cuernavaca, Mor.

    • Hospital Infantil de Tamaulipas en Cd. Victoria, Tamps.

    • Hospital de Especialidades de Aguascalientes, en

    Aguascalientes, Ags.

    • Hospital General O'Horan de Mérida, en Mérida, Yuc.

    • Hospital General de Oaxaca, en Oaxaca, Oax.

    • Hospital para el Niño Poblano, en Puebla, Pue.

    • Hospital del Niño "Doctor Rodolfo Nieto Padrón", en

    Villahermosa, Tab.

    Programa de desconcentración.

    Con la finalidad de lograr una mayor cobertura, AMANC México se ha propuesto crear en cada uno de los Estados de la República, empezando por aquellos en donde actualmente se tienen bancos de medicamentos, un AMANC con recursos propios y autonomía, manejado por su respectivo patronato integrado con personalidades de las mismas entidades.

    AMANC PENINSULAR, es la primera oficina regional de AMANC, se constituyó el 14 de diciembre de 1999 y su misión es apoyar a niños de escasos recursos con diagnóstico de cáncer y sin seguridad social, principalmente de los Estados de Yucatán y Quintana Roo, a quienes se les atenderá en el Hospital General O'Horán, de la Cd. de Mérida sin tener que viajar al Distrito Federal.

    Procurando la misma misión se han constituido ya AMANC Campeche y AMANC Aguascalientes y están por abrirse otras más en diferentes Estados de la República.

    Población atendida en AMANC a nivel nacional.

    Desde su inicio AMANC ha apoyado a una población total de 2,292 niños.

    Cabe señalar que en los pacientes con leucemia, el tratamiento
    puede durar hasta 30 meses.

    El promedio de tratamientos mensuales en 1999 fue de 250.
    Los criterios de selección de los beneficios son:

    • Que tengan cáncer.

    • Que sean menores de 18 años.

    • Que tenga buen pronóstico de evolución.

    • Que sean de escasos recursos sin seguridad social.

    • Que los padres participen activamente en llevar a cabo el

    tratamiento.

    Diagnósticos más frecuentes:

    • Leucemia 50%

    • Linfomas 18%

    • Tumores sólidos 32%

    Edad y sexo:

    • Menores de 5 años 43%

    • De 6 a 11 años 35%

    • De 12 a 18 años 22%

    • Niños 64% Niñas 36%

    El 71% de las familias a las que pertenecen los pacientes están integradas por más de cuatro miembros.

    En cuanto a la ocupación del jefe de familia, el 100% corresponde al sector informal de la economía mexicana, que no cuenta con seguridad social.

    Lo anterior da como consecuencia salarios muy bajos, pues el 63% son familias que se sostienen con menos de un salario mínimo mensual ($1,000 pesos, aproximadamente $100 dólares ), el resto con no más de dos salarios mínimos.

    Albergue.

    En 1992 AMANC da comienzo a un nuevo programa, consistente en proporcionar albergue al niño enfermo de cáncer, así como a un familiar acompañante, provenientes de los diferentes Estados de la República Mexicana, durante su estancia en el Distrito Federal, para las sesiones de quimioterapia en los hospitales ya mencionados.

    De 1992 a la fecha, AMANC ha hospedado en el Albergue a más de 10,820 personas niños y familiares, cantidad que multiplicada por el número de días que permanecen albergados,  alcanza una cifra de 86,320 asistencias totales.

    En el Albergue se atienden a los pacientes foráneos y a un familiar acompañante con tres alimentos diarios durante el tiempo de hospedaje, que es de 4 días en promedio.

    Se proporcionan cuartos adecuados a los pacientes en tratamiento y a su familiar acompañante.

    Se da servicio de lavandería, para las necesidades básicas de los hospedados.

    Se brinda atención individualizada al paciente y familiar las 24 horas, en relación a cualquier necesidad que se presente
    (información psicológica, doméstica y general).

    Un ambiente cálido, solidario y profesional para el enfermo y su familiar, hacen más llevaderas las secuelas dolorosas del tratamiento que están recibiendo y minimiza el desarraigo de su entorno por estar fuera de su hogar.

    El Albergue cuenta con espacios recreativos con el fin de animar y apoyar en la recuperación integral de la salud de los niños.

    Centro AMANC.

     El Centro Amanc está ubicado en Magisterio Nacional No. 100, Tlalpan, Distrito Federal.

    La propiedad es un ex convento que se adquirió en agosto de 1996 con un donativo específico para tal fin, por lo que AMANC cuenta ya con un patrimonio propio.

    La obra inició en el segundo semestre de 1999, ya que casi tomó tres años la regularización del predio, así como la tramitación de todos los permisos requeridos por las autoridades.

    Las áreas que se encontraban ya construidas se conservaron y se están remodelando. En ellas se ubicarán las oficinas administrativas, banco de medicamentos, comedores, cocina, bodegas y capilla.

    El área de albergue, que se está construyendo desde sus cimientos, constará de tres pisos de dormitorios. Se contará con un total de 48 habitaciones dobles con baño cada una; 12 de ellas acondicionadas para la recuperación de pacientes que hayan sufrido transplante de médula ósea.

    En este albergue se podrán hospedar cómodamente un total de 96 personas, 48 niños y 48 familiares acompañantes; tendrá el triple de capacidad del albergue actual.

    EL CENTRO AMANC será el primer centro de su tipo en México, ya que en un espacio digno los niños obtendrán todos los servicios, aumentando el Apoyo Integral a servicios de Psicología, odontología, talleres educacionales y ocupacionales, mayores espacios verdes y sobre todo, un albergue digno.

    Formas de cooperar con AMANC.

    Las aportaciones para AMANC pueden realizarse de varias formas, dependiendo de las posibilidades de cada persona, empresa o fundación.

    • Aportaciones de dinero.

    • Aportaciones en especie (alimentos, mobiliario, ropa,

    juguetes, etc.).

    • Equipo asistencial (medicamentos, prótesis, muletas,

    sillas de ruedas, etc.).

    • Equipo médico especializado (catéteres, infusores, etc.).

    • Boletos de viaje y facilidades de transporte para fines

    institucionales.

    APOYO A PROYECTOS: A través de la presentación de proyectos concretos, como EL CENTRO AMANC que está requiriendo de fuertes cantidades de dinero para poder ser inaugurado a fines de este año.

    Tus donativos son deducibles de Impuestos.

    Los apoyos de dinero pueden hacerse a través de las siguientes CUENTAS BANCARIAS:

    BANCOMER: 1192279-6.

    BANAMEX: 4138166-Suc. 259.

    BITAL: 199296212.

    CITIBANK: 0652813097.

    SANTANDER MEXICANO: 65-50024053-6.

    Para enviarle su recibo deducible de impuestos a vuelta de correo, favor de enviarnos su ficha de depósito con todos sus datos al:

    Fax/ 57 40 41 26.

    AMANC proporciona seguimiento y control adecuado a cada uno de los donativos otorgados, a través de:

    • La Junta de Asistencia Privada

    • Auditoria Interna

    • Auditoria Externa

    Para cualquier información estamos a sus ordenes en:

    Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer, I.A.P.

    TEL: 57 41 00 16.

    57 41 28 14.

    57 41 32 98.

    FAX: 57 40 41 26.

    E-mail: amanc1@mail.infoabc.com

    La alimentación del niño con cáncer en AMANC., I.A.P.

    El niño con una enfermedad maligna como el cáncer puede presentar desnutrición ya sea por tener el antecedente de una dieta poco balanceada antes del establecimiento de la enfermedad.

    Estas situaciones pueden producir en el paciente un estado de extremo desgaste, el cual varia de acuerdo con el tipo de cáncer que presenten, y en forma mas importante, con el tipo específico de tratamiento.

    Efectos como la nausea y el vomito pueden ser severos y estar causados por la radioterapia y la quimioterapia, las cuales son armas efectivas contra el tratamiento del cáncer.

    El cáncer afecta a los niños causando perdida de apetito por la enfermedad, por el tratamiento y por otros factores psicológicos. Dentro de e estos últimos se encuentra el sentimiento de agresión que el personal médico-paramédico ocasiona cuando el niño va al hospital. Otro de los factores psicológicos lo constituye la depresión o el dolor depresivo causado por el cáncer. Muchos de los niños que padecen del cáncer antes de será tratados ya presentan síntomas como nauseas y vómitos y esto ocasiona una angustia muy grave en la familia.

    Todas estas causas provocan algo mas grave como es la perdida de peso y la debilidad lo que hará que el tratamiento que lleve sea mas difícil de sobre llevar tanto para el paciente como para los padres y el médico tratante.

    Se debe tener en cuanta que la activa participación de los padres, el oncólogo-pediatra, el nutriólogo, el psicólogo y la trabajadora social, podrán ofrecer juntos una mejor alimentación y los cuidados que requiere el niño.

    La finalidad de esto es precisamente que los padres tengan una idea mas amplia de cómo ayudar a sus hijos con cáncer para que estos vayan poco a poco comiendo mejor.

    El cáncer y una buena alimentación.

    Pata mantener un cuerpo sano es básico mantener una buena alimentación y aun mas cuando se recuperar busca la salud.

    Cuando un niño esta pasando por un tratamiento contra el cáncer es necesario que este bien alimentado, ya que esto es de mucha importancia para: evitar la perdida de peso extremo, se incrementa la tolerancia a los efectos secundarios de los tratamientos, y en algunos casos permite recibir una mayor dosis de quimioterapia., una dieta adecuada ayuda a fortalecer al organismo y facilita la reparación de los tejidos dañados por el tratamiento y una buen alimentación también ayuda a que el sistema defensivo del organismo no se debilite demasiado y por lo tanto pueda luchar contra las células cancerosas y combatir con efectividad las infecciones.

    ES importante que el niño coma bien tanto en cantidad como saber que es lo que come, el niño debe consumir una variedad de alimentos, comer la suficiente cantidad de alimento para crecer y conservar un peso adecuado, seleccionar un alimento de cada grupo en cada comida. Es muy importante adecuar la alimentación a las necesidades del niño.

    La clave para comer bien es consumir diariamente alimentos de los cuatro grupos indispensables para nuestro cuerpo, muchas veces el niño solo querrá consumir alimentos de un solo grupo, pero no se preocupe debe motivarlo a consumir de los cuatro grupos (cereales o tubérculos, leguminosas ya limeñitos de origen animal, frutas y verduras, y grasas y azucares).

    Durante la aplicación de la quimioterapia es posible que el niño presente problemas en la alimentación , por lo que cuando el niño no reciba el tratamiento coma lo mejor posible.

    Hay que permitir que los niños coman cuando tengan hambre y darles alimentos que se les antojen pero que a la vez que los alimenten. Es muy posible que el niño rehacer los alimentos que antes prefería, esto puede ser debido al medicamento. Los padres deben tener siempre comida preparada por si el niño quiere. Es importante que se ofrezcan los alimentos acompañados de líquidos, y aunque el niño sienta que no tiene hambre, ofrézcale líquidos en abundancia. Si es posible, es bueno que el niño camine o juegue antes de la comida para que le de hambre. Nunca sustituya la leche que toma por café.

    Pueden haber diferentes tipos de dieta como al dieta liquida, dieta blanda, dieta suave; dependiendo del tipo de alimentos que incluyan estos.

    Casa de recibimiento al niño con cáncer y su acompañante.

    Cuando un niño no radica en el lugar donde se encuentra la asociación es necesario hospedarlo en lugar seguro, donde este bajo la vigilancia adecuada, y donde reciba lo indispensable durante su estancia.

    Los niños que ocupan estas casa de recibimiento solo las ocupan por tres o cuatro dìas lo que mas o menos dura un tratamiento. Un tratamiento se practica cada semana o cada quince dias dependiendo del tipo de cáncer.

    Estas casas de recibiendo son financiadas por AMANC, ya que esto también esta incluido en el desarrollo de su tratamiento.

    AMANC Campeche, última institución fundada.

    Como ya hemos mencionado antes, AMANC preocupado por el bienestar de los niños ha creado en todo lo largo y ancho de la República Mexicana muchos centros con su nombre con el fin de proporcionar una contacto mas cercano con los niños y así poder ayudarlos. El último creado es el AMANC Campeche, que entró en función el 21 de julio del 2000 con el objeto de apoyar las acciones emprendidas con grupos de damas voluntarias de la sociedad civil.

    AMANC Campeche pretende apoyar a nuestros niños de escasos recursos que están siendo afectados por una de las mas terribles enfermedades de nuestros tiempos: el cáncer; Con e l propósito de conseguirles su recuperación definitiva y de proporcionarles los medicamentos y tratamientos adecuados.

    A pesar de ya ser una institución autorizada pues lleva poco más de cuatro meses de haberse fundado en el estado, AMANC Campeche presenta muchos problemas y deficiencias para empezar a atender a niños con cáncer, ya que no nada más se trata de recibir al niño sino que se requiere de suficientes recursos económicos para los costosos tratamientos como es la quimioterapia o la radioterapia. Ya que desde el momento en que se acepta un niño es hasta terminar con su tratamiento, y un tratamiento puede llevarse a veces más de treinta meses dependiendo del desarrollo de su enfermedad.

    La principal preocupación de esta nueva institución es crear un fideicomiso de $2.000 000.00 (dos millones de pesos), para apoyar con recursos propios a los niños de nuestro estado.

    Cuando un niño llegue a la asociación además de brindarle un tratamiento adecuado, se le deben satisfacer todas sus necesidades primarias como lo son la comida, el vestido y la vivienda; así como también si el niño no radica en la ciudad de Campeche (que es donde se encuentra la asociación), la asociación se verá obligada a proporcionar estancia al niño y a un acompañante durante el tiempo que dure su tratamiento, esto representa más gastos para la Asociación.

    Como obtiene donativos AMANC Campeche.

    Para apoyar con recursos propios a los niños de nuestro estado es conveniente reunir cierta cantidad de dinero la cual solo se puede obtener por medio de donativos de instituciones y de cualquier persona, que sabemos de su alto valor altruista para con los niños que sufren de esta grave enfermedad y que no cuentan con los recursos económicos para poder superar su enfermedad.

    Tras la experiencia que lleva esta fundación a nivel nacional, se destaca que esta enfermedad es curable el 70% de los casos pero hay que tomar en cuenta que cada menor requiere de seis a 36 meses de tratamiento, lo que representa aproximadamente 3,000.00 pesos mensuales por niño, esto incluyendo solo medicamentos.

    Es por todo esto que es importantísimo el donativo de cada uno de nosotros si queremos que nuestra asociación progrese y crezca.

    La presidenta del grupo AMANC Campeche, Sra. Clara Eunice Estrada de Cú pone a su disposición el teléfono 81-310-57 donde se le proporcionarán mas detalles de cómo dar su donativo o bien la Asociación cuanta con un número bancario donde puede depositar su aportación, el número de cuenta es 099962879 de BANORTE. Dichos donativos son deducibles de impuesto.

    Los dicho anteriormente deja claro que esta asociación es no gubernamental, es decir que no depende del gobierno del estado y tiene que buscar con sus propios recursos donativos para sus sostenimiento.

    Programa de AMANC Campeche.

    El objetivo general de AMANC Campeche.

    AMANC brinda Apoyo Integral a niños de escasos recursos económicos con diagnóstico de cáncer y sin seguridad social, con el fin de conseguir su recuperación definitiva.

    Los objetivos específicos.

    • Proporcionar los medicamentos oncológicos específicos a cada paciente durante el tiempo que dure su tratamiento de 6 a 30 meses, en los hospitales del Distrito Federal y de los diferentes Estados de la República Mexicana.

    • Apoyar el programa de transplante de médula ósea que se lleva a cabo en el Instituto Nacional de Pediatría y en el Hospital Infantil de México.

    • Poner a disposición del paciente de los Estados de la República Mexicana y un familiar acompañante, el Albergue AMANC, durante el tiempo que duren las sesiones de quimioterapia, radioterapia y consultas de control, en los hospitales del Distrito Federal.

    • Facilitar el servicio adecuado de transporte de los niños y su familiar acompañante, del albergue a los hospitales y viceversa. 

    • Procurar apoyo psicológico a los niños enfermos, así como a su familiares, para conseguir la superación de la enfermedad en las mejores condiciones emocionales posibles.

    • Brindar la información y orientación necesaria a los padres, durante el tiempo de tratamiento, en todo lo  referente a la enfermedad y problemas inherentes a ella.

    • Impartir cursos de educación para la salud a familiares afectados, para informar al entorno familiar sobre la enfermedad del cáncer, así como motivando a los familiares para que difundan los conocimientos adquiridos durante el curso, en sus barrios y comunidades, con el fin de sensibilizar a la población general en la detección precoz del cáncer y sus tratamientos oportunos, así como de otros aspectos básicos para la salud en general.

    • Proveer apoyo asistencial, dotando de materiales necesarios a los pacientes y familiares con escasos recursos de la población atendida por AMANC ( prótesis, catéteres, muletas, sillas de ruedas, despensa, ropa, juguetes, etc.)

    • Ofrecer actividades recreativas a los niños enfermos, para que de manera grupal superen las condiciones adversas que deben pasar.

    Para lograr todos estos objetivos, como hemos mencionado anteriormente es necesario un fideicomiso con una determinada cantidad para empezar a recibir a niños.

    Estos objetivos son los mismos para todos los lugares donde se ha descentralizado AMANC. Ya que su meta es una misma:

    Lograr curar a los niños que padecen esta enfermedad.

    Un grito de Ayuda.

    El amor a la infancia que sufre cáncer y no tiene recursos económicos para poder superarlo, dio vida a lo que hoy es AMANC, a través de la experiencia personal de su Fundadora y Presidenta, la Sra. Guadalupe Alejandra Castillo.

    AMANC proporciona Apoyo Integral a niños con el fin de su recuperación definitiva.

    AMANC Campeche necesita de muchos fondos, para poder empezar a lograr sus objetivos.

    Todo esto, nos hace reflexionar acerca dela gran ayuda que requiere esta asociación, si cada uno de nosotros pusiera una pequeña aportación, pronto juntaríamos la cantidad indispensable para que AMANC Campeche empiece a recibir a niños que en verdad necesitan su ayuda, por falta de recursos económicos.

    Existen muchas instituciones dedicadas a esto, pero muchas de ellas han sido creadas por personas que han sufrido algo semejante, como AMANC que fue creada por una persona que su hijo murió de cáncer.

    Este trabajo es una reflexión que hacemos, para que caigas en cuenta que muchas veces, tenemos que llegar a sufrir algo parecido para que se nos conmueva el corazón y nos empecemos a preocupara las cosas, pero... ¿Porqué llegar hasta ese punto?, ¿Porqué no preocuparnos por nuestros semejantes, sin necesidad de tener que llegar al grado de que nos este pasando a nosotros o a alguno de nuestros familiares para ayudar?. Este es tan solo uno de los muchos problemas a los que se enfrenta AMANC Campeche para su desarrollo.

    CONCLUSIONES

    AMANC tiene muchos deseos de ayudar a nuestra sociedad campechana  y por eso ha fundado AMANC Campeche para ayudar a la infancia que sufre de cáncer y  que no tiene recursos económicos.

    Es importante mencionar que gracias a esta nueva fundación, el 28% de los niños con cáncer campechanos que acudían al Hospital O'Horan ubicado en la ciudad de Mérida ya podrán ser atendidos aquí teniendo muchos menos gastos.
    La meta de esta asociación es alentar en el seno de la sociedad una cultura de respeto, protección y defensa de los derechos de nuestros niños.

    Por eso es importante que todos tomemos conciencia de lo importante que son este tipo de asociaciones que se preocupan por el bienestar de nuestros niños que más que un futuro es nuestro presente.

    Durante este trabajo fuimos comprobando y afirmando nuestras hipótesis.

    Nuestro planteamiento del problema al principio de este trabajo quedo así:

    ¿Cuál es el motivo por el cual hay un alto índice de mortalidad en niños que padecen el cáncer?

    Creemos que la falta de propaganda para todas las Asociaciones dedicadas a esta gran labor ha influido mucho, indirectamente, a los altos índices de niños que padecen esta enfermedad, ya que al no haber los recursos para tratar a un niño, su enfermedad avanza con el tiempo y se van perdiendo las posibilidades de su curabilidad total.

    Un ejemplo de esto, es la reciente creación de AMANC Campeche, que es una asociación no gubernamental dedicada a ayudar a niños con cáncer, dicha Asociación nos ayudo a llegar a esta conclusión porque al ir investigando para hacer este trabajo, familiares y amigos nos preguntaban acerca de que se trataba lo que hacíamos y cuando les explicábamos, muchos no sabían que tan grandes eran los índices de mortalidad infantil causada por el cáncer y muchos menos conocían la fundación  de la Asociación Mexicana de ayuda a niños con Cáncer (AMANC) en Campeche. Otra de las cosas que pudimos comprobar fue que las personas no sabían a donde acudir para aportar una cantidad económica y así ayudar a este tipo de instituciones, es por eso que nuestra hipótesis acerca de la falta de propaganda pudimos constatarla. También es verdad que muchos de los niños que padecen de cáncer no saben a que lugares acudir y piensan simplemente que se van a morir y que no tienen ninguna esperanza, de lo cual es importante mencionar que si esta grave enfermedad se descubre a tiempo puede curarse en su totalidad o ya sea que pueda controlarse.

    Algunas de las personas con las que tuvimos contacto que si tenían conocimientos sobre AMANC Campeche, pensaban ésta era sostenida por el gobierno y que el dinero que se donara nunca beneficiaria a los niños ni siquiera que llegaría a ellos, y que talvez todos esos donativos estaban dirigidos a otros propósitos, ya que hay muchos charlatanes que se paran en las entradas de lugares públicos pidiendo dinero para asociaciones que en verdad no existen.

    Recordemos que los menores no esperan; es hoy cuando requieren sustento para su desarrollo. Y tiene el derecho a ser felices y a llevar una vida normal como cualquier otro nov de su edad.

    Refiriéndonos a nuestro proyecto consideramos que lo que más necesita AMANC Campeche en este momento, es una ayuda económica para poder comenzar a trabajar y cumplir sus objetivos. Por lo que hemos pensando que seria buena idea, hacer propaganda y una buena difusión valiéndonos de todos los medios locales, para que toda la sociedad campechana se entere de que ya tenemos ya tenemos una asociación para niños con cáncer, y  que tan solo con un granito de arena que pongan, podrá comenzar a dar los tratamiento adecuados a todos los niños de bajos recursos económicos  que requieran de él. Por medio de la cuenta bancaria y del acceso a Internet podemos ayudara fácilmente a la asociación depositando lo que a nuestro alcance este.

    No debemos olvidar que detrás de un niño con cáncer, hay también una familia afectada, por lo que no esperaremos que a alguno de nuestra familia le ocurra o a nosotros mismos para caer en cuenta de lo grave que es este problema.
    Un derecho fundamental de los menores con cáncer es el que tiene a la salud y desarrollar al máximo.

    Ni una mano amiga sobra, ni un solo esfuerzo esta de más.

    ANEXOS

    BIBLIOGRAFIA

    FERNANDEZ-Cid A. y col. “Mastología Ginecología y Obstetricia”. Edit. Masson, México 2000; p.p. 348, 353, 355, 361-363.

    MENESES G., Abelardo, “Principales Neoplasias Malignas en México” Edit. Manual Moderno, México 1999; p.p. 102-115.

    MUÑOZ Alberto "Cáncer. Genes y nuevas terapias", Editorial Hélice, Madrid 1997; p.p.153-172

    ALBERTS, B., “Biología Molecular de la Célula”. Edit. Omega, Barcelona 1996; p.p. 230-258.

    ESTAPÉ, J.. "Cáncer: un tabú decreciente”. Edit. Omega, Vol. 15, no. 3, Barcelona mayo 1998; p.p. 134, 137, 145, 145-148.

    CARNEY, Daniel “Genes y Cancer”. Edit. John Wiley & Sons limited. Manchester 1990; p.p. 203-217.

    HIGAREDA, Kountz Sergio “la alimentación del niño con cáncer”. Fernández Editores, México 1996; p.p. 12-26.

    Nason, Alvin. “Biología”. Editorial Limusa, México 1998; p.p.

    100-101, 337.

    Asociación Nacional de Ayuda a Niños con Cáncer “Lo que tenemos que saber sobre el cáncer en los niños” Edit. Asistencia Privada, México D.F. 1998. p.p. 6-13.

    La dirección de comunicación social del sistema Nacional para el Desarrollo integral de la Familia. “Las niñas y los niños del DIF de hoy”. Edit. DIF, México D.F. Julio de 1996; p.p. 35,56,67.

    THOMPSON, Henry “Una manera de tratar el Cáncer”. Edit. Fawcett Columbine. New York 1991, p.p. 148-151.

    DUBOS, René “SALUD Y ENFERMEDADES”. Edit. Maya Pines y los redactores de los libros time-life, México 1996, p.p. 132.