Cáncer de mama

Células cancerosas. Mamografía. Carcinoma. Biopsia. Radioterapia. Quimioterapia. Ganglios linfáticos. Prevención

  • Enviado por: Yukito
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 28 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de Integrales Múltiples
Curso de Integrales Múltiples
En este curso aprenderás integrarles dobles sobre funciones de dos variables e integrales triples sobre...
Ver más información

Ejercicios resueltos de Aritmética
Ejercicios resueltos de Aritmética
Serie de ejercicios resueltos de Artimética Básica.

Este curso va ligado al curso actual de...
Ver más información

publicidad

MONOGRAFÍA

CANCER DEL SENO

FICHA DE IDENTIFICACIÓN

UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COAHUILA

FACULTAD DE MEDICINA UNIDAD SALTILLO

Lugar: Saltillo, Coahuila

Fecha: 19/marzo/2002

INDICE

Introducción

Etiología ……………………………………………………………………………… 3

Factor de riesgo ……………………………………………………………………………… 3

Patogenia ……………………………………………………………………………… 6

Síntomas ……………………………………………………………………………… 9

Diagnostico y pruebas de laboratorio ………………………………………………… 10

Tratamiento ……………………………………………………………………………

Pronostico ……………………………………………………………………………

INTRODUCCION

Este documento trata sobre el tratamiento del cáncer del seno. El cáncer del seno, un cáncer común en las mujeres, es una enfermedad en la cual se encuentran células cancerosas (malignas) en los tejidos del seno. Cada seno tiene entre 15 y 20 secciones llamadas lóbulos, los cuales a su vez se dividen en secciones más pequeñas llamadas lobulillos. Los lóbulos y lobulillos se conectan por tubos delgados llamados conductos.

El cáncer intraductal, el tipo de cáncer más común del seno, se encuentra en las células de los conductos.

El cáncer que se origina en los lóbulos o lobulillos se llama cáncer lobular. El cáncer lobular es el tipo de cáncer que con más frecuencia afecta a los dos senos.

El cáncer inflamatorio del seno es un tipo de cáncer poco común. En esta enfermedad, el seno se observa cálido, enrojecido e hinchado.

Una de las pruebas de laboratorio son las mamografías; se han estado usando por unos 30 años, y en los últimos 15 años los avances técnicos han mejorado mucho, tanto la técnica como los resultados. Hoy en día, el equipo que se usa está dedicado únicamente para toma de los rayos X del seno, produce estudios que son de alta calidad pero bajos en sus dosis de radiación. Los riesgos de radiación se consideran insignificantes.

La detección precoz del cancer es una preocupación para los medicos. En 1964 la organización mundial de la salud sobre la prevención del cancerconsideraba que la mayoria de los casos podrían beneficiarse de las medidas preventivas. En esta lucha contra el cancer tiene que participar tanto medico como paciente. El paciente debe acudir a consulta si nota algun síntoma de alarma.

ETIOLOGIA

No se conocen las causas exactas del cáncer de seno.

FACTORES DE RIESGO

Sin embargo, los estudios muestran que el riesgo de cáncer de seno aumenta conforme la mujer envejece. Esta enfermedad es muy rara en mujeres menores de 35 años de edad. Las mujeres de 40 años y más tienen el riesgo de desarrollar cáncer de seno. Sin embargo, la mayoría de los cánceres de seno ocurren en mujeres mayores de 50 años de edad y el riesgo es especialmente alto en mujeres mayores de 60. La investigación ha mostrado que las siguientes condiciones aumentan las posibilidades de que una mujer desarrolle cáncer de seno:

  • Historia personal de cáncer de seno. Las mujeres que ya han tenido cáncer de seno enfrentan un riesgo mayor de desarrollar otro cáncer de seno.

  • Historia familiar. El riesgo de una mujer de desarrollar cáncer de seno aumenta si su madre, hermana, hija, o dos o más parientas cercanas, como las primas, tuvieron cáncer de seno, sobre todo a una edad joven.

  • Ciertos cambios del seno. El haber tenido un diagnóstico de hiperplasia atípica o de carcinoma lobulillar in situ (CLIS) puede aumentar el riesgo de una mujer de desarrollar cáncer de seno.

  • Alteraciones genéticas. Los cambios en ciertos genes (BRCA1, BRCA2 y otros) aumentan el riesgo de cáncer de seno. En las familias en las que muchas mujeres han tenido la enfermedad, la prueba génica puede mostrar algunas veces la presencia de cambios genéticos específicos que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de seno. Los médicos pueden sugerir formas de tratar de retrasar o prevenir el cáncer de seno o mejorar la detección del cáncer de seno en mujeres que tienen estos cambios en sus genes.

Otros factores relacionados con un riesgo mayor de cáncer de seno son:

  • Estrógeno. La evidencia sugiere que en cuanto más estuvo expuesta una mujer al estrógeno, mayor probabilidad existe de que desarrolle cáncer de seno. Por ejemplo, el riesgo es en alguna forma mayor entre las mujeres que empezaron la menstruación a temprana edad (antes de los 12 años), que experimentaron la menopausia a una edad tardía (después de los 55), que nunca tuvieron hijos o que tomaron terapias de reemplazo de hormonas o píldoras anticonceptivas por largos períodos de tiempo. Cada uno de estos factores aumenta la cantidad de tiempo que el cuerpo de la mujer está expuesto al estrógeno.

El dietilestilbestrol (DES, por sus siglas en inglés) es una forma sintética de estrógeno que se usó entre 1940 y 1971. Las mujeres que lo tomaron durante el embarazo para prevenir ciertas complicaciones tienen un riesgo ligeramente mayor de cáncer de seno. Este no parece ser el caso en cuanto a sus hijas que estuvieron expuestas al dietilestilbestrol antes de nacer. Sin embargo, se necesitan más estudios conforme estas hijas entran en el rango de edad cuando el cáncer de seno es más común.

  • Maternidad tardía. Las mujeres que tienen su primer hijo tarde (después de los 30 años de edad) tienen una mayor probabilidad de desarrollar cáncer de seno que las mujeres que tienen sus hijos a una edad temprana.

  • Densidad del seno. Las mujeres de 45 años de edad y más cuyas mamografías muestran por lo menos un 75 por ciento de tejido denso, tienen un riesgo mayor. Un seno denso contiene muchas glándulas y ligamentos que dificultan detectar un tumor, y el tejido denso en sí está relacionado con una mayor probabilidad de desarrollar cáncer de seno.

  • La radioterapia. Las mujeres cuyos senos estuvieron expuestos a la radiación durante radioterapia antes de los 30 años de edad, especialmente las que fueron tratadas con radiación para la enfermedad de Hodgkin, tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de seno. Los estudios muestran que entre más joven era la mujer cuando recibió ese tratamiento, mayor es el riesgo de que desarrolle cáncer de seno después en su vida.

  • Alcohol. Algunos estudios sugieren un riesgo ligeramente mayor de cáncer de seno entre las mujeres que beben alcohol.

La mayoría de las mujeres que desarrollan cáncer de seno no tienen alguno de los factores de riesgo mencionados arriba, a excepción del que resulta con el envejecimiento. También es verdad que la mayoría de las mujeres que tienen factores de riesgo conocidos no desarrollan cáncer de seno. Los científicos están investigando las causas del cáncer de seno para aprender más acerca de los factores de riesgo y de las formas para prevenir la enfermedad.

DESARROLLO DEL CANCER DEL SENO

Etapas del cáncer del seno

Una vez detectado el cáncer del seno, se harán más análisis para determinar si el cáncer se ha diseminado del seno a otras partes del cuerpo. Este procedimiento se conoce con el nombre de clasificación por etapas. Para planear el tratamiento, el médico necesitará saber la etapa en la que se encuentra la enfermedad. Para la clasificación del cáncer del seno se emplean las siguientes etapas.

Etapa 0

El carcinoma intraductal in situ (DCIS por sus siglas en inglés, también conocido con el nombre de carcinoma intraductal)es un cáncer del seno en su etapa más temprana que podría llegar a convertirse en un cáncer del seno de tipo invasivo (cáncer que se ha extendido del ducto a los tejidos aledaños).

El carcinoma lobular in situ (LCIS por sus siglas en inglés). Este en si no es cáncer, sino más bien un marcador que identifica a aquellas mujeres con riesgo creciente de desarrollar cáncer invasivo (cáncer que se ha extendido a los tejidos aledaños) más adelante.

Etapa I

El cáncer no mide más de 2 centímetros (cerca de 1 pulgada) y no se ha extendido fuera del seno.

Etapa II

La etapa II se divide en etapa IIA y IIB.

La etapa IIA se reconoce por cualquiera de las siguientes características:

El cáncer no mide más de 2 centímetros pero se ha diseminado a los ganglios linfáticos debajo del brazo (los ganglios linfáticos axilares).

El cáncer mide entre 2 y 5 centímetros (de 1 a 2 pulgadas) pero no se ha diseminado a los ganglios linfáticos axilares.

La etapa IIB se reconoce por cualquiera de las siguientes características:

El cáncer mide entre 2 y 5 centímetros (de 1 a 2 pulgadas) y se ha
diseminado a los ganglios linfáticos axilares.

El cáncer mide más de 5 centímetros (más de 2 pulgadas) pero no se ha diseminado a los ganglios linfáticos axilares.

Etapa III

La etapa III se divide en etapa IIIA y IIIB.

La etapa IIIA se reconoce por cualquiera de las siguientes características:

El cáncer mide menos de 5 centímetros y se ha diseminado a los ganglios linfáticos axilares, y los ganglios linfáticos están unidos entre sí o a otras estructuras.

El cáncer mide más de 5 centímetros y se ha diseminado a los ganglios
linfáticos axilares.

La etapa IIIB se reconoce por cualquiera de las siguientes características:

El cáncer se ha diseminado a tejidos cerca del seno (la piel o la pared torácica, incluyendo las costillas y los músculos del tórax).

El cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos dentro de la pared torácica cerca del esternón.

Etapa IV

El cáncer se ha diseminado a otros órganos del cuerpo, con mayor frecuencia a los huesos, los pulmones, el hígado o el cerebro; o el tumor se ha diseminado localmente a la piel y a los ganglios linfáticos dentro del cuello, cerca de la clavícula.

Cáncer inflamatorio del seno

El cáncer inflamatorio del seno es un tipo especial de cáncer del seno que suele ser poco común. El seno da la impresión de estar inflamado pues presenta una apariencia rojiza y una temperatura tibia.

La piel puede tener signos de surcos, ronchas o huecos en general. El cáncer inflamatorio del seno tiende a diseminarse rápidamente.

Recurrente

La enfermedad recurrente significa que el cáncer ha vuelto (recurrido) después de haber sido tratado. Puede volver al seno, a los tejidos blandos del tórax (la pared torácica) o a otra parte del cuerpo.

Síntomas

El cáncer de seno en su etapa temprana por lo general no causa ningún dolor. De hecho, cuando se desarrolla al principio, es posible que no se presente síntoma alguno. Sin embargo, conforme crece el cáncer, puede causar cambios a los que las mujeres deben poner atención:

  • Una masa o engrosamiento en el seno, cerca de éste o en el área de la axila;

  • Un cambio en el tamaño o forma del seno;

  • Secreción del pezón o sensibilidad, o un pezón sumido (invertido) hacia dentro del seno;

  • Pliegues u hoyuelos en el seno (la piel parece como la piel de una naranja); o

  • Un cambio en la forma como se ve o se siente la piel del seno, de la areola o del pezón (por ejemplo, caliente, hinchada, roja o escamosa).

Si una mujer encuentra cualquiera de estos síntomas, debe ver a su médico. Por lo general, no son cáncer, pero es importante verificar con el médico para que cualquier problema pueda diagnosticarse y tratarse tan pronto como sea posible.

DIAGNOSTICO Y PRUEBAS DE LABORATORIO

Un área que se ve anormal en una mamografía; una masa o bulto u otros cambios en el seno pueden ser causados por cáncer o por otros problemas menos serios. Para averiguar la causa de cualquiera de estos signos o síntomas, el médico hará un examen físico detallado y preguntará la historia médica personal y familiar. Además de examinar la salud en general, el médico podría hacer uno o varios de los exámenes que se describen adelante:

  • Palpación. El médico puede descubrir muchas cosas acerca de una masa o bulto (su tamaño, textura y si se mueve fácilmente) al tocar y examinar con las manos el bulto y los tejidos de su alrededor. Generalmente, las masas benignas se sienten diferentes a las masas malignas o cancerosas.

  • Mamograma. Los rayos X del seno son diferentes a los usados en otras partes del cuerpo. Los rayos X del seno no penetran el tejido tan fácilmente como aquellos usados rutinariamente en otras partes del cuerpo.

Durante el procedimiento, los senos se comprimen con el equipo del mamograma para extender el tejido. Esto permite una dosis más pequeña de radiación. La compresión de los senos puede causar incomodidad en el momento, pero es necesaria para producir un buen mamograma. La compresión sólo dura unos pocos segundos para cada imagen del seno. 

La enfermera para la salud del seno o el tecnólogo de los rayos X usualmente toman los rayos X, pero las radiografías que resultan son leídas e interpretadas por un radiólogo, el cual le informa los resultados a su médico.

Calcificaciones - depósitos pequeñitos de minerales adentro del tejido del seno. Existen dos categorías de calcificaciones:

  • Macrocalcificaciones - depósitos gruesos de calcio que usualmente indican cambios degenerativos en los senos como:

  • El envejecimiento de las arterias de los senos.

  • Heridas viejas.

  • Inflamaciones.

  • Microcalcificaciones - partículas pequeñitas de calcio (menos de 1/50 de una pulgada). Cuando se ven muchas microcalcificaciones en un área, se les llama racimo.

Masas - Las cuales pueden ocurrir con o sin asociación a las calcificaciones, sus causas varían y pueden incluir:

  • Los quistes - son una colección de líquido no canceroso en el seno. No puede diagnosticarse por medio de un examen físico o por una mamografía solamente. Se requiere bien sea un ultrasonido o una aspiración por medio de una aguja. Si la masa no es un quiste, más imágenes pueden ser necesarias.

  • Condiciones benignas del seno - las masas pueden ser monitorizadas con mamogramas periódicos, pero otras pueden requerir una biopsia inmediata o retrasada.

Cáncer del seno

  • Ecografía. La ecografía utiliza ondas de sonido (ultrasonido) de alta frecuencia y puede mostrar a menudo si un bulto es sólido o está lleno de líquido. Este examen puede usarse junto con la mamografía.

Con base en estos exámenes, el médico puede decidir si no se necesitan más pruebas ni se requiere tratamiento. En esos casos, el médico debe examinar a la mujer con regularidad para estar pendiente de cualquier cambio.

Sin embargo, a menudo, se necesita extraer líquido o tejido para hacer el diagnóstico. El médico puede referir a la mujer a un cirujano u otro profesional médico especializado en enfermedades de los senos para otra evaluación. Estos médicos pueden realizar:

  • Una aspiración con aguja fina. Se utiliza una aguja fina para extraer el líquido de la masa o bulto en el seno. Este procedimiento puede mostrar si un bulto es un quiste (no canceroso) lleno de líquido o es una masa sólida (que puede o no ser cancerosa). Si el líquido extraído es claro o transparente, tal vez no es necesario que se examine en el laboratorio.

  • Una biopsia con aguja. Por medio de técnicas especiales con una aguja, se puede extraer tejido del área que se ve sospechosa en la mamografía pero que no se puede sentir. El tejido que se extrae en la biopsia con aguja se manda al laboratorio, para que el patólogo examine si tiene células cancerosas.

  • Una biopsia quirúrgica. En una biopsia por incisión, el cirujano corta una muestra de un bulto o de un área sospechosa. En una biopsia por excisión, el cirujano quita todo el bulto o área sospechosa y deja un área de tejido sano alrededor de los bordes de donde se quitó el bulto. Un patólogo examina entonces el tejido bajo el microscopio para verificar si tiene células cancerosas.

ASPECTOS GENERALES DE LAS OPCIONES DE TRATAMIENTO

Tratamiento del cáncer del seno

Existen tratamientos para todas las pacientes con cáncer del seno. Se emplean cuatro tipos de tratamiento:

  • cirugía (la extracción del cáncer en una operación)

  • radioterapia (el uso de dosis elevadas de rayos X para eliminar las células cancerosas)

  • quimioterapia (el uso de fármacos para eliminar las células cancerosas)

  • terapia hormonal (el uso de fármacos para cambiar la forma en que actúan las hormonas, o la extirpación de órganos que producen hormonas, como los ovarios).

Se están evaluando en pruebas clínicas la terapia biológica (el uso del sistema inmunitario para combatir el cáncer), el trasplante de médula ósea, y el transplante de células madres periféricas sanguíneas.

La mayoría de los pacientes con cáncer del seno se someten a una cirugía con el fin de extraer el cáncer del seno. Generalmente, también se extraen algunos ganglios linfáticos axilares, los cuales se analizan bajo el microscopio con el fin de detectar la presencia de células cancerosas.

Se emplean varios tipos de operaciones:

Cirugía para conservar el seno:

La tilectomía (a veces denominada biopsia escisional o excisión amplia)
consiste en la extracción del tumor del seno y parte del tejido de alrededor.
Generalmente, es seguida por un tratamiento con radioterapia a la parte del
seno que queda después de la operación. La mayoría de los médicos
también extraen algunos de los ganglios linfáticos axilares.

La mastectomía parcial o segmentada consiste en la extracción del cáncer y
parte del tejido de alrededor del tumor y el recubrimiento de los músculos del tórax debajo del tumor. Generalmente se extraen algunos ganglios linfáticos axilares. En la mayoría de los casos, este procedimiento es seguido por
radioterapia.

Otros tipos de cirugía:

La mastectomía total o simple consiste en la extracción de todo el seno.
Algunas veces también se extraen ganglios linfáticos axilares.

La mastectomía radical modificada consiste en la extracción del seno, varios de
los ganglios linfáticos axilares, el recubrimiento de los músculos del tórax, y
algunas veces, parte de los músculos de la pared torácica. Ésta es la
operación más común para el cáncer del seno.

La mastectomía radical (también llamada mastectomía radical de Halsted)
consiste en la extracción del seno, los músculos del tórax y todos los ganglios
linfáticos axilares. Ésta fue la operación que más se usó durante varios años,
pero en la actualidad sólo se emplea cuando el tumor se ha diseminado a los
músculos del tórax.

La radioterapia consiste en el uso de rayos X de alta energía para eliminar células cancerosas y reducir tumores. La radiación puede provenir de una máquina fuera del cuerpo (radioterapia externa) o de materiales que producen radiación (radioisótopos) administrados a través de tubos plásticos delgados que se aplican al área donde se encuentran las células cancerosas (radioterapia interna).

La quimioterapia consiste en el uso de medicamentos para eliminar células cancerosas. La quimioterapia puede tomarse en forma oral, o administrarse insertando una aguja en una vena o músculo. La quimioterapia se considera un tratamiento sistémico, ya que el medicamento es introducido al torrente sanguíneo, viaja a través del cuerpo y puede eliminar células cancerosas fuera del área del seno.

Si los exámenes muestran que las células del cáncer del seno tienen receptores de estrógeno y receptores de progesterona, la paciente podría recibir terapia hormonal. La terapia hormonal se emplea para cambiar el comportamiento de las hormonas del cuerpo que contribuyen al crecimiento del cáncer. Esto puede lograrse por medio del uso de fármacos que cambian la forma en que funcionan las hormonas, o por medio de cirugía para extraer los órganos que producen hormonas, como los ovarios. La terapia hormonal con tamoxifeno se administra frecuentemente a pacientes con etapas tempranas de cáncer del seno. La terapia hormonal con tamoxifeno o estrógenos puede actuar sobre todas las células del cuerpo y puede incrementar sus posibilidades de adquirir cáncer del útero. La paciente deberá ir al médico para hacerse una prueba de la pelvis cada año, y deberá informarle lo más pronto posible a su médico sobre cualquier tipo de sangrado vaginal que no esté relacionado con su período menstrual.

Aún si el médico extrae todo el cáncer que se puede ver durante la operación, se le podría administrar radioterapia, quimioterapia o terapia hormonal después de la cirugía para eliminar todas las células cancerosas que puedan haber quedado. La terapia que se administra después de una operación cuando no hay células cancerosas visibles se llama terapia adyuvante.

El propósito de la terapia biológica es el de tratar de que el cuerpo combata el cáncer. En ella se utilizan materiales producidos por el cuerpo o elaborados en un laboratorio para impulsar, dirigir o restaurar las defensas naturales del cuerpo contra las enfermedades. La terapia biológica es conocida a veces con el nombre de terapia modificadora de la respuesta biológica (BRM) o inmunoterapia. En la actualidad, este tratamiento está siendo administrado únicamente en pruebas clínicas.

El trasplante de médula ósea es un tipo de tratamiento que está siendo estudiado en pruebas clínicas. Algunas veces el cáncer del seno se hace resistente al tratamiento de radioterapia y quimioterapia. Por lo tanto, se podrían tener que usar dosis elevadas de quimioterapia para tratar este tipo de cáncer. Puesto que las dosis elevadas de quimioterapia podrían destruir la médula ósea, antes de iniciar el tratamiento se extrae una cantidad de médula ósea de los huesos. A continuación, se congela la médula ósea extraída y se trata a la paciente con dosis elevadas de quimioterapia con o sin radioterapia como tratamiento contra el cáncer. La médula que se le haya extraído se descongela y se le administra con una aguja que se inserta en una vena para reemplazar la médula destruida por el tratamiento. Este tipo de trasplante se denomina trasplante autólogo. Si la médula que se le administra es extraída de otra persona, se llama un trasplante alogénico.

Existe otro tipo de trasplante autólogo conocido con el nombre de trasplante de célula madre periférica. En este procedimiento, la sangre se pasa por una máquina que extrae las células madres (las células inmaturas de las cuales se derivan todos los glóbulos) y luego se devuelve la sangre al cuerpo. Este procedimiento se llama leucoféresis y por lo general dura 3 ó 4 horas. Las células madres se tratan con medicamentos para eliminar cualquier célula cancerosa, y luego se congelan hasta que sean trasplantadas. Este procedimiento se puede llevar a cabo por sí solo o ir acompañado de un trasplante de médula ósea autólogo.

La probabilidad de recuperación es mayor si el médico escoge un hospital en el que se llevan a cabo más de cinco trasplantes de médula ósea al año.

Tratamiento por etapa

El tratamiento de cáncer del seno dependerá del tipo y etapa de la enfermedad, y de la edad de la paciente, si ha alcanzado la menopausia y su estado de salud en general.

La paciente podría recibir un tratamiento considerado estándar basándose en la eficacia del tratamiento en varias pacientes durante estudios anteriores o podría optar por participar en una prueba clínica. No todas las pacientes se curan con terapia estándar y algunos tratamientos estándar podrían tener más efectos secundarios de los deseados. Por estas razones, las pruebas clínicas están diseñadas para encontrar mejores maneras de tratar a las pacientes con cáncer y se basan en la información más actualizada.

CARCINOMA INTRADUCTAL IN SITU

Si la paciente tiene carcinoma intraductal in situ (DCIS por sus siglas en inglés), podría recibir uno de los siguientes tratamientos:

1. Cirugía de preservación del seno con terapia hormonal o sin ella.

2. Cirugía para extraer todo el seno (mastectomía total), con terapia hormonal o sin ella.

3. Participación en ensayos clínicos que comparan la cirugía conservadora del seno con la terapia hormonal, acompañadas o no de radioterapia.

CARCINOMA LOBULAR IN SITU

Si la paciente tiene carcinoma lobular in situ (LCIS por sus siglas en inglés), podría recibir uno de los siguientes tratamientos:

1. Biopsia para diagnosticar el LCIS seguida de exámenes y mamografías realizados con regularidad para detectar cualquier cambio lo más temprano posible.

2. Terapia hormonal para reducir el riesgo de desarrollar cáncer de la mama.

3. Ensayos clínicos, incluso un ensayo clínico de numerosos pacientes (Estudio de tamoxifeno y raloxifeno--ensayo STAR por sus siglas en inglés) que está comparando 2 tipos de terapia hormonal para ver si se puede reducir el riesgo de que aparezca el cáncer de la mama y para comparar los efectos secundarios del tratamiento.

4. Cirugía para extirpar completamente ambos senos (mastectomía total). Este tratamiento se usa a veces en la mujer que corre gran riesgo de desarrollar cáncer de la mama. La mayoría de los cirujanos estiman que este tratamiento es más agresivo de lo que se necesita.

CANCER DEL SENO EN ETAPAS I, II y IIIA

El tratamiento primario podría ser cualquiera de los siguientes:

Si el cáncer afecta únicamente al seno y a los ganglios linfáticos axilares:

1. Cirugía de preservación del seno para eliminar únicamente el cáncer y algunos tejidos alrededor del seno (tilectomía) seguida de radioterapia. También se extraen algunos ganglios linfáticos axilares.

2. Cirugía para extraer todo el seno, el recubrimiento de los músculos del tórax (mastectomía radical modificada) y algunos ganglios linfáticos axilares, con reconstrucción del seno o sin ella.

3. Participación en un ensayo clínico que está evaluando la remoción limitada de los ganglios linfáticos (biopsia de los ganglios linfáticos centinelas).

Terapia adyuvante (administrada en conjunción con los tratamientos mencionados anteriormente):

1. Radioterapia a los ganglios linfáticos axilares después de una mastectomía radical.

2. Quimioterapia sistémica con terapia hormonal o sin ella.

CANCER DEL SENO EN ETAPAS IIIB, IV, RECURRENTE Y METAST TICO

La paciente podría recibir cualquiera de los siguientes tratamientos para el cáncer de la mama que vuelve a aparecer (recurre) en el seno o en la pared torácica:

1. Cirugía (mastectomía radical o radical modificada) o radioterapia o ambas.

2. Quimioterapia sistémica o terapia hormonal.

El cáncer en etapa IIIB o el cáncer inflamatorio de la mama podría incluir uno o varios de los tratamientos siguientes:

1. Quimioterapia sistémica.

2. Quimioterapia sistémica seguida de cirugía (cirugía de preservación del seno o mastectomía total) con extirpación de ganglios linfáticos seguida de radioterapia. Puede administrarse terapia sistémica adicional (quimioterapia o terapia hormonal o ambas).

3. Participación en ensayos clínicos de nuevos fármacos quimioterapéuticos, nuevas combinaciones de fármacos y nuevas formas de administrar el tratamiento.

El cáncer en etapa IV o el cáncer metastático de la mama podría tratarse con uno o varios de los siguientes métodos:

1. Terapia hormonal o quimioterapia o ambas acompañadas o no de trastruzumab (Herceptina).

2. Radioterapia o cirugía para aliviar el dolor causado por el cáncer o ambos.

3. Participación en ensayos clínicos poniendo a prueba quimioterapias y terapias hormonales nuevas. Los ensayos clínicos también están estudiando nuevas combinaciones de trastruzumab (Herceptina) con fármacos quimioterapéuticos.

4. Participación en ensayos clínicos que están evaluando otros métodos, incluso dosis elevadas de quimioterapia con transplante de médula ósea o de trasplante de células madres periféricas.

PRONOSTICO

La probabilidad de recuperación y la selección de tratamiento dependerán de la etapa en la que se encuentra el cáncer (si sólo se encuentra en el seno o si se ha diseminado a otros lugares del cuerpo), el tipo de cáncer del seno, ciertas características de las células cancerosas y si el cáncer se encuentra en ambos senos. La edad, peso, estado menopáusico (si tiene o no aún período menstrual) y salud en general de la paciente también pueden afectar el pronóstico y la selección de tratamiento.

Si una paciente se va a someter a una mastectomía, podría considerar la posibilidad de hacerse una reconstrucción del seno (hacer una nueva elevación del seno), lo cual podría realizarse al mismo tiempo que la mastectomía o en el futuro. El seno podría hacerse con el propio tejido de la paciente (no mamario) o por medio de implantes, de los cuales existen distintos tipos. La Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) ha anunciado que los implantes rellenos de gel de silicona pueden usarse únicamente en pruebas clínicas. Los implantes rellenos de solución salina, que contienen agua salada en vez de gel de silicona, también se pueden usar.

PREVENCION

Cómo Realizar el Auto-Examen del Seno Después(su sigla en inglés es BSE)
El auto-examen del seno es un procedimiento realizado por un individuo para examinarse física y visualmente para determinar si hay cambios en las áreas del seno y de la axila en nuestro cuerpo.

Al realizar el BSE regularmente, el paciente logra saber como se sienten sus senos normalmente y así tendrá más habilidad para detectar cualquier cambio.  

Las mujeres deberían comenzar a practicar cómo auto-examinarse los senos hacia los 20 años de edad y continuar haciéndolo a lo largo de sus vidas -- aún cuando estén embarazadas y después de la menopausia.

El auto-examen del seno (BSE) debe realizarse cada mes. Familiarícese con la forma en que sus senos se ven y se sienten usualmente para que así pueda distinguir cualquier cambio de lo que es normal para usted.

  • Si la paciente todavía menstrua, el mejor momento para hacerse el BSE es varios días, o aproximadamente una semana después de que su periodo menstrual haya terminado. En estos días hay menos probabilidad de que sus senos estén sensibles o hinchados.

  • Si la paciente ya no menstrua, escoja cierto día -- como el primer día de cada mes -- para recordarle de hacer el BSE.

Cambios que la paciente necesita saber:
Consultar a su médico si encuentra algún cambio en su seno o senos que le preocupe. Los cambios en los senos pueden incluir:

  • El desarrollo de un nudo.

  • La secreción de algo, aparte de la leche materna.

  • La hinchazón de los senos.

  • La irritación de la piel o la formación de hoyuelos.

  • Anormalidades en el pezón (como dolor, enrojecimiento, la aparición de escamas o costra, así como el hundimiento).

Para hacer un BSE:

1. Párese al frente de un espejo que sea lo suficientemente grande para que vea sus senos claramente. Revise cada seno para ver si hay algo inusual. Revise la piel para ver si hay fruncimientos, hoyuelos, o la formación de escamas o costra. Observe para ver si hay secreción de los pezones.

 Cáncer de mama

2. Mirando fijamente en el espejo, con las manos entrelazadas detrás de la cabeza, hacer presión hacia adelante. 

Cáncer de mama

3. Luego, hacer presión con las manos firmemente en las caderas e inclínarse un poco hacia el espejo llevando sus hombros y sus codos hacia adelante.

 Cáncer de mama

Los pasos 2 y 3 se hacen para revisar si hay algún cambio en la forma o el contorno de sus senos. Al realizar estos pasos, debera sentir los músculos del apretarse.

4. Suavemente aprieta cada pezón para ver si hay secreción.

Cáncer de mama

5. Levantar un brazo. Usando las yemas de los dedos de su otra mano revisar el seno y el área que le rodea firme, cuidadosa y completamente. A algunas mujeres les gusta usar loción o polvos para ayudarle a deslizar los dedos fácilmente sobre la piel. Palpe y busque algún nudo inusual o alguna masa debajo de la piel. Palpe el tejido de forma tal que sus dedos hagan presión en áreas pequeñas y sobrepuestas, como del tamaño de una moneda de 10 centavos. Para asegurarse de que ha cubierto todo el seno, tómese su tiempo y siga un determinado patrón en forma de: líneas, círculos, o cuña.

Cáncer de mama

Algunos estudios sugieren que muchas mujeres realizan su BSE más minuciosamente cuando usan un patrón de líneas o franjas de arriba hacia abajo. Otras mujeres se sienten más cómodas con otros patrones. Lo más importante es que usted cubra todo el seno y que preste atención especial al área que está entre el seno y la axila, incluyendo la axila misma. Revise el área que está arriba del seno, la clavícula y siga hasta que llegue a su hombro. 

Líneas: Comience en el área de la axila y mueva sus dedos hacia abajo poco a poco hasta que lleguen debajo del seno. Luego mueva sus dedos un poco hacia el centro y lentamente comience a moverlos hacia arriba. Vaya hacia arriba y hacia abajo hasta que haya cubierto el área completamente.

Círculos: Comenzando en la margen de afuera de su seno, mueva sus dedos despacio alrededor de todo el seno en un círculo. Muévase alrededor del seno en círculos más pequeños cada vez, gradualmente acercándose y hasta llegar al pezón. No se olvide de revisar la axila y también el área superior del pecho.

Cuñas: Comenzando en la margen de afuera del seno, mueva sus dedos hacia el pezón y devuélvase a la margen. Revise su seno por completo, cubriendo una sección pequeña en forma de cuña a la vez. Asegúrese de revisar el área de la axila y la parte superior del pecho.

6. Es importante repetir el paso 5 mientras usted está acostada. Acuéstese boca arriba, con un brazo sobre su cabeza y una almohada o una toalla doblada debajo del hombro. Esta posición aplana los senos y facilita la revisión. Revise cada seno y el área que le rodea muy cuidadosamente usando uno de los patrones descritos anteriormente.

 Cáncer de mama

7. Algunas mujeres repiten el paso 5 en la ducha. Sus dedos se deslizarán fácilmente sobre la piel enjabonada, así usted podrá concentrarse en palpar cualquier cambio debajo de la piel.


Uno de los momentos más alarmantes para una mujer es cuando siente algo diferente o inusual al hacerse el auto-examen del seno. Una de las razones más importantes para hacer el auto-examen del seno regularmente es para que usted sepa lo que es normal  en sus senos.

Si descubre un nudo en un seno o siente algo "diferente" en el tejido, examine el mismo sitio en el seno opuesto. Usualmente si siente lo mismo en la misma parte del seno opuesto  hay poco de que preocuparse. Sin embargo, si se sienten diferente, o siente un nudo definido, puede haber una razón válida para preocuparse y es importante ponerse en contacto con el médico de inmediato. Algunas veces, la nudosidad puede ser debida a los cambios menstruales, sin embargo, si usted tiene secreción de los pezones o cambios en la piel como hoyuelos o fruncimiento, puede que su médico quiera verla de inmediato.