Cáncer de mama

Oncología. Enfermedades cancerígenas. Ovarios. Endometrio. Cuello uterino. Riesgos

  • Enviado por: Laura Margarita Macías
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

Cáncer de mama.
El riesgo de la mujer de desarrollar cáncer del seno depende de varios factores, muchos de los cuales están relacionados con las hormonas naturales. Los factores de riesgo hormonales incluyen condiciones que permiten la persistencia de altos niveles de estrógeno durante largos períodos de tiempo, tales como la menstruación temprana (antes de los 12 años de edad), la menopausia tardía (después de los 55 años de edad), el haber teniendo hijos después de los 30 años de edad y no haber tenido hijos.

Debido a que muchos de los factores de riesgo de cáncer del seno están relacionados con las hormonas naturales y dado que las píldoras anticonceptivas funcionan manipulando esas hormonas, han surgido algunas inquietudes acerca de los posibles efectos de medicamentos, tales como las píldoras, en el riesgo de desarrollar cáncer del seno, especialmente si se toman por muchos años. Las píldoras anticonceptivas aparecieron en la década de los 60 y ha transcurrido ya tiempo suficiente para permitir que los investigadores estudien el gran número de mujeres que tomaron las píldoras de control de natalidad por muchos años empezando a temprana edad y hacerles un seguimiento a medida que ellas envejecen.

En los últimos 15 años, los distintos estudios que examinan el uso de las píldoras como un factor de riesgo para desarrollar cáncer del seno han producido resultados inconsistentes. Mientras que la mayoría no han encontrado un aumento global del riesgo asociado con el uso de ésta, en junio de 1995 los investigadores del Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés) informaron de un aumento en el riesgo de desarrollar cáncer del seno entre las mujeres menores de 35 años de edad que han tomado píldoras anticonceptivas durante por lo menos seis meses, comparado con aquellas que nunca las han tomado. También observaron un riesgo ligeramente menor, pero todavía considerado elevado, entre las mujeres de 35 a 44 años de edad. Además, las investigaciones mostraron un mayor riesgo entre las mujeres que tomaron la píldora durante un tiempo prolongado, especialmente aquellas que empezaron a tomarla antes de los 18 años de edad.

Un informe analítico completo, realizado más tarde, que incluyó el estudio de 1995, encontró que aun cuando existía un riesgo ligeramente elevado de desarrollar cáncer del seno en las mujeres que tomaban la píldora anticonceptiva o que habían empezado a tomarla recientemente, el riesgo volvía a un nivel normal 10 o más años después de discontinuarla. Los resultados de este estudio se consideran consistentes con los resultados del estudio de 1995.

El informe completo analizó el resultado de 54 estudios llevados a cabo en 25 países, lo que involucró a 53.297 mujeres con cáncer del seno y a 100.239 mujeres sin cáncer del seno. Más de 200 investigadores participaron en este minucioso análisis combinado de sus estudios originales, que representan cerca del 90 por ciento de los estudios de epidemiología en todo el mundo, que han investigado la posible relación entre la píldora anticonceptiva y el cáncer del seno.

La reducción del riesgo después de 10 años de haber dejado la píldora fue consistente independientemente de la historia de cáncer del seno en la familia, antecedentes reproductores, área geográfica de residencia, raíces étnicas, diferencias en el diseño del estudio, dosis y tipo de hormonas y la duración del uso. Esta reducción de riesgo generalmente se aplica también para la edad en la que se empezó a tomar la píldora; sin embargo, por razones que todavía no se comprenden, el riesgo para las mujeres que empezaron a tomarla antes de los 20 años de edad continuaba siendo elevado.

Un aspecto alentador del estudio es que el riesgo ligeramente elevado, visto tanto en las que estaban usando las píldoras como en las que dejaron de tomarla en los últimos 10 años, puede que no sea debido a los anticonceptivos en sí. El riesgo ligeramente elevado puede ser el resultado de la capacidad del estrógeno para promover el crecimiento de las células cancerosas del seno ya presentes, en vez de su capacidad para iniciar nuevos cambios malignos.

Más aún, el riesgo ligeramente elevado de desarrollar cáncer del seno que se vio en este estudio, llegó a su punto más alto durante el uso de la píldora anticonceptiva, declinó gradualmente cuando dejó de tomarse, y regresó a su nivel de riesgo normal después de 10 años o más de haberse dejado; es una observación que no es consistente con el proceso usual de carcinogénesis. Es más típico que el riesgo de cáncer llegue a su punto máximo décadas después de estar expuesta, no inmediatamente después. Generalmente, es más probable que el cáncer ocurra debido a una duración prolongada y/o grado de exposición a un carcinógeno. En este estudio analítico, ni la concentración hormonal ni la duración del uso afectó el resultado.

Cáncer de los ovarios y cáncer del endometrio
La mayoría de los estudios han encontrado que las píldoras reducen el riesgo de cáncer de los ovarios. El estudio sobre el cáncer y la hormona esteroide, conducido por los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), conjuntamente con otras investigaciones realizadas en los últimos 18 años, muestran que entre más prolongado sea el uso de la píldora, menor es el riesgo de la mujer de desarrollar cáncer de los ovarios. Más aún, esta disminución del riesgo persiste hasta mucho tiempo después de dejarla de tomar. El informe más reciente del estudio muestra que esta disminución en el riesgo se observa en las mujeres que han tomado píldoras anticonceptivas por un tiempo tan corto como de tres a seis meses, y continúa durante 15 años después de haberlas dejado de tomar. Aun cuando se han expresado varias hipótesis explicando cómo la píldora puede proteger contra el cáncer de los ovarios, el mecanismo exacto aún no se conoce. Los autores del informe estiman que el uso de la píldora previene más de 1.700 casos de cáncer de los ovarios en los Estados Unidos cada año.

Los investigadores también han encontrado que el uso de la píldora puede reducir el riesgo del cáncer del endometrio. Los resultados del estudio sobre el cáncer y la hormona esteroide apoyan los informes previos que el uso de la píldora combinada puede prevenir el desarrollo del cáncer del endometrio. El estudio encontró que el uso de la píldora durante por lo menos un año reduce a la mitad el riesgo de desarrollar cáncer del endometrio, comparado con el riesgo para las mujeres que nunca han tomado píldoras anticonceptivas. Además, los efectos beneficiosos de tomarlas parecen continuar hasta por lo menos 15 años después de haberlas dejado de tomar. Otros estudios han encontrado que el tomar la píldora combinada por menos de un año no reduce el riesgo de desarrollar cáncer del endometrio y que cuanto más largo sea el período de uso de la píldora, menor es el riesgo.

La disminución del riesgo de desarrollar cáncer de los ovarios y cáncer del endometrio en las mujeres que toman la píldora no es aplicable al tipo de píldora de secuencia, en el que cada ciclo mensual contiene 16 píldoras de estrógeno, seguidas por cinco píldoras de estrógeno, más progesterona. (Las píldoras de secuencia se retiraron del mercado en 1976, de manera que pocas mujeres fueron expuestas a ellas). Los investigadores creen que la píldora reduce el riesgo solamente cuando el contenido de estrógeno en ella está balanceado con el contenido de progestógeno.

Cáncer del cuello del útero (cáncer de la cerviz)
Existe evidencia de que el uso prolongado de la píldora puede incrementar el riesgo de desarrollar cáncer del cuello del útero (parte estrecha, más baja del útero). Los resultados de un estudio realizado por científicos del Instituto Nacional del Cáncer y otros centros de cáncer apoyan la relación entre el uso extensivo de la píldora (cinco o más años) y el ligero aumento de riesgo de cáncer de cuello del útero. Sin embargo, la naturaleza exacta de esta asociación no está clara todavía.

Una razón por la cual la asociación aún no está clara es que muchos estudios sobre la píldora y el cáncer del cuello del útero no han tenido en cuenta la influencia del virus de papiloma humano (HPV, por sus siglas en inglés) como un riesgo en el desarrollo de este cáncer. El virus de papiloma humano es un grupo de más de 70 tipos de virus, algunos conocidos como factores de riesgo de cáncer del cuello del útero. La probabilidad de que las mujeres que toman la píldora utilicen otros métodos anticonceptivos (como condones) es menor comparada con las que no la toman. Dado que los condones pueden prevenir la transmisión del virus de papiloma humano, las mujeres que utilizan la píldora y no utilizan los condones pueden tener un mayor riesgo de ser infectadas con este virus. Por consiguiente, el riesgo mayor de desarrollar cáncer del cuello del útero, que algunos estudios han considerado ser causado por el uso prolongado de la píldora, puede ser en realidad el resultado de una infección del virus de papiloma humano que no fue detectada.

Existe evidencia que las mujeres que toman la píldora y nunca utilizan otro método anticonceptivos o tienen historia de infecciones genitales, están a un mayor riesgo de desarrollar cáncer del cuello del útero. Esta asociación sugiere la posibilidad de que la píldora puede actuar conjuntamente con agentes transmitidos sexualmente (como el virus de papiloma humano) en el desarrollo del cáncer del cuello del útero. Los investigadores continúan estudiando la naturaleza exacta de la relación entre el uso de la píldora y el cáncer del cuello del útero.

Las etiquetas de las píldoras anticonceptivas han sido modificadas para advertir el posible riesgo de desarrollar cáncer del cuello del útero; a las mujeres que toman la píldora se les aconseja que se hagan anualmente una prueba Pap (Papanicolaou) para detectar los posibles cambios en las células del cuello del útero.

Disminución del riesgo
Después de estar más de 20 años en el mercado en los Estados Unidos, los efectos del uso de la píldora en la salud en general están todavía mezclados. El efecto secundario más serio de ésta continúa siendo el aumento en el riesgo de enfermedades cardiovasculares en ciertos grupos, tales como en las mujeres que fuman; en las mujeres mayores de 35 años de edad; en las mujeres obesas; y en aquellas con historia de presión arterial alta, diabetes o alto nivel de líquido seroso de colesterol.

El Instituto Nacional del Cáncer recomienda que todas las mujeres de 40 años de edad o mayores, con un riesgo promedio de desarrollar cáncer del seno, se hagan un mamograma cada uno o dos años. Las mujeres con un riesgo elevado deben consultar con su médico para determinar si deben empezar con los mamogramas antes de los 40 años de edad y para programar los mamogramas con regularidad a los 40 años de edad. Además deben hablar con sus médicos acerca de los exámenes clínicos del seno y el autoexamen del seno. A las mujeres que toman la píldora, se les aconseja una prueba Pap (Papanicolaou) anual para detectar cualquier cambio en el cuello del útero.