Cambio climático

Clima. Atmósfera. Crosfera. Biosfera. Geosfera. Océanos. Retroalimentación

  • Enviado por: Grassieta
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 27 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


EL CAMBIO CLIMÁTICO

2º BACHILLERATO B

EL CAMBIO CLIMÁTICO

ÍNDICE:

1. Introducción al cambio climático global Pág. 4

2. Elementos relacionados con el cambio climático global Pág. 8

2.1 El clima Pág. 8

2.2 La atmósfera Pág. 9

2.3 Los océanos Pág. 12

2.4 La criosfera Pág. 13

2.5 La biosfera Pág. 14

2.6 La geosfera Pág. 15

3. El cambio climático global Pág. 16

3.1 Causas del cambio climático global Pág. 19

3.2 Retroalimentación Pág. 20

3.3 Consecuencias del cambio climático global Pág. 21

4. Medidas ante el cambio climático global Pág. 23

4.1 Declaración de Río Pág. 23

4.2 Convención Marco sobre el cambio climático Pág. 24

4.3 Informe de la segunda evaluación del IPCC Pág. 24

5. Datos clave sobre el cambio climático global Pág. 25

6. Opinión personal Pág. 26

7. Bibliografía Pág. 27

1. INTRODUCCIÓN AL CAMBIO CLIMÁTICO GLOBAL

Actualmente, los cientificos coinciden en que, en un corto periodo de tiempo, el clima global se vera alterado significativamente, como consecuencia del efecto invernadero, que provocará un fuerte cambio en las temperaturas, que podrían llegar a aumentar en más de 4ºC. En consecuencia, se espera que los patrones de precipitaciones globales también se alteren.

A pesar de existir el consenso en cuanto a que se van a dar estos cambios, hay, entre los cientificos, una gran incertidumbre respecto a la magnitud de estas variaciones a nivel regional.

A causa de estos cambios, habrán grandes alteraciones en los ecosistemas globales. Se apunta que, como consecuencia del cambio climatico global, variarán significativamente los rangos de especies arbóreas.

Estudios realizados en canada estiman que un cambio climatico global implicaría una pérdida neta de 100.000.000 de hectáreas de bosques, resultado de la resta entre los 170.000.000 de ha. Perdidos en el sur y los 70.000.000 ganados en el norte.

A pesar de la existencia de estudios como este, en los que parece ser muy exacto el calculo de consecuencias, hay una considerable incertidumbre con respecto a las implicaciones del cambio climatico global y las respuestas de los ecosistemas. Esto, a su vez, podria traducirse en importantes desequilibrios económicos. En paises cuya economia depende en gran parte de sus recursos naturales, este tema será de vital importancia y deberá sr estudiado minuciosamente por los paises afectados en busca de soluciones que palien los efectos del cambio climatico global.

El impacto del cambio climatico global sobre los seres humanos no va a ser poco importante, ya que puede hacer que aumente el area de enfermedades infecciosas tropicales, provocar la inundación de gran cantidad de terrenos costeros y ciudades, dejando sin un lugar para vivir a millones de personas, causar la extinción de incontables especies de plantas y animales y hacer fracasar muchos cultivos situados en zonas vulnerables.

En vista de esto, se ha llevado a cabo a nivel mundial una reacción gubernamental que se ha visto reflejada en numerosos estudios y conferencias, realizados para tratar de encontrar soluciones al grave problema que supone el cambio climatico global para nuestro planeta.

Aquí tenemos un fragmento del artículo La subida de los mares, en el que su autor expone las dudas de algunos expertos sobre las distintas causas que amenazan con incrementar las aguas de los océanos. Lo que más preocupa es la fusión de la reserva helada de la Antártida; sin embargo, los expertos opinan que es difícil apreciar si los casquetes de hielo están manteniendo constante su tamaño y que habrá que esperar unos años para saber si su conjunto alimenta o retiene el agua de los mares.

Fragmento de La subida de los mares.

De David Schneider.

A comienzos de los noventa, estuvieron de moda los modelos de circulación global: unos programas informáticos, muy complejos, para predecir el clima futuro calculando el comportamiento de la atmósfera y el océano. Y se aplicaron al estudio de la posible incidencia de un clima más cálido en el casquete de hielo antártico. De tales investigaciones se desprendía que el calentamiento de invernadero llevaría a la Antártida aire más cálido y húmedo, que depositaría allí su humedad en forma de nieve. Podría, pues, incrementarse incluso la cuantía de hielo marino que rodea el continente.

Dicho de otro modo, justamente cuando los expertos del SeaRISE estaban preparando su campaña para seguir la presumible fusión de la plataforma helada de la Antártida Occidental, los modelos informáticos mostraban la posibilidad de que dicha capa creciera, con el consiguiente descenso del nivel del mar: los hielos continentales retendrían el agua robada al mar. “Fue como dejar su velero sin viento”, bromea Richard G. Fairballks, del Observatorio Geológico Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia.

Otras observaciones han obligado a cuestionar también la idea de que una fusión brusca de los hielos de la Antártida conllevara la subida del nivel del mar varios metros, en un futuro previsible. Los geólogos acaban de comprobar que, de las cinco grandes corrientes de hielo que alimentan el mar de Ross (designadas, con notoria falta de imaginación, corrientes de hielo A, B, C, D y E), no todas arrojan su contenido al océano. Una de las mayores, la C, cesó de operar hace unos 130 años, quizá porque perdió lubricación en su base.

La verdad es que la vinculación del calentamiento climático con el movimiento de las corrientes de hielo de la Antártida Occidental se ha hecho cada vez más tenue. Según Ellen Mosley-Thomson, del Centro de Investigación Polar Byrd de la Universidad estatal de Ohio, las corrientes de hielo “parecen arrancar y detenerse, sin que nadie sepa la razón”. Es más, de acuerdo con sus propias mediciones de la velocidad de acumulación de nieve en la vecindad del polo Sur, las nevadas han aumentado bastante en los últimos decenios, intervalo a lo largo del cual la temperatura global ha ascendido poco a poco; las observaciones realizadas en otros lugares de la Antártida han producido resultados similares.

Cierto es que las zonas de la Antártida sometidas a tan estricto seguimiento son pocas y alejadas entre sí, como subraya Mosley-Thompson. Aunque muchos expertos reconocen que la actividad humana ha contribuido al calentamiento global, nadie puede decir con certeza si el casquete antártico se está contrayendo o extendiendo en respuesta.

Tamaña perplejidad podría desaparecer en sólo unos pocos años si la suerte acompaña a la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) en sus planes de lanzamiento de un satélite ideado para cartografiar con finura los cambios de altura de los casquetes polares; esa exactitud alcanzaría el centímetro por año. A bordo del satélite, que se proyecta poner en órbita en el 2002, iría un dispositivo láser de medición de distancias, capaz de detectar ligeros cambios en el volumen total de nieve y hielo almacenado en los polos. (Un instrumento láser similar viaja ahora camino de Marte, para cartografiar los cambios en los frígidos casquetes de hielo de ese planeta mucho antes de que podamos realizar esa misma operación con la Tierra.) Habrá que esperar, pues, a los primeros años del siglo que viene para saber si el casquete antártico en su conjunto está alimentando el mar o está reteniendo agua de éste.

Antes, sin embargo, podremos obtener nuevas pruebas de la estabilidad de la vasta plataforma helada de la Antártida Occidental. Hay previstas perforaciones profundas en la cresta de hielo situada entre dos de las corrientes de hielo. Los expertos, congregados en torno al programa WAIS (West Antarctic Ice Sheet, o capa de hielo de la Antártida Occidental), esperan recuperar hielo, si lo hubo, que date del intervalo 5e de hace 120.000 años, excepcionalmente cálido. El hallazgo de muestras de hielo antiguo de la Antártida Occidental permitiría, en palabras de Mosley-Thompson, “confiar más en su estabilidad”.

Pero hasta que no se ejecuten esos proyectos, sólo nos queda esbozar conjeturas ponderadas sobre si los casquetes de hielo polares se están contrayendo o extendiendo. Los expertos del Comité Intergubernamental del Cambio Climático, organismo establecido en 1988 por la Organización Meteorológica Mundial y el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas, parten de la hipótesis de que el casquete de hielo antártico y el de Groenlandia, de menor extensión, mantienen constante su tamaño (aunque admiten la posibilidad de importantes errores en su estima, reconociendo que, a la postre, ignoran si deben esperar un crecimiento o una reducción).

En este trabajo voy a analizar las causas y consecuencias de este cambio climatico global que tanto va a afectar a La Tierra. Para ello, primero hablare de diversos elementos relacionados con el cambio para pasar, posteriormente, a tratar los puntos anteriormente citados.

2. ELEMENTOS RELACIONADOS CON EL CAMBIO CLIMATICO GLOBAL

2.1 EL CLIMA

El clima en La Tierra se da como consecuencia del vinculo que existe entre la atmosfera, los oceanos, la crosfera -las capas de hielos-, la biosfera -los seres vivos- y la geosfera -suelos, sedimentos y rocas-.

Cambio climático

Debemos estudiar el sistema climático bajo este punto de vista holístico para poder así entender los flujos de materia y energía y poder analizar correctamente el ca,bio climatico global.

Según la enciclopedia Larousse, la definición de clima es la siguiente:

<< Estado medio de la atmósfera en un lugar.

El clima representa un estado de la atmíosfera cuyo contacto con las masas oceánicas y continentales constituye un hecho geográfico. Como estado de la atmósfera, se manifiesta por la variación de sus elementos constitutivos (humedad, temperatura, presiones y vientos).

Por otra parte, resulta de la intervención de ciertos factores que inciden en la presencia y en los caracteres de los elementos. Estos factores climaticos tienen, por consiguiente, una importancia fundamental en la geografía de los climas.

Se les agrupa en factores cósmicos, planetarios y geográficos.

Los dos primeros grupos aseguran la zonalidad de la humedad, de las temperaturas, etc.

Los factores geográficos contribuyen a la azonalidad. La combinación de los tres proporciona los diferentes tipos de climas.>>

2.2 LA ATMÓSFERA

La atmósfera es la capa gaseosa que rodea al planeta tierra.

Se divide en diversas capas concéntricas:

  • Troposfera: se extiende desde la superficie hasta una altura de, aproximadamente, 11000 metros.

  • Tropopausa

  • Estratosfera: esta capa se encuentra en alturas superiores a los 20000 metros, generalmente.

  • Estratopausa

  • Mesosfera: la mesosfera se localiza, por lo general, a partir de unos 50000 metros de altitud.

  • Estratosfera: esta capa, la última a partir de La Tierra, se extiende a partir de los 80000 metros.

  • COMPOSICIÓN DE LA ATMÓSFERA

    La atmósfera es, según su composición, una mezcla de varios gases y aerosoles (partículas tanto líquidas como sólidas en suspensión) que forma el sistema ambiental interactuando con todos sus componentes.

    Entre sus variadas funciones se encuentra la de mantener las condiciones aptas para la vida.

    Su composición es bastante homogenea como resultado de diversos procesos de mezcla.

    El 50% de la masa total de la atmósfera está concentrada por debajo de los 5000 metros.

    Los gases más abundantes son el N2 y el O2. A pesar de estar en bajas cantidades, los gases causantes del efecto invernadero (gases invernadero, de aquí en adelante) tienen un papel crucial en la dinámica atmosférica. En la siguiente tabla vemos cuales son estos gases:

    LISTA RESUMEN SOBRE GASES INVERNADERO

     

     

     

     

    Gas Invernadero

    Concentración 1750

    Concentración 1992

    Fuerza Irradiativa (W/m2)

    Dióxido de Carbono

    280 ppmv

    355 ppmv

    1,56

    Metano

    0,8 ppmv

    1,72 ppmv

    0,5

    Oxido Nitroso

    275 ppbv

    310 ppbv

    0,1

    CFC-11

    0

    280 pptv

    (siguiente)

    CFC-12

    0

    484 pptv

    0,3 (todos los CFCs)

    HCFCs/HFCs

    0

    Sin datos

    0,05

    Ozono Troposférico

    Sin datos

    Variable

    0,2 - 0,6

    Ozono Estratosférico

    Sin datos

    300 unidad. dobson

    -0,1

    Cambio climático

    ATMÓSFERA Y ENERGÍA

    La Tierra recibe energía del sol en forma de radiación ultravioleta (UV) y radiación visible, y emite radiaciones infrarrojas.

    Estos dos grandes flujos energéticos (de recepción y emisión por parte de La Tierra) deben estar en equilibrio, estado que se ve seriamente afectado por la intervención de la atmósfera.

    Los gases invernadero permiten que la radiación solar de onda corta penetre sin impedimento, pero absorben la mayor parte de emisión de radiaciones de onda larga procedentes de La Tierra. Por ello, la temperatura global media se mantiene alrededor de los 288 K o 15 ºC, 33 grados mayor que si la atmósfera no existiese.

    Este efecto en el que se retienen las radiaciones emitidas por La Tierra se denomina “Efecto invernadero”, y este esquema refleja claramente en qué consiste:

    Cambio climático

    TRADUCCIÓN DE LOS PUNTOS:

  • La luz solar atraviesa la atmósfera y calienta la superficie de La Tierra.

  • La superficie de La Tierra emite radiaciones infrarrojas a la atmósfera, de las cuales algunas escapan al espacio.

  • Los gases invernadero y el vapor de agua absorben algunas de las radiaciones infrarrojas y reflejan una parte hacia La Tierra.

  • Cuando los gases invernadero aumentan su concentración en la atmósfera, se retiene más calor cverca de la superficie terrestre.

  • La superficie de los océanos incrementa su temperatura, sale más vapor de agua a la atmósfera y, en consecuencia, aumenta la temperatura de La Tierra.

    Los flujos de humedad, masa, etc. Dentro de la atmósfera y los componentes del sistema climático deben estar en equilibrio. El balance de los flujos determina el estado de los climas y los factores que influyan sobre ellos a escala global deberán ser considerados los causantes del CAMBIO CLIMÁTICO GLOBAL.

    2.3 LOS OCÉANOS

    Las corrientes oceánicas superficiales globales colaboran en la transferencia latitudinal (Norte - Sur - Norte) de calor, análogamente a lo que realiza la atmósfera. Las aguas cálidas se movilizan hacia los polos y las frías, hacia el ecuador.

    La energía también es transferida a través de la evaporación. El agua que se evapora desde la superficie oceánica almacena calor que luego es liberado cuando el vapor se condensa formando nubes y precipitaciones.

    Lo significativo de los océanos es que almacenan mucha mayor cantidad de energía que la atmósfera. Esto se debe a la mayor capacidad calórica (4.2 veces la de la atmósfera) y su mayor densidad (1000 veces mayor).

    La estructura vertical de los océanos puede dividirse en dos capas, que difieren en su escala de interacción con la atmósfera. La capa inferior, que involucra las aguas frías y profundas, compromete el 80% del volumen oceánico. La capa superior, que está en contacto íntimo con la atmósfera, es la capa de frontera estacional, un volumen mezclado que se extiende sólo hasta los 100 m. de profundidad en los trópicos, pero que llega a varios kilómetros en las aguas polares. Esta capa sola, almacena 30 veces más energía que la atmósfera. De esta manera, un cambio dado de contenido de calor en el océano redundará en un cambio a lo menos 30 veces mayor en la atmósfera. Por ello pequeños cambios en el contenido energético de los océanos pueden tener un efecto considerable sobre el clima global y claramente sobre la temperatura global.

    El intercambio de energía también ocurre verticalmente, entre la Capa Frontera y las aguas profundas. La sal contenida en las aguas marinas se mantiene disuelta en ella al momento de formarse el hielo en los polos, esto aumenta la salinidad del océano. Estas aguas frías y salinas son particularmente densas y se hunden, transportando en ellas considerable cantidad de energía. Para mantener el equilibrio en el flujo de masas de agua existe una circulación global que juega un rol muy importante en la regulación del clima global.

    2.4 LA CRIOSFERA

    La criosfera consiste de las regiones cubiertas por nieve o hielo, sean tierra o mar. Incluye la Antártida, el Océano Artico, Groenlandia, el Norte de Canadá, el Norte de Siberia y la mayor parte de las cimas más altas de cadenas montañosas. Juega un rol muy importante en la regulación del clima global.

    La nieve y el hielo tienen un alto albedo, por ello, algunas partes de la Antártida reflejan hasta un 90% de la radiación solar incidente, comparado con el promedio global que es de un 31%. Sin la criosfera, el albedo global sería considerablemente más bajo, se absorbería más energía a nivel de la superficie terrestre y consecuentemente la temperatura atmosférica sería más alta.

    También tiene un rol en desconectar la atmósfera con los océanos, reduciendo la transferencia de humedad y momentum, y de esta manera, estabiliza las transferencias de energía en la atmósfera. Finalmente, su presencia afecta marcadamente el volumen de los océanos y de los niveles globales del mar, cambios en ella, pueden afectar el presupuesto energético del clima.

    2.5 LA BIOSFERA

    La vida puede encontrarse en casi cualquier ambiente terrestre. Pero al discutir el sistema climático es conveniente considerar la biosfera como un componente discreto, al igual que la atmósfera, océanos y la criosfera.

    La biosfera afecta el albedo de la Tierra, sea sobre la tierra como en los océanos. Grandes áreas de bosques continentales tienen bajo albedo comparado con regiones sin vegetación como los desiertos. El albedo de un bosque deciduo es de aproximadamente 0,15 a 0,18, donde un bosque de coníferas es entre 0,09 y 0,15. Un bosque tropical lluvioso refleja menos aún, entre 0,07 y 0,15. Como comparación, el albedo de un desierto arenoso es de cerca 0,3. Queda claro que la presencia de bosques afecta el presupuesto energético del sistema climático.

    Algunos científicos, piensan que la quema de combustibles fósiles no es tan desestabilizante como la tala de bosques y la destrucción de los ecosistemas que mantienen la producción primaria de los océanos.

    La biosfera también afecta los flujos de ciertos gases invernadero, tales como el dióxido de carbono y el metano. El plancton de las superficies oceánicas utilizan el dióxido de carbono disuelto para la fotosíntesis. Esto establece un flujo del gas, con el océano, de hecho fijando gas desde la atmósfera. Al morir, el plancton, transporta el dióxido de carbono a los fondos oceánicos. Esta productividad primaria reduce la concentración atmosférica del dióxido de carbono y debilita significativamente el efecto invernadero terrestre natural.

    Se estima que hasta el 80% del oxígeno producido por la fotosíntesis es resultado de la acción de las algas oceánicas, especialmente las áreas costeras. Por ello la contaminación acuática en esos sectores, podría ser muy desestabilizante.

    La biosfera también afecta la cantidad de aerosoles en la atmósfera. Billones de esporas, virus, bacterias, polen y otras especies orgánicas diminutas son transportadas por los vientos y afectan la radiación solar incidente, influenciando el presupuesto energético global. La productividad primaria oceánica produce compuestos conocidos como dimetilsulfitos, que en la atmósfera se oxidan para formar sulfatos aerosoles que sirven como núcleos de condensación para el vapor de agua, ayudando así a la formación de nubes. Las nubes a su vez, tienen un complejo efecto sobre el presupuesto energético climático. Por lo que cualquier cambio en la productividad primaria de los océanos, puede afectar indirectamente el clima global.

    Existen por supuesto muchos otros mecanismos y procesos que afectan y que están acoplados al resto del sistema climático.

    2.6 LA GEOSFERA

    Consiste en suelos, sedimentos y rocas de las masas de tierras, corteza continental y oceánica, y en última instancia, el interior mismo de la Tierra. Tienen una influencia sobre el clima global que varía en las escalas temporales.

    Existen variaciones en el clima global que se extienden por decenas y hasta centenas de millones de años, y que se deben a modulaciones interiores de la Tierra. Los cambios en la forma de las cuencas oceánicas y el tamaño de las cadenas montañosas continentales, influyen en las transferencias energéticas del sistema climático.

    En escalas mucho menores de tiempo, procesos químicos y físicos afectan ciertas características de los suelos, tales como la disponibilidad de humedad y los flujos de gases invernadero y aerosoles hacia la atmósfera y los océanos. El vulcanismo, aunque es impulsado por el lento movimiento de las placas tectónicas, ocurre regularmente en escalas de tiempo mucho menores. Las erupciones volcánicas agregan dióxido de carbono a la atmósfera que ha sido removida por la biosfera y emiten además, grandes cantidades de polvo y aerosoles. Estos procesos explican como la geosfera puede afectar el sistema climático global

    3. EL CAMBIO CLIMÁTICO GLOBAL

    El Cambio Climático Global, es un cambio atribuido directa o indirectamente a las actividades humanas que alteran la composición global atmosférica.

    La IPCC (Panel Internacional sobre Cambio Climático), un panel de 2500 científicos de primera línea, acordaron que "un cambio discernible de influencia humana sobre el clima global ya se puede detectar entre las muchas variables naturales del clima".

    Según el panel, la temperatura de la superficie terrestre ha aumentado aproximadamente 0.6°C en el último siglo. Las emisiones de dióxido de carbono por quema de combustibles, han aumentado a 6.25 mil millones de toneladas en 1996, un nuevo récord.

    Por otro lado, 1996 fue uno de los cinco años más calurosos que existe en los registros (desde 1866). Por otro lado se estima que los daños relacionados con desastres climáticos llegaron a 60 mil millones de dólares americanos en 1996.

    En definitiva, el calentamiento global podría definirse como un aumento de la temperatura de la Tierra debido al uso de combustibles fósiles y a otros procesos industriales que llevan a una acumulación de gases invernadero (dióxido de carbono, metano, óxido nitroso y clorofluorocarbonos) en la atmósfera.

    Esta tabla refleja el aumento de la temperatura en nuestro planeta en grados Fahrenheit (0ºC = 32ºF ; 100ºC = 212ºF)

    Cambio climático

    De acuerdo a la IPCC, una duplicación de los gases de invernadero incrementarían la temperatura terrestre entre 1 y 3.5°C . Aunque no parezca mucho, es el equivalente a volver a la última glaciación pero en la dirección inversa. Por otro lado, el aumento de temperatura sería el más rápido en los últimos 100.000 años, haciendo muy difícil que los ecosistemas del mundo se adapten.

    El principal cambio hasta la fecha la sido en la atmósfera. Hemos cambiado y continuamos cambiando, el balance de gases que forman la atmósfera. Esto resulta especialmente notorio en gases invernadero clave como el CO2, Metano (CH4) y óxido nitroso (N2O). Estos gases naturales son menos de una décima de un 1% del total de gases de la atmósfera, pero son vitales pues actúan como una barrera alrededor de la Tierra. Sin esta capa la temperatura mundial sería 33C más baja.

    El problema es que estamos haciendo que esta barrera sea más gruesa. Esto a través de la quema de carbón, petróleo y gas natural que liberan grandes cantidades de CO2 a la atmósfera. Cuando talamos bosques y quemamos madera, reducimos la absorción de CO2 realizado por los árboles y conjuntamente liberamos el dióxido de carbono contenido en la madera. El criar bovinos y plantar arroz genera metano, óxidos nitrosos y otros gases invernadero. Si el crecimiento de la emisión de gases invernadero se mantiene en el ritmo actual los niveles en la atmósfera llegarán a duplicarse, comparados con la época preindustrial, durante el siglo XXI. Si no se toman medidas es posible hasta triplicar la cantidad antes del año 2100.

    El consenso científico como resultado de esto, es que seguramente habrá un aumento global de la temperatura entre 1.5 y 4.5°C en los próximos 100 años. Esto agregado al ya existente aumento de 0.5°C que ha experimentado la atmósfera desde la revolución industrial.

    Poder predecir cómo esto afectará al clima global, es una tarea muy difícil. El aumento de temperatura tendrá efectos expansivos. Por ejemplo, los patrones de lluvia y viento, que han prevalecido por cientos y miles de años, podrían cambiar. El nivel del mar podría subir y amenazar islas y áreas costeras bajas. En un mundo crecientemente sobrepoblado y bajo estrés, con suficientes problemas de antemano, estas presiones causarán directamente mayor hambruna y otras catástrofes.

    Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) aun un pequeño aumento de temperatura puede causar un aumento dramático de muertes debido a eventos de temperaturas extremas; el esparcimiento de enfermedades tales como la malaria, dengue y cólera; sequías, falta de agua y alimentos. La IPCC lo plantea así: "El cambio climático con certeza conllevará una significativa pérdida de vidas"

    La cantidad de dióxido de carbono ha aumentado desde 295 ppm anterior a la época industrial, a una cifra actual de 359 ppm. Este aumento corresponde a un 50% de lo esperado, basado en la tasa de combustión de combustibles fósiles.

    Varios procesos naturales parecen actuar como moderadores, por ejemplo el océano actúa como reserva, donde el dióxido de carbono se disuelve como tal y como carbonatos y bicarbonatos. Un aumento del dióxido de carbono en el aire, actúa como estimulante del crecimiento vegetal, de esta manera se fija más de este gas.

    El calentamiento de la Tierra, además de descongelar las capas polares, puede causar un cambio en el sistema de circulación del aire, cambiando patrones de lluvia. De esta manera, por ejemplo, el Medio-Oeste norteamericano (fuente agrícola de Estados Unidos), podría transformarse en desierto, y las zonas de cultivo moverse hacia áreas de Canadá.

    3.1 CAUSAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO GLOBAL

    La energía recibida por la Tierra desde el Sol, debe ser balanceada por la radiación emitida desde la superficie terrestre. En la ausencia de cualquier atmósfera, la temperatura superficial sería aproximadamente -18 °C . Esta es conocida como la temperatura efectiva de radiación terrestre. De hecho la temperatura superficialterrestre, es de aproximadamente 15 °C .

    El Efecto Invernadero

    La razón de esta discrepancia de temperatura, es que la atmósfera es casi transparente a la radiación de onda corta, pero absorbe la mayor parte de la radiación de onda larga emitida por la superficie terrestre. Varios componentes atmosféricos, tales como el vapor de agua, el dióxido de carbono, tienen frecuencias moleculares vibratorias en el rango espectral de la radiación terrestre emitida. Estos gases de invernadero absorben y reemiten la radiación de onda larga, devolviéndola a la superficie terrestre, causando el aumento de temperatura, fenómeno denominado Efecto Invernadero

    El vidrio de un invernadero similar a la atmósfera es transparente a la luz solar y opaca a la radiación terrestre, pero confina el aire a su interior, evitando que se pueda escapar el aire caliente. Por ello, en realidad, el proceso involucrado es distinto y el nombre es bastante engañador, el interior de un invernadero se mantiene tibio, pues el vidrio inhibe la pérdida de calor a través de convección hacia el aire que lo rodea. Por ello, el fenómeno atmosférico se basa en un proceso distinto al de un invernadero, pero el término se ha popularizado tanto, que ya no hay forma de establecer un término más exacto.

    Una de las muchas amenazas a los sistemas de sostén de la vida, resulta directamente de un aumento en el uso de los recursos. La quema de combustibles fósiles y la tala y quema de bosques, liberan dióxido de carbono. La acumulación de este gas, junto con otros, atrapa la radiación solar cerca de la superficie terrestre, causando un calentamiento global. Esto podría en los próximos 45 años, aumentar el nivel del mar lo suficiente como para inundar ciudades costeras en zonas bajas y deltas de ríos. También alteraría drásticamente la producción agricultural internacional y los sistemas de intercambio

    3.2 RETROALIMENTACIÓN

    El sistema climático está en un balance dinámico. Por ello está continuamente ajustándose a perturbaciones forzadas, y como resultado, el clima se ve alterado. Un cambio en cualquier parte del sistema climático, iniciado por mecanismos forzados internos o externos, tendrán una consecuencia mucho más amplia,

    A medida que el efecto se propaga en cascada, a través de los componentes asociados en el sistema climático, se amplifica. Esto es conocido como retroalimentación. A medida que un efecto es transferido, desde un subcomponente del sistema a otro, se verá modificado en carácter o en escala. En algunos casos el efecto inicial puede ser amplificado (feedback positivo), mientras que en otros, puede verse reducido (feedback negativo).

    Un ejemplo de un mecanismo de feedback positivo, involucra el vapor de agua. Una atmósfera más caliente potencialmente aumentará la cantidad de vapor de agua en ella. Ya que el vapor de agua es un gas invernadero, se atrapará más energía que aumentará la temperatura atmosférica más todavía. Esto a su vez, produce mayor vapor de agua, estableciéndose un feedback positivo.

    3.3 CONSECUENCIAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO GLOBAL

    Queda claro que la previsión de cambios en los próximos 100 a 150 años, se basan íntegramente en modelos de simulación. Comprensiblemente la gran mayoría de los modelos se han concentrado sobre los efectos de la contaminación antrópica de la atmósfera por gases invernadero, y en menor grado, en los aerosoles atmosféricos. La mayor preocupación presente, es determinar cuánto se calentará la Tierra en un futuro cercano.

    En la última década, varios modelos complejos de circulación general han intentado simular los cambios climáticos antropogénicos futuros. Han llegado a las siguientes conclusiones:

    - Un calentamiento global promedio, de entre 1,5 y 4,5 °C ocurrirá, siendo la mejor estimación 2,5 °C .

    - La estratosfera se enfriará significativamente.

    - El calentamiento superficial será mayor en las altas latitudes en invierno, pero menores durante el verano.

    - La precipitación global aumentará entre 3 y 15%.

    Habrá un aumento en todo el año de las precipitaciones en las altas latitudes, mientras que algunas áreas tropicales, experimentarán pequeñas disminuciones.

    Modelos más recientes dependientes del tiempo, que acoplan los componentes oceánicos y atmosféricos, han entregado estimaciones más confiables, los resultados más significativos indican:

    - Un calentamiento global promedio de 0,3 °C por década, asumiendo políticas no intervencionistas.

    - Una variabilidad natural de aproximadamente 0,3 °C en temperaturas aéreas superficiales globales, en una escala de décadas.

    - Cambios en los patrones regionales de temperatura y precipitaciones similares a los experimentos de equilibrio.

    Aunque los modelos CGM proveen las simulaciones más detalladas de los cambios climáticos futuros, los constreñimientos computacionales evitan que sean usados en estudios de sensibilidad que permitan investigar los defectos potenciales futuros en el mundo real, con respecto a las emisiones de gases invernaderos.

    Usando las sensibilidades de "mejor estimación", se generan escenarios que dan un rango de calentamiento entre 1,5 y 3,5 °C para el año 2100. Bajo condiciones sin intervención, la temperatura superficial global promedio, se estima aumentaría entre 2 y 4 °C , en los próximos 100 años. Hasta las proyecciones más optimistas de acumulación de gases invernadero, no pueden prevenir un cambio significativo en el clima global del próximo siglo. En los peores escenarios, la temperatura superficial global promedio, podría aumentar en 6 °C para el año 2100.

    Como conclusión, la temperatura global promedio podría aumentar entre 2 y 4 °C para el año 2100, si el desarrollo global continúa a los ritmos actuales. Si se incorpora la influencia de los aerosoles atmosféricos al modelo, el calentamiento disminuye a aproximadamente 0,2 °C por década, en los próximos 100 años. Esta tasa de cambio climático, aún así, es más rápido que en cualquier otro momento de la historia de la Tierra. Si las naciones no actúan, el mundo podrá experimentar numerosos impactos adversos como resultado del calentamiento global futuro.

    4. MEDIDAS ANTE EL CAMBIO CLIMÁTICO GLOBAL

    4.1Declaración de Río

    Proclamación hecha por la Conferencia sobre Ambiente y Desarrollo de las Naciones Unidas, realizada en Río de Janeiro, Junio 1992. Reafirma y construye sobre la declaración de la Conferencia sobre el Ambiente Humano de las Naciones Unidas realizada en 1972. La meta de la declaración es establecer la cooperación entre los estados miembros para lograr acuerdos en las leyes y principios que promuevan el desarrollo sustentable. La declaración confronta diversas áreas que se relacionan con el cambio global, proveyendo un contexto de políticas que enfrentan el cambio global, incluye: recursos naturales, impactos ambientales del desarrollo, protección de ecosistemas, compartir ideas científicas, internalización de costos ambientales, etc.

    4.2 Convención Marco sobre Cambio Climático

    Firmada por 165 estados, compromete a sus firmantes a la meta de "estabilizar la concentración de gases invernadero en la atmósfera a niveles que eviten interferencias antrópicas con el sistema climático". La convención establece como meta provisional, reducir las emisiones de gases invernaderos a niveles del año 1990 para el año 2000. La convención establece un protocolo para que las naciones hagan un inventario de emisiones y puedan seguir sus progresos. También enfrenta el tema de financiamiento y transferencia de tecnología desde los países desarrollados a los en vías de desarrollo.

    4.3 Informe de la segunda Evaluación del IPCC

    El IPPC (Panel Internacional sobre Control Climático) es un cuerpo internacional, que consiste en delegados y científicos intergubernamentales, que desde 1988 están evaluando el calentamiento global. Su última evaluación mayor fue "Cambio Climático 1995", que provee la base para la reunión de Ginebra y la reunión próxima en Kyoto, Japón en diciembre 1997, que limitará las emisiones de CO2 humanas. La Síntesis de la Segunda Evaluación, establece:

    "Durante las últimas décadas, se han hecho muy aparente dos importantes factores en la relación entre humanos y el clima mundial. Primero, las actividades humanas, que incluyen la quema de combustibles fósiles, cambios en uso de tierras y agricultura, están aumentando las concentraciones de gases invernadero (que tienden a aumentar la temperatura atmosférica) y en algunas regiones, aerosoles (que tienden a enfriar la atmósfera). Estos cambios, juntos, se proyectan que cambiarán el clima regional y global junto con parámetros relacionados con el clima, tales como la temperatura, precipitación, humedad de suelos y el nivel del mar. Segundo, algunas comunidades humanas se han hecho más vulnerables a riesgos tales como tormentas, inundaciones y sequías como el resultado de un aumento de densidad de población en áreas riesgosas tales como cuencas de ríos y planicies costeras. Cambios serios se han identificado, como el aumento, en algunas áreas, de la incidencia de eventos de alta temperatura, inundaciones, etc., aumento de pestes, cambios en la composición, estructura y funcionamiento ecológico, incluyendo la productividad primaria". (Pace Energy Project, 1997)

    5.DATOS CLAVE SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO GLOBAL

    6. OPINIÓN PERSONAL

    Tras haber leído sobre el Cambio Climático y sobre las medidas que se han tomado para hacerle frente, me he dado cuenta de que, una vez más, los gobiernos juegan con nosotros de una forma escandalosa.

    Para empezar, no se nos informa de los problemas ambientales de forma objetiva para evitar que se pidan medidas que pudiesen desmontar los negocios de los que se benefician los gobiernos y los grandes empresarios. Pero esto, además de beneficiar a los más poderosos, nos deja a nosotros sin capacidad de reaccionar ante un problema que no conocemos plenamente y que, por desgracia, nos afecta demasiado a todos.

    Ya hemos visto en este trabajo las graves consecuencias que va a tener el Cambio Climático en el planeta, y en realidad no se está haciendo nada para tratar de disminuir estos efectos.

    Tal vez los gobiernos se planteen el asunto como algo que afectará a las generaciones futuras, por lo que ellos lo mejor que pueden hacer es sacar el máximo beneficio de sus industrias y negocios, sin pensar en las repercusiones que una actitud tan irresponsable como ésta pueda tener sobre el planeta.

    Lo más triste es que éste es el planeta en el que van a vivir nuestros hijos, nuestros nietos, los hijos de nuestros nietos... y lo estamos destruyendo conscientemente en demasiados casos.

  • BIBLIOGRAFÍA

    • Schneider, David. La subida de los mares. Investigación y Ciencia. Mayo, 1997. Barcelona. Prensa Científica

    • Enciclopedia Gran Larousse Universal, editorial Plaza y Janés.

    • Enciclopedia Encarta, edición 1999

    • “La Contaminación”, varios autores, Biblioteca Salvat de grandes temas.

    2