Calzado

Tipos. Patucos. Zapatillas deportivas. Calzado femenino. Recomendaciones. Inconvenientes. Metatarsalgia

  • Enviado por: Enrique
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

'Calzado'

Puede ser beneficioso andar descalzo en determinadas superficies, como la arena o el césped, ya que favorece la movilidad global del pie y potencia la musculatura intrínseca del mismo.

CALZADO DEL NIÑO

  • En los primeros meses de vida el mejor calzado son los patucos ( para proteger al niño del frío. Dejarle completamente descalzo durante la primavera y el verano.

  • ¡Nunca debe calzarse al niño antes de que ande!.

  • No debe ser abotinado, para permitir la movilidad del tobillo.

  • La suela no debe ser demasiado rígida para permitir la movilidad de las articulaciones metatarso falángicas.

  • La puntera debe ser ancha y larga, evitando que los dedos queden encogidos dentro del calzado. Los dedos deben poder moverse libremente dentro del calzado.

  • El tacón de Thomas sólo es útil en aquellos casos en que el niño camine en pronación y desviando los pies en rotación externa. Su largo ideal es 4/9 con relación al largo total de la suela del calzado. (fig.3)

  • No parecen correctos los zapatos que llevan incorporados unos soportes plantares standard. Cuando sean recomendables la colocación de plantillas, estas deben realizarse a medida para cada niño.

  • DEPORTIVOS

    • Las zapatillas deportivas de suelas blandas y de poco grosor, favorecen la patología del sistemas aquíleo-calcáneo-plantar, por un defecto de amortiguación. La traducción clínica es las aquileitis, la enfermedad de Sever y las fascitis plantares. El aumento de grosor de la suela y la incorporación de cámaras de aire solucionan en parte este problema.

    • La falta de transpiración debida a los materiales que utilizan en su fabricación favorece la hiperhidrosis y la maceración. Todo esto es terreno abonado para la presentación de pie de atleta, verrugas, etc..

    • Cuando la lengüeta es delgada y los cordones se aprietan demasiado, puede provocarse la neuritis del nervio músculocutáneo. ( Este hecho se manifiesta especialmente en el pie cavo y cuando existe alguna exóstosis en el dorso del pie ).

    Conclusiones: En opinión de los autores la utilización de calzado deportivo es totalmente aceptable, siempre que se elijan marcas y modelos de calidad, lo más transpirables posible y con suelas gruesas.

    Es interesante diversificar el calzado, no usando un solo par de deportivos ( si se usan con frecuencia), extremar los cuidados higiénicos y usar calcetines de lino-algodon.

    CALZADO FEMENINO

    A medida que se eleva la altura del tacón aumenta la carga que ha de soportar el antepie. Con ello se provoca una sobrecarga de las cabezas metacarpianas y la consiguiente metatarsalgia. (fotocopia de las figuras 8 a-d).

    Por otra parte el tacón alto inclina hacia delante el contrafuerte posterior del zapato, que viene a rozar con el tendón de Aquiles provocando tendinitis y bursitis retroaquilea. (fotocopia figura 9).

    La puntera del calzado puntiaguda y estrecha obliga a que el primer dedo se desvíe hacia afuera y el quinto hacia dentro y los dedos medios comprimidos por los dos lados, se repliegan en martillo. (fotocopia figura 10).

    La primera falange se desplaza hacia arriba y comprime la cabeza del metatarsiano correspondiente, favoreciendo una metatarsalgia. Cuando el zapato no está sujeto por delante del tobillo por una lazada, el pie se sostiene dentro, en gran parte, por el enclavamiento de los dedos en la puntera.

    Según la mayoría de los autores, la altura del tacón no debería superar 2,5-4 cm.