Calentamiento y hábitos saludables

Deportes. Estiramientos. Ejercicio físico. Actividades físicas. Efectos psicológicos y fisiológicos. Pautas. Duración. Higiene. Descanso. Organismo

  • Enviado por: Andrés
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

  • SURGE por la necesidad de incrementar las condiciones del deportista a la hora de realizar un esfuerzo posterior.

  • DEFINICIÓN: Es el conjunto de actividades o ejercicios primero de carácter general y luego específico que se realizan antes de cualquier actividad física superior a la normal con el fin de disponer de las funciones musculares, orgánicas, nerviosas, y psicológicas para el deportista, prepararlo para un rendimiento máximo.

  • DIFERENTES OPINIONES SOBRE EL CALENTAMIENTO:

El 64% de los Estudios relacionados con el calentamiento mejora el rendimiento.

El 36% restante dice que el calentamiento es indiferente para el rendimiento.

NO EXISTE NINGÚN ESTUDIO QUE DIGA QUE EL CALENTAMIENTO ES PERJUDICIAL.

Por lo tanto, podemos decir, que el calentamiento beneficia al rendimiento.

  • OBJETIVO DEL CALENTAMIENTO:

Preparan al deportista para la actividad principal, y esa preparación debe ser:

- Física: Mejora la contracción muscular.

- Fisiología: Preparan los sistemas circulatorio y respiratorio.

- Psicológica: Controla la ansiedad y desvía el estrés.

  • PAUTAS PARA EFECTUARLO:

  • Calentamiento debe ser progresivo, de menor a mayor intensidad y se debe incrementar conforme aumenta la temperatura muscular.

  • El calentamiento debe ser aeróbico en todo momento, porque es la única fuente de energía que crea unos desechos que se eliminan fácilmente. Sólo algunas partes del calentamiento se pueden realizar ejercicios anaeróbicos de seis a siete segundos.

  • Se debe respirar con normalidad, sin forzar la respiración, ni la espiración.

  • Dentro del calentamiento hay que incluir ejercicios de movilidad articular y de estiramientos.

  • Debe estar enfocado a la parte principal de la sesión, ya que el objetivo que pretendemos es prepararla hacia ella.

  • Las pulsaciones deben estar entre 100 y 120 pulsaciones por minuto.

  • La temperatura del cuerpo se va a incrementar a 180ºC.

  • La orientación de los ejercicios debe ir de general a específica, paralelamente a la intensidad.

  • En deportistas avanzados se debe cumplir el principio de individualización:

  • El calentamiento debe adaptarse a las características concretas de cada individuo.

    • DURACIÓN DEL CALENTAMIENTO:

    Va a depender de tres factores:

    • Las condiciones físicas del deportista.

    • Las condiciones extremas en las que se vaya a realizar.

    • De la parte principal de la sesión.

    El calentamiento debe durar entre 15 y 45 minutos.

    Llamamos hábitos saludables a todas aquellas conductas que tenemos asumidas como propias y que inciden prácticamente en nuestro bienestar físico, mental y social.

    6 BUENAS RAZONES PARA ADQUIRIR Y MANTENER HÁBITOS SALUDABLES:

  • Tendremos mayor energía en nuestra vida cotidiana.

  • Evitaremos lesiones y accidentes en la práctica deportiva.

  • Padeceremos menos enfermedades.

  • Estaremos más satisfechos con nuestro cuerpo y nuestra imagen corporal.

  • Disfrutaremos de mayor equilibrio emocional.

  • Mejoraremos nuestras relaciones con los demás.

  • ASPECTOS QUE INCIDEN SOBRE NUESTRA SALUD Y SOBRE LOS QUE PODEMOS INFLUIR:

    • Ejercicio físico.

    • Alimentación equilibrada.

    • Actitud corporal (posturas que adoptamos)

    • Control tensión.

    • Higiene y descanso.

    HABITOS SALUDABLES RELACIONADOS CON LA ACTIVIDAD FÍSICA

  • Escoge una vestimenta que sea cómoda y permita la transpiración. No debe apretar ni producir irritación al rozar con la piel. El calzado debe ser cómodo, y la suela no excesivamente dura. Átate correctamente los cordones.

  • Calienta siempre antes del ejercicio. El cuerpo se prepara gradualmente para afrontar el esfuerzo y evitarás tener lesiones.

  • Bebe abundante líquido durante y después del ejercicio. Tu cuerpo necesita recuperar el agua que pierde a través de la sudoración.

  • Dosifica tu esfuerzo, valora tu estado físico y posibilidades, en función del tipo de actividad y su duración. El ejercicio adecuado es aquel que nos ayuda a mejorar sin sobrepasar nuestros límites.

  • Después del ejercicio dedica más minutos a que tu cuerpo vuelva a la normalidad y se recupere adecuadamente. Realiza ejercicios de estiramiento o relajación.

  • Abrígate al terminar. Aunque no tengas frío, tu cuerpo está desprendiendo calor, especialmente se el sudor se enfría.

    • HÁBITOS DE HIGIENE Y DESCANSO:

  • La higiene corporal.

  • Utiliza vestimenta especifica para la práctica deportiva, diferente a la ropa de calle.

  • No utilices la misma vestimenta des veces sin lavarla. El sudor lleva toxinas y gérmenes que pueden producir infecciones.

  • Airea el calzado deportivo después de usarlo. Utiliza plantillas antibacterianas si te sudan mucho los pies.

  • Dúchate después del ejercicio. El agua no debe estar muy caliente. Termina la ducha enfriando el agua, tonifica la musculatura y ayuda a cerrar los poros de la piel.

  • El descanso y la recuperación.

  • Después del ejercicio nuestro cuerpo necesita un tiempo para recuperarse.

  • No realices demasiado ejercicio físico en el mismo día, puede provocar sobrecargas y lesiones por sobrecargamiento. Deja pasar un tiempo suficiente hasta que te encuentres descansado.

  • Después de un esfuerzo intenso realiza una comida rica en hidratos de carbono para recuperar la energía.

  • No realices ejercicios intensos antes de ir a dormir.

  • Duerme lo suficiente. A tu edad es necesario dormir 8 horas diarias.

  • HÁBITOS RELACIONADOS CON LA ACTITUD POSTURAL

    Llamamos actitud postural al conjunto de posturas que adoptamos con nuestro cuerpo para mantenernos equilibrados con respecto a la fuerza de la gravedad. Una incorrecta actitud postural influirá a la larga en nuestra salud de forma negativa.

    EL CUIDADO DE LA ESPALDA

    • Si llevas mochila procura repartir el peso por igual en los dos hombros.

    • Cuando estés sentado mantén la espalda erguida y bien apoyada en el respaldo.

    • Procura no hacer muchas extensiones con la columna(puentes).

    • Cuando realices lumbares procura no pasar de la horizontalidad.

    HÁBITOS RELACIONADOS CON EL CONTROL DE TENSIÓN

  • ¿Cómo reacciona nuestro organismo ante la tensión?

  • Aumenta la temperatura corporal y la sudoración.

  • Aumenta el ritmo cardiaco y llega la sangre a los músculos.

  • Aumente el ritmo respiratorio.

  • Se libera mayor cantidad de glucosa para generar energía.

  • Si no controlamos nuestra tensión nuestro organismo reacciona para

    defenderse, pudiendo aparecer tensiones musculares, dolor de cabeza,

    problemas de estómago, estado de ansiedad, taquicardias y problemas respiratorios (asma).

    La capacidad que tenemos de enfrentarnos con éxito a las situaciones de tensión depende en gran medida de nuestro carácter. Aprender a mantener el equilibro ante las situaciones de tensión evitará muchos problemas y nos permitirá llevar una vida más saludable.

  • ¿Cómo podemos reducir la tensión?

  • Realizando ejercicios físicos con cierta frecuencia.

  • Mejorando nuestra respiración.

  • Aprendiendo a relajarnos.

  • La respiración durante el ejercicio

  • Una correcta respiración durante el ejercicio retrasa el cansancio, ya que permite que el transporte de oxígeno sea adecuado. Además favorece la concentración.

    CONSEJOS:

    • Procura tomar aire por la nariz, de esta forma se calienta el aire a la temperatura corporal y se filtran el polvo y otros elementos.

    • Respira rítmicamente. Acompasa el ritmo de tu respiración a la intensidad del ejercicio.

    • Si tu respiración es fuerte y agitada, detente unos segundos y respira varias veces de forma lenta y profunda, hasta que notes que vuelva a ser rítmica.