Cálculo renal

Nefrología. Cálculos riñón. Litiasis urinaria. Causas. Síntomas. Tratamiento

  • Enviado por: Ximena Celis
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Aprende Productos Notables, fácil y ahora! Nivel 1
Aprende Productos Notables, fácil y ahora! Nivel 1
Aprende como trabajar con los tres Productos Notables iniciales de forma fácil y divertida. 

Ver más información

PREICFES SABER 11 Sociales y Ciudadanas v. 2014
PREICFES SABER 11 Sociales y Ciudadanas v. 2014
NO TE PIERDAS EL MUNDIAL YENDO A UN PREICFES VACACIONAL TRADICIONAL, MEJOR ESTUDIA DESDE TU CELULAR...
Ver más información

publicidad

Cálculo renal
Los cálculos renales (Litiasis urinaria), o piedras en el riñón, se pueden formar en éste o en la pelvis renal por depósitos de cristales presentes en la orina. Constituye una enfermedad crónica.

La mayoría de ellos son cristales de oxalato de calcio. La infección o una obstrucción, pueden desempeñar un importante papel en su formación. En algunas ocasiones aparecen cuando el nivel de calcio en la sangre se eleva de forma anormal como en los trastornos de las glándulas paratiroides. En otros casos aparecen cuando el nivel de ácido úrico en la sangre es demasiado alto, por lo general debido a una dieta inadecuada y un consumo excesivo de alcohol. La ingestión excesiva de calcio y oxalato en la dieta, junto con un aporte escaso de líquidos, pueden favorecer también la aparición de cálculos. Sin embargo, en la mayoría de los casos la causa es desconocida.

PACIENTES

La litiasis renoureteral (97% de los cálculos en países industrializados) es la tercera afección más frecuente del aparato urinario. Para una expectativa de vida de 70 años se calculan en 15% (5% en mujeres, 12% en hombres) las probabilidades de desarrollar un cálculo.

En términos de manifestaciones clínicas, los hombres son más sintomáticos que las mujeres, en razón 3-4:1. Probablemente existe una herencia litiásica, difícil de poner en evidencia por la coexistencia de numerosos factores intrínsecos, alimenticios y ambientales principalmente.

Aunque no existe ninguna edad, país o grupo étnico protegido contra esta común enfermedad, el peak de incidencia se sitúa entre los 30 y 60 años, en los meses de calor (Enero a Marzo) y en personas con actividades profesionales sedentarias o expuestas al calor.

Estudios recientes indican que el 60% de los pacientes que han tenido un cálculo tendrán otro antes de 10 años, el 35% antes de 5 años y el 15% antes de 1 año del primer episodio. Aunque es cierto que muy pocos pacientes mueren por causas directamente relacionadas con los cálculos éstos causan una notable morbilidad (dolor, infecciones urinarias y uropatía obstructiva).

CAUSAS

En las últimas décadas se han realizado sustanciales progresos en el conocimiento de los mecanismos fisiopatológicos responsables de la enfermedad litiásica, con lo que se han podido desarrollar programas eficaces y racionales tanto para su tratamiento como para la prevención de la recurrencia. Con los conocimientos actuales se puede alterar la cadena de acontecimientos que acaba en la formación de cálculos, cambiando algunos factores ambientales, como la dieta (hábitos alimentarios) de los pacientes, a quienes se pueden indicar normas comprensivas para cada tipo específico de trastorno litiásico. La mayor parte de los pacientes tienen algún trastorno en la absorción, metabolismo o excreción de los componentes de los cálculos (calcio, ácido oxálico, ácido úrico), de los inhibidores de la formación de cálculos (ácido cítrico y magnesio) o de la acidez (pH) de la orina.

SINTOMÁS

Las formas de presentación clínica en la litiasis renal son variables dependiendo del tamaño, composición y de su situación de los cálculos en el aparato urinario. Algunos pueden pasar desapercibidos.

  • Cólico nefrítico: dolor a veces muy intenso que se produce por el taponamiento de la salida de orina del riñón, que aparece en la zona lumbar ó espalda baja y se irradia hacia el abdomen anterior y hacia los genitales. Es un dolor intermitente, inquietante, que se asocia a nauseas, vómitos, sudoración y sensación de hinchazón abdominal. No suele dar fiebre.

  • Hematuria: es la aparición de sangre en la orina. Puede ser visible a simple vista o no. Se produce por las lesiones que produce el cálculo en su paso por la vía urinaria.

  • Infecciones de orina: los cálculos renales pueden ser causa o consecuencia de infecciones frecuentes de la orina.

Cálculo renal
TRATAMIENTO

El 95% de los cálculos situados en el uréter se expulsan espontáneamente en 3 ó 4 semanas, dependiendo de su tamaño y posición. Cualquier cálculo no expulsado en 2 meses requiere una actuación terapéutica.

En función de una valoración de factores tales como la experiencia y tolerancia del dolor, frecuencia de episodios de cólico, profesión, repercusión sobre la vía urinaria, etc., se tomará la decisión terapéutica más adecuada, que puede incluir una actitud conservadora con tratamiento del dolor o una actitud intervencionista.

Actualmente, 90-95% de los cálculos pueden eliminarse mediante procedimientos poco agresivos, como la litotricia extracorpórea por ondas de choque (con este método se rompen los cálculos en pequeñas fragmentos que se pueden expulsar más fácilmente con una eficacia del 90%) o la extracción endoscópica de los cálculos mediante ureteroscopia (a través de los propios conductos urinarios, uretra, vejiga, etc.).

En el caso de la extracción endoscópica, se puede puncionar la piel y acceder directamente al Riñón, lo que se llama nefrolitotomía percutánea, o ascender por los conductos (con anestesia obviamente), observar el cálculo y extraerlo por pinzas o canastillos tal como se demuestra en la siguiente radiografía. Esta técnica habitualmente se conoce como ureteroscopía o ureterolitotomía endoscópica.

Cálculo renal

En la radiografía se aprecia que el urólogo ha ascendido hasta el riñón con el endoscopio y se encuentra listo para aplicar ultrasonido o láser al calculo.

Cálculo renal
La técnica más utilizada es la litotricia extracorpórea, tal como lo dice la palabra aquí se fragmenta o "pulveriza" el cálculo sin necesidad de anestesia (solo una sedación), sin necesidad de hospitalizarse, con mínimas molestias y con escasos riesgo de complicaciones. Esta técnica no requiere introducción de ningún instrumento, punción o incisión sobre la piel. Solo se requiere de un litotriptor el cual puede ser manual o computarizado.

Por lo tanto esta técnica es nuestra primera elección, y obviamente la de los pacientes, por su eficacia y sencillez. En la siguiente fotografía se aprecia un litotriptor (máquina que "pulveriza" las piedras sin operación), de última generación.

El objetivo del tratamiento médico de la litiasis es prevenir la reaparición de los cálculos. Dejando aparte la corrección de los eventuales excesos de aporte de calcio, fosfato, oxalato y purinas, varias medidas dietéticas generales pueden permitir un mejor control de la enfermedad litiásica, como el incremento en la ingesta de líquidos, preferentemente agua (la primera y más simple de las medidas para prevenir la enfermedad litiásica), seguir una dieta no superior a 2.000 Kcal, con poca sal, limitando las proteínas animales, los azúcares y el alcohol.