Caída del Muro de Berlín

Historia Universal contemporánea. Siglo XX. Alemania. Crisis soviética. Nuevo orden mundial. Unificación alemana

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

INTRODUCCIÓN

A fines de la Segunda Guerra Mundial, Alemania queda en manos de los aliados, que representaban a los paises de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y la URSS, que la administraría hasta que el pueblo alemán se estabilizara económica y socialmente.

Cuando el sector occidental, a cargo de Estados Unidos, Francia y Gran Brataña comezaron a surgir las esperanzas expresadas con anterioridad por los estadistas norteamericanos de “autodeterminación de los pueblos y la libertad económica”.

Los líderes soviéticos estaban inquietos y preocupados por el nuevo orden mundial y veían en las ambiciones de los Estados Unidos un imperialismo similar en casi todos los aspectos al que tuvo el fascismo europeo. Debido a esto, Stalin ordenó en 1946 a los partidos comunistas occidentales que tomaran la ofensiva política.

En 1946, los Estados Unidos se embarcó en una estrategia de “contención” que apuntaba a restringir la expansión futura del comunismo a nivel mundial. El presidente norteamericano enunció la Doctrina Truman, comprometiendo la asistencia de los Estados Unidos a todos los pueblos que enfrentaran amenazas internas o externas a la libertad democrática.

EL MURO DE BERLÍN

  • Comienzos del muro.

El 9 de noviembre de1989, hace doce años, el muro de Berlín cayó para evitar que los ciudadanos de la república Democrática Alemana (RDA) abandonaran en masa el país. Justamente por lo mismo, el muro se había levantado el 13 de agosto de 1961. En 28 años, 267 personas fueron acribilladas al intentar atravesar la línea de 155 Kilómetros de planchas de hormigón, que en cuestión de metros separaban dos ciudades, dos mundos. Hace doce años, las lozas caídas del muro sepultaron la utopía socialista en una fosa que alcanzaba a todos los países del este de Europa. Hoy, algunos añoran un tiempo en el que la vida les resultaba en muchos sentidos, más fácil.

Eran las 18:53 horas del 9 de noviembre de 1989, cuando al final de una rutinaria rueda de prensa, el Secretario de Agitación y Propaganda del Partido Socialista Unificado (SED) de la RDA, Günter Schabowski, anunciaba la aprobación de un decreto que permitía a los ciudadanos de la república democrática viajar sin limitaciones fuera de sus fronteras: “según tengo entendido esto entra en vigor en el acto, de inmediato”, afirmaba un desconcertado Schabowski ante las preguntas de los periodistas mientras repasaba sus notas y el texto que le había entregado una hora antes Egon Krenz, secretario general del SED y máxima autoridad de la RDA.

Schabowski estaba cometiendo un grave error. Con las prisas, Krenz no le había advertido que en realidad el decreto llevaba fecha del día siguiente. De echo, en un principio estaba programado anunciarlo a las 4 de la madrugada del día 10. Aún no se habían transmitido las ordenes oportunas a la guardia fronteriza ni se habían puesto en marcha los mecanismos administrativos que los permisos de salida al extranjero requerían.

Mientras Schabowski se trasladaba a su casa, desconocedor de la trascendencia de sus palabras, y el comité central del SED proseguía la reunión presidida por Krenz, ajeno a lo que estaba sucediendo, los teletipos de las agencias de noticias empezaban a transmitir a todo el mundo la apertura de fronteras de la RDA.

Miles de berlineses del este y del oeste se lanzaron a la calle. Berlín fue aquella noche una fiesta indescriptible. Pasadas las 21.00 horas, desbordados por la multitud, los guardas fronterizos acabaron levantando las barreras y renunciando al obligatorio control de pasaportes. Hileras de “trabis”-el popular coche de la RDA- cruzaron el puente de la bornholmer Strasse, el control de la Invalidenstrasse o el Chekpoint Charlie de la Friedrichtstrasse, los pasos mas centricos de la ciudad.

Los “trabis” fueron recibidos al otro lado del muro con vítores y balanceos, con espacio apenas para circular. Sonaron las bocinas. La gente no paró de abrazarse y cantar. Desde el sector occidental los más osados se encaramaron al muro, junto a la simbólica puerta de Brandemburgo. Allí apareció el primer pico. Dispuesto a abrir un boquete en la historia.

  • El Muro de la Vergüenza.

En las primeras horas del 13 de agosto de 1961 cientos de soldados, “vopos” (los miembros de la policía popular) y colaboradores de la Stasi (servicio de seguridad del estado) tendieron alambradas a lo largo de los 155 km. del perímetro de Berlín-oeste, de los cuales 43 km. correspondían a la línea de separación entre las dos partes de la ciudad. Cortaron calles, tapiaron ventanas, y volaron casas. Familias enteras se vieron separadas.

Sobre la desgracia, el muro continuó su fortificación: fue reforzado cuatro veces y llegó a tener 302 torres de vigilancia, 20 búnkers, 259 zonas controladas por perros y miles de proyectores. Miles de personas protagonizaron intentos de huída a través de túneles, dobles fondos en maleteros de coches, reducidos submarinos de construcción casera, globos y otros imaginativos sistemas. Al menos 267 personas murieron al intentar atravesar el muro, víctimas de los disparos de la guardia fronteriza. El total de muertos llega a 949, se cuentan los fugitivos a lo largo de los 1400 km. de la frontera interalemana.

  • Fin de un estado.

La celebración duró hasta la madrugada, con el regreso a sus casas de muchos berlineses orientales que habían pasado horas en el centro occidental, en el admirado y caro Bulevard de la Kudamm. Todo el mundo se había ido con lo puesto y al día siguiente tenía que trabajar.

La medida aprobada por la RDA había logrado en última instancia su principal objetivo: para la hemorragia de fugas de ciudadanos, que estaba siendo de unas 4000 personas al día, desde que hacia unos meses Hungría había perforado el telón de acero con la apertura de su frontera con Austria. La RDA evitaba así una huída masiva de su población, pero al precio de su propia desaparición como estado.

La vertiginosa evolución de los hechos de aquella noche ya no tuvo su ritmo. La cuestión de la unidad Alemana estaba de pronto sobre la mesa, en las manifestaciones de los últimos meses, los germanorientales habían pasado del lema “nosotros somos el pueblo” a “nosotros somos un pueblo”, y la compleja reunificación de los dos países se realizaría en menos de un año. El 3 de octubre de 1990 el territorio de la RDA se integraba en la república federal.

  • El misterio de una orden que nadie vió.

¿Quién derribo el muro? De hecho nadie. Durante años, fue occidente el que lo mantuvo en pie. Creyeron que era la clava del equilibrio Este-Oeste y que ese equilibrio era sagrado. Sin embargo, el Kremlin sabía que una guerra nuclear era suicida y que un conflicto convencional lo tenía perdido de antemano. La elite de su ejercito estacionada en la RDA, contaba con un material desastroso.

En el mt. 89 ocurrió lo mismo cuando Hungría abrió su frontera, cientos de alemanes orientales, de vacaciones en este país, aprovecharon la oportunidad. Los que pudieron, abarrotaron las embajadas de la RFA en Praga y en Varsovia. La RDA se vio forzada a cerrar su frontera checa, lo que creó una situación insostenible. El país quedo afixiado, bloqueado. Todas las demás fronteras estaban cerradas, incluso la de Polonia. La presión fue tal que a los pocos días la volvieron a abrir. Hay que tener en cuenta que el régimen de la RDA perdía toda su legitimidad, ya que no supo enfrentarse a las dos revoluciones que se produjeron ese verano: la del pueblo contra el partido, sintetizada en la pancarta: “Wir sind das volk” (nosotros somos el pueblo) y otra, de las bases del partido contra su propia cúpula.

El muro cayó por sí solo y el mundo vió que la estructura del poder que lo sostenía desde 1962 había desaparecido. Sin embargo, doce años después, el muro existe todavía. Un muro de incomprensión y de resentimiento, invisible pero real, que ya presentía en los grafittis que abigarraban el hormigón, vendido luego en trozos a los turistas. Basta uno de muestra: “El muro más despreciable es el que construimos alrededor de cada uno de nosotros”. La lección sigue siendo valida hoy, miles de berlineses se lanzaron a la calle. Desbordados por la multitud, los guardias fronterizos acabaron levantando las barreras y renunciando al obligatorio control de pasaportes.

  • Cronología de la división.

13-8-61. La RDA levanta una alambrada alrededor de berlín-oeste y corta los pasos entre una parte y otra de la ciudad. Comienzan a colocarse los primeros ladrillos del muro, que será reforzado en cuatro ocasiones a lo largo de su historia.

25-10-61. La crisis internacional que supone la creación del muro conduce al emplazamiento frente a frente de ataques soviéticos y norte americanos en el Checkpoint Charlie, el paso fronterizo mas conocido.

17-8-62. El joven de 18 años, Peter Fechter, es disparado cuando intentaba pasar al sector occidental de Berlín. El hecho produce un gran impacto en la sociedad publica.

5-5-89. Hungría abre su frontera con Austria. Miles de ciudadanos de la RDA aprovechan la ocasión para emigrar hacia occidente.

6-5-89. El movimiento ciudadano de derechos civiles de la RDA denuncia la manipulación de las elecciones municipales celebradas en Alemania Oriental.

39-9-89. Mas de 5.000 Alemanes orientales que ocupan las embajadas de la RFA en Praga y en Varsovia reciben el permiso de viajar a occidente.

7-10-89. La RDA celebra su cuadragésimo aniversario. Durante su visita, Mijail Gorbachov reclama reformas al líder germanoriental, Erich Honeker.

9-10-89. En Lepzig, una manifestación de 70.000 personas corean el lema “nosotros somos el pueblo”.

18-10-89. Dimite Honecker, sustituye como secretario general del partido socialista unificado (SED) Egon Krenz, que durará solo algunas semanas.

23-10-89. Unas 300.000 personas se manifiestan nuevamente en Leizpig.

4-11-89. Alrededor de un millon de personas exigen reformas en Alexander Platz de Berlín.

9-11-89. El portavoz del SED, Günter Schabowski, anuncia una nueva ley que permitirá viajar al extranjero sin limitaciones y que ha de entrar en vigor de modo inmediato. Miles de ciudadanos de Berlín-Este se abalanzaban sobre el muro. Los guardias fronterizos, que no han recibido ninguna orden de dejar pasar a nadie, acaban abriendo las barreras ante la presión de la multitud.

3-12-89. El comité central del SED se disuelve.

22-12-89. La puerta de Brandemburgo, cerrada durante 28 años por el muro, queda definitivamente abierta.

18-3-89. Primeras elecciones libres en la RDA. Gana ampliamente “alianza por Alemania”, vinculada a la CDU de Helmut Kohl.

5-5-90. Comienza la reunión de la cumbre dos mas cuatro entre los dos estados alemanes y las cuatro potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial, que despegará los obstáculos para la reunificación de Alemania.

1-7-90. Entra en vigor el tratado de unión económico y monetaria en la RDA y la RFA. Aprueban la unidad.

3-10-90. Día de la reunificación Alemana.

MAPA DE BERLÍN EN 1945 - 1990.

EL MURO DE BERLIN

Vídeos relacionados