Cadena perpetua # Dead man walking; Tim Robbins

Cinematografía. Visión filosófica de la existencia. Kant. Metafísica. Pena de muerte. Pensamiento kantiano

  • Enviado por: JeYnER
  • Idioma: castellano
  • País: Guatemala Guatemala
  • 2 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

La Dignidad Humana

El imperativo práctico será, pues, como sigue: obra de tal modo que uses la humanidad, tanto en tu persona como en la persona de cualquier otro, siempre como un fin al mismo tiempo y nunca meramente como un medio.

..Pero aquello que constituye la condición para que algo sea un fin en sí mismo no tiene un valor meramente relativo o precio, sino que tiene un valor interno es decir, dignidad.

La dignidad humana siempre ha sido un tema de controversia en el mundo. Hay gente que proclama que se tiene y otra que debe adquirirse. Hay unos que dicen que nunca se puede perder y otros que sí. Mucho se ha escrito acerca de este tema, pero ciertamente Kant es el que marca una gran huella en este tema. Y sin embargo, a pesar de su gran proclama, 100 años después durante los campos de concentración, la dignidad humana parecía no tener parte en nuestro universo, otra idea parecía dominar el escenario…Kant sostiene que el hombre es un fin en sí mismo y como tal, es digno. Esto, sin embargo es algo que aunque se predique con la boca, muchas veces con el corazón se niega. En la película `Dead Man Walking' se pone en juego -como en muchas veces- si la dignidad humana es algo incuestionable.

La película trata sobre los crímenes que comete un hombre, Mattew Poncelet, y por lo que se le juzga y se imputa sobre él la pena de muerte. Aquí es donde comienza la película y es donde aparece la monja Helen Prejean la cual encar.na - por así decirlo- la conciencia de Poncelet y a la vez, a su ángel redentor. Debido a sus actos cometidos y por su forma de actuar en el juicio, la sentencia resulta rápida e inamovible. Como resultado, Poncelet se ve condenado a pasar los últimos días de su vida sabiendo el momento exacto de su muerte…

Durante el juicio se presenta a Poncelet como un animal irracional, incapaz de auto gobernarse y que constituye una amenaza para la sociedad. Se le rebaja hasta el punto que se le llega a observar como un ser indigno de ser `humano'. Obviamente el sólo mencionar esto, representa un falacia absoluta y hasta una burla al pensamiento Kantiano. Según Kant, cualquier hombre, independientemente de su actuación y de sus decisiones, siempre poseerá la dignidad debido a que, como ser racional, siempre será capaz de ser autónomo y de poseer el indeterminismo de la libertad que lo gobierna. Kant diría que sus acciones simplemente reflejan la ley que lo autogobierna o -que si mucho- un acto arrebatado de sus pasiones, pero sobre las cuales los hombres siempre tienden a poseer el control. La dignidad humana para Kant no es algo que surja, sino un fundamento de la naturaleza humana -como el diría- a priori y por lo tanto algo insondable e incuestionable. Incluso en su estado más rebajado o incluso si se comportara como un ser irracional, sigue siendo racional puesto que su racionalidad no puede ser puesta en duda.

Posterior al juicio, empieza un calvario para Poncelet en el cual demuestra su dignidad y exime su culpa. Durante el tiempo que transcurre en la cárcel, Poncelet sufre un combate interno entre su ego y la verdad y dignidad. Su ego se niega continuamente a `rebajarse' al punto de que al principio lo único que le importa es el no morir. Poco a poco mediante reflexión, ayuda, y amor, la hermana Helen lo conduce a su redención. Cada minuto que transcurre durante la película demuestra el incesante intento de Helen por comprender el corazón de Poncelet y ayudarlo a comprender que lo importante no es salvarse sino redimirse dignamente.

Entre el juicio y el final de la película se muestran los puntos de vistas contradictorios de los seres humanos. Unos - las víctimas- muestran su deprecio y odio hacia Poncelet y procuran por todos los medios rebajarlo y hacerlo pagar por cada gota derramada y por sus crímenes cometido, o sea, representan a aquellas personas que cegadas por sus propios intereses y pasiones, se dejan guiar por las mismas, y fallan en observar a los demás con sus puntos de vista - independientemente de sus acciones- y proclaman que la dignidad es algo se gana, pero que también se puede perder. Luego esta Helen que encarna a las personas a las que Kant llamaría personas morales, dado que a pesar de los hechos y las circunstancias, no pierden de vista que las personas son personas, y que como tales, son dignas del respeto de los demás.

La película muestra como Poncelet es despreciado como ser humano y se convierte en un instrumento de desprecio y odio. Al instrumentalizarlo, Kant enseña que se está degradando la naturaleza del ser humano, no del `instrumentalizado' sino del que lo hace de esta forma; pues al hacerlo, está dejando de considerar a los demás como un bien en sí, e ipso facto se está dejando de hacerlo a sí mismo; puesto que aplicando el principio categórico a la forma de actuar de la persona, ésta da por entendido que el actuar de él, es la forma en que la persona desea ser tratada. Kant por lo mismo dice que la dignidad es universal.

La parte más intensa de la película es indudablemente las horas antes de su muerte. Como era de esperar, Helen logra que Poncelet renuncie a su ego destructor y acepte el castigo por el cual es condena, le enseña que la dignidad es lo único que le queda y es lo único que todavía puede salvar su honor como persona. Todo el tiempo transcurrido anterior a esto, es poco relevante. Al llegar al clímax, Poncelet comprende que nunca ha dejado de ser digno, y que, independientemente de la forma en que lo traten, el resuelve morir con toda la dignidad que posee - no con la que le quede.

Minutos antes de ser inyectado, Poncelet sucumbe a la angustia y declara sus culpas a Helen la cual con lágrimas en los ojos lo felicita por su arrepentimiento y lo conduce frente a la afrenta de dolor. Helen le devuelve la fuerza necesaria para el final. Antes de ser inyectado, Poncelet reconoce sus culpas frente a los ofendidos y les pide un sincero perdón, acepta su castigo y ruega que el mismo sirva para conciliar a las víctimas. Al hacerlo muestra toda la fuerza que Poncelet utiliza para mostrar su dignidad a personas ciegas de mente que les cuesta ver más allá de los hechos y sus intereses. Poncelet vindica su dignidad y honor, y muere en paz consigo mismo.

En mi juicio Kant miraría la vida de Poncelet - en sus últimos momentos- como un gran acto de despliegue de la dignidad humana, en la cual una persona renuncia a sus intereses y pasiones, y haciendo uso de su naturaleza racional, mira las cosas desde un punto objetivo y acepta las consecuencias de sus actos y demuestra que, aunque es culpable de sus actos, es digno de ser un `ser humano' -aunque esto no tenga que ser demostrado.

Como último punto, yo diría que Kant no tendría problemas con la pena de muerte, dado que la misma no representa una instrumentalización del ser humano y que es considerada como un fin en sí mismo: el fin de sí mismo.

Dead man walking

Ya ves. No es aconsejable anticiparse a los hechos.
El ridículo acecha en la precipitación.
El hazmerreír estropea las palabras más trágicas.
La insospechable fuerza de la vida echa por tierra la trascendencia de la despedida.
Siempre es mejor guardar silencio, un cauteloso silencio.
Es posible que entonces podamos mirar a alguien que nos mire, pero tampoco es seguro.
Me quitaron las botas y ya no se lleva morir con ellas puestas.

Immanuel Kant, Texto 2 Fundamentación de la metafísica de las costumbres, cap. 2