Cabo Trafalgar; Arturo Pérez Reverte

Literatura española contemporánea. Siglo XXI. Narrativa. Novela. Historia de España. Combate naval. Batalla de Trafalgar. Personajes y barcos. Argumento

  • Enviado por: Lol32
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad
publicidad

  • Índice

I) Libro

II) Personajes y barcos

III)Resumen

IV)Contexto histórico

V)Opinión personal

  • Libro

  • -Nombre del libro: Trafalgar -Número de páginas: 288 páginas

    -Autor: Arturo Pérez-Reverte -Editorial del libro: Punto de lectura

  • Personajes y barcos

  • -Personajes:

    -Manolo Correjuevos Sánchez: También llamado para los gabachos, Manolo Coguegüevos o simplemente Coguegüevos. Es un hombre español, y es el encargado de ayudar al piloto en la Incertain; es un hombre bajito, moreno y con una sola ceja. Es de Conil de la Frontera, Cádiz.

    -Louis Quelennec: Teniente de la Marina Imperial francesa

    -Horacio Nelson: Almirante inglés, muere como un hora y media después de que el combate entre franco-españoles y británicos comienza.

    -Nicolás Marrajo Sánchez: “Marinero” reclutado a la fuerza en Cádiz, tiene las patillas de boca de hacha y marcas de navajazos en la cara. Tiene un cuchillo en la parte de atrás de la faja, la cual, se la quiere clavar a un oficial. Antes de esto, nunca había estado en un barco.

    -Carlos de la Rocha: Capitán de la Antilla y guardamarina de Ginés Falcó

    -Ginés Falcó: Hombre joven, con los estudios frescos. Fue reclutado a la fuerza como Nicolás Marrajo.

    -Pierre Charles Silvestre de Villeneuve: Almirante francés. Encontró la flota del almirante inglés Horacio Nelson.

    -Barcos:

    -Pluton (francés), 74 cañones. Capitán de navío Cosmao. Volvió a Cádiz.

    -Monarca (español), 74 cañones. Capitán de navío Argumosa. Perdido en la costa. Un oficial muerto. Tripulación: 100 muertos y 150 heridos.

    -Fougueux (francés), 74 cañones. Capitán de navío Baudouin (muerto). Apresado y perdido en la costa.

    -Santa Ana (francés), 80 cañones. Teniente general Álava (herido). Volvió a Cádiz. Cinco oficiales muertos. Tripulación: 99 muertos y 141 heridos.

    -Indomptable (francés), 80 cañones. Capitán de navío Hubert (ahogado con toda la tripulación). Perdido en la costa.

    -San Justo (español), 76 cañones Capitán de navío Gastón. Volvió a Cádiz. Tripulación: 7 heridos.

    -Intrépide (francés), 74 cañones. Capitán de navío Infernet. Apresado y hundido.

    -Redoutable (francés), 74 cañones. Capitán de navío Lucas. Apresado y hundido. (Este navío libró el más duro combate de Trafalgar: 487 muertos y 81 heridos a bordo. Uno de sus tiradores mató al almirante inglés Horacio Nelson).

    -San Leandro (español), 74 cañones. Capitán de navío Quevedo. Volvió a Cádiz. Tripulación: 8 muertos y 22 heridos.

    -Neptune (francés), 80 cañones. Capitán de navío Maistral. Volvió a Cádiz.

    -Santísima Trinidad (español), 136 cañones. Jefe de escuadra Cisneros (herido). Apresado y hundido. Seis oficiales muertos. Tripulación 205 muertos y 108 heridos.

    -Héros (francés), 74 cañones. Capitán de navío Poulain (muerto). Volvió a Cádiz.

    -San Agustín (español), 80 cañones. Brigadier Cajigal (herido). Apresado y hundido. Cuatro oficiales muertos. Tripulación: 180 muertos y 200 heridos.

    -Mont-Blanc (francés), 74 cañones. Capitán de navío Lavillesgris. Huido con Dumanoir.

    -San Francisco de Asís (español), 74 cañones. Capitán de navío Flórez. Perdido en la costa. Tripulación: 5 muertos y 12 heridos.

    -Duguay-Trouin (francés), 74 cañones. Capitán de navío Touffet. Huido con Dumanoir.

    -Formidable (francés), 80 cañones. Contralmirante Dumanoir. Huído

    -Rayo (español), 100 cañones. Brigadier MacDonnell. Volvió a Cádiz. Perdido más tarde. Tripulación: 4 muertos y 14 heridos.

    -Scipion (francés), 74 cañones. Capitán de navío Berenguer. Huido con Dumanoir.

    -Neptuno (español), 80 cañones. Brigadier Valdés (herido). Apresado y hundido. Un oficial muerto. Tripulación: 42 muertos y 47 heridos.

    -San Juan Nepomuceno (español), 74 cañones. Brigadier Churruca (muerto). Apresado. Un oficial muerto. Tripulación: 100 muertos y 150 heridos.

    -Berwick (francés), 74 cañones. Capitán de navío Camas (muerto). Apresado y perdido en la costa.

    -Príncipe de Asturias (español), 118 cañones. Comandante general Gravina (muerto de sus heridas). Volvió a Cádiz. Tres oficiales muertos. Tripulación: 52 muertos y 110 heridos.

    -Achille (francés), 74 cañones. Capitán de navío Deniéport (muerto). Hundido al estaller santabárbara.

    -San Ildefonso (español), 74 cañones. Brigadier Vargas (herido). Apresado. Cuatro oficiales muertos. Tripulación: 34 muertos y 136 heridos.

    -Argonaute (francés), 74 cañones. Capitán de navío Epron. Volvió a Cádiz.

    -Swift-Sure (francés), 74 cañones. Capitán de navío Villemandrin. Apresado.

    -Argonauta (español), 92 cañones. Capitán de navío Pareja (herido). Apresado y hundido. Tripulación: 100 muertos y 203 heridos.

    -Algesiras (francés), 80 cañones. Contralmirante Magon (muerto). Apresado y represado. Volvió a Cádiz.

    -Montañés (español), 80 cañones. Capitán de navío Alsedo (muerto). Volvió a Cádiz. Un oficial muerto. Tripulación: 17 muertos y 29 heridos.

    -Aigle (francés), 74 cañones. Capitán de navío Courrége (muerto). Apresado y hundido.

    -Bahama (español), 74 cañones. Brigadier Alcalá Galiano (muerto). Apresado. Tres oficiales muertos. Tripulación: 75 muertos y 67 heridos.

    -Bucentaure (francés), 80 cañones. Almirante Villeneuve (capturado y después liberado por los ingleses, se suicidó en Rennes cuando iba a ser sometido a consejo de guerra). Apresado y perdido en la costa.

    -Los cuatro navíos huidos del combate con el almirante Dumanoir fueron capturados por los ingleses doce días más tarde, a la altura de Ortegal, cuando intentaban ganar la costa de Francia.

  • Resumen

  • -El 21 de octubre de 1805, se produce un combate naval en aguas españolas; en el cabo de Trafalgar. Tiene lugar una batalla naval entre la escuadra franco-española y la británica, comandada por el almirante Horacio Nelson.

    -A bordo del navío Antilla (el navío número treinta y cuatro que no existió), un par de marineros reclutados recientemente en Cádiz y sus cercanías abandonan el puerto de Cádiz.

    -Ya andan a más o menos tres millas de Cádiz, cuando los marineros empiezan a hablar entre ellos, y a planear tácticas contra los capullos de los británicos para sobrevivir y volver a casa.

    -Los británicos se encuentran justo en frente para luchar contra la escuadra franco-española, cuando los navíos británicos empiezan a disparar. A bordo de la Antilla, no hay preocupación de hundimiento, puesto que está hecho de unas maderas muy resinosas y gordas, que no lograrán atravesar tan fácilmente.

    -La Antilla, tiene ya preparados a sus hombres en las baterías para disparar a los británicos y sus maniobras navales preparadas para la victoria.

    -Los británicos intentan abordar el barco y subir con ellos por cuerdas, pero debido a la tripulación, que estaba de muy mal humor, para salvar su vida, les resulta imposible abordar el navío, ya que todos los que lo intentaron acabaron mutilados y muertos.

    -Después de tantos disparos, resultan muchos los heridos y mutilados en la Antilla, con las enfermerías abarrotadas de heridos y la mayoría de la escuadra franco-españolas hundida o muerta, pierden la esta batalla.

  • Contexto histórico

  • -La batalla de Trafalgar tuvo lugar el 21 de octubre de 1805, iniciada por los aliados para intentar derrocar a Napoleón Bonaparte del trono imperial y disolver la influencia militar francesa existente en Europa. Sucedió cerca del cabo de Trafalgar, en la que se enfrentaron la escuadra franco-española, al mando del vicealmirante francés Pierre Villeneuve, contra la escuadra británica al mando del vicealmirante Lord Horacio Nelson.

    .

    V) Opinión personal

    -Es una novela histórica que no parece una novela histórica. Leerse el libro es parecido a leerse un pasatiempo y no un peñazo histórico como el de Benito Pérez Galdós. En el libro, el autor siempre escribe claro y contundente, y no usa vocabulario fuera de lo común, sino claro y fácil.

    -Lo primero que sorprende de esta curiosa y extraña novela es su lenguaje vulgar y con palabras soeces. Pese a estar ambientada en plena batalla de Trafalgar en 1805, el estilo que utiliza el autor para narrarla es contemporáneo y bastante claro.

    -Sobre el lenguaje “marinero o vulgar” que usa el autor, suele ser algo desconcertante en algunas partes del libro, puesto que hay a veces que el autor echa mano de los dialectos gaditanos o en algunas ocasiones, el idioma francés, que por supuesto, la mayoría de las veces suelen ser palabras soeces. También, como no, está la parte en la que mezcla el francés con la jerga gaditana, y no te enteras, en mi caso, no me enteré de nada, ya que mezclando ambos, salía algo parecido a “yenesepa”. Luego había cosas muy extrañas en esta novela, ya que algunos personajes decían una palabra en español y otra en francés, lo cual resultaba hasta divertido.

    -Por lo tanto, la novela es algo desconcertante al principio, ya que el lenguaje te desubica un poco y no se entiende muy bien con tantas partes del barco y maniobras.

    -Hay una parte muy interesante, en la novela, en la cual, un experto en cañones de la novela, te explica como preparar rápidamente un cañón de veinticuatro libras, para que funcione perfectamente. Te explica la preparación y cómo limpiarlo y enfriarlo entre disparo y disparo; y que la palanca de tirar se rompe más o menos entre cinco y seis disparos, entonces tendrían que usar una mecha corriente.

    -Pese a que la novela viene acompañada de una serie de dibujos, que vienen al principio, que explican las partes de un navío de dos puentes y 74 cañones de la 1805, es un poco desconcertante ver cómo algunos de los personajes te van explicando las maniobras navales con sumo detalle, y a veces uno no se entera de lo que está pasando porque, en mi caso, los conocimientos que una persona como yo tiene sobre los barcos y navíos es cero...

    -En esta novela, uno no se fija mucho en lo trágico que fue aquella guerra y todos los muertos que hubo, ya que hasta el capítulo 7, no empieza la guerra de verdad. Además, con el vocabulario que usa el autor te parece hasta gracioso que las trágicas muertes de las personas que acabaron muertos o sin piernas. Durante la guerra no sólo hubo muertos, sino que también hubo muchísimos heridos, y algunos que no lucharon y murieron o fueron heridos, como por ejemplo los que estaban en las baterías disparando a los ingleses, murieron porque se les reventó el tímpano o porque les estalló el cañón en la cara, etc...

    -Pese a todo lo anterior, parece que el autor pretende dar a ver la cara positiva del echo histórico, lo cual no tuvo nada de positivo, ya que perdimos contra los ingleses, y no sólo eso, perdimos Gibraltar, lo cual sigue todavía en manos británicas…

    -La novela está orientada en un barco, llamada la Antilla, un barco imaginado por el autor, que hace la novela más amena desde mi punto de vista. En la novela, se describen treinta y cuatro navíos franco-españoles, pero en realidad sólo hubo treinta y tres, puesto que el número treinta y cuatro es un barco imaginado por el autor; según el libro, el mejor de todos, con maderas resinosas y muy gordas, para amortiguar bien los disparos y la metralla.

    -Los personajes que el autor describe tan cuidadosamente, con todo detalle, si existieron, aunque no fueron a la batalla de Trafalgar en la Antilla; sino que supongo, que irían en otro navío, ya que hubo bastantes que por desgracia no volvieron a Cádiz o fueron apresados.

    -El libro ofrece, ante todo, puro entretenimiento, que de eso es de lo que se trata que produzca esta novela, que parece algo larga, pero se te hace muy amena, aunque no lo parezca.

    8

    Vídeos relacionados