Bulimia y Anorexia

Enfermedades psicosomáticas. Tipos. Síntomas. Tratamiento. Consecuencias

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 14 páginas
publicidad
publicidad

TRASTORNOS PSICOSOMÁTICOS EN LA ALIMENTACIÓN

“BULIMIA Y ANOREXIA”

INTRODUCCIÓN:

Los trastornos psicosomáticos son "factores psicológicos que afectan al estado físico", o sea, cualquier trastorno físico en el que los factores psicológicos son considerados importantes, es decir, cuando existen factores psicológicos que contribuyen a la iniciación o a la exacerbación de una enfermedad física.

 

Los trastornos alimentarios en niños y adolescentes son problemas frecuentes que pueden tener un alto impacto en la salud y en la calidad de vida, con riesgo de retardo del crecimiento, desnutrición e incluso la muerte. Generalmente, los trastornos alimentarios se acompañan de alteraciones emocionales que comprometen el normal desempeño del individuo en diversas áreas.

DESARROLLO:

Las enfermedades psicosomáticas


Según la clasificación del DSMII (Manual diagnóstico y estadístico de las alteraciones mentales) que corrobora la Organización Mundial de la Salud (OMS):

  • Trastornos gastro-intestinales: Úlcera péptica, colitis ulcerosa, gastritis crónica, estreñimiento.

  • Gastritis: Proceso inflamatorio del estomago, de la capa mas interna de su pared, específicamente de la mucosa gástrica.

La gastritis puede ser aguda, es decir de inicio reciente o crónica. Las causas de la gastritis aguda son numerosas:

 

  • Consumo excesivo de alcohol en cualquier presentación. 

  • Consumo  de alimentos picantes, condimentados,  

  • Agentes infecciosos bacterianos o virus

  • Medicamentos antiinflamatorios esteroideos y no esteroideos.  Entre estos  se encuentran todos aquellos que se utilizan para aliviar los dolores musculoesqueléticos, lumbares, cervicales, los secundarios a golpes, artrosis, artritis, cólicos menstruales, cefaleas  y muchos otros. Su representante mas conocido es la aspirina, que si bien es una medicina extraordinaria uno de sus efectos colaterales no deseados es la inflamación gástrica. Se debe aclarar que los efectos nocivos de los antiinflamatorios en el estómago no solo se observan cuando se ingieren por vía oral, pueden también encontrarse secundarios a inyecciones intramusculares, intravenosa y supositorios.

  • Ingesta de agentes cáusticos o corrosivos ( Generalmente accidentales ) 

  • Ingesta de cualquier medicamento. Muchos pacientes pueden referir síntomas de gastritis posterior al uso de medicinas aparentemente inofensivas como antibióticos, vitaminas, calcio etc. Recordemos que algunos de estos se pueden disolver en el estómago previa a su absorción intestinal, otros son secretados en la mucosa gástrica y pueden causar irritación.

  • El stress. Hay numerosas investigaciones que han demostrado que las personas sometidas a formas severas de stress, como los pacientes con quemaduras extensas en el cuerpo, traumas físicos  o accidentes cerebrovasculares pueden desarrollar rápidamente gastritis aguda severa con formación de erosiones y a veces úlceras que pueden producir severas hemorragias. El stress habitual del individuo en su trabajo  es también un factor que puede causar gastritis pero generalmente es leve. 

      • Ulcera Péptica: es aquella que afecta la mucosa que recubre el estómago o el duodeno (la primera parte del intestino delgado). Las úlceras pueden afectar tanto a las mujeres como a los hombres sin importar su edad.

      • Colitis Ulcerosa: es una enfermedad inflamatoria del colon (el intestino grueso) y del recto. Está caracterizada por la inflamación y ulceración de la pared interior del colon. Los síntomas típicos incluyen diarrea (algunas veces con sangre) y con frecuencia dolor abdominal. Algunas fuentes la citan como una enfermedad autoinmune, esto quiere decir que está originada por anticuerpos producidos por nuestro propio organismo, que reaccionan en su contra dañándolo.

      • Estreñimiento: es una defecación infrecuente o con esfuerzo, generalmente de heces escasas y duras. La frecuencia defecatoria normal varía entre las personas, desde un par de veces al día hasta tres veces a la semana. Puede considerarse como un trastorno o una enfermedad según como altere la calidad de vida. El estreñimiento, o constipación de vientre, significa que una persona tiene muchas menos evacuaciones al día de lo normal. El excremento es duro y seco. A veces es doloroso expulsarlo. La persona puede sentirse "pesada" y llena.

    Los trastornos alimentarios se caracterizan por alteraciones graves de la conducta alimentaria, que se define como el comportamiento relacionado con los hábitos de alimentación, la selección de alimentos, las cantidades ingeridas y las preparaciones culinarias. Generalmente, suele hablarse de cinco trastornos alimentarios específicos:

    • Anorexia nerviosa;
    • Bulimia nerviosa;
    • Trastorno alimentario compulsivo;
    • Trastornos alimentarios no especificados; y
    • Obesidad.

    En los niños pequeños los trastornos alimentarios más frecuentes se manifiestan de dos maneras: con restricción alimentaria, que es la expresión de un exceso de control sobre la sensación de hambre y la comida; o con selectividad extrema, donde la alimentación se reduce a unos pocos alimentos. A medida que crecen y se convierten en adolescentes los trastornos comienzan a complejizarse: aparece el conteo calórico, los atracones y / o los vómitos. Lo más importante en la infancia y adolescencia, a diferencia de la vida adulta, es que la restricción alimentaria provoca la detención en el crecimiento y desarrollo. 

    Los trastornos alimentarios son, en última instancia, trastornos mentales con serias repercusiones físicas. Por ello es muy difícil que los problemas puedan afrontarse de manera unilateral: padres, escuela y médicos pediatras y especialistas deben actuar de manera conjunta y articulada.

    Los trastornos del comer consisten en devastadoras enfermedades conductuales producidas por una acción recíproca compleja de factores, que puede incluir trastornos emocionales y de la personalidad, presiones familiares, una posible sensibilidad genética o biológica y una cultura en la que existe una sobreabundancia de comida y una obsesión con el estar delgado. Los trastornos del comer se categorizan en general como bulimia nervosa, anorexia nervosa y trastornos del comer no especificados de otra manera. Estos trastornos no son nuevos. La anorexia nervosa se diagnosticó por primera vez como un problema médico en 1873, pero descripciones de autoinanición se han encontrado aún en escritos medievales.

    ANOREXIA

    El término anorexia proviene del griego a-/an- (negación) + orégo (tender, apetecer. Consiste en un trastorno de la conducta alimentaria que supone una pérdida de peso provocada por el propio enfermo y lleva a un estado de inanición.

    Historia de la Anorexia

    El primer caso de anorexia se dio en Catalina de Siena. Con 26 años su idea de dedicar su vida a Dios chocaron con los planes de sus padres de casarla.

    Esta situación la llevó a encerrarse en su habitación a maltratarse no comiendo consiguiendo ingresar al final en la orden dominicana pero con la mitad de su peso.

    El prestigio de Catalina de Siena se extendió rápidamente y tras su muerte, a los 28 años, contaba con muchas seguidoras religiosas.

    Aparecen muchos casos de anorexia en las religiosas de la edad media. El ayuno era un medio para que el espíritu triunfara y no la carne. Estar sin comer era considerado como un signo de santidad. A esta anorexia sufrida por el seguimiento a Dios se llamó " Anorexia santa"

    La palabra anorexia era utilizada por los médicos como sinónimo de falta de apetito, inapetencia y ciertos trastornos del estómago.

    Richard Morton fue el primero que hizo una descripción del cuadro de anorexia. Describió a una paciente de 18 años que presentaba los síntomas propios de la anorexia nerviosa: adelgazamiento, dedicación obsesiva al estudio, pérdida de apetito...

    Morton se refiere siempre a la enfermedad como un trastorno nervioso y es curioso saber que curó a esta chica alejándola de su familia y de los estudios.

    Finalmente, con la intervención sobre la familia de una paciente y su alejamiento como medio para curar, se consiguió que el concepto de anorexia nerviosa quedara dentro de la medicina científica.

    En el siglo XX se conoce la anorexia nerviosa como un miedo a engordar, pero antes del siglo XX no se tenía muy claro si las muchachas que la padecían tenían miedo a engordar o no. Esto se cuestionaba ya que muchas motivaciones eran religiosas o espirituales.

    Ya en este siglo, la opinión de Freud era que todos los apetitos eran manifestaciones de la libido o impulsos sexuales por lo que asoció comer o no comer a la presencia o ausencia de impulsos sexuales básicos. El ayuno suponía a Freud la repugnancia o el malestar provocado por el alimento. Pero Freud no dio ninguna importancia a los factores socioculturales en la anorexia nerviosa.

    Las sociedades primitivas: en las sociedades primitivas, las mujeres gordas tenían más atractivo sexual que las delgadas. Una mujer gorda constituía una señal de status elevado, de prestigio.

    En todas las culturas se han llevado a cabo procedimientos para cambiar alguna característica corporal para incrementar el atractivo sexual y social. Utilizando pinturas, cosméticos pero hasta la llegada del mundo moderno no se encuentran culturas donde se pretende tener más atractivo social aumentando o disminuyendo su cuerpo.

    Un cuerpo de mujer abundante era signo de lujo, la delgadez era símbolo de muerte.

    ¿De qué se trata la Anorexia?

    La anorexia nerviosa se caracteriza por el temor a aumentar de peso y por una percepción distorsionada y delirante del propio cuerpo que hace que el enfermo se vea obeso aun cuando su peso se encuentra por debajo de lo recomendado. En consecuencia, se inicia una disminución progresiva del peso mediante ayunos y la reducción de la ingesta de alimentos. También puede ser que la persona se vea afectada por atracones y después se recurra a la purga de los alimentos por el vómito o el uso de laxantes, pero esta enfermedad esta catalogada como bulimia

    Afecta sobre todo a las mujeres de 12 a 25 años (esta cifra ha ido variando con el tiempo)

    Este tipo de anorexia precisa no sólo una realimentación, sino también un tratamiento psicológico.

    El tema es ampliamente discutido últimamente, pues determinadas actitudes modernas como la ropa cada vez más estrecha, o la aparición de modelos de pasarela cada vez más delgadas puede influir negativamente en el ánimo de muchas jóvenes que tratan de conseguir el supuesto cuerpo perfecto que la sociedad parece pedir.

    Según muchos psicólogos, la solución a este problema pasa por formar a la juventud, escapar de esa moda de la delgadez extrema y enseñar a la gente a ser feliz con su propio cuerpo. En general, la persona afectada de anorexia tiende a negar el problema y se opone a la rehabilitación por miedo a subir de peso.

    Síntomas de la Anorexia

    Hay diversas clases de síntomas posibles; síntomas de comportamiento, síntomas físicos y síntomas mentales.

    Síntomas de comportamiento:

    • Rechazo voluntario de los alimentos con muchas calorías.

    • Preparación de los alimentos sólo por cocción o a la plancha.

    • Aumento de la ingesta de líquidos (agua)

    • Conductas alimentarias extrañas, como cortar los alimentos en pequeños trozos, estrujarlos, lavarlos, esconderlos y tirarlos.

    • Disminución de las horas de sueño.

    • Mayor irritabilidad.

    • Aumento de la actividad física, para incrementar el gasto energético.

    • Uso de laxantes y diuréticos.

    • Aislamiento social.

    • Uso compulsivo de la balanza.

    Síntomas Físicos:

    • Pérdida notable de peso

    • Fatiga

    • Piel seca y descamada

    • Pelo quebradizo y lanugo (cabellos finos)

    • Vértigo y dolor de cabeza

    • Deshidratación

    • Amenorrea (pérdida de la menstruación)

    • Arritmia

    • Hipotermia (pies y manos frías)

    • Osteoporosis

    • Insomnio

    • Infertilidad

    • Alteraciones dentales

    • Estreñimiento

    • Edema (retención de agua)

    • Daños renales y hepáticos

    • Infarto y muerte (casos muy graves)

    • Síntomas emocionales y mentales:

    • Trastorno severo de la imagen corporal

    • Manifiesta negación de las sensaciones de hambre, sed, fatiga y sueño

    • Miedo o pánico a subir de peso

    • Negación parcial o total de la enfermedad

    • Dificultad de concentración y aprendizaje

    • Desinterés sexual

    • Temor a perder el autocontrol

    • Afloramiento de estados depresivos y obsesivos

    • Desinterés por las actividades lúdicas y el tiempo libre

    Tratamiento

    El tratamiento de la anorexia es difícil debido a que las personas que la padecen piensan que no tienen este problema. Para un tratamiento exitoso, los pacientes deben querer cambiar y deben tener el apoyo de familia y amigos para ayudarlos.

    Las personas con anorexia severa necesitan internarse en un hospital, particularmente uno que se especialice en personas con anorexia y bulimia.

    El tratamiento involucra un cambio de hábitos de alimentación y además terapia psicológica por el tiempo necesario, hasta que se logren cambiar los sentimientos de culpa, aceptación social y baja autoestima, que están causando los problemas de alimentación.

    También deben recibir terapia psicológica, la que será más efectiva si se toma con el resto de la familia y orientación nutricional por un especialista.

    En caso de que la persona con anorexia, realice algún deporte, es necesario asegurarse de que come lo suficiente para reponer la energía consumida y el ejercicio no le hará perder peso.

    BULIMIA

    La bulimia o bulimia nerviosa (hambre en exceso) es un trastorno mental relacionado con la comida

    Historia de la Anorexia

    No se conoce la causa de la bulimia. Se cree que los factores que contribuyen al desarrollo de la bulimia incluyen los ideales culturales y las actitudes sociales en cuanto a la apariencia del cuerpo, la autoevaluación basada en el peso y forma del cuerpo, y los problemas familiares. Del 30 al 50 por ciento de los adolescentes bulímicos también cumplen los criterios de la anorexia nerviosa al inicio de su enfermedad.

    ¿De qué se trata la Anorexia?

    Su característica esencial consiste en que la persona sufre episodios de atracones compulsivos, seguidos de un gran sentimiento de culpabilidad y sensación de pérdida de control. Suele alternarse con episodios de ayuno o de muy poca ingesta de alimentos, pero al poco tiempo vuelven a sufrir episodios de ingestas compulsivas.

    Un atracón consiste en consumir en un tiempo inferior a dos horas una cantidad de comida muy superior a la que la mayoría de individuos comerían.

    A pesar de que el tipo de comida que se consume en los atracones puede ser variada, generalmente se trata de dulces y alimentos de alto contenido calórico (como helados, pasteles o chocolate) Los individuos con este trastorno se sienten muy avergonzados de su conducta e intentan ocultar los síntomas. Los atracones se realizan a escondidas o lo más disimuladamente posible. Los episodios suelen planearse con anterioridad y se caracterizan (aunque no siempre) por una rápida ingesta de alimento.

    Otra característica esencial de este trastorno la constituyen las conductas compensatorias inapropiadas para evitar la ganancia de peso. Muchos individuos usan diferentes medios para intentar compensar los atracones: el más habitual es la provocación del vómito. Este método de purga lo emplean el 80 - 90% de los sujetos que acuden a centros clínicos para recibir tratamiento. Los efectos inmediatos de vomitar consisten en la desaparición inmediata del malestar físico y la disminución del miedo a ganar peso. Otras conductas de purga son: el uso excesivo de laxantes y de diuréticos, enemas, realización de ejercicio físico muy intenso, ayuno.

    Se recomienda analizar el entorno social de aquellas personas que tienen este problema: familia, amigos, etc. En algunos casos, la familia es el principal factor problema por falta de comunicación, y la persona hace lo imposible por no ser invisible ante la sociedad. La razón de estas acciones es que estas personas se sienten rechazadas por el mundo, y algunas veces no son conscientes de que están haciendo un daño irreparable a su salud, pues produce falta de sueño, fatiga, mal humor por lo general y en ocasiones una gran pérdida de peso (no obstante, son muchas las personas que padecen bulimia que mantienen un peso normal o un ligero sobrepeso) Normalmente, estas personas se sienten muy incomprendidas al sentir que no encajan en esta sociedad tan exigente por un buen físico y una cara bonita. Piensan que solamente si son delgadas y guapas lograrán triunfar en la sociedad. Las personas con bulimia suelen ser personas inseguras y con una baja autoestima, relacionada directamente con el peso o la imagen corporal.

    Tipos de bulimia:

    Se clasifican según el tipo de purga que se emplea para evitar la ganancia de peso:

    • Tipo purgativo: cuando se emplea el vómito, diuréticos, enemas, laxantes, etc. para evitar la ganancia de peso.


    • Tipo no purgativo: cuando las conductas compensatorias consisten en ejercicio físico intenso, o no hacer nada, o mantener ayunos prolongados.

    Síntomas de la Bulimia

    • Rotura esofágica

    • Neumomediastino (entrada de aire al interior de la cavidad toráxica)

    • Hipopotasemia (niveles bajos de potasio en la sangre)

    • Arritmia cardíaca

    • Ansiedad o compulsión para comer

    • Vómitos

    • Abuso de medicamentos laxantes y diuréticos

    • Seguimiento de dietas diversas

    • Deshidratación

    • Alteraciones menstruales y amenorrea

    • Aumento y bajadas de peso bruscas

    • Aumento de caries dentales

    • Pérdida del esmalte dental

    • Aumento de la glándula salival

    • Actividad sexual que oscila de la abstinencia a la promiscuidad

    • Vida social intensa con intervalos de aislamiento

    • Autocrítica severa

    • Cambios en el carácter: depresión, fuertes sentimientos de culpa, repudio de sí mismo. En algunos casos hay alternancia entre euforia y depresión

    • Diarrea y / o estreñimiento

    • Vértigo y dolor de cabeza.

    • Circuito autoperpetuante: dieta - atracón - dieta

    Tratamiento

    El tratamiento de bulimia generalmente consiste en:

    Psicoterapia individual, de grupo y / o familiar.
    Orientación nutricional.
    Se debe establecer un plan a seguir bajo supervisión de un terapeuta, éste establecerá unas bases para el buen fin del tratamiento:

    1. Voluntariedad en llevar una pauta de tratamiento

    2. Disciplina en las dietas, y con las hospitalizaciones si son necesarias

    3. Control de peso en los objetivos proyectados

    4. Hacer una vida social normal

    5. Regularidad en las consultas individuales o familiares

    6. Control médico

    7. Fortalecer la personalidad.

    8. Confianza en el entorno familiar

    9. Confianza con su terapeuta

    ¿Cuál seria la diferencia entre bulimia y anorexia?

    Bulimia

    Anorexia

    Conductas patológicas

    Preocupación constante por la comida (habla de peso, calorías, dietas..). Atracones, come de forma compulsiva, esconde comida. Miedo a engordar. Evita el hecho de ir a restaurantes o fiestas y reuniones donde se vea socialmente obligado a comer. Acude al baño después de comer. Vómitos autoprovocados, abusan de laxantes o diuréticos. Usa fármacos para adelgazar. Realiza regímenes rigurosos y rígidos. Tiene una conducta adictiva con edulcorantes.

    Conductas patológicas

    Conducta alimentaria restrictiva (poca cantidad de comida) o dietas severas. Rituales con la comida como: contar calorías, descuartizar la comida en trozos pequeños, preparar comida para otros y comer. Miedo intenso a engordar, luchando por mantener el peso por debajo de lo normal. Temor a verse obligado a comer en sociedad (fiestas, reuniones familiares..). Hiperactividad (exceso de gimnasia u otros deportes). Esconden el cuerpo debajo de ropa holgada. En ocasiones, atracones y uso de laxantes o diuréticos. Abuso de edulcorantes.

    Signos fisiológicos

    Inflamación de las parótidas. Pequeñas rupturas vasculares en la cara o bajo los ojos. Irritación crónica de la garganta. Fatiga y dolores musculares. Inexplicable pérdida de piezas dentales. Oscilaciones de peso (5 ó 10 Kg, arriba o abajo). .

    Signos fisiológicos

    Pérdida progresiva de peso (con frecuencia sucede en un período breve). Falta de menstruación o retraso en su aparición sin causa fisiológica conocida. Palidez, caída del cabello, sensación de frío y dedos azulados. Debilidad y mareo.

    Cambio de actitud

    Modificación del carácter (depresión, sentimientos de culpa u odio a sí mismo, tristeza, sensación de descontrol.) Severa autocrítica. Necesidad de recibir la aprobación de los demás respecto a su persona. Cambios en la autoestima con relación al peso corporal.

    Cambio de actitud

    Cambio de carácter (irritabilidad, ira). Sentimientos depresivos. Inseguridad en cuanto a sus capacidades. Sentimientos de culpa y autodesprecio por haber comido o por hacer ayuno. Aislamiento social.

    Otros tipos de trastornos alimentarios:

    ORTODEXIA: Desorden de la conducta alimentaria caracterizado por obsesión por ingerir alimentos supuestamente sanos y puros, sin contaminantes, ni productos artificiales. Dicha obsesión pasa a ser el centro de su vida provocando, en lugar de una alimentación sana, otra carente de nutrientes. Al mismo tiempo se produce aislamiento y pérdida de vínculos sociales con el fin de evitar comer en lugares públicos, donde la comida pudiera tener un origen dudoso.

    Fobias, ciclotimia, obsesiones, baja autoestima, alteraciones del carácter. Pueden ocurrir episodios anoréxicos o bulímicos.

    VIGOREXIA: Desorden con obsesión por el cuerpo y la comida. Adicción al gimnasio, en especial al físico-culturismo. Distorsión de la imagen corporal mediante la cual nunca se ven del todo musculosos. Selección de alimentos. Pueden tener episodios bulímicos o anoréxicos. Baja autoestima, ciclotimia, episodios de angustia, alteración del carácter y la personalidad. Se da más frecuentemente en varones, que en mujeres.

    Consecuencias:

    • Relaciones afectivas conflictivas

    • Ulcera de estomago y esófago

    • Riesgo de paro cardiaco por falta de potasio

    • Problemas dentales

    • Crecimiento anormal del vello capilar

    • Caída del pelo

    • Baja la temperatura corporal

    • Sequedad en la piel

    • Alteraciones menstruales

    • Muy bajo rendimiento intelectual y físico

    • Dificultades para relacionarse sexualmente

    • Riesgo de muerte: entre un 5 y un 15 por ciento de los casos de bulimia y anorexia extremas son mortales.

    CONCLUSIÓN:

    La mejor manera  de intervenir el problema de los trastornos alimentarios radica en la prevención. Tales esfuerzos de prevención deben incluir a todos los actores, en todos los ámbitos: el hogar y la familia, las instituciones educativas y de salud, la sociedad, en general: 

    • Enseñar -desde el hogar y la escuela- a comer de una manera racional, adaptada al consumo energético real.

    • Dejar de obsesionar a los niños con la comida, la cual debe dejar de ser el centro de la vida familiar y social.

    • Detectar precozmente el problema y realizar un buen diagnóstico del mismo.

    • Implantar programas educativos en concordancia con los lineamientos de la educación para la salud.

    • Implantar programas de sensibilización sobre estos trastornos dirigidos a la familia y al personal docente.

    • Identificar factores de riesgo que deben ser modificados, haciendo énfasis  en la insatisfacción con la imagen corporal como elemento  disparador.

    • Asistir a los jóvenes en el reconocimiento de los atributos físicos y la apariencia, con el objeto de aumentar sus niveles de eficacia personal, disminuir la aceptación de códigos socioculturales foráneos y facilitar la reflexión acerca de las utopías respecto al cuerpo.

    • Realizar programas para modificar las creencias y pensamientos que distorsionan la percepción del cuerpo y de la comida. Involucrar a los padres y representantes en la reflexión y crítica constructiva acerca de las metas que transmiten a los hijos, de las actitudes para mejorar su autoestima, del respeto por los gustos y formas de ser de los jóvenes.

    • Informar sobre  las características de la comida sana y variada, del peligro de hacer dietas sin control médico, y de la importancia del ejercicio moderado.

    • Inducir la reflexión acerca de los modelos imperantes  sostenidos por el imaginario grupal y social, para modificarlos y hacerlos cónsonos con la realidad.

    En síntesis, las intervenciones que se realicen deben apuntar a la promoción de la salud, activando los recursos comunitarios y personales, y  compartiendo un espacio de intercambio con todos aquellas personas vinculadas, directa o indirectamente, con una  problemática de tal naturaleza.

    Romero Guillermina

    3º EGB

    BIBLIOGRAFÍA:

    • www.wikipedia.org

    • www.aluba.org

    • www.educa.org

    • www.bulimarexia.com

    • Salud y Adolescencia: nivel polimodal y escuelas medias. Buenos Aires. Ed. Stella. 2005.