Budismo

Religiones. Dinastía Han. Historia. Buda. Doctrina budista. Cuatro Nobles Verdades. Octuple Noble Sendero. Ley de Causalidad. Nirvana. Iluminación

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


BUDISMO

Introducción del budismo :

Con el ciclo ocupado por la Dinastía Han (siglos II a. C.III d. C.) las formas vuelven a adquirir un aspecto más sobrio y solemne. La aparición de la escultura de gran tamaño, sobre todo utilizando la técnica del bajorrelieve, junto a las labores de laca son la manifestación plástica más característica de este período, que tuvo su capitalidad artística a caballo entre Chantung y Sechuan.

El comercio textil, a través de la vía abierta desde Lo-Yang -conocida como ruta de la seda-, abre la barrera fronteriza a las influencias extranjeras. El budismo, introducido en la China del Norte por los Wei, no repercutirá en el arte hasta mediados del siglo V d. C., en que se comienzan a trabajar las grandes esculturas que utilizan la iconografía de Buda.

Sin embargo, el budismo ahora se adapta a la concepción de las tradicionales técnicas de Extremo Oriente. Los materiales empleados serán el bronce para las piezas de menor tamaño y la piedra, reservada para representar las monumentales figuras. Esta nueva temática alcanzaría su punto culminante en el siglo VIII, ya en la época de Tang (619-907), coincidiendo en el tiempo y en el esplendor con el período clásico, ya comentado en el arte del Valle del Indo. Grandiosas estatuas de Buda en diferentes actividades, acompañadas de los típicos Bodnisattvas, se multiplican por todo el territorio.

A partir del siglo X, con la Dinastía Sung (siglos X-XIII), el arte, dentro de un nivel de extraordinaria calidad, se mantendrá prácticamente invariable durante los siglos posteriores. Se ha escrito a veces, que la verdadera historia del arte chino comienza aquí. La aceptación de la filosofía Zen-tan ligada a la pintura tradicional del Extremo Oriente marca el inicio de la gran escuela pictórica china y japonesa.

Es una de las grandes religiones del mundo, fundada por el buda Sakyamuni.

- Su vida :

Las fuentes esenciales de su biografía se encuentran en textos que provienen de las primeras escuelas del hinayana.

Buda nació en el siglo VI a. de C. en Kapilavastu, a 240 km. Al norte de Benares ; fue hijo de Suddhodana, un rey, y de la reina Maya, que murió 7 días después de su nacimiento.

Pronto tuvo la revelación del sufrimiento, dejo su hogar y llevo una vida asceta errante. A partir de entonces se convirtió en un buda, es decir , en un “iluminado” , en un hombre que renunciaba al mundo para buscar el camino de la liberación con el fin de librarse del dolor.

Se adiestró primero en las practicas enseñadas por los brahmanes ; pero su espantosas austeridades no hacían aparecer la luz a la que aspiraba. Fue en Gaya donde el transcurso de un largo periodo de recogimiento completó su itinerario espiritual : fue el “supremo y total despertar”, la “iluminación”.

Al norte de Benares junto con cinco monjes fundó la primera comunidad budista. Después, durante unos 40 años, recorrió el noreste de la India predicando su doctrina y reuniendo a multitud de discípulos. Se extinguió a los ochenta años y entonces penetro en la mahaparinirvana.

- Su doctrina :

En primer lugar el Buda enseña cuales son los dos extremos que no debe seguir un renunciante: 1) la complacencia en los placeres sensuales y 2) la adicción a la mortificación. No siguiendo ninguno de estos dos extremos el renunciante se adentra en el Camino Medio que conduce a la Budeidad.

Las Cuatro Nobles Verdades

Después el Buda enuncia las Cuatro Nobles Verdades.

1ª) La del Sufrimiento,

"...el nacimiento es dolor, la vejez es dolor, la enfermedad es dolor, la muerte es dolor. Estar asociado a las cosas desagradables es dolor, la separación de las cosas agradables es dolor, la no obtención de lo que se desea es dolor; en suma, los cinco agregados del apego a la existencia son dolor..."

- Es incompatible con la noción de alma.

- La muerte acarrea necesariamente un nuevo nacimiento y da lugar a un nuevo ciclo.

2ª) La del Origen del Sufrimiento,

"...el deseo por los placeres sensuales, el deseo por la existencia, el deseo por la no existencia..."

- El deseo es inseparable de la ignorancia, y justamente de esa ignorancia de la realidad que Buda revela.

3ª) La de la Cesación del Sufrimiento,

"...la total extinción y cesación de ese mismo deseo, su abandono, su descarte, liberarse del mismo, su no dependencia..."

- La cesación del sufrimiento consiste en la supresión del deseo, la desaparición del dolor cerca del nirvana (estado de ausencia) y de la absoluta liberación.

- Cada individuo alcanza este objetivo de forma distinta, según sus actitudes.

y 4ª) La del Camino que conduce a la Cesación del Sufrimiento.

"El Octuple Noble Sendero: Recto Entendimiento, Recto Pensamiento, Recto Lenguaje, Recta Acción, Recto Modo de Vida, Recto Esfuerzo, Recta Atención y Recta Meditación."

- Es llamado también “el camino de los ocho vientos”, que son los ocho aspectos de la perfección de la opinión (la intención, la palabra, la actividad corporal, los medios de existencia, el esfuerzo, la atención y la concentración mental.

Evidentemente esta disciplina sólo puede ser practicada por hombres que hayan dejado su hogar. Rechazando las mortificaciones inútiles, Buda exige de sus monjes una existencia austera en su desarrollo cotidiano, en su vestimenta, sus recursos (mendicidad) y su ritmo (predicación, normandismo).

El Octuple Noble Sendero

Adentrémonos en el Octuple Noble Sendero, el Camino Medio que conduce a la Budeidad.

Los ocho componentes del Octuple Noble Sendero se pueden dividir en tres grupos: 1) el de la Moralidad (Sila), 2) el de la Concentración (Dhayana) y 3) el de la Sabiduría (Prajna). Para comprender esta división es necesario saber que hay tres puertas de acción: 1) la del cuerpo, 2) la del lenguaje y 3) la de la mente.

La Moralidad (Sila) se emplea para controlar la puerta del cuerpo y la del lenguaje (Recto Lenguaje, Recta Acción y Recto Modo de Vida).

La Concentración (Dhayana) sirve para controlar la puerta de la mente, para eliminar temporalmente las impurezas mentales (Recto Esfuerzo, Recta Atención y Recta Meditación.).

La Sabiduría (Prajna), que se obtiene con la comprensión de las tres características de la existencia, también se utiliza para controlar la puerta de la mente, para eliminar definitivamente las impurezas mentales (Recto Entendimiento y Recto Pensamiento).

Componentes del Octuple Noble Sendero :

Recto Entendimiento

Es comprender las Cuatro Nobles Verdades.

Recto Pensamiento

Es tener la intención de liberarse del sufrimiento y de no causar daño.

Recto Lenguaje

Es abstenerse de los siguientes usos del lenguaje: 1) la mentira, 2) la calumnia, 3) el lenguaje áspero y 4) el lenguaje frívolo.

Recta Acción

- Es cumplir los siguientes Preceptos:

1) Abstenerse de agredir, 2) Abstenerse de falsedad, 3) Abstenerse de incontinencia, 4) Abstenerse de robar y 5) Abstenerse de tomar alcohol u otros intoxicantes.

Recto Modo de Vida

- Es ganarse la vida de forma honesta y legal, teniendo presentes los Preceptos.

Recto Esfuerzo

- Se puede descomponer en cuatro partes, y consiste en: 1) prevenir el nacimiento de estados mentales negativos, 2) eliminar los estados mentales negativos que ya han nacido, 3) producir el nacimiento de estados mentales positivos que aún no han nacido y 4) desarrollar y llevar a la perfección los estados mentales positivos que ya han nacido.

Recta Atención

- Es considerar detenidamente los cinco agregados (skandhas):

1) el Cuerpo (rupa), 2) las Sensaciones (vedana), 3) las Percepciones (sanna), 4) los Impulsos y las Emociones (samkhara) y 5) la Conciencia (vinna).

Recta Meditación

- Es meditar con el fin de ver las cosas como realmente son.

Las tres características de la existencia :

El Buda también enseñó que las tres características de la existencias son: 1) la del Sufrimiento (Duhkha), 2) la de la Impermanencia (Anitya) y 3) la de No-ego (Anatman).

El Sufrimiento (Duhkha): el nacimiento lleva asociado tres clases de sufrimiento o dolor: 1) el dolor físico o mental, 2) el dolor causado por el apego a las condiciones transitorias y 3) el dolor causado por el apego a los cincos agregados.

La Impermanencia (Anitya): todo lo que tiene un principio tiene un fin.

El No-ego (Anatman): no hay un ego que trascienda la muerte.

La Ley de la Causalidad :

Otra de la enseñanzas fundamentales del Buddha es la Ley de la Causalidad (Karma) que dice: a todo evento le sigue otro que fue causado por el primero, y este segundo evento será agradable o desagradable dependiendo de si la causa fue 'hábil' o 'torpe'.

El Nirvana :

Para que haya iluminación ha de haber un sujeto que pueda recibirlo. Dado que el “yo” no es más que un fenómeno ilusorio, el sujeto de la iluminación no puede ser mas que un sujeto transcendente, la “naturaleza del Buda” la iluminación es la revelación de la “naturaleza Buda” que está en cada uno de nosotros.

En el momento en que tengamos una honda compresión de la estructura del mundo, y en que alcancemos la liberación de nuestros deseos y pasiones, estaremos “iluminados” y alcanzaremos el nirvana que no es un más allá. El mundo de Buda se encuentra aquí en el mundo presente.

El nirvana es la identificación de la conciencia del individuo con el espíritu universal. Es comparable a un “Dios en sí mismo”. Con todo, resulta difícil concebirlo y nada podemos afirmar de su naturaleza y contenido. “El nirvana es sereno”.

Si el mundo fenoménico deja de existir, queda algo así como una especie de calma total vacía e inmóvil. Alguno confunden el nirvana con la muerte.

Todo en universo se refleja en mi y yo estoy en cada parcela del universo, me identifico con él. De esta forma el microcosmos, aunque esté de él, contiene el macrocosmos. Somos distintos y semejantes múltiples y uno. Para mi salvación, pues, es preciso la salvación del “Otro”, de todos los otros. De aquí proviene la inmensa compasión de Buda. De aquí proviene también el amor hacia el prójimo.

El nirvana es en sí “calma”, pero Buda regresa al mundo del sufrimiento. De hecho, nunca lo ha abandonado, porque el nirvana no es un más allá.

La iluminación :

La iluminación es el conocimiento de la conciencia universal. Este conocimiento no es un conocimiento en el sentido ordinario. El estado de nirvana inexpresable y su conocimiento no tiene contenido. Es una experiencia incomunicable por medio de la palabra. Se está en estado o no se está. La iluminación es instantánea.

Se propugnan generalmente dos métodos para alcanzar el nirvana : uno gradual y otro repentino. Para alcanzar la salvación es preciso un largo esfuerzo intelectual y moral. Nos referíamos al método gradual. El segundo método no es totalmente opuesto al primero : en realidad, los partidarios de la momentaneidad no eliminan los grandes esfuerzos. Hay que seguir una disciplina. Pero cuando se ha alcanzado la maduración la iluminación irrumpe de repente.

La iluminación no se “acumula” a pequeñas dosis ; de repente se proyecta una luz sobre todo y todo adopta un nuevo sentido.

La meditación y el estudio de los libros santos tienen una naturaleza fundamentalmente distinta de la iluminación.

¿Que sucede después de la iluminación ? “Elevarse un grado por encima de la cumbre del bambú de cien pies.” La “cumbre del bambú” es la cima de la iluminación. “Elevarse aun un grado” significa que el hombre no se puede contentar con su estado de iluminación ; ha de ir más lejos.

Todo reviste una significación distinta. De ahora en adelante la vida cotidiana estará habitada por el espíritu. “Trae agua para beber y para cortar madera para calentarse : en esto consiste la maravilla del dao (tao).” Es en este estadio el problema de la salvación se convierte en una cuestión de armonía, problema por el que los chinos se preocupan ante todo. El budismo enteramente asimilado por la mentalidad china aporta al pensamiento chino la idea de la conciencia universal, es decir, del espíritu.