Buceo y espeleobuceo

Espeolología. Deportes acuáticos. Deporte submarino. Equipamiento. Actividad de riesgo

  • Enviado por: Ginés Pastor
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

BUCEO

Generalmente se piensa que el buceo es un deporte peligroso para el que es necesaria una gran preparación física y amplios conocimientos, además de tener que realizar un largo viaje para practicarlo. En definitiva, un deporte de élite y para ricos.

Sin embargo en España abundan los buenos lugares de inmersión y donde realizar un corto cursillo para iniciarse en este fascinante deporte en cualquier época del año a un coste por debajo de lo que cabría esperar. El buceo autónomo es un deporte que, sabiendo practicarlo y siguiendo unas pautas, resulta más seguro que otros deportes más comunes como el esquí o el alpinismo.

El hombre fue creado para desenvolverse por el medio terrestre, de modo que cuando se sumerge, las condiciones físicas cambian, así que se hace necesario conocerlas y comportarse de acuerdo a ellas si se desea llevar a buen fin la expedición.

Es por ello necesario poseer un mínimo de conocimientos teóricos sobre las leyes físicas del medio marino, así como entender el funcionamiento del equipo que nos acompañará en nuestra inmersión, y más importante que lo anterior si cabe, es saber cómo se han de afrontar las circunstancias adversas que nos pudieran sorprender, adquiriendo con todo esto no sólo saber, sino confianza en sí mismo, cualidad fundamental para sumergirse.

También es necesario conocer, aun someramente, algo de fisionomía: el organismo, debido al cambio de condiciones ambientales tales como la presión, la temperatura o la falta de gravedad, se comporta de manera distinta a como lo hará en tierra.

Como ejemplo baste decir que el uso (imprescindible) de las gafas de buceo no es par aislar los ojos del agua por motivos de comodidad, sino para poder ver, ya que en el agua los rayos de luz se transmiten de manera diferente, haciendo al ojo hipermétrope en unas 40 dioptrías, dando imágenes borrosas. Las gafas crean una cámara de aire entre el ojo y el objeto permitiendo a los rayos de luz converger en el lugar exacto de la retina. Sin embargo, el uso de gafas no da una visión perfecta, ya que no sólo limita nuestro campo de visión, además provoca que las imágenes sufran una distorsión al pasar la luz del medio líquido al aire debido a los diferentes índices de refracción. Esto hace que los objetos se vean aumentados en una proporción de 1 a 3 y las distancias se reduzcan de 4 a 3.

EL EQUIPO.

A continuación pasaremos a dar una enumeración del equipo ligero necesario para sumergirse de manera segura, así como algunas características que deben poseer:

*GAFAS.- El cristal ha de ser de seguridad, de vidrio templado y no de plástico (y perfectamente ajustado a la montura); para obtener una buena visión ha de quedar paralelo a los ojos. No han de quedar excesivamente prietas ni sueltas. Para comprobar que el ajuste a la cara es perfecto bastará con realizar la siguiente operación: quitar la goma que las sujeta normalmente a la cabeza, pegar las gafas a la cara, agarrándolas con una mano, absorber el aire con la nariz para crear el vacío. Si al soltarlas después no caen, entonces nos quedan bien, pudiendo estar seguros de que no entrará agua.

*ALETAS.- Se aconsejan las de trazado oblicuo para evitar calambres. El pie debe alojarse cómodamente, que no existan bordes ni durezas que puedan dañarlo. Es preferible comprarlas de un número mayor del normal para que no presione excesivamente. Usando siempre sujetadores de aletas evitaremos perderlas, lo que nos pondría en una situación comprometida.

*TUBO.- Cuanto más sencillo más seguro y práctico será. Es recomendable el de tubo recto en su parte superior y forma arqueada en la boquilla. El tubo ha de ser liso en su interior y de boquilla suave de goma para no dañar las encías. El diámetro no debe ser mayor de 25 mm. Y la longitud del tubo no mayor de 30 o 40 cm. para evitar la condensación de anhídrido carbónico en la parte curva.

*CINTURÓN DE LASTRE.- Da el equilibrio hidrostático necesario para permanecer en el fondo. Se ha de tener en cuenta que las botellas, al ir cediendo su oxígeno, pierden peso, pudiendo provocar un ascenso indeseado (con todas sus consecuencias), siendo por ello mejor pasarse al lastrar, utilizando pocas pastillas de plomo de 2 Kg que muchas de 1 Kg. que podrían estorbamos.

*CUCHILLO.- En contra de lo que se suele creer no se lleva como arma, es una herramienta muy útil que nos puede sacar de algún apuro o usarse para llamar la atención del compañero si se golpea contra la botella. Basta que tenga unos 20 cm. de hoja.

*TRAJE ISOTÉRMICO.- Protege al buceador de la pérdida de calor.

*RELOJ.- Debe ser impermeable, antichoque y antimagnético, con corona graduada de 0 a 60 min. para tener un control exacto del tiempo de inmersión. Debe soportar al menos 200 metros de profundidad.

*REGULADOR DE EMERGENCIA.- Sustituirá al regulador de presión en caso de que se averíe en plena inmersión.

*PROFUNDÍMETRO.- Nos marcará la profundidad exacta. Para que funcione correctamente debe sumergirse en agua dulce tras cada inmersión.

*BRÚJULA.

*LINTERNA.

*CHALECO COMPENSADOR DE FLOTABILIDAD- Permite mantenernos a cualquier profundidad, pudiendo constituir una reserva de aire para casos de extrema necesidad. También nos facilitará el ascenso ahorrándonos energías y como chaleco salvavidas en la superficie.

*DESCOMPRESÍMETRO ACUÁTICO- Registra la disminución de la presión parcial de nitrógeno en el organismo, para así saber cuándo y cómo podemos volver a sumergirnos.

CONSEJOS

Siempre es bueno adquirir una serie de pautas a seguir antes, en, y después de sumergirse, para poder disfrutar plenamente, evitando así problemas más o menos graves que pudieran convertir una diversión en una desagradable experiencia. Las más significativas serían las siguientes:

- Antes de comenzar la inmersión conviene comprobar todos los componentes del equipo, ya que en el agua es más difícil.

- Comprobar la presión de las botellas si llevan cargadas varios días. Si están más de 3 meses almacenadas, debe renovarse el aire.

- Debe llevarse siempre cuchillo, nunca se sabe...

- No practicar el buceo si no se está en perfectas condiciones físicas y psíquicas.

- No sumergirse nunca en solitario. Si hay corriente, iniciar la inmersión contracorriente, así facilitamos la vuelta.

- Si se pierde de vista al compañero, ascender (siempre que se pueda) para verse, si no, no se sabría si se encuentra en dificultades.

- Al conectar la reserva de las botellas, advertir al compañero y comenzar el ascenso.

-No ascender a más de 18 metros por segundo para evitar los efectos de la descompresión.

- Respetar las tablas de descompresión escrupulosamente.

- Antes de salir a la superficie, observar bien el entorno y agudizar el oído para asegurarse de que ninguna embarcación anda cerca.

- En caso de cansarse o sofocarse durante la inmersión, permanecer en el fondo inmóvil basta recuperar el ritmo respiratorio normal, si ocurriera en superficie colóquese de espaldas y respire profundamente por la boca y sin el respirador.

- No intente sobrepasar nunca las propias posibilidades.

- Debe conocer y saber interpretar el Código de Señales Submarinas, homologado por CMAS.

- Lavar el equipo tras la inmersión con agua dulce.

Para terminar, es necesario mencionar que para practicar el buceo autónomo es necesario disponer de un carácter que dé siempre un riguroso control de los nervios, permitiéndonos afrontar las situaciones con serenidad y control emocional, con sangre fría, siendo metódico y rápido en la acción.

No es recomendable que las personas grasas buceen, ya que el tejido adiposo absorbe gran cantidad de nitrógeno, lo que puede causar problemas en la descompresión.

No deben bucear todos aquellos que padezcan enfermedades pulmonares o con componente obstructivo, o con problemas tromboembó1icos, hipertensión (con valores de tensión mayores a 15 - 9,5), nefritis o nefrasis, cálculos renales, enfermedades que provoquen pérdida de consciencia (como epilepsia) o inflamación de los órganos sexuales. Sin embargo, el buceo es compatible con la menstruación.

ESPELEOBUCEO

El espeleobuceo es el más peligroso de los deportes que conjugan afición y actividad científica tan bien, que no se distinguen. Sumergirse conlleva ya un riesgo inherente por adentrarse en un medio que no es natural al hombre, y al bajar a las profundidades de la tierra se arriesga a perderse por túneles inexplorados o caer a una sima y no ser encontrado nunca. El espeleobuceo reúne el peligro de ambas actividades, conformando una categoría aparte con métodos, técnicas y equipos distintos reservado para un grupo de escogidos expertos que anteponen su vida por la exploración y la investigación.

Las dificultades comienzan en este deporte mucho antes de salir de casa. Muchas veces no se encuentra información sobre el lugar que se desea explorar y el precio de mantenimiento y adquisición del equipo requiere de amplios fondos o subvenciones. Pero todavía quedan más dificultades, ya que los lugares de exploración suelen encontrarse en lugares inaccesibles o remotos (en mitad de la selva amazónica o en la pared vertical de un acantilado), lo que no lo haría muy diferente de otros deportes de aventura si no fuera por la gran cantidad de equipo que es necesario transportar: hasta 4 botellas por persona de 25 kg. de aire, instrumentos de trabajo, cámaras, traje, casco, lancha neumática con motor, el equipo de un sólo explorador puede llegar a pesar más de 250 Kg., por lo que se hace necesario también un medio de transporte subacuático: este aparato (generalmente un Acuazeep) con forma de torpedo o trineo tira de los buceadores para que éstos no tengan necesidad de nadar y gastar energías; hay que recordar que pueden recorrer longitudes de más de 2 Km. por estrechos túneles y pasadizos, también se evita así remover el fondo.

Generalmente ,el método de realizar las expediciones consiste en que una o más personas hagan de ayudantes para colocar el equipo a los buceadores y les aguardan pacientes en la entrada. Cada vez que se recorre un pasadizo inexplorado se tiende un hilo que evita que el aventurero se pierda en su regreso, de modo que la mayor parte del recorrido se hace cogido a estos hilos guía hasta el lugar deseado. Una vez allí y según el trabajo, los componentes pueden realizar su tarea en grupo o dividirse. En el buceo convencional se desaconseja siempre trabajar solo, sin embargo en este deporte los expertos aseguran que es mejor que cada uno vaya a lo suyo, ya que así se concentran mejor y se tiene mucho más cuidado, evitando confiarse, así cada uno es responsable de su vida. El recorrido por los pasadizos y pozos subterráneos casi nunca es fácil, ya que la mayor parte de las veces los lugares son estrechos y de una disposición caprichosa que desorienta, la oscuridad y lo desconocido siempre están presentes, al igual que la cantidad de aire disponible. Se suele dejar una tercera parte del oxígeno para la ida, otra para la vuelta y el otro tercio para emergencias.

Otra dificultad añadida suele ser las superficies lodosas que con la más mínima alteración, ya sea por el aleteo o por rozarlas, se desprende tal cantidad de partículas que inundan el agua de modo que no permiten ni que uno pueda verse la mano, aquí el hilo guía es nuestro único medio de salir con vida.

Las cuevas submarinas reservan muchas sorpresas al explorador, generalmente desagradables, como las corrientes que impulsan casi sin sentir a la ida pero que frenan enormemente la vuelta, o la narcosis producida por la profundidad, que llega sin esperarse y emborracha al explorador, además de los peligros típicos del buceo, como la descompresión, que obligan a estar pendiente de los indicadores para hacer las paradas correspondientes, la última hasta de más tres horas, que se convierten en una lucha contra el frío y el aburrimiento.

Son muy pocos los que se hallan capacitados para practicar este deporte, son siempre personas responsables y conscientes del peligro, nunca temerarias y con una buena razón para arriesgar su vida en cada inmersión (ya sea por la ciencia, por la exploración o con fines económicos). La sangre fría siempre está presente en estos hombres y mujeres, de tal modo que si no han regresado a la superficie a la hora prevista (una inmersión puede durar 9 horas) saben que no pueden hacer nada más que esperar, y cuando el oxígeno ya ha acabado sólo les queda ir a avisar a las autoridades para que, generalmente ellos mismos, bajen de nuevo a rescatar el cadáver.

1

7