Brumas de octubre; Lola Gándara

Literatura española contemporánea del siglo XX. Narrativa y novela juvenil. Travesuras de estudiantes. Argumento

  • Enviado por: Original
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

OCTUBRE:

Empiezo el instituto el 5 de octubre. En la entrada conocí a un muchacho pelirrojo repetidor que se llamaba Suso Alvarez. Cuando Julia abrió la puerta el secretario dijo los nos nombres, a mí y al pelirrojo nos tocó en

el F.

Entramos en el aula y el pelirrojo me presentó a dos chicas: Verónica y Leticia. En ese momento entró el tutor, se llama Alejandro Davesa y tiene 29 años.

Bajamos al salón de actos donde el director nos dio una charla. Mientras me dijo un muchacho llamado Couselo que si quería ser su amigo. Al salir el autobús nos espera en la puerta. El pelirrojo dice que los profesores que les han tocado son los peores, y procede a decirlos:

Mates: El carnicero, en ciencias: Feliciano, dibujo: Arturo, en lengua: La Piños...

NOVIEMBRE:

A las ocho treinta en punto ya estaba allí la Senra (la jefa de estudios). Y pobre del que llegue tarde a los cambios de clase. Desde esta mañana sabemos que el carnicero no viene. Así que el Rojo, Couselo, el Menudo y yo nos escapamos a la playa.

La playa luce esplendorosa. A lo lejos vemos a dos niñas en las rocas que resultaron ser Vero y Leti.

En mi clase hay un chico llamado Simón que va en silla de ruedas. Decidió unirse a nuestra pandilla, al principio lo mirábamos extrañados. Pero en pocas semanas nos dimos cuenta de que Simón no era ni peor, ni mejor que nosotros.

Simón tiene la llave del ascensor y estamos haciendo entradas individuales y para pareja. Pero una pareja que se quedó dentro del ascensor se chivo de que fue Simón el que le dio la llave y todos estuvimos castigados en casa de Simón.

Simón llega a clase de inglés con un caracol y lo puso en la mesa de la profe, y el Menudo escupe para que parezca babas de caracol. Llega la Torta de Huevo Malenvasá y se pone nerviosa. Cristina coge el caracol y lo pone en la ventana. La clase continúa hasta que una voz dice: -Seño el caracol.-

La Profesora se levanta y cierra la ventana aplastando al caracol. Toda la clase grita: -¡Asesina, asesina!-

Cinco minutos antes de acabar la clase todos guardan silencio por la muerte del caracol.

Diciembre:

El padre de Verónica nos trae en su coche. Somos los primeros en llegar.

Todo el patio está lleno de niebla. A lo lejos vemos un hombre en el suelo, el Rojo afirma que es un cadáver y Leti dice que hay un poli. Al llegar a clase nos dicen que era un muñeco de primeros auxilios y no un cadáver.

A Vero le gusta el Rojo. A Couselo Martita la Bollicau. A la Bollicau le gusta Fran. A Simón le gusta Vero. A mí me gusta Leti. A Fran le gustan 2 de segundo. Y al Menudo le gustan todas.

Enero:

Los lunes por la mañana tenemos prácticas de Biología. Don Feliciano nos explica como diseccionar un mejillón y reparte los bisturíes.

De repente se levanta Fran y saca una pancarta. Don Feliciano salió a llamar a la Senra. Cuando llegó la Senra a la clase cogió la bolsa de mejillones, la tiró al suelo y saltó encima aplastándolos.

Febrero:

Suso no quiso enseñarles las notas a sus padres y decidió irse de casa. Concretamente a mi buhardilla.

En esa tarde llamó la madre de Suso preocupadísima porque Suso nunca llegaba tarde.

A la mañana siguiente el director llama a todos los alumnos para interrogarlos. Fran contó casi todo, pero al llegar a casa no había nadie.

La Bollicau dijo que seguro que se encontraba en el instituto, en casa de la bedela que se había ido a pasar unos días al pueblo. A la mañana siguiente vemos a la bedela aparcando el coche y a Julia con un montón de bolsas.

Se reunió el Consejo Escolar para ver si expulsaban al Rojo. Y los alumnos de todos los cursos se manifestaron en el pasillo. Y al final no expulsaron a Suso.

MARZO:

Esta mañana se han zurrado dos chicas en el patio. Estamos comentando la pelea cuando llega Leti y se pone histérica, nos pone a parir, nos dice que somos unos neandertales.

Ya han transcurrido 15 días desde la pelea y Leti sigue sin ablarnos. Simón dice que Leti anda detrás de un “pringao” de tercero.

Leti sale con el Marianito.

- Claro, como tiene Vespino... - dice Simón.-

- Pues yo se la rajo.

Simón le ha rajado la moto a Mariano, les han ayudado el Menudo y Couselo.

Nosotros estamos en el autobús y Leticia abajo con él.

Vuelvo del entrenamiento cuando veo llegar a dos tíos con casco en una Vespino. Uno se baja y me tira al suelo y el otro empieza a darme una paliza.

ABRIL:

El otro día Leti se las arregló para sentarse con migo en el laboratorio. Simón me dice que ya no sale con el Marianito, y también me dice que está por mí, pero que ella no quiere torcer el brazo. Yo también paso.

Cuando estabamos saliendo del colegio nos pilló el Ciendurillos y nos llevó a la Senra.

Estoy en casa cuando me llama Couselo y dice:

- Redada

- ¡No!

- Han caido Fran, Leti y Simón.

- Aquí no han lamado.

- Llama tú al Rojo.

El padre de Leti dice que no va a dejar de ir al instituto para trabajar en la panadería.

Mayo:

Simón está en el hospital, le van a poner un tornillo en la pierna.

Llegamos a su casa y su madre nos dice que se lo han llevado al hospital a hacerle unas curas. Llegamos al hospital y estamos un rato hablando con él y después nos vamos. Cuando llego a casa me dice mi madre que Simón está muy mal, que tiene la fiebre altísima y que lo han llevado a la UVI.

Junio:

Simón ya está bien, no va ha volver hasta el próximo curso. El jueves Simón va ha hacer una fiesta.

En la fiesta había mucha gente, la Bollicau se trajo a una amiga que no se separaba de Simón. Leti y yo nos vamos fuera, al rato llega Simón con cocas y bocadillos. Leti y yo nos sentamos en un balancín, nos miramos, yo la rodeo con mis brazos, nos besamos.

El curso y el resumen ha terminado.

By: Original