Boy (relatos de infancia); Roald Dahl

Literatura universal contemporánea. Siglo XX. Narrativa. Novela juvenil e infantil. Argumento. Autobiografía. Anécdotas

  • Enviado por: Heima2
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

Capítulo I:

Papá y mamá

El padre de Boy, Harald Dahl, era noruego, procedía de una pequeña ciudad llamada Sarpsborg. Se fracturó el brazo izquierdo a los catorce años, el medico, llegó muy tarde y bebido, metió la pata y le tuvieron que emputar el brazo izquierdo. Harald y su hermano Oscar, estaban compenetrados. Decidieron irse a un país grande. Pero su padre se negó, y se escaparon de casa, y llegaron a Francia. Viajaron hasta París, y ahí, se separaron, Oscar se fue a La Rochelle y cuando llegó a sus cuarenta años, era el más rico de la ciudad. Harald, se asocio con un noruego llamado Aadnesen y fundaron una empresa de armadores navieros en Cardiff, al sur de País de Gales. Harald se llevó su esposa francesa llamada Marie, también adquirió un local mayor. Al cabo de pocos años compró una casa en el pueblo de Llandaff y allí Marie le dio una niña y un niño, pero murió al dar luz al niño. Harald se tomó unas vacaciones y regreso a Noruega, y allá conoció a Sofie Magdalene y se casó con ella. Una vez regresaron y durante seis años tuvieron cuatro hijos: tres niñas y un niño; Boy. Eran seis hijos en la familia, por eso se compraron una casa más grande.

Capítulo II: Parvulario 1922-1923 (6-7 Años)

En 1920, la hija mayor de la madre de Boy, Astri, murió de apendicitis. Tenia seis años al morir, Astri era la predilecta de Harald, por eso de dejo sin habla, tan triste estaba que cuando él se puso malo le dio igual vivir o morirse, así que se murió con cincuenta y siete años. La madre de Boy había perdido una hija y un esposo en pocas semanas. Tenía cinco hijos que atender, tres de ellos propios y aun esperaba otra criatura. Quería que el deseo de su difunto esposo de que sus hijos asistieran en escuelas inglesas se cumpliera. Para cumplirlo necesitaba trasladarse de Gales a Inglaterra, de momento se trasladaron a una casa más pequeña, así que cuando nació la niña vendió la casa grande y se mudaron a una más pequeña en Llandaff. De manera que dos años después, con seis años, Boy asistió en su primera escuela. Los viajes de ida y vuelta entre la casa y la escuela de Boy con triciclo, son sus únicos recuerdos de él con seis años, eso si, eran muy divertidos e emocionantes.

Capítulo III: La bicicleta

Cuando Boy cumplió los siete años, su madre decidió que dejara el parvulario y asistiera a una escuela de chicos. Cerca de su casa había una escuela preparatoria para niños varones. Era conocida y la llamaban Escuela de la Catedral de Llandaff, que se alzaba bajo la sombra de la catedral. Uno de sus recuerdos era en su primer curso y volvía a casa a pie, de repente, vio venir a un chico de doce años, pedaleando en su bicicleta carretera abajo, al pasar al lado de Roald Dahl empezó a pedalear hacia atrás y soltó las manos del manillar, en ese momento quería seguir sus pasos. En el segundo recuerdo, Boy tenia nueve años. En el camino de ida y vuelta pasaban (Boy y sus amigos) por delante de la confitería. Y con seis peniques que les daban de asignación semanal acudían a comprar. El padre de un amigo de Boy era médico, explicaba historias a su hijo, para que no comiera dulces. El chico, Thwaites, explicaba las historias a sus amigos. La propietaria, Pratchett era muy tacaña y sucia.

Capítulo IV: El gran complot del ratón

La dueña de la confitería, la señora Pratchett era muy tacaña, por eso Boy y sus cuatro amigos le prepararon una gamberrada. Con un ratón muerto que se encontraron. La idea fue de Boy, meter el ratón en uno de los tarros de caramelos. En ese mismo día pusieron en marcha su plan. Mientras cuatro entretenían a la señora Pratchett, Boy metía el ratón en el tarro. Cuando salieron se echaron a correr. Boy se sentía un héroe.

Capítulo V: El señor Coombes

La mañana siguiente, aún duraba la exaltación en la victoriosa hazaña del ratón muerto. La confitería estaba cerrada, Boy se fijó en un tarro roto en el suelo, con el ratón muerto a un lado, marcharon a la escuela temiendo lo peor, uno de sus amigos le hizo pensar que le había matado, sonó la campana y echaron a correr. Coombes, el director, los hizo salir al patio en fila. La señora Pratchett entro en el patio del recreo, Boy se quedo más aliviado ya que pensaba que la había matado. Se paseó buscando a los culpables, señalo a Boy y sus 4 amigos y el director tomó nota.

Capítulo VI: La venganza de la señor Pratchett

Boy y sus cuatro amigos fueron azotados por el director en su despacho. La madre de Boy se enteró y tras discutir con el director, decidió cambiar a Boy de escuela, lo llevaría a una inglesa, como quería su padre.

Capítulo VII: A Noruega

Boy pasaba las vacaciones de verano en Noruega, desde los 4 a los 17 años. El viaje era muy largo, tenían que utilizar varios transportes. En total, contando a Boy eran 10 los que viajaban. En Oslo celebraban la gran reunión anual con su familia, bestemama y bestepapa. Pasaban la mayor parte del tiempo sentados, bestepapa en una silla fumando una extraordinaria pipa, y bestemama en su mecedora, meciéndose. En el banquete anual hacían

<< skaal>> con las copas de licor levantadas.

Capítulo VIII: La isla mágica

Después de pasar una noche en casa de bestepapa y betemama en Oslo, iban a embarcar en un vaporcito, era el final del viaje, en la isla de Tjöme, se instalaron en un hotel sencillo, los que 10 que eran se subían a la barca de remos. Iban hacia una lejana isla que solo ellos conocían. En años posteriores

la madre de Boy adquirió una lancha. Había cientos de islas para elegir y explorar. Por las tardes pescaban.

Capítulo IX: Una visita al médico

En las vacaciones estivales en Noruega, Boy sólo tiene un recuerdo desagradable, cuando le quitaron las vegetaciones. Su madre lo llevó al medico, él no entendía muy bien el por que. Se las quitaron si anestesia y cayeron en una palangana. Después se marcharon hacia su casa.

Capítulo X: El primer día

Con nueve años, Boy fue internado en una escuela cercana a su casa llamada St. Peter's. El primer día de curso, todo lo que Boy llevaba puesto era nuevo. Llevaba un baúl nuevo y un cajón particular, con su nombre. Solo Boy tenia la llave del cajón. Servia para guardar sus cosas valiosas. El director recibía a los padres y a los nuevos alumnos, Boy estaba asustado. Cuando su madre marchó, echó a llorar.

Capítulo XI: Cartas a la familia

En St. Peter's tenían una hora a la semana destinada a escribir cartas a la familia. Escribir cartas constituía en una clase de ortografía y puntuación, porque el director patrullaba por las aulas mirando por encima de sus hombros, señalando las faltas y se aseguraba de que no decían nada malo de su escuela. Cuando encontraba una falta la mandaba copiar, pero no la dejaba corregir en la carta, así, los padres confiados pensaban que las cartas no eran censuradas por nadie.

Capítulo XII: La celadora

En los dormitorios de St. Peter's la celadora ejercía el mando supremo, cuando menos se lo esperaban, asomaba la cabeza en el dormitorio y mandaba a los que hacían escándalo al despacho del director. Una vez los hizo salir todos al pasillo para descubrir quien había tirado azúcar en el pasillo, como nadie dijo nada, les confiscaron los paquetes que les mandaban sus madres. Boy encontraba a faltar a su familia y su hogar. La celadora puso laminas de jabón en la boca de un chico que roncaba, empezó a salir espuma, y Boy pensaba que se ahogaría, les dejó claro que no se debía dormir boca arriba.

Capítulo XIII: Nostalgia

En todo su primer curso en St. Peter's, Boy encontraba a faltar a su casa y a su familia. Durante las dos primeras semanas quería simular un ataque fulminante de apendicitis aguda. Engañó a la celadora y al médico de su escuela, pero el doctor Dumbar era más competente y se dio cuenta, le hizo prometer que no lo haría más y le dejó quedarse en su casa tres días más.

Capítulo XIV: Un paseo en automóvil

En las vacaciones de Navidad, Boy y su familia salieron a dar el primer paseo e el primer automóvil que tenían, lo conducía la hermanastra de Boy, al llegar a una curva la conductora no supo que hacer y se fueron a estrellarse y empotrarse en el seto, Boy resulto herido, casi le saltó la nariz, volvieron al coche y fueron al médico, él le cosió la nariz, la madre de Boy le regalo un soberano de oro.

Capítulo XV: El capitán Hardcastle

El maestro al que Boy tenía más miedo en St. Peter's aparte del director era al capitán Hardcastle. La tomo con Boy. Cuando Boy hacía 2º curso le azotaron seis veces por pedir una pluma a su compañero delante de Hardcastle.

Capítulo XVI: El pequeño Ellis y el furúnculo

Durante el tercer curso en St. Peter's de Boy, él tuvo la gripe y en la cama de al lado estaba un niño de siete años llamado Ellis, tenía un furúnculo, una mañana vino un medico, le arrojó una toalla a Ellis y le cortó el furúnculo.

Capítulo XVII: Tabaco de cabra

Cuando Boy tenía nueve años su hermanastra se prometió para casarse. El prometido ese verano los acompañó a Noruega. Culpaban al novio de haber perturbado sus vidas familiares. Para vengarse Boy puso unas cagarrutas de cabra en su pipa, toda la familia lo observo pero no le dijeron nada. Cuando fumó lanzó un grito y pensó que le habían envenenado, y la hermana de siete años le explicó y todos echaron a correr.

Capítulo XVIII: Atuendo para la escuela superior

A los trece años Boy tuvo que ir a Repton(la escuela superior que él escogió). Boy pensaba que las prendas que tenían que llevar eran ridículas, pero nadie por la calle se fijaba en él cuando iban a coger el tren hacia Repton (Su madre solo le acompañaba a la estación).

Capítulo XIX: Los auxiliares

En Repton llamaban a los auxiliares boazers, tenían poder sobre los más pequeños. Cuando atizaban a alguien, en este caso Boy, todos observaban de cerca lo que le había hecho un boazer llamado Williamson, se quedaron sorprendidos de la manera como le había atizado.

Capítulo XX: El director

El director de Repton llegó a ser Arzobispo de Canterbury y coronó a la actual soberana en la Abadía de Westminster. Azotó diez veces a un amigo de Boy mientras le echaba un sermón y intentaba encender su pipa.

Capítulo XXI: Chocolates

A veces a cada alumno de Repton se le servían doce chocolatinas diferentes con números debajo y un papel para que pusieran una puntuación y observaciones. Con eso se inspiró para escribir uno de sus libros.

Capítulo XXII: Corkers

En Repton había un profesor de matemáticas llamado Crokers, nunca explicaba en sus clases nada que tuviera algo que ver con la materia que debería enseñar, solo hacían crucigramas, llevaba animales en clase y hacían cosas que divertían a sus alumnos.

Capítulo XXIII: Los asistentes

En Repton Boy pasó dos años como asistente, durante el segundo le instalaron en el cuarto de estudio del Jefe de Régimen Doméstico, Carleton, él tenía en su cuarto de estudio tres asistentes aterrorizados. Durante su primer año el boazer le ordenó sentarse en el retrete para calentarlo, lo hizo tan bien que le llamó durante todo el invierno.

Capítulo XXIV: Deportes y fotografía

A Boy se le daban bien los deportes, llegó a ser capitán de los cincos y capitán de squash, también se le daba bien la fotografía, organizó con su profesor de arte llamado Arthur Norris, una exposición en su ultimo curso con sus fotografías.

Capítulo XXV: Adiós a la escuela

Boy decidió que después de ir a Repton trabajaría, solicitó empleo en empresas como Shell Company (Departamento de Oriente) y otras por el estilo, se presentó en la entrevista de Londres y aun que habían pocas plazas, lo eligieron a él, después de un año los enviaron a Inglaterra a aprender técnicas de venda, allí vendía petróleo. Un día lo intentaron enviar a Egipto pero el prefirió África Oriental, le dijeron que seria solo por tres años, pero duró más.

Estructura de la obra:

Interna:

En el planteamiento de este libro el autor nos explica como Boy empieza el parvulario. En el nudo cuenta las aventuras que pasa en la escuela a Boy y sus aficiones. En el desenlace explica como Boy abandona la escuela y se dedica a trabajar.

Externa:

Este libro está dividido en 4 partes con 25 capítulos, la 1ª Punto de partida con 2 capítulos, la 2ª La escuela de la Catedral de Llandaff, 1923-1925 (De los 7 a los 9 años) con 7 capítulos, la 3ª St. Peter's, 1925-1929 (De los 9 a los 13 años) con 8 capítulos, la 4ª Repton y Shell, 1929-1936 (De los 13 a los 20 años) con 8 capítulos.

Narrador:

El narrador es interno protagonista, porqué Roald Dahl sale en la trama y es el protagonista de este libro, explica los hechos en primera persona, singular o plural según a quien le pasen los sucesos.

Valoración personal

Creo que este libro está bien, es interesante conocer las anécdotas interesantes que Roald Dahl recuerda de su infancia, sirve para entender sus obras, de que se inspiró al hacer sus libros, y pasarlo bien y disfrutar leyendo un buen libro como este.