Bosque caducifolio templado

Naturaleza. Ecosistema. Vegatación. Hojas de los árboles. Clima. Suelos. Bosques indígenas. Adaptaciones vegetales y animales. Efectos humanos. Fauna

  • Enviado por: Slipknot
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 15 páginas

publicidad
cursos destacados
PREICFES SABER 11 Sociales y Ciudadanas v. 2014
PREICFES SABER 11 Sociales y Ciudadanas v. 2014
NO TE PIERDAS EL MUNDIAL YENDO A UN PREICFES VACACIONAL TRADICIONAL, MEJOR ESTUDIA DESDE TU CELULAR...
Ver más información

Lógica y Demostraciones para la Universidad
Lógica y Demostraciones para la Universidad
El curso de "Lógica y demostraciones"  es un curso básico que debe conocer cualquier...
Ver más información

publicidad

el bosque caducifolio templado

Las hojas de los árboles de hoja ancha son mucho más apetecidas por los insectos que las duras y cerosas agujas de las coníferas. Muchas clases de insectos únicamente se alimentan de hojas. Pero ellas no son una fuente constante de alimento debido a que en la mayoría de los bosques templados los árboles de hoja ancha son deciduos, lo que significa que eliminan sus hojas cada invierno. 

En el suelo se acumula una capa gruesa de hojarasca, rica en nutrientes, a medida que caen las hojas; esta capa se descompone gradualmente, enriqueciendo el suelo. Solamente en las áreas húmedas y más cálidas permanecen las hojas en los árboles durante todo el año. La mayor parte de las demás fuentes alimenticias también son estacionales: las flores aparecen en la primavera y principios del verano, suministrando alimento a los insectos polinizadores; los frutos maduran hacia el final del verano, las semillas y nueces solamente están disponibles en el otoño y son una fuente alimenticia especialmente importante ya que permanecen durante todo el invierno. Los animales en estos bosques tienen que ser capaces de adaptarse a dietas diferentes en estaciones diferentes.

La vegetación consiste principalmente de árboles deciduos. Un descenso en la latitud determina un aumento en el número de árboles de hojas anchas que son siempre verdes y que mantienen sus hojas durante todo el invierno. 

Los bosques caducifolios templados cubrían originalmente casi toda la parte oriental de América del Norte, casi toda Europa (excepto escandinavia, las regiones montañosas elevadas y la región mediterránea), partes de Japón, el este y norte de Asia Central y partes del sur de chile y Argentina en América del Sur. Entre éstas regiones se encuentran algunas de las regiones más explotadas por el hombre, por lo que en muchos casos, en la actualidad subsisten muy poco de estos bosques originales, y muchos de sus animales se han adaptado a la vida en campos, setos y eriales.

Más cerca de los trópicos donde los veranos son más cálidos y los inviernos menos frios, los bosques caducifolios tienden a dar paso a bosques planifolios templados o subtropicales cuyos árboles, aún que suelen ser planifolios, son predominantemente perennifolios.

En estas zonas los árboles suelen ser "esclerófilos" (de hojas duras). Las hojas tienen espesas cutículas que disminuyen la pérdida de agua durante el ardiente verano. Las hierbas típicas se cobijan bajo tierra en forma de bulbos durante el verano.

La vegetación de tipo templado aparece también en medio de los trópicos, en laderas de montañas cuya altitud produce un clima más frío. Por ejemplo en las zonas altas de Nueva Guinea aparecen numerosos rododendros y en las montañas de Sumatra crecen prímulas. En estas zonas se pueden contrar animales típicos de las latitudes septentrionales juntos a otros que han subido desde los bosques húmedos o praderas de las tierras bajas.

En Australia y Nueva Zelanda las palntas y los animales evolucionarón aislados, y muchas especies de estos paises se parecen poco a los del resto del mundo. El bosque templado australiano es relativamente pequeño, pues sólo cubre un dos por ciento del país. Suele ser esclerófilo y se compone principalmente de unas 500 especies de eucaliptos de tamaño que variían entre el de arbustos bajos y gigantes de 100 metros. Entre ellos vive una gran variedad de marsupiales, la mayoría de los cuales no existen en niguna otra parte del mundo.    

El bosque indígena de Nueva Zelanda ocupa gran parte de estas islas. El bosque de la isla Norte es principalmente una mezcla de árboles perennifolios y coníferas. --en la isla Sur las coníferas suelen mezclarse con hayas perennifoliadas, especialmente en las montañas donde abundan los helechos arbóreos, típicos de bosques cálidos y humedos. Los únicos mamíferos nativos de estas islas son dos especies de murciélagos, y la falta de competidores ha motivado el desarrollo de un rica vida aviar.

El bosque norteamericano va tornándose más cálido hacia el sur y los árboles caducifolios dan paso a perennifolios. En los bosques situados entre los pantanos del delta del Mississipi, magnolios, laureles y robles americanos tapan un denso sotobosque, mientras que en Florida y zonas adyacentes hay extensos bosques subtropicales de pinos.
     Sólo algunas zonas aisladas de las regiones templadas siguen cubiertas por bosques "climático" este es el bosque más rico y complejo (en estructura y número de especies) que puede crecer en cualquier zona. En la vegetación climática, las especies que mejor crecen en las condiciones prevalentes de la zona son "dominantes". Gradualmente van dando paso a especies menos apropiadas, pero que temporalmente pueden dominar en ciertos momentos de la sucesión. Este desarrollo exige centenares de años. En el caso de las sequías gigantes de California, los árboles los árboles dominantes pueden tener varios miles de años de edad.

Cada estadio de la sucesión de vegetación ofrece unos hábitats distintos para los animales, y según va pasando cada estadio cambia su vida animal, eliminándose los animales incapaces de sobrevvir. La vegetación climácica suele tener un amplio surtido de hábitats potenciales, y si es destruidad total o parcialmente se extinguen muchas especies de animales que no pueden adaptarse a otras condiciones.  

La vegetación del bosque puede estar diferenciada en hasta cinco niveles. En el suelo se encuentra líquenes y varios tipos de musgos, que también son comunes sobre los árboles. A continuación aparece el nivel de hierbas, con algunas formas perennes, que son plantas de hoja ancha. Un tercer nivel está compuesto por arbustos; muchos arbustos son miembros de la familia del brezo.

Los árboles pequeños y los renuevos constituyen otro nivel ligeramente más alto con especies como el cornejo. El último nivel es el del dosel, una combinación de especies características del bosque de hoja ancha, y que forma un estrato arbóreo de 20 a 30 metros de altura. 

Algunas especies de árboles comunes en el bosque deciduo de hoja ancha son: roble (Quercus spp.), arce (Acer spp.), haya (Fagus spp.), castaño (Castanea spp.), nogal (Carya spp.), olmo (Ulmus spp.), y el tilo (Tilia spp.). Especies diferentes de cada tipo de árbol existen en continentes separados. 

La mayoría de los animales de los bosques deciduos de hoja ancha son "belloteros", es decir que comen nueces como la bellota, o son omnívoros. Muchos llevan una vida arbórea, y un gran porcentaje entra en letargo durante el invierno.

En la mayoría de los bosques templados de hoja ancha, unas pocas especies de árboles son las dominantes por lo que comúnmente se les llama simplemente "bosque de haya y arce" o "bosque de roble y nogal", dependiendo de sus tipos más abundantes de árboles.

Sin embargo, hay excepciones -- en el este de Estados Unidos se encuentran bosques que tienen más de 80 especies de árboles, incluyendo robles, hayas, magnolias, tilos americanos, nogales y otras especies, muchas de ellas muy escasas. Pero este inusual bosque está desapareciendo rápidamente, y nadie sabe realmente las razones.

Cada año, más y más árboles en este bosque diverso se están pudriendo y cayendo. El castaño americano fue una vez muy abundante en este tipo de bosque, llegando a ser muy alto y formaba la mayor parte del dosel, pero un hongo introducido desde

Este hongo, observado por primera vez en 1906, llegó a matar a todos los árboles grandes, ya que el castaño americano es totalmente susceptible a él. Sin embargo, la enfermedad no destruía las raices, y continuaban desarrollándose nuevos vástagos, aunque usualmente morían cuando alcanzaban 5-10 metros de alto. De esta manera ha sido eliminado del dosel forestal el castaño americano, que una vez era el dominante.

Los bosques caducifolios templados cubría antiguamente toda la Europa templada (incluso la parte meridional de Escandinavia) desde el Atlántico hasta la vertiente siberiana del Ural, China septentrional y central y las regiones del continente norteamericano situadas al este desde el meridiano 100 hasta la latitud de Saint-Laurent.

Estos ecosistemas son, por el contrario, casi inexistentes en el hemisferio sur (salvo en Australia y Nueva Zelanda), debido a la escasez de tierras emergidas más allá del paralelo 40º S.

En Europa este bioma está representado por bosques de robles y hayas, según las variaciones locales en humedad atmosférica, dentro de los que se encuentran otras especies menos abundantes como tilos y arces.

El bosque caducifolio templado, de diversidad de especies bastante elevada, posee una clara estratificación arbustiva y herbácea.

Las especies que componen estos estratos poseen cortos períodos vegetativos y están adaptadas a las particulares condiciones del subsuelo del bosque que permanece sometido a una intensa penumbra desde el comienzo de la estación cálida por la rápida e intensa entrada en foliación de las especies arbóreas.

El bosque caducifolio templado alberga una importante biomasa que, no obstante, es inferior a la de los biomas tropicales. El robledal puede llegar a tener más de 400 toneladas en materia viva por hectárea, mientras que la selva tropical supera las 500 toneladas/hectárea.

Árboles forestales

Otras cuestiones de interés

El bioma de los Bosques Templados es uno de los biomas más alterado de nuestro planeta. Si se mira una mapa que muestre la densidad poblacional del mundo, se verá que corresponde con la distribución de los Bosques Templados. Durante mucho tiempo, los humanos hemos usado los árboles para leña, construcción y otros usos. También se ha deforestado para la agricultura. Estas actividades han llevado a la disminución o pérdida de este bioma en todas partes del mundo. 

El Bosque Templado es muy variable: en algunos lugares predominan los árboles deciduos mientras que en otros las coníferas son mas comunes. También hay bosques mixtos con árboles de coníferas, deciduos de hoja ancha y siempre verdes de hoja ancha. Los Bosques Templados ocupan áreas con precipitación abundante y uniformemente distribuida y temperaturas moderadas con un marcado patrón estacional. La flora y la fauna de los Bosques Templados son muy diversificados, aunque muchos animales emigran o hibernan durante el frío invierno.

Clima. Los Bosques Templados se encuentran en áreas de veranos cálidos e inviernos fríos, con precipitación frecuentemente distribuida durante todo el año pero en algunas áreas es más estacional. La nieve es común en la parte norte de la zona pero disminuye grandemente en el extremo sur.

Suelos. La densa cubierta vegetal y veranos cálidos y húmedos permite el desarrollo máximo de materiales orgánicos que forman una bien desarrollada capa de humus, generalmente en suelos limosos. La superficie del suelo es marrón oscuro y ligeramente ácida, con más capas rojizas debajo resultantes de la acumulación de óxidos de hierro. Este es un suelo rico y fértil.  .    

Vegetación. Estos bosques están compuestos principalmente por árboles deciduos, que descartan sus hojas cada otoño y desarrollan un nuevo complemento cada primavera; por lo tanto, son muy marcados los cambios estacionales en el aspecto de estos bosques. A medida que se va hacia el sur, aparecen más y más especies de árboles siempre verdes de hoja ancha. Los bosques presentan varias capas, con 1 ó 2 capas de árboles, una capa arbustiva y una capa herbácea. Usualmente hay una explosión de crecimiento y floración de las especies herbáceas durante la primavera. Las coníferas, particularmente pinos, aparecen en muchas situaciones edáficas especiales; por ejemplo, donde los fuegos son frecuentes o los suelos son pobres. Algunos árboles producen característicamente grandes cantidades de semillas en algunos años y pocas en otros. Las lianas son más comunes que en otros bosques de la zona templada, quizás por ser capaces de competir por luz cuando los árboles han perdido sus hojas; sin embargo, están ausentes las epifitas debido, quizás, a que quedan muy expuestas a las bajas temperaturas del invierno.

Diversidad. Estos bosques son complejos estructuralmente; algunos de ellos soportan una gran diversidad de especies vegetales lo que, a su vez, provee tanto recursos alimenticios como de espacio para una gran diversidad de animales. Cada tipo principal de bosque soporta su propio conjunto de especies vegetales y animales; los bosques con coníferas soportan faunas y floras diferentes que aquellos de deciduos lo que aumenta la diversidad en una base local. Esta zona presenta la mayor diversidad de algunos grupos, especialmente insectos, fuera de los trópicos. La diversidad de plantas de Norte América y de Asia oriental es muy grande debido a que se refugiaron en lugares tropicales durante las glaciaciones; por otro lado, en Europa la diversidad es baja ya que el Mediterráneo impidió que pudieran retroceder antes de la llegada de los glaciares. 

Muchos grupos principales de árboles se presentan en esta zona, con familias importantes de árboles como la Pinaceae, Fagaceae, Juglandaceae, Aceraceae, Salicaceae y Betulaceae. La Rosaceae y la Ericaceae son familias dominantes de arbustos mientras que para hierbas las familias dominantes son Caryophyllaceae, Ranunculaceae, Cruciferae, Umbelliferae, Labiatae y Compositae. Los ambientes de la zona son lo suficientemente variados como para no que grupos particulares de animales llegaran a ser dominantes, pero hay una alta diversidad de algunos grupos, incluyendo salamandras (con algunas familias endémicas a esta zona) y tortugas. También están bien representados en esta zona las aves paserinas, topos, roedores menores y venados.

Adaptaciones Vegetales. Las hojas anchas y delgadas de las angiospermas árboles crecen rápidamente, interceptan eficientemente los fotones y proveen unos órganos fotosintetizadores efectivos durante los veranos cálidos y húmedos de esta zona. Sin embargo, ellas serían perjudiciales durante el letargo invernal de los árboles, permitiendo la pérdida de agua y posible daño por el frío mientras no estén fotosintetizando; por lo tanto, los árboles se desprenden de ellas en ese momento. El rápido crecimiento y floración de muchas hierbas del bosque permite aprovechar el breve período primaveral caliente y con abundante luz solar previo a que los árboles desarrollen hojas, lo cual es importante para los insectos polinizadores. La producción simultánea de grandes cantidades de semillas permite que muchas escapen de potenciales depredadores de semillas. 

Adaptaciones Animales. Lo mismo que la flora, la fauna presenta muchos tipos de adaptaciones estacionales. Una alta proporción de las aves y muchos murciélagos migran hacia el sur durante el invierno, mientras que los restantes murciélagos y algunos otros mamíferos hibernan durante este período de poco alimento y condiciones climáticas adversas. El almacenamiento de alimentos es posible debido a la facilidad de almacenarlos por la baja temperatura, y esta adaptación es importante para algunas grajillas y ardillas que se especializan en árboles que producen mucho solamente en algunos años como los robles y las hayas. Las cigarras, con unos sorprendentes ciclos sincronizados de emergencia que les permite saturar las poblaciones de depredadores, son características de esta zona.

Efectos Humanos. Las poblaciones humanas son muy altas en esta zona (incluyendo muchas de las ciudades mayores del planeta), que se caracteriza por ser climáticamente agradable y muy productiva de vida animal y vegetal cosechable. Debido a que el suelo es excelente para la agricultura, muchos bosques fueron cortados hace mucho tiempo en todas partes. Además, muchas especies de árboles son valiosos para madera así que estos bosques estuvieron siendo afectados mucho antes de la agricultura extensiva. En algunas áreas, están apareciendo crecimientos secundarios de muchas de las especies propias de la zona aunque los humanos han estado favoreciendo los pinares a través de plantaciones comerciales y de los programas de reforestación.

Muchas plantas de esta zona fueron domesticada para alimento (frutas, vegetales, hierbas) tanto en Europa como en el Cercano Oriente.

Los biomas (zonas bioclimáticas)) son unas divisiones apropiadas para organizar el mundo natural debido a que los organismos que viven en ellos poseen constelaciones comunes de adaptaciones, particularmente al clima de cada una de las zonas y a los tipos característicos de vegetación que se desarrollan en ellos. A continuación, explicaremos algunos de los elementos primarios que determinan los diferentes biomas.

Debe entenderse que el clima es quizás el elemento más importante en determinar las clases de individuos que pueden vivir en un área y las maneras en que ellos deben modificarse para vivir bajo condiciones diferentes de temperatura y precipitación y la distribución estacional de estos factores. Cada lugar en la Tierra tiene su propio clima, influenciado tanto por el macroclima de la región como por el microclima del lugar en particular. Pero, a gran escala, existen algunos factores comunes que determinan que, por ejemplo, animales no relacionados en los Desiertos del Sahara y de Sonora tengan, sorprendentemente, muchas cosas en común.

Los suelos son muy importantes ya que ellos son básicos para determinar los tipos de plantas (y por lo tanto, las comunidades vegetales) que crecerán en un zona bioclimática en particular; además, sirven igualmente como substratos para los animales. Y, a su vez, los suelos están muy influenciados por los climas regionales, lo mismo que por la geología de la roca madre.

La vegetación de un área depende tanto del clima como de los suelos y, a su vez, influye grandemente en la determinación de qué especies vegetales y animales pueden existir en la localidad. La vegetación varía en tamaño y estructura (fisionomía), en su manifestación estacional, y en cómo cambia en el tiempo. Su importancia es mayor que la suma de sus partes vegetales individuales ya que muchas especies de animales, por ejemplo, están influenciados en gran medida por la estructura física de la comunidad vegetal mientras que otros lo están por las especies vegetales en si. 

Un componente importante de las plantas y animales en una región es su diversidad global, que indica cuantas especies pueden coexistir ahí. Esto varía sustancialmente tanto dentro como entre las zonas bioclimáticas, dependiendo tanto del clima como de la vegetación. En las comunidades más diversificadas, el grado y los tipos de interacciones entre plantas y animales aumentan a medida que aumenta el número de especies y sus niveles tróficos.

Las adaptaciones de las plantas y animales son las manifestaciones físicas de la evolución orgánica. Todo individuo es una colección de adaptaciones que le permiten funcionar efectivamente en su ambiente, y estas adaptaciones caracterizan la especie. Las especies son afectadas en todos los aspectos del ambiente, tanto físico (clima, agua, substrato) como biológico (otras especies como presas, depredadores, parásitos, competidores o simbiontes). Cada especie es única, y aún así comparte tipos particulares de adaptaciones con muchas otras especies.

Finalmente, parece necesario un elemento interpretativo que trate con los efectos humanos ya que los humanos somos significativos en el mundo, aún cuando apenas somos una especie entre millones. Ninguna parte del mundo se libra de la influencia de nuestra presencia, y tenemos la capacidad de modificar los ambientes en una escala masiva. Nuestros efectos, que empezaron hace millones de años, pueden considerarse positivos o negativos, dependiendo de la perspectiva. 

La mayoría de los principios básicos de biología pueden ser ilustrado en el contexto de estos elementos, pero aquellos que se basan en las relaciones entre dos o más especies no siempren encajan claramente dentro de las características del ambiente, como clima y suelos, o de las adaptaciones de las especies individuales. Estos principios incluyen la amplia categoría de las relaciones tróficas (redes alimenticias, productividad, descomposición, ciclos de nutrientes) y las interacciones como las relaciones depredador-presa, competición y simbiosis.

Fauna

  • Comedores de hojas

  • Un solo roble puede albergar 50,000 orugas; una sola hoja más de 500 pulgones

El Deporaus betulae tranforma una hoja en nido. Tras cortar la parte superior de la hoja, el insecto usa las patas para enrollar la parte inferior trnasformándola en un

cono donde pone los huevos.

Antes de partir dobla la punta para que los huevos queden encerrados

Tuneles en la hojas. Las lineas sinuosas de esta hoja delata que una mina- hojas, la oruga de una polilla está trabajando.

  • Aves forestales (comedores de yemas y semillas)

  • Carpintero bellotero (Melanerpes formicivorus )

  • Pico gordo (Pheucticus ludovicianus)

  • Paloma torcaz (Columba palumbus)

  • Arrendajo (Garrulus glandarius)

  • Cascanueces eurasiático (Nucifraga caryocatactes) 

  • Aves (comedores de insectos)

  • Herrerillo (Parus caeruleus)

  • Carbonero común (Parus major)

  • Carbonero palustre (Parus montanus)

  • Acentor comun (Prunella modularis)

  • Aves (carnivoras)

  • Alcotán (Falco subbuteo)

  • Cernícalo "Gavilan" (Falco sparverius)

  • Gavilán de Cooper (Accipiter striatus)

  • Cárabo

  • Animales carnivoros

  • Gato montes (Félis sivestris)

  • Lince pardo (Félis rufus)

  • Comadrejas

  • Armiños

  • Visones

  • Marta (Mates martes)

  • Mapache

  • Turones

  • Osos

  • Animales vegetarianos

  • Ciervos

  • Conejos

  • Gamos

  • Ranas