Boquitas Pintadas; Manuel Puig

Comparación de Libros con Peliculas. Literatura universal contemporánea del siglo XX. Novela melodramática. Narrativa argentina. Peliculas basadas en libros

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 11 páginas
publicidad

INTRODUCCIÓN

En la presente monografía se analiza la relación entre en libro Boquitas Pintadas, folletín de Manuel Puig, con la versión y adaptación de la película de dicha novela, dirigida, guionada y producida por Leopoldo Torre Nilsson.

Manuel Puig fue un novelista argentino, nacido en General Villegas, Buenos Aires en 1932, fallecido en Cuernavaca, México en 1990. En 1969 escribió Boquitas Pintadas, rompiendo con la modalidad de lo que es un folletín tradicional, entendiendo por este, una obra narrativa publicada de manera periódica en una revista u órgano de prensa, en el cual se abordan temas como la cuestión amorosa, donde aparecían conflictos con la pareja, por ejemplo, y personajes totalmente definidos desde el principio como buenos o malos.

Partiendo de la novela Boquitas Pintadas, ¿Es la película Boquitas Pintadas una verdadera y fiel adaptación de la trama original?, ¿Existen diferencias, similitudes y copias fieles de escenas o diálogos en dicha película?, ¿Ha Torres Nilson tenido en cuenta todos los ejes en que se centra un lector detallista para llevar a cabo la producción, guión y dirección de la novela como un film?

Todos estos interrogantes y sus respectivas respuestas fueron facilitándose con la lectura, análisis y re-lectura de textos como El Imperio De Los Sentimientos de Beatriz Sarlo, Manuel Puig, desde el fin de la literatura de Graciela Speranza, Literatura y Cine - Géneros y Subgéneros marginales de José Manuel Trujillo Cedillo ya que, abordan temas como -Los ojos que hablan, Códigos del Cuerpo y la mirada capítulo VI de Beatriz Sarlo utilizado como análisis para actitudes corporales interpretadas tanto del libro como la película, Literatura y Cine capítulo IV de Graciela Speranza, que como su título lo indica aborda la relación que existe entre ambos, como así también lo hace el libro Literatura y Cine - Géneros y Subgéneros marginales de José Manuel Trujillo Cedillo que distingue temas como la estructura semiótica de la narración literaria y del cine y su respectiva relación.

En la ya mencionada película Boquitas Pintadas en el “minuto a minuto” nos damos cuenta que el objetivo, tema central y personajes son los mismos pero que, quizás existen elipsis de temas y secuencias que el lector podría considerarlos importantes o no tomarlos en cuenta, pero no obstante, no perdemos de vista que la diferencia no distorsionaría el objetivo original del folletín.

BOQUITAS PINTADAS COMO FOLLETÍN

Según Boquitas Pintadas, Propuestas metodológicas para el docente, Editorial PlanetaEl folletín es una forma de novela popular fragmentada en entregas periódicas que se hizo famosa en Francia en la primera mitad del siglo XIX”. Partiendo de esta definición y otras informaciones obtenidas de distintas fuentes Boquitas Pintadas es un folletín que rompe con la modalidad de un folletín tradicional pero, ¿Qué entendemos por folletín tradicional? Un folletín tradicional es aquel en el cual predomina el tema amoroso, donde se presentan conflictos con el matrimonio, noviazgo o amores imposibles, presenta una estructura fija a la que se acomoda la historia, el tiempo avanza cronológicamente, no existe evolución interna de los personajes, es decir, que aparecían totalmente definidos desde el principio como buenos o malos y la acción se desarrolla por la intervención de los personajes principales, quienes siempre solían ser un hombre o una mujer joven, de clase baja y víctima de algún villano durante toda la trama. Con esta información y analizando la estructura de Boquitas Pintadas podemos afirmar que no cumple con las condiciones de un folletín convencional.

La novela Boquitas Pintadas se encuentra dividida en dos partes: Boquitas Pintadas de rojo carmesí, primera parte y Boquitas azules, violáceas, negras, segunda parte y a su vez cada una de ellas está compuesta por ocho entregas, teniendo el formato de la llamada -novela por entregas pero sin embargo no siéndolo ya que, éstas no llegaban al lector en una obra completa, sino por capítulos en cuadernos, revistas o periódicos. Estas novelas tuvieron un gran éxito en el siglo XIX llegando a los sectores medios y populares de la sociedad.

La introducción de cada entrega en Boquitas Pintadas esta precedida de un epígrafe construido con partes de letras de canciones -tangos y boleros- más conocidos de la época y toda la novela utiliza el lenguaje de la cultura de masas, sobre todo del cine.

ENTRE LA LITERATURA Y EL CINE.

Partiendo de Boquitas Pintadas como un film, ¿Podríamos decir que Boquitas Pintadas es un melodrama? Según la vieja definición de J. J. Rousseau, el melodrama es "Un tipo de drama en el cual las palabras y la música, en vez de caminar juntos, se presentan sucesivamente, y donde la frase hablada es de cierta manera anunciada y preparada para la frase musical". Con esta definición y situándonos en la película, afirmaríamos que, sin duda, Boquitas Pintadas es un melodrama, ya que en algunas situaciones, los hechos son, de alguna forma, anunciados por la música de fondo. Pero no olvidaremos también que en el libro Boquitas Pintadas, encontramos en los epígrafes de cada entrega, una parte de la letra de tangos de Alfredo Le Pera o boleros de Agustín Lara adelantándonos de que tema tratará tal entrega. Sin embargo, si recurrimos a las características del melodrama encontramos lo siguiente; “El amor es el gran tema que domina el melodrama, siempre representa dificultades al amor, pero al final él vence[…]La familia es el otro tema importante en el melodrama, porque la familia es el núcleo de la sociedad[…]La ascensión social también lo es, que se puede lograr de tres modos: ganando dinero, ostentando el poder, o mediante el triunfo personal[…]El melodrama trabaja en lo temático una contraposición de valores: sentimientos negativos contra positivos, el enfrentamiento entre el Bien y el Mal: Con el triunfo del Bien después de que el Mal ha sido el motor de la acción. Estos valores los vemos representados en los personajes. Los personajes se mueven con estos valores, por ello resultan esquemáticos, son personajes-tipos que cumplen una función dentro de la historia, significan un valor o sentimiento. Estos personajes-tipos se exageran en sus rasgos, los buenos llegan a ser casi tontos, y los malos son supermalos […]” (Citas extraídas de www.tematika.com) Entonces, si volvemos a Boquitas Pintadas, nos encontramos que los personajes no están totalmente definidos, por lo tanto tampoco hay victimas, ni victimarios, es decir que tienen un papel recíproco, que “el amor no vence”, y que nuevamente Manuel Puig, rompe con un estereotipo pero esta vez de un “melodrama tradicional”.

Por ello ¿Podríamos pensar que Boquitas Pintadas rompe con la modalidad de la literatura de aquella época y que Manuel Puig escribió Boquitas Pintadas pensando como un cineasta y no como un escritor? En un informe de Alexander Pérez-Heredia se lee lo siguiente; “Reconocido ya como una famoso escritor, Manuel Puig nunca ocultó su pasión por el cine ni su antiguo sueño de ser director cinematográfico […] Leopoldo Torre Nilsson, por su parte, en el momento más brillante de su carrera y aclamado como uno de los más grandes cineastas argentinos, confiesa ser un escritor frustrado” Con esta cita, podríamos pensar que Boquitas Pintadas fue escrita para ser vista.

En el libro Manuel Puig, desde el fin de la literatura de Graciela Speranza encontramos: “También Puig reconoce en el cine ese doble rédito social y estético al que la literatura puede aspirar […]. “Mis novelas, asegura, pretenden siempre una reconstrucción directa de la realidad”. Este fragmento nos da a pensar que Puig era, definitivamente un escritor con alma de cineasta, y que escribía sus obras para que luego tomen vida en la pantalla gigante, permitiendo así que la gente quien no había leído su libro pueda “leerlo” en el cine.

Entonces, ¿Qué significó el cine para Manuel Puig? Quizás, buscó el éxito en sus variadas formas, no solo el la literatura, sino que también en otro medio artístico como fue, es y será el cine, ya que si tenemos en cuenta a Alexander Pérez-Heredia: “El tiempo, el espacio y la trama del libro son conmutados al lenguaje cinematográfico con una reescritura de la estructura del relato que no olvida prácticamente ningún detalle” comprobaremos lo dicho anteriormente.

Aunque Manuel Puig es un gran escritor, y sus obras parecen ser guiones para ser llevados directamente a la pantalla grande, por otro lado Leopoldo Torre Nilson, su productor, guionista y director, también hizo de Boquitas Pintadas, un éxito. Torre Nilson fue un escritor frustrado, que pudo haber tenido en cuenta a Boquitas Pintadas tanto como un escritor como, como un cineasta. Pero bien, ¿Pudo Leopoldo Torre Nilsson crear una verdadera y fiel adaptación de Boquitas Pintadas? En el informe Nudos y Señales del anteriormente mencionado, Alexander Pérez-Heredia podemos leer un fragmento de una declaración al Diario La Opinión de Torres Nilsson: “Es una versión fiel al libro y no una adaptación”, y continúa explicando: “… Una ventaja por demás obvia es que Boquitas Pintadas es un libro más `visto' que `pensado' (...)”

RELACIÓN ENTRE EL LIBRO Y EL FILM BOQUITAS PINTADAS

Boquitas Pintadas coge su título de un verso del tango-foxtro de Gardel-Le Pera en la película Tango en Broadway (1934). Dice el verso de Rubias de New York, que Manuel cita como epígrafe en la Tercera entrega: «Deliciosas criaturas perfumadas, quiero el beso de tus Boquitas pintadas»”. (Cita extraída del informe La emoción y el Romance de Guillermo Cabrera Infante).

El libro Boquitas Pintadas, como fue anteriormente mencionado se encuentra dividido en dos partes: Boquitas Pintadas de rojo carmesí, primera parte y Boquitas azules, violáceas, negras, segunda parte y a su vez cada una de ellas está compuesta por ocho entregas. Esta división, no es notable en la película Boquitas Pintadas. La acción, en la película, va transcurriendo progresivamente sin necesidad de distinguir entre la primera y la segunda parte, o las entregas correspondientes a cada una de ellas.

La película comienza también, como comienza en el libro: Nené recibe el periódico y lee una noticia, es decir, una nota necrológica de la revista Nuestra Vecindad, informando la muerte de Juan Carlos Etchepare.

Los personajes del libro Boquitas Pintadas, están fielmente personificados en la película. Los siguientes fragmentos fueron extraídos del libro Boquitas Pintadas: “[…] Un grupo de tres parejas posando con ropas de época, respectivamente Restauración, Tercer Imperio y Fin de Siglo, quedando la joven que encarna la última época más cerca del objetivo, pelo rubio peinado hacia arriba descubriendo la nuca, ojos claros con expresión deslumbrada, propia de quien contempla o imagina algo hermoso, nariz levemente aguileña, cuello largo, figura esbelta[…]” Este fragmento describe a la actriz Marta González, en el baile de primavera, personificando a Nélida Enriqueta Fernández ó Nené. “[…] Un joven de pelo castaño claro apoyado en una barra mirando la cámara, camisa con el cuello desabotonado, corbata y brazal de luto […] Figura atlética e invariable sonrisa […]” Esta descripción nos muestra a Alfredo Alcón, personificando a Juan Carlos Jacinto Eusebio Etchepare. “[…] El rostro de un Suboficial de Policía, aceitoso pelo negro rizado, ojos negros, nariz recta de aletas fuertes, bigote espeso y boca grande […]” Describe a Francisco Catalino Páez ó Pancho personificado por Raúl Lavié. “[…] Una muchacha de pelo negro corto y ondulado que se adhiere al rostro de óvalo perfecto, grandes ojos negros sombreados, expresión ausente, nariz pequeña, boca pequeña, busto comprimido por el vestido de gasa floreada[…]” Ésta descripción, describe a María Mabel Sáenz personificada por Luisina Brando. Con las descripciones de estos cuatro personajes y observándolos en el film, nos damos cuenta que fueron los ideales para interpretar a cada uno de sus personajes en la película.

Para concluir con en análisis de los personajes, se cita el siguiente fragmento de Alexander Pérez-Heredia: “El cine está siempre presente también en la vida de los personajes de Puig, quienes, a veces, viven más intensamente la ficción que la realidad. En Boquitas Pintadas, los personajes recuerdan películas de cine, leen la cartelera del cine y, para Nené no hay mejor distracción en su luna de miel que ir al cine […]” con esto, y tomando como referencia todo lo anteriormente dicho podemos decir que, el cine ocupaba un lugar importante en la vida de Manuel Puig, tanto quizás que hasta a sus personajes les transmitió el amor por el cine.

Las cartas escritas por Nené en el libro Boquitas Pintadas, en el cual fueron utilizadas como procedimiento narrativo, en la película no son redactadas de modo literal, sino que son casi actuadas. A este género se lo denomina epistolar. Las cartas en Boquitas Pintadas son muy importantes ya que cumplen la función de ir desarrollando la historia, ya que algunos datos importantes aparecen en ellas. Esta importancia hacia las cartas dadas en el libro, también es dada en el film.

También podemos decir que tanto el libro como en la película Boquitas Pintadas su utilizan los monólogos internos y “fragmentos” de radio teatro en el libro, llamadas “audios” en la película.

Las canciones de fondo en Boquitas Pintadas, no coinciden todas ellas con los epígrafes. En el minuto seis, podemos escuchar el tema Dos almas en el mundo de Agustín Lara que en el libro es mencionado en la primera entrega; “[…]El bolero describe la separación de una pareja pesar de lo mucho que ambos se aman, separación determinada por razones secretas de él, no puede confesarle a ella el motivo y pide que le crea que volverá si las circunstancias se lo permiten, como el barco pesquero vuelve a su rada si las tormentas del Mar Caribe no lo aniquilan […]” pero sin embargo no es un epígrafe. Luego, en el transcurso de la película podemos reconocer la melodía del tema Rubias de New York de Gardel-Le Pera, que se encuentra en el epígrafe de la Tercera entrega, pudiéndose escuchar solamente la frase “Deliciosas criaturas perfumadas, quiero el beso de sus Boquitas Pintadas” en el minuto doce. Como también se distingue música de fondo, por ejemplo, de suspenso, drama, tragedia, etc. en las siguientes escenas: en La Romería citado en el libro Boquitas Pintadas como “Romerías Populares efectuadas en domingo 26 de Abril de 1937e el Prado Gallego” en el minuto cuarenta y seis; en Cosquin, cuando Juan Carlos va a bañarse en el río, minuto cincuenta y dos; en El Melodioso Vals, Baile de Primavera minuto veintitrés; La muerte de Juan Carlos, una hora treinta y siete minutos; el ensueño de Nené, en el micro de regreso a Buenos Aires, una hora cuarenta y nueve minutos; La muerte de Nené, una hora cincuenta y cuatro minutos; y por último, La visualización de las cartas que Nené tenía guardadas de Juan Carlos, quemándose en el fuego, una hora cincuenta y seis minutos donde se vuelve a escuchar “Deliciosas criaturas perfumadas, quiero el beso de sus Boquitas Pintadases decir, Rubias de New York de Gardel-Le Pera..

La película tiene una duración de 1 hora 57 minutos 20 segundos.

El final de la película, podríamos decir que es idéntico al final del libro, ya que se puede ver como son quemadas las cartas que Nené tenía guardadas de Juan Carlos, y si nos pondríamos a pensar, todo la película puede ser imaginada, con tan solo leer el libro. Por ejemplo; “[…]Nélida al verle las pestañas espesas y arqueadas pensó sin saber por qué en alas del cóndor desplegadas […] pensó que el rostro de Juan Carlos no tenía defectos […]” en esta cita textual extraída de Boquitas Pintadas, con tan solo leerla, podemos darnos cuenta del amor que Nené sentía por Juan Carlos e imaginarnos la situación. En el film ocurre lo mismo, con tan solo ver esa escena, nos damos cuenta que lo que anteriormente leímos en el libro es, además de ser transmitido en sus páginas, es transmitido aquí también, entonces podemos introducir a Beatriz Sarlo, Los ojos que hablan, Códigos del Cuerpo y la mirada capítulo VI con la siguiente cita “[…] Con frecuencia, como en el cine mudo, todo el misterio de la mujer está narrativamente fundamentado en los ojos […]”

CONCLUSIÓN

Por último, podríamos nuevamente aclarar el amor de Manuel Puig por la literatura, su sueño de ser cineasta frustrado, y su “habilidad” para “romper” con las modalidades de la literatura de esa época, como también cabe destacar que Leopoldo Torre Nilsson es director de cine y escritor frustrado. Estas son personas, con roles “recíprocos”, quienes hicieron de Boquitas Pintadas una gran obra, complementándose entre sí, llevándola al éxito y catalogada según Alexander Pérez-Heredia como “Un libro más `visto' que `pensado' ” seguramente no solo por él sino también para otros críticos, escritores, cineastas, periodistas y público en general.

Ahora bien, podríamos preguntarnos, ¿Existirá en algún momento en la historia de la literatura y del cine dos personas que se complementen de la misma manera que lo hicieron Torre Nilsson y Puig, como para llevar a tal obra al éxito inmediato? ¿Dirán nuevamente periodistas, críticos y el público en general que “La película no remite a la obra literaria sino que nos hace releerla a partir de la palabra reinventada en imagen” ¿(fragmento extraído de Nudos y Señales) ¿Existirá alguna otra obra que al verla nos de la sensación de estar “releyéndola”?

-9-