Bolivia y su gas natural

Ciencias Políticas. Yacimientos bolivianos. Derecho de utilización. Transporte

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 3 páginas
publicidad

Universidad del Desarrollo

Facultad de Humanidades

Licenciatura en Ciencia Política

BOLIVIA Y SU GAS NATURAL

La florida, agosto 19 de 2002

BOLIVIA Y SU GAS NATURAL

Hace algún tiempo en el departamento sur de Bolivia, específicamente el de Tarija, se encontraron yacimientos con grandes cantidades de gas, 54 trillones de pies cúbicos aproximadamente, los cuales tienen una gran capacidad exportadora, es por esto que Bolivia decidió vender los derechos de utilización a un consorcio británico- español llamado Pacific LNG, el cual debería transportar este gas a las regiones norteamericanas de California, Estados Unidos y a gran parte de la costa oeste de Méjico.

Todo el proyecto se veía muy simple, pero el conflicto fue más allá de lo estimado. Para que el gas llegara a las regiones norteamericanas, este debe, por obvios motivos geográficos, pasar por regiones extrabolivanas y llegar al Pacífico a través de un gasoducto, así con esto, el gobierno boliviano debía decidir si el gasoducto pasaba por una región chilena, específicamente la costa de Mejillones, región de Antofagasta o por la costa peruana de Ilo, región de Moquegua. Por motivos de ahorro y bienestar del país, la decisión unánime era que el gasoducto pasase por costas chilenas, ya que con esta opción el consorcio debe gastar la suma de US$ 5.848 millones, una cifra muy inferior si se decidiera pasar por costas peruanas, cuya inversión sería de US$ 6.608 millones, y además todos saben que Perú tiene serios problemas político-económicos, no así Chile, que tiene una de las economías y clases políticas más fuertes y estables de toda la región.

Con estos antecedentes todo estaría listo para el proyecto chileno-boliviano, pero lo que era un asunto económico se convirtió, para el pueblo boliviano, en un asunto político y patriótico. Debido al problema que hubo en los tiempos de la Guerra del Pacifico, el pueblo boliviano tiene un claro descontento para con nosotros los chilenos, por la sencilla razón de que en los tiempos de la guerra, Chile se apoderó de las regiones de Tarapacá y Antofagasta, que en esos tiempos pertenecían a Bolivia, y el pueblo boliviano debido a esto, todavía se sienten “ultrajados” y “violados” porque se les quitó lo cual por derecho les pertenecía, y es por esto que gran parte del pueblo boliviano no desea y repudia con toda su alma el hecho de que el gasoducto pase por un puerto chileno y que con esto se beneficie el gobierno y el pueblo chileno, ya que así se invertiría en la región haciendo surgir a la gran parte de nuestro norte.

Es así como un asunto que debía ser un simple negocio que beneficiaría a Bolivia en gran parte, ya que con esto el país altiplánico recibiría por concepto de impuestos y regalías la suma de US$ 7.700 millones al plazo de 20 años, o sea cerca de US$ 385 millones anuales, equivalente a más de un quinto del actual presupuesto fiscal del vecino país, se convierte en un asunto popular.

Pero esta disyuntiva no podía ocurrir en peor momento, ya que en el cuando debe decidirse por cual puerto pasará el gas, al mismo tiempo en Bolivia hay elecciones presidenciales, lo que lleva a que ciertos candidatos se dejen llevar por las opciones populares en vez de ver el verdadero bien para la nación.

Gran parte de los candidatos en vez de apaciguar los alterados ánimos del pueblo boliviano, sólo aumentan más el “patriotismo” de la gente, llegando a insultar a todos los chilenos con vida y a sus progenitores.

Pero ya con un presidente elegido, o sea el señor Gonzalo Sánchez de Lozada, para tratar de complacer a todos, ve la posibilidad de hacer un plebiscito y con eso el pueblo boliviano decidirá por cual puerto debe pasar el gas. Así con esto, el presidente no pudo tomar peor decisión, con sólo insinuar esa vía de opción, da a demostrar la poca capacidad de liderazgo del gobierno boliviano, de la negativa influencia que tiene la gente “ignorante” hacia la clase dirigente y del triste rencor que tiene gran parte de Bolivia hacia Chile.

Así con todos estos antecedentes, se puede ver que Bolivia tiene un serio problema político y de liderazgo gubernamental, pero no todos los problemas terminan ahí. Siempre en el vecino país, se pensó que ellos tenían una exclusividad por sobre los derechos del gas y sobre el negocio de llevar el gas natural a Norteamérica, pero estaban equivocados.

Primero que todo, Estados Unidos y Méjico barajan varias otras opciones para recibir gas natural, es el ejemplo de Marathon Oil, que ofrece gas de Indonesia; Shell, que negocia la provisión de gas desde Rusia; El Paso, que ofrece el energético desde Perú, y Chevron-Texaco, desde Australia, así con esto, se ve que Bolivia pierde en el sentido de exclusividad, además de que el Comité Cívico del sureño departamento boliviano de Tarija, anuncia una serie de marchas de protesta y de paros regionales para presionar a que el gobierno de La Paz asegure la exportación de gas natural a mercados ultramarinos por un puerto de Chile, y en caso de que sus requerimientos no sean atendidos, el Comité advirtió con un paro "movilizado" de 48 horas desde el 28 de agosto y en caso de llegar a extremos se realizaría un cabildo abierto que planteará la separación regional, política y territorial, de Bolivia, viéndose así que el vecino país no está en buenas condiciones, y si eso no fuera poco, si el gobierno de Bolivia no decide HOY por dónde pasará el gasoducto, perderá un negocio de millones de dólares por incumplimiento en los plazos estimados, perdiendo así un proyecto que beneficiaría a todo el país en un largo plazo.

En definitiva, con todo esto se llega a la conclusión de que los negocios no deben vincularse con las pasiones, sobre todo los negocios de un país, ya que si se piensa con el corazón, como lo está haciendo hoy Bolivia, se pueden perder muchas cosas que favorecerían a las generaciones venideras de toda la población de un país.