Biomecánica de la marcha

Locomoción del ser humano. Biónica. Calzado. Zancada. Salto. Movimiento. Acción y reacción. Fase de apoyo y balanceo. Centro de gravedad. Rodilla, cadera y tobillo. Pronación. Cadena cinética

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 29 páginas
publicidad
cursos destacados
Álgebra Lineal
Álgebra Lineal
En este curso se estudian los conceptos básicos sobre Álgebra Lineal. Se explica que es una matriz, los...
Ver más información

Problemas resueltos: Recta tangente a una curva
Problemas resueltos: Recta tangente a una curva
En este curso se resuelve una serie de problemas muy interesantes relacionados con la recta tangente a una curva. Ver más información

publicidad

BIOMECÁNICA DE LA MARCHA

ÍNDICE

 

 

 

 

  • Tobillo

  • Rodilla

  • Cadera

 

  • Tobillo

  • Rodilla

  • Cadera

 

  • Tobillo

  • Rodilla

  • Cadera

 

 

 

  

  • Bibliografía

 

INTRODUCCIÓN

La marcha es el medio mecánico de locomoción del ser humano. Varios estudios de la marcha han sido estudiados por numerosos investigadores, sin embargo, hay limitada información sobre las únicas características del cambio de dirección durante la marcha.

'Biomecánica de la marcha'

 'Biomecánica de la marcha'

 

Al superponer un modelo simplificado sobre el pie real se observa como al iniciar el movimiento, el eje vertical rota hasta alcanzar un ángulo máximo(este ángulo depende de la velocidad y otros factores). En ese momento el eje horizontal inicia su rotación, inclinándose hacia adelante mientras el punto de rotación común se eleva impulsando todo el pie y la pierna hacia arriba y hacia delante.

  • Músculos que intervienen en la marcha  

MARCHA NORMAL

El conocimiento de la locomoción humana normal es la base del tratamiento sistemático y del manejo de la marcha patológica, especialmente cuando se usan prótesis y ortesis.

La locomoción humana normal se ha descrito como una serie de movimientos alternantes, rítmicos, de las extremidades y del tronco que determinan un desplazamiento hacia delante del centro de gravedad. Más específicamente, la locomoción humana normal puede describirse enumerando algunas de sus características. Aunque existen pequeñas diferencias en la forma de la marcha de un individuo a otro, estas diferencias caen dentro de pequeños limites.

El ciclo de la marcha comienza cuando el pie contacta con el suelo y termina con el siguiente contacto con el suelo del mismo pie. Los dos mayores componentes del ciclo de la marcha son: la fase de apoyo y la fase de balanceo (Fig. 1). Una pierna está en fase de apoyo cuando está en contacto con el suelo y está en fase de balanceo cuando no contacta con el suelo.

Fig. 1

 

La longitud del paso completo es la distancia lineal entre los sucesivos puntos de contacto del talón del mismo pie. La longitud del paso es la distancia lineal en el plano de progresión entre los puntos de contacto de un pie y el otro pie (Fig. 2).

 Fig. 2

Apoyo sencillo, se refiere al periodo cuando sólo una pierna está en contacto con el suelo. El periodo de doble apoyo ocurre cuando ambos pies están en contacto con el suelo simultáneamente. Para referencia del pie significa que por un corto periodo de tiempo, la primera parte de la fase de apoyo y la última parte de la fase de apoyo, el pie contralateral esta también en contacto con el suelo (Fig. 3). La ausencia de un período de doble apoyo distingue el correr del andar.

'Biomecánica de la marcha'
Fig. 3

 

La cantidad relativa de tiempo gastado durante cada fase del ciclo de la marcha, a una velocidad normal, es:

1. Fase de apoyo: 60% del ciclo

2. Fase de balanceo: 40% del ciclo

3. Doble apoyo: 20% del ciclo.

Con el aumento de la velocidad de la marcha hay un aumento relativo en el tiempo gastado en la fase de balanceo, y con la disminución de la velocidad una relativa disminución. La duración del doble apoyo disminuye conforme aumenta la velocidad de la marcha.

  Subdivisión de la fase de apoyo

 Hay cinco momentos que son útiles al subdividir la fase de apoyo: Contacto del talón, apoyo plantar, apoyo medio, elevación del talón y despegue del pie.

El contacto del talón se refiere al instante en que el talón de la pierna de referencia toca el suelo. El apoyo plantar se refiere al contacto de la parte anterior del pie con el suelo. El apoyo medio ocurre cuando el trocánter mayor está alineado verticalmente con el centro del pie, visto desde un plano sagital. La elevación del talón ocurre cuando el talón se eleva del suelo, y el despegue del pie ocurre cuando los dedos se elevan del suelo.

La fase de apoyo puede también dividirse en intervalos con los términos de aceptación del peso, apoyo medio y despegue. El intervalo de aceptación del peso empieza en el contacto del talón y termina con el apoyo plantar. El intervalo de apoyo medio empieza con el apoyo plantar y termina con la elevación del talón al despegue del talón. El despegue se extiende desde la elevación de los dedos (Fig.4).

'Biomecánica de la marcha'
Fig. 4

Subdivisiones de la fase de balanceo

La fase de balanceo puede dividirse en tres intervalos designados con los términos de aceleración, balanceo medio y deceleración. Cada una de estas subdivisiones constituyen aproximadamente un tercio de la fase de balanceo. El primer tercio, referido como periodo de aceleración, se caracteriza por la rápida aceleración del extremo de la pierna inmediatamente después de que los dedos dejan el suelo. Durante el tercio medio de la fase de balanceo, el intervalo del balanceo medio, la pierna balanceada pasa a la otra pierna, moviéndose hacia delante de la misma, ya que está en fase de apoyo. El tercio final de la fase de balanceo está caracterizado por la desaceleración de la pierna que se mueve rápidamente cuando se acerca al final del intervalo (Fig. 5).

 

'Biomecánica de la marcha'
Fig. 5

LÍNEA DEL CENTRO DE GRAVEDAD

Las leyes de la mecánica dicen claramente que el mínimo gasto de energía se consigue cuando un cuerpo se mueve en línea recta, sin que el centro de gravedad se desvíe, tanto para arriba como para abajo, como de un lado a otro. Esta línea recta sería posible en la marcha normal si las extremidades inferiores terminaran en ruedas. Como no es esto lo que ocurre, el centro de gravedad del cuerpo se desvía de una línea recta, pero para la conservación de la energía, la desviación o desplazamiento debe quedarse a un nivel óptimo.

Desplazamiento vertical

En la marcha normal el centro de gravedad se mueve hacia arriba y hacia abajo, de manera rítmica, conforme se mueve hacia adelante. El punto más alto se produce cuando la extremidad que carga el peso está en el centro de su fase de apoyo; el punto más bajo ocurre en el momento del apoyo doble, cuando ambos pies están en contacto con el suelo. El punto medio de este desplazamiento vertical en el adulto masculino es aproximadamente de 5 cm. La línea seguida por el centro de gravedad es muy suave sin cambios bruscos de desviación.

Desplazamiento lateral (Fig. 6)

Cuando el peso se transfiere de una pierna a otra, hay una desviación de la pelvis y del tronco hacia el lado o extremidad en la que se apoya el peso del cuerpo. El centro de gravedad, al tiempo que se desplaza hacia adelante no sólo sufre un movimiento rítmico hacia arriba y abajo, sino que también oscila de un lado a otro. El desplazamiento total de este movimiento lateral es también aproximadamente de 5 cm. El límite de los movimientos laterales del centro de gravedad ocurre cuando cada extremidad está en el apoyo medio y la línea del centro de gravedad es también en este caso, de curvas muy suaves.

 'Biomecánica de la marcha'
Fig. 6

Características de la marcha que influencian la línea del centro de gravedad

Flexión de la rodilla durante la fase de apoyo

Inmediatamente después del contacto del talón, empieza la flexión de la rodilla y continúa durante la primera parte de la fase de apoyo hasta aproximadamente los 20 grados de flexión. Esta característica de la marcha normal ayuda a suavizar la línea del centro de gravedad y reduce su desplazamiento hacia arriba cuando el cuerpo se mueve apoyado sobre el pie en que se apoya.

Descenso horizontal de la pelvis (Fig. 7)

En la marcha normal la pelvis desciende alternativamente, primero alrededor de una articulación de la cadera y luego de la otra. El desplazamiento desde la horizontal es muy ligero y, generalmente, no pasa de los 5 grados. En la posición de pie esto es un signo positivo de Trendelenburg; en la marcha es una característica normal que sirve para reducir la elevación del centro de gravedad.

'Biomecánica de la marcha'
Fig. 7

Rotación de la pelvis

Además del descenso horizontal, la pelvis rota hacia adelante en el plano horizontal, aproximadamente 8 grados en el lado de la fase de balanceo (4 grados a cada lado de la línea central). Esta característica de la marcha normal permite un paso ligeramente más largo, sin bajar el centro de gravedad y reduciendo, por tanto, el desplazamiento vertical total.

Ancho de la base de sustentación

La figura 8 muestra dos líneas que van a través de los sucesivos puntos medios de la fase de apoyo de cada pie. La distancia entre las dos líneas representa la medida de la base de sustentación. En la marcha normal, el ancho entre las dos líneas queda en una media de 5 a 10 centímetros. Como la pelvis debe desplazarse hacia el lado del apoyo del cuerpo para mantener la estabilidad en el apoyo medio, la estrecha base de sustentación reduce el desplazamiento lateral del centro de gravedad.

 

'Biomecánica de la marcha'
Fig. 8

MÉTODOS DEL ESTUDIO DE LA MARCHA

Los investigadores de la locomoción humana han estudiado dos métodos de investigación. Uno es la cinemática que describe los movimientos del cuerpo en conjunto y los movimientos relativos de las partes del cuerpo durante las diferentes fases de la marcha. Un ejemplo de esto es el estudio de las relaciones angulares de los segmentos de la extremidad inferior durante el ciclo de la marcha.

El otro es del área de la cinética, que se refiere a las fuerzas que producen el movimiento. Las fuerzas de mayor influencia en los movimientos del cuerpo en la marcha normal, son aquellas debidas a:

1. Gravedad

2. Contracción muscular

3. Inercia

4. Reacciones del suelo (resultantes de las fuerzas que ejerce el suelo en el pie)

La figura 9 ilustra la influencia de varias fuerzas en la marcha. La fuerza que el pie ejerce en el suelo debido a la gravedad y a la inercia está en oposición con la reacción del suelo (RS). Como indica el dibujo, en la marcha normal los componentes vertical y horizontal de la reacción del suelo (RV y RF respectivamente), dan una resultante en dirección hacia arriba y hacia atrás. Por ello pasa posteriormente al eje de la rodilla. Ello daría como resultante la flexión de la rodilla si no se aplicara ninguna restricción. Esta fuerza se ejerce por el cuadriceps, de manera que la rodilla no se colapsa, pero se flexiona de forma controlada.

 'Biomecánica de la marcha'
Fig. 9

 

El siguiente análisis de la marcha normal se deriva de la cinemática y la cinética, y de estudios electromiográficos de sujetos normales andando a una cadencia normal (100 a 115 pasos por minuto). Unas cadencias más o menos rápidas tienen un efecto muy pronunciado en los valores de los ángulos de la articulación, producido por las fuerzas generadas externamente y por la actividad muscular.

Con el propósito de analizar el plano sagital, la marcha ha sido considerada en tres intervalos seguidos:

1. Contacto del talón a punto de apoyo medio

2. Punto de apoyo medio a despegue de los dedos

3. Fase de balanceo.

Cada uno de estos intervalos de acciones del tobillo, rodilla y cadera, se discuten separadamente, en términos de factores de cinemática y cinética. La discusión de los factores cinéticos se refiere a las fuerzas creadas externa e internamente. Por último, se presenta una breve discusión del análisis del movimiento en el plano frontal.

MOVIMIENTO EN EL PLANO SAGITAL ENTRE EL CONTACTO DEL TALÓN Y EL PUNTO DE APOYO MEDIO

 

A. Tobillo

1. Análisis cinemático (Fig. 10)

En el momento del contacto del talón: El juego del tobillo está en posición neutra, a medio camino entre la dorsiflexión y la flexión plantar.

Simultáneamente con el contacto del talón, la articulación del tobillo empieza a moverse en dirección a la flexión plantar.

En el tiempo en que la planta del pie está en contacto con el suelo, la articulación del tobillo va de la posición neutra a los 15 grados de flexión plantar. 

Cuando la planta del pie está plana en el suelo, la tibia y otros segmentos de la pierna apoyada empiezan a rotar hacia adelante sobre el pie fijo. 

En la fase media, la articulación del tobillo está en 5 grados aproximadamente de dorsiflexión.

  'Biomecánica de la marcha'
Fig. 10

2. Análisis cinético

a) Fuerzas externas (Fig. 11)

Contacto del talón: Por un breve período de tiempo la resultante de las fuerzas de reacción del suelo está por delante de la articulación del tobillo. De acuerdo con ello, un momento de fuerza de pequeña magnitud (1 Kg.) tiende a mover la articulación del tobillo en dirección a la dorsiflexión. Esta tendencia que no mueve la articulación del tobillo, se produce por descenso del talón al suelo en el momento de apoyo del talón.

'Biomecánica de la marcha'
Fig. 11

Inmediatamente después del contacto del talón, a medida que se transmite un mayor peso del cuerpo a la extremidad, el rápido aumento de la fuerza vertical hace que la resultante pase por detrás de la articulación, generando un momento de fuerza en dirección a la flexión plantar.

Poco después de que la planta del pie esté plana en el suelo, se ha alcanzado el máximo momento de flexión plantar (aproximadamente 20 ft.-lb.). Después la reacción resultante del suelo se mueve de nuevo hacia delante de la articulación del tobillo y crea un momento de fuerza en la dirección de dorsiflexión. Este momento corresponde a la fuerza generada al rotar la tibia sobre el pie fijo.

Apoyo medio: Ahora el momento de fuerza en dirección de dorsiflexión es aproximadamente 25 ft.-lb.

 

b) Fuerzas internas (Fig. 12)

En el instante del contacto del talón, los tres dorsiflexores primarios del tobillo están activos, con el extensor largo de los dedos y el extensor largo del dedo gordo, con mayor actividad que el tibial anterior. 

A continuación del contacto del talón, el grupo pretibial produce una contracción excéntrica para suministrar suficiente fuerza para evitar que el antepié golpee contra el suelo cuando las fuerzas externas, debido a la gravedad y a la inercia, llevan el pie a flexión plantar.

Después de que la planta del pie está plana en el suelo, la tibia empieza a rotar hacia delante sobre el pie fijo, los dorsiflexores están esencialmente inactivos y los músculos de la pantorrilla (el gemelo, soleo, tibial posterior, flexor largo de los dedos y peroneo lateral largo) demuestran un aumento gradual de su actividad. Para la mayor parte de ellos su actividad continúa aumentando por encima del punto de apoyo medio y sirve para controlar la velocidad con que la tibia rota sobre el pie fijo.

 

'Biomecánica de la marcha'
Fig. 12 

 

B.  La Rodilla

1. Análisis cinemático (Fig. 13)

Inmediatamente antes de que el talón contacte con el suelo, la articulación de la rodilla está en extensión completa. 

Simultáneamente con el contacto del talón, la articulación empieza a flexionar y continúa flexionando hasta que la planta del pie está plana en el suelo. 

Inmediatamente después de haber alcanzado la posición plana del pie, la rodilla está aproximadamente a 20 grados de flexión y empieza a moverse en dirección de extensión.

 'Biomecánica de la marcha'
Fig. 13

En el apoyo medio, la rodilla está aproximadamente a 10 grados de flexión y continúa moviéndose hacia la extensión.

 

2. Análisis cinético

a) Fuerzas externas (Fig. 14)

Inmediatamente después del contacto del talón, este empieza a empujar hacia adelante contra el suelo. El peso corporal apoyado sobre la pierna empieza a aumentar rápidamente. La resultante de las fuerzas verticales y anteriores pasa por detrás de la rodilla, produciendo un momento de flexión de, aproximadamente 10 ft.-lb. 

Entre el pie apoyado completamente y el apoyo medio: La magnitud de este momento mecánico que flexiona la rodilla alcanza un valor máximo de, aproximadamente, 30 ft.-lb.

  'Biomecánica de la marcha'
Fig. 14

 

b) Fuerzas internas (Fig. 15)

Al contacto del talón, el cuádriceps se va alargando por una contracción excéntrica para controlar la articulación de la rodilla, conforme se mueve de una extensión completa a una posición de 15 ó 20 grados de flexión. 

Inmediatamente después que el pie está plano en el suelo, la naturaleza de la actividad del cuádriceps cambia de una contracción excéntrica (alargamiento) a una contracción concéntrica (acortamiento). 

Entre el pie plano en el suelo y el apoyo medio, el cuádriceps actúa extendiendo el muslo en la pierna, la rodilla flexionada se mueve en la dirección de la extensión, como resultado de una contracción concéntrica del cuádriceps y de una aceleración hacia delante del centro de gravedad, producido por el despegue del miembro opuesto.

 'Biomecánica de la marcha'
Fig. 15

 

C. Cadera

1. Análisis cinemático (Fig. 16)

Al contacto del talón, la cadera está aproximadamente a 30 grados de flexión. 

Inmediatamente después del contacto del talón, la articulación de la cadera empieza a moverse en extensión. 

En la posición del pie plano en el suelo, el ángulo de flexión ha disminuido alrededor de 20 grados. 

Entre el pie plano y el apoyo medio, la articulación de la cadera se mueve de, aproximadamente 20 grados de flexión, a posición neutra.

 'Biomecánica de la marcha'
Fig. 16

2 . Análisis cinético

a) Fuerzas externas (Fig. 17)

Al contacto del talón, las fuerzas externas generadas mueven la cadera en flexión.

Inmediatamente después que el pie está plano en el suelo, actúa un momento de fuerza en la articulación, en dirección de flexión.

Cuando se alcanza el apoyo medio, la resultante de la reacción del suelo pasa por detrás del centro de la cadera y la fuerza mecánica actúa extendiendo la rodilla.

 'Biomecánica de la marcha'
Fig. 17

b) Fuerzas internas (Fig. 18)

   'Biomecánica de la marcha'
Fig. 18

La acción del glúteo mayor y de los isquio-tibiales resisten el movimiento de fuerzas que tienden a flexionar la cadera después del contacto del talón. Los erectores de la columna también están activos para resistir la tendencia del tronco hacia una flexión hacia delante.

MOVIMIENTO EN EL PLANO SAGITAL ENTRE APOYO MEDIO Y DESPEGUE DEL PIE

 

A. Tobillo

1. Análisis cinemático (Fig. 19)

En el apoyo medio, la dorsiflexión aumenta rápidamente desde una posición de unos 5 grados de dorsiflexión en el apoyo medio.

Al despegue del talón cuando el tacón del zapato deja el suelo, la articulación del tobillo está aproximadamente en 15 grados de dorsiflexión.

En el intervalo de elevación del talón y el despegue del pie, la relación angular entre la tibia y el pie son casi completamente opuestas. De 15 grados de dorsiflexión al despegue del talón, el tobillo se mueve hasta unos 35 grados, con lo que al despegue del pie la articulación está en unos 20 grados de flexión plantar.

 

'Biomecánica de la marcha'
Fig.19

   

2. Análisis cinético

a) Fuerzas externas (Fig. 20)

Después del apoyo medio, la pierna continúa rotando hacia adelante sobre el pie fijo. Como la pierna rota hacia adelante, el momento de fuerza, actuando en una dirección de dorsiflexión, aumenta considerablemente debido a la mudanza hacia adelante del punto de apoyo entre el pie y el suelo, conforme el talón se eleva. Ello aumenta la distancia perpendicular entre la articulación del tobillo y la fuerza resultante de reacción del suelo. 

En el momento del despegue del talón, se alcanza el máximo momento de dorsiflexión. 

En el despegue de los dedos, el momento de dorsiflexión cae bruscamente a cero.

  'Biomecánica de la marcha'
Fig. 20

 

b) Fuerzas internas (Fig. 21)

El momento de fuerza mecánica que se genera tratando de dorsiflexionar el tobillo, encuentra resistencia desde el apoyo medio hacia adelante, por una contracción excéntrica de los músculos de la pantorrilla. Casi al mismo tiempo que se desarrolla la máxima reacción en dirección a la dorsiflexión, los flexores plantares del tobillo presentan su máxima actividad eléctrica. Esta máxima actividad muscular, salvando el momento de dorsiflexión, constituye el despegue del pie. Esto es una respuesta secuencial de los flexores plantares durante el despegue del suelo. Los músculos que se insertan en la parte posterior del pie muestran un aumento de la actividad eléctrica antes que los músculos que se insertan en la parte anterior del pie. Para cuando se despegan los dedos, los flexores plantares se inactivan.

 

'Biomecánica de la marcha'
Fig. 21

B. Rodilla

1. Análisis cinemático (Fig. 22)

En el apoyo medio, la articulación de la rodilla está en unos 10 grados de flexión, moviéndose hacia la extensión. 

Inmediatamente antes de que el talón pierda contacto con el suelo, la rodilla tiene 4 grados de extensión completa. 

Entre el despegue del talón y el de los dedos, la articulación de la rodilla se mueve de casi una completa extensión a unos 40 grados de flexión.

 'Biomecánica de la marcha'
Fig. 22

2. Análisis cinético

a) Fuerzas externas (Fig. 23)

En el apoyo medio, la resultante de las fuerzas de reacción del suelo, pasa detrás de la articulación de la rodilla y generan un momento de flexión. 

Entre el apoyo medio y el despegue del talón, como el cuerpo se mueve hacia delante sobre la pierna en que se apoya, la fuerza resultante también se mueve hacia delante, reduciendo la magnitud del momento de flexión. 

En el despegue del talón, la fuerza resultante continúa moviéndose hacia delante de la articulación de la rodilla y actúa extendiéndola. La máxima actividad de los flexores plantares del tobillo ocurre en el momento en que la fuerza resultante pasa por delante de la articulación de la rodilla. 

Después del despegue del talón, la resultante de la reacción del suelo, una vez más, pasa por detrás de la rodilla, tendiendo a flexionarla de nuevo.

 

'Biomecánica de la marcha'
Fig. 23

Durante el despegue del suelo, el punto de reacción entre el pie y el suelo pasa enfrente de las articulaciones metatarsofalángicas. En el momento en que la reacción del suelo pasa enfrente de las articulaciones metatarsofalángicas la rodilla empieza a flexionar y las fuerzas resultantes pasan de nuevo detrás de la articulación de la rodilla.

La magnitud del momento de flexión actuando en la rodilla, continúa aumentando hasta alcanzar el apoyo doble, y el peso del cuerpo empieza a desplazarse a la extremidad opuesta, reduciendo el momento de flexión de la rodilla.

b) Fuerzas internas

Cuando la reacción del suelo pasa por delante de la rodilla (como se indica en la parte izquierda de la figura 24) se genera un momento de fuerza en extensión y no se necesita ninguna reacción de los músculos extensores de la rodilla para controlar su estabilidad. El gemelo, además de su acción en el tobillo, probablemente ayuda a evitar la hiperextensión de la rodilla. Entre la elevación del talón y el despegue del pie la reacción del suelo produce un momento de flexión en la rodilla. La acción del cuádriceps hacia el final de la fase de apoyo ayuda a controlar la potencia y cantidad de flexión de la rodilla.

'Biomecánica de la marcha'
Fig. 24

C. Cadera

1. Análisis cinemático (Fig. 25)

En el apoyo medio, desde una posición de 0 grados en el apoyo medio, la cadera continúa moviéndose hacia la extensión.

Cuando el talón deja el suelo, la cadera está en una actitud de 10 a 15 grados de hiperextensión.

Inmediatamente después del despegue del talón, la cadera alcanza un máximo de hiperextensión de unos 20 grados.

Cuando los dedos despegan del suelo, la cadera está cerca de una posición neutral y se mueve en dirección de flexión.

 

'Biomecánica de la marcha'
Fig. 25

   

2. Análisis cinético

a) Fuerzas externas (Fig. 26)

En el apoyo medio, la resultante de las fuerzas de reacción del suelo pasa por detrás de la articulación de la cadera, produciendo un momento de extensión. La magnitud de este momento de extensión continúa aumentando hasta que se llega a la fase de doble apoyo y el peso del cuerpo es trasladado, al menos parcialmente, a la extremidad opuesta. Inmediatamente antes del doble apoyo, la magnitud del momento de extensión actuando sobre la cadera de la extremidad que soporta el cuerpo alcanza su máximo, y entonces disminuye rápidamente, una vez que empieza la fase de doble apoyo.

 'Biomecánica de la marcha'
Fig. 26

b) Fuerzas internas

El psoasiliaco y el aductor largo generan un momento de fuerza de flexión en la cadera durante el intervalo de despegue. Esta acción resiste la tendencia del movimiento hacia delante del cuerpo para hiperextender la cadera y produce flexión de la misma. El movimiento hacia delante del fémur inicia la flexión de la rodilla, mientras que la rodilla es llevada hacia adelante y el pie está todavía en contacto con el suelo.

MOVIMIENTO EN EL PLANO SAGITAL DURANTE LA FASE DE BALANCEO (FIG. 27)

A. Tobillo

Entre la elevación del pie y el punto medio del balanceo, el pie se mueve de una posición inicial de flexión plantar al desprenderse del suelo a una posición esencialmente neutral, que se mantiene por el resto de la fase de balanceo. La causa del movimiento inicial de la posición neutral del pie es por acción de los músculos tibiales anteriores.

  'Biomecánica de la marcha'
Fig. 27

 

B. Rodilla

Entre el despegue del pie y la parte media del balanceo, la rodilla se flexiona de una posición inicial aproximada de 40 grados a un ángulo de máxima flexión, de aproximadamente 65 grados. La acción del cuádriceps ayuda a prevenir una elevación excesiva del tacón y también contribuye a una aceleración hacia delante de la pierna.

Entre la fase media de balanceo y el contacto del talón, la rodilla se extiende hasta la extensión completa en el último instante de la fase de balanceo. La acción de los músculos isquiotibiales durante la última parte de este intervalo, ayuda a desacelerar el balanceo de la pierna hacia adelante y ayuda a controlar la posición del pie, conforme se acerca al suelo.

C. Cadera

Entre el despegue del pie y la fase media de balanceo, la articulación de la cadera, partiendo de una posición neutral, flexiona aproximadamente 30 grados, al alcanzar la fase media de balanceo. Los músculos flexores de la cadera están activos durante la iniciación de ese intervalo.

Entre la fase media de balanceo y el contacto del talón, el ángulo de la cadera no cambia mucho. Durante la última parte de este intervalo, los músculos extensores de la cadera (principalmente los isquiotibiales) están activos para controlar el movimiento de la extremidad hacia adelante.

MOVIMIENTO EN EL PLANO FRONTAL

Los movimientos angulares de la pierna, vistos en el plano frontal, son mucho más pequeños que los observados en el plano sagital.

Al contacto del talón, el pie está en ligera inversión. Inmediatamente después del contacto del talón, la reacción del suelo pasa ligeramente lateral al eje subtalar y el pie rota en ligera eversión cuando la parte anterior del pie contacta el suelo. Durante el intervalo de la fase media de apoyo, la parte posterior del pie se mueve desde una posición de 5 grados de eversión a una posición de ligera inversión, que continúa durante el despegue del suelo. La inversión de la parte posterior del pie resulta de la acción combinada del tríceps sural y la rotación externa de la tibia con respecto al pie, durante el intervalo de despegue.

El movimiento de la rodilla en el plano frontal es mínimo durante la fase de apoyo. Hay cierta tendencia hacia una ligera abducción de la tibia al contacto del talón, pero inmediatamente después la reacción del suelo tiende a producir aducción de la tibia.

Durante la primera parte de la fase de apoyo, la pelvis cae unos 5 grados de la horizontal en el lado opuesto, conforme esta pierna empieza su fase de balanceo (Fig. 28).

 'Biomecánica de la marcha'
Fig. 28

La caída de la pelvis está limitada por la acción de los músculos abductores de la cadera de la pierna en fase de apoyo (Fig. 29).

 'Biomecánica de la marcha'
Fig. 29

CICLO DE LA MARCHA

El ciclo de la marcha comienza con el contacto del talón (el punto donde el talón toca una superficie) de una pierna e incluye la fase de postura y descenso de ambas piernas.

  • La fase de postura es el periodo donde el pie esta en contacto con el suelo.

  • La fase de descenso es el periodo donde el pie no esta en contacto con el suelo.

Fase de postura

La fase de postura ocupa el 62% de todo el ciclo de marcha dando a entender que como mínimo una parte del pie esta en contacto con el suelo por casi 2/3 del ciclo.

Hay tres principales subfases, las cuales participan durante la fase de postura.

Para entender las siguientes fases de este ciclo, hay que imaginar una persona caminando y analizar el movimiento en las piernas y los pies.

1. Fase de contacto

'Biomecánica de la marcha'

 

La fase de contacto comienza con apoyar el talón en el borde lateral del calcáneo. La tibia internamente rota y el pie se dirige hacia la articulación subtalar.

El quinto metatarsiano hace contacto con el suelo, y el pie continúa rotando medialmente hasta que los metatarsianos soportan completamente el peso, y se llega al final de la fase de contacto.

La fase de contacto esta diseñada para ayudar al pie a adaptarse a las superficies desniveladas y para absorber choques.

2. La fase de contacto medio

 

La fase de contacto medio convierte el pie de un adaptador móvil a un nivel rígido.

Durante esta fase la tibia rota externamente y el pie se supina hacia la articulación subtalar, preparando el pie para la fase propulsiva.

3. La fase propulsiva

 

La fase propulsiva comienza con el ascenso del talón. Después del ascenso del talón, la articulación subtalar se acerca a la posición neutral, por lo cual la parte delantera y la parte trasera se juntan para permitir el efectivo levantamiento del dedo del pie. El pie continúa con supinación durante el levantamiento del dedo del pie con rotación tibial externa.

Fase de descenso

La fase de descenso, el periodo en el cual el pie no está en contacto con el suelo, explica el 38% del ciclo de postura cuando se esta caminando.

Esta fase le permite al pie recuperarse después de levantar la punta del dedo y cambiar su posición para realizar el movimiento nuevamente.

Hay dos periodos dentro de la fase de descenso:

1. Primera fase de descenso

La primera fase de descenso comienza con la punta del dedo levantada. En este punto, ambos pies están en contacto con el suelo al mismo tiempo. Esto es también conocido como una doble fase de soporte, que explica aproximadamente el 10% del modo de caminar.

El periodo de doble soporte se contrae mientras se incrementa la velocidad de la marcha. Cuando se esta corriendo, no hay eventualmente doble soporte cuando ambos pies no están en el suelo in la fase de flote, o cuando un pie no esta en el suelo en la única fase de soporte.

2. Última fase de descenso

Como el pie continúa recobrando su posición, la tibia rota externamente de acuerdo a la resupinacion de la articulación subtalar. La parte delantera y trasera otra vez se juntan para girar el pie dentro de un nivel rígido y prepararlo para la fase de contacto de la fase de postura.

SIMULACIÓN DE LA MARCHA (IMÁGENES)

 

'Biomecánica de la marcha'
'Biomecánica de la marcha'

'Biomecánica de la marcha'
'Biomecánica de la marcha'

'Biomecánica de la marcha'

EXCESO DE PRONACIÓN

El efecto más común de disfunciones biomecánicas de los pies es el exceso de pronación, algunas veces referido como una sobre pronación o pronación anormal.

La pronación puede ser descrita como el segundo proceso que le pasa al pie de acuerdo a la baja velocidad y determina el tipo de superficie sobre el que se esta caminando.

Por lo anterior, se será consciente que la articulación subtalar prona de la fase de contacto hacia delante. El exceso de pronación ocurre cuando la articulación subtalar no resupina durante la ultima fase de descenso. El pie no esta por lo tanto preparado para la fase de contacto porque la parte delantera y la parte trasera no están suficientemente juntas para absorber el golpe sobre el talón.

 

 

El exceso de pronación pone el pie bajo enormes cantidades de tensión y sobre todo pueden resultar muchos problemas asociados con los pies tales como juanete, callos y crecimiento de las uñas hacia adentro.

A pesar de que los problemas causados por el exceso de pronación pueden ser relativamente serios, el tratamiento para esto puede ser relativamente simple.

Muchas victimas del exceso de pronación, pueden ser tratadas con la ayuda de un ortopedista.

ESTUDIO DE AMPUTACIÓN UNILATERAL EN TRES PORCIONES DIFERENTES PARA LA MARCHA

 

'Biomecánica de la marcha'
Algunos estudios han establecido que los pacientes amputados gastan menos energía cuando caminan simétricamente. Estudios recientes han tenido también énfasis en la necesidad de evitar el impacto de la fuerzas sobre la pierna.

Para este estudio, ocho personas (de 45 años en promedio, 65 meses de amputación en promedio, 6 por debajo de la rodilla, 2 por encima de la rodilla, 7 hombres) fueron adaptados con diferentes prótesis con diferentes mecanismos de articulación. Un sistema de flexión del pie (un resorte para amortiguar), un sistema metálico, y un sistema polimérico fueron ensayados en orden aleatorio. Los datos fueron recolectados después de la adaptación inicial de las prótesis y después de cuatro semanas de uso. Cuatro datos de pruebas de fuerza fueron recolectados a 100Hz mientras se caminaba a 3.2Km/hr. Para cada prueba, pasos largos consecutivos (32 en total) fueron analizados. Para los naturales (N) y protésicos (P) se calcularon cuatro variables: tiempo de postura en porcentaje de ciclo de marcha (%ST), máximo impacto (F1) y propulsivo (F2) fuerzas verticales como porcentaje de peso del cuerpo (F1_%BW, F2_%BW), y tiempo en segundos para alcanzar F1 (F1_T).

Los resultados obtenidos muestran que la diferencia entre las piernas naturales y protésicas resultó en menor simetría para el sistema de flexión comparado con el sistema metálico y el sistema polimérico.

Tabla 1: Índices de simetría para las tres prótesis

SI

Lord

Stratus

Flex-Foot

%ST

1.17

1.06

1.32

F1_%BW

0.07*

-1.47

-2.16

F2_%BW

0.66

0.25

-0.56

F1_T

-3.13

-4.78

7.66

En este estudio se observó una rápida adaptación en el uso de las nuevas prótesis y no hubo cambio significativo en la simetría de la marcha con el paso del tiempo.

Se comprobó que el sistema polimérico suministra más absorción que el sistema de flexión del pie y el sistema metálico, los cuales presentaron negativos índices asimétricos.

BIBLIOGRAFÍA

Dr. Vera Luna, Pedro: Biomecánica de la marcha humana normal y patológica, Valencia, editorial IBV, 1999

Viladot Pericé A.: Significado de la postura y de la marcha humana, Madrid, editorial Complutense, 1996

Ducroquet, Robert: Marcha normal y patológica, España, Masson editores, 1991

Viel, Eric: La marcha humana, la carrera y el salto. Biomecánica, exploraciones, normas y alteraciones, Masson editores, 2002