Biología animal, vegetal

Tejidos vegetales, animales. Meristemáticos. Definitivos. Órganos. Sistema vascular, fundamental, epidérmico. Tejido leñoso, liberiano. Tricomas. Epitelios. Fibra muscular. Medio interno. Homeostasis. Organización pluricelular. Sangre. Linfa

  • Enviado por: Jángel
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Álgebra Lineal
Álgebra Lineal
En este curso se estudian los conceptos básicos sobre Álgebra Lineal. Se explica que es una matriz, los...
Ver más información

PREICFES SABER 11 ¡Completo! Version 2014
PREICFES SABER 11 ¡Completo! Version 2014
NO TE PIERDAS EL MUNDIAL YENDO A UN PREICFES VACACIONAL TRADICIONAL, MEJOR ESTUDIA DESDE TU CELULAR...
Ver más información

publicidad

Tejidos, órganos y sistemas

Las células especializadas de los seres pluricelulares están organizadas en tejidos. Un tejido es un conjunto de células diferenciadas y especializadas en una función.

Las distintas variedades de tejidos se combinan formando unidades mayores denominadas órganos que realizan funciones más especializadas que los tejidos.

Los órganos se agrupan a su vez en sistemas o aparatos, que se encargan de realizar funciones básicas como la circulación o la respiración.

TEJIDOS VEGETALES

Tejido meristemático

Son los responsables del crecimiento del vegetal. Las células meristemáticas son pequeñas, de forma poliédrica, con paredes finas y vacuolas pequeñas y abundantes.

  • Meristemos apicales. Son los responsables del crecimiento en longitud. Se localizan en los extremos de la raíz y del tallo.

  • Meristemos laterales. Son los responsables del crecimiento en grosor de la planta.

Tejidos definitivos

  • Sistema fundamental

  • El parénquima. Las células parenquimáticas son células vivas. Forman masas continuas y en función del contenido de su citoplasma, desempeñan funciones diferentes, como la fotosíntesis.

  • El colénquima. Las células colenquimáticas están vivas, tienen forma alargada y paredes desigualmente engrosadas. Actúan como soporte de los órganos jóvenes en crecimiento.

  • El esclerénquima. Las células esclerenquimáticas tienen una pared lignificada gruesa y dura. Suelen estar muertas y actúan como refuerzo y soporte de aquellas partes del vegetal que han dejado de crecer.

  • Sistema vascular

  • Tejido leñoso. Es el tejido conductor de la savia bruta. Sus células son alargadas, de paredes lignificadas y gruesas y sin citoplasma cuando son maduras, son células muertas.

  • Tejido liberiano. Es el tejido conductor de la savia elaborada desde los órganos fotosintéticos a todas las partes de la planta. Su característica principal es que son células vivas.

  • Sistema epidérmico

Lo forman la epidermis y la peridermis

  • La epidermis es la capa más externa del vegetal joven. Está formada por una sola capa de células, aplanadas y fuertemente unidas. Intercaladas entre las células epidérmicas aparecen otros tipos celulares que forman los estomas y los tricomas.

Los estomas están formados por una pareja de células clorofílicas con forma arriñonada. Estas células dejan un espacio entre ellas. Regulan el intercambio de gases entre el interior y el exterior de la planta.

Los tricomas o pelos poseen funciones muy diversas. Los pelos radicales facilitan la absorción de agua y sales del suelo; otros pelos aparecen en los tallos o en las hojas, y tienen una función secretora.

  • La peridermis reemplaza la epidermis en los tallos y raíces cuando la planta tiene más de un año, la sustituye por súber. Las células del súber son células muertas con paredes muy gruesas e impregnadas de una sustancia similar a las ceras.

TEJIDOS ANIMALES

Epitelios

Se clasifican según su función, en epitelios de revestimiento y glandulares.

  • Epitelios de revestimiento

Sus células se caracterizan por estar fuertemente unidas entre sí formando capas. Se clasifican en función del número de capas y de la forma celular:

  • Epitelios simples, formados por una capa de células que pueden ser:

Aplanadas, como los endotelios que forman la pared de los capilares.

Poliédricas como:

  • El epitelio que tapiza el interior del intestino. Sus células poseen microvellosidades en la cara que dan a la luz del tubo.

  • El epitelio que tapiza la tráquea. Sus células poseen cilios que baten sincrónicamente para desplazar sustancias.

    • Epitelios estratificados, formados por varias capas de células. La capa más profunda está en continua división y las nuevas células empujan a las más antiguas. Las superficiales son células muertas que se desprenden continuamente. Forman las capas más externas de la piel y tapizan cavidades como la boca, el esófago o la vagina.

    • Epitelios glandulares

    Intercaladas entre las células de los epitelios hay células secretoras, especializadas en la producción y secreción de diferentes sustancias. Las células secretoras pueden encontrarse asociadas formando glándulas. Existen dos tipos de glándulas:

    • Las glándulas endocrinas, o de secreción interna, elaboran sustancias que se vierten directamente a la sangre. Ej. El tiroides.

    • Las glándulas exocrinas, o de secreción externa, elaboran sustancias que se vierten al exterior. Ej. Las glándulas salivares.

    Tejido muscular

    Está formado por células alagadas o fibras especializadas en la contracción.

    • Fibra muscular estriada

    Presentan una estriación transversal. Cada fibra muscular contiene en su citoplasma elementos contráctiles llamados miofibrillas. Cada miofibrilla posee filamentos de dos proteínas: la actina y la miosina. Se pueden diferenciar dos tipos:

    • Fibras del músculo esquelético. Responsables del movimiento del esqueleto. Son células cilíndricas, muy largas y plurinucleadas.

    • Fibras del músculo cardiaco. Exclusivas del corazón de los vertebrados. Son células más cortas, uninucleadas y estrechamente conectadas unas a otras en forma de red. Su contracción es involuntaria.

    • Fibra muscular lisa

    No presentan estriación transversal. Se trata de células uninucleadas, largas y con forma de huso. En los vertebrados forma láminas que tapizan los vasos sanguíneos, como el intestino y el útero. Su contracción se realiza sin control consciente.

    Tejido nervioso

    Es un tejido especializado en la recepción de estímulos y en la conducción de estos estímulos de una parte del cuerpo a otra.

    • La neurona. Es la unidad funcional básica del sistema nervioso. Son las encargadas de transportar los impulsos nerviosos.

    • La neuroglía. Es una variedad de células no nervios que desempeñan funciones metabólicas, de soporte y protección de las neuronas.

    Tejidos conectivos

    Constituyen un conjunto variado de tejidos con funciones de unión y de soporte. Todos los tejidos conectivos presentan las siguientes características:

    • La células están dispersas.

    • El espacio entre las células lo ocupa una sustancia intercelular o matriz y por:

    Fibras de proteína, que le confieren a la vez resistencia y elasticidad. Las más abundantes son las del colágeno, más resistentes, y las de elastina, más elásticas.

    Sustancia fundamentalmente gelatinosa, rica en polisacáridos.

    • Tejido conjuntivo

    • Tejido conjuntivo laxo. Se encuentra rellenando los espacios entre los órganos y entre otros tejidos. Sus células son:

    • Los fibrositos. Células de forma estrellada o fusiforme.

    • Los macrófagos. Células errantes que fagocitan células dañadas y agente patógenos.

    • Los adipocitos. Las células adiposas son grandes, redondeadas y contienen una gota de grasa que ocupa todo su citoplasma.

    • El tejido adiposo se considera una variedad del tejido conjuntivo laxo en el que son especialmente abundantes los adipocitos.

      • Tejido conjuntivo denso. Forma los tendones y los ligamentos. Posee abundantes fibras colágenas muy largas y dispuestas de forma compacta.

      • Tejido cartilaginoso

      Es un tejido blando y flexible que forma el esqueleto de los peces cartilaginosos y de los embriones de todos los vertebrados. En los vertebrados adultos forma las superficies de articulación de los huesos y los anillos de soporte de la laringe.

      Sus células características son los condorcitos, y la sustancia intercelular contiene fibras proteicas inmersas en una sustancia fundamental semisólida que da consistencia al tejido.

      • Tejido óseo

      Es el más resistente de los tejidos conectivos de los vertebrados debido a que su sustancia intercelular está mineralizada por la deposición de sales de calcio.

      • Tejido óseo compacto. Se encuentra fundamentalmente en la diáfisis (parte media de los huesos largos). Está formado por conjuntos de finas láminas dispuestas en forma de anillos concéntricos. Estas laminillas denominadas sistemas de Havers están surcadas por pequeñas lagunas que contienen las células óseas u osteocitos. Las lagunas están comunicadas entre sí por finos canales.

      Por la parte central de los sistemas de Havers discurre un nervio, una vena y una arteria. Un hueso compacto está formado por conjuntos de sistemas de Havers fuertemente unidos entre sí y conectados por vasos y nervios.

      • Tejido óseo esponjoso. Se encuentra fundamentalmente en las epífisis de los huesos largos. Los sistemas de Havers se disponen dejando huecos interconectados ocupados por la médula ósea roja, el tejido formador de células sanguíneas.

      EL MEDIO INTERNO

      La organización pluricelular hace indispensable la existencia de un medio líquido, llamado medio interno, que funcione e de intermediario entre el medio externo y el medio intracelular.

      En los animales con sistema circulatorio cerrado, como los vertebrados, el medio interno se puede subdividir en plasma sanguíneo y linfa. El plasma está en el interior de los vasos sanguíneos, y la linfa ocupa el espacio con el que las células se encuentran en contacto directo.

      La homeostasis

      La homeostasis es el conjunto de procesos fisiológicos que mantienen estables las características del medio interno. En los animales, esta estabilidad se mantiene por la actividad coordinada de los sistemas circulatorio, nervioso y hormonal, y, en particular, por órganos que realizan intercambios con el medio externo como los riñones, la piel, los pulmones o el tubo digestivo. Algunos de los parámetros controlados por homeostasis son: la cantidad de glucosa, agua y sales minerales de la sangre y la temperatura corporal.

      La sangre

      En los vertebrados, la sangre es un tejido líquido que circula por los vasos sanguíneos gracias a las contracciones cardiacas. Está formada por una parte líquida, el plasma sanguíneo, y otra celular, los elementos formes.

      El plasma es un líquido de color amarillo claro que contiene:

      • Agua, aproximadamente un 90%.

      • Sustancias disueltas, como aminoácidos, glucosa, enzimas, anticuerpos…

      Los elementos formes son:

      • Los glóbulos rojos o eritrocitos, que son, células sin núcleo, de forma bicóncava cuya función es la de transportar el oxígeno.

      • Los granulocitos, que son glóbulos blancos de tamaño medio cuya función es fagocitar todo lo que encuentran a su paso.

      • Los linfocitos, que son los glóbulos blancos más pequeños que se encargan de fabricar anticuerpos.

      • Los monolitos, que son los glóbulos blancos más grandes cuya función es también la de fagocitar.

      • Plaquetas, que son fragmentos celulares que se encargan de la coagulación sanguínea.

      La linfa

      La parte líquida de la linfa de los vertebrados es prácticamente igual al plasma aunque con un porcentaje menor en proteínas. Sus células son, exclusivamente, linfocitos, que se concentran en unos ensanchamientos o ganglios dispuestos a intervalos regulares a lo largo de los vasos linfáticos.

      La linfa ejerce importantes funciones:

      • Drena el excedente líquido intersticial.

      • Asegura el retorno de las proteínas desde el líquido intersticial a la sangre. Esta función es posible porque las paredes de los capilares linfáticos son muy permeables y permiten a las proteínas del líquido intersticial pasar a su interior.

      • Interviene en la función de defensa del organismo gracias a la gran cantidad de linfocitos que se concentran en los ganglios linfáticos.