Biografía de Martín Lutero

Doctrina. Iglesia. Filología. Fe. Dios. Dieta de Augsburgo. Erasmo

  • Enviado por: Faun
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad

BIOGRAFÍA DE MARTÍN LUTERO

Lutero, Martín, (1483-1546), teólogo alemán nacido en Eisleben (Sajonia). Hijo de Hans Luther, de ascendencia campesina, estudió primero en Mansfield y posteriormente en Magdeburgo (1497) y Eisenach (1498-1501), en ambientes de intensa piedad religiosa; en 1501 se inscribió en la universidad de Erfurt para estudiar artes y leyes, según deseo paterno. Los ambientes de Eisenach y Erfurt, en los que se seguía a Occam y que estaban poco influidos por el humanismo, contribuyeron a su formación, pero muy pronto comenzó a discutir el nominalismo occamista, sobre todo respecto al problema de la predestinación y de la libertad. A la edad de 21 años recibió el doctorado. En 1505, preocupado por su salvación e inducido por ciertos choques emotivos, ingresó, contra la voluntad de su padre, en el monasterio agustino de Erfurt y comenzó los estudios teológicos. En 1507 se ordenó sacerdote. En 1510 realizó un viaje a Roma por problemas internos de la orden. Posteriormente obtuvo la cátedra de teología de Wittemberg, y comenzó sus lecciones sobre la Biblia y sobre las epístolas paulinas, profundizando en el conocimiento de los textos sagrados. Sin embargo, Lutero no trató de armonizar la cultura humanística con la Escritura a imitación de Erasmo, sino que experimentó un profundo drama religioso que encontró su desenlace en el versículo "el justo vive de fe", de la epístola de San Pablo a los Romanos. Convirtió la filología en un medio para defender, con el testimonio de la Escritura, la nueva teología fundada en la fe, que Dios concede a quien se reconoce pecador y confía en Él.

La predicación de las indulgencias en Alemania (1517) para la construcción de la basílica de San Pedro en Roma, motivó la primera postura polémica de Lutero. El 31 de octubre de 1517, hizo fijar en las puertas de la catedral de Wittenberg las célebres noventa y cinco tesis. En ellas se apelaba al sentimiento nacional alemán contra la explotación de Roma, se discutían al Papa los poderes sobre las almas del purgatorio, se insistía en la contrición del alma que


podía conducir a la salvación sin necesidad de obras y oraciones. La controversia complicó y destruyó las precarias relaciones que existían entre Alemania y la Iglesia romana. Se inició en Roma el proceso contra Lutero y en 1518 se celebró el primer encuentro entre éste y el legado pontificio, cardenal Cayetano, que resultó infructuoso.

En 1520, León X, con la bula Exsurge Domine, condenó las doctrinas de Lutero, que por entonces había publicado, entre otros escritos, dos obras fundamentales para su programa: A la nobleza cristiana de la nación alemana y Sobre la libertad del cristiano. En rebeldía, Lutero quemó en una plaza pública el docomento pontificio, el Corpus Juris Canonici y la Summa Theologica de Santo Tomás.

En agosto de 1521 fue citado ante la Dieta imperial de Worms, presidida por Carlos V, pero no rectificó sus escritos, reafirmando para el critiano el derecho de juzgar por sí mismo. Se le excomulgó y se le declaró hereje público, pero fue llevado al castillo de Wartburg por orden del elector de Sajonia Federico el Sabio, quien le protegió. Durante el año que permaneció en Wartburg, Lutero se ocupó en la traducción del griego al alemán del Nuevo Testamento y, más tarde, del Antiguo. Mientras, los discípulos de Lutero, entre los que estaban Melanchton y Carlostadio, llevaron a efecto de un modo práctico la reforma de Wittenberg, con innovaciones en el culto y en la liturgia, y la clase de los caballeros, portaestandarte del luteranismo, suscitó una revolución (1522-23), dominada más tarde por los príncipes, para ocupar las tierras eclesiásticas. Frente al desorden social, Lutero se manifestó conservador y fiel al alto feudalismo alemán, defendiendo el origen divino de la autoridad política.


En 1525 se casó con Catalina von Bora, de la que tuvo seis hijos. Durante este tiempo trabajó también en la redacción del grande y pequeño Catecismo y en la composición de himnos para el canto coral. En 1525 publicó la obra De servo arbitrio en polémica con Erasmo quien, tras defensas poco entusiastas del luteranismo, había renegado de él en sus Diatrabas sobre el libre arbitrio.

En 1530 tuvo lugar la Dieta de Augsburgo, en la que Melanchton defendió la Confessio Augustana, a la que se adhirieron todas las comunidades luteranas. La oposoción de Lutero contra los anabaptistas fue muy tenaz, especialmente porque el movimiento ponía en crisis las relaciones de los fieles con el Estado.

A partir de este momento se fue consolidando una concepción luterana del Estado, en el que los príncipes nombraban a las autoridades religiosas y la facultad teológica de Wittenberg concedía las autorizaciones para los ministros de la palabra.

En realidad, se estaba creando una nueva jerarquía. Mientras tanto, Lutero, cansado, desilusionado en parte, no siempre de acuerdo con sus seguidores, caía enfermo de mal de piedra, que le produjo la muerte. El último de sus violentos escritos contra el Papado está fechado en 1545.


DOCTRINA DE LUTERO

Lutero no pretendía aportar ninguna nueva doctrina al hacer públicas sus 95 tesis, simplemente deseaba purificar la Iglesia.

La base de su pensamiento es la justificación por la fe: la salvación se obtiene exclusivamente por la fe. Obsesionado por el pecado y por la inutilidad de sus propias obras, Lutero encuentra en un pasaje bíblico la idea de que el justo vive si es que tiene fe. Y escribe: "Me sentí renacer de inmediato, y me pareció haber entrado en el mismo Paraíso por unas puertas ampliamente abiertas". Partiendo de que la naturaleza humana no puede vencer su inclinación al mal, concluye que sólo la aplicación del sufrimiento de Cristo por nosotros y, por tanto, la fe en Cristo puede salvarnos.

En segundo lugar, desdeñando la tradición eclesiástica, Lutero resalta que la única fuente de revelación es la Biblia; "Mi conciencia está cautiva de la palabra de Dios", dice en la Dieta de Worms.Al rechazar la autoridad de la Iglesia para interpretar la Biblia, Lutero defiende la libre interpretación; el fiel conoce y entiende sin intermediarios lo que Dios ha querido revelarle. La afirmación del sacerdocio universal de los creyentes fue la más criticada por la Curia. Para Lutero por encima del Papa está el Concilio, y en éste deben intervenir los laicos. El rechazo de la supremacía pontificia colmó la tensión y provocó la ruptura.

En otro orden de cosas, Lutero pedía la eliminación de todo lujo e incluso de imágenes en los templos. Y una liturgia que fuese fácilmente entendida. Para ello tradujo la Biblia al alemán. Y creó composiciones paraser cantadas por el pueblo Su importante influencia en la creación de la lengua moderna germana y su dimensión de compositor religioso no ha sido discutida.

Los sacramentos quedan reducidos a dos: Bautismo y Eucaristía, y son suprimidos el culto a la Virgen y a los Santos. También se suprime la creencia en el purgatorio.


SÍNTESIS HISTÓRICA

Después de los primeros decenios de floreciente desarrollo y de grandes controversias entre sus discípulos, especialmente respecto al problema de libertad y de las buenas obras (que Melanchton creía útiles para la salvación), la espansión luterana disminuyó en la segunda mitad del siglo XVI, en lucha con el calvinismo y la Contrarreforma. En 1577 se redactó una fórmula de Concordia a la adhirieron numerosas comunidades, mientras otras aceptaban el catecismo de Heidelberg de 1563.

Durante los siguientes dos siglos se vivirá un periodo tranquilo dentro de la estructura interna de la Iglesia protestante, favoreciendo el asentamiento de esta religión en la zona de Alemania, Sajonia, Prusia y la actual Dinamarca.

El siglo XIX señaló una renovación del luterismo con el florecimiento de las misiones y con las migraciones de alemanes y escandinavos a América. En 1817, mediante el edicto del rey de Prusia (Federico III), se unificaron las Iglesias (Luterana y Reformista) formando la Iglesia Unida estatal de Prusia.

En 1933, el régimen nazi integró hasta 29 Iglesias para formar la Iglesia Nacional Evangélica Alemana, aunque la mayoría de los eclesiásticos alemanes, en un ambiente de renovada vitalidad espiritual, se opusieron tenazmente a esta organización. Después de la guerra quedó instituida oficialmente la Iglesia Evangélica de Alemania (EKD). Dentro de esta organización eclesiástica se formó la unión de Iglesias Luteranas de Alemania (1948).

Por mediación de la EKD, las Iglesias territoriales de Alemania son miembros del concilio mundial de las Iglesias. Las doctrinas más importantes del luteranismo se encuentran en la confesión de Augsburgo, en los catecismos de Lutero, los artículos de Esmarcalda y en los credos (Apóstolico, Niceno y Atanasiano).

Los luteranos de todo el mundo organizaron la Federación Luterana Mundial (1947) en una reunión hitórica celebrada en Lund (Suecia). Sus principales cometidos, además de delaborar por la unión universal de los luteranos, consiste en la ayuda a las Iglesias que se encuentran en una situación apurada y en una cooperación a los esfuerzos misioneros en todo el mundo.


PRESENTE DE LA IGLESIA LUTERANA

En la actualidad los luteranos suman unos 83 millones, de los que 57 viven en Europa (Alemania, Dinamarca, Países escandinavos y Holanda, principalmente). Las interpretaciones de la crítica histórica con respecto al luteranismo se reducen ados fundamentales:

- La primera lo sitúa dentro de la revolución ideal de su época, comienzo de la Edad Moderna, y lo identifica con un conjunto de pensadores de la Reforma.

- La segunda, más en boga en nuestros días, sitúa a Lutero, por su fe en lo trascendente y su desvalorización del hombre, entre los representantes más característicos de las directrices religiosas de la Edad Media.

Palma, 25 de abril de 1.995

2