Biocombustibles

Energía. Biomasa. Bioetanol. Biodiesel. Ventajas y desventajas. Controversia sobre su sostenibilidad

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

Trabajo de

ECI: Gestión Agropecuaria

Biocombustibles

22/08/08

Índice:

• Introducción……………………………………………………………... 3

• Biocombustibles………………………………………………………..... 3

• Ventajas y desventajas…………………………………………………... 3

• Tipos de biocombustibles……………………………………………….. 3

• Inversiones………………………………………………………………. 4

• Posturas………………………………………………………………….. 4

• Conclusión………………………………………………………………. 8

• Anexo……………………………………………………………………. 8

• Fuentes consultadas……………………………………………………... 9

Introducción:

En los últimos tiempos se están publicando numerosas noticias e informes en torno a los biocombustibles con mensajes muy distintos, desde que son la panacea para nuestro futuro energético o que su eficiencia y contribución al medio ambiente son nulas o, incluso, negativas. Pero, ¿quién tiene razón? Este trabajo resume que son los biocombustibles y lo que significan para bien y para mal.

Biocombustibles: Son combustibles que pueden sustituir total o parcialmente a las naftas o el gasoil. Derivan de la biomasa: organismos recientemente vivos o sus desechos metabólicos. Los más conocidos son el etanol y el biodiésel. El primero va en lugar de las naftas, el biodiésel en lugar del gasoil. No se requieren modificaciones de los motores.

Ventajas y desventajas

Una de las ventajas que tienen los biocombustibles es que son renovables, a diferencia de los derivados del petróleo. Además, la quema de hidrocarburos explica el calentamiento global, por las emisiones de dióxido de carbono (CO2), fruto de la combustión de los derivados del petróleo.

Otra ventaja es que son menos contaminantes. El alcohol o el biodiésel que se quema en un motor viene de una planta que previamente había absorbido CO2 del aire. Por eso se considera que las emisiones de los biocombustibles son despreciables en comparación con las del petróleo.

La fuente más conocida para hacer etanol (alcohol) es la caña de azúcar, que se utilizó en la Argentina en los años 70. Es utilizada en Brasil, donde toda la nafta está mezclada con etanol e incluso hay autos que marchan sólo con este alcohol. En los EE.UU., en cambio, se utiliza etanol de maíz. Para el biodiésel se puede emplear cualquier aceite vegetal: soja, girasol, colza o palma.

El fomento de los biocombustibles en el mundo derivó en una gran demanda de granos, sobre todo de maíz, lo que provocó el aumento de su precio. En argentina, esto permitió una mayor siembra y un mayor uso de tecnología, con lo que mejoraron los rendimientos. Se obtuvo así una gran cosecha, que con los buenos precios actuales produjo un aumento de los ingresos por exportaciones de más de US$ 1.500 millones. Argentina es el segundo exportador mundial de maíz, pero embarca exclusivamente maíz como grano. Ahora se suma la posibilidad de agregarle valor, convirtiéndolo en etanol para el mercado mundial. En el caso de los aceites, también se exportan crudos, pero ahora se abre la posibilidad de convertirlos en biodiésel.
Los biocombustibles tienen algunas desventajas. Una de ellas es que no son más baratos que los derivados del petróleo. Es porque la materia prima de estos no debe ser producida pero sí la de los biocombustibles.

Tipos de biocombustibles

Hay dos tipos de biocombustibles: aquellos derivados de cultivos que rinden poca energía, como el maíz, en países con climas templados y con limitada disponibilidad de tierras agrícolas, y aquellos derivados de cultivos de alta energía, como la caña de azúcar, en países tropicales con vastas reservas de agua, sol y tierras subutilizadas.

Los biocombustibles más usados y desarrollados son el bioetanol y el biodiésel.

• El bioetanol, también llamado etanol de biomasa, se obtiene a partir de maíz, sorgo, caña de azúcar, remolacha o de algunos cereales como trigo o cebada.

• El biodiésel, se fabrica a partir de aceites vegetales, que pueden ser ya usados o sin usar. En este último caso se suele usar raps, canola, soja o jatrofa, los cuales son cultivados para este propósito.

'Biocombustibles'

La caña de azúcar, productora de bioetanol.

El uso de biocombustibles tiene impactos ambientales negativos y positivos. Los impactos negativos hacen que, a pesar de ser una energía renovable, no sea considerado por muchos expertos como una energía no contaminante y, en consecuencia, tampoco una energía verde.

Una de las causas es que, pese a que en las primeras producciones de biocombustibles sólo se utilizaban los restos de otras actividades agrícolas, con su generalización y fomento en los países desarrollados, muchos países subdesarrollados, especialmente del sureste asiático, están destruyendo sus espacios naturales, incluyendo selvas y bosques, para crear plantaciones para biocombustibles. La consecuencia de esto es justo la contraria de lo que se desea conseguir con los biocombustibles: los bosques y selvas limpian más el aire de lo que lo hacen los cultivos que se ponen en su lugar.

Otras de las causas del impacto ambiental son las debidas a la utilización de fertilizantes y agua necesarios para los cultivos; el transporte de la biomasa; el procesado del combustible y la distribución del biocombustible hasta el consumidor. Varios tipos de fertilizantes tienden a degradar los suelos al acidificarlos. El consumo de agua para el cultivo supone disminuir los volúmenes de las reservas y los caudales de los cauces de agua dulce.

Inversiones
Ya fue percibida por al menos 26 aceiteras y petroleras las diferencias de productividad y por extensión de competitividad que ofrece el país, al punto que lanzaron sus respectivos proyectos de producción de biocombustibles.

Se anunció la instalación de en una planta productora de bioetanol en Venado Tuerto, Santa Fe, con una inversión de entre 250 y 300 millones de dólares.

Posturas

Existen posturas que están a favor o en contra de los biocombustibles:

*Martín Fraguío (se desempeña como director ejecutivo de MAIZAR -Asociación Maíz Argentino-. Ingeniero en Producción Agropecuaria y Master of Business Administration Profesor adjunto en la Facultad de Ciencias Sociales y Económicas de la Universidad Católica Argentina.) Opina:

Los biocombustibles son combustibles líquidos que sustituyen a los combustibles fósiles. Tienen como materia prima productos de origen vegetal. Cuando son usados en un motor a combustión interna y este larga los gases al ambiente por el caño de escape, los gases que libera son ambientalmente mucho menos dañinos que los derivados del petróleo.

Hoy esta industria de los biocombustibles, en especial del etanol, en el mundo está bastante desarrollada y las empresas automotrices empiezan a ver que sus modelos no pueden estar afuera de la sustitución de los combustibles fósiles de petróleo por biocombustibles. Entonces hay una nueva oportunidad que ven las empresas automotrices de vender modelos más modernos adaptados a este tipo de combustible más eficiente con mayor rendimiento.

Las compañías petroleras tienen en general dos negocios en uno. Un negocio es lo que se llama de “aguas abajo”, que es el negocio de la estación de servicio. Las compañías petroleras que son muy fuertes en este rubro son las que tienen cada vez menos reservas en el mundo y tienen una presencia más comercial. Para ellos, es aceptable sustituir un derivado del petróleo por un biocombustible. Pero después está la otra parte de la compañía petrolera, (el negocio de “aguas arriba”), que es el negocio de la búsqueda, la exploración y el transporte del crudo hasta la destilería. Estas compañías en general están totalmente en contra del desarrollo de energías renovables porque ven que a medida que el mundo va desarrollando sistemas alternativos a los combustibles fósiles creen que peligran sus negocios. Hay mucha gente que cree que no peligra nada, porque el consumo en el mundo aumenta tan rápido que es lo mismo si el mundo no desarrolla otras fuentes de energía del petróleo y entonces va a ser mas caro y va a haber siempre una parte muy grande de la población mundial que no va a tener acceso a ninguna fuente de energía.

*El representante de Aapresid considera que la Argentina tiene una oportunidad histórica de crecer desarrollando biocombustibles.

Tras la convocatoria que hizo Estados Unidos al formar una comisión interamericana para producir etanol, tenemos posibilidades de salir campeones o irnos al descenso.

Estados Unidos necesita combustibles. Y es tan grande la demanda de etanol que van a tener, que no les va a alcanzar su estructura productiva para proveerse, y quieren comprar etanol fabricado aquí, en Argentina.

En nuestro país tenemos todo el potencial. Tenemos lo que significa todo el complejo NOA y NEA para la caña de azúcar y la remolacha azucarada, y lo que significa toda la Pampa Húmeda para el etanol que proviene del maíz, el sorgo y la biomasa. Y con una enorme ventaja: nuestro mercado interno es mínimo.

La dinámica de generación de tecnología para producir biocombustibles es tan fantástica, que mientras nosotros estamos intentando producir etanol de primera generación utilizando granos o caña, los estadounidenses y los europeos ya están hablando de biocombustibles de segunda generación, con utilización del residuo de la industrialización, la biomasa propiamente dicha.

*EL EXPERTO EN BIOTECNOLOGIA APUESTA AL DESARROLLO EN NUESTRO PAIS DE BIODIESEL A PARTIR DE MICROALGAS.

En la Argentina para hacer biocombustibles tenemos a mano los cereales o la caña de azúcar. Pero quizás el futuro para nosotros es desarrollar biodiésel a partir de las microalgas.

Hay tres caminos para producir biocombustibles. Lo más común de obtener bioetanol a partir de aceites de cereales como el maíz, o desde la caña de azúcar, o producir biodiésel a partir de la soja.

Hay una segunda línea en desarrollo, que es la obtención a partir de celulosa, mediante enzimas de árboles y arbustos que no son materia comestible y que hay en gran cantidad. Pero hay un problema tecnológico: es un proceso bastante complejo.

La tercera vía para obtener biocombustibles, de la cual yo soy un gran defensor, es mediante la utilización de microalgas. Ahora se esta potenciando mucho esta fuente, que crece en forma acelerada.

La ventaja de las microalgas es que consumen dióxido de carbono. Por lo tanto, baja el calentamiento global.

Según algunos profesionales producir biocombustibles a partir de cereales va a dejar sin alimentos a la población mundial, y que por lo tanto es una mala idea. Esa es una verdad parcial, porque si bien sería cierto, de ninguna manera se va a poder reemplazar el combustible fósil por biocombustibles a partir de alimentos. Por eso se están explorando nuevas alternativas.

La Patagonia tiene muchas microalgas. El plancton marítimo esta lleno y pueden extraerse del fondo del mar. Nuestro país es un gran exportador de microalgas.

Mucha gente en la Argentina ya se ha dado cuenta que producir biocombustibles es una oportunidad histórica. Contamos con muchos recursos e inversores dispuestos para hacerlos. Es el caso de Chubut donde ya hay contratos firmados para que en esa provincia se produzca el aceite y en San Nicolás, el biodiésel.

Creo que la Argentina, ya sea a partir de su gran producción de cereales como de su caña de azúcar o de las microalgas, esta destinada a ser un gran proveedor mundial de biocombustibles.

*El biocombustible disparará el valor de campos argentinos 

Los especialistas coinciden en que el auge inversor en biodiésel y bioetanol aumentará el valor de la hectárea en la Argentina.

En la Argentina se da, según los expertos, una notable oportunidad de inversión: el país está considerado a nivel global entre las regiones más propicias para la elaboración de biocombustibles -por sus notables ventajas comparativas-. Los especialistas se animan a vaticinar que, incluso, el país podría ubicarse en el mediano plazo entre los primeros exportadores mundiales.

Se sabe que, hacia el 2010 y el 2015, la legislación en los países más desarrollados obligará a reemplazar un porcentaje de las naftas -de entre 10 y 15%- con biocombustibles elaborados sobre la base de aceite de soja, maíz y girasol.

*Un informe de la ONU dice que dejando aparte la energía solar, que parece que aún no proporciona suficiente potencia para mover automóviles a la velocidad deseada, junto con el hidrógeno los biocombustibles son la solución a corto plazo. Sin embargo no es cuestión de ponerse a producirlos a lo bestia y por las buenas. Las cosas hay que hacerlas bien y si no se tiene cuidado son tan perjudiciales o más que el mismísimo petróleo.

El desarrollo de los biocombustibles, podría ofrecer un suministro de energía limpia a millones de personas. también podrían ofrecer un potencial importante de creación de empleo y generar ingresos, especialmente en zonas rurales, dado que la gran mayoría del empleo relacionado con la bioenergía se produce en la agricultura.

Sin embargo, esta prosperidad acarrea otros problemas. En primer lugar, la demanda de terreno para cultivos bioenergéticos podría ejercer presión sobre otros usos, principalmente en los cultivos de alimentos, lo que probablemente comportaría un aumento de los precios de alimentos básicos como los cereales. De forma similar, dado que la producción de materias primas para biocombustibles también requiere un importante abastecimiento de agua, esto puede disminuir la disponibilidad de ésta para el uso doméstico, lo que amenazaría la salud y la seguridad de gran parte de la población.
Dependiendo de la elección de materias primas y de lo que éstas sustituyeran, unos buenos métodos agrícolas, como los cultivos intercalados y la rotación de cultivos, podrían tener repercusiones neutras e incluso positivas para el medio ambiente circundante.

Sin embargo, los cultivos que tienen finalidades energéticas generalmente suelen presentarse en forma de monocultivos de gran escala, cosa que, podría llevar a una pérdida importante de biodiversidad y una erosión del suelo.

*A vueltas con los biocombustibles: La biomasa funciona en cantidades inmensas. Aunque parezca que hay mucha lo que se obtenga de ella siempre será escaso.
El petróleo escasea, y la cadena de hechos que están ocurriendo es más o menos la siguiente:

• Los biocombustibles se consideran un recurso energético necesario en el futuro.

• Los biocombustibles se obtienen de cultivos; no son rentables para el agricultor, ya que compiten con los precios del sector de la alimentación, siempre más caro que el energético

• Se incrementan los precios de algunos alimentos básicos al dedicarse menos campo a su cultivo y producirse menos materia prima

• Como consecuencia de ello, en el primer mundo no hay suficientes cultivos para abastecer de energía y alimentación a la población

• Se recurre a la importación de materias primas procedente de países en vías de desarrollo

• En los países pobres se destinan los cultivos a la energía; falta el alimento o se incrementa su precio.

• Globalmente no se podrá producir suficiente biocombustible para abastecer la demanda energética mundial de forma que se sustituya el uso del petróleo.

Conclusión:

La Argentina encuentra excelentes condiciones tecnológicas y de mercado para encarar la industrialización de materias primas del agro y su transformación en bioenergía. Sin embargo, este desafío debe llevarse a cabo con planificación, sin generar desequilibrios en los ecosistemas ni alentar el monocultivo que llevaría a la destrucción de los suelos, bosques y reservas forestales. Debe además, articular esta nueva actividad con otras industrias como la producción de metanol y otros alcoholes.

Anexo:

Fuentes consultadas:

http://www.cadal.org/entrevistas/nota.asp?id_nota=2020

http://www.portal-cifi.com/modules.php?name=News&file=article&sid=722

http://www.portal-cifi.com/modules.php?name=News&file=article&sid=933

http://es.wikipedia.org/wiki/Biocombustible

http://www.clarin.com/diario/2007/03/09/elmundo/i-02301.htm

http://www.biodiesel.com.ar/?p=909

http://www.infobaeprofesional.com/notas/33634-El-biocombustible-disparara-el-valor-de-campos-argentinos.html?cookie

REVISTA “EL FEDERAL” 15 DE FEBRERO DE 2007

REVISTA “EL FEDERAL” 26 DE ABRIL DE 2007

5