Bilbao

Turismo. Recorrido. Historia. Atractivos. Ribera de Zorrozaurre. Deusto. Avenida Universidades. Paseo Campo de Volantín. Muelle del Arenal. Ría

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

Itinerario por Bilbao

Un nuevo recorrido para visitar, una proposición para un itinerario a descubrir, en este itinerario proponemos un viaje por la historia de Bilbao, una recorrido por su carácter más emblemático, el mas aludido, aquel que todos hablan, ya sean lugareños como extranjeros, aquel que es emblema de esta villa, aquel por el cual se edifico Bilbao, según su naturaleza y su fuerza, según su existencia y vida.

La ría de Bilbao, un paseo por su ribera para conocer el pasado, el presente y el futuro de Bilbao, para observar la historia a través de ella, de sus ojos, de su vida, observar como esta villa se edifico gracias a ella, se edifico contemplando y viviendo de ella, y que ahora y para el futuro se quiere recuperar, como emblema de un nuevo Bilbao, un Bilbao mas dinámico, con la misma fuerza que siempre y un Bilbao cosmopolita a la vez, un Bilbao mas universal gracias a su apertura, un nuevo Bilbao caracterizado por los servicios, de ello se vale, de su nueva imagen, que paradójicamente proviene de su imagen de siempre.

Un recorrido a pie, por la margen derecha de l ría mal llamada Nervión, cuando su nombre verdadero es Ibaizabal, que por otro lado todo el mundo la conoce como la ría de Bilbao, pero en realidad yo me atrevería a decir que la ría no es de Bilbao, muy al contrario, Bilbao es de la ría.

Un recorrido a través de Bilbao, de toda Bilbao, la que fue, es y será, un itinerario que comienza en la Ribera de Zorrozaurre, y que termina en el Mercado de la Ribera, siempre por la margen derecha de Bilbao.

Ribera de Zorrozaurre


La ribera de Zorrozaurre no saluda con toda la fuerza que hace gala, todos los pabellones de empresas, toda la post-industrialización que en ella encontramos nos transmite el Bilbao más industrial, aquel de los grandes astilleros, de la metalurgia y del carbón, ese Bilbao que fue centro de numerosa inmigración por todo su desarrollo, en esta ribera encontramos sus señales, sus recuerdos, los edificios, los almacenes y las naves industriales nos muestran todo un muro infranqueable, una arquitectura industrial, con edificios abandonados o en ruinas que conviven con todos aquellos que siguen en funcionamiento, que no son pocos, porque en el canal de Deusto, en Particular de Olagorta, (muy cercano a la ribera donde nos encontramos) siguen llegando barcos de todo el mundo, con sus cargas, hay están, todavía se ven alzando un poco la mirada.

Caminamos por Ribera de Zorrozaurre en dirección a Deusto, nos sumergimos con el ambiente industrial que nos envuelve, todo un mundo, todas unas edificaciones llenas de fuerza, todo la simbología de la época post-industrial vienen a nuestra memoria.

Dejamos atrás la Ribera de Zorrozaurre para adentrarnos en la Ribera de Deusto, que en nuestros rimeros pasos todavía reina lo post-industrial, pero algo maravilloso esta a punto de pasar, recorriendo unos minutos con pasos decididos nos encontraremos con el nuevo Bilbao, con el futuro Bilbao, algo increíble esta a punto de pasar, un salto en la historia de 50 años.

Ribera de Deusto

Algo nos ha pasado, hemos encontrado algo en nuestro camino que nos deja estupefactos, un puente sale a nuestro paso, el puente Euskaduna, una edificación de ultima época, un puente de enorme grandeza, que soporta una enorme intensidad de trafico, un puente que nos invita a adentrarnos en la margen derecha de Bilbao, el primer puente que nos encontraremos en nuestro camino, aquel que une ambos márgenes, los dos Bilbao, cada uno a un lado de la ría.

Junto al puente podemos encontrar un paseo recientemente hecho, sobre los terrenos que hace unas de décadas simbolizaron la industrialización de Bilbao, los astilleros de Euskalduna,, de estos recibe el nombre el puente, y en homenaje a ellos, se mantuvo, se recupero y se reparo una de sus grúas `Carola' , que hoy en día nos brinda su presencia, y nos enseña de donde provenimos y nos recuerda donde estamos, `Carola' esta situada junto al futuro museo de la ría de Bilbao, un museo que recupera la memoria del gran Bilbao, podemos ver su construcción, dentro del paseo nuevo que lleva al Muelle de Olaveaga, un paseo a la par de la ría, junto con `Carola', junto con el museo de la ría, junto con el puente Euskalduna.

El puente que une Ribera de Deusto, nos une así mismo con el Palacio Euskalduna, una novedosa edificación, el Palacio de la Música Euskalduna nos presenta al nuevo Bilbao, su edificación -ahora tan solo unos años- es una apuesta por un Bilbao de servicios, un nuevo Bilbao mas abierto, más cultural, más universal, este palacio de importante magnitud nos enseña la nueva dimensión que pretende adquirir Bilbao, actualmente este palacio que recibe miles de eventos es de gran importancia, y así lo hace notar, se ve a gran distancia, y hay esta enfrente de nosotros, alto, fuerte, inmóvil y grandioso.

Pero debemos seguir nuestro camino, seguimos por Ribera de Deusto, seguimos y encontramos todo un solar vació, en desuso, sin duda herencia nuevamente del Bilbao post-industrial, nos encontramos ante el Muelle de Evaristo Churruca, también conocido como Abando Ibarra, herencia de la industrialización, recuerdos de los astilleros de Euskalduna y del muelle de descargas, recuerdos borrados por las excavadoras que hoy encontramos, abriendo paso a nuevos sueños, a nuevas vidas, abriendo paso a un enorme centro comercial ideado hace un par de semanas, un centro comercial con una espectacular vidriera, que acercara mas a Bilbao al mundo de los servicios, pero que a su vez terminara con los terrenos de una importante historia de Bilbao, los astilleros de Euskalduna.

Seguimos adelante según avanzamos y en el camino nos encontramos con el Puente de Deusto, que se levanta delante de nosotros, un puerto levadizo, que soporta una enorme intensidad de trafico, otro símbolo del antiguo Bilbao, un puente que ya nunca mas se levantara, el Puente de Deusto, que nos acerca a la popularmente llamada `Campa de los ingleses', refugio de los adinerados burgueses del siglo XIX y posteriormente anexionado para la industrialización, y al que le espera -al igual que todo el Muelle Churruca- la edificación de un nuevo centro comercial, símbolo de los nuevos tiempos.

Los pasos por debajo del Puente de Deusto se hacen más simbólicos, más llenos de mensajes, parece haber dado un salto de unas décadas hacia atrás, parece que el tiempo se detuvo debajo del puente, es como si fuese el refugio que nunca se podrá arrebatar, esos pasos nos encaminan a la Avenida Universidades.

Avenida Universidades

Nos encontramos como siempre en nuestro itinerario, al mimo margen de la ría, y delante nuestro podemos observar a la Universidad de Deusto, siglos de historia y de prestigio avalan esta universidad, en ella, en sus facultades podemos encontrar todo un abanico del mundo arquitectónico, intentado unir en prefecta simbiosis, la historia, la elegancia de los edificios `clásicos' con las nuevas corrientes, así el impresionante edifico de vidrio que emerge ante nosotros, no desluce en ningún momento con la elegancia del edificio principal, que alberga toda el clasicismo que es gala de esta universidad.

Seguimos nuestro recorrido, todavía inmersos en el juego arquitectónico de la Universidad de Deusto cuando nos encontramos con un hito del mundo moderno, la nueva carta de presentación de Bilbao al mundo, el Guggenhein.

La grandeza de este edificio se nos señala desde minutos antes de ponernos a su altura para poder contemplarlo, el Guggenhein, unas de las obras arquitectónicas más importantes del siglo XX, su `caparazón' de titanio, su color plateado nos sumerge en una dimensión futurista, que al mismo tiempo intenta unir con la historia de la ría de Bilbao, de ella, de sus aguas, nace un edificio singular, pleno en su fuerza y de enorme espectacularidad, sus curvas, su figura esbelta diseñada para gozo y disfrute de todas aquellas personas que se `enfrenten' a él nos muestra la puesta mas grande de Bilbao, el órdago en su camino a un Bilbao cosmopolita.

Desde este lado de la ría encontramos como nos invita, a conocer sus entrañas, que desde fuera prometen ser tan espectaculares como el exterior; este edificio también intenta convertir con el Puente Príncipes de España, mas conocido como `La Salve', un enorme puente herencia del Bilbao industrial, un puente metalizado con enorme fuerza, de gran altura y de gran tamaño, un puente que sin embargo se une con el Museo Guggenhein en una especie de baile de dos, donde ninguno intenta imponerse del otro, y donde los mas beneficiados somos sin duda, los espectadores, disfrutando de su magia, de su verdad y de su enorme espectacularidad.

Seguimos nuestros pasos que nos lleva al Paseo Campo de Volantín, intentando dejar atrás todo lo que hemos visto, porque parece que nuestros pasos quieran una y otra vez volver a ver y disfrutar de lo anteriormente vivido.

Paseo Campo de Volantín

Un paseo al compas de la ría, un paseo que nos permite unirnos con la gente que en el se encuentran, niños jugando, y ancianos paseando, parejas en los bancos, que nos muestra gente despreocupada, situada al lado de la siempre testigo y fiel ría, que al igual que a estas personas, ella ha observado millones, millones a lo largo de su historia, y que aunque de diferente forma todas persiguen lo mismo, los niños el juego, las parejas un poco de intimidad y los ancianos y demás tranquilidad, mientras disfrutan de un agradable y amable paseo.

Seguimos por el paseo y nos volvemos a encontrar un nuevo puente, la Pasarela Calatrava, otro esfuerzo mas por unir las dos márgenes de la ría, esta pasarela nos muestra su pureza y su elegancia, recientemente construida, esta pasarela esta compuesta por un suelo de vidrio, su elegancia os enseña que la modernidad no esta reñida ni mucho menos con el estilo, y en ella, y por ella podemos observar una nueva dimensión de la ría.

Esta pasarela nos lleva al recientemente remoledado Muelle de Uribitarte, construido como un nuevo paseo a través de la margen, y donde hace un par de días es aprobó un nuevo proyecto de construcción, con dos torres gemelas de cristal que intentara seguir modernizando la vida de la ría.

Continuamos nuestro camino y nos encontramos con el Ayuntamiento de Bilbao, Ayuntamiento de enorme belleza, el consistorio Bilbaíno que nos evoca cientos de acontecimientos vividos en su presencia, un edificio con carisma es la casa de todos los Bilbaínos, el Ayuntamiento es el edificio que sin duda todos evocamos a la imagen de Bilbao, aunque en los últimos años también lo hagamos con el Guggenhein; el Ayuntamiento de Bilbao que se une a Bilbao gracias a el Puente del Ayuntamiento, otra nueva invitación a la union de los dos margenes, todo ello mientrasseguimos nuestro camino, entrando ya en el Muelle del Arenal.

Muelle del Arenal

Recorriendo el Muelle del Arenal camino hacia nuestro destino, nos encontramos en el corazón de Bilbao, en un mundo urbano, hace tiempo que abandonamos los recuerdos post-industriales, aquí las casas, la cotidianidad de la vida nos enseña la frescura de Bilbao, la interacción de la gente, el día a día, nos encontramos ya ante el Puente del Arenal, testigo sin duda de otra maravilla de la construcción, el teatro Arriaga.

Este teatro de inmensurable belleza, los múltiples detalles en su fachada, la clase de la que hace gala es sin duda un edificio de importante belleza, así como uno de los referentes de la vida cultural, a pesar de su trascendencia, de su labor, este edificio es sin duda hermoso en su construcción, sin duda el hecho de no poseer la espectacularidad del Museo Guggenhein no empaña en absoluto su valor, la finura de sus realces, su elegancia y su estilo nos hace sumergirnos en la Bilbao más elitista y/o Bohemia.

Mientras seguimos por el Muelle del Arenal seguimos contemplado la magnificencia del Teatro Arriaga, su reflejo en las aguas de la ría nos envuelva mas en su magia, la admiramos, en su fachada principal, lateral y trasera, y en cada una de ellas, sentimos que fue, es y será de enorme importancia para la villa.

Mientras tanto nuestro recorrido continua, su fin se encuentra cercano, pero aun nos queda mucho por disfrutar, seguimos pensando y recordando todo lo que hasta ahora hemos visto, disfrutado y sentido, y parecen momentos indelebles, puesto que somos otra persona mas, otra mas de las que esta hermosa villa a hechizado, Bilbao nos ha hecho suyos.

Seguimos recapacitando, cercanos ya a las siete calles de Bilbao, el Casco Viejo, que nos sigue maravillando, el Puente de la Merced, también sale a nuestro paso, nos encontramos en la zona mas característica de Bilbao, el Casco Viejo, los edificios antiguos, se unen con aquellos nuevos, pero que suaves en su carácter no intentan mas que convivir con los antiguos, así todos los edificios nos evocan a un Bilbao mas clásico, incluso los edificios de la calle Bailen así nos lo demuestra, sus arcos nos enseñan una dimensión mas misteriosas, que antes no habíamos visto, el Casco Viejo nos sumerge con este misterio, nos envuelve y nos hace suyos.

Nuestro viaje esta apunto de terminar cuando nos adentramos en la Ribera.

Ribera

Seguimos a la orilla de la ría de Bilbao, sumergidos por el misterio del Casco Viejo bilbaíno, otro puente de correcta construcción sale a nuestro paso, el Puente Ribera, y ya empezamos a deslumbra nuestro final de recorrido, nuestro objetivo, el mercado de la Ribera.

Ante nosotros esta ya el Mercado de la Ribera, archí conocido mercado que es cita diaria de comerciantes y consumidores, en el se da todo tipo de compra-venta, los `baserritarras' se dan cita en este mercado para ofrecernos sus productos más frescos, este mercado -el más grande de Europa sin ser al aire libre- es grandioso, situado a la misma orilla de la ría, y pleno Casco Viejo, con una preciosas puesta en escena desarrollada por su arquitecto, con las vidrieras en su techo, con la inestimable ayuda de la ría y del Casco Viejo se nos presenta como referente bilbaíno, este mercado, el de toda la vida, el mercado del día a día que siguen resistiendo a las grandes superficies comerciales, y que todavía esta en proyecto de ampliación con una nueva planta.

Este mercado enmarcado en medio del Casco Viejo, no rompe con la imagen urbanística de su entorno, sus grandes dimensiones no desechan la hermosura de las estrechas calles del Casco Viejo bilbaíno, no desmerece la imagen de siempre de la ría, este mercado es símbolo unánime de todo bilbaíno.

Con la todavía reciente imagen del mercado en la retina de nuestros ojos, termina nuestro recorrido, de él hemos disfrutado, sin duda lo repetiremos en alguna otra ocasión, para observar a su vez las nuevas edificaciones en proyecto, y aunque si bien el itinerario se nos ha hecho corto, sin duda la magia de esta villa nos acompañara a lo largo de muchos años, y a su vez sin duda, quedara su recuerdo imborrable en algunos, sabiendo que Bilbao esta ahí, y por mucho que cambie siempre será nuestro Bilbao, pues de él conservamos todas sus imágenes, la de su pasado, la de su presente y la de su futuro.