Bibliotecas rurales

Biblioteca. Servicio bibliotecario. Recursos bibliotecarios en medio rural. Bibliotecarios. Sistemas de información

  • Enviado por: La Mir
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

+PRÁCTICA DE BIBLIOTECONOMÍA ESPECIALIZADA:

Bibliotecas en el mundo rural

Artículos:

Las bibliotecas rurales ante el futuro

Recursos bibliotecarios y enseñanza primaria en el medio rural

Planificación de un servicio bibliotecario en zonas rurales

Revista:

Educación y Biblioteca-107,diciembre 1999

Uno de los principales factores a los que se atiende para considerar a una comunidad rural en su tamaño. Lo más frecuente es considerar rurales las poblaciones inferiores a 2000 habitantes.

La población rural todavía cuantitativamente numerosa y ejerce un papel importante en la configuración de la realidad social de nuestro país.

Sin embargo, podemos decir que el mundo rural dispone de unas infraestructuras y dotaciones de servicios y medios convencionales de bienestar inferiores en cantidad y calidad a los que se pueden encontrar en las áreas urbanas.

Las bibliotecas públicas tienen una importante misión que cumplir en este contesto en el que el valor de la información como herramienta para el desarrollo económico parece estar claro.

Pero aunque la información es un bien necesario también puede representar un problema. La información sin sentido, sin comprensión, que la haga convertirse en conocimiento, y sin mecanismos de control, que permitan desenvolverse en un campo en continuo crecimiento, además de resultar inútil es perjudicial.

Las bibliotecas tienen entre sus principales funciones favorecer la educación y permitir que sea un hábito que nos acompañe a lo largo de toda la vida.

Por otro lado, no podemos pensar en la sociedad de la información como algo deseable si no se ponen los medios para que todo el mundo acceda a ella. Precisamente el mundo rural es uno de los sectores más utilizados de puntos de acceso a Internet y de medidas para que la gente pueda desenvolverse en ese medio.

La tecnología no puede atender las necesidades de la sociedad de la información sin ayuda de los profesionales bibliotecarios. Poca gente conoce el cómo y el porqué de la información como estos profesionales y la explosión informativa exige su pericia para, por ejemplo, decidir cuando se debe acudir a servicios online y cuando utilizar otros recursos disponibles.

Hay además una tarea alfabetizadora y de poner recursos a disposición de la gente que no tiene, y no va tener en un futuro próximo, ordenador en casa. No solo hay que facilitar los rudimentos necesarios para introducirse en el Cyber espacio, también se deben facilitar los caminos para encontrar lo que los usuarios buscan de la forma más fácil y fiable.

Es fácil imaginar q las comunidades que no cuenten con servicios modernos de biblioteca pública, fijos o móviles, se convertirán muy pronto en “localidades de segunda clase” y sus residentes se verán privados de información críticamente importante a la que, como ciudadanos, tienen derecho.

Para poder actuar, pero también para asegurar su supervivencia, las bibliotecas rurales necesitan conocer a su comunidad y darse a conocer a sus usuarios reales y potenciales. Se hace imprescindible detectar las necesidades de la comunidad a la que se atiende. En función de los datos reales, la biblioteca elaborará un plan de servicios que se ajuste a las necesidades de la comunidad.

La biblioteca debe estar atenta a los contactos con todos los organismos y asociaciones que puedan enviar folletos o con los que el usuario pueda contactar para temas como discapacidades, grupos de apoyo a las mujeres, asociaciones de gais y lesbianas, centros de ayuda a alcohólicos y otras adicciones, etc.

Es imprescindible saber comunicar a la sociedad, y a los responsables políticos, la importancia de la biblioteca. No olvidemos que las bibliotecas, como instituciones, y los bibliotecarios, como profesión, están históricamente ligados a estereotipos desfavorables y a imágenes negativas.

Aunque actualmente al hablar de redes bibliotecarias debamos incluir la utilización de ordenadores y su interconexión, el trabajo en red incluye muchos otros aspectos beneficiosos que la tecnología no hace sino potenciar. La situación actual en la España rural, también en muchas ciudades, es la de bibliotecas asiladas, que no tienen acceso a los catálogos de otros centros, sin bibliotecas provinciales y comarcales que actúen como apoyo, sin préstamo interbibliotecario, sin colecciones actualizadas, con unos fondos documentales que se detienen en los libros y la prensa local. Eso por no hablar de las zonas más apartadas y los núcleos de población más pequeños que sólo pueden tener un buen servicio a través de servicios móviles. La flota de bibliobuses española no es, salvo excepciones, muy buena y en algunas regiones sencillamente no es.

La mayor parte de los bibliotecarios rurales, como todos los que trabajan en pequeñas bibliotecas que no están apoyadas por una red bibliotecaria, necesitan ser expertos en todo. Tienen que controlar la sección de adultos y la infantil, mantener el catálogo y atender al público, que lo mismo quiere un buen libre de terror, que información para un trabajo del colegio sobre “el agua como recurso”. Se espera de ellos que puedan dinamizar la biblioteca, tratar sobre su financiación, publicitar sus servicios y estar al día en múltiples aspectos técnicos y profesionales. Esto incluye una formación en nuevas tecnologías que debería ir más allá de lo que necesita un simple usuario.

Las posibilidades de los bibliotecarios rurales para asistir a congresos, jornadas y cursos son mucho menores que las de quienes trabajan en bibliotecas grandes (o en redes bibliotecarias) y al día de hoy no existen estudios de biblioteconomía que se puedan desarrollar a distancia.

Además, debemos tener en cuenta que muchas de esas personas han sido contratadas atendiendo más a que su sueldo no desequilibre los presupuestos municipales que al servicio que van a dar a la comunidad. Sólo podremos avanzar en solución de estas carencias mediante la cooperación bibliotecaria y el interés de las administraciones sobre este tema. Una buena red telemática puede multiplicar las posibilidades de formación del personal bibliotecario y revertir este conocimiento en toda la sociedad.

Ya en 1948 Norman Lynraun, un bibliotecario australiano, dijo que “las buenas bibliotecas están hechas con edificios, libros y cerebros y el ingrediente más importante es el cerebro”. Necesitamos invertir en plantillas bien formadas y con posibilidades de formación continua.

Los bibliotecarios debemos ser conscientes de que nuestra imagen y la de la biblioteca afecta tanto a nuestros usuarios como a los no usuarios y que sus opiniones deben ser tenidas en cuenta.

Hace algunos años la entrada de una biblioteca en la informatización se solucionaba comprobando un ordenador. Pero las cosas van rápido y ahora es imprescindible tener en cuanta la conectividad. Internet permite a las pequeñas bibliotecas ampliar sus recursos y ofrecer a sus usuarios una puerta hacia el exterior.

Tácticas para los nuevos tiempos

Para que las bibliotecas públicas tengan un futuro y algo que ofrecer en el mundo rural debemos tener en cuenta una serie de aspectos:

  • Es imprescindible estar atentos y conocer las necesidades de las personas que no acuden a la biblioteca. No podemos limitarnos a nuestros usuarios diarios u ocasionales.

  • Debemos ser capaces de saber comunicar a la sociedad y a los responsables políticos la importancia de la biblioteca.

  • Los servicios deben adaptarse, en la medida de las posibilidades, a los usuarios: guías de lectura específicas, información sobre novedades, reservas, préstamo interbibliotecario, programaciones especiales y activa.

  • Asegurar la información necesaria para lograr una ciudadanía responsable y activa.

  • Garantizar las posibilidades de desarrollar un aprendizaje responsable y activo.

  • Convertir la biblioteca en un centro de información para la comunidad que permita apoyar los programas de desarrollo local.

  • Utilizar las nuevas tecnologías para mejorar y ampliar los servicios, facilitar la formación de los profesionales y servir a la comunidad como punto de acceso a recursos externos.

  • Unos presupuestos claros, responsables y justificados al final de cada ejercicio.

  • Compartir recursos y trabajar en red.

En la enseñanza primaria post - logse se ha oficializado una secular tradición pedagógica en el área denominada Conocimiento del Medio. Desde las alternativas que emergieron en los movimientos renovadores de los años setenta, a la didáctica del entorno, se añadieron otros ingredientes entre los que cabe citar el estudio del medio para la identificación nacionalista y, en aquellas comunidades donde no existía una conciencia nacional y donde, como en Castilla y León, el peso de lo rural era un hecho diferencial, la didáctica del entorno cuajó en propuestas de identificación con lo rural, de revalorización de la cultura del propio pueblo frente a la urbana, de la búsqueda de la emancipación de un entorno deprimido mediante la valoración de sus propias esencias.

El maestro (la escuela) puede, debe, y de hecho lo hace, inducir nuevas ideas en el más amplio sentido de la palabra. El conocimiento del medio o entorno donde tiene lugar la experiencia física y social de nuestros alumnos, no debe ser un fin, sino un motivo para el contraste con un universo que en absoluto puede limitarse al paisaje que nos rodea, al plano topográfico, al folclore local o las instituciones de “patrias chicas”.

La documentación bibliotecaria de todo tipo constituye un material sin el cual los maestros no podrían “abrir las puertas al mundo”. Si nosotros no abrimos esas puertas al mundo, el mundo se colocará en la escuela por la puerta de atrás, es decir, por la televisión. O se colará por conductos fosilizados, descontextualizados, elaborados por otros, es decir, por los libros de texto.

No es muy difícil imaginar la vida cotidiana de los menores de 12 años en estos lugares. Niños solos o en grupos de dos o tres, en la calle o en el campo cercano, con bastante tiempo libre y falta de alternativas para rellenarlo. Deambulan por un escenario siempre idéntico y tranquilo, más propio para la reflexión de filósofo que para la excitación del juego colectivo. No existe la pandilla con sus posibilidades de relación y socialización, ya que apenas hay dos o tres compañeros de la misma edad. No podrá jugarse un partido de fútbol “de verdad”, ya que no hay suficientes jugadores, ni se puede asistir al cine, al teatro infantil, a la biblioteca.

El diagnóstico general apunta al aislamiento, a los horizontes cerrados, a un forzado predominio de la comunicación con adultos o niños de edades diferentes. Maestros del medio rural confirma que, en estas circunstancias, no es de extrañar que los niños y niñas de estos pueblos consuman más televisión incluso que los de la ciudad.

Teniendo en cuenta que es inútil y sin sentido una oposición frontal al consumo de televisión por los niños sin la oferta de otras alternativas, y teniendo también presente que sería de todo punto ilusorio proponer la creación de servicios culturales en cada pueblo, nos enfrentamos, con cierta impotencia de entrada, ante lo que he señalado como “obstáculos de mayor calado para una educación documentada en la que la presencia de la biblioteca adquiera sentido y necesidad”.

Nuestra propuesta es que la “cabecera” del CRA ha de ser un lugar habitualmente ocupado para actividades conjuntas de los alumnos y alumnas de distintos pueblos simultáneamente. Y hay obstáculos en el mismo mapa de los CRA. Existen CRA que agrupan desde 3 pequeños pueblos muy cercanos hasta otros con 20 pueblos. La función del CRA como instrumento para romper el aislamiento y alternativa al tiempo libre de los niños de primaria.

  • Cada día de la semana acudirían, de forma rotativa, los alumnos de unos pueblos con sus respectivos profesores, incluyéndose en este reparto la propia localidad de cabecera.

  • La presencia en el centro - base sería durante toda la jornada escolar, preferiblemente en jornada partida, con la existencia del correspondiente servicio de comedor.

  • A lo largo del día puede organizarse el trabajo de formas muy diversas.

Los servicios bibliotecarios en el ámbito rural: consideraciones a tener en cuenta

  • Hemos de partir de la base que estamos trabajando para un colectivo específico, con necesidades especiales de información y que, en este aspecto, vive en un estado de marginación respecto al total de la población; las redes de información no llegan a las zonas rurales que, al encontrarse alejadas de los núcleos de decisión, se ven arrastradas, individual y colectivamente, a actuar como meros espectadores de procesos que acaban afectándoles.

Esta situación de marginación se agrava al coincidir con una segunda de desconocimiento total de las características específicas de cada municipio y, a partir de éste, con el desconocimiento también del perfil de necesidades y problemáticas que se plantean sus habitantes en el día a día.

  • La solución a estos dos factores pasa por construir modelos totalmente adecuados a cada realidad que han de partir de un estudio del entorno en busca de las peculiaridades de cada uno de ellos.

  • La tercera observación a tener en cuenta es la baja expectativa que existe sobre nuestros servicios, tanto a nivel de población como a nivel político. Esto nos lleva a plantear la necesidad de que, en el momento de diseñar nuestros servicios en las zonas rurales, estos vayan acompañados de un programa de formación de usuarios y de difusión importante.

  • La cuarta observación hace referencia a la planificación general de estos municipios y formación que tienen los representantes de la administración local.

  • Centrándonos en el terreno cultural, la oferta cultural en estos municipios es prácticamente nula. Podemos hablar de una situación de no oferta que es, en la mayoría de caos, histórica.

A partir de las funciones que son propias de la biblioteca pública, podemos concretar los fundamentos básicos de los servicios bibliotecarios en zonas rurales.

  • Potenciar el uso y el conocimiento de los servicios y de la estructura bibliotecaria. Los resultados del trabajo de campo ponen de manifiesto el desconocimiento que la población tiene sobre las posibilidades y los servicios que ofrecen los diversos centros de información. Las bajas expectativas hacen que estos sean totalmente prescindibles para una población con unas necesidades de información específicas que cubren a través de otros organismos ya existentes.

  • Punto de encuentro e intercambio cultural.

  • Agente de información individual y colectiva.

  • La lectura como una posibilidad más de ocio y de conocimiento. Los hábitos lectores en las zonas rurales se ven, en muchos casos, reducidos a la lectura de revistas. La falta de librerías u otros centros comerciales dificultan el conocimiento de las novedades editoriales. En este sentido el bibliobús es una solución adecuada.

  • Creación de una identidad local.

  • Planificación de un servicio bibliotecario en zonas rurales

    Usuarios

    El servicio debe atender y dar respuesta a las necesidades de todos los usuarios, colectivos e individuales, teniendo en cuenta sus necesidades pero también con el objetivo de aumentar las expectativas de la población.

    Local y equipamiento

    El servicio que planteamos debe intentar no crear equipamientos nuevos, sino que debe aprovechar aquellos ya existentes y los servicios que ya se ofrecen intentando dar un acceso uniforme y único teniendo en cuenta las posibilidades que el acceso a Internet nos ofrece en lo que se refiere a información y formación.

    Recursos de información

    Hablamos de un espacio polivalente, con un fondo diverso en soporte y acceso que debe actualizarse periódicamente, que debe dar acceso a fondos e información de otros equipamientos y que debe responder a los intereses de públicos muy variados.

    Personal

    Todo este planteamiento debe estar coordinado por un profesional que debe conocer a los usuarios y sus necesidades y que debe ser el motor de todo el servicio. Esto supone que debe diseñar y actualizar todos los recursos de acceso a la información, tanto si pensamos en una intranet municipal como en un sencillo cartel de anuncios en el cual se informa periódicamente de las actividades en otros municipios, cursos, actividades de la biblioteca central comarcal...

    Artículos:

    Lectores y bibliotecas en el medio rural

    Revista:

    AABADOM, julio-septiembre 1997

    En el año 1948 nace en Europa continental la biblioteca pública ligada a los principios básicos de la democracia moderna y a los derechos fundamentales del ciudadano.

    Es mucho más reciente en España la proclamación del Estado de derecho, lo cual no ha impedido que el ciudadano, con independencia de su actividad profesional o de su lugar de residencia haya demandado políticas encaminadas a la concreción de los derechos fundamentales a través de unos servicios públicos, que paulatinamente se han ido extendiendo por el territorio. Se explica así el contacto reciente de la biblioteca pública con el espacio rural.

    En vista de esto, podía atreverme a catalogar como rural de esto, podía atreverme a catalogar como rural todo lugar en el que no es posible acceder a un mínimo de cuatro bibliotecas públicas empleando un medio de transporte público regular de viajeros y en el plazo máximo de dos días.

    En zonas que padecen “presiones del mundo moderno”, zonas situadas cerca de ciudades y capitales en áreas con una alta densidad de población. Se constata fácilmente una competencia por los nuevos usos del suelo, generada por las actividades residenciales, industriales y de ocio.

    En esta zona aparece con frecuencia un problema de composición social, puesto que la población se encuentra dividida en dos grupos: por una parte, las personas que han vivido en el medio rural desde hace muchos años y que reciben bajos salarios y trabajan en industrias primarias o relacionadas con la agricultura y, por otra parte, los establecidos recientemente, que tienen salarios más elevados y suelen trabajar en ciudades cercanas, además de poder comprar mejores casas, tener un acceso más cómodo a los servicios urbanos, etc.

    Luego, están las zonas que padecen “decadencia rural”, en las que es importante aún la agricultura, pero donde las explotaciones agrarias suelen ser tan pequeñas que únicamente pueden cubrir las necesidades de una persona y la ausencia de empleo alternativo desemboca en el éxodo rural, especialmente entre los jóvenes.

    Una tercera categoría de problemas son los característicos de las “zonas marginadas”, como las zonas montañosas. Éstas tienen unos rasgos propios: población envejecida, con un bajo nivel cultural y gran analfabetismo funcional, con economías agrarias de subsistencia, escasa población joven, y carencia de medios de comunicación e información. En resumen, son zonas de aislamiento cultural, económico y físico.

    Es en estas dos últimas zonas donde los problemas que tradicionalmente se consideran rurales se ponen de manifiesto: problemas de accesibilidad, infraestructuras deficientes hay un menor desarrollo de los servicios públicos. Lo cual va acompañado de bajos niveles de ingresos, falta de oportunidades de empleo y emigración de la población joven y femenina a las zonas urbanas.

    En Asturias, un estudio reciente, realizado por FADE y la Consejería de Agricultura dentro del programa europeo ARCADE, sobre necesidades de formación en el sector primario, apuntaba que los trabajadores del sector primario:

    • Tiene una mentalidad tradicionalista y son reacios a nuevas técnicas productivas.

    • Siguen en la creencia de que con la autoformación es suficiente para sacar adelante una explotación ganadera o agrícola, y, en consecuencia, la autoformación sigue siendo el método de aprendizaje más generalizado.

    • Desde diversas instancias reciben un bombardeo de información que en la mayor parte de los casos no son capaces de analizar ni de asimilar.

    Podemos añadir más características aún, pero no vamos a dejar a un lado el otro término de la relación: la biblioteca pública.

    El ciudadano, en primera instancia identifica la biblioteca con un edificio, por lo general, rehabilitado y que anteriormente tenía un uso de docente o residencial. Se trata de un edificio, por lo común, cerrado, esto es, que no deja ver qué sucede en su interior, ni lo que hay dentro de él; un edificio hermético, como la información o la cultura sigue siendo para una mayoría de la población rural.

    La biblioteca se queda con la imagen de lugar para los que estudian, para los que tienen una formación y un gusto por la lectura, y para el turista o veraneante que pasa unos días de ocio en el pueblo.

    La biblioteca comparte espacio con otros servicios especializados, que están conociendo un desarrollo espectacular en estos últimos años: información juvenil, información turística e información sobre consumo son algunos de esos servicios que, al contrario de la biblioteca, no se entienden sin el soporte de las nuevas tecnologías y sin el apoyo de un fondo bibliográfico adecuado. Así pues, la creación de estos servicios especializados viene a reforzar la idea de que la biblioteca debe limitarse a dar información bibliográfica, abandonando cualquier otro tipo de información de interés general que no sea la recogida en monografías o publicaciones seriadas.

    No se puede entender la biblioteca pública desligada de las funciones que tiene asignadas y de su papel de garante del ejercicio de los derechos a la información y a la cultura para todos, incluso para aquellos que aún quedan en el medio rural, sumidos en su aparente inamovilidad, en su dinámica lenta y poco evolucionada, en sus trabajos escasamente productivos.

    El informe elaborado por FADE y la Consejería de Agricultura, no deja de señalar el escaso acceso de los encuestados a las publicaciones especializadas, y la gran variedad de conocimientos necesarios para el trabajo en el medio rural: sobre maquinaria agrícola (mecánica), abonado, fertilización de suelos, aplicación de productos fitosanitarios, ensilado, conservación, seguridad en el trabajo, nuevas tecnologías aplicadas a la alimentación y gestión de cultivos, conocimientos básicos en informática, legislación, veterinaria (sanidad y profilaxis del ganado), conocimiento del mercado, de precios y tendencias, de contabilidad y administración de recursos a un nivel básico, fundamentos de asociacionismo y cooperativismo, y normativa sobre medio ambiente, etc.

    12