Bibliotecas públicas

Biblioteca electrónica. Nuevas tecnologías. Internet. Servicios virtuales. Legislación. Situación actual

  • Enviado por: Alejandro Font
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 23 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

  • Bibliotecas públicas relacionadas con las tecnologías de la información desde un punto de vista social

  • El incremento vertiginoso de la “World Wide Web” (Red Ancha Mundial) en un escaso periodo de tiempo, está provocando profundas alteraciones en multitud de aspectos, que obligará a una reestructuración completa de organismos e instituciones públicas y privadas. Esto representa el mayor desafío que jamás ha experimentado la labor de los profesionales en general y de los bibliotecarios en particular. Tienen la necesidad de integrarse plenamente en la red global de información, aprovechar sus extraordinarias cualidades mejorando sus capacidades en su habitual entorno físico y en el nuevo y esperanzador medio virtual.

    La comunicación personal en las bibliotecas siempre ha sido muy importante, entre colegas bibliotecarios de todo el mundo, entre bibliotecarios y proveedores o con los usuarios. Esta relación personal ha sido provechosa para intercambiar referencias que se requieren con urgencia, para ubicar un dato del que sólo tenemos idea vaga, para ampliar las búsquedas de información más allá de sus espacios habituales.

    Podría pensarse que en una biblioteca tan avanzada como la biblioteca electrónica no se usaría este diálogo; sin embargo, es precisamente la tecnología la que nos apoya para revitalizar esta práctica y enriquecerla, ya que la comunicación se hace más rápidamente, de manera más fluida y espontánea. Las video-conferencias, y la nueva telefonía nos da la voz y la imagen para eliminar en alto grado la barrera de la distancia y así en los próximos años, ya en el nuevo siglo tendremos más soportes tecnológicos que harán nuestra comunicación mucho más efectiva que la que hasta ahora tenemos.

    Todos los medios de comunicación al alcance de la biblioteca electrónica deberán ser utilizados para propiciar sus relaciones públicas y académicas y apoyar las de sus usuarios, en beneficio del mejor desarrollo de las responsabilidades que cada uno tiene encomendadas. Un problema importante es que la tecnología se está desarrollando mucho más rápida que la reflexión sobre el uso de estos medios, y sobre la forma más adecuada de garantizar una democracia en su uso.

    Es obligatorio que asociaciones no gubernamentales y expresiones de la sociedad civil de todos los países inicien debates, porque seguramente no se escogerá la alternativa más igualitaria en ausencia de presiones. Una sociedad democrática verdadera depende de ciudadanos activos e informados, es por eso que todos estamos comprometidos en la necesidad de comunicación por lo que debemos reflexionar seriamente sobre esta cuestión.

    Los centros bibliotecarios pueden cumplir mediante su adhesión a las nuevas tecnologías muchos de sus objetivos “ La libertad, la prosperidad y el desarrollo de la sociedad y de los individuos son valores humanos fundamentales, podrán alcanzarse mediante la capacidad de individuos bien informados para ejercer sus derechos democráticos y desempeñar un papel activo en la sociedad, con un acceso libre y sin limites al conocimiento, pensamiento, la cultura y la información”

    2“ Las colecciones y los servicios han de incluir todo tipo de soportes adecuados, tanto en modernas tecnologías como en soportes tradicionales, fomentar el diálogo intercultural y favorecer la diversidad cultural”

    Para alcanzar estas metas cabe decir que las bibliotecas, han ejercido esta labor localmente, restringiéndose generalmente a su comunidad. A través de la ”net” se puede ampliar a un área de difusión ilimitado. Gracias a una característica principal de la red digital que nos explica Negroponte 3:

    • Es globalizadora Los seres humanos tendemos a sospechar de aquellos que no se nos parecen, que no actúan igual que nosotros porque tenemos una visión limitada de lo que nos rodea. En internet las comunidades formadas por las ideas van a ser tan fuertes como las compuestas por la fuerza de la proximidad física. En las comunidades electrónicas el aspecto físico será irrelevante”.

    El carácter local de los centros bibliotecarios evolucionará convirtiéndose en una enorme red divulgativa, ya sean del mismo país o de diferentes. En la que unos y otros se suministrarán información de todo tipo, cooperarán entre sí desarrollando proyectos. Compararán planes bibliotecarios y incluso a través de videoconferencia conectarán con escuelas locales, llegará a muchos más usuarios en una forma que nunca hubiera podido alcanzar por métodos tradicionales.

    Las bibliotecas tendrán la posibilidad de ofrecer sus colecciones en el medio físico y electrónico. Uno y otro no deben estar enfrentados, ya que para cumplir fielmente los principios bibliotecarios de la UNESCO es necesario que se complementen. Ambos son indispensables para la transmisión de la cultura y el conocimiento. El bibliotecario deberá ser un experto “navegante” para ofrecer el mejor servicio posible tanto a los visitantes que se acercan físicamente hasta la biblioteca como los que lo hacen por la “Net”.

    4 “La mayor preocupación de mi biblioteca es poner a disposición del mayor numero de personas el mayor volumen de conocimientos. El medio no es lo más importante”

    Las bibliotecas deberán ofrecer gratuitamente todas sus colecciones y servicios a los consumidores a través de su dirección digital. Será necesario quizás que cada usuario esté debidamente registrado y controlado mediante un login y un password. Mediante este tendrían acceso a las obras clásicas y a documentos de interés general. Una de las grandes trabas actuales para realizar el préstamo de documentos electrónicos completos es la facilidad que ofrecen estos soportes para ser copiados y la dificultad de control de la copia ilegal de originales, lo que supone un serio compromiso para los derechos de autor.

    Seguridad y privacidad toman especial importancia porque muchas personas en muchos lugares con muchos puntos de entrada tienen acceso a las redes.

    Hoy es muy importante proteger los datos y programas de software y hardware de catástrofes involuntarias o de actos vandálicos; asumir desde el diseño del sistema de información que puede haber errores al interpretar las órdenes, por incompetencia o ignorancia.

    Las redes se hicieron para comunicar a todos los que las componen, Internet en particular es compartida por millones de usuarios, entre los cuales podemos encontrar a quienes le dan mucha importancia la seguridad y a quienes les gusta violar cualquier medida de protección.

    La seguridad de la red se puede propiciar con la participación de varios elementos:

    • Los usuarios deberían ser identificables con su clave personal

    • Las acciones y entradas a los sistemas y a la red deberían ser autorizadas

    • Los programas de software y de hardware deben tener sistemas de seguridad integrados que los protejan del daño y uso no autorizado

    • La transmisión dentro de la red debe estar a salvo de fallos y proteger la privacidad

    La biblioteca del futuro resaltará su función de ayuda al usuario, a fin de que aceda a distancia y por si solo a la información deseada; para lograr esto habrá servicios directos e indirectos, con apoyos electrónicos para hacer uso de la información y ejercer la lectura que nos acercará al conocimiento.

    Todos los servicios que se ofrezcan en estas bibliotecas y se diseñen en el futuro tendrán como meta principal acercar a los seres humanos, llamados hasta hoy usuarios, con la información; ya sea académica, comunitaria, social, recreativa.

    En esta biblioteca se conservarán colecciones y servicios que se apoyan en el papel, en los impresos y que conviven con las colecciones y servicios apoyados en los medios electrónicos. Muchas de las veces el concepto de los servicios se mantendrá; sin embargo, los alcances y las modalidades se ampliarán en función del soporte en que se registre la información y de la disponibilidad tecnológica en cuanto equipo y colecciones, y el acceso a las telecomunicaciones.

    Se mantendrán servicios como:

    • Préstamo en todas sus modalidades: en sala, a domicilio e ínter bibliotecario. El desarrollo de estos servicios en la biblioteca del futuro se dará a partir de los nuevos materiales que serán objeto de préstamo, como CD-roms, disquetes, y otros materiales electrónicos.

    • Consulta este servicio es fundamental para conectar al usuario con la información, de manera muy especial cuando tenemos una necesidad de información y todavía no sabemos con exactitud; fuente informativa nos puede ser útil.

    Para poder identificar la información adecuada para una necesidad específica será necesario acercarse a toda la colección y navegar por varias de las rutas que nos ofrecen las redes de telecomunicación e información.

    Las operaciones que nos va a proporcionar la biblioteca digital son:

    • transferencia de información desde Internet.

    • correo electrónico (comunicación de mensajes escritos por medio de computadoras en red)

    • videoconferencia (conversación video telefónica entre varios interlocutores simultáneamente, en la que pueden verse y mostrarse documentos)

    • multimedia: voz, datos y videos, imágenes fijas y en movimiento, distribución de información vía celular.

    Lo que si queda claro es que el prototipo de biblioteca ha cambiado con el ingreso masivo de la tecnología en todas sus funciones y en todas sus colecciones. La relación tan intensa de la sociedad con la tecnología también ha modificado la relación y comunicación con los usuarios de información.

    Democracia y biblioteca tienen una relación simbiótica pues sería imposible la existencia de una sin la otra. La biblioteca pública, históricamente fue la institución destinada a desempeñar un trabajo democrático proveyendo acceso equitativo a la información, a fin de que los ciudadanos desarrollen sus potencialidades de creación, educación, entretenimiento y participación comunitaria sin distinción de raza, credo.

    Los centros bibliotecarios contarán con computadoras, módems, líneas de banda ancha, pero no harán un buen servicio a los clientes si no les ayudan en sus búsquedas informativas, por su experiencia milenaria en la organización y administración de documentos. En realidad los bibliotecarios parecen más comprometidos con la tradición que con las nuevas tecnologías. Por ello la inmensa mayoría de los índices existentes en Internet son el resultado de la gestión de estudiantes, especialistas en campos diversos e informáticos.; como sistema de información Internet es una obra amateur.

    Se necesitará la colaboración de especialistas en la organización de la información, como los bibliotecarios, con los especialistas de la informática y posiblemente también la colaboración de psicólogos, sociólogos para construir soluciones adecuadas al ciberespacio compartido por múltiples culturas, idiomas y conocimientos.

    En el futuro las bibliotecas con servidores propios o con espacios reservados en servidores comunitarios, pueden ofrecer a autores e investigadores locales sin posibilidades de publicación tradicional y con la calidad requerida, la publicación en el espacio de la biblioteca. Este servicio no conllevaría gastos a la biblioteca pero significaría un valioso aporte para la comunidad y la posibilidad de formar colecciones electrónicas importantes.

    B) Bibliotecas públicas relacionadas con las tecnologías de la información desde un punto de vista económico

    Los servicios de información son fundamentales en toda empresa ya sea académica, comercial, industrial, etcétera, por lo que las bibliotecas deberán adaptar, adecuar y crear ofertas para explotar el lugar de privilegio que la sociedad le da como transformadora de la compleja masa de información. Producto del gran volumen generado cada segundo y como mediadora entre datos, fuentes, la oferta y la demanda.

    Para realizar las funciones que emergen de los cambios tecnológicos y adoptarlos para la sociedad, se crean complejos sistemas de almacenamiento, de archivo y de recuperación de información. Compartir recursos informativos será un hábito global ejercido por todos los países y por los especialistas y usuarios de información.

    Los servicios de información ofrecidos por las bibliotecas deberán ser flexibles, diseñados con base tecnológica que ofrezca diferentes niveles en el propio sistema y en sus protocolos;. Se trabajará en sistemas abiertos interconectables, permitiendo que las aplicaciones de los softwares sean transportables permitiendo las transferencias de información y de archivos. Se implantarán servicios que ofrezcan soluciones a necesidades locales, que reflejen la peculiaridad de cada pueblo o grupo específico de usuarios. Al mismo tiempo, que permitan cubrir lagunas dejadas al paso de los grandes sistemas.

    El panorama contemporáneo de los servicios de información y de las bibliotecas electrónicas se encuentran con una paradoja, el mercado tecnológico es mucho más amplio que sus presupuestos. Estos son insuficientes a pesar de reconocer la gran utilidad del valor que ofrece la información en su versión electrónica: ahorro de tiempo, incremento de oferta, localización y entrega de documentos software y licencias de uso. La información es fundamental para el desarrollo de cada individuo y de cada país, pero los procesos que hacen posible que se genere y se use cuestan.

    Todos los costos y operaciones que requieren los servicios de datos hay que pagarlos; actualmente, la biblioteca electrónica, que con mucha facilidad nos ofrece grandes prestaciones en cuanto calidad o cantidad de información, está concebida y apoyada en una fuerte infraestructura tecnológica. Requiere de más apoyo para estudiar, experimentar y probar los desarrollos que se requieren, y los que surgirán como nuevas demandas de los usuarios y de los bibliotecarios.

    Recordemos que la creación e innovación electrónica, tecnológica en estos últimas tres décadas ha sido mucho mayor de la que hubo en las siete anteriores del siglo. Por lo que podemos esperar más rapidez en los cambios del próximo siglo XXI, las demandas de los usuarios cada vez serán más específicas y sofisticadas en cuanto a comodidad y calidad.

    Los aspectos contables que maneja la biblioteca electrónica son muchos, pero podemos destacar: los pagos de adquisiciones de todos los gastos informativos, libros, revistas, servicios en línea, bases de datos, servicios de las redes a las que se tiene acceso, etcétera. Los pagos por servicios y los de administración de la biblioteca. Todos estos aspectos tendrán que manejarse por vía electrónica, tanto a nivel de solicitud, de transacción, de facturación.

    Tendrán que ser de uso común los convenios y contratos entre grandes bibliotecas y proveedores comerciales, que prevean transacciones electrónicas para búsquedas en catálogos, servicios cooperativos de catalogación, recuperación de información, entrega de documentos.

    La biblioteca pública virtual tendrá capacidad para recibir y pagar facturas, y a su vez controlar y recoger el pago de servicios de otras instituciones; facturar a compañías e individuos, servicios individuales y paquetes de servicios; pagos ocasionales, mensuales o anuales. Esta es un intermediario entre el proveedor y el usuario; pero también puede jugar el papel de distribuidor, por lo que tiene que diseñar rutinas y apoyos tecnológicos que le permitan pagar y cobrar servicios y productos.

    C) Bibliotecas públicas relacionadas con las tecnologías de la información desde un punto de vista político

    Al respecto, los gobiernos tienen un rol clave ya que en ellos recae la responsabilidad de crear la infraestructura necesaria para la existencia de autopistas electrónicas de información y también para proporcionar un mayor acceso equitativo a las mismas a través de escuelas públicas, bibliotecas e instituciones no lucrativas. En los países con economías subdesarrolladas, deben ser de alta prioridad las políticas gubernamentales para promover el desarrollo de la red de telecomunicaciones, puesto que el incremento de disponibilidad de fuentes de información "en línea" afectará en el futuro el potencial económico de los mismos.

    Sin embargo en los países desarrollados, la política gubernamental se orienta hacia la desregulación en las telecomunicaciones con el objetivo de incrementar la competitividad, lo que a largo plazo se traducirá en un incremento de servicios y en la reducción de costos.

    Las legislaciones deberán hacer controles contra los “hackers” , ya que los virus que propagan por la “net” son muy destructivos y amenazan los contenidos digitales. Estas normativas y restricciones tendrían que proteger contra:

    • Acceso no autorizado.

    • Destrucción de datos.

    • c. Infracción de los derechos de autor.

    • Infracción del copyright de bases de datos.

    • Interceptación de e-mail.

    La libertad de acceso a la información es considerada por algunos usuarios como superior o por encima de otros derechos tales como la propiedad intelectual. Para ellos cualquier tipo de obra introducida en la red debería pertenecer al dominio público, y solicitan la inaplicabilidad de los derechos de autor y la supresión de fronteras en el ciberespacio para permitir el libre flujo de la información.

    La autora Conny Ang dice 5 “ la sociedad del futuro se caracterizará por una comunicación multimedia, descentralización y desregulación. Las bibliotecas públicas tendrán la oportunidad de servir de instrumento de selección de información para los expertos; solamente mediante una selección inteligente de los medios puede transmitirse su conocimiento y cultura.

    El poder central va a disminuir su influencia, no tendrá dominio directo sobre todo el comercio que se desarrolle en la red, por las particularidades de las nuevas tecnologías:

    • 6 Los territorialismos en internet no existen, pertenecer a una cultura digital une más que las adhesiones territoriales de la geografía.

    Las bibliotecas publicas deberían ofrecer una buena información sistematizada, también pese a su carácter público firmar acuerdos con otras instituciones para patrocinarse y obtener fondos.

    1/ Situación bibliotecaria actual

    El medio impreso en papel ocupa actualmente un puesto de privilegio en la biblioteca, de momento en ésta no se ha notado una transformación radical para adaptarse a las nuevas tecnologías.

    Se mantienen los servicios habituales:

    • Préstamo de libros impresos, publicaciones periódicas, grabaciones sonoras, de video; libros de consulta rápida, archivos etc..

    • Catálogo automatizado, bibliografías en CD-ROM.

    • Salas de lectura y consulta.

    • Los profesionales están empezando a utilizar la “net” como un complemento a sus actividades de suministro de información, especialmente productiva en las consultas referenciales. El desarrollo de las llamadas tecnologías de la información está provocando una profunda metamorfosis en todos los ámbitos de la sociedad. Caracterizado por el acceso a una globalidad documental de forma rápida, y en mayor o menor medida sencilla. Esto ha provocado la digitalización progresiva de todo tipo de soportes, especialmente el papel. También ha sido principal causante de lo que se conoce como “Sociedad de la información” ésta es producto de una revolución tan importante como lo fue en su tiempo la Industrial en el siglo XiX, está basada en la información en sí misma; el progreso tecnológico nos permite procesar, almacenar, recuperar y comunicar esta en cualquier formato: oral, escrito o visual sin restricciones de distancia, tiempo y volumen. Se han aumentado las posibilidades de comunicación facilitando una proximidad en tiempo y espacio entre las diferentes partes del mundo y la interrelación cada vez más fuerte entre todos los países.

    Una globalización en la que lo importante es la comunicación y el intercambio de pensamientos y ideas sin importar la procedencia, raza entre los usuarios. Con estos avances las generaciones futuras tendrán una visión tolerante, multicultural y enriquecedora del mundo.

    La información que se produce crece día a día, pero su consumo no lo hace al mismo ritmo, la tasa actual de crecimiento de producción de información ha sido valorada en 10%, mientras que el consumo está en un 3%. La implantación de redes está promoviendo el intercambio de datos facilitando la cooperación entre datos y servicios.

    Las bibliotecas públicas tienen que aplicar normas de uso internacional para la red, principalmente en las áreas de organización de la información. Como una urgente necesidad, por el gran volumen de información que circula; y por la gran cantidad de usuarios directos, que sin intermediarios especializados en recuperación de información, accedan directamente a los OPACS, a los textos completos y cualquier información ingresada en la red.

    En este entorno cambiante y en progresiva evolución las bibliotecas públicas, empresas e instituciones deben acometer una profunda revisión de conceptos para conseguir adaptarse y ser parte del mundo digital.

    La expansión de las nuevas tecnologías es imparable y las instituciones, empresas o personas que no se adapten no evolucionaran. El uso de la red digital va a transformar las concepciones y percepciones del mundo que conocemos: una globalidad de ínter nautas estarán interconectados y ya no importará la localización geográfica o los llamados territorialismos físicos, viviendo en un mundo interconectado en el que el canje de ideas y conocimientos fluirán indistintamente de un sitio a otro sin importar la procedencia.

    2/ Amenazas futuras

    El mayor dilema al que se enfrentan los profesionales de la información es la continúa digitalización de libros y documentos que están realizando instituciones públicas o privadas:

    *La biblioteca del congreso de los EE.UU. desarrolla un ambicioso programa denominado National Digital Library Program.( Programa nacional de biblioteca digital)

    Consiste en convertir sus colecciones impresas a un formato digital, alcanzando los 5 millones de documentos en este año.

    Según su director “se pretende pasar de una función pasiva de almacenamiento a una activa de amplia diseminación”.

    También en España destaca el proyecto que ha venido realizando la Biblioteca Nacional desde 1996 llamado Memoria Hispánica o el programa Codex del Ministerio de Educación y Cultura.

    Todo esto se debe a las ventajas del bit:

    • Los datos se transmiten a la velocidad de la luz por fibra óptica, este soporte domina en Estados Unidos y en la mayor parte del mundo. Su competidor (la habitual línea telefónica de cobre) no es el futuro de las comunicaciones digitales “la fibra es más barata que el cobre; tiene una capacidad de transmisión casi infinita” Negroponte afirma 7” Muy pronto podremos enviar 1 billón de bits por segundo, lo que significa que una fibra del tamaño de un cabello humano es capaz de transportar en un segundo todos los ejemplares que el Wall Street Journal ha editado hasta ahora”.

    • El acceso a estos datos es instantáneo, pudiendo acceder ya sea a libros digitalizados( clásicos, actuales e incluso en el futuro a códices y manuscritos si se desarrollan scanners que no afecten la conservación) música, publicaciones periódicas, bases de datos, etc.

    Si en un futuro no muy lejano se sigue a este ritmo de trasformación dentro de poco todo el conocimiento humano podrá estar almacenado en internet. Las personas que dispongan de un sistema con acceso a la red, podrán obtener un abanico inimaginable de información. La disponibilidad de esta es enorme, en teoría los países más desfavorecidos podrían acceder a este caudal documental y empezar a culturizarse rápida y económicamente. Desde la perspectiva bibliotecaria cabe mencionar que esta sino empieza a integrarse plenamente en las nuevas tecnologías podría quedar relegada a un segundo plano.

    La sociedad actual utiliza el soporte impreso o papel en la mayoría de sus actividades, así se lleva haciendo desde hace siglos. Pero debido a la fenomenal evolución de la técnica en estos últimos tiempos, esto va a cambiar más pronto o más tarde. No quiere decir que se vaya a desechar completamente; pero su uso según predice Negroponte va a sufrir un espectacular detrimento

    8 “Un libro tiene una cubierta llamativa, es ligero, fácil de hojear y no muy caro. Pero para hacerlo llegar hasta nosotros hay que almacenarlo y transportarlo. Sin embargo los libros digitales nunca se agotan; siempre están ahí.”

    Las bibliotecas públicas y la colectividad van a cambiar posiblemente en sus hábitos le lectura; no por el contenido sino por el continente. Teniendo la opción de alternar la lectura en papel o en pantalla digital, ya que si se crearan como dice Negroponte ordenadores de tan pequeño tamaño y de tanta manejabilidad, con la capacidad de interactuar con los datos dada su facultad multimedia; sin duda el papel no podría contrarrestarle; y pasaría a un segundo plano.

    Otro producto de gran interés y de un predecible exitoso desarrollo serán los libros con valor agregado, en el que apoyados con el texto completo electrónico podemos tener las diferentes versiones de una obra, los comentarios que sobre ella se han hecho, incluir los que el usuario quiera agregar y "jugar" con toda esa rica información, para futuras investigaciones, estudios comparativos o simplemente para consultarlos y satisfacer nuestra curiosidad.

    La información está presente en todas las actividades humanas y potencialmente todos somos productores de información; con las tecnologías no existen distancias para obtenerla, las posibilidades de acceder a un gran universo de investigación son muchísimas, pero las bibliotecas tienen que ser selectivas; y diferenciar entre lo que técnicamente es posible y lo que supuestamente es realizable.

    3/ FORTALEZAS FUTURAS

    La mejor baza que tienen las bibliotecas frente a Internet, es que el acceso global y el formato bit son también para este último su mayor enemigo. La red es todavía demasiado frágil, insegura, los programas no están bien protegidos de amenazas externas, esencialmente los virus. Estos al introducirse en el sistema pueden crear enormes destrozos: borrar los datos contenidos, alterarlos, no permitir al usuario manejar correctamente su ordenador etc. también al haber una interconexión mundial los virus pueden extenderse imparablemente, los de última creación son capaces de cambiar sus características para no ser eliminados de manera fácil. Hay “hackers” que han conseguido burlar sistemas supuestamente seguros como por ejemplo los del Ministerio de Defensa estadounidense, los del Pentágono etc.. por lo que entrar en una biblioteca virtual y cambiar o borrar toda la información que posee no seria demasiado difícil. Lo que recalca la duda sobre la seguridad del mundo virtual.

    Esta es la gran ventaja del entorno bibliotecario, el papel seguirá siendo el medio más seguro para atesorar el conocimiento humano. Pero debido a la gran masa informativa que circulará por la red, estos profesionales se encargarán de trasladarla a soporte impreso.

    Será una tarea realmente ardua y difícil, ya que ante la magnitud documental se harán necesarios criterios de selección, valoración y conservación como los utilizados hasta ahora, quizás un poco más flexibles debido a la supuesta perdurabilidad de estos bits en la red.

    La estructura física de los centros bibliotecarios cambiará:

    • Salas con terminales de acceso a Internet.

    • Lugares de enseñanza de este para indicar formas de acceso, modos de identificar informaciones y de obtener recursos electrónicos.

    • Aulas electrónicas comunitarias.

    • Archivos en el centro mucho más grandes equipados con los últimos avances tecnológicos, en el que coexistan perfectamente los medios habituales de conservación de documentos, con equipos específicos para archivar información digital.

    El papel de momento es mucho más fácil de leer; manejar, acceder. Para leer información digital necesitas una terminal con un procesador de textos, por lo tanto tienes que ir hasta el ordenador para leerla, tampoco un portátil es cómodo de llevar en la mano si se compara con el peso y grosor del medio impreso.

    El consumidor está mucho más familiarizado con este soporte. Quizás por las ventajas de lo virtual, la biblioteca actual tendrá más dificultades para atraer a los usuarios, le convendrá mostrarse como un lugar social de cultura, comunicación; con charlas, reuniones, coloquios o conferencias. Incluso incorporar sistemas como videoconferencia y sistemas informáticos para trabajo cooperativo desarrollando tareas de forma simultanea desde ubicaciones remotas.

    Las bibliotecas tendrán presencia tanto en el mundo físico como en el virtual, uno y otro se complementarán para ofrecer el mejor servicio a los interesados, los bibliotecarios serán expertos navegadores de la red para localizar rápida y efectivamente los datos pedidos, conducir a los usuarios a buenos servidores web, preparar bases de datos accesibles en línea, facilitar documentación e incluso interactuar con los usuarios para ayudarles en lo que precisen. Todo esto sin descuidar sus labores presentes de difusión y conservación de la cultura e información.

    Con las ventajas de la digitalización el usuario no dependerá de horarios y limitaciones físicas para conseguir el libro, música, película o cualquiera sea la información que espere de una biblioteca. Así como en la biblioteca electrónica se comparten los recursos informativos, también se van a compartir las habilidades, experiencias y conocimientos de los recursos humanos que se forman dentro de esta modalidad institucional.

    En este mundo globalizado, donde las telecomunicaciones, los procesos económicos y alianzas comerciales se entrelazan y la utilización de la información es altamente valorada, los proyectos cooperativos se facilitan y se provocan al punto de volverse necesarios; en estos planes el factor recursos humanos será uno de

    los ejes promotores y a su vez objeto de estos convenios.

    Dado el volumen de información que hoy se maneja y la especificidad del conocimiento que en nuestra época se estudia, y a partir del cual se genera la información, el personal que labora en las grandes bibliotecas y, por supuesto, en las electrónicas, el personal se conforma por un equipo de trabajo multidisciplinario, en el que destacan los documentalistas y otros especialistas en el manejo de datos; como los ingenieros informáticos, quienes trabajarán muy estrechamente con los biblioteconomistas

    El personal estará formado por diferentes tipos de profesionales, dependiendo del tipo de acciones y programas que demande el proyecto de servicios de información que la biblioteca electrónica desee ofrecer a sus usuarios: biblioteconomistas, ingenieros, educadores, además de los especialistas del área temática que trabaja la institución a la que pertenece la biblioteca.

    Todos estos expertos realizan un trabajo muy importante en beneficio de los usuarios, logrando personalizar más los servicios y hacerlos más amigables; estos profesionales actuarán en los aspectos internos como en los externos de los sistemas y servicios de información que se deseen ofrecer, pero existe un tipo de profesional

    que debe integrar todas estas participaciones: el bibliotecario.

    Este se concentrará más en la organización, administración y recuperación de información, y en la integración de todos los elementos que apoyan a las primeras funciones. Se enfrentará más que nunca al trabajo en equipos donde se separarán las funciones básicas y fundamentales de administración bibliotecarias con fuerte apoyo tecnológico.

    La biblioteca del futuro exige un bibliotecario muy calificado, de alto nivel de especialización, para quien la actualización es una obligación rutinaria. Este profesional tiene la obligación de ser un líder en el uso de tecnologías de información y deberá tener la vocación de impulsar su desarrollo. El ámbito de la biblioteca se desarrollará cada vez más en un ambiente altamente especializado, que estará relacionado con los equipos y softwares propios a la información, los sistemas de búsqueda y recuperación de información.

    La tecnología de la información ha redimensionado a la biblioteca, pero también lo hará con las universidades y las escuelas en general, por lo que los diseños de éstas también variarán. Si hay cambios al ofrecer la información y adquirir el conocimiento, también deberá haber cambios al evaluar, por un lado, a la biblioteca electrónica y los bibliotecarios, que como ya se mencionó va a reforzar sus responsabilidades educativas; y por otro lado a la escuela, a los profesores y a los estudiantes, que seguramente utilizarán diferentes caminos para adquirir su conocimiento y que sobre un plan de trabajo general, cada uno de ellos profundizará y recreará aspectos que responderá a intereses, actitudes y habilidades muy personales; por lo que habrá diferentes formas de medir la efectividad, y la productividad.

    Los centros bibliotecarios deberán llevar un estricto control de calidad de todos los procesos efectuados, y de la información incluida en las bases de datos, en los sistemas y redes. Este se tiene que dar en todos los pasos y niveles, en todas las etapas del trabajo que se realice en la biblioteca electrónica, el trabajo que hace el personal es para un usuario que muchas de las veces no estará presente. La calidad será la mayor virtud de las bibliotecas del futuro y se deberán vigilar todos los procesos de la selección de información, su análisis, su procesamiento, su clasificación, su diseminación, su recuperación y la promoción para su uso; todas estas actividades típicas en las que la intervención del bibliotecario será decisiva.

    El aspecto de las telecomunicaciones, que aparentemente podrían estar fuera del control absoluto de la biblioteca electrónica, deben ser seleccionadas y supervisadas con la misma exigencias de calidad, ya que si fallará la calidad, estaría fallando la biblioteca en su propia esencia.

    El control de calidad nos debe ayudar a evitar o poder identificar fácilmente repeticiones de todo tipo, fuentes, nombres, ubicaciones, direcciones, etcétera; datos falsos, difusos o imprecisos, que provocan pérdida de tiempo para el usuario, tanto en la recuperación de la información, como en la localización y entrega del documento.

    Manifiesto de la UNESCO sobre la Biblioteca Pública.1994.

    2 Manifiesto de la UNESCO sobre la Biblioteca Pública.1994.

    3.Revista Muy interesante. Febrero 2000. n 225.Sección de Negroponte. Referencia página 120.

    4 La biblioteca y la sociedad mediática. Conny Ang. Referencia sacada del manual.

    5 La biblioteca y la sociedad mediática. Conny Ang. Referencia página 10.

    6 Revista Muy Interesante. Febrero 2000. Número 225. Sección Negroponte. Página 120.

    7 El Mundo Digital. 1999.Referencia página 110.

    8 El Mundo Digital. 1999. Referencia página 155.

    22