Bibliotecas del siglo XVII

Historia de las bibliotecas. Centros de documentación. Imprenta. Libro. Europa

  • Enviado por: ISABELITA
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

T. 5 . -Las Bibliotecas en el Siglo XVII

I . La situación de la imprenta y el libro en Europa

El siglo XVI había sido un siglo muy revuelto religiosamente hablando. Europa se ve sumida en los primeros años del siglo XVII en la Guerra de los Treinta Años (1ª mitad silgo XVII). La crisis es fundamentalmente monetaria; bajó mucho el nivel de vida y hubo un gran índice de pobreza. Todo esto se refleja en el quehacer librario.

Tanto la calidad del papel como las tintas y las tipografías están en mal estado. La tipografía está gastada.

Toda esta recesión libraria influyó en el mercado del libro que sufrió un retroceso con respecto al período anterior.

En los siglos anteriores la temática general era religiosa ( obras de Padres de la Iglesia, etc) y también sufre grandes retrocesos.

La división entre católicos y protestantes es muy pronunciada. En los países católicos las ediciones que tenían que ver con materia de fe no podían realizarse en lengua vernácula. El latín ya no es la lengua unificadora.

Así pues, el castellano, el francés y el italiano serán las lenguas más empleadas en la elaboración de libros.

Se comienzan a editar obras de Historia, Física, Química, Matemáticas, Astronomía y Medicina. Perdían importancia las obras de Teología, Derecho y Filosofía.

Se publican obras de Calderón, Cervantes, Quevedo, Moliere (Francia), Shakespeare (Inglaterra).

Consecuencias de la guerra: se cambian los poderes. Las grandes potencias pierden importancia y los países menos importantes cobran gran importancia (Países Bajos, Inglaterra, Países nórdicos)

Además hubo ediciones lujosas que fueron patrocinadas por reyes, gobernadores y altos cargos eclesiásticos. Estas eran, por lo general, obras que responden a los intereses de los patrocinadores: equitación, esgrima, flora y fauna, arte militar, jardinería, paisajes, etc.

Control interno de las obras

Los gobernadores y los reyes durante el siglo XVII imponían una serie de condiciones al libro:

  • Censura: existe desde el siglo XVI en España (Sagrada Confección del Libro)

  • Impuestos: el papel está gravado con fuertes impuestos

España

Tanto el impresor como el editor (si son personas diferentes) debían aparecer en la portada. “A expensas de….”

También debía figurar el librero: “Véndese en….”

El colofón no desaparece y es el lugar donde parece la fecha de publicación

Además era obligatorio revisar la tasa, fe de erratas, aprobación, licencia y privilegio.

Las nuevas obras que aparecen desbancaron a los clásicos y respondieron, sobre todo, a los descubrimientos e inventos de una generación de científicos que revolucionaron el momento (Copérnico, Lepler, Galileo)

De ahí que el dogma de fe comience a cuestionarse paulatinamente.

jueves 12 diciembre 2002

A pesar de la crisis se ponen en marcha algunas bibliotecas públicas regentadas por bibliotecarios profesionales. Estas bibliotecas fueron en su mayoría patrocinadas por el dinero de personas influyentes y poderosas que van a valorar la obra nueva y las obras tradicionales. El aspecto formal del libro deja de tener importancia y se valora el contenido.

Del bibliotecario depende no sólo el mantenimiento de la colección sino el funcionamiento de la misma. Además elaboran catálogos de autores y materias.

Países Bajos (evolución de la imprenta)

Los herederos de Cristóbal Plantino, familia Moreto, continuaron el privilegio con la imprenta y serán uno de los principales pilares de la Contrarreforma.

Los Moreto en el siglo XVII van a contar con la colaboración de algunos artistas, entre ellos Pedro Pablo Rubens, para elaborar las ilustraciones de las portadas concebidas, a veces, en una sola pieza. Rubens trabajó con Baltasar Plantino (nieto de Cristóbal).

Elzevir. Luis Elzevir era hijo de un maquinista de Plantino. Se estableció primero en Ledger. Poco a poco comienza a abrir otros talleres y librerías en otras ciudades.

Concibieron una colección de obras llamadas Pequeñas República, con pequeño formato cuya finalidad era dar a conocer al lector información sobre otros países europeos y sobre países del lejano Oriente y de la Antigüedad, conocidos como elzeviros.

Los historiadores del libro han visto en la familia Elzevir en su proyecto a unos grandes libreros: porque sabían lo que querían imprimir y porque empiezan a trabajar en el negocio de colecciones privadas que luego subastaban. También practicaban la venta de libro de ocasión.

  • Blaeu

Se dedicaron a la elaboración y preparación de obras de geografía, fue nombrado cartógrafo de la Compañía Los Días Orientales.

Los herederos de Blaeu continuaron con la preparación e un Atlas Mayor (11 vol. Realizado entre 1650 - 1662) con mapas y textos en latín. Al poco tiempo de editarse, se preparan dos nuevas ediciones con el texto en español y francés

España

Desde finales del siglo XVI la corte está instalada en Madrid. Los intelectuales, los escritores, etc, estaban concentrados en Madrid. Desde finales del XVI encontramos una Imprenta Real a cargo de Julio Jonta, tipógrafo.

Al igual que se pone en marcha la imprenta Real en España se instaura en otros países.

Los libros de la Imprenta Real no tienen nada que ver con el resto de la producción libraria. Publican lo que el estado desea. Madrid contó con unos 100 talleres

  • Hermandad de impresores. Nace como un primer gremio de impresores.

Aparición de la Gaceta

En todos los talleres de imprenta se publican muchas obras de literatura; Relaciones y Pliegos de Cordel, fuera publicaciones muy populares. Contenían información muy variada: noticias, avisos, narraciones…. Eran como folletos en los que se describían cuestiones de la Corte, fiestas cortesanas….

  • Pliegos de cordel

Solía tener una primera página con una portada llamativa para atraer a los compradores. No excedían de 8 páginas. Contenían narraciones, cuentos, romances y eran vendidos por los pueblos por buhoneros o vendedores ambulantes o por ciegos.

  • Madrid

Luis Sánchez, Alonso Martín, Juan de la Cuesta, Jerónimo de la Quintana, Andrés García de la Iglesia, Francisco Martínez (impresores-editores)

Salamanca, Alcalá, Sevilla, Valladolid continuaron también con la labor impresora

Editor de la edición “Príncipe del Quijote” de 1605: Juan de la Cuesta. Consiguió el privilegio de editor en 1615 de la segunda parte del Quijote.

Jerónimo de la Quintana: impresor de comienzos de XVII. “A la muy antigua y noble villa de Madrid…”, no tiene unas ilustraciones muy buenas. Aparecen los emblemas característicos de la ciudad de Madrid.

Los títulos de los libros son muy extensos.

  • Gaceta

Fue una publicación periódica semanal. La primera publicación estuvo patrocinada por Juan de Austria, hijo natural de Felipe IV. Contenía información muy variada, tanto internacional como nacional. A veces junto a las noticias aparecía algún grabado.

Antecedentes de la publicación periódica

Aparece un nuevo público que es capaz de leer en su idioma (lengua vernácula). Así empieza a elaborarse un proyecto de folletos de texto tipo.

Desde la EM se conoce la existencia de estos informes, avisos o noticias. Estos informes se voceaban y, a veces, se recogían por escrito (manuscritos).

En las principales ciudades que tenían cruces de caminos y confluencia de culturas (Venecia, Roma, etc...) son las primeras en publicar esas “publicaciones periódicas”.

Se conocen con diversos nombres: news o nouvele, Gacetz, Gaceta, Avisa, Lelatianem….

A lo largo del tiempo los políticos pedirán que se impriman a través de privilegios que se mediatizaban.

Aún con todo, también nacen con la intención de fomentar la comunicación y la circulación de la información, las distintas publicaciones de carácter científico. Son un antecedente inmediato de las primeras Sociedades Científicas.

Martes 17 Diciembre 2002

Bibliotecas europeas del siglo XVII

La principal característica es que fueron creadas por personalidades insignes cuyas iniciativas respondieron a afanes de investigación y afanes filantrópicos.

Tipos de bibliotecas:

  • Universitarias.

  • Privadas de catedrales, obispos y otros jerarcas de la Iglesia. Orientadas al servicio público.

  • Familias nobiliarias.

Todas ellas son bibliotecas privadas pero con finalidad públicas.

Los promotores de estas bibliotecas lo hacen con la ayudad de bibliotecarios profesionales (figura absolutamente definida en el siglo XVII, profesional que controla su trabajo). La biblioteca debe ser una herramienta de trabajo, debe servir a los usuarios.

El bibliotecario controla las compras, la clasificación, elaboración de catálogos, organización interna de la biblioteca….

Aspecto interno de la sala:

Organización de la sala (universitarias sobre todo). Se dieron dos formas de organizar la biblioteca (sala de lectura):

  • la disposición de la sala con en armarios y con estanterías perpendiculares a las paredes, de las cuales salía una especie de mesita donde acudían los usuarios.

  • manera escurialense. Estanterías están adosadas a paredes con espacio central libre donde se colocan las mesas.

  • En las estanterías ya no se encuentran los libros encadenados, se ve que los armarios suelen tener puertas con una tela metálica para proteger los documentos.

    Las bibliotecas estarán organizadas en virtud de las facultades (teología, medicina, derecho…).

    Los libros de mayor tamaño se sitúan en la parte inferior mientras que los más pequeños se disponen en la zona superior.

    Las bibliotecas universitarias

    • Oxford (1602). Biblioteca que apadrina Tomas Bodley. Esta biblioteca o biblioteca Bodleyana es la biblioteca universitaria de la universidad de Oxford. Se forma con su propia colección más los fondos que el va adquiriendo. A los cuatro años tenía ya catálogo impreso. Se formó gracias a los que recibió de otros personajes ilustres. Pero una institución ayudó y facilitó materiales a la biblioteca: “Stationer's Company” que es una imprenta real en Inglaterra (asociación de libreros) se comprometen con Bodley a que cada libro que saliera de esta asociación iría (un ejemplar) a parar a la universidad de Oxford. La aportación de esta institución contribuyó a que el fondo creciera enormemente. En la biblioteca de Oxford el fondo está organizado en cuatro secciones:

      • Teología

      • Derecho

      • Medicina

      • Artes

    Cada estante tenía ordenación alfabética (tamaños también) y éste contaba con una lista de los títulos que contenía. Bodley consideró siempre que fue una biblioteca pública y abierta a todos (investigadores que quisieran consultarla del país y no incluidos).

    Requisitos para ser bibliotecario:

      • Licenciado

      • Lingüista

      • Soltero

    • Biblioteca de Dublín. Situado en el Trinity Collage. Se debió a la aportación e influencia de muchos mecenas irlandeses. Estuvo abierta en un principio sólo para el profesorado, pero poco a poco esa accesibilidad se fue ampliando, hasta que pasó a ser usada por la comunidad universitaria y científica.

    A partir de 1801 pasó a tener el privilegio de tener el D.L.

    Hoy es la mayor biblioteca del territorio irlandés pues cuenta con más de un millón de ejemplares y aproximadamente 2.000 manuscritos muy valiosos.

    • Biblioteca de Cambridge (Massachussets). Es una biblioteca univesitaria que nace también gracias a los donativos e insistencia de un mecenas: John Harvard que desea que el primer centro de enseñanza británica superior de EEUU sea esta universidad y la biblioteca que él pone en marcha.

    Colección particular más donaciones, más adquisiciones.

    Contaba con el primer taller de imprenta el Collage de Cambridge. Esto ayuda a facilitar la tarea de Harvard.

    Se permitió al principio, el acceso a todos los estudiantes, pero se vio que la biblioteca contaba con gran número de libros repetidos (herramienta de trabajo); a mediados del siglo XVIII sufre un incendio que acaba con 5.000 volúmenes que volvieron a adquirir rápidamente.

    Hoy la biblioteca de Harvard probablemente es de las mejores y más importantes de las bibliotecas norteamericanas, y cuenta con más de 10 millones de ejemplares

    Bibliotecas de obispos, cardenales…, y personajes de la vida política

    • Bibioteca Ambrosiana de Milán perteneció al un arzobispo y cardenal de Milán Federico Borromeo. La finalidad (1609) luchar contra las ideas de la reforma protestante. Está inspirada decorativamente hablando en la biblioteca de El Escorial. La disposición interna de la sala es a la manera de esta biblioteca.

    Es una biblioteca que dejó cautivados a los habitantes de Milán y el cardenal desde que la abre la hace los jueves al público en general (investigador, nivel intelectual alto…)

    Creó dos juntas para dirigir y organizar la biblioteca:

  • administrativa

  • intelectual (bibliotecarios y responsables de las compras, organización interna, elaboración de catálogos….)

  • Hay catálogos para manuscritos e impresos (dos).

    Custodia, mantenimiento y actualización por parte de los bibliotecarios.

    • Biblioteca del Cardenal Mazarino: trata de crear la más importante biblioteca privada de Francia. Encargó a distintos embajadores franceses la búsqueda de libros curiosos por todo el mundo para su colección particular.

    Desde principios del siglo XVII cuenta con la colaboración de Gabriel Naudé, que es considerado en el mundo de la Historia de las bibliotecas y la historia del libro como el precursor de la biblioteconomía, ya que en 1617 deja “Advis pour dresser une bibliothèque”, que es un tratado sobre cómo organizar una biblioteca y donde da las pautas de la organización.

    Naudé dice en su libro, y aplica en su vida, que el bibliotecario tiene que encargarse de la elección de los libros y de la forma de adquirirlos. Una vez que ha hecho esto tiene que tener claro cómo organizarlo dentro de la biblioteca. Esta forma de organización debe ser práctica ya que deber ser usad por la gente.

    Afirma que la importancia de la biblioteca radica en:

      • Servicios que presta, por tanto hay que primar el fondo nuevo

      • Si el presupuesto no es demasiado no hay que gastar más que lo necesario en encuadernaciones lujosas y en obras que por su temática no sean importantes para la biblioteca.

    También hace recomendaciones para montar la biblioteca debe estar en un lugar alejado de la casa para evitar ruidos y con una buena iluminación, ambiente agradable y aire limpio. Además Naudé sigue con la teoría de que el orden es esencial y lo hace por facultades. Para él son siete:

      • Derecho

      • Teología

      • Medicina

      • Historia

      • Filosofía

      • Matemáticas

      • Humanidades

    Éstas a su vez se subdividían en partes.

    Tampoco rechaza la bella apariencia de la sala de lectura. Recomienda que esté adornada con frescos en el techo, mapas mundi, globos terráqueos, porque desea que los lectores acudan y que estén allí a gusto.

    Se cree que la biblioteca estuvo en París. Inició su andadura en 1644 y a partir del momento en que fue usada fue la fuente de envidia de todos los personajes del gobierno hasta el punto que quisieron imitarla sin éxito.

    España

    Las principales bibliotecas que se crean en este siglo son nobiliarias. Las crean por afán de poder y porque son gente culta. Son bibliotecas para ellos y sus colaboradores.

    Hubo otras más modestas que pertenecían a intelectuales de la época como Nicolás Antonio, Juan Lucas Cortés, Ramírez de Prado….

    Si hubo tres bibliotecas importantes fueron:

  • Conde Duque de Olivares

  • Condes Gondomar

  • Duque de Uceda

  • La biblioteca de Nicolás Antonio. Está considerado como uno de los principales bibliógrafos españoles y en la formación de su biblioteca invirtió mucho dinero y también invirtió todos los años de su vida en elaborar la obra: “Biblioteca Hispana Nova” y “Biblioteca Hispana Vetus”. Es el índice bibliográfico más importante y más completo de los escritores españoles hasta su época. Se realizó entre 1672 y 1696. Al término de la misma ya había muerto.

    En 1672 publicó la primera parte de la Hispana Nova con la descripción de los autores españoles desde 1500 hasta sus días.

    La Hispan Vetus la dejó sin terminar. Arrancaba desde tiempos de Augusto hasta el año 1500. Ambas obras va a ser reeditadas en el siglo XVIII por la Biblioteca Real y fueron muy apreciadas durante mucho tiempo, pero cayó en desuso porque estaba escrita en latín.

    Biblioteca del Conde Duque de Olivares. Se puede afirmar que la biblioteca se hace a base de contactar con embajadores por el procedimiento de reunión de obras (biblioteca del Duque de Uceda también).

    Otro aspecto es que los tres cuentan con la confianza del monarca que es un pasaporte para que tengan facilidad de acceso a las obras. Muchos son cargos de responsabilidad en el gobierno y gran influencia en todos los ámbitos.

    Se practican muchas incautaciones y de éstas hay obras que van a sus colecciones. Se caracterizan también porque recibían regalos en forma de libro y todos contaron con palacios y casas donde tener las bibliotecas.

    Contaron con bibliotecarios profesionales para realizar sus catálogos. A la muerte de éstos sus bibliotecas pasaron a sus herederos y en bastantes casos se desgajaron las colecciones yendo a parar a:

    • Condes de Gondomar a la Biblioteca Real y la Biblioteca Nacional y a la Biblioteca de la Real Academia de la Historia

    • Conde Duque de Olivares buena parte a la biblioteca de El Escorial

    • Duque de Uceda Biblioteca del Palacio Real

    Historia de las Bibliotecas y Centros de Documentación - 9 -

    Tema 5