Beneficios psicológicos de la autoestima

Psicología. Maslow. Motivación. Rogers. Branden. Amor propio

  • Enviado por: Juli
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 17 páginas
publicidad

La AUTOESTIMA según la PSICOLOGIA.

-I- INTRODUCCION –

-II- DISTINTAS CONCEPCIONES DE AUTOESTIMA EN LA PSICOLOGIA-

-III- AUTOESTIMA BAJA. EFECTOS-

-IV- AUTOESTIMA ALTA. EFECTOS.

-V- LOS TRES ESTADOS DE LA AUTOESTIMA –

-VI- COMO SUBIR LA AUTOESTIMA.

-VII- CONCLUSIONES.

-VIII- BIBLIOGRAFIA.

-I- INTRODUCCION –

La paradoja curiosa es que cuando me acepto como soy, entonces puedo cambiar” Carl Rogers.

Hace un tiempo que, desde diversos campos, se viene prestando atención al concepto de Autoestima.

Cuestiones determinantes como la posibilidad de alcanzar nuestras metas, de sentirnos bien y felices, de relacionarnos con el otro de forma positiva y adecuada, dependen, de una manera o de otra, de la AUTOESTIMA.

En este trabajo se propondrá un abordaje de lo que es la AUTOESTIMA a partir de la concepción de las distintas posturas sobre el tema desde la Psicología y otras ciencias sociales.

-II- DISTINTAS CONCEPCIONES DE AUTOESTIMA EN LA PSICOLOGIA-

No existe un concepto único de Autoestima, pero se puede abordar desde distintas perspectivas.

La Autoestima es la percepción evaluativa de nosotros mismos.

La idea de Autoestima varía en función del paradigma psicológico que lo aborde. Desde el punto de vista del psicoanálisis, la autoestima está íntimamente relacionada con el desarrollo del ego.

Sigmud Freud utilizaba la palabra alemana Selbstgefühl,, puntualizando que tiene dos significados: conciencia de una persona respecto de si misma (sentimiento de sí), y vivencia del propio valor respecto de un sistema de ideales (sentimiento de estima de sí). Este “sentimiento de estima de si” que describe Freud es la Autoestima.

Una parte del sentimiento de sí es primaria, el residuo del narcisismo infantil; otra parte brota de la omnipotencia corroborada por la experiencia (el cumplimiento del ideal del yo), y una tercera de la satisfacción de la libido de objeto.

Todo lo que una persona posee o ha alcanzado, cada resto del primitivo sentimiento de omnipotencia corroborado por la experiencia, contribuye a incrementar el sentimiento de sí.

Jacques Lacan, desarrolla la “teoría del espejo”, que designa una fase del desarrollo psicológico del niño comprendida aproximadamente entre los seis y los dieciocho meses de edad. Es la etapa en la cual el niño se encuentra por primera vez capacitado para percibirse, para percibir su imagen corporal completa en el espejo. De acuerdo a Lacan, en esta fase, se desarrollaría el “yo” como instancia psíquica.

Carl Rogers, fundador de la psicología humanista, expuso que la raíz de los problemas de muchas personas es que se desprecian y se consideran seres sin valor e indignos de ser amados.

En la escuela humanista de la psicología, desde Rogers, el concepto de Autoestima se resume en el siguiente axioma:

Todo ser humano, sin excepción, por el mero hecho de serlo, es digno del respeto incondicional de los demás y de sí mismo; merece estimarse a sí mismo y que se le estime

Rogers explica que nuestra sociedad también nos reconduce con sus condiciones de valía. A medida que crecemos, nuestros padres, maestros, familiares, la “media” y demás solo nos dan lo que necesitamos cuando demostremos que lo “merecemos”, más que porque lo necesitemos. Podemos beber sólo después de clase; podemos comer un caramelo sólo cuando hayamos terminado nuestro plato de verduras y, lo más importante, nos querrán sólo si nos portamos bien.

El lograr un cuidado positivo sobre “una condición” es lo que Rogers llama recompensa positiva condicionada. Dado que todos nosotros necesitamos de hecho esta recompensa, estos condicionantes son muy poderosos y terminamos siendo sujetos muy determinados no por nuestros valores organísmicos o por nuestra tendencia actualizante, sino por una sociedad que no necesariamente toma en cuenta nuestros intereses reales. Un “buen chico” o una “buena chica” no necesariamente es un chico o una chica feliz.

A medida que pasa el tiempo, este condicionamiento nos conduce a su vez a tener una autovalía positiva condicionada.

Empezamos a querernos si cumplimos con los estándares que otros nos aplican, más que si seguimos nuestra actualización de los potenciales individuales. Y dado que estos estándares no fueron creados tomando en consideración las necesidades individuales, resulta cada vez más frecuente el que no podamos complacer esas exigencias y, por tanto, no podemos lograr un buen nivel de autoestima.

Martin Ross, en su libro “El Mapa de la Autoestima”, desarrolla su concepción de la Autoestima, a partir de dos elementos: “las hazañas” y las “anti-hazañas”.

Las hazañas son aquellas posesiones, circunstancias, méritos, virtudes que le dan la oportunidad a la persona de sentirse orgullosa de si misma, y que le proporcionan prestigio social. La manera de detectar una hazaña en la vida cotidiana es ver si provoca “orgullo” o deseo de hacer alarde, o de presumir. Si hay alguna situación, alguna parte de tu vida, alguna virtud que te dan ganas de ostentarla, exhibirla, mostrarla a tus amigos, entonces es, sin duda, una “hazaña”.

Las anti-hazañas, todo lo contrario, son aquellas otras situaciones que provocan que el individuo se avergüence, se auto-desprecie, se sienta menos valioso, y que le quitan también su prestigio social. Aquellas derrotas, situaciones, circunstancias, defectos, que a una persona le provocan deshonra, le disminuyen el ego, y le merman el respeto de sus pares y su honor social, son “anti-hazañas”.

Todos tendríamos, entonces, un “Mapa” mental que nos señala cuales son las hazañas y cuales son las anti-hazañas y, sobre toda las cosas, donde estamos ubicados dentro de allí, que Ross llama “El Mapa de la Autoestima”. Es que distintas personas se encuentran en distintas posiciones, hay circunstancias que mueven la posición en el Mapa de la Autoestima. Por ejemplo el género sexual: hay circunstancias que le dan valía y prestigio social a una persona si es “hombre”, pero si es mujer esas mismas circunstancias le traen vergüenza y escarnio. Otra puede ser la edad: determinadas situaciones a una edad de la vida pueden dar orgullo y prestigio social, pero a otra edad ser motivo de desprestigio y vergüenza.

Abraham Maslow, en su jerarquía de las necesidades humanas, describe la necesidad de aprecio, que se divide en dos aspectos, el aprecio que se tiene uno mismo (amor propio, confianza, pericia, suficiencia, etc.), y el respeto y estimación que se recibe de otras personas (reconocimiento, aceptación, etc.).

La expresión de aprecio más sana, según Maslow, es la que se manifiesta «en el respeto que le merecemos a otros, más que el renombre, la celebridad y la adulación»

Rosenberg, por su parte, entiende a la autoestima como un fenómeno actitudinal creado por fuerzas sociales y culturales.

La Autoestima se crea en un proceso de comparación que involucra valores y discrepancias. El nivel de autoestima de las personas se relaciona con la percepción del sí mismo en comparación con los valores personales. Estos valores fundamentales han sido desarrollados a través del proceso de socialización. En la medida que la distancia entre el si mismo ideal y el si mismo real es pequeña, la autoestima es mayor. Por el contrario, cuanto mayor es la distancia, menor será la autoestima, aun cuando la persona sea vista positivamente por otros.

Según la experiencia Nathaniel Branden, todas las personas son capaces de desarrollar la autoestima positiva, al tiempo que nadie presenta una autoestima totalmente sin desarrollar. Cuanto más flexible es la persona, tanto mejor resiste todo aquello que, de otra forma, la haría caer en la derrota o la desesperación.

De acuerdo a Branden, la autoestima tiene dos componentes: un sentimiento de competencia personal y un sentimiento de valor personal, que reflejan tanto su juicio implícito de su capacidad para sobrellevar los retos de la vida así como su creencia de que sus intereses, derechos y necesidades son importantes.

Un antecedente al concepto de Autoestima en la psicología, lo podemos también encontrar en el texto de Alfred Adler, cuando se refiere a los sentimientos de inferioridad y superioridad.

Adler asevera que tras una persona que se siente como si fuera superior, podemos sospechar que se esconde un sentimiento de inferioridad, que necesita grandes esfuerzos para ocultarse.

Los sentimientos de inferioridad pueden expresarse de muchas maneras, y son comunes a todos, dado que nos hallamos en situaciones que deseamos mejorar.
Podemos definir el complejo de inferioridad como aquel que aparece frente a un problema ante el cual el individuo no se halla convenientemente preparado, y expresa su convicción de que es incapaz de resolverlo. Como los sentimientos de inferioridad siempre producen tensión, habrá un movimiento de compensación hacia los sentimientos de superioridad, pero no estará encaminado a la resolución del problema.

-III- AUTOESTIMA BAJA. EFECTOS-

Según J. Gill, en “Indispensable Self-Esteem,”, la persona con baja Autoestima puede tener los siguientes síntomas:

-Autocrítica rigorista, tendiente a crear un estado habitual de insatisfacción consigo misma.

-Hipersensibilidad a la crítica, que la hace sentirse fácilmente atacada y a experimentar resentimientos pertinaces contra sus críticos.

-Indecisión crónica, no tanto por falta de información, sino por miedo exagerado a equivocarse.

-Deseo excesivo de complacer: no se atreve a decir «no», por temor a desagradar y perder la benevolencia del peticionario.

-Perfeccionismo, o autoexigencia de hacer «perfectamente», sin un solo fallo, casi todo cuanto intenta; lo cual puede llevarla a sentirse muy mal cuando las cosas no salen con la perfección exigida.

-Culpabilidad neurótica: se condena por conductas que no siempre son objetivamente malas, exagera la magnitud de sus errores y delitos y/o los lamenta indefinidamente, sin llegar a perdonarse por completo

-Hostilidad flotante, irritabilidad a flor de piel, siempre a punto de estallar aun por cosas de poca importancia; propia del supercrítico a quien todo le sienta mal, todo le disgusta, todo le decepciona, nada le satisface.

-Tendencias defensivas, un negativo generalizado (todo lo ve negro: su vida, su futuro y, sobre todo, su sí mismo) y una inapetencia generalizada del gozo de vivir y de la vida misma.

Martín Ross, en “El Mapa de la Autoestima”, explora la situación de la persona abandonada por su pareja. La falta de Autoestima da ocasión a la dependencia de la persona que abandona, dependencia emocional que puede ser extrema. Si esa persona vuelve, el abandonado puede volver a sentirse una persona y a considerarse digno de valor. Si no vuelve, solamente merece despreciarse a sí mismo, y condenarse a una vida de infelicidad. La aparición de “estrategias” para “recuperar” a quien nos ha abandonado, solamente profundiza la baja de Autoestima. Ahora hay dos anti-hazañas: la derrota de haber sido abandonado, y la derrota de emplear una equivocada estrategia. También la falta de Autoestima puede dar ocasión a dificultades en el arte de seducir al otro porque la persona se enmascara en lo que cree que gusta, y cree que sirve, o cree que se espera de su rol (según si es hombre o mujer), y no demuestra su propia autenticidad, y lo que la hace especial. Así los problemas de Autoestima pueden generar un problema de miedo extremo a la soledad, y este miedo es, justamente, el que puede hacer fracasar una pareja, o impide la seducción en una relación nueva.

Alfred Adler desarrolla el concepto del “complejo de inferioridad” como base de su línea de pensamiento.

El complejo de inferioridad considera la percepción de desarraigo que un individuo obtiene a causa de haber padecido una infancia mala, plena de burlas, sufrimientos, rechazos, etcétera.

La persona se siente de menor valor que los demás, lo cual, normalmente, sucede en forma inconsciente y lleva a los individuos afligidos a sobrecompensarlo.

Pero esto último, a su vez, plantea una alternativa. Porque la necesidad de sobrecompensación puede resultar o bien en exitosos logros o bien en comportamiento esquizotípico severo. Así, un sentimiento normal de inferioridad puede actuar como motivación para alcanzar objetivos, mientras que un complejo es un estado avanzado de desánimo y evasión de las dificultades.

-IV- AUTOESTIMA ALTA. EFECTOS.

Según Natalie Branden, a medida que usted desarrolle su autoestima, tenderá hacia lo siguiente:

- El rostro, sus gestos y su manera de hablar y de moverse tenderán naturalmente a proyectar el placer que le causa estar vivo.

-En algún momento notará que es más capaz de hablar de sus logros o de sus imperfecciones de manera directa y sincera, puesto que mantendrá una buena relación con los hechos.

-Quizá descubra que se siente más cómodo al hacer y recibir elogios, expresiones de afecto, aprecio, etcétera.

-Estará más abierto a la crítica y a sentirse bien al reconocer sus equivocaciones, pues su autoestima no estará ligada a una imagen de "perfección".

-Sus palabras y movimientos tenderán a ser desenvueltos y espontáneos, ya que no estará en guerra con usted mismo.

-Habrá cada vez más armonía entre lo que usted diga y haga, y su aspecto, su modo de hablar y de moverse.

-Descubrirá que tiene una actitud cada vez más abierta y curiosa hacia las ideas y experiencias nuevas, las nuevas posibilidades que le ofrece la vida, puesto que para usted ésta se ha convertido en una aventura.

-Los sentimientos de angustia o inseguridad, si se presentan, tendrán menos posibilidades de intimidarlo o abrumarlo, ya que controlarlos y superarlos le parecerá más fácil.

- Es muy probable que descubra que disfruta de los aspectos más alegres de la vida, tanto en usted como en los otros.

-Será más flexible al responder a situaciones y desafíos, movido por un espíritu de inventiva e incluso una capacidad lúdica, ya que confiará en su mente y no verá la vida como una fatalidad o una derrota.

-Se sentirá más cómodo con una conducta enérgica (aunque no beligerante); será más rápido para defenderse y hablar por usted mismo.

-Tenderá a preservar la armonía y la dignidad en situaciones de estrés, ya que cada vez le resultará más natural sentirse equilibrado.

Según Martín Ross, la Alta Autoestima está directamente relacionada con la Seducción, entendida como la capacidad de desatar la suave locura del amor romántico. En este sentido, el autor se interna en la problemática de las distintas formas de seducción que utilizan los hombres y las mujeres a partir de la Autoestima. La Alta Autoestima es, entre otras características, lo que da pie a una mayor autenticidad en la forma de vincularse, y que potencia las capacidades de seducción para concretar una nueva pareja, o para mantener el “amor romántico” y permitir así que dure y se consolide la pareja actual.

Desde este punto de vista, cabe citar la famosa frase de Erich From:

El amor a los demás y el amor a nosotros mismos no son alternativas opuestas. Todo lo contrario, una actitud de amor hacia sí mismos se halla en todos aquellos que son capaces de amar a los demás”.

-V- LOS TRES ESTADOS DE LA AUTOESTIMA -

Hay, según postula Martin Ross en “El Mapa de la Autoestima”, tres estados de la Autoestima: Autoestima Derrumbada, Autoestima Vulnerable, Autoestima Fuerte.

IVa- AUTOESTIMA DERRUMBADA:

Es el estado de la persona que no se aprecia a si misma, se odia a si misma. Comúnmente, quien tiene la Autoestima Derrumbada se auto-describe con el nombre de una anti-hazaña. El ejemplo sería la adolescente que considera que tener un peso superior a la moda es una grave anti-hazaña, se describe a si misma como “una gorda”. O el hombre que considera que no ha logrado suficiente éxito en la vida y considera esto una anti-hazaña, se describe a si mismo como “un perdedor”. Se observa que tanto la edad como el genero cambian la posición en el Mapa de la Autoestima: mientras que para la adolescente mujer el exceso de peso puede ser una anti-hazaña muy grave, para el hombre de edad el exceso de peso no lo es pero si lo es el no alcanzar cierto éxito en la vida que considera importante.

La Autoestima Derrumbada se puede ver en personas deprimidas, que se auto-critican, se tienen lástima, carecen de iniciativas, y están presas de sentimiento de culpa y de odio hacia si mismas.

-IVb- AUTOESTIMA VULNERABLE:

La Autoestima Vulnerable. Aquí la persona se respeta a si misma, pero tiene una Autoestima frágil a la posible llegada de anti-hazañas. Es una Autoestima es demasiado frágil a la posible llegada de anti-hazañas (derrotas, verguenzas, motivos de desprestigio) y por eso siempre está nervioso y utiliza mecanismos de defensa.

Un típico mecanismo de protección de quienes tienen Autoestima Vulnerable consiste en evitar tomar decisiones: en el fondo se tiene demasiado miedo a tomar la decisión equivocada (anti-hazaña) ya que esto podría poner en peligro su Autoestima Vulnerable.

Muchos denominados fanfarrones tendrían Autoestima Sostenida, que consiste en un tipo de Autoestima Vulnerable por el cual la persona sostiene su Autoestima de alguna hazaña en particular -como puede ser éxitos o riquezas o poder o belleza o méritos- o de una imagen de superioridad que cuesta mantener. Aunque se muestra muy seguro de si mismo, puede ser justamente lo contrario: la aparente seguridad solamente demuestra el miedo a las anti-hazañas (fracasos, derrotas, verguenzas) y la fragilidad de la Autoestima. Trata de echar culpas para proteger su imagen de si de situaciones que la pondrían en riesgo. Emplea mecanismos de defensa tales como tratar de perder para demostrar que no le importa una derrota ( proteger a su orgullo de esa derrota).

-IVc- AUTOESTIMA FUERTE:

La Autoestima Fuerte es la de aquellos que tienen una buena imagen de si y fortaleza para que las anti-hazañas no la derriben.

Menor miedo al fracaso.

Son las personas que se ven humildes, alegres, y esto demuestra cierta fortaleza para no presumir de las hazañas y no tenerle tanto miedo a las anti-hazañas. Puede animarse a luchar con todas sus fuerzas para alcanzar sus proyectos porque, si le sale mal, eso no compromete su Autoestima. Puede reconocer un error propio justamente porque su imagen de si es fuerte y este reconocimiento no la compromete. Viven con menos miedo a la pérdida de prestigio social y con más felicidad y bienestar general. Sin embargo, ninguna Autoestima es indestructible, y por situaciones de la vida o circunstancias, se puede caer de aquí y desembocar a cualquier otro de los estados de la Autoestima.

-VI- COMO SUBIR LA AUTOESTIMA.

Hay diversas recetas que se proponen para subir el Autoestima.

Según Abraham Maslow, la “Auto-realización”, es la manera de alcanzar la felicidad y bienestar. La auto-realización se traduce en una manera de expresar mejor el propio potencial creativo.

Maslow propone la “Experiencia Cumbre”: una idea difícil de resumir, parecida a la espiritualidad del No-Ego de Buda. La Experiencia Cumbre está asociada a una fuerte alegría, felicidad, serenidad y paz. La disolución del ego puede darse cuando una persona se ve sobrepasada por la percepción de algo exquisitamente bello. La Experiencia Cumbre tiene características místicas, es una conexión con el todo, con el Universo, puede tener formas religiosas, o puede darse en el amor romántico, o en la contemplación extasiada de la mirada de un bebe.

En definitiva Maslow, uno de los padres de la psicología humanista, considera determinante a la Auto-realización. Al centrar sus estudios en la observación de personas sanas y no en quienes padecen problemas psicológicos, ha concluido que aquellos que logran más felicidad en la vida son quienes con mucha más frecuencia viven la Experiencia Cumbre.

Carl Rogers, desde su famoso libro “El proceso de convertirse en persona” en adelante, describe la terapia psicológica como una forma de fortalecer la autoestima. Propone, entre otros muchas indicaciones que fueron seguidas por aquellos que se inscriben dentro de su escuela, considerar al paciente “cliente” para reforzar su participación e importancia dentro del proceso.

Martín Ross, en “El Mapa de la Autoestima”, hace hincapié en la importancia de aprender a ver los procesos emocionales que nos guían. Muchas veces los problemas de Autoestima se traducen en conflictos en la pareja o dificultades en el espacio de trabajo, o en las relaciones sociales. Al internarnos en el conocimiento de nosotros mismos, desarrollamos lo que el autor llama el “Entrenamiento Emocional”, y con eso ganamos más libertad para llevar nuestra vida hacia la felicidad. Tenemos que conocer las hazañas y las anti-hazañas en la vida cotidiana, y auto-conocernos para evolucionar y de esa forma mejorar nuestros vínculos, nuestra vida, y nuestra Autoestima.

Además de la práctica del “Entrenamiento Emocional”, sugiere la importancia de colocarse “metas” por chicas que sean para salir de una depresión o de una crisis.

Alfred Adler explica que el anhelo de superioridad es común a todos.

Sin embargo, los únicos individuos que pueden confrontarse con las dificultades de la vida y superarlas, son aquellos que muestran un anhelo a enriquecer a los demás, que progresan de tal forma que benefician también a aquellos que muestran un anhelo a enriquecer a los demás, que progresan de tal forma que benefician también a los otros. Si nos acercamos a la gente de manera adecuada, no nos resultará difícil convencerla: Todos los criterios humanos del valor y del éxito se hallan fundados en la cooperación. El gran lugar común compartido por toda la raza humana. Todo lo que hacemos, debe servir para nuestra cooperación humana.

De esta manera, si tenemos un complejo de inferioridad es que nuestra manera de canalizar nuestro afán de superioridad está desencajada. A partir de encontrar el problema de fondo desde el cual surge este anhelo de superioridad, podremos curar esta neurosis, y buscar, justamente en la cooperación humana, la manera de fortalecer nuestra Autoestima.

David Burns, en su libro “Feeling good: the new mood therapy”, propone técnicas para subir el Autoestima:

-Aprender a reconocer los pensamientos automáticos, autocríticos y disfuncionales que hacen sentir mal consigo mismo.

-Aprender a sustituir pensamientos negativos por pensamientos más racionales y menos perturbadores.

-Responder a tu crítica interna.

Otro de los mecanismos para subir la Autoestima más utilizados consiste, directamente, en la práctica de las Afirmaciones Positivas.

Se trata, simplemente, de repetir en voz alta frases que nos dan valor para que esas frases se conviertan en pensamientos y luego esos pensamientos redirijan nuestra vida.

Desde la disciplina de la Programación Neurolinguística (PNL), están muy estudiadas las Afirmaciones que una persona se hace en voz alta, o que repite todos los días como un ejercicio, ya que estas mismas frases pueden “programar” nuestro cerebro y predisponernos a pensamientos positivos.

En los libros de superación personal, se propone muchas veces subir la Autoestima a partir de las Afirmaciones.

Louise LHay, en “Usted puede sanar su vida”, propone el cultivo de la Autoestima a través de afirmaciones que se despliegan a lo largo de su texto. Estas afirmaciones están orientadas a que la persona se quiera a si misma tal como es, con sus defectos y limitaciones. Se intenta utilizar las palabras positivas para generar pensamientos positivos y, a partir de allí, conseguir subir el Autoestima y tener un mayor bienestar.

Rhonda Byrne, en el libro “El Secreto” plantea la hipótesis de que los pensamientos positivos tendrían la propiedad de “atraer” sucesos positivos a la vida de la persona. Al visualizar escenarios positivos, se activaría una Ley de Atracción que llevaría a que estos hechos se acerquen a la vida de la persona. Entonces se desarrolla un paradigma de la Abundancia, según el cual el pensar en la Abundancia la “atrae” hacia la vida de la persona. Aquellos que conocen “El Secreto” de la Ley de Atracción, constantemente visualizan sueños concretados o escenarios positivos, y de esta manera los “atraen” hacia sus vidas. Muchas personas importantes de la Historia conocían “El Secreto” y lo usaron a su favor para atraer Riqueza, Prosperidad, Relaciones hacia sus vidas.

Paulo Cohelo, en el libro “El Alquimista”, y otros similares, propone la idea de la Leyenda Personal. Consiste en el sueño más profundo de cada persona, su misión la vida. Aquellas personas que están cumpliendo su Leyenda Personal o que se encuentran en camino a lograrla tendrían una alegría mayor, una fuerza mayor, una luz mayor, que se les irradiaría a través de la personalidad. Por ende, según el autor, luchar por nuestros sueños y acercarnos a nuestra Leyenda Personal, sería la forma de subir la Autoestima. Cuando alguien tiene un sueño, y realmente quiere algo, todas las fuerzas del universo conspiran para que concrete su deseo.

En conclusión: tanto desde la Psicología como también en la literatura de Autoayuda, se han propuesto diversas maneras y recetas para subir la Autoestima.

En la Psicología se apunta más a conocer y encontrar el fondo del problema de Autoestima, desenredar el nudo psicológico. Es decir, enfocar la linterna en los fantasmas del sótano de nuestra alma para ahuyentarlos, y así poder tener la salud mental y avanzar para subir el Autoestima. Al respecto de este proceso de terapia que conduce a subir el Autoestima, es de interés la novela “El día que Nietzsche lloró”de Irvin D. Yalom: el paciente es el filósofo Friedrich Nietzsche, y la novela desarrolla la terapia con su analista y resulta una muestra de cómo la terapia puede ayudar a subir la Autoestima.

En la Autoayuda, en cambio, se da mayor importancia a las afirmaciones positivas. Muchos libros de autoayuda recomiendan recitar afirmaciones positivas en voz alta para subir el Autoestima. Y otros proponen que los pensamientos positivos atraerían sucesos positivos hacia nuestras vidas.

-VII- CONCLUSIONES.

Hoy no son pocos los psicoterapeutas que consideran que toda terapia es, en realidad, una terapia de la Autoestima.

A lo largo de este trabajo hemos visto que diversos autores, tanto desde la Psicología como desde la Autoayuda, consideran que los pensamientos positivos y la Autoestima Fuerte pueden ser determinantes para la vida de una persona. La relación de pareja, la forma de concretar y alcanzar los proyectos, la tristeza o la alegría, el optimismo el desánimo… todas estas cosas confluyen en el concepto de Autoestima.

Una manera de subir la Autoestima para tener una vida mejor sin duda es empezar una terapia con un buen psicoterapeuta. Otra es comprarse un buen libro.

-VIII- BIBLIOGRAFIA.

.

LA PSICOLOGIA DE LA AUTOESTIMA. Nathaniel Branden (1969)

EL MAPA DE LA AUTOESTIMA. Martín Ross. (2013)

EL PROCESO DE CONVERTIRSE EN PERSONA. Carl Rogers. (1961)

EL HOMBRE AUTOREALIZADO: HACIA UNA PSICOLOGIA DEL SER. Abraham. Maslow. (1998)