Beneficio del consumidor

Microeconomía. Mercados. Comportamiento consumidores. Monopolio. Oligopolio. Competencia monopolística. Monopsonio. Oferta y demanda

  • Enviado por: Juanma
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad
cursos destacados
Especialista en Marketing Estratégico
CCC Online
CCC ha desarrollado en colaboración con CESDE (Centro de Estudios Superiores de la Empresa) el curso de Marketing...
Solicita InformaciÓn

Curso Superior de Derecho Empresarial
AFIGE
Si diriges una compañía, gestionas tu negocio o te gustaría emprender una aventura empresarial pero no tienes...
Solicita InformaciÓn

publicidad

EL BENEFICIO DEL CONSUMIDOR

INDICE:

  • 1. INTRODUCCIÓN pág. 3

  • 2. MONOPOLIO pág. 3

  • 3. OLIGOPOLIO pág. 4

  • 4. COMPETENCIA MONOPOLÍSTICA pág. 4

  • 5. MONOPSONIO pág. 5

  • 6. CONCLUSIÓN pág. 7

  • 7. BIBLIOGRAFÍA pág. 8

1. INTRODUCCION

En este ensayo compararemos 4 tipos de mercados: monopolio, oligopolio, competencia monopolística y monopsonio para determinar cuál de ellos es más beneficios para el consumidor.

2. MONOPOLIO

En competencia imperfecta los productores controlan el precio de alguna manera. Una empresa es un monopolio si es la única que vende un producto y no tiene sustitutivos cercanos. Se dice que el moho olió es precio-decisor. La empresa monopolista trata de maximizar beneficios.

El monopolio surge porque existen barreras den entradas, es decir, otra empresa no puede entrar libremente en el sector. Las barreras de entrada se deben a 3 causas:

  • Que un recurso productivo sea propiedad de una única empresa.

  • Que el gobierno conceda a una persona o empresa el derecho exclusivo a vender un bien o servicio (patente).

  • Que se de un monopolio natural. En este caso es más eficiente para la sociedad que produzca solamente una empresa. Se da cuando una empresa tiene costes medios decrecientes y los costes fijos son muy altos.

El monopolista tiene una curva de demanda decreciente que coincide con la curva de ingresos medios. Producirá aquella cantidad de bienes donde el ingreso marginal se iguale al coste marginal y determinará así el precio. Por tanto maximiza beneficios en el punto donde Img = Cmg.

El punto donde se sitúa el monopolista no es socialmente eficiente porque el precio es superior al coste marginal, lo socialmente eficiente sería que precio y coste marginal fueran iguales, pero de este modo no maximiza beneficios.

El gobierno puede tomar varias medidas para que el monopolista se situara en un punto socialmente eficiente:

  • Incrementar la competencia con leyes antimonopolio

  • Regular el precio

  • Convertir monopolios privados en públicos.

3. OLIGOPOLIO

El oligopolio es un mercado donde existen pocos vendedores, cada uno de los cuales ofrece un producto similar o idéntico a los demás (empresas productoras de petróleo). El rasgo más importante de este mercado es la tensión entre a cooperación entre empresas y el interés individual de cada una de ellas. El bienestar de un grupo de oligopolistas mejora cuando cooperan todas ellas y actúan como un monopolista. Lo que ocurre es que cada oligopolista sólo le interesan sus propios beneficios, por ello es difícil que mantengan el resultado monopolístico.

Cuando las empresas de un oligopolio eligen individualmente la poducción para maximizar beneficios producen una cantidad superior en conjunto al que produciría un monopolio e inferior a la que se produciría en competencia perfecta. Por tanto el precio del oligopolio es más bajo que el del monopolio pero más alto que el de competencia perfecta, es un precio superior al coste marginal. Si una empresa decide aumentar la producción es porque el efecto producción es superior al efecto precio, es decir, el precio es superior al coste marginal con lo que aumentan los beneficios.

En esta situación la empresa o empresas que decidan aumentar la producción individualmente se sitúan en un punto que no es socialmente eficiente ya que el precio es superior al coste marginal.

4. COMPETENCIA MONOPOLÍSTICA

Se trata de un mercado donde existen muchas empresas y cada una de ellas ofrece un producto distinto al resto y que compiten por el mismo grupo de clientes. Además existe libertad de entrada y de salida en el mercado.

Como las empresas ofrecen un producto distinto al que venden otras se enfrentan a una curva de demanda negativa. Se sitúan en un punto donde se iguala el ingreso marginal al coste marginal y utilizando la curva de demanda determinan el precio.

Cuando las empresas obtienen beneficios, a largo plazo, entran nuevos productores en el sector y se incrementa el número de productos. Los consumidores pueden elegir entre un mayor número de bienes lo que provoca una reducción de la demanda, los beneficios disminuyen. Desaparecen empresas porque hay pérdidas, los consumidores tienen menos donde elegir. Al desaparecer empresas se produce un incremento de la demanda en las empresas que siguen en el mercado, aumentan los beneficios.

Este proceso finaliza cuando los beneficios extraordinarios son iguales a cero, es decir, cuando el precio es igual a los costes totales medios. En esta situación el mínimo de los costes totales medios es el punto óptimo.

5. MONOPSONIO

El monopsonio es un monopolio de la demanda, es decir, hay un comprador y muchos vendedores (cuando hay un solo comprador de un bien o servicio, decimos que existe un monopsonio; si hay varios compradores decimos que hay un oligopsonio). Es el caso donde una persona, empresa o país puede influir significativamente en el precio de lo que compra al variar las cantidades compradas. Esto es así porque el monopsonista enfrenta una curva de oferta del producto con elasticidad-precio significativamente menor que infinito. El monopsonista determinará, entonces, automáticamente el precio al cual desea comprar una determinada cantidad.

El monopsonista ofrece comprar Qo unidades al precio Po. Dicho de una manera más rigurosa, el monopsonista comprará sólo Qo unidades y podrá pagar por ellas el precio Po indicado por la curva de oferta. Sin embargo, si el precio del bien fuera Po y si el monopsonista no pudiera influir en él con sus compras, estaría dispuesto a demandar una cantidad mayor de ese bien unidades a ese precio fijo.

El monopsonista se enfrenta a una curva de oferta que presenta pendiente positiva, puesto que, debido a que él es el único comprador, se enfrenta enteramente a la curva de oferta del mercado. El monopsonista debe pagar un mayor precio por la última unidad del bien, pero, además, en el caso en que no sea posible efectuar discriminación de precios al comprar, también debe pagarse un mayor precio sobre todas las unidades previamente adquiridas.

La empresa que es competidora en su mercado de productos y monopsonista en el mercado, empleará un recurso hasta aquel punto en el cual el valor del producto marginal sea igual al coste marginal.

La curva de demanda de un servicio productivo en el mercado es la curva de demanda del comprador individual en condiciones de monopsonio. Además si sólo se utiliza un factor variable en el proceso de producción, la curva de demanda es la curva del producto del ingreso marginal del monopsonista. El monopsonista enfrenta una curva de oferta del insumo de pendiente positiva y una curva más alta del gasto marginal.

El monopsonio no es muy común en los mercados de productos de consumo final, porque usualmente los consumos de los demandantes son pequeños en comparación con el mercado total del producto. Sin embargo, puede ser muy común con los mercados de factores, especialmente en los países en desarrollo, donde una firma puede controlar una región y donde no hay gran movilidad de los factores.

El monopsonista, al querer hacer máximas sus utilidades, comprará sólo hasta el punto en que el costo adicional representado por el factor sea igual al ingreso adicional que le rinde en producto el hecho de utilizar esa unidad extra de factor, es decir, el monopsonista querrá comprar sólo Qo unidades de factor.

Las unidades extra representan la diferencia entre lo que se paga a los productores de factor (Po) y el valor de lo que ese factor rinde al monopsonista, esto es, la diferencia entre el costo marginal de producir un factor y el costo marginal del factor para el monopsonista. Vale decir, la explotación es igual a la diferencia entre el costo marginal social de producir factor y el valor social del producto marginal de ese factor.

La pérdida social que impone el monopsonista sobre la comunidad debe reflejarse, nuevamente, en una pérdida de producción para la comunidad; las utilidades extra, sin embargo, constituyen un factor que viene a afectar la distribución personal del ingreso de la comunidad y por ello constituyen un problema de ética o juicio de valor.

El monopsonio, al igual que el monopolio, afectará adversamente la asignación de los recursos al utilizar una cantidad del factor más baja que la óptima, y también produciendo una cantidad menor del artículo que produce. El coste para la sociedad de producir el factor Q viene indicado por la curva de oferta del factor Q. El beneficio para la sociedad de utilizar el factor Q viene indicado por la curva de demanda por el factor Q (porque, como se ha dicho, “la curva de demanda” del factor Q mide el valor de los artículos que produce el factor Q). Ya que el beneficio para la sociedad es mayor que el coste, en condiciones normales, debería aumentarse el uso del factor Q en esta industria. La cantidad óptima del factor Q es aquella donde el costo marginal social de producirlo es igual al beneficio marginal social de utilizarlo.

Una posibilidad que tiene la sociedad para eliminar este costo social es que el gobierno fije un precio P1 para el factor Q, de tal manera que el coste marginal del factor para la empresa sea igual a este precio para una cantidad Q1. En este caso, el monopsonista compraría exactamente Q1 unidades, que es la cantidad donde el coste marginal es igual a la demanda de factor. Otro método para eliminar dicho costo social es otorgando una subvención por unidad comprada de factor.

6. CONCLUSIÓN

Después de analizar estos cuatro tipos de mercados llegamos a la conclusión de que el monopolio no es beneficios para el consumidor, puesto que se enfrenta a un abuso por parte de la empresa monopolista que se aprovecha de su situación en el mercado para obtener unos beneficios extraordinarios a costa del consumidor, el cual no tiene donde elegir. Este tipo de mercados requieren de un control por parte del estado para que la empresa monopolista se sitúe en un punto socialmente eficiente.

Por otra parte el oligopolio también es socialmente ineficiente puesto que las pocas empresas que lo forman tienden siempre a incumplir el pacto establecido entre ellas, donde se fija el precio y la cantidad producida, buscando únicamente aumentar el beneficio individual en detrimento del beneficio del consumidor.

En un monopsonio se tiende a utilizar una cantidad de factor más baja que la óptima produciendo así una menor cantidad del artículo que produce, priva así al consumidor de poder comprar una mayor cantidad de producto.

En competencia monopolística existen pocas empresas que entran y salen libremente del mercado, por lo que se da una situación de libre competencia y cada una de ellas podrá producir una cantidad de producto que considere oportuna. No se puede establecer una situación de abuso como en un monopolio puesto que al existir diferenciación de productos el consumidor puede elegir libremente la cantidad que desea de producto. Tampoco se da una situación de escasez como en un mopsonio.

Podemos asegurar que de estos tipos de mercado es preferible para el consumidor la competencia monopolística.

7. BIBLIOGRAFÍA

Diccionario enciclopédico Larousse, Apuntes 1º CC. Empresariales, Internet.

1