Beneficencia

Salud. Medicina. Ética. Paternalismo. Libertad. Estado. Bioética

  • Enviado por: Luthien
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

  • Principio de beneficencia: la beneficencia en la atención de la salud

  • La medicina se justifica en tanto pongamos como objetivos no solo la no maleficencia sino la beneficencia, por delante de todo.

    Así el juramento hipocrático dice: “Estableceré el régimen de los enfermos de la manera que les sea mas provechoso, según mis facultades y mi entender, evitando todo mal y toda injusticia.(...)En cualquier casa que entre no llevare otro objeto que el bien de los enfermos,...”

    Antiguamente se tomaba a la atención sanitaria como la obligación o puesta en practica obligatoria de la beneficencia medica. Esto puede llegar a contradecirse con la idea de autonomía del paciente. En nuestros tiempos se acepta que el paciente tiene derecho a tomar decisiones acerca de su tratamiento, aun sea un juicio contrario al del médico.

    La beneficencia medica ha ido virando con el correr de los años desde una medicina paternalista a una medicina donde prevalece el derecho de autonomía del paciente.

    Tomando el ejemplo de la negativa de un paciente al tratamiento de una infección, no debemos pasar por encima de su derecho a la autonomía ni caer en el paternalismo, entonces deberíamos tratar de convencer al paciente de que la única solución es el tratamiento o hablar con la familia, aunque rompamos con la confidencialidad, en favor de un acto benéfico para el paciente.

  • Beneficencia obligatoria y superogatoria

  • Tomamos una beneficencia como obligatoria cuando puede cumplir con estas 5 condiciones:

      • Que el beneficiario este expuesto a un perjuicio (en el caso medico, para su vida o su salud)

      • Que la acción sea necesaria para prevenir el perjuicio

      • Que la acción tenga una alta probabilidad de prevenir el perjuicio

      • Que la acción no implique grandes riesgos o costes para el que la realiza

      • Que el beneficio supere el riesgo contraído

    En caso de que una acción benéfica cumpla con esos cinco puntos, entonces será tomada como obligatoria la puesta en práctica. Si no cumpliere con alguna, entonces será cuestionable su obligatoriedad.

  • Análisis de costos, riesgos y beneficios

  • El coste de una acción representa a los recursos necesarios para llevarla a cabo. Esta acción benéfica puede tener costes negativos, viéndose como un sacrificio en pos de un objetivo. El riesgo nos habla de un posible coste negativo o perjuicio a futuro. El beneficio será, en el ejemplo medico, un avance en la condición de salud o una mejoría de las condiciones de vida del paciente; no siendo un termino probabilística sino el objetivo del accionar medico.

    A la hora de tomar una decisión, sea tanto a favor de la acción u omisión, deberán tomarse en cuenta los tres parámetros: coste, riesgo y beneficio. Y deberá hacerse una evaluación acerca de cuanto uno esta dispuesto a ofrecer, tanto como medico o la sociedad, en busca de este beneficio. Así habrá casos en que el coste o el riesgo no justifiquen el accionar en comparación con un pequeño beneficio a futuro.

  • El paternalismo como abuso del principio de beneficencia

  • El paternalismo es la desautorización intencionada de las preferencias o acciones conocidas de una persona, donde la persona que las desautoriza justifica su acción con el propósito de beneficiar o evitar el daño a la persona cuya voluntad esta desautorizando.

    Para los defensores de los derechos derivados de la autonomía de los pacientes, las obligaciones del médico hacia el paciente de revelar la información de búsqueda del consentimiento, de confidencialidad y de respeto a la intimidad, se establecen primariamente por el principio de respeto a la autonomía.

    En contraste, otros autores, consideran tales obligaciones en la beneficencia obligatoria profesional.

    La beneficencia ofrece la meta primaria y la razón fundamental de la medicina y la atención sanitaria, mientras que el respeto a la autonomía (y la no maleficencia y la justicia) fijan los límites morales a las acciones profesionales tras la búsqueda de esa meta.

    Kant denunció al estado paternalista por restringir benevolentemente las libertades de los sujetos. A Kant le preocupaba un gobierno que cancela la libertad. Nunca consideró la posibilidad de que un modelo paternal de intervención benevolente, aquel que compare al estado con un padre protector, un padre que cuida de un menor incompetente, pudiera ser considerado paternalista

    Sin embargo, sucedió lo que nunca supuso. La intervención en la vida de una persona dependiente, esencialmente no autónoma, llegó a ser y sigue siendo el modelo más ampliamente aceptado de paternalismo justificado.

    El paternalismo es la desautorización intencionada de las preferencias o acciones conocidas de una persona, donde la persona que las desautoriza justifica su acción con el propósito de beneficiar o evitar el daño a la persona cuya voluntad está desautorizando.

    Problemas morales del paternalismo médico:

    Cuando los pacientes (sean del tipo que sean) eligen cursos perjudiciales, algunos profesionales sanitarios respetan la autonomía no interfiriendo más allá de intentos de persuasión, mientras que otros actúan beneficentemente protegiéndoles contra las consecuencias potencialmente perjudiciales de sus propias decisiones.

    En un artículo clásico, Henderson argumentaba que "los mejores médicos" emplean como guía primaria de referencia lo siguiente: "en lo que sea posible, no hagas daño. Puedes causar daño por el proceso que curiosamente se llama decir la verdad. Puedes hacer daño mintiendo...

    Pero intenta producir el menor perjuicio posible, no sólo en tratamientos con medicamentos, o con el bisturí, sino también con el tratamiento de las palabras".

  • Paternalismo fuerte y débil

  • Paternalismo débil: interviene para prevenir accionares involuntarios o no autónomos. Se cumple en el caso de que el paciente este desinformado acerca de la elección a tomar, este bajo una fuerte depresión o en caso de adicciones agudas. Se considera que en estos casos la racionalidad del paciente esta influida por condiciones externas. Los principios en juego son la no maleficencia y la beneficencia.

    Paternalismo fuerte: interviene sobre decisiones informadas, voluntarias y autónomas. Violando principalmente su derecho a la autonomía. Debe remarcarse que no es el ejemplo a seguir en la practica medica. La autora remarca nuevamente la inviolabilidad de las decisiones del paciente siempre y cuando cumplan con los requerimientos de ser informados, voluntarios y autónomos.

  • Situaciones de paternalismo justificado

  • El paternalismo debil no merece ser justificado puesto que ponemos como premisa la racionalidad, y por ello la autonomia, del paciente.

    Un accionar paternalista podria estar justificado en los casos en que:

    • El beneficio sobrepasa ampliamente el costo (la perdida de la autonomia y la invasión al libre albedrío)

    • La capacidad del paciente para tomar decisiones esta limitada

    • La intervención es justificada por las circunstancias, universalmente justificada

    • Si el beneficiario justificara el accionar paternalista, en caso de ser racional