BCE (Banco Central Europeo)

Política económica de la UE (Unión Europea). Moneda. Estabilidad de precios. Tipos de interés

  • Enviado por: Carlos
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad

BANCO CENTRAL

EUROPEO

POLITÍCA ECONOMICA II

Índice

Resumen , palabras clave

1. Introducción

2. Estrategia del BCE

3. La Política de Comunicación

4. Instrumentación de la Política Monetaria

5. Decisiones de la Política Monetaria

6. Conclusiones

Resumen

En el presente texto a comentar se toma como eje central el funcionamiento del BCE, haciendo un repaso por su estrategia política de la búsqueda de la estabilidad de precios; su política de comunicación tanto de la que tienen fijada como obligatoria como de la voluntaria; la instrumentación de la política monetaria, realizada mediante el control de los tipos de interés a corto plazo en el mercado interbancario, así como el análisis de sus modificaciones y las circunstancias que llevaron a estos cambios desde la creación del BCE hasta la actualidad, y los dos tipos de susbastas.

Palabras clave: BCE, estabilidad de precios, política de comunicación, tipos de interés.

1. Introducción

Esta claro que la integración económica era incompatible con el mantenimiento de tipos de cambio modificables, por ello se hacia necesaria la unificación de la moneda, y por lo tanto también de la política monetaria; concretada con la creación del euro y del BCE, a quien los gobiernos han tenido que ceder el poder para que este se convirtiera en la autoridad monetaria única, autónoma e independiente de los gobiernos; libre de la actuación discrecional de los mismos quienes por incentivos electoralistas podían no maximizar el beneficio social. Por ello se suele considerar la unión monetaria como el mejor avance en la integración de los últimos 50 años. En este nuevo contexto en el que 12 mercados monetarios se unifican en uno nuevo solo, el mercado del euro; ha supuesto una gran alteración en las pautas de inversión y financiación, que ha llevado a una reorganización de las actividades financieras de los diferentes agentes intervinientes en el mercado. De esta forma es normal que las actuaciones del BCE (de reciente creación pero con un poder económico enorme) sean muy seguidas por la opinión publica especializada y los distintos agentes económicos.

2. La estrategia del BCE

La estrategia optada por el BCE es relativamente ecléctica de la seguida por los mas prestigiosos bancos centrales existentes antes de su creación y va encaminada a la consecución de la estabilidad de precios, definida por el mismo como “un incremento anual del índice armonizado de precios de consumo para el área euro inferior al 2% a verificarse en el medio plazo”; por otra parte el Consejo de Gobierno fijó un valor de referencia para el agregado monetario M3, que intentan que sea consistente con la susodicha estabilidad, así como también prestan una valoración importante a una amplia información de perspectivas sobre la evolución de precios.

3. La política de comunicación

La comunicación juega un papel muy importante, ya que se puede considerar como la contrapartida obligatoria a la independencia concedida por los poderes políticos al BCE, es decir, transparencia en las actuaciones a cambio de la independencia para realizarlas.

Prueba de su relevancia es que para asegurar la transparencia tanto el Tratado de la Unión Europea como el Estatuto del SEBC/BCE señalan la obligación del BC de informar mediante diferentes mecanismos a los distintos organismos entre los que destaca el enviar un informe anual al Parlamento Europeo, al Consejo y a la Comisión e informar trimestralmente de sus actividades.

Esta comunicación a parte de ser una obligatoriedad también es un requisito para la efectividad de las actuaciones del BC, puesto que sin análisis y explicaciones que pueda entender el público, raramente va ajustar sus expectativas con el objetivo del BC. Y con el fin de garantizar este entendimiento y atendiendo a su relevancia el BCE además realiza ruedas de prensa e informes y da notas de prensa después de sus reuniones que suponen entre otros, de canales informativos adicionales de lo estrictamente obligatorio.

Con todos estos métodos de comunicación utilizados por el BCE, se puede decir que es uno de los más transparentes del mundo.

4. Instrumentación de la Política Monetaria

El BCE anunció en 1998 que su objetivo operativo sería el tipo de interés a corto plazo en el mercado interbancario del euro. Y los instrumentos y procedimientos de la política monetaria están encaminados a reducir al mínimo posible los intervalos de fluctuación del tipo de interés no deseable.

Este objetivo llevó a adoptar un esquema de gestión de la liquidez del sistema basado en la celebración de subastas de activos de caja con periocidad semanal, que inyectan el grueso de la liquidez requerida por el sistema bancario del área del euro al tipo de interés deseado por el euro sistema, y que involucra a numerosas entidades de crédito y todos los bancos nacionales (BN).

Aún así las entidades financieras también tienen acceso a facilidades permanentes (FP) de crédito y depósito a tipos de interés penalizadores que forman un pasillo dentro del cual debe oscilar, en normalidad, el tipo de mercado a un día (EONIA). Si se produjeran desviaciones del tipo de mercado respecto al objetivo del euro sistema, este puede realizar operaciones de inyección o drenaje de la liquidez para corregirlas. Para limitar las susodichas fluctuaciones entre las subastas regulares se instauró un coeficiente legal de caja, en promedio diario a lo largo de un mes en sus cuentas con el BC del 2% que son remuneradas al tipo de la subasta semanal.

Desde su creación y hasta junio del 2000 la liquidez se asignaba con subastas a tipo fijo preanunciado y si la cantidad demandada a este tipo excedía de la considerada óptima con el tipo de interés objetivo, el BCE aplicaba prorrateos (asignando solo una proporción del volumen solicitado). La tendencia del tipo de mercado a mantenerse por encima del de las subastas, unida a expectativas de subida de éste, llevó a bancos a pedir de mas con la consecuencia lógica de la rebaja del euro sistema del ratio de prorrateo(que incluso alcanzó niveles inferiores al 1%), cuya media se situó en ese año y medio en torno al 8.2%, esta situación resultaba muy penalizadota para entidades con dificultades de financiación, ya que si la cantidad que se le asignaba era superior a la que esperaban tenían que hacer cargo de una sanción del sistema, ya que en realidad ellos no podían hacerse cargo de dicha cantidad y solo la solicitaban en función de las expectativas que tenían de cual iba ser la ratio de prorrateo.

Para solucionarlo a partir de esta fecha (junio del 2000) el euro sistema aplicó un sistema de subastas a tipo variable con un tipo mínimo preanunciado. Así los bancos pujan por las cantidades a cualquier tipo de interés superior al mínimo, este sistema penalizador eficaz de las “sobrepujas” ha permitido estabilizar las ratios de prorrateo solo aplicadas al tipo de interés marginal en torno al 64.2% en solo los 17 meses siguientes, lo que refleja lo acertada de la medida. Esto ha hecho que haya una gestión de la tesorería más eficiente por parte de las entidades y mejor ordenación de la liquidez del sistema por parte del BCE.

Por otra parte es claro que los tipos de mercado se ven afectados por las expectativas de variación de los tipos oficiales, resultando mucho más volátil cuanto mayor sean las especulaciones, y también en días próximos a la fecha límite de cumplimiento del coeficiente de caja. A causa de ello el Consejo de Gobierno del BCE tomó la decisión como regla general de variar los tipos de interés oficiales tan solo en la primera reunión de cada mes para hacer desaparecer apuestas sobre posibles cambios en la segunda.

5. Decisiones de Política Monetaria

La vida del BCE esta claramente marcada por la crisis de los mercados emergentes que tuvo efectos contractivos sobre la economía de la zona euro nada mas empezar su andadura el BCE y los ataques terroristas del 11-S y los posteriores conflictos bélicos. Y entres dos grandes sucesos nos encontramos con la subida del petróleo a partir de marzo de 1999, la expansión económica en EE.UU. y drástica interrupción a finales del 2000, y la depreciación de la cotización del euro respecto del dólar.

En este contexto el tipo de interés osciló en un intervalo del 2%. A comienzos de 1999 llegó a estar el tipo de interés de las operaciones principales de financiación (OPF) en el 2.5% pero con la fuerte subida del precio del crudo, junto con el fortalecimiento de la demanda interna y debilitamiento del euro frente al dólar, el BCE comenzó una subida del mismo durante año y medio hasta situarlo en el 4.75%. La economía se contrajo marcada por la desaceleración de la economía de EE.UU., la tendencia de la inflación a la baja y el precio del crudo y las demandas salariales se contenía; con esto el BCE bajó en medio punto los tipos a finales de agosto de 2001. Pero con el 11-S y para asegurar el buen funcionamiento y reactivación de los mercados monetarios el tipo de interés se situó al 3,25 en noviembre de ese mismo año y continuo con una tendencia a la baja durante los siguientes años, situándolo en 2003 en el 2% que permaneció hasta finales de 2005 donde ha comenzado un nuevo ciclo alcista de los tipos y que se calcula que lo dejara a finales de 2006 en torno al 3% para evitar que la inflación se dispare, la cual se esta viendo afectada por el fuerte encarecimiento de la principal fuente de energía, el petróleo, que esta batiendo record en su cotización.

6. Conclusiones

A modo de conclusión se puede decir que la actuación del BCE en sus años de vida se puede decir que ha sido buena, y que hasta el momento supo corregir eficazmente los fallos derivados de su funcionamiento como el cambio de subastas. Y que su actuación, así como nuestra economía tiene dos condicionantes muy importantes; que son la dependencia y debilidad ante cambios al alza, como sucede en la actualidad, del precio del crudo, y los altibajos de la economía estadounidense. Es decir, seguimos dependiendo en un muy alto grado de agentes externos, y sobre todo en cuanto a la política energética, en la que aún no hay nada viable para poder reducir nuestra dependencia de modo significativo. Por lo tanto, nuestra inflación esta muy a merced de la OPEP y de la economía americana.