Baquíadas de Corinto

Historia antigua. Grecia. Peloponesos. Régimen político. Oligarquías. Tiranía. Familias aristocráticas. Clan

  • Enviado por: Jose Javier Martinez Garcia
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 42 páginas
publicidad
publicidad

LOS BAQUÍADAS

DE

CORINTO.

INDICE:

  • Bibliografía...................................................................................................3.

  • Alzamiento de la tiranía..............................................................................13.

  • Concepto de tiranía.....................................................................................15.

  • Factores de Aparición.................................................................................17.

  • Tiranos mas importantes.............................................................................21.

  • Algunas tiranias importantes......................................................................22.

  • Los Baquíadas de Corinto..........................................................................33.

  • Situación geografica de Corinto................................................................37.

  • La evolución en la historia de Grecia en la mayoría de las poleis............39.

  • Caracteristicas del acceso al poder de los tiranos.....................................39.

  • Conclusiones sobre la tiranía....................................................................40.

  • Fuentes literarias.......................................................................................40.

  • Cuadro cronológico..................................................................................41.

BIBLIOGRAFIA:

  • Albanese Rosa Maria.: “Tripodi geometrici dal ripostiglio di bronzi del Mendolito di Adrano.” MEFRA CI 1989.

  • Amandry M.: “Le monnayage des duovirs corinthiens.” BCH Suppl. XV Athènes Ecole franç. D´Athenes & Paris de Boccard 1988.

  • Amandry M.: “Le monnayage en bronze de Bibulus, Atratinus et Capito, III.” SNR LXIX 1990.

  • Ameling W.: “Tyrannen und schwangere Frauen.” Historia XXXV 1986.

  • Amyx D.A.: “Corinthian vase-painting of the archaic period.” Univ. Of California 1988.

  • Amyx D.A.: “Some problems in archaic Corinthian prosopography.” Mel. Mylonas(cf. Nº 14130).

  • Andrewes A.: “The Greek Tyrants.” Londres, 1956.

  • Arafat Karim & Morgan Catherine.: “Post and potters in Athens and Corinth: a review.” OJA VIII 1989.

  • Avramea Anna & Kyrkou Maro.: “Inventaire topographique de Corinthe et sa région a l´epoque chrétienne et byzantine.” Geographie du monde mediterranéen. Cf. Nº 12179.

  • Bailey Donald M.: “Aegina, Aphaia-Tempel, XIV.” The lamps: AA 1991.

  • Barron J.P.: ”The sixth-Century Tyranny at Argos.” Glass, Quart, 1964.

  • Beatrice P.F.: “Gli avversari di Paolo e il problema della Gnosi a Corinto.” CrSt VI 1985.

  • Benson J.L.: “Earlier Corinthian workshops. Astudy of Corinthian geometric and Protocorinthian stylistic groups.” Allard Pierson Ser. Scrita minora Nº 1 Amsterdam Allard Pierson Museum 1989.

  • Bernhard M.L.: “Korinth und Argilis.” Kunst & Kultur des Altertums Leigzip Seemann 1986.

  • Berve H.: “Die Tyrannis bei den Griechen.” Munich, 1967.

  • Bibliographical repertory of the Hellenistic and Roman pottery from Attic and Corinthian sites, by Vlietinck S.: Miscellanea Graeca III Gent. Com. voor Belg. opgrav. In Griekenland 1981.

  • Blyth P.H.: “Metallurgy of bronze armour. Use of work hardening in the Late Corinthian helmet as evidence of mastery of material.” XII Congr. Archeol. Class. III (cf. Nº 7188).

  • Boeker Christoph.: “Forum und Capitolium von Korinth: zur Planung einer römischen Kolonie in Griechenland.” Festschr. K. Parlasca (cf. Nº 11239).

  • Bravo G.: “Historia del mundo antiguo. Una introducción crítica.” Alianza Editorial, Madrid, 1994.

  • Brownlee Ann Blair.: “Attic black figure from Corinth, II.” Hesperia LVIII 1989.

  • Cammeije S.: “Aeolis in Aetolia.” Thuc. 3.102.5 and the origins of the Aetolian ethnos: Historia XXXVII 1988.

  • Carter Jane Burr.: “The chests of Periander.” AJA XCIII 1989.

  • Casadio G.: “Antropologia orfico-dionisiaca nel culto di Tebe, Corinto e Sicione.” Sangue e antropologia V (cf. Nº 14024).

  • Casadio G.: “Dionisio e il sangue di Penteo nel culto di Corinto: Sangue e antropologia nella liturgia.” (cf.Aph LV Nº 12247)

  • Chamay J.: “Cerámiques corinthienses.” Collection du docteur Jean Lauffenburger: Hellas & Roma III Geneve Assoc. Hellas & Roma 1984.

  • Corinth. Results of excavations conducted by the American School of classical studies at Athens: Princeton American School of Clas Studies:

-- XV, 3: “The potter´s quarter.” The pottery, by Stillwell A.N. & Benson J.L., with contrib. By Boegehold A.L. & Boulter C.G.: 1984. XV & 432 P 126 pl./ Cr XXXV 1985. 214 Boardman/ G& R XXXII 1985. 100 Sparker.

-- XVII: “The great bath on the Lechaion road, by Biers J.C.”: 1985. XIV & 112 p. 56 pl.

  • Corsano Marinella.: “Themis. La norma e l´oracolo nella Grecia antica.” Univ. Di Lecce Dipart. Di Filol. Class. Suppl. I Lecce 1988.

  • Corso Antonio.: “prassitele: fonti epigrafiche e letterarie, vita e opere.” Quaderni di Xenia Nº 10 Roma de Luca 1988.

  • Daremberg, C. & Saglio E.: “Dictinnaire des antiquités grecques et romaines d´après les textes et les monuments.” Paris 1877-1919.

  • Dehl C.: “Cronologia e diffusione della ceramica corinzia dell´VIII sec. A. C. In italia.”: Arch Class XXXV 1983.

  • Diesner H.J.: “Griechische Tyrannis und griechische Tyranne.” Berlin, 1960.

  • Drerup H.: “Das Themistoklesporträt in Ostia.” Griech. Porträs.

  • Drews R.: “The first Tyrants in Greece.” Historia, 1972.

  • Dyck Andrew R.: “On the way from Colchis to Corinth. Medea in Book 4 of the Argonautica.” Hermes CXVII 1989.

  • Elliger Winfried.: “ Paulus in Griechenland. Philippi, Thessaloniki, Athen, Korinth.” Stuttgart Kathol. Bibelwerk 1987.

  • Ellinghaus Christian.: “Korinthische und attische Keramik.” Ausgrabungen in Assos (cf. Aph LXI Nº 6264).

  • Engels Donald W.: “Roman Corinth: an alternative model for the classical cuty.” Univ. Of Chicago Pr. 1990.

  • Gitti A.: “Clistene di Sicione e le sue riforme.” Men, Accad, Linc, 1929.

  • Goette Hans Rupprecht, Zwei.: “Griechische statuen römischer Zeit.” MDAI CIII 1988.

  • Gras Michel.: “Amphores commerciales et histoire archaïque.” Darch V,2 1987.

  • Greek pottery in the Ancient History Teaching Collection. Publication of an early 5th-cent. B.C. Corinthian oinochoe, Macquarie Univ.

  • Groeschel Sepp-Gustav.: “Ein Korinthischer Helm in Samos.” Bathron. Festschr. H. Dreup (cf. Nº 15488).

  • Guidobaldi F. & Guiglia Guidobaldi A.: “Pavimenti marmorei di Roma dal IV al IX secolo.”; cf. Aph LV Nº 8811.

  • Hammond N.B.L. & Scullard H.H.: “Oxford Classical Dictionary” Oxford 1949.

  • Hansen Ove.: “On a Corinthian epitaph from Salamis.” AC LX 1991.

  • Heiden Joachim.: “Die archaischen Dächer von Olympia.” Hesperia LIX 1990.

  • Hellström P.: “A Corinthian bronce helmet.” : BMNE XIX 1984.

  • Howgego C.J.: “After the colt has boited. A review of Amandry on Roman Corinth.” NC CXLIX 1989.

  • Hupperts Charles A.M.: “Deverbeelding van magie, moord en mededogen: de iconografie van de Medea-figuur in de Griekse vaasschilderkunst.” Lampas XXIII 1990.

  • Hyldhal Niels.: “The Corinthian parties and the Corinthian crisis.” STh XLV 1991.

  • Jean Chrysostome commente saint Paul.: “Homélies choisies sur l´épître aux Romans.” Coll Les Peres dans la foi Paris Desclee de Brouwer 1988.

  • Johnston Alan W.: “Aegina, Aphaia-tempel.” XIII The storage amphorae: AA1990.

  • Kazianes Demetrios (et allii).: “Three amphora wrecks from the Greek world.” IJNA XIX 1990.

  • La Genière, Juliette De.: “Les acheteurs des cratères corinthiens.” BCH CXII 1988.

  • Lampronoudakis V.: “(KRATIKE LATREIA KAI HISTORIA TES POLEOS TES EPIDAUDOU)”: EEAth XXVII 1979. (1980).

  • Lanza D.: “Il tiranno e il suo publico.” Turín, 1977.

  • Le Brun A.: “Les fouilles recentes de Khirokitia. Quelques resultats.” II Congr. Etudes chypr. (cf. Nº 10969).

  • Lendon J.E.: “The Oxyrhynchus Historian and the origins of the Corinthian War.” Historia XXXVIII 1989.

  • Luppe W.: “Perianders Misstrauen.” P. Oxy. 3544: ZPE LIX 1985.

  • Maele Symphorien van de.: “La route antique du port Megarien de Pagai à la forteresse d´Aigosthenes.” EMC XXXIII 1989.

  • Marshall Peter.: “Enmity in Corinth. Social conventions in Paul´s relations with the Corinthians.” Wiss. Unters. Zum N.T. 2. R. Nº 23 Tübinger Mohr 1987.

  • Meister A.: “Das Tyrannenkapitel in der Politik des Aristóteles.” Chiron, 1977.

  • Merker G.S.: “Fragments of architectural-terracotta hydras in Corinth.” Hesperia LVII 1988.

  • Miguel E.: “index verborum in inscriptiones Corinthi et coloniarum.” Perez Molina 1990.

  • Milleker E.J.: “Three heads of Sarapis from Corinth.” Heoperia LIV 1985.

  • Miniatis Y. (et al.): “Punic amphoras found at Corinth, Grece. An investigation of their origin and technology.” JFA XI 1989.

  • Morgan Catherine A.: “Corinth, the Corinthian gulf and western Grece during the eighth century B.C.” ABSA LXXXIII 1988.

  • Mosse C.: “La tyrannie dans la Grece antique.” París, 1969.

  • Murphy-O´Connor J.: “Corinthe au temps de saint Paul.” Cf. Aph LVII Nº 10481.

  • Nilsson M. P.: “The Age of the Early Greek Tyrants.” Belfast, 1936.

  • Oakley J.H.: “Attic red-figured skyphoi of Corinthian Shape.” Hesperia LVII 1988.

  • Oster Richard.: “When men wore veils to worship. The historical context of 1 Corinthians 11.4.” NTS XXXIV 1988.

  • Page D.L.: “Sappho and Alcaeus.” Oxford, 1955.

  • Papachatzis N.: “Chronique des fouilles.” KernosII 1989.

  • Papuci-Wladyka Ewdoksia.: “Corinthian and Italo-Corinthian pottery fromthe Polish collections.” Univ. Iagellonica Acta Scientiarum Litterarumque Nº 889 Schedae archaeol. Nº 44 Studia ad archaeologiam Mediterraneam pertientia Nº 10 Warszawa PWN 1989.

  • Papuci-Wladyka Ewdoksia.: “Deofficinis Corinthiis, quibus vasa fictilia fabrefacta sint.” Meander XLV 1990.

  • Paribeni E.: “Problemi di iconografia di storie mitiche. Letture e interpretazioni.” Prometheus X 1984.

  • Pauly A. & Wisowa G.: “Real-Encyclopädie der Klassichen Altertumwissenschaft.” Stuttgart 1893-1978/80.

  • Pemberton E.G.: “An early red-figured calyx-krater form ancient Corinth.” Hesperia LVII 1988.

  • Pemberton E.G.: “Ten Hellenistic graves in ancient Corinth.” Hesperia LIV 1985.

  • Pfaff Christopher A.: “A geometric well at Corinth.” Well 1981-6: Hesperia LVII 1988.

  • Pietila-Castrén Leena.: “L. Mummus contributions to the agonistic life in the mid-second century B.C.” Arctos XXV 1991.

  • Pugliese Carratelli G.: “Note di storia greca arcaica.” Rend. Accad, Nap, 1941.

  • Race William H.: “ The six crowns at Pindar, Isthmian 1. 10-12.” GRBS XXX 1989.

  • Risser Martha Kay.: “Corinthian conventionalizing pottery.” Diss. Univ. Of Pennsylvania Philadelphia 1989.

  • Rizakis Athenase.: “Les Maurétaniens et la couleur du bronze de Corinthe.” Karthago XXIV 1988-1989.

  • Robinson H.S.: “Corinth.” ADXXX 1975. Chronika B I (1983).

  • Roebuck Mary C.: “Archaic architectural terracottas from Corinth.” Hesperia LIX 1990.

  • Salmon J.B.: “Wealthy Corinth.” Cf. Aph LV Nº 10770.

  • Sanchez de la Torre A.: “Valoración ético-social de la tiranía clásica.”, en Dercho y soberanía popular, Anales de la Cátedra Francisno Suárez, 1976.

  • Sayas J.J.: “Las ciudades de Jonia y el Peloponeso en el período arcaico.” Madrid, 1988.

  • Scepticism in ancient Corinth. Mél. Gritsopoulos (cf. Nº 14098).

  • Slane Kathleen Warner.: “Corinthian ceramic imports: the changing pattern of provincial trade in the first and second centuries A.D.” Grek renaissance (cf. Nº 9320).

  • Sonnabend Holger.: “Der mensch, die Götter und die Natur: zu den antiken Kanalbauprojekten am Isthmos von Korinth.” Fest-Schr. A. Nitschke (cf. Nº 15398).

  • Sourvinou-Inwood Christiane.: “Myth and history. On Herodotus III 48 and 50-53.” Oath XVII 1988.

  • Stansbury Harry Adams.: “Corinthian honor, Corinthian conflict: a social history of early Roman Corinth and its Pauline community.” Diss. Univ. Of California Irvine 1990.

  • Starr C.G.: “The decline of Early Greek Kingship.” Historia, 1961.

  • Stefanek Philipp.: “Früher Reitagon auf einer protokorinthischen Vase von ca. 660 v. Chr.” Nikophoros II 1989.

  • Stern Jacob, Demythologization in Herodotus: Eranos LXXXVII 1989.

  • Storey Ian C.: “Aristophanes, Clouds 1158-62.” A prosopographical note: CQ XXXIX 1989.

  • Sturgeon Mary C.: “Roman sculptures from Corinth and Isthmia a case for a local (workshop).” Greek renaissance (cf. Nº 9320).

  • Szabó Miklós.: “Remarques sur le décor plastique de l´oenochoé Grimani.” Griech. & röm. Statuetten (cf. Aph LX Nº 7183).

  • Tarditi Chiara.: “Architettura come propaganda: esame dell´attività edilizia degli Antigonidi in Grecia e nuove proposte di attribuzione.” Aevum III 1990.

  • Tompkins Daniel P.: “Roman Corinth.” BMCRev I 1990.

  • Trocmé Etienne.: “Le rempart de Damas. Un faux pas de Paul?.” RHPhR LXIX 1989.

  • Tsisikli D.M.: “Dicearque dans la correspondance de Ciceron.” Hellenica XXXV 1984.

  • Tuplin Christopher.: “Xenophon´s exile again.” Classical essays for J. Bramble (cf. Aph LIX Nº 15475).

  • Ure P.N.: “The Origin of Tyrannis.” Cambridge, 1921.

  • Verbrugge Verlyn David.: “The collection and Paul´s leadership of the Church in Corinth.” Diss. Univ. Of Notre Dame, Ind. 1988.

  • Vlabov K.: “Die thrakischen Begriffe für Ziege, Ziegenbock und die damit entstandenen Theonyme und Ethnonyme.” AUS LXXV,2 1981.

  • Voulgaris C. S.: “NEA ZEORESIS TON ERIDON TES APOSTOLIKES EKKLESIAS TES KORINZOU KAY TON ENAUTE ANTIPALON TOU APOSTOLOU PAULOU, 2.” Aufl.: Athen 1980.

  • Walbank Mary E.: “Hoskins, Pausanias, Octavia and Temple E at Corinth.” ABSA LXXXIV 1989.

  • Walbank Mary E.: “Marsyas at Corinth.” AJN I 1989.

  • Waters K.H.: “Herodot on Tyrants and Despots.” Wiesbaden, 1971.

  • White M.: “ The Duration of Samian Tyranny.” Journ. Hell. Stud. 1954.

  • Will E.: “Korinthiaka.” París, 1955.

  • Williams E.H.: “Notes on Roman Mytilene.” Greek renaissance (cf. Nº 9320).

  • Williams C.K.: “Ancient Corinth.” AD XXXIV 1979.

  • Williams C.K.: “The refounding of Corinth. Some Roman religious attitudes.” Roman architecture in the Greek world (cf. Nº 7189).

  • Williams C.K. & Robinson H.S.: “Corinth.” AD XXXII 1977. Chronika BI (1984).

  • Williams C.K. & Zervos O.H.: “Corinth.” 1984. East of the theater: Hesperia LIV 1985.

  • Williams C.K. & Zervos O.H.: “Corinth 1987. South of Temple E and east of the theater.” Hesperia LVII 1988.

  • Williams C.K. & Zervos O.H.: “Excavations at Corinth.” 1989: the temenos of Temple E: Hesperia LIX 1990.

  • Willis Wendell.: “Corinthusne deletus est?.” BiZ XXXV 1991.

  • Willis Wendell.: “The mind of Chrst in 1 Corinthians 2,16.” Biblica LXX 1989.

  • Winter Bruce W.: “Civil litigation in secular Corinth and the Church.” NTS XXVII 1991.

  • Winter Frederick E.: “The chronology of the ancient defenses of Acrocorinth: a reconsideration.” AJA XCV 1991.

  • Wormell E.W.: “Studies in Greek Tyranny.” Hermathena, 1945.

  • Young Francis M.: “John Chrysostom on First and Second Corinthians.” Studia Patristica XVIII,1 (cf. Aph LVII Nº 3099).

ALZAMIENTO DE LAS TIRANIAS:

Hipias de Élide, el erudito del siglo V, señalaba que Homero no conocía la palabra Tyrannos, que se incorporó al griego más tarde, en tiempos de Arquíloco:

Arquíloco; Fragmentos 22.

No me preocupa lo que posee Giges, rico en oro, ni ha hecho presa en mí la ambición ni envidio las acciones de los dioses, y tampoco me atrae la poderosa tiranía. Lejos está en verdad de mis ojos.

En el siglo VII y comienzos del VI a. C. En la mayoría de los estados del Peloponeso y también fuera de allí, surge una figura política, la del tirano, sobre cuya novedad no cabe dudar, puesto que se le aplica un nombre nuevo (tyrannos), inusitado hasta entonces en la lengua griega y, muy posiblemente, de procedencia oriental.

En ese momento las póleis constituian estados que se pueden definir como aristocráticos, en la medida en que en ellos el poder político era monopolio de una serie limitada de familias, que destacaban por la pretendida excelencia de su linaje; combinada, desde luego, con un poder económico y social, derivados respectivamente de su control, en términos patrimoniales, sobre una gran parte de la producción de la tierra, y de sus amplias atribuciones en el plano religioso, y en el jurídico.

Los historiadores modernos, y en cierto modo también los antiguos,se han preguntado sobre las causas de la aparición de la tiranía, habiendo postulado teorías alternativas, a las que nos referimos después; todas ellas merecen una consideración, aunque hayan operado de forma distinta en cada caso, pero lo que ahora nos interesa resaltar son las condiciones básicas que parecen haber potenciado esos supuestos factores causantes, condiciones que se muestran de un modo un tanto homogéneo en las diferentes póleis.

El estado aristocrático era una forma política inestable, porque se correspondía con un modelo socioeconómico de tipo gentilicio que empezaba a transformarse en el marco de la pólis. La ciudad, con su capacidad de proyección económica, con su apertura hacia el exterior, con su poderosa atracción frente a los elementos vinculados ancestralmente a sus moradas rurales tradicionales y, en definitiva, con la enorme vitalidad que le confiere el ser un organismo en formación, funcionaba como un crisol capaz de agitar el espectro social y económico.

La masa no tiene en esa coyuntura capacidad para organizarse o siquiera para tener conciencia de si misma, de modo que no hay un enfrentamiento entre clases o entre sectores económicos; lo que ocurre mas bien es que la pólis constituye el marco idóneo para la activación de las disensiones dentro de la aristicracia.

Quienes se encuentran a la cabeza de las pequeñas pirámides sociales de implantación rural rivalizan por conseguir un poder mayor en esa superestructura que es la polis; por que ahora existe la posibilidad de liderar todo un estado y de conseguir así la preeminencia sobre los grupos sociales que lo integran. Y, a su vez, en el seno de la aristocracia se cuestiona la ancestral estructura piramidal, de modo que cualquiera de los individuos que la componen puede sentirse llamados a ejercer un protagonismo y a aglutinar en torno a su persona un bloque nuevo de elementos independientes.

Sigue funcionando de hecho el modelo de los grupos sociales de vinculación personal, totalmente diferentes de las clases o de los modernos partidos políticos, pero ahora los grupos son más amplios, inestables y cambiantes.

En esas circunstancias, y con la concurrencia de unos determinados factores, incluso un advenedizo o un extranjero puede llegar a hacerse con el poder, aunque no es menos cierto que los tiranos proceden, en su mayoría d la aristocracia local.

Hasta el momento en que de una forma u otra se consolidad unas instituciones políticas para los nuevos estados, existe una especie de vacío de poder central que hace posible el desarrollo de poderes facticos aglutinantes totalmente marginales a la tradición política de esas comunidades, que, por lo mismo, tienen un carácter transitorio. A la larga se ímpone el arquetipo político, que da lugar a formas contitucionales adaptadas a la pólis, pero en el ínterin la tiranía viene a canalizar las tensiones que operan en el proceso de consolidación de la ciudad-Estado.

Cuando esas cudades alcanzan una constitución más o menos democrática sobre la base de que el poder político debe corresponder en forma igualitaria, o bien proporcionada, al cuerpo de ciudadanos, y cuando la magistraturas personales asumen unas atribuciones que permiten a los líderes políticos actuar a través de ellas, el fenómeno del poder personal autoconstituido y autolegitimado, en oposición a los poderes del estado, resulta odioso para todos, y se contempla como una amenaza.

Antes, sin embargo, el convertirse en tirano es algo deseable para muchos, y el odio al tirano procede por lo general de quien, pudiendo haber llegado a serlo, no lo ha logrado, o de quien piensa que la tiranía es un atentado contra el viejo ideal aristocrático, que ha perdido en todo caso en la ciudad su contexto natural.

CONCEPTO DE TIRANÍA.

El tirano griego es un mónarchos, es decir una figura politica que asume por principio la totalidad de los poderes y las funciones de gobierno del Estado, sin otra legitimidad que la que él mismo se otorga y sin un término establecido para el final de su mandato.

Puede se un buen gobernante y tener, incluso, a su favor potencialmente a la mayor parte de la comunidad; o puede ejercer un poder despótico y conservarlo con el único apoyo de una tropa bien armada y gracias a la represión sangrienta de sus oponentes. Puede decidir por si mismo todos los asuntos; o puede reunir la samblea y mantener las magistraturas, influyendo indirectamente sobre las decisiones a tomas.

En cualquiera de esos supuestos, el poder del tirano es ilegítimo, en la medida en que se sitúa al margen de las instituciones políticas del estado, y, especialmente, por el hecho de que los principios que definen esas insituciones son opuestos a los que constituyen el fundamento de la tiranía.

El tirano, es, pues, un elemento extraño al arquetipo político de los pueblos indoeuropeos, y su semejanza, aunque vaga, con la figura del rey, que habia sido eliminada o postergada en el estado aristocrático, le propicia unas connotaciones negativas que no hacen sino aumentar con el desarrollo del pensamiento político clásico, polarizando en dos tendencias, la democrática y la oligárquica, igualmente contrarias al modelo político en el que se incluye la tiranía.

Hipias de Elide, que escribió hacia el 400 a. C., afirma que la palabra týrannos se empezó a utilizar en griego en la época del poeta Arquíloco, es decir, a mediados del siglo VII a. C.: y otro autor antiguo dice que fue aplicada por primera vez a Giges, un lidio contemporáneo de Arquíloco que asesinó al rey de Lidia y se hizo allí con el poder, Aristóteles, felizmente(Ret. 1418b), nos ha transmitido un fragmento de un poema perdido de Arquíloco, donde aparece ya el término en cuestión, que se relaciona, aunque indirectamente con el propio Giges.

De todos modos, la utilización del vocablo týrannos en la época arcaica es bastante compleja. A veces parece funcionar con el sentido primario de “monarca” o “rey”, desprovisto de todo juicio de valor: o bien es un sinónimo de basiléus, o bien se emplea este término y no este último por que en esa época se esta llamando basiléis a los grandes jefes de los grupos gentilicios, integrados ya en la unidad política de la ciudad-estado, en tanto que los reyes tradicionales de procedencia aristocrática han ido desapareciendo.

Pero, a su vez, el hecho de que el tirano, cualquiera que sea su origen, alcance el poder y lo ejerza en oposición a la aristocrácia puede justificar la introducción del nuevo vocablo y su empleo preferencial frente al basiléus. En cuanto a su valor despectivo en esta misma época, parece meramente contextual, dependiendo de quién lo utilice y en qué circunstancias.

Ese doble sentido se hace jugar en un fragmento atribuido a Solón (Fr. 23 Diehl 8-12). La tiranía no es la sazón universalmente condenada, e incluso se requiere a Solón para que la suma a fin de poder colmar su obra, hasta el punto de que el legislador se ve obligado a justificar por qué no lo ha hecho: la violencia, y la victoria del tirano, peor que la de quien logra cumpir unos objetivos, aunque sean más modestos, dentro de la legitimidad.

Solón; fragmentos, 23.

...y, si tuve consideración con la tierra patria, y a la tiranía y a la violencia amarga no me agarré, mancillando y deshonrando mi fama, no voy a avergonzarme lo más mínimo; porque creo que así venceré aún más a todos los hombres.

La asociación de la tiranía con una forma ostentosa de riqueza es muy común en las fuentes. Debe relacionarse con los tiranos orientales, a los que imitarían los demás, lo que favoreció posiblemente la importación del vocablo týrannos.

Aunque los módulos fueran en Grecia más modestos, no hay duda de que la tiranía surge en relación con unos circuitos económicos recientemente potenciados, que son distintos de los que caracterizaban al estado aristocrático en sus raíces y que siguen funcionando en un sector de la aristicracia.

Como apunta Tucidides (1.13). el desarrollo de una riqueza en forma de metal o moneda, que se transmite facilmente de una mano a otra y que puede crecer de modo ilimitado es un fenómeno asociado a la tiranía, que le hace deseable no sólo para quienes pueden alcanzarla sino para todos los que esperan enriquecerse colaborando con ella.

Tucidides 1.13. Origen de las tiranias.

Cuando la Helade se vuelve más poderosoa y tiene en mayor estima que antes la adquisición de riquezas, se establecen en general tiranías en las ciudades, al hacerse más abundantes los ingresos; y la Helade iba organizando sus flotas y se orientaba cada vez más hacia el mar.

El tirano es, en suma, un hombre espectacularmente rico y capaz de iradiar su riqueza en forma de dádivas o salarios; de ahí su ventaja frente a una aristicracia terrateniente a veces ampobrecida, que obtiene sus rentas gracias a la miseria de quienes trabajan su patrimonio y le deben, por imperativo social, obsequios y sevicios.

Por lo que respecta a la consideración de la tiranía como algo opuesto a la democracia, que no es ciertamente caracteristica de la época arcaica, tenemos sin embargo un documento de finales del siglo VI donde se refleja de una forma incipiente. Se trata de una conción de bebedores que celebra a Harmodio y Aristogitón, asesinos del tirano Hiparco, hijo de Pisistrato.

Es posible que la palabra “democracia” fuera todavía inusitada, pero el autor de escolio en cuestión dice que, al matar al tirano, han hecho a Atenas isónoma, siendo así que isónomía comporta el sentido de “leyes iguales para todos”.

La tiranía es, en efecto, una forma política que, por su propia indefinición constitucional, implica una aceptación tácita de la arbitrariedad como principio de ejercicio del poder. La isonomía, en cambio, excluye la tiranía y prefigura el conpecto de democracia.

FACTORES DE APARICION DE LAS TIRANIAS.

Como ya se ha dicho antes, es posible vislumbrar unas determinadas condiciones básicas que han debido de operar en el fenómeno del surgiemnto de las tiranías arcaicas, aunque sea de una forma indirecta; los historiadores modernos, sin embargo, han pretendido identificar ciertos fatores operativos, bajo cuyo estímulo se habría activado el proceso.

En el caso del Peloponeso, en que la tiranía se generaliza, por así decirlo, en los siglos VII y VI, se plantea neceariamente la cuestión de si su éxito es debido a unas causas comúnes a los diferentes estados.

Si entendemos que la transformación del modelo económico es una circuntancia que se da por doquier en la Grecia arcaica y que constituye un elemento fundamental de la infraestructura, hemos de prestar atención especial a dos teorias que insisten, respectivamente, en otros tantos factores determinantes.

La primera es la llamada teoría prodoria, donde se valora la supesta importancia del elemento predorio en la mayor parte de las ciudades del Peloponeso, entendiendo que vivía una situación de postergación con respecto al elemento dorio, al que correespondería la aristocracia. En tal supuesto, los tiranos habrían capitalizado el descontento de esa población infravalorada, erigiendose en sus adalides frente a los aristocrátas, lo que les habría permitido acceder al poder.

La segunda teoría, que, de ser correcta, tendría una aplicación más generalizada, es la teoría hoplita, en virtud de la cual se presume que la introducción del armamento y las técnicas de lucha de los hoplitas habrían tenido unas importantes consecuencias sociales y políticas. La guerra, la defensa de la comunidad, había dependido hasta entonces de una aristocracia de jinetes, capaces de mantener sus caballos y sus costosos armamentos con vistas a los combates individuales de larga tradición; el aquipamiento de los hoplitas, basadas en la formación compacta de un grupo que opera solidariamente de forma anónima por lo que respecta a los individuos, habrian creado una conciencia de fuerza en la masa, frente a la de la aristocracia, hasta el extremo de exigir una participación en la gestión del estado proporcional a la nueva importancia de su participación de la defensa del mismo; de eso, que inicialmente no habría sido más que una aspiración politica, se habrían erigido en campeones los tiranos.

Estas teorias deben ser valoradas en relación con las tiranías concretas que surgieron en el Peloponeso en esta época, y, en cualquier caso, no hay que olvidar que tales moviles, en la fase histórica en que nos movemos, han debido de operar, si en verdad lo hicieron, de forma indirecta, estimulados siempre por unos líderes que tenían sus propias apetencias y objetivos, y que eran capaces de compensar los servicios prestados a su causas personales con beneficios concretos y puntuales, nunca con la concesión a una determinada ideología o reivindicación de amplio espectro.

El mayor problema es que las fuentes relativas a esos gobernantes son muy escasas y poco clarar. La única que con seguridad no está contaminada por las tendencias historiograficas del siglo IV, dirigidas a reinterpretar la historia primitiva de los estados griegos de un modo anacrónico, es Herodoto, que habla de Clistenes de Sición, de los Cipselidad de Corinto y, brevemente, de Filón de Argos. No es el caso de Aristóteles (Pol. 1310b), cuyas puntualizaciones sobre la tiranía dependen en gran medida de su vinculación del espectro social y económico en la Grecia del siglo IV a. C., además de que no sabemos hasta qué medida pudo él mismo, o su escuela, llevar a cabo una investigación personal y directa sobre el asunto. De todos modos, las líneas que dedica en su Politica a las tiranías arcaicas resultan muy válidad para el historiador, no solo por los datos que contienen sino también por el hecho de que constituyen un tipo de aproximación al problema que no se encuentra en la historiografía ni en ninguna otra obra conservada.

Esta penuria de fuentes es la causa de que se planteen muchos interrogantes sin respuesta sobre las tres tiranías peloponesias mejor conocidas —las de Sición, Corinto y Argos— y de que sepamos poquisimo sobre las demas. En realidad sólo hay escasas noticias en relación con la de Megara y la de Epidauro, lo que nos permite, con todo, suponer que la tiranía estuvo muy extendida por el Peloponeso en la segunda mitad de la época arcaica, y que se generalización se debió a factores comunes.

Con respecto a Mégara, el pequeño Estado situado por encima del istmo de Corinto, se documenta su tirano Teágenes y que éste prestó a aquél sus tropas para la empresa ateniense, el relato de Tucidides refleja, en todo caso, la tendencia de los tiranos a cooperar en el establecimiento de regímenes políticos semejantes en otros estados, su disponibilidad de efectivos militares y la importancia de las relaciones de tipo personal en el refuerzo de sus respectivas posiciones. Ello indica por otra parte, la mención de Aristóteles (Pol. 1305ª) en el sentido de que Teágenes “habia degollado los rebaños de los ricos, haciendo presa en ellos mientras pacían junto al río”, por que pone de manifiesto una afán de empobrecer a la aristocracia, así como el empleo abierto de la violencia.

La aparente generalización de las tiranías en los estados peloponesos y el hecho de que en mucho de ellos se pueda constatar, en efecto, un enfrentamiento entre el elemento dorio, y el no doirio nos permite, sin embargo, considerar el factor racial como causante el fenómeno, puesto que ni en Atenas ni en Mitilene o en Mileto se daba enfrentamiento racial alguno y, en cambio, hubo también tiranías. Hay que pensar, por tanto, en una oposición de carácter social, presente, en general, en las póleis, que en el caso de las dorias parece haber coincidido con la oposición racial.

Y también la teoría hoplita requiere muchas matizaciones. Por un lado está la posible anterioridad del establecimiento de la tiranía argiva con respecto a la introducción del armamento hoplita; por otro, la imporancia de la oposición racial, en el caso de Sición, que no se puede reducir a una oposición entre los hoplitas y la aristocracia; y está, en fin, el silencio de las fuentes sobre la identificación de los hoplitas cono la facción que dio su apoyo a las tiranías. Una cosa es que en mayor parte de los casos haya que suponer, por razones cronológicas, que los contingentes armados que manejaban lo tiranos fueran de hoplitas, y otra muy distinta que los hoplitas, identificados como el conjunto de los pequeños y medianos propietarios rurales con capacidad para costearse ese armamento, hubieran asumido masivamente unas reivindicaciones políticas y hecho de los tiranos sus adalides. El factor hoplita ha podido jugar de otro modo en esa coyuntura y, aunque nuestra información al respecto es muy limitada, no se puede olvidar el hecho de que Tucídides señala el crecimiento económico y la circulación de la riqueza como la causa de la aparición de la tiranía; el testimonio de Teognis sobre la conexión entre el afán generalizado de ganancia y el surgimiento de los tiranos; y en fin, el planteamiento de Aristóteles, que pudiendo haber señalado a la clase de fortuna media como la facción enfrentada a la aristocracia y consegrada a los tiranos, se refiere, sin embargo, una y otra vez en ese sentido al pueblo, es decir, a una masa que incluye a loselementos más pobres de la sociedad.

No parece arriesgado suponer que muchos de los hoplitas con que contaban los tiranos precedian del sector más pobre y que habian sido equipados por éstos, al igual que debieron de contar entre sus filas a mercenarios venidos de fuera, como de fuera eran las tropas que les prestaban otros tiranos. Por supuesto, a la causa de la tiranía han debido de sumarse pequeños y medianos propietarios por unas razones o por otras, pero es igualmente probable que muchos de ellos permanecieran fieles a los vínculos sociales que los unían a los aristócratas enfrentados a los tiranos.

La mayor potencia económica de los tiranos y su capacidad de engrandecer las ciudades que comandaban, fomentando su proyección exterior en todos los órdenes, puede haberles hecho ganar la partida en un torbellino de fuerzas y vínculos de dependencia cambiantes, como parece haber sido la stasis de esas cudades, carente todavía de cualquier planteamiento reivindicativo de conjunto.

En suma, la conexión entre los tiranos y los hoplitas, que es un hecho, se muestra compleja y llena de puntos oscuros; posiblemente en cada caso se haya establecido de un modo diferente, lo que invalida la teoría hoplita como panteamiento general.

De todos modos es tanto o más problable que la masa de los hoplitas, identificada formalmente con el pueblo, sea una consecuecia, no un factor causante de las tiranías, y que tenga que ver más con su inexorable ocaso en la segunda generación, que con su nacimiento; es decir, que esa fuerza militar se haya convertido en una fuerza política precisa y paradójicamente gracias a la potenciación del demos que en el orden económico y social propiciaron los tiranos. En tal supuesto, la ofensiva de los hoplitas debería relacionarse con carácter general, cual ocurre en el caso particular de Esparta, con el desarrollo constitucional que elimina el estado aristocrático.

TIRANIAS MAS IMPORTANTES (SIGLOS VII-VI).

REGION POLIS TIRANO RELACIONES CRONOLOGIA

Peloponeso-N. Argos Fidón 660

Africa. Atenas Cilón Mégara 630

Pisístrato Naxos 561-527

Hiparco 521-514

Hipías Tesalia 511-510

Istmo Corinto Cipselo 657-627

Periandro Mileto 627-585

Psamético 585-583

Jonia Éfeso Pitágoras 600

Pindaro 560

Sicilia Leontinos Panecio 600

Istmo Mégara Teágenes Atenas 640

Jonia Mileto Trasíbulo Corinto 620

Egeo-N Mitilene Melancro 600

Myrsilo 600

Pitaco 600

Egeo Naxos Lígdamis Atenas 550

Egeo-S Samos Demoteles 600

Polícrates Naxos 525

Istmo Sición Ortágoras 630

Miron 620

Aristónico 610

Isodemo 605

Miron II 600

Clístenes Atenas 600-565

Esquines 510

ALGUNAS TIRANIAS IMPORTANTES:

  • La tiranía de Argos:

  • Aristóteles (pol. 1310b) registra el caso de Fidón de Argos como el de un rey que se convierte en tirano, sin aportar ninguna precisión al respecto, aunque tampoco hay razones para dudar de la autenticidad de esa noticia, tomada sin duda de la tradición histiriografica. Se Plantea, entonces, la cuestión de por qué se consideró a Fidón como un tirano.

    Aristóteles: Politica 1310B.

    La realeza se corrsponde con la aristocracia, y, en cambio, la tiranía es una mezcla de oligarquí extrema y de democracia; por eso también es la más dañina para los gobernados, porque tiene dos componentes malos y conlleva losextravíos y los defectos de ambas formas de gobierno. La propia génesis de cada una de esas monarchíai s opuesta a la de la otra; poquw la realeza ha surgido para deender a los notables contra el pueblo, y sale el rey de entre los notables, debido a una superioridad de su propia excelencia o de las hazañas realizadas a partir de su excelencia, o bien por una superioridad de índole semejante, mientras que el tirano procede del pueblo y de la masa enfrentada a los notables, con el fin de que el pueblo no sufra injusticia por parte de ellos. Los hechos lo indican con claridad. La mayoria de los tiranos han salido entre lo demagogos, por así decirlo, ganadose la confianza del pueblo con sus acusaciones contra los notables. Unas tiranías seestablecieron de ese modo, cuando las cuidades ya se habian desarrollado; otras, anteriores, surgieron de reyes que se salían de las nrmas tradicionales y se inclinaban hacia un gobierno un tanto despótico;otras, de los elegidos para las magistraturas principales; y otras, de las oligarquías que elegian a un único individuo soberano para las magistraturas más importantes.

    Según la tradición mítica, Argos habia correspondido en sorteo a Témeno, uno de los Heraclidas. Parece que se convirtío una vez en la ciudad más fuerte del Peloponeso, superada después por el creciente poder de Esparta, si bien en un primer momento Esparta habría llegado a ser, vencida por Argos, lo que ha hecho suponer que esta fuera pionera en la introducción del armamento hoplita.

    Sin nombrar a Fidón, Pausanias dice, en efecto (2.24.7), que los argivos derrotaron a los lacedemonios en el 669 a.C. en la batalla de Hisias, lo que se ha interpretado como un conflicto entre los dos estados por la posesión de la llanura de Tirea, intermedia entre los respectios territorios. Esta tierra habría correspondido inicialmente al lote de Térmeno, de modo que fidón, si en verdad fue el vencedor de Hisias, habría conseguido reconstruir un reino previamente fragmentado, es decir, habría reunificado la Argolide, construyendo sobre esa herencia mítica un estado poderoso.

    Otra tradición que contribuye a iluminar la personalidad y la iniciativa de Fidón es la recogida por Herodoto (6.126), en el sentido de que “expulso a los presidentes eleos y presidió él mismo las competencias de Olimpia”. Esto se ha interpretado como una ingenrencia del tirano en la privilegiada situación de los eleos, la aristocracia de la Elide, donde se situaba Olimpia, a favor de otro grupo de habitantes del territorio, que vivía en los distritos rurales y sifría una postergación política y social. Estos últimos, los Pisatas, podrian haber alcanzado, por influencia de Fidón, una cierta preponderancia durante el siglo VII a.C., acaso bajo una dinastía de tiranos. La lista de vencedores olímpicos sitúa el comienzo del control de los Pisatas sobre los Juegos hacia el 668 a.C.

    Falta en las fuentes una conexión explícita entre la figura de Fidón y los hoplitas, y, además parece existir una dificultad cronológica: aunque se documenten piezas del armamento hoplita con anterioridad, la formación de esos soldados en falange no está atestiguada antes de mediados del siglo VII, por lo que resulta dudoso que se hubiera utilizado en Hisias, salvo que la fecha atribuida a esta batalla no sea correcta. Todavía es más improbable, por tanto, que Fidón se hubiera convertido en tirano gracias a estos contingentes, y , desde luego, que hubiera podido capitalizar en su favor los supuestos efectos sociales de esta forma de lucha.

    Eso no implica, sim embargo, que no haya manejado una fuerza militar importante, y que la utilización de las tropas en el exterior, a su entero albedrío y con un tanto de prepotencia, sea lo que le haya valido la calificación de tirano. Tal vez un desprecio hacia la aristocracia local y una tendencia a la suntuosidad al modo oriental contribuyeron a identificarlo como un tirano y no como un rey, aunque se ha sugerido que tal etiqueta le ha podido ser colocada por la historiografía posterior.

    También se ha atribuido a la iniciativa de Fidón la supuesta ayuda prestada por los argivos a los megarenses en un enfrentamiento de éstos con los Corintios (Pausanias 6.19.12-14). Con el botin obtenido de los corintios, los megarenses habian construido un tesoro en Olimpia, y esta victoria se sitúa conjeturalmente en la época en que Mégara funda Bizancio y Calcedón, porque es, en efecto, la de mayor fuerza de ese estado en el aspecto colonial; en tal caso, la batalla en cuestión sería sincronizable con el mandato de Fidón.

    Algunos historiadores modernos han defendio una fecha más reciente para el mandato de Fidón. Se basan en la falta de fiabilidad de la lista olímpica con anteriridad al 580 a.C. y en alguna otra mención de las fuentes que plantea problemas cronológicos, Así, Heródoto (6.127.3) registra a un tal Leocedes, hijo de Fidón, como pretendiente de Agariste, la hija de Clístenes de Sición, que se casó hacia el 570 a.C. Ello obligaría, en principio, a sutiar a Fidón en la segunda mitad del siglo VII, no en la primera; sin embargo, la hostilidad conocida entre Clístenes y Argos ha hecho pensar que el Fidón mencionado por Heródoto no sea en verdad el tirano argivo.

    Heródoto; Historias, Libro VI, 127:

    Del Peloponeso llegó Leocedes, hijo de Fodón, el tirano de los argivos; de Fidón, el que creó las medidas para los peloponesios y se mostró en verdad muy insolente con todas los griegos, porque, habiendo expulsado a los presidentes de los Eleos, presidió el agón en Olimpia.

    Otro inconveniente parace surgir en un fragmento del historiador Eforo donde se dice que Fidón hizo medidas y que acuñó moneda en Egina, reforzado por Aristóteles (Fr. 401). Al constatar que Fidón inventó las monedas, acuñandolas en Egina, y dedico obeliscos en el templo de Hera en Argos. La creación de un sistema e medidas por parte de Fidón aparece contatada ya por Heródoto (6.127), y es un hecho que en la época clásica la mayor parte de los peloponesios utilizaban un sistema común de pesas y medidas llamado fidonio.

    Sin embargo, hoy sabemos que las primeras acuñaciones lidias no son anteriores al 630 a.C. y que la moneda se introdujo en la Grecia continental con cierta lentitud, correspondiendo a Egina los primeros ejemplares, de finales del siglo VII. Por cosiguiente, si fueron acuñadas por Fidón, el tirano tuvo que haber vivido en esta época. Los defensores de la cronología alta de Fidón alegan que la vinculación de éste con el origen de la moneda, ausente, a lo que parece, de las fuentes de Heródoto, puede ser espúrea; propiciada tal vez por la tendencia de la historigrafía clasica a relacionar la tiranía con el desrrollo económica, que en ese momento no se concebía en independencia del uso de la moneda.

    Y pudo influir también en ese sentido la noticia de la dedicación de los obeliscos en el Heraión, que es verosimil, pueto que tales piezas de metal, con peso, composición y forma estandarizada, aunque sin acuñar, habian contituido un instrumento comercial previo y similar a las monedas.

  • La tiranía de Sición:

  • Sición era una ciudad-estado situada en el golfo de Corinto, entre la Corintíade y el terrotorio de Acaya, que vivió un siglo de tiranía, desde mediados del VII hasta mediados del VI a.C. El regimen fue fundado por Ortagoras y parece ser que recreado en condiciones de violencia por Clistenes, abuelo del famoso Clístenes de la democracia atenisense.

    Los detalles que aportan las fuentes invitan a penssar que se trata en realidad de dos iranías, aunque sucesivas, y si la segunda de ellas tiene muchos puntos oscuros, la primera resulta todavía bastante más enigmatica, por que es muy verosimil que haya sido reinterpretada por la tradición.

    Diodoro de Sicilia (8.24) refiere que el oráculo de Delfos había revelado a una embajada sicionia que su ciudad sería fustigada durante un periodo de cien años: aquel de entre ellos que, al regresar tuviera noticia el primero de que le había nacido un hijo sería, en efecto, el padre del tirano fustigador. Los embajadores no sospecharon que el aludido pudiera ser un cocinero, de nombre Andreas, que habían llevado consigo a sueldo para realizar los sacrificios, de modo que su hijo Ortágoras creció sin dificultad y se convirtió en el tirano de Sición.

    No cabe la menor duda de que el oráculo en cuestión ha sido elaborado a posterior con los tintes adecuados para atribuir un linaje inferior a quien se suponía había fundado la tiranía. Concordante con esta imagen es la noticia contendia en Eforo en el sentido de que, a pesar de sus humildes orígenes, Ortagoras se habia destacado desde muy joven en las escaramuzas de frontera y había ido ascendiendo en el terreno militar hasta convertirse en polemarco con el apoyo del pueblo. Ninguno de estos datos se puede utilizar con confianza a la hora de interpretar el origen de la tiranía siciona.

    Por lo demás, Aristóteles (Pol. 1315b) atribuye a los Ortágoras un juicio favorable, señalando su moderación, su atención al pueblo y el carácter caso contitucional de su mandato, lo que no permite establecer ningún tipo de precisión.

    Las fuentes que aluden especificamentea Clístenes son más enjundiosas. Eforo cuenta que hizo asesinar a uno de su hermano y depuso al otro, lo que podría significar tan sólo que hubo una irregularidad en la sucesión dinástica dentro de la misma familia. Pero Aristóteles parece implicar algo más profundo al afirmar que la sucesíón de Clístenes fue una revolución que no hizo más que sustituir a un tirano por otro. A su vez, la información de Heródoto nos introduce en la cuestión racial en el orden interno y en la proyección de Clistenes hacia elexterior, que constiutuye una novedad en el estado sicionio.

    En uno de los pasajes que dedica al tirano (5.67-68) afirma el historiador que, estando en guerra con Argos, puso fin a las competiciones de rapsodas celebradas en Sición, porque los cantos épicos homéricos celebraban mucho todos ellos a los argivos y a Argos; además trató de erradicar al héroe argivo Adrasto, que tenía un santuario en el ágora, y, como quiera que, al consultar al respecto al oráculo de Delfos, la Pitia le respondió que Adrasto había sido un rey de los sicionios y él, en cambio, un “tirapiedras”, se volvió atrás, pero consiguió traerse de Tebas los huesos del héroe Melanipo y le hizo un santuario en el mismo lugar de reunión de los magistrados sicionios.

    A este héroe tebano, enemigo mortal de Adrasto en la tradición mítica, trasfirió Clístenes casi todo el culto de Adrasto, mientras que los coros trágicos que le habian pertenecido se los otorgó al dios Doinisos, de modo que el santuario del héroe tradicional era respetado, pero a su titular se le condenaba al olvido.

    A continuación, afirma Heródoto que cambió los nombres que llevaban las tribus de Sición a fin de no compartirlos con los argivos. Y que se mofó de los sicionios, porque bautizó a las tribus a partir de los nombres del cerdo y del asno, excepto a la suya, a la que puso un nombre derivado de la función de gobierno que él mismo desempeñaba (arché). Así, pues, unos pasaron a llamarse Archélaoi, otros Oneátai y otros Choireátai.

    Finalmente, dice Heródoto que los sicionios conservaron estos nombres para sus tribus durante sesenta años después de la muerte de Clístenes, en que los sustituyeron por los de las tres tribus dorias comunes, Hileos, Panfilos y Dimanatas, llamando a la cuarta Egialeos, a partir de Egialeo, hijo de Adrasto.

    Verdaderamente es difícil no valorar en este caso el factor racial como determinante en relación con la tiranía de Clístenes. Las tres tribus dorias representaban, es de suponer, a la aristocracia de Sición, mientras que en la cuarta se integraban elementos predorios y/o no pertenecientes a las estirpes dorias genuinas. Aquí es donde empieza nuestra incertidumbre: a la hora de valorar la oposición étnica en términos de oposición social. Y en este caso es mayor porque se trata, recordemos, de una tiranía que ncesita imponerse cuando ya existe otra tiranía ejercida por la misma familia. Los datos en nuestro haber permiten, de hecho, establecer varias hipótesis, pero es dificil verificar cualquiera de ellas.

    Parece lógico dudar, como se ha hecho, de que un enfrentamiento con Argos haya dado lugar a unas medias internas tan importantes, que tenían, además, un presumible objetivo de vilipendiar y perjudicar a la aristociracia; porque eso está claro en lo que respecta a las tribus, pero también es problable que la transformación de los cultos arrebatara prerrogativas y funciones a ese sector social en beneficio de otros. Tal vez Argos había apoyado a los oponentes de Clístenes, identificados con las tribus dorias tradicionales.

    Se ha cuestionado asi mismo la perviviencia de la opsición dirio/prediros en una fecha tan avanzada, entendiendo que, si existía, nodebia de corresponderse exactamente con la oposición entre los propietarios ricos y los campesinos dependientes. Y se ha señalado que el paralelo que establece Heródoto (5.69) entre Clístenes el sicionio y Clístenes el ateniense en la cuestión de la reforma tribal debe responder a que ambos hicieron una reforma tendente a restar poder a la aristicracia. La falta de información fidedigna sobre la etapa anterior de la tiranía de Sción es un obstáculo muy fuerte para interpretar las reformas de ese Clístenes.

    Lo que parece claro es que Clístenes se enfrentó a los elementos correspondientes a las tres tribus formalmente dorias, que posiblemente constituian una minoría con respecto a los integrados en la cuarta y posiblemante estaban ligaodos a Argos, que en otro tiempo había dominado sobre Sición.

    Es problable que la antigua división tribal favoreciera a ese conjunto en su ejercicio del poder a través de las intituciones del estado, maxime si la tiranía de los Ortágoras funcionaba con esas intituciones; y es posible que, ademas del escarnio que conllevaban los nuevos nombres, la reforma tribal potenciara a la tribu del tirano en su capacidad de acceder al poder, pero nada hay de cierto. No sabemos hasta qué punto contaba Clístenes con la fuerza de número, con la fuerza del resentimiento y con la fuerza militar.

    Al margen de esa oscura guerra con Argos, se registra una participación de Clístenes en la Primera Guerra Sagrada, que tuvo su inicio hacia el 595 a.C. En la etapa final de esta guerra se produjo el asedio de Crisa, situada en la costa septemtrional del golfo de Corinto y que tenia bajo si control una de las principales rutas que iban a Delfos. Se dice que Clistenes equipó una flota que logró cortar los suministros de la ciudad, provocando su caída. Delfos consagró definitivamente su independencia respecto de la Focide y pudo celebrar los Juegos Pitios ya en el 582, año en que Clístenes ganó la carrera de carros.

    Diez años después el tirano sicionio se coronó como vencedor olímpico en la misma prueba (Herodoto 6.126) e hizo una proclama solemne invitando a cudir a Sición a todo el que aspirara a desposar a su hija Agariste. Acudieron muchos, y, tras averiguar los respectivos pedigrees, el tirano los retuvo a su lado durante un año para observar sus costumbres y su comportamiento.

    Tal y como cuenta Heródoto, quedaron dos finalistas de familias áticas distinguidas; un Alemeónida, que procedía de la aristicracia próxima a Atenas, y un Filadia, procedente de la de Braurón; este último fue inicialmente el preferido, pero lo descartó Clístenes por haber bailado de una forma poco elegante y por haberse mostrado demadiado altanero.

    Aunque en el relato de Heródoto puede haber mucho de anécdota recreada, el pasaje constituye un buen exponente del protagonismo que otorgó Clístenes a su pequeño estado, de la ostentación de riqueza que hacía, como todos los tiranos en general, de su afán por emparentar con la aristocracia más genuina y de la respuesta favorable de ésta al llamamiento. No sabemos de dónde procedian los bienes del tirano, aunque se constata la exportación a gran escala de la cerámica de Sición, lo que implica una actividad comercial, y, por otra parte, no hay que olvidar que pertenecía a una familia ancestramente establecida en el poder.

    El final del régimen parece debido a una ingerencia espartana, justificable no ya por la apetencia de Esparta por incluir en su órbita a todos los estados del Peloponeso, sino por el hecho especial de que por el territorio de Sición pasaba la única ruta que comunicaba el espartano con el golfo de Corinto sin pasar por la Coríntide ni utilizar sus puestos. Desde mediados delsiglo VI a.C. Sición se convirtió en un estado oligárquico.

    C) Las tiranías de Jonia y las islas del Egeo:

    Sabemos que por Asia menor y las islas del Egeo la tiranía fue en la época arcaica una forma de gobierno harto frecuente, aunque de algunos casos sólo conocemos el nombre de un tirano, y presumiblemente hay mucho del todo indocumentados. La mayor información en nuestro haber corrsponde a Mitilene, Mileto y Samos.

    Mitilene era una de las dos ciudades importantes de las isla de Lesbos: la patria del poeta Alceo, quien vivió intensamente la lucha política en la que se encuadra la tiranía. Se aprecia un cierto paralelismo entre este caso y el de Corinto, pues aquí también un genos aristocratico poderoso que monopolizaba el gobierno.

    Dice Aristóteles (Pol. 1311b) que fueron derrocados por Megacles y sus amigos, porque recorrían la ciudad golpeando con palos a la gente.

    La situación de violencia y el enfrentamiento entre grupos, dirigidos, a lo que parece, por aristocratas, no cesó aquí, sin embargo, con la caída de los pentélidas, sino que acompañó a la tiranía al menos hasta el momento en que Pítaco logró cosolidar su poder. Un pasaje d Estrabón (13.2.3) alusivo a este personaje, que fue incluido por los antiguos entre los Siete Sabios de Grecia, registra una sucesión de tiranos, señalando que el poeta Alceo glosaba estas luchas en sus Stasiotiká, a los que debe de pertenecer alguno de los fragmentos conservados.

    La fundación de Sigeo por los ateniensesen la zona del Helisponto en que Mitilene había establecido Sesto e Ilión ocasionó luchas por el territorio, en las que Pítaco alcanzó prestigio por haber dado muerte en combate singular al jefe ateniense.

    A continuación conspiró con Alceo para derocar al tirano Mirsilo, pero antes de llevar a cabo ese objetivo, tal vez se puso deacuerdo con él, o en cualquier caso, cambió de bando, y Alceo fue desterrado. A la muerte de Mirsilio, Pítaco accedío al poder, ejerciendo una forma peculiar de tiranía, que se diferencia del tipo común por ser electiva y por estar limitada en el tiempo.

    Así la presenta Aristóteles en un pasaje de su Política (1285a), que plantea algunos problemas, aunque sí parece cierto que Pítaco fuera designado, y, que, pudiendo haber prolongado indefinidamente su situación, le puso fin al cabo de diez años. Por otra parte, el hecho de que Pítaco se hubiera desposado con una Pentélida (Alceo, fr, 43 Dieh. 145 Reinach) indica que jugaba sus bazas entre la aristocracia, y, una vez más, que los resentimientos nacidos en el seno de ese sector social, y quizá también unos intereses materiales concretos, propiciaban su aceptación de los poderes tiránicos.

    Aristóteles, Política, 1285a:

    Esas son, pues, dos formas de monarchía, y otra también la que existía entre los antiguos griegos, la de los que llaman aísymnétai. Es, para decirlo de un modo simple, una tiranía electiva, que se diferencia de la de los bárbaros no porque no sea legitima sino por no ser hereditara solamente. Unos ejercian tal magistratura de por vida, y otros, durante un tiempo predetenrminado y hasta que concluían unacierta empresa; así, por ejemplo, eligieron los de Mitilene a Pítaco para defenderse contra los exiliados, alfrente de los cuales estaban Antiménides y Alceo, el poeta. Muestra Alceo que eligieron como tirano a Pítaco en uno de sus escolios, pues los censura porque: ”al plebeyo Pítaco de esta ciudad sin cólera y desventurada hicieron tirano, cantando todos juntos sus alabanzas”. Por consiguiente, esas monarchíai son y eran tyrannikaí por ser despotikaí, pero por ser electivas y por tener unossubditos que las aceptan de buen grado, son regias.

    El titulo de aisymnetes que atribuye Aristóteles a Pítaco resulta problemático. Corresponde a una magistrado en algunos estados griegos de Asia Menor, y, en cambio, no se aplica, por ejemplo, a Solón, cuyo mandato parece asemejarse más al de Pitaco que al de un magistrado ordinario; además ninguna otra fuente se lo adjudica a esa especie de dictador de Mitilene. El hecho, en fin, de que Aristóteles no mencione a ningún otro personaje de los que presupone entran en esa categoría acaba de bloquear las posibilidades de argumentación sobre el verdadero carácter de la monarquía de Pítaco.

    En otro pasaje de la Política (1274b) Aristóteles incluye a Pítaco en la lista de los legisladores griegos, puntualizando que fue “artifice de leyes, pero no de una contitución”. A seguido, y como única glosa de su labor, dice que es caracteristica de él una ley en virtud de la cual se aplica un castigo mayor al que comete un delito en estado de embriaguez.

    Este punto aparece también documentado en Diógenes Laerci, que recoge una buena serie de detalles de la vida y el carácter de Pítaco, aunque, en general esas fuetes tardías que tratan su figura conforme a la imagen de uno de los Sabios que le otorgó la tradición, resulta poco fiables: la sobriedad proverbial del tirano, por más que pueda aparecer exagerada, es quizá el dato más fidedigno que podemos extraer de esa evidencia, y tiene, desde luego, un valor, en la medida en que contrasta con la tendencia ostentosa de la tianía. En ese sentido se le atribuye el haber limitado los gastos en la celebración de los funerales, lo que encuentra un paralelo en la legislación ateniense al respecto.

    Después del mandato de Pítaco el gobierno de Mitilene fue de un tipo oligárquico, lo que se corresponde con el hecho de que no hubiera llegado a elaborar una constitución protodemocrática, como lo hizo Solón. La evolución natural de la sociedad de la época y algunas medidas puntuales pudieron erosionar los antiguos privilegios de una aristocracia restringida, ampliando el sector de los poderosos, sin llegar más allá. Es posible, por otra parte, que el coro de aduladores, merecedor de las inventivas de Alceo, que puso a Pítaco en el poder, no fuera el demos reunido en asamblea, o, en todo caso, que el pueblo actuara dirigido por la propia aristocracia de la que era dependiente. La larga stasis que la venía desgarrando fue tal vez la causa de que acordaran confiar el poder a un hombre hábil, enérgico y rodeado de un cierto carisma.

    La tiranía de Samos presenta una imagen totalmente diferente bajo el protagonismo del famoso Polícrates, aunque la fecha tan avanzada en que este personaje llegó al poder (hacia el 585 a.C.) ha llevado a suponer que le hubieran precedido en la isla otros tiranos; sobre todo, porque Samos era uno de los estados más avanzados de la Jonia, y el paso en él de la realeza a la aristocracia parece haberse producido a la par que en otros lugares. Es posible, de hecho, que la ascensión de Polícrates haya tenido lugar cuando ya Samos había sustituido la tiranía por una especie de oligarqía y había superado hasta cierto punto la stásis.

    Porque se nos dice que en ese momento la isla estaba gobernada por los geomoroi, lo que significa primarianente “propietarios de tierras”; no sabemos, sin embargo, si el titulo correspondía a una aristicracia selecta o bien era una mención genérica de todos los campesinos independientes. También ignoramos hasta que punto estaban enfrentados a ellos y hasta qué otro coincidian con ese sector los elementos implicados en las importantes actividades comerciales de Samos por el exterior.

    En cualquier caso, Polícrates debe de haber sido hijo de un hombre rico y partícipe del poder en la isla, ajuzgar por la incripción de una estatua sedente encontrada en Samos, que dedica Eaces, padre de Policrates, con una parte del producto de un botín; el hecho qse produce durante una magistratura o fución pública del dedicante, y es imposible saber, por otra parte, si la operación aludida es una batalla o un acto de piratería.

    En cuanto a la toma del poder por el tirano, no parece que haya tenido que ver con ningún enfrentamiento interno de gran envergadura, porque se nos dice que ocupó la acrópolis de la ciudad con tan solo quince hoplitas, estableciendo inicialmente una especie de gobierno familiar, compartido con sus hermanos; luego, utilizó la violencia para librarse de ellos. Se menciona también en las fuentes una ayuda recibida del tirano Ligdamis de la isla de Samos, tal vez para sofocar la reacción producida por su asalto al poder y por su conducta impía.

    Lo cierto es que en la tiraní de Polícrates destcan la fuerza militar, la proyección comercial de la isla y, desde luego, la ostentación de riqueza, que se traduce, por encima de todo, en el embellecimiento de la ciudad. La peculiar situación de Samos, frente a Mileto, su inveterada rival, y pegada a la costa que amenazaban los persas, fue capitalizada favorablemente por un personaje, Polícrates, que tenía una enorme capacidad de acción y una audacia probada. Logró hacerse temer y respetar, hasta el punto de obtener importantes beneficios materiales en la protección que dispensaba a los vecinos contra los persas.

    El desarrollo del poderío naval de Samos, que constata Tucidides, tuvo también una dimensión comercial, como muestra la vista del samio Coleo a la ibérica Tarteso.

    En ocasiones sus empresas marítimas aparecen en las fuentes como acciones de piratería, pero en esa época el comercio marítimo internacional no estaba demasiado regulado, y está claro que existía una rivalidad entre los estados que lo practicaban, no exenta de violencia.

    Heródoto celebra las tres maravillas más importantes de Samos, que se atribuyen a Polícrates. La primera es un túnel hecho por Eupalino de Megara bajo una montaña para llevar agua a la ciudad, que se comenzó por los dos extremos a la vez, encontrandose los perforadores justamente en el centro; la segunda la impresinante fortificación y el acondicionamiento, en general, del puerto; la tercera, el magnifico templo de la diosa Hera, construido por Roico de Samos.

    Además, la corte de Polícrates estaba abierta a los poetas, algunos de los cuales se establecieron gustosos en ella: así Ibico, que procedía de Regio, en la Magna Grecia, y escribió delicadísimas odas corales. O Anacreonte, un jonio de Teos, de muy diferente carácter y famoso por haber encarnado un cierto ideal de vida, basado en la fuerza del vino y el amor.

    Mileto constituye, en fin, un caso de tiranía bajo los auspicios persas. La ciudad, que tendría antecedentes de época micénica, habia sido, al parecer, recolonicada por elementos jonios, los cuales, según la tradición, se habian unido a mujeres carias. Contaba con un puerto privilegiado y tiene probada su temprana orientación comercial, habiendo fundado colonias en la zona del Mar Negro. Además, Mileto, junto con Samos y Egina, tiene una presencia muy destacada en el puesto comercial de Naucratis.

    La cumbre de su periodo corresponde, en todo caso, al mandato del irano Trasibulo, que supo aguantar los ataques del vecino y a la sazon poderoso reino lidio. Es contempráneo de Periandro de Corinto y parece heber tenido los mismos problemas que él con la opsición de “las espigas sobresalientes”. Parece que asumío la tiranía desde la magistratura suprema, la pritanía, que correspondía a un estado inicialmente aristicrático y orientado después hacia una oligarquía.

    La tiranía de Mileto se relaciona también con un enfrentamineto entre ricos y menos ricos, que podría haber sido propiciado por la implicación en el comercio ultramarino de los unos, con el consiguiente aumento de su riqueza, y por la promoción, en calidad de hoplitas, de los otros, que habría desarrollado en ellos una tendencia a la reivindicación. Pero eso no es más que una interpretación de unos datos bastante ambiguos.

    LOS BAQUIADAS DE CORINTO:

    La formidable acrópolis del Acrocorinto ha proporcinado algunos restos micénicos disperso, y es probable que el estado de época histórica conserve el nombre del asentamiento de la Edad del Bronce, pero el registro arquelogico significativo se incia con el establecimieno de los dorios en el lugar, hacia el 900 a.C.

    Tras un siglo y medio de una forma de vida pobre y sin aparentes contactos con el exterior, la ciudad crece subitamente y se llena de productos importados, algunos de los cuales proceden incluso del Proximo Oriente. El movimiento colonizador y el desarrrollo comercial de las ciudades griegas a partir del siglo VIII a.C. ha potenciado sin duda la privilegiada situación de este estado, llave del Peloponeso y abierto directamente a las rutas marítimas del Oriente y a las del Occidente. Las reducidas dimensiones de su territorio, que bloqueaban el desarrollo demográfico y apenas permtían una actividad agropecuaria, se vieron compensadas por la fundación de colonias ultramarinas, las cuales impulsaron el crecimiento de la industria y del comercio; en definitiva, Corinto se convirtió muy pronto en la encrucijada comercial del Mediterráneo oriental.

    Esta eclosión deCorinto fue dirugida por su propia aristociracia, por uno de sus clanes o genes, el de los Baquíadas, que era ya, o se convirtío entonces, en el más poderoso. Ellos fundaron las colonias de Corcira y Siracusa e impulsaron sin duda la magnifica industria cerámica, que desde el mismo siglo VIII se distribuye por todo el Mediterraneo. Dionisio de Halicarnaso se refiere a un Baquíada llamado Damárato, que tuvo que expatrarse al establecerse la tiranía y se lllevó consigo a Etruria a un puñado de artistas corintio, introduciendo allí la industria cerámica y la escultura en terracota.

    A proposito del congreso celebrado en Esparte por los miembros de la Alianza Espartana a finales del siglo VI a.C. con objeto de tratar la propuesta espartana de restablecer en Atenas al tirano Hipias, Heródoto (5.92) recoge el discurso del delegado corintio, que se manifiesta contrario a la misión, debido a la amarga experiencia de que haber sufrido Corinto con la tiranía; el historiador introduce un excursus sobre el establecimiento de esa tiranía, que se integra en el siscurso y constituye una de las dos versiones transmitidas por los antiguos sobre tal circunstancia.

    Heródoto; Historias, Libro V, 92:

    Un aguila esta preñada en las rocas, y dará a luz un león fuerte, carnicero: y a muchos le aflojará las rodillas. Meteos eso bien en la cabeza, corintios, que en torno de la hermosa Pirene habitais y a la elevada Corinto.

    El corintio dice que los Baquíadas, a la sazon dirigentes del Estado, prohibian los matrimonios fuera del clan, pero que una de sus mujeres, llamada Labda, fue rechazada en rezón de su cojera, y que se le permitío desposarse con un individuo, Eetión, que ni siquiera era de estirpe doria, sino descendiente de los míticos Lapitas. Prodújose entonces un oráculo delfico conestas palabras: “Eetión, nadie te honra, aunque estás lleno de honor. Labda está encinta y alumbrará una piedra de milino; caerá sobre los hombres que monopolizan el poder y hará justicia sobre Corinto”.

    Un segundo oráculo (Herod. 5.92) vino a corroborar el mensaje del primero, por lo que el clan intentó dar muerte al recien nacido. Su madre logró, sin embargo, ocultarlo, y el así llamado Cipselo se impuso luego como tirano, matando a unos corintios y desterrando a otros, cuyas propiedades confiscó. Gobernó durante treinta años, y le sucedío su hijo Periandro, que acabó siendo más duro de lo que lo fuera su padre.

    La ascendencia lapita e Eetión ha permitido a algunos historiadores interpretar la tiranía de Cípselo como la imposición del elemento predorio de Corinto, liderado por éste, sobre la aristocracia doria, representada por el clan de los Baquíadas; ignoramos, sin embargo, la importancia cuantitativa y cualitativa de la oposición racial en Corinto, y la composición de las fuerzas que llevaron a Cipselo al poder.

    Un pasaje del escritor augusteo Nicolás de Damasco, que parece depender de la Historia de Grecia escrita por Éforo en el siglo IV a.C., recoge la noticia de que Cípselo se convirtió en tirano tras haber sido elegico para la magistratura de polémarchos y haber organizado desde ellas sus fuerzas, pero el argumento ha parecido anacrónico, y, además, Aristóteles incluye a Cípselo entre los tiranos demagogos, no entre los exmagistrados.

    Nos falta, por lo tanto, una información, siquiera mínima, para interpretar con certeza el caso de Corinto. El sentido común invita a pensar, no obstante, que, si Cípseñlo logró vencer al poderoso clan de los Baquíadas en un momento en que ellos parecen heber controlado el desarrollo económico de la ciudad y esa riqueza que es la que promociona precisamente a los tiranos, fue porque consiguió aglutinar un grupo que tuviera una capacidad económica, pudiendo haber pertenecido también él mismo por línea paterna a una familia importante del territorio de Corinto. Podría interpretarse, por tanto, este caso dentro de un marco de rivalidad entre grupos poderosos, sometidos hasta entonces a la égida de ls superaristocracia que representaban los Baquíadas.

    En cuanto a la leyenda del origen de Cípselo y los oráculos, resulta dificil discernir entre lo autentico y la recreación posterior, destinada a magnificar y legitimar a la persona del tirano. En esa leyenda se ha introducido sin duda el tema, de origen posiblemente oriental, que encontramos en la historia de Sargon de Akad de Moises, de ciro y de tantos otros forjadores de pueblos. Tampoco es posible interpretar con certeza la supuesta sanción favorable del oráculo de Delfos a la iniciativa de Cípselo. Cabe destacar, en todo caso, la continuidad que manifiesta la política del tirano y de su hijo, con rspecto a la de los Baquíadas, en la orientación económica de Corinto y en la proyección de su imagen hacial el exterior, lo que constituye un rasgo singular de esta tiranía.

    La imagen de periandro, hijo y heredero de Cípselo, también tiene puntos oscuros. Impresionó a los antiguos por su afición a las artes y por su fuerte personalidad, y, desde luego, bajo su mandato la ciudad continuó en la linea de prsperidad. Sim embargo, también está claro que tuvo dificultades para mentenerse en el poder y que hubo de recurrir a la represión. Heródoto dice en el pasaje de referencia que en un principo fue mas blando que su padre, pero se volvió más cruel que él cuando, habiendo preguntado, a traves de un mensajero al también tirano Trasibul o de Mileto, cómo podría conservar el poder, condujo éste al enviado hasta un campo de trigo y procedió a cortar ante sus ojos las espigas que sobresalían sobre el conjunto. Periandro comprendió el mensaje y dio muerte o deterró a los ciudadanos más importantes. No hay por que pensar en un revitalización del viejo clan postergado, sino más bien que la tiranía había agotado su msión histórica y que los grupos sociales, son sus respectivos líderes, presionaban sobre el régimen para constituir una oligarquía más o menos orientada hacia la democracia.

    Las relaciones entre Corinto y su gran colonia Corcira en la época de Periandro resultan un tanto enigmaticas, aunque podrían explicarse hasta cierto punto sobre la base de que los Baquíadas habian emigrado a la colonia al producirse la ascensión de Cipselo al poder y mantenian un odio inveterado a la familia usurpadora de sus antiguos privilegios. Según refiere Heródoto (3.48-53), Periandro había casado com Milisa, hija del tirano Procles de Epidauro, y después la había asesinado. El suegro consiguió entonces que el hijo menor de Periandro, Licofrón, se enemistara con su padre, por lo que éste lo envió a corcira, disponiéndose él mismo a marchar a Corcira. El plan fracasó porque los colonos no querían a Periandro y, a fin de impedir su venida, asesinaron a Licofrón; pero el tirano se vengó cruelmente enviando a trescientos hijos de los corcirenses más importantes al rey de Licia como presente, que no llegaron, por cierto, a su destino, porque, habiendo hecho escala el barco en Samos, los samios los ayudaron a escapar. Al margen de la anécdota familiar, el relato de Heródoto muestra, por un lado, la tendencia de los tiranos a vincularse unos con otros a través de relaciones familiares, como veíamos en el caso de Teágenes de Mégara; por otro, su afán de relacionarse con los reinos orientales, que tiene indudablemente un designio económico; por otro, las tensiones entre los Estados comerciantes, como sería el caso de Samos frente a Corinto; por otro, el interés de Periandro por controlar a su colonia, Corcira, que había carecido espectacularmente y tenía una gran importancia en la proyección de Corinto hacia el Occidente; por otro, en fin, la existencia en Corcira de un grupo fuerte enfrentado al tirano de corinto.

    Si la fundación de Corcira y Siracusa fueron, como se ha dicho, anteriores al mandato de los tiranos, en la época de éstos prosiguió la política colonial.

    Epidamno, en la costa del Adriatico fue fundada en el año 625 a.C., es decir bajo el mandato de Periandro, por elementos procedentes de Corcira, pero la metrópoli proporcionó al fundador, un Baquiada, para cumplir con la norma tradicional de que el oikistés preteneciera al mejor linaje; no podía esperar quizá mucho Periandro de esa colonia, pero tal vez se libraba de un elemento perturbador en su propio estado. En vida de Cípselo, por otra parte, se habian fundado en la isla de Léucade Ambracia y Anactorio, que reforzaban las rutas comerciales del oeste. Por el noroeste, la colonia de Potidea jalonaba la ruta balcánica.

    Despues de la muerte de Periandro la tiranía se extinguío,dando paso a una oligarquía amplia que vinculaba el poder político a la capacidad economica. No sabemos si el oráculo de Delfos tuvo alguna participación en la sustitucion del régimen, o se limitó, como en tantos otros caos a sancionar unos hechos consumados.

    El caso es que Cípselo parace haber gozado de su favor, o habérselo granjeado diplomaticamente, porque fue él quien construyó el primer Tesoro, que albergaba sus propias ofrendas, junto con las de los reyes de Lidia. Desaparecia la tiranía, sin embargo, el oráculo autorizó a los corintios según indica Plutarco, a que borraran el nombre de Cípselo de esa construcción.

    SITUACION GEOGRAFICA DE CORINTO:

    Corinto es una ciudad situada a la entrada del peloponeso, entre el golfo de Corinto(abierto hacia occidente) y el golfo Sarónico (abierto hacia Asia), al que de una formidable acrópolis, el Acrocorinto. Era considerada la tercera ciudad de Grecia Despues de Atenas y Esparta. Según la leyenda fue fundada por Foroneo, rey de Argos, y sus murallas habrian sido levantadas por Sisijo, hijo de Eolo y nieto de Helen. Ciudad poderosa en la epoca prehelenica, la arqueologia ha revelado que estuvo precedida por diversos establecimientos que se remontan al neolitico(milenio VI a C.).

    Según la tradición legendaria,dependia del territorio de Micenas en el momento de la grerra de Troya. Despues de la invasión doria, y siempre según las leyendas, el rey heráclida Aletes junto una dinastía en la ciudad, recibiendo la ciudad el nombre de Egira (¿la atalaya?) y estableciendo los reyes dorios en el acrocorinto. Hacia el año 747 a. C., una poderosa familia de armadores, los Baquiadas, se hizo con el poder y la monarquía fue sustituida por un regimen oligárquico. Corinto contruyó entonces sus dos puertos, el Cencreas hacia levante, el Leques hacia poniente, al igual que el Diolcos (pasarela de madera que posteriormente se hizo de piedra que atravesaba el istmo de Corinto y unia el golfo Sarónico con el golfo de Corinto. Sobre ella se hayaban las embarcaciones. El cipselista Periandro, a finales del SVII a. C., habian intentado en vano perforar un canal a traves del istmo, intento reemprendido por Neron en la epoca romana, con tan poco éxito como su antecesor. Se enriquecio con los derechos que le pagaban las otras ciudades por utilizar el Diolcos y se alio con Calcis. Intervino en las asuntos griegos luchando con Calcis contra Eretria, armo a Samos cntra Mileto y entro en guerra contra Megara y Egina. En la misma epoca, coloniza las costas de Epiro e Iliria y fundo Siracusa en Sicilia. Sin embargo, Corinto, clonia suya, se convirtio en su rival y, en el año 664, las tropas navales de la ciudad madre y de su colonia se enfrentaron en la primera batalla naval registrada por los griegos.

    Esta ruptura, que asestó un golpe al comercio corintio, creo nuevos descontentos. Puede que fiston de Argos intentara entonces una invasion de Corinto. Los Baquiadas, que se unian entre ellos y designaban cada año a aquel que iba a gobernar la ciudad con el titulo de pritamo, fueron derrocados en el 657 a.C. por Cipselo, quien establecio la tirania en su provecho y en el de su hijo Periandro.

    Bajo los Cipselidad, Corinto mantuvo su poderio. Fundo hacia el oeste Ambracia y Anactorio, sometio Corcira y Epidauro y fundo Potiblea en el mar Egeo. Las oligarquia fue restaurada en el 582 a.C., pero ya no en beneficio de una sola familia. Esta oligarquia moderada hizo reinar la paz y la justicia, pero la expansion colonial y economica de Corinto perdio impulso. Aliada de Esparta, participo en las guerras medicas. Mas adelante, sus altercados con Corcira formaron parte del origen de la guerra del Peloponeso, en la que siguio siendo aliada de Esparte hasta que el imperialismo lacedemonio provoco la guerra de Corinto (395-387), ni la que se unio a Atenas contra Esparta. Estubo de lado de los atenienses y de los tebanos en queromea, y mas adelante fue sede de una guarnición macedonia. Entonces se convirtio en el centro de la liga panhelenica, llamada de Corinto, instituida por Filipo II de macedonia, quien se proclamo su hegemonico. La mayor parte de las ciudades de Grecia propiamente dicha, exceptuando a Esparta, entraron a formar parte de la misma par la fuerza.

    En corinto resistia el synedrian, asamblea de los delegados de los estados miembros. Macedonia no farmara parte, pero Filipo, ademas de su titulo de hegemon, tenia la mayoria gracias a las 26 votos concedidos a las ciudades miembros, que le eran totalmente sumisas; asi pues, la asablea solo tenia la apariencia de institucion democratica. A los miembros de la liga, solo les quedaba arreglar sus conflictos de una manera pacifica con la mediacion del synedrion, y esta ciudad estaba obligada a abastecer a su aliada, Macedonia, de tropas y naves destinadas a combatir a las persas, enemigos de las griegos durante generaciones. Arato expulso a la guarnicion macedonia del Acrocorinto e incorporo a Corinto a la liga Aquea en el año 243 a.C. En su territorio, al sur. Se encontraba Tenea, donde Eslipo habria pasado su infancia y en la que existia un celebre templo de Apolo. Esta ciudad proporciono numerosos colonos a Corinto, especialmente con ocasión de la fundacion de Siraciusa. Mas adelante, lograba su independencia en la epoca helenistica, entro en guerra contre ella y se hizo aliada de los romanos que, bajo la ordenas de Lucio Munmio, arrasaron Corinto en 146 a.C.

    Cesar y Augusto la reconstruyeron y la poblaron de veteranos romanos y de libertos. Adriano la embellecio antes de que fuera saqueada en el S. III por los herulos.

    LA EVOLUCION DE LA HISTORIA DE GRECIA EN LA MAYORIA DE LAS POLEIS:

    • Siglos XII-VIII: Rey homérico, limitado por los aristoi.

    • Siglos VII-VI: Poder absoluto de los aristoi. Los jefes de la patria forman consejos de gobierno (bulé). El poder del rey se convierte en simbolico o religioso, como un miembro deeste consejo especializado en asuntos religiosos. Se dan luchas de clases por el poder.

    • Siglos VI-V: Algunos de estos aristoi se imponen a sus iguales de los consejos y concentran el poder en sí mismos y en sus familiares:TIRANIA.

    • Siglo IV: Democracia. Algunos aristoi siguen dominando en las poleis, controlando partidos populares, comprando votos, etc.

    CARACTERISTICAS DEL ACCESO AL PODER DE LOS TIRANOS:

    • Ilegitimidad: El poder lo obtienen por un acto de fuerza.

    • Apoyo popular: Sobre todo de los pequeños clanes, a cambio de jugosas contrapartidas, como poder, por las que luchaban antes de la aparición del tirano.

    • Hostilidad hacia la aristocracia: No como tales aristoi, puesto que el propio tirano lo es, sino por su mal gobierno.

    • Origen aristocrático de los tiranos: Negado a veces por ellos mismos para ganarse el apoyo de los humildes.

    CONCLUSIONES SOBRE LA TIRANÍA:

    • La tiranía en sentido abstraco, puede ser un régimen positivo, pero las actuaciones de los tiranos pueden convertirla en algo odioso.

    • Los tiranos llegaban al poder amparados por los clanes no poderosos enfrentandose al clan o clanes dominadores.

    • Los tiranos no cambiaban leyes ni institiuciones, solo sustituian al Consejo, dominado antes por uno o dos clanes, y ahra los dominaban ellos.

    • Hubo tiranos (Pisistrato) que dejaran un recuerdo positivo, y otros (Hiparco) que dejaron un recuerdo negativo, pese a que tods eran crueles.

    • La crueldad, no necearia, de los tiranos de segunda genración irigino un cambio mental en ls griegos que conllevó reformas políticas que condujeron a la democracia.

    • Todos los tiranos tenían origen aristocrático y las leyendas sobre origen no arostocrático parece que fueron propagadas por los tianos de segunda generación.

    • La red de vínculos entre los diversos tiranos responde también a una necesidad de los tiaanos de segunda generación de sostenerse en el poder, creando una especie de grupo.

    • El reclutamiento de ejercitos mercenarios por parte de los tiranos lo hacian por las necesidades militares.

    • La historia de Grecia es una progresiva ampliación del espectro político.

    • Los nobles para pervivir en una grecia que cada vez ampliaba mas su espectro político, tuvieron que llegar incluso a negar su pripia identidad.

    FUENTES LITERARIAS: (Solo para los Baquíadas.)

    • Heródoto: -- Historias; Libro III; 48, 49, 50, 51, 52, 53.

    -- Historias; Libro V; 92, 95.

    • Aristoteles: -- Política; Libro II; 12, 1274a8.

    -- Política; Libro III; 13, 1284a16.

    -- Política; Libro V; 4, 1304a4.

    -- Política; Libro V; 10, 1310b6.

    -- Política; Libro V; 10, 1311a13.

    -- Política; Libro V; 10, 1311a15.

    -- Política; Libro V; 11, 1313a4.

    -- Política; Libro V; 11, 1313b9.

    -- Política; Libro V; 12, 1315b3.

    -- Política; Libro V; 12, 1315b4.

    -- Constitución de los atenienses; 1346a31.

    • Tucídides: -- Historia de la Guerra del Peloponeso; Libro I; 104,1.

    • Pausanias: -- Descripción de Grecia; Libro I; 23,1.

    -- Descripción de Grecia; Libro II; 28,8.

    CUADRO CRONOLOGICO:

    • 725-700. Cerámica proto-corintia antigua.

    • 700-650. Cerámica proto-corintia media.

    • 660. Fundación de Bizancio.

    • 655-585. Tiranía en Corinto, bajo el mando de Cípselo y de Periandro.

    • 650. Tiranía de Ortágoras de Sición.

    • 640. Tiranía de Teágenes de Mégara.

    • 632. Cilón intenta convertirse en tirano de Atenas.

    • 630-650. Apogeo de la cerámica corintia.

    • 620-570. Tiranía en Mitilene: Alceo, Safo y Pitaco.

    • 610. Trasibulo, tirano de Mileto.

    • 600. Clístenes se convierte en tirano de Sición.

    • 595-586. La primera Guerra Sagrada por el control de Delfos.

    • 580. Templo de Artemis en Corcira: primer templo griego de piedra.

    • 561. Primera tiranía de Pisistrato en Atenas.

    • 546. Última tiranía de Pisístrato en Atenas (546-528).

    Vídeos relacionados