Balonmano

Historia. Reglas básicas. Técnicas de lanzamiento. Sanciones disciplinarias

  • Enviado por: Marythetpr
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 20 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


HISTORIA

El Balonmano es un deporte de reciente creación, aunque hay expertos que señalan que sus orígenes se remontan a la antigüedad. Así, en la antigua Grecia ya se practicaba un juego de pelota con la mano, conocido como el "Juego de Ucrania", en el que se utilizaba una pelota del tamaño de una manzana y los participantes debían procurar que no tocara el suelo. Este juego lo llegó a describir Homero en la "Odisea".

En la época romana, un médico llamado Claudio Galeno recomendaba a sus enfermos que jugaran al Hapaston, que se practicaba con un balón.

Durante la Edad media, los juegos de pelota con la mano eran practicados principalmente en la Corte. Fueron bautizados por los trovadores como los "Primeros Juegos de Verano". En todo caso, eran juegos y prácticas deportivas no estructuradas, sin ningún tipo de reglamento ni de normas.

Sin embargo, los orígenes modernos del balonmano datan de finales del siglo XIX, cuando se utilizaba como complemento para entrenar y preparar a los gimnastas. En 1892, un profesor de Gimnástica, Konrad Koch, creó el "Raffballspied", con características muy parecidas al actual balonmano. En ese tiempo, en Checoslovaquia se practicaba en las escuelas un juego en el que cada equipo estaba formado por siete jugadores. Se denominaba "Hazena" y su primer reglamento apareció en 1905.

En un Instituto de Enseñanza Media de Dinamarca, un profesor de Gimnasia, Holger Nielsen, en 1898 introducía un juego nuevo con un balón pequeño, al que se llamó "Haandbol". Se trataba de meter goles en una portería, de una manera semejante al fútbol, pero manejando el balón con las manos.

Pero los pocos historiadores que se han atrevido a profundizar en los orígenes del actual balonmano apuntan a un profesor de Educación Física, afincado en Berlín, llamado Max Heiser, como el verdadero y legítimo "padre" de esta modalidad deportiva.

Jugaba con sus alumnas en una de las principales avenidas de Berlín, en 1907. El juego que creó se denominó "Torball", basado en otros juegos parecidos. Dos años más tarde, un compatriota de Heiser, Carl Schelen, "inventa" un nuevo juego, al que se puso el nombre de "Hanball", inspirado principalmente en el fútbol. Las reglas eran idénticas, con la diferencia de que se jugaba con la mano. Cada equipo estaba compuesto por 11 jugadores y se practicaba sobre un terreno de fútbol.

Después de la Primera Guerra Mundial se asienta definitivamente este juego. En Alemania, prácticamente, se convierte en el deporte oficial.

Sin embargo, Uruguay reivindica la paternidad de este deporte, donde comenzó a ser muy conocido en 1916 un juego muy parecido al actual. Dos años más tarde se disputaba un encuentro oficial en el estadio de Montevideo.

La introducción de este deporte en territorio español ha seguido los mismos caminos y senderos que en otras partes. Primero, se dio a conocer el balonmano a once, como una derivación del fútbol y, poco a poco, se fue etiquetando en el balonmano a siete, con salas cubiertas como escenario principal.

Se puede decir que los orígenes del balonmano español proceden de las esferas militares. En la escuela Naval de El Ferrol lo llegan a practicar sus cadetes y alumnos. Existen datos oficiales de que en 1928 se presenta el balonmano en el Regimiento Alcántara, en Barcelona. Después de la Guerra Civil, tanto el Frente de Juventudes como la Sección Femenina y el SEU son los únicos organismos oficiales que controlan de alguna forma el deporte en España.

REGLAS

Reglas básicas

Se puede avanzar con el balón en las manos hasta un máximo de tres pasos. A partir de ese momento el jugador dispone de 3 segundos para lanzar, pasar el balón o botar. Si se bota el balón, sólo con una mano por cada bote, se puede continuar en movimiento hasta que se deje de botar. A partir de ese momento se pueden dar otros tres pasos y obligatoriamente hay que lanzar o pasar antes de tres segundos, ya que no está permitido a un jugador botar de nuevo el balón sin que este toque a otro jugador o la portería.

El área de la portería no puede ser invadida por ningún jugador excepto por el portero que defiende la portería. Si un jugador atacante lo hace, la jugada se invalida y el balón pasa a manos del equipo que defendía. Si un jugador del equipo que defiende invade el área, se señalará penalti.

Un jugador no puede sobrepasar la línea de lanzamiento al ejecutar un penalti y por lo menos alguna parte de un pie tiene que permanecer en contacto con el suelo hasta después del lanzamiento. Si el pie se separa del suelo o se desliza se tiene que sancionar falta de pie. En la ejecución del penalti, todos los jugadores, excepto lanzador y portero, deberán permanecer por detrás de la línea de 9 m.

Si el equipo atacante no demuestra una actitud ofensiva, se le pitará 'juego pasivo' y se le dará el balón al equipo que defendía. No hay un tiempo definido para pitar 'juego pasivo' así que suele haber controversia ya que el criterio arbitral, en este caso, hace mucho.

Cualquier acción en que se impida con falta una acción clara de gol será considerada Penalti.

Primera regla: el terreno de juego

Es un rectángulo de 40 metros de largo y 20 metros de ancho, que consta de dos áreas de portería y un área de juego. Las líneas más largas se llaman líneas de banda y las más cortas líneas de gol. La portería está situada en el centro de cada línea exterior de portería. Las porterías estarán firmemente fijadas al suelo o a las paredes que están detrás de ellas. Sus medidas interiores serán de 2m de alto y 3 m de ancho. Delante de cada portería está el área de portería.

* Las medidas se muestran en cm.

Duración del partido

Para equipos masculinos y femeninos de más de 16 años, la duración del partido es de dos tiempos de 30 minutos con 10 minutos de descanso.
Para los equipos de jóvenes entre 12 y 16 años es de dos tiempos de 25 minutos, y para la edad comprendida entre los 8 y los 12 años de dos tiempos 20 minutos; en ambos casos el descanso será de 10 minutos.

El partido da comienzo con el toque de silbato del árbitro central que señala el saque de centro y termina con la señal automática de la instalación mural de cronometraje o por la señal final del cronometrador.
Las infracciones y actitudes antideportivas cometidas antes de la señal del cronometrador deben ser sancionadas por los árbitros aún después de haberse producido esta señal. El árbitro sólo da por finalizado el periodo de juego con su silbato después de esperar el resultado de la ejecución del golpe franco o lanzamiento de 7 m. Una falta cometida durante la ejecución de este lanzamiento no supone un golpe franco para el equipo contrario.

Después del descanso los equipos cambian de campo.
Los árbitros deciden cuándo debe interrumpirse el tiempo de juego y cuándo debe reanudarse. Señalan al cronometrador el momento de la detención de los cronómetros (time-out) y el de su puesta en marcha.
La interrupción del tiempo de juego debe señalarse al cronometrador por medio de tres pitidos breves acompañados de un signo de "T" con las manos.
Al final de una interrupción del tiempo de juego, el partido se reanuda siempre mediante un toque de silbato del árbitro.
Si la señal de final de tiempo se produce en el momento de la ejecución o durante la trayectoria del balón en un golpe directo o en un lanzamiento de 7 m. hay que volver a ejecutar el lanzamiento. debe esperarse el resultado del mismo antes de que los árbitros den por finalizado el partido.
Las infracciones en el comportamiento con el contrario o actitudes antideportivas cometidas durante la ejecución de un golpe franco o lanzamiento de 7 m., deben ser sancionadas.
Si los árbitros observan que el cronometrador ha finalizado el juego demasiado pronto, tienen la obligación de retener a los jugadores en el terreno de juego y volver a reanudar el partido hasta completar el tiempo que restaba por jugar.
El equipo que haya resultado perjudicado por una interrupción injustificada, seguirá en posesión del balón en la reanudación.
En el caso en que el primer tiempo haya finalizado demasiado tarde, la duración del partido se reduce en consecuencia.
Si debe continuarse un partido empatado hasta que gane un equipo, después de un descanso de 5 minutos, se sortea de nuevo la elección del campo o de saque de centro.
El tiempo de las prórrogas durará 2 x 5 minutos para todos los equipos (cambio de campo sin descanso).
Si el partido continúa empatado después de esta primera prórroga tiene lugar una segunda, después de 5 minutos de descanso y un nuevo sorteo, con una duración de 2 x 5 minutos (cambio de campo sin descanso).
Si el partido sigue aún empatado se procederá en función del reglamento particular de la competición en cuestión.

Los jugadores

Cada equipo estará formado por catorce jugadores. Sólo pueden estar simultáneamente 7 jugadores en el campo. Todos los demás son reservas.

Durante el encuentro, el equipo tiene que tener designado siempre a uno de los jugadores como portero en el terreno de juego. Un jugador designado como portero puede convertirse en jugador de campo en cualquier momento. Igualmente, un jugador de campo puede convertirse en cualquier momento en portero.

Un equipo tiene que tener en el terreno de juego por lo menos 5 jugadores al comienzo del partido.

El número de jugadores de un equipo se puede incrementar hasta 14, en cualquier momento durante el partido, incluida la prórroga.

El partido puede continuar, incluso si uno de los equipos en el terreno de juego se ha reducido a menos de 5 jugadores. Son los árbitros los que

deben juzgar, en cada caso, cuándo debe suspenderse el encuentro definitivamente.

Durante el partido, los reservas podrán entrar en cualquier momento y de manera repetida sin avisar al cronometrador-anotador siempre que los jugadores a los que sustituyan hayan abandonado el terreno de juego.

Un cambio antirreglamentario debe ser sancionado con 2 minutos de exclusión para el jugador infractor. Si más de un jugador del mismo equipo realizan un cambio antirreglamentario en la misma situación, solamente será sancionado el primer jugador que cometió la infracción.

Todos los jugadores de campo de un mismo equipo deben vestir uniformes idénticos. La combinación de colores y diseños para los dos equipos deberá distinguirse claramente. Todos los jugadores que vayan a actuar como porteros en un equipo tienen que llevar el mismo color, que debe distinguirse del de los jugadores de campo de ambos equipos y del portero (s) del equipo contrario.

El portero

Se permite:

Tocar el balón con cualquier parte de su cuerpo, siempre que lo haga con intención defensiva sobre el área de portería.

Desplazarse con el balón dentro del área de portería sin estar sujeto a ninguna de las restricciones que se aplican a los jugadores de campo no obstante, al portero no le está permitido retrasar la ejecución de un saque de portería.

Abandonar el área de portería sin estar en posesión del balón y tomar parte en el juego; si lo hiciera, estaría sujeto a las reglas que se aplican a los jugadores de campo.

Abandonar el área de portería con el balón y jugarlo de nuevo de juego, si no ha podido controlarlo.

No le esta permitido:

Poner en peligro al adversario en cualquier acción defensiva.

Lanzar intencionadamente el balón ya controlado detrás de su propia línea de portería, fuera de la portería.
Salir del área de portería con el balón controlado.
Tocar el balón fuera del área de portería, después de un saque de portería, si no ha sido tocado mientras tanto por otro jugador .
Tocar el balón que está parado o rodando en el suelo fuera del área de portería, estando el portero dentro de la misma.
Introducir el balón dentro del área de portería que esté parado o rodando en el suelo exterior de dicha área.
Entrar con el balón en su propia área de portería procedente del terreno de juego.
Tocar con el pie o la pierna por debajo de la rodilla el balón que se halla en el área de portería o que se dirige al campo de juego.
Franquear la marca de 4 metros o su prolongación imaginaria cuando se ejecuta un lanzamiento de 7 m. hasta que el balón haya salido de la mano del lanzador.

Como puede jugarse el balón

Se permite:

Lanzar, golpear, empujar, golpear con el puño, parar o coger el balón con ayuda de las manos, brazos, cabeza, tronco, muslos y rodillas.
Tener el balón durante tres segundos como máximo tanto en las manos, como si se encuentra en el suelo.
Dar tres pasos como máximo, con el balón en las manos.

Se considera paso:

Cuando un jugador, con los dos pies en contacto con el suelo, levanta uno y lo vuelve a colocar en el suelo, levanta o desplaza uno.
Cuando un jugador con un pie en el suelo, recepciona el balón y toca a continuación el suelo con el otro pie.
Cuando un jugador en suspensión toca el suelo con un solo pie y vuelve a saltar sobre el mismo pie, o toca el suelo con el segundo pie.
Cuando un jugador en suspensión toca el suelo con los dos pies al mismo tiempo y levanta un pie y lo vuelve a colocar en el suelo o desplaza un pie.

Tanto parado como en carrera:
Lanzar una vez el balón al suelo y recogerlo con una mano o ambas manos.
Botar el balón en el suelo de forma continuada con una mano, así como hacerlo rodar de una forma continuada con una mano, y recogerlo con una o ambas manos.
Desde que el jugador controla el balón con una o ambas manos, debe jugarlo después de tres pasos como máximo y dentro de los tres segundos siguientes.
Se considera que el balón es botado o lanzado al suelo cuando el jugador lo toca con cualquier parte de su cuerpo, intencionadamente, dirigiéndolo al suelo.
El balón puede ser de nuevo botado o lanzado al suelo y recogido si, entretanto, ha tocado otro jugador o la portería.
Pasar el balón de una mano a otra sin perder el contacto con él.
Continuar jugando el balón estando de rodillas, sentado o tumbado.

Se prohibe:

Tocar el balón varias veces seguidas sin que haya tocado el balón mientras tanto el suelo, otro jugador o la portería
Las recepciones defectuosas no se sancionan. Tocar el balón con los pies o piernas por debajo de la rodilla no hay sanción si el balón es lanzado por un adversario.
Lanzar intencionadamente el balón por encima de las líneas de banda o de la propia línea de portería, fuera de la portería
Se exceptúa al portero, en el área de portería cuando despeja el balón por encima de la línea de su propia portería, fuera de la portería (saque de portería). Conservar el balón en posesión de su propio equipo, sin que se pueda observar una acción de ataque o una tentativa de lanzamiento. Ello se considera como juego pasivo, que será indicado por el árbitro mediante una señal de advertencia
Si el equipo no consigue hacer una clara tentativa de lanzamiento a portería, será penalizado con un golpe franco a favor del equipo contrario, desde el lugar en el que se encontraba el balón en el momento de la interrupción del juego.
Si el balón toca a un árbitro que se encuentra dentro del terreno de juego, el juego continúa.

Comportamiento con el contrario

Se permite:

Utilizar los brazos y las manos para bloquear o apoderarse del balón.
Quitar el balón al contrario con la mano abierta y desde cualquier lado.
Bloquear el camino al contrario con el tronco, aunque no esté en posesión del balón.
Contactar con el contrario usando el tronco, estando de frente a él y con los brazos doblados, y mantener este contacto, con el propósito de controlar y seguir al oponente.

Se prohibe:

Arrebatar el balón al adversario con una o dos manos así como golpear el balón que se encuentra en sus manos.
Bloquear o dificultar al contrario con los brazos, manos o piernas.
Retener, agarrar, empujar o lanzarse sobre el contrario.
Impedir, obstruir o poner en peligro al contrario (con o sin balón), de cualquier otra forma que resulte antirreglamentaria. En caso de infracciones en el comportamiento con el contrario, se decretará golpe franco o lanzamiento de 7 metros a favor del equipo contrario.
En caso de infracciones en el comportamiento con el contrario en las que las acciones están, principal o exclusivamente, dirigidas hacia el jugador y no hacia el balón, se decretarán sanciones disciplinarias progresivamente y Las sanciones progresivas también se aplicarán en caso de actitud antideportiva.
Un jugador que ponga en peligro a un contrario al atacarle, deberá ser descalificado, particularmente si:
a) Desde un lado o desde atrás, golpea o tira hacia atrás del brazo ejecutor de un jugador que está lanzando o pasando el balón.
b) Realiza alguna acción que tenga como consecuencia que el contrario se golpee en la cabeza o cuello.
c) Golpea el cuerpo de un oponente con su pie o rodilla o de cualquier otra forma.
d) Empuja a un contrario que está corriendo o saltando, o le ataca de tal forma que el contrario pierda el control de su cuerpo. Una conducta antideportiva grave debe ser sancionada con una descalificación.
En caso de agresión el jugador infractor será expulsado.

El gol

Se consigue un gol cuando el balón rebasa totalmente la línea interior de la portería y sin que ninguna falta acabe de ser cometida por el lanzador o sus compañeros.
Cuando un defensor comete una falta que no impide que el balón entre en la portería, el gol se considera válido.
El gol no es válido, si los árbitros o el cronometrador han señalado la detención del juego antes de que el balón haya entrado en la portería. Un gol marcado por un equipo en su propia portería es siempre un gol válido en favor del equipo contrario, con la condición de que el balón no haya rebasado la línea exterior de portería.

Si los árbitros han concedido gol y se ha ejecutado el saque de centro correspondiente, el gol no puede ser ya anulado.
Cuando se marca gol y acto seguido el cronometrador da la señal de fin de medio tiempo antes de la ejecución del saque de centro, éste ya no se efectuará y los árbitros decretarán de forma clara y ostensible el gol conseguido. El equipo que ha marcado más goles que el otro es el ganador del partido. El partido se considerará empatado cuando es igual el número de goles marcados por cada equipo o bien si no se ha marcado ningún gol.

El lanzamiento de 7 metros

Se ordena lanzamiento de 7 m. en los casos siguientes:
Cuando con una infracción en cualquier parte del terreno de juego, se frustra una clara ocasión de gol, incluso si la comete un oficial.
Cuando el portero introduce en su propia área de portería el balón que se encuentra en el suelo fuera de ella o entra con el balón dentro de su área de portería procedente del campo de juego.
Cuando un defensor entra en su propia área de portería obteniendo una ventaja sobre el jugador atacante en posesión del balón.
Cuando se lanza intencionadamente el balón al propio portero, dentro de su propia área de portería y este toca el balón.
Señal de fin de partido, no justificada, existiendo una clara ocasión de gol.
Evitar una clara ocasión de gol por la intervención de una persona no participante en el juego.
Cuando se ordena un lanzamiento de 7 metros, los árbitros deben detener el tiempo de juego. El lanzamiento de 7 metros tiene que ser efectuado directamente hacia la portería y dentro de los tres segundos siguientes al toque de silbato del árbitro central.
Cuando se ejecuta un lanzamiento de 7 m. el jugador que lanza no debe tocar ni franquear la línea de 7 m. antes de que el balón haya salido de su mano.
Después de un lanzamiento de 7 m. el balón sólo podrá jugarse de nuevo después de que haya tocado de nuevo al portero o a la portería.
Cuando se ejecuta un lanzamiento de 7 m. únicamente el lanzador puede permanecer entre las líneas de área de portería y de golpe franco.
Si un jugador del equipo atacante toca o rebasa la línea de golpe franco antes de que el balón haya salido de la mano del lanzador, se sanciona con un golpe franco favorable al equipo defensor.
Cuando se ejecuta un lanzamiento de 7 m. los jugadores contrarios deben mantenerse a 3 m. como mínimo de la línea de 7 m. Si un jugador del equipo defensor toca o rebasa la línea de golpe franco o se acerca a menos de 3 m. de la línea de 7 m., antes de que el balón haya salido de su mano, se decide lo siguiente:
Gol, si el balón entra en la portería.
Repetición del lanzamiento de 7 m. en todos los demás casos.
Cuando el portero franquea la línea de limitación para el portero, línea de 4 m.
Antes de que el balón salga de la mano del lanzador, el lanzamiento de 7 m. se repetirá si no se ha conseguido gol.
Los árbitros no sancionarán con lanzamiento de 7 m. una falta del equipo defensor en el caso de que haciéndolo, el equipo atacante quedara perjudicado.
Si una clara ocasión de gol es evitada por una infracción en el comportamiento con el contrario, una actitud antideportiva o una señal de final de partido incorrecta, o por la intervención de una persona no participante en el juego, intentando evitar que un gol sea conseguido, se sancionará siempre con un lanzamiento de 7 m. como mínimo.
Si a pesar de la infracción, el jugador del equipo atacante continúa controlando plenamente el balón y su equilibrio corporal, no deberá señalarse lanzamiento de 7m.

La ejecución de los lanzamientos

Todos los jugadores deben encontrarse en una posición según la regla correspondiente.
Una posición incorrecta antes de la ejecución debe ser corregida.
El balón debe encontrarse en la mano del lanzador antes de la ejecución de todos los lanzamientos.
Cuando se ejecuta el saque de centro, de banda, un golpe franco, un lanzamiento de 7m., una parte del pie del lanzador debe tocar constantemente el suelo, se permite levantar el otro pie y volverlo a colocar en el suelo varias veces.
Debe efectuarse toque de silbato del árbitro en los casos siguientes:
a) Reanudación del juego
b) Si un lanzador se retrasa en ejecutar un saque de banda, un saque de portería o un golpe franco.
c) Después de una rectificación o advertencia
d) Después de una amonestación
e) Después de una exclusión
f) Después de una descalificación
g) Después de una expulsión
h) En caso de divergencia arbitral sobre el equipo que debería ser sancionado
En estos casos el lanzamiento debe ejecutarse dentro de los tres segundos siguientes al toque de silbato del árbitro
16:4. Los lanzamientos se consideran ejecutados cuando el balón haya salido de la mano del lanzador
Durante la ejecución de todos los lanzamientos, el balón debe ser lanzado y no debe ser entregado de mano a mano a un compañero (sin pérdida de contacto); tampoco podrá ser tocado a la vez por otro compañero de equipo en el momento de la ejecución.
El lanzador no puede jugar de nuevo el balón hasta que este último haya sido tocado por otro jugador o la portería.
Se puede conseguir un gol válido por medio del tiro directo de cualquier saque o lanzamiento, excepto en el caso de saque de árbitro.
Durante la ejecución de un saque de banda, de un saque de centro o de un golpe franco, los árbitros no deben corregir una incorrecta situación de los contrarios si ello no supone una desventaja para el equipo ejecutante con una puesta en juego inmediata. Cuando la situación irregular entraña una desventaja debe ser corregida.
Si los árbitros han ordenado la ejecución de un lanzamiento a pesar de la situación irregular de un jugador contrario, este último tiene derecho a intervenir normalmente en el juego. El jugador contrario que retrasa la ejecución de un lanzamiento colocándose demasiado cerca del lanzador o de cualquier otra forma irregular debe ser amonestado y en caso de reincidencia será sancionado con exclusión.

Las sanciones disciplinarias

Puede sancionarse con amonestación:
a) En caso de infracciones en el comportamiento con el contrario.
Debe sancionarse con amonestación:
b) En caso de infracciones en el comportamiento con el contrario a sancionar progresivamente.
c) Comportamiento antirreglamentario con motivo de la ejecución de un saque o lanzamiento del equipo contrario.
d) Actitud antideportiva de los jugadores o de los oficiales.
La amonestación se comunica al jugador u oficial infractor y al anotador-cronometrador mostrando una tarjeta amarilla.

Debe sancionarse con exclusión en los casos siguientes:
a) Cambios incorrectos o entrada en el terreno de juego antirreglamentariamente.
b) Por repetidas infracciones en el comportamiento con el contrario, de tal forma que tengan que ser sancionadas progresivamente.
c) Actitud antideportiva repetida por parte de un jugador en el terreno de juego, o fuera del terreno de juego durante un tiempo muerto de equipo.
d) No dejar caer inmediatamente el balón cuando los árbitros toman decisiones contra el equipo en posesión del balón.
e) Por repetidas infracciones cuando el contrario va a efectuar un lanzamiento
f) Descalificación de un jugador o de un oficial.
Excepcionalmente se puede decretar una exclusión sin previa amonestación.
La exclusión se comunica al jugador infractor y al anotador-cronometrador mediante el gesto reglamentario (levantando un brazo con dos dedos extendidos).
La exclusión se efectúa siempre por dos minutos de juego; la tercera exclusión del mismo jugador lleva consigo la descalificación del mismo.
Durante el tiempo de exclusión el jugador excluido no puede participar en el juego y su equipo no puede ser completado.
El tiempo de exclusión comienza con el toque de silbato de reanudación de juego.
Si el tiempo de exclusión de un jugador no ha terminado al finalizar la primera parte, deberá cumplirse el tiempo restante al inicio del segundo tiempo. Esta misma regla es aplicable a las prórrogas.
Debe sancionarse con descalificación en los casos siguientes:
a) Entrada en el terreno de juego de un jugador no cualificado.
b) Infracciones graves en el comportamiento con el contrario.
c) Actitud antideportiva repetida por un oficial o un jugador fuera del terreno de juego.
d) Actitud antideportiva grave, igualmente por parte de un oficial.
e) Después de una tercera exclusión de un mismo jugador.
f) Agresión por parte de un oficial. La descalificación de un jugador o de un oficial durante el tiempo de juego va acompañada siempre de una exclusión, por lo que el número de jugadores de campo se reduce en uno.
La descalificación se comunica al jugador u oficial infractor y al anotador-cronometrador mostrándole una tarjeta roja. La descalificación de un jugador o de un oficial será siempre para el resto del partido debe abandonar inmediatamente el terreno de juego y la zona de cambio. El requerimiento de abandonar la zona de cambio implica también que el jugador u oficial no puede situarse en ningún lugar desde el que pueda tener alguna influencia sobre el equipo.
El equipo al que se ha descalificado un jugador debe jugar con un jugador menos pero una vez transcurrido el tiempo de dos minutos de exclusión, el equipo puede jugar en el terreno de juego con el mismo número de jugadores que antes de la descalificación.

Debe sancionarse con expulsión:
En caso de agresión durante la duración del tiempo de juego, también en el exterior del terreno de juego.

La expulsión se anuncia directamente al jugador culpable y al anotador-cronometrador inmediatamente después de interrumpirse el tiempo de juego.
El árbitro anuncia la expulsión al jugador culpable levantando los antebrazos cruzados a la altura de la cabeza.
La expulsión se aplica siempre para el resto del partido y el equipo debe jugar con un jugador menos durante el resto del partido.
El jugador expulsado no puede ser sustituido y debe abandonar inmediatamente el terreno de juego y la zona de cambio.
Si un jugador excluido comete una nueva infracción antes de que haya sonado el pitido de reanudación, esta falta debe ser considerada como continuación de la anterior, y debe ser sancionada con una sanción más grave.
Cuando el portero es excluido, descalificado o expulsado, otro jugador debe ocupar su puesto.
En caso de actitud antideportiva, los árbitros deben sancionar con una amonestación al jugador culpable, se encuentre dentro del terreno o fuera de él.
En caso de reincidencia el jugador que se encuentra dentro del terreno de juego debe ser excluido. Si el jugador está fuera del terreno de juego (reserva o excluido) debe ser descalificado.
La actitud antideportiva de un oficial debe sancionarse con amonestación y en caso de reincidencia, con descalificación.
En el caso de actitud antideportiva o agresión durante una interrupción del juego o del tiempo de juego, el partido se reanudará mediante el lanzamiento correspondiente a la causa de la interrupción.

La entrada al terreno de juego de un oficial sin autorización debe ser sancionada como actitud antideportiva o como actitud antideportiva grave. Cuando un jugador o un oficial cometan simultánea o sucesivamente varias infracciones (acciones antirreglamentarias, actitudes antideportivas, agresión), que requieren diferentes tipos de sanciones disciplinarias, sólo se decretará la sanción más grave.
La actitud antideportiva o agresión dentro del recinto de juego debe sancionarse como sigue: Antes del partido:
a) En caso de actitud antideportiva con una amonestación.
b) En caso de actitud antideportiva grave o agresión con descalificación no obstante el equipo puede comenzar el partido con 12 jugadores.

Durante el descanso:
c) En caso de actitud antideportiva, con una amonestación.
d) En caso de actitud antideportiva repetida o grave, o agresión, con descalificación.

El saque de árbitro

Se ordena saque de árbitro en los casos siguientes:
a) Cuando jugadores de equipos diferentes cometen una falta al mismo tiempo dentro del terreno de juego.
b) Cuando el balón toca el techo o algún objeto fijo por encima del terreno de juego.
c) Cuando se interrumpe el juego sin que exista infracción a las reglas y ningún equipo posee el balón.
Siempre que se produzca un saque de árbitro, hay que proceder a una interrupción del tiempo de juego (time-out).
El árbitro central, en el centro del terreno de juego, lanza el balón verticalmente hacia arriba con toque de silbato.
Cuando se ejecuta un saque de árbitro, todos los jugadores, a excepción de un jugador por equipo, deben mantenerse al menos a 3 m. de distancia del árbitro que ejecuta el saque.
Los jugadores que disputan el balón deben situarse al costado del árbitro, cada uno del lado de su propia portería. Sólo se puede jugar el balón después que haya alcanzado su trayectoria más alta.

El balón

El balón estará fabricado de piel o material sintético. Tiene que ser esférico. La superficie no debe ser brillante ni resbaladiza.

El tamaño del balón, es decir, su circunferencia y peso, según las diferentes categorías de los equipos, son:

a) 58- 60 cm y 425-475 gr (Tamaño 3 de la IHF) para Hombres y para chicos (de más de 16 años);

b)54-56 cm y 325-375 gr (Tamaño 2 de la IHF) para Mujeres y chicas(de más de 14 años) y chicos (12 a 16 años);

c)50-52 cm y 290-330 gr (Tamaño 1 de la IHF) para chicas (8 a 14años) y chicos (8 a 12 años).

En todos los encuentros habrá al menos dos balones disponibles. Los árbitros decidirán cuándo se utiliza el balón de reserva. En estos casos, los árbitros habrán de poner en juego el balón rápidamente, con el fin de reducir las interrupciones.

BIBLIOGRAFÍA:

  • Web Real Federación Española de Balonmano

  • La enciclopedia libre

  • Reglas de juego

  • Otros sitios de interés

3