Balonmano

Deporte de equipo. Handball. Reglas del juego. Reglamento. Lanzamientos. Tiempo de exclusión

  • Enviado por: Angela Montes
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas
publicidad
publicidad

El Balonmano se puede considerar como un deporte relativamente joven. Aunque existen datos de que en Dinamarca, allá  por 1898, los alumnos de las escuelas practicaban una especie de fútbol, pero con las manos, no fue hasta 1910 cuando en Suecia el Balonmano adquirió una estructura más acorde con lo que luego sería, y sobre todo en Alemania, donde se practicaba durante la Primera Guerra Mundial, siendo en realidad en este país donde se inició como deporte popular, denominándose Handball, allá  por el año 1928. Al principio se jugaba con 11 jugadores y en un campo de fútbol, con unas dimensiones análogas a las de éste. Este nuevo deporte se difundió en los países del norte de Europa, recordándose que el primer partido internacional de carácter amistoso, en categoría masculina, se jugó en 1925 entre Alemania y Austria. Entre 1926 -año en que una comisión de los países que lo practicaban regularon sus aspectos reglamentarios- y 1946-año en que se creó la Federación Internacional (IHF)- el Balonmano se fue modificando, ampliando su campo de acción y sus Reglas, teniéndose constancia de que en 1935 se celebró el primer encuentro amistoso de Balonmano a 7, entre Suecia y Dinamarca. En 1938 se organiza el Primer Campeonato del Mundo en las dos modalidades, a 11 y a 7. En 1949 se inicia el Balonmano femenino con carácter internacional, celebrándose el Primer Campeonato del Mundo en Hungría. En1955 la IHF solicita al Comité Olímpico Internacional su inclusión como disciplina olímpica, en la modalidad de Balonmano a 7. En 1957 se celebra el Primer Campeonato del Mundo femenino en la modalidad de a7, realizándose el mismo en Yugoslavia. En 1966 se organiza el último Campeonato Mundial en la modalidad de 11, en categoría masculina.

En1968, en el Congreso de la Internacional celebrado en Amsterdam, se establece la obligatoriedad de que el deporte del Balonmano en sala se practique en terrenos de 40 por 20 metros, siendo estas las medidas actuales. En1972 el Balonmano a 7 participa por vez primera en la Olimpiada que se celebra en Munich. Desde entonces hasta la fecha actual, el Balonmano ha conseguido una amplia aceptación en todo el mundo, siendo los países del antiguo bloque del Este los que m s fuerza tenían en este deporte, si bien, a partir del cambio político habido en ellos, dieron paso a otros pases, como España, Francia, Suecia, etc., considerados en la actualidad auténticas potencias.

El resumen de las normas que determinan como se desarrolla el juego de Balonmano y que introducen, además, los elementos necesarios para la práctica del mismo, se llaman Reglas de Juego. Determinan como se debe jugar el balón, el comportamiento con el contrario, con el Arbitro, etc. Todas las especificaciones que nos vienen determinadas en las Reglas de Juego nos llevan, primordialmente, a controlar el comportamiento de los jugadores y del Arbitro durante el desarrollo de un partido, de tal forma que, haciendo un uso correcto de estas Reglas, podamos sacar el máximo aprovechamiento del juego del Balonmano. Se trata fundamentalmente de aquellas Reglas que delimitan el aspecto deportivo del juego y que llevan consigo sanciones disciplinarias. La persona encargada de asumir la responsabilidad de aplicar estas Reglas es el Arbitro.

REFLEXIONES A LAS REGLAS DEL JUEGO

El intervalo: Es un espacio que existe entre dos jugadores, generalmente adversarios del jugador que lleva el balón. La noción de intervalo debe ser tenida en cuenta en toda la superficie del terreno, pero cobra mayor importancia a medida que haya más proximidad al área.

El desbordamiento: Es lo que hace un atacante en posesión del balón, utilizando su velocidad de desplazamiento, de manera que pueda rebasar a su adversario directo.

Interrupciones del tiempo de juego: Las interrupciones del tiempo de juego deben ser utilizadas solamente por el Arbitro cuando éste constate que la parada del juego no responde a las condiciones normales de éste y transgrede el espíritu del mismo.

Ley de la Ventaja: El Reglamento posibilita que se desarrolle un encuentro permitiendo sobre el terreno de juego los diversos encadenamientos técnicos, dejando a los jugadores los movimientos plenos para que expresen sus acciones sin trabas. Para la aplicación de la Ley de la Ventaja debemos hacer notar la diferencia entre dejar jugar y dejar hacer. Dejar jugar es permitir la ventaja que se puede conseguir según tenga o no, éxito una acción, pudiendo volver, en caso de fracaso de la misma, al primitivo castigo. Dejar hacer es admitir una sucesión de infracciones no sancionables. La Ley de la Ventaja es una Regla fundamental que debe conocer perfectamente el Arbitro. Ello exige, de una parte, el conocimiento preciso de la evolución táctica de las diferentes situaciones de juego. No debe aplicarse solamente con el criterio de fijarse solo en el poseedor del balón, sino también en las diferentes realizaciones tácticas sobre el terreno de juego.

La duración de un partido: Actualmente, la duración de los encuentros en categorías masculina y femenina, hasta categoría cadete, es de dos tiempos de 30 minutos, con un descanso de 10 minutos.

El Arbitro es el único responsable de la duración de los encuentros. En el caso de que haya Mesa de Cronometradores, ser  ésta quien lleve la contabilidad del tiempo. En caso de discrepancias, ser  el Arbitro quien decida sobre el mismo. En el caso de encuentros en los que no puede haber empate, se atenderá  a lo establecido para estos casos, es decir: - Se procederá, una vez finalizado el encuentro y previo sorteo, a jugar dos tiempos de 5 minutos cada uno, cambiando en cada uno de campo y sin descanso.

Si el encuentro continúa empatado, tendrá  lugar otra prórroga igual que la anterior. - Si persiste el empate, previo sorteo para ver quién realiza el saque de centro inicial, se jugará  hasta que uno de los equipos marque un gol, quedando en ese momento finalizado el partido.

Los equipos tendrán derecho a un tiempo muerto de 1 minuto de duración por cada tiempo de juego.

El balón: El equipo propietario del terreno de juego, está obligado a presentar dos balones reglamentarios. En caso de celebrarse el encuentro en terreno neutral, ambos equipos pueden presentar al Arbitro los balones. Si es la Federación la organizadora, debe ser ésta.

En caso de que los equipos no se pongan de acuerdo en la elección del balón, ser  el Arbitro quien decida el balón de juego, así como el de reserva. Para la categoría masculina el balón debe medir de 58 a 60 cm. de circunferencia y pesar entre 425 y 475 gramos. En categoría femenina ha de medir de 54 a 56 cm., pesando entre 325 y 400 gramos.

Se debe utilizar un balón de reserva cuando:

  • Cuando el balón de juego se haya inutilizado

  • Cuando el balón de juego tarde en ser devuelto por el público, bien entendido que en el primer momento en que se detenga el encuentro debe volverse a comenzar con el balón de juego.

El Arbitro debe ordenar el cambio del balón cuando vea que no reúne las condiciones necesarias para un correcto uso.

Cuando se realiza un tiro a puerta el balón entra a gol y después se ve que está  desinflado el gol se dará por válido y se procederá a sustituir el balón.

Si se observa que el balón esta desinflado cuando han realizado un tiro y está el balón en el aire se debe parar el juego, se cambiará  el balón y se reanudará  el juego con un saque neutral desde el lugar donde se paró el juego.

Los balones deben ser de cuero o material sintético, sin perturbaciones visibles en su exterior que puedan dificultar el bote, de un solo color, sin zonas o defectos que puedan causar lesión.

Tampoco deben tener en su exterior zonas preparadas para una mejor sujeción. Actualmente, en categorías que no sean de deporte base, se permite la utilización de sustancias resinosas que faciliten la adhesión a la mano. Se trata de la llamada pega.

Los jugadores: Esta Regla delimita tanto la composición de los equipos como los cambios de jugadores y su vestimenta.

El máximo número de jugadores que puede inscribirse en Acta es de 12. En el terreno de juego y durante el partido no podrán encontrarse a la vez más de 7 jugadores, de los cuales uno será portero. El resto de jugadores, técnicos y oficiales inscritos en Acta deben permanecer en el banco de reservas.

La vestimenta de los jugadores será uniforme, excepto la del portero, que será distinta a la del propio equipo, la del equipo contrario y los árbitros.

El calzado será de tipo deportivo, sin nada que pueda dañar al resto de participantes.

Todos los jugadores llevarán un número que irá del 1 al 20, pequeño en la parte delantera de la camiseta y el pantalón y grande en la parte posterior de la camiseta.

Los jugadores no pueden llevar pulseras, anillos, etc., que puedan causar lesión. En el caso de anillos que no puedan quitarse, deben recubrirse con esparadrapo. - Los jugadores que usen gafas deben utilizarlas de tipo irrompible, sujetándolas a la cabeza con una cinta o goma.

El capitán debe llevar un brazalete que le identifique como tal. En cualquier caso, el árbitro debe ser flexible en estos casos, siendo sólo necesarias la plena identificación de los jugadores y la celebración del encuentro.

El portero: El portero es el jugador al que el Reglamento le concede más facultades en el uso del balón. Un jugador podrá actuar como portero, previo cambio de indumentaria, pudiendo posteriormente volver a jugar como jugador de campo. Igualmente, un portero podrá jugar como jugador de campo y posteriormente como portero. El portero puede en cualquier momento salir de su  área, sin balón, y jugar como jugador de campo, pero en ese momento se le considerar , a todos los efectos, como jugador de campo. EI portero, dentro de su  rea, podrá  tocar el balón con cualquier parte de su cuerpo, siempre que sea con actitud defensiva. Podrá  dar más de tres pasos y no se le tendrán en cuenta los dobles como al jugador de campo. No obstante, estar  sometido a la Regla de no pérdida de tiempo en sus actuaciones.

El área de la portería: Como consecuencia de lo expuesto en la anterior, ningún jugador de campo puede estar dentro del  rea de portería, siendo sancionado de la siguiente manera:

Si el infractor es atacante, con golpe franco en contra.

Si el infractor es un defensor, con golpe franco en contra si no existe clara ocasión de gol y con lanzamiento de 7 metros en caso de clara ocasión.

En cualquiera de estas jugadas habrá  de tenerse en cuenta la Ley de la Ventaja. En el transcurso del partido y por acciones normales del mismo, tanto defensores como atacantes pueden, en un momento determinado, pisar el  área de portería sin intención de obtener ventaja. En este caso se debe dejar que siga el juego, indicando a los defensores la obligación de efectuar la defensa sin violar el espacio del área. No debe sancionarse la entrada de un jugador en el área si es con motivo de un lanzamiento y si con ello no perjudica la recogida del rechace por el contrario. Del mismo modo, no debe sancionarse la entrada en el área de un defensor, con motivo de una jugada, si con ello no perjudica la recogida del balón por el contrario. En cualquiera de los dos casos, si existe ese obstáculo al contrario, debe sancionarse con golpe franco.

FORMAS DE MANEJO DEL BALÓN

Se puede lanzar, golpear, empujar, golpear con el puño y coger o parar el balón con cualquier parte del cuerpo, por encima de las rodillas, incluidas estas. El balón se debe tener como máximo durante tres segundos, tanto en las manos como en el suelo. Se pueden dar tres pasos, como máximo, con el balón en las manos sin botarlo.

Pasos:

  • Se contabiliza como paso cuando un jugador recibe el balón con los pies en el suelo, sea cual fuere la posición de estos, y una vez con el balón en su poder, levanta un pie y lo vuelve a apoyar.

  • Si en la recepción del balón el jugador tiene un pie en el suelo y el otro en el aire, se contabilizar  como paso el momento en que el pie que estaba en el aire tome contacto con el suelo.

  • Cuando el balón se recepciona estando los dos pies en el aire, se toca el suelo con un pie y vuelve a saltarse con el mismo pie, se contabiliza como paso.

  • Cuando, como en el caso anterior, cae con un pie, al tocar el suelo con el segundo pie se considera paso.

  • Cuando el jugador recibe el balón con los dos pies en el aire y cae al suelo con los dos a la vez, en el momento en que levanta un pie y lo vuelve a apoyar en el suelo se considera paso. Igualmente se considera como paso cuando, en el caso anterior, el pie lo desplaza por el suelo.

  • En el caso de desplazamiento o deslizamiento de un pie, el llevar el segundo a la altura del primero no se considera paso, ya que ello no se considera como ganar terreno.

Prohibiciones para jugar con el balón:

  • No se podrá tener más de un contacto con el balón, sin que éste haya sido botado o tocado por otro jugador, portería o Arbitro. Este punto es conflictivo, ya que en él radica el concepto de falta de recepción. Pero, ¿qué es falta de recepción? - Se considera falta de recepción cuando un jugador no controla el balón al primer intento. Se sanciona con golpe franco. No se considera dicha falta cuando en ese error de recepción no se obtiene ventaja posicional.

EL gol:

Todo cuanto se realice en un encuentro de Balonmano este  destinado a lograr el punto culminante de cualquier acción: el gol.

  • Cuando el balón traspasa totalmente la línea de portería comprendida entre los postes y el larguero de la misma, siempre y cuando el lanzamiento no haya sido precedido por falta del equipo que lanza el balón.

  • Si un lanzamiento que termina con el balón dentro de la portería viene precedido por una falta del defensor, el gol se debe dar como válido (Ley de la Ventaja).

  • Si antes de penetrar totalmente el balón en la portería el Arbitro ha señalado alguna sanción, no deber  darse por válido el gol si el balón traspasa las líneas de portería durante esos instantes.

  • El gol ser  válido tanto si es producto de un lanzamiento directo como si es tocado por cualquier jugador, árbitro o la propia portería.

  • Si cualquier persona no autorizada penetra en el terreno de juego e impide la entrada del balón a gol, el árbitro lo conceder  cuando tenga el pleno convencimiento de que ese balón entraba a gol. Habrá  que distinguir si el balón en ese momento inevitablemente entraba a gol o bien si lo que se evitaba era solamente una clara ocasión de gol. En este último caso, no debe concederse el gol.

  • Un gol no podrá  ser anulado una vez efectuado el saque de centro. - Si nada más conseguir un gol el árbitro o la Mesa de Cronometradores ven que el tiempo del encuentro -tanto el primero como el segundo tiempo- ha concluido, señalar  de forma clara la validez del gol y el encuentro finalizar  sin siquiera realizar el saque de centro.

EL GOLPE FRANCO

La sanción técnica más común durante el desarrollo de un encuentro de Balonmano es el golpe franco. Las faltas entre jugadores de ambos equipos se suceden continua- mente, pero el Arbitro debe considerar cuales son necesariamente objeto de golpe franco, bien porque impiden de forma antirreglamentaria que algún jugador pueda ganar una posición dentro del campo, bien aquellas que, sin ser antideportivas, impiden la realización de cualquiera de las acciones. En el caso de faltas continuas, aunque momentáneamente no impidan los anteriores conceptos, se deben sancionar con golpe franco y además la sanción disciplinaria que corresponda. Es el caso de la repetición sistemática de una misma falta.

Nunca deber  cortarse el juego para señalar un golpe franco a favor del equipo atacante y no sancionar disciplinariamente cuando la falta se ha cometido en otro lugar del terreno donde no se está jugando el balón.

Las faltas que se pueden cometer cuando se realiza un golpe franco:

  • Los cambios antirreglamentarios.

  • Las faltas de los porteros.

  • Las faltas de los jugadores de campo en el área de portería.

  • Las faltas del portero como consecuencia de no respetar las líneas de su  área.

  • Las faltas cometidas como consecuencia del juego antirreglamentario del balón.

  • Los lanzamientos intencionados fuera de banda o portería.

  • El juego pasivo.

  • El comportamiento antirreglamentario con el contrario.

  • Saque incorrecto de banda, de portería o de centro.

  • Saque incorrecto del golpe franco o del lanzamiento de 7 metros.

  • Interrupción voluntaria del juego sin que el Arbitro haya señalado ninguna sanción.

  • Actitud antideportiva.

  • Agresión. Cualquier acto violento o brutal que lleve consigo un perjuicio hacia cualquier persona: jugadores, oficiales, Arbitros o espectadores. La sanción será de golpe franco o 7 metros y expulsión.

  • Las faltas repetitivas.

  • Cualquier otra falta que atente contra el espíritu deportivo del Balonmano.

Cuando el Arbitro señala golpe franco, el equipo a quien le corresponde poner el balón en juego lo hará  desde el lugar donde se produjo la infracción y sin esperar a que el Arbitro toque el silbato. Ahora bien, cuando la acción antirreglamentaria objeto del golpe franco se realiza en cualquier punto del espacio comprendido entre las líneas de 6 y 9 metros, el lugar de ejecución ser  desde la línea de 9 metros en el lugar más próximo a aquel donde se cometió la falta.

En la ejecución de un golpe franco, los jugadores contrarios han de situarse a 3 metros como mínimo del jugador que realiza el saque.

Si hay jugadores a menos de 3 metros y, no obstante, el atacante efectúa el saque del golpe franco y no es interceptada esta ejecución, se debe dejar que siga la jugada. En cambio, si el balón es interceptado o molestado cualquier otro jugador con posibilidad de recibir el balón, el Arbitro debe hacer repetir el saque de la falta mediante un toque de silbato. Cuando se ejecuta un golpe franco, ningún jugador del equipo atacante puede estar situado entre las líneas de 6 y 9 metros. El Arbitro no deber  dejar que se ejecute un golpe franco con un jugador atacante dentro de esas líneas, advirtiendo a éste de su incorrecta posición.

El jugador que ejecuta el golpe franco, cuando tenga en su poder el balón, no podrá botarlo, dejarlo en el suelo y recogerlo, sancionándose en estos casos con un golpe franco en contra. Ahora bien, si en el caso de botarlo o dejarlo en el suelo un jugador contrario consigue hacerse de forma reglamentaria con l, debe dejarse que siga la jugada.

Si por cualquier causa se interrumpe el juego sin haber existido infracción, se volverá a reanudar el mismo con un golpe franco a favor del equipo que tenía en su poder el balón antes de la interrupción y desde el lugar donde el balón se encontraba en ese momento.

Las faltas que merezcan sanción de golpe franco no deberán señalares si el equipo perjudicado sigue en posesión del balón con pleno control de éste y de su cuerpo.

Cuando se señala golpe franco, el jugador del equipo infractor que en ese momento tenga el balón en su poder debe dejarlo de inmediato en el suelo. Hay veces que el jugador, intencionadamente o no, deja el balón alejado. Se debe en este caso excluir al jugador.

En cualquier caso, el alejamiento del balón del lugar donde se cometió la infracción no es excusa para que el equipo que efectúa el saque del golpe franco lo realice desde otro lugar distinto al lugar donde se cometió la infracción. En este caso se debe ordenar la repetición del saque desde el lugar correcto.

El LANZAMIENTO DE 7 METROS

Es prácticamente la continuación del golpe franco en cuanto a la importancia que tiene esta Regla. Es tan importante que prácticamente, en un tanto por ciento muy elevado de las veces que se señala esta falta, lleva consigo una sanción disciplinaria.

Se produce un lanzamiento de 7 metros:

Cuando se impida una clara ocasión de gol.

Es el Arbitro el único capacitado para, a su leal saber y entender, decidir si hay clara ocasión de gol y, consecuentemente, sancionar con lanzamiento de 7 metros. Hay infinidad de jugadas que, según distintas personas -y distintos criterios-, pueden ser consideradas como clara ocasión de gol, siendo por lo tanto muy difícil, por no decir imposible, la unanimidad de criterios en este sentido, porque ello supondría la unanimidad en el pensamiento de distintas personas. Cosa claramente irrealizable.

Por ello, el Reglamento es en este sentido ambiguo e inconcreto, pero es que además esta Regla ha tenido muchas modificaciones a lo largo de la Historia del Balonmano, con lo que la presunta unanimidad aun es más difícil. Podemos tener como situaciones actuales que deben sancionarse con un lanzamiento de 7 metros las siguientes:

El jugador que en línea de 6 metros con balón controlado y de cara a la portería se dispone a lanzar y es objeto de cualquier tipo de obstrucción que le impida el correcto lanzamiento, manteniendo la situación de ventaja adquirida.

El jugador que con un balón controlado se dispone, en situación de extremo, a efectuar un lanzamiento a portería en salto, sin ningún tipo de defensor delante de él y es objeto de una acción que le desestabilice e impida en toda su magnitud el lanzamiento.

Cuando un jugador atacante, en posesión de balón, al penetrar en línea de 6 metros entre dos defensores es cerrado violentamente en su penetración.

En un lanzamiento a puerta desde la línea de 6 metros un defensor, bien lateralmente o por detrás, golpea el balón que tiene controlado en la mano el atacante.

Cuando un atacante llega lanzado a posición clara de tiro a puerta, con balón controlado, y en plena suspensión es desequilibrado. Obsérvese que cada una de estas situaciones lleva implícita una sanción disciplinaria.

otras situaciones pueden producir lanzamiento de 7 metros

  • Cuando el balón es introducido por el portero en su propia  rea de portería.

  • Cuando el portero en situación de jugador de campo penetra en su  rea de portería con el balón controlado.

  • Cuando un defensor penetra en su  rea de portería con objeto de obtener ventaja posicional y evitar un lanzamiento a puerta.

  • Cuando un defensor lanza intencionadamente un balón a su propia área de portería y el balón es interceptado por el portero.

El lanzamiento de 7 metros de debe ejecutar de la siguiente manera:

Desde el lugar señalado -línea de 7 metros- el lanzador, con un pie al menos en el suelo, lanzar  directamente el balón a la portería sin pisar la citada línea de 7 metros hasta que el balón no haya salido de su mano y dentro de los 3 segundos siguientes a cuando el Arbitro haya señalado la ejecución mediante un toque de silbato. El resto de los jugadores de ambos equipos deben estar fuera de la línea de 9 metros durante la ejecución del lanzamiento.

Al ejecutar un lanzamiento de 7 metros los jugadores de ambos equipos no pueden traspasar la línea de 9 metros hasta que el balón no haya salido de la mano del lanzador. Si entran antes de tiempo, el Arbitro debe proceder de la siguiente manera:

Si quien penetra es un jugador defensor:

Dar gol si el balón ha entrado en la portería.

Repetir el lanzamiento si no ha entrado.

Si quien penetra es un atacante:

Dejar seguir el juego si el balón no entra.

Si el balón entra, anular el mismo y golpe franco en contra

Si a consecuencia de un lanzamiento de 7 metros el balón sale repelido, bien por el portero o por los postes, puede nuevamente ser jugado por cualquier jugador.

Al igual que en los golpes francos, se ha de tener en cuenta la Ley de la Ventaja, evitando señalar el castigo si la jugada merecedora del mismo aún permite que se pueda conseguir el gol. Ahora bien, si además existe sanción disciplinaria, se debe dejar que continúe la jugada y, una vez finalizada esta, sancionar disciplinariamente.

Si durante la realización de un lanzamiento de 7 metros el portero comete alguna infracción, de- be hacerse repetir el lanzamiento si no ha sido gol.

En la aplicación de esta Regla habrá  que tener mucho cuidado, ya que si ha existido falta sancionable con 7 metros y, por concesión de la Ley de la Ventaja, no se señala, pero el jugador atacante comete pasos, dobles o cualquier otro tipo de infracción, no debe darse por válido el gol si lo marca, porque si no estaríamos dando dos veces la Ley de la Ventaja.

Será siempre obligatorio señalar un “time-out” después de la señalización de un lanzamiento de 7 metros.

LA EJECUCION DE LOS LANZAMIENTOS.

Que el jugador esté en posesión del balón para efectuar el saque o lanzamiento en el lugar correspondiente y que el resto de los jugadores ocupen unas posiciones correctas.

El ejecutor debe tener siempre un pie en el suelo, mientras que el otro lo puede levantar y apoyar tantas veces como quiera.

Ahora bien, habrá que distinguir:

En un saque de banda, el segundo pie puede estar situado en cualquier lugar del terreno.

En un lanzamiento de 7 metros el segundo pie no puede traspasar la línea de 7 metros.

En un golpe franco que se ejecute desde la línea de 9 metros el segundo pie no podrá traspasar dicha línea.

Saque

Se considera que se está ejecutando un saque en el momento en que el balón haya salido de la mano del ejecutor. En una ejecución de un lanzamiento no puede dejarse el balón en la mano de un compañero sin haber perdido contacto con la mano del ejecutor.

TIEMPO DE EXCLUSIÓN

El tiempo de exclusión de un jugador empezará a contar desde el momento en que traspasa la línea de banda para dirigirse al banco, en caso de no haber parado el tiempo el Arbitro. Si se ha parado el tiempo, empezará a contar desde la reanudación del partido. Cuando existe Mesa de Cronometraje, ésta dará al delegado un papel con la hora de salida. Si no existe Mesa, será el propio Arbitro quien controle el tiempo y mande al jugador entrar una vez concluido. Acabado el tiempo de exclusión, podrá completar el equipo cualquier jugador de los existentes en el banco de reservas.