Baldomera; Alfredo Pareja Diezcanseco

Literatura latinoamericana del Siglo XX. La tragedia del cholo americano. Grupo de Guayaquil. Narrativa. Novela. Timo piramidal

  • Enviado por: Davicho 666
  • Idioma: castellano
  • País: Ecuador Ecuador
  • 2 páginas
publicidad

Baldomera Alfredo Pareja Diezcanseco

Baldomera negra desalineada grande y fuerte, trabaja vendiendo frituras (muchines, carne en palito y empanadas) en la parada de buses en el sector “Boca del Pozo” para pagar la comida de sus cuatro hijos: Inocente, Polibio, Lupercio y una hermana menor. Es Baldomera muy relajosa y abusa del alcohol por eso cada que sale de su puesto de comida sale a tomar un puro en una cantina cerca. Un día después de guardar sus utensilios en el almacén del Italiano Landucci, fue a la cantina y tuvo una pelea con dos tipos, después que vino la policía peleó con ellos lastimándolos por eso la trasladaron a la cárcel donde recibió una fuerte patada en el estómago obligándola a abortar, después de salir del hospital, su hijo Polibio tuvo que pedir 30 sucres a su hermano Inocente para poder pagar la multa de su madre.

Hacia el pasado… Lamparita famoso cuatrero del río Yaguachi (llamado así por usar una lámpara de bolsillo) realizaba uno de sus fructuosos atracos a una hacienda llevándose cinco vacas, montado sobre su caballo Escorpión. Después de su atraco y vender el fruto de su robo salía a festejar a Boliche, un pueblo de pocas casas donde vendían guarapo dos hermosas guaraperas: Agustina y Candelaria; del cual Lamparita estaba enamorado. Una noche finalmente Candelaria accedió acostarse con Lamparita y salieron al bosque… mientras tanto la policía rural irrumpió en la cantina buscando a Lamparita, pero no lo encontró, sin embargo asesinaron a sus cómplices. Lamparita con temor de tener el mismo final tuvo que huir a Guayaquil abandonando todo lo que tenía incluso a su tan amado caballo; Escorpión.

Cuando llegó a Guayaquil era un extraño y no sabía nada sobre la ciudad. Pidió posada y salió a beber. Se encontró con dos jóvenes pungueros (ladrones de carteras) que le enseñaron el oficio; sin embargo después Lamparita se dio cuenta que le habían robado. Despedido de su posada tuvo que robar según el consejo de los muchachos logrando obtener 150 sucres. Tras varios días iba conociendo la ciudad: se hizo amigo de unos famoso ladrones: Zarapico; el líder, Jején, Encomiendita y pronto dejó de ser punguero y se convirtió en ladrón de alto vuelo acompañando a Zarapico. Un día Zarapico lo invitó donde doña Serafina una anciana que tenía una especie de Cabaret. Allí conoció a Gertrudis, Doloritas y Baldomera; la más brava de las acompañantes, a Lamparita le gustó Baldomera pero ella muy brava no le dejaba gustarse, lo que originó un conflicto en el que pelearon y de un cabezazo Lamparita tumbó a Baldomera, ella en lugar de enojarse paró el conflicto y debido a que Lamparita a pesar de su tamaño logró tumbarla ella quedó cautivada y se enamoró de él.

Después de un tiempo los dos se casaron y vivían en una casa donde arrendaban junto al hijo previo de Baldomera; Inocente. Al pasar el tiempo Baldomera dio a luz a Polibio y mas tarde a dos hijos más.

En uno de sus paseos de reconocimiento previo al robo Lamparita se encontró con una hermosa muchacha, la siguió y se sorprendió al ver que era Candelaria con quien se encontraba después de varios años. Pasó con ella cuatro días revolviendo el pasado, le contó que aún estaba enamorada de él y por eso ahora trabaja de prostituta. Hasta que Baldomera salió a buscarlo. Cuando los encontró a los dos se ensartaron en golpes propinándole Baldomera una fuerte golpiza. Cuando Iban retornando Baldomera reflexionó y fue a pedirle disculpas mientras se contaban sus vidas.

Después que Polibio tuvo dos años Baldomera salió a beber en la calle en una de esa veces cuenta que el 15 de Noviembre de 1922 ella interfirió en los hechos sangrientos de ese día como una de las del grupo de adelante reclamando por los derechos del obrero, sin embargo la policía realizó un acto sangriento asesinando a cada manifestante, Baldomera tuvo que refugiarse en una zanja hasta que pase la balacera, mientras tanto Lamparita saqueaba con prudencia los locales de Guayaquil antes que llegue la policía. Cuando todo pasó los dos estaban en su casa disfrutando del botín que acarreó Lamparita.

Actualidad…Polibio hijo de Baldomera prefirió no estudiar mucho, sin embargo Inocente estudió hasta los quince años logrando hacerse de un puesto en un aserradero local, donde prefería ocultar la identidad de su madre por vergüenza. Además Inocente no se llevaba bien con Lamparita.

Cuando el negocio de Lamparita empezó a declinar por la mayor vigilancia, Baldomera tuvo que trabajar en el puesto de frituras. Sin embargo el dinero que obtenía no era suficiente para costear las borracheras diarias. Por eso Lamparita intentó nuevamente robar pero no tuvo suerte y lo capturaron infraganti no después de haberle propinado un balazo en el estómago y otro en la pierna. Lo llevaron muy grave al hospital donde ahora se encuentra… Por eso cuando Baldomera pasa por el hospital lanza un suspiro.

Después de casi una semana Baldomera obtuvo el permiso para poder ver a Lamparita en el hospital donde se encontraba grave. Ella le llevaba muchines lo que le ocasionaba mas daño por eso fue regañada por la monja Leoncia que casi le retira el permiso para verlo.

Mientras tanto en la casa los muchachos se morían de hambre pues ahora no tenían el sustento de su padre. Por eso Polibio tomó la decisión de partir al campo a buscar trabajo no sin antes despedirse de sus padres y recibir el consejo que tiene que ser valiente deshonesto y robar si puede… Se marchó en un buque de vapor a Catarama buscando por recomendación al hacendado Facundo Ortiz. Cuando lo encontró recibió malas noticias pues no podía contratarlo, sin embargo le dio una carta de recomendación para que vaya a la hacienda “La Pompeya” que era la hacienda que mas producción tenía, ahí lo podían contratar. En el camino iba pidiendo indicaciones y la gente era muy servicial con gusto le ofrecían agua comida y le indicaban el camino. Tuvo en el camino un encuentro con dos serpientes apareándose lo que le dio miedo. Finalmente llegó a la hacienda donde fue contratado. Al pasar el tiempo contarán los montubios de la historia de un valeroso cuatrero que imponía pavor a los patrones, que arrasará con todo, arrogante y temerario; Polibio…

En tanto Inocente se interesó en un aserradero “San Luis” donde pagaban bien. Una noche en un bar hubo una pelea de un chico con aire fino; (José Luis) con otro tipo en disputa de una prostituta polaca. Inocente defendió al chico, que era el hijo de Honorio Paredes; el dueño del aserradero “San Luis” lo que le valió poder entrar a trabajar ahí. El trabajaba bien y ayudaba en cuanto podía eso le valió realizar un viaje a recuperar un cargamento de tablas en Quevedo a la hacienda “La Eulalia” con lo que se ganó la estima de todos. Inocente muy hábil pronto ascendió de puesto llegando a ganar 3 sucres diarios en el taller mecánico. El jefe de ahí era el Jamaiquino John; muy querido por todos y más aún después de haber socorrido a un trabajador que se cercenó los dedos en una sierra. Ese era el puesto que Inocente quería obtener.

Celia María era una chica que trabajaba en la casa de unas personas como sirvienta. Un día Inocente la vio y se enamoró de ella, andaba persiguiéndola hasta que se hicieron novios. Pronto le contó a su madre Baldomera la relación con esa chica pues había llegado a obtener un empleo en el aserradero donde él trabajaba para ella pues pensaban ahorrar para casarse, Baldomera pronto simpatizó con Celia María.

Baldomera diariamente visitaba a Lamparita en el hospital esperando que se recupere…

Mientras tanto en el aserradero había un español partidario del partido comunista: Ignacio Acevedo… Un día hubo una crisis en el aserradero por la quiebra de una empresa con la que trabajaba éste en California, lo que ocasionó una rebaja en los salarios de un 25%, Acevedo tomó partida de este suceso llamando a todos los trabajadores a huelga por que el creía que era mera explotación. Inocente intentando sacar ventaja de este suceso fue con José Luis a contar lo que ocurría ganándose aun más la confianza de los dueños también desprestigió al jamaiquino John queriendo obtener su puesto, pero al final no lo lograría. Acevedo intentaba conseguir varias propuestas como la restitución del salario anterior, un fondo de emergencia, derecho de reunión y no despedir a los huelguistas. Después de una batalla legal llegaron a un acuerdo que favorecía a ambas partes pero don Honorio algo mal humorado logró hacer deportar al español que tanto problema ocasionó.

En tanto Baldomera ahora sufría la competencia de una serrana que también vendía en la misma calle lo que le ocasionaba aun menos ganancias. Lamparita se recuperaba y comenzaba a idear un plan para escapar del hospital…

Celia María en cambio se compró un vestido azul con los primeros sucres que ganó. Su belleza hizo que un empleado Jalcas la molestara lo que enfureció a Inocente que le propinó una paliza por ella…

Un día a Celia María le subieron el jornal e Inocente insistió que fuera a agradecer al patrón… pero este se aprovechó de su condición emborrachando a la inocente Celia María y luego violándola. Así pasó varios días e incluso José Luis el hijo también lo hizo. Las burlas de sus compañeros de trabajos no se hicieron esperar e Inocente no sabía porqué. Un día decidió espiarla y descubrió la verdad: ahora Celia María lo hacía por gusto pues le gustó el trago y la fiesta…

Inocente, destrozado, fue donde su madre a la que encontró como siempre ebria. Le pidió consejo pero no lo obtuvo, entonces tomó un cuchillo fue donde Celia María y la hirió en el pecho. Pronto llegaban los policías entonces intentando salvar de la cárcel a su hijo, Baldomera se inculpó del crimen que no fue mortal. Ya en el juicio entre los tres fraguaron la historia que Baldomera estaba ebria y celosa de Celia María por eso la acuchilló todo salió bien y a Baldomera le dieron solo dos años en prisión de lo que habría sido 16 a Inocente…

Ya en la cárcel Baldomera reflexionaba sobre su vida mientras veía un escenario funesto de la cárcel… reconoció a zarapico que pagaba un año de cárcel. Asomada por la venta una noche casi se reconoció ella misma pasando frente a la calle después de trabajar mientras oyó el grito -¿Quién vive?- -Paisano!... ¡Baldomera! ¿y qué pasa?

FIN Guayaquil, Febrero de 1935