Balaza de pagos

Economía. Comercio. Mercado. Mercantilista. Contabilidad. Reservas. Finanzas. Macroeconomía. Capital

  • Enviado por: Rich
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
ERPs desde cero
ERPs desde cero
Los ERP son el corazón de las organizaciones públicas y privadas del siglo XXI, ¿sabes qué...
Ver más información

Planea con la bolsa tu futuro
Planea con la bolsa tu futuro
¿Sabe qué es inteligencia financiera? Aprenda a utilizarla de una mejor manera dentro de sus finanzas personales.
Ver más información


Comparación de la balanza de pagos actual con la mercantilista

Introducción

A continuación señalaré las semejanzas más representativas entre la balanza de pagos que se me maneja actualmente para llevar la contabilidad del país y la balanza de pagos que se aplicaba en la etapa económica del siglo XVII mejor conocida como mercantilismo.

Antes haré un breve resumen de lo que representa y de cómo esta constituida la balanza de pagos que se utiliza en nuestros días.

La Balanza de pagos actual

La balanza de pagos es el resultado de una síntesis de la oferta y la demanda de divisas, ya que resume todas las transacciones comerciales y financieras de un país con respecto a todos los países restantes.

Tipo de cambio flotante

- El tipo de cambio siempre se ajusta para equilibrar la oferta y la demanda en el mercado, de tal suerte que la balanza de pagos se mantenga en cero, es decir, que siempre esté equilibrada.

Tipo de cambio fijo

- Las autoridades intervienen cuando la oferta y la demanda del mercado no se equilibran al tipo de cambio deseado. La balanza de pagos no será necesariamente igual a cero, sino que podría ser positiva o negativa.

Cuando es positiva, se dice que la balanza de pagos registró un superávit, lo que implica un incremento en las reservas internacionales; Si es negativa, decimos que la balanza de pagos registró un déficit, lo cual representa una caída en las reservas internacionales.

Subdivisión tradicional de la balanza de pagos

1. Balanza comercial

Exportaciones de bienes

(-) Importaciones de bienes

2. Balanza de servicios

Exportaciones de servicios

(-) Importaciones de servicios

(+) Transferencias netas

3. Cuenta corriente = (1) + (2)

4. Balanza de capitales

Exportaciones de activos

(-) Importaciones de activos

5. Errores y omisiones

6. Saldo en la balanza de pagos = variaciones en las reservas internacionales = 1+2+4+5

La cuenta corriente

La cuenta corriente esta formada por la balanza comercial y la balanza de servicios.

Los servicios que se comercian internacionalmente y que se incluyen en la cuenta corriente son los siguientes:

  • Turismo ingresivo y egresivo;

  • Gastos de viajeros fronterizos;

  • Servicios de transformación, que representan principalmente al valor agregado de las maquiladoras;

  • Remesas de trabajadores en el exterior (braceros);

  • Fletes, transporte y seguros;

  • Servicios de la deuda externa, tanto pública como privada;

  • Intereses de capitales mexicanos en el exterior;

  • Transferencias;

  • Repatriación de utilidades.

Tres factores que afectan a la cuenta corriente de México: exportaciones de petróleo, competitividad internacional de bienes y servicios mexicanos y el servicio de la deuda externa.

La Balanza de capitales

La balanza de capitales o la cuenta de capital registra las transacciones internacionales en activos efectuadas por personas físicas y morales mexicanas, o efectuadas por extranjeros con activos mexicanos, de la misma manera en que la cuenta corriente registra compras y ventas de bienes y servicios.

La balanza de capitales, incluye flujos de capitales públicos y privados, tanto a corto como a largo plazo. También incluye la inversión extranjera directa (como en fábricas y hoteles) y en cartera (en el mercado accionario y en instrumentos de renta fija).

Por ejemplo:

Si un mexicano vende bonos a un extranjero, la cuenta de capital registra un crédito, ya que México exportó un activo y recibió divisas en pago (directa o indirectamente).

Dos factores que afectan la balanza de capitales son los flujos de capital privado y el endeudamiento externo.

Errores y omisiones

El rubro de errores y omisiones se obtiene como residual, para que el saldo en la balanza de pagos coincida con la variación de las reservas internacionales.

Este concepto captura todos los flujos de divisas que tienen lugar y que difícilmente se pueden registrar.

Como por ejemplo:

  • Las transacciones que son ilegales:

  • Como el contrabando

  • El tráfico de drogas

  • La evasión del control de cambios.

También, cuando existe una gran inestabilidad cambiaria y se generan fugas de capitales, éstas pueden reflejarse en el concepto de errores y omisiones.

Reservas internacionales

Bajo todos los regímenes de tipo de cambio, salvo el de flotación pura, los niveles de reservas internacionales son el resultado neto del saldo de la cuenta corriente, la cuenta de capital, y de errores y omisiones.

Las reservas internacionales se usan para defender la moneda, cuando existe un exceso de demanda de moneda extranjera, es decir, un exceso de oferta de moneda nacional. Cuando las reservas internacionales caen por debajo de un nivel crítico, las autoridades ya no pueden defender el tipo de cambio y están obligadas a devaluar.

Los activos que pueden ser reservas internacionales son:

- Algún bien que sea aceptado en los pagos internacionales. Este es un papel que ha sido cumplido tradicionalmente por el oro.

- Dinero nacional aceptado en los pagos entre los países y activos líquidos denominados en dicho dinero.

- Activos emitidos por alguna autoridad internacional y que sean aceptados en los pagos internacionales. En el sistema existente en la actualidad estos activos son los Derechos Especiales de Giro (DEGs), emitidos por el Fondo Monetario Internacional.

- Posición acreedora internacional registrada por alguna autoridad internacional que actúa como intermediaria en el otorgamiento de crédito de balanza de pagos entre los países.

La partida doble

Consiste en registrar, por medio de cargos y abonos, los efectos que producen las operaciones en los diferentes elementos del Balance, de tal manera que siempre subsiste la igualdad entre el Activo y la suma del Pasivo con el Capital.

Esta forma de registrar las operaciones fue concebida por primera vez en Venecia, en el siglo XV, año de 1494, por el fraile franciscano Luca Paccioli.

La partida doble, como teoría descansa en el principio de la causalidad, es decir, que toda causa tiene un efecto.

Causa es la operación o transacción realizada por la entidad, que genera un efecto en dos o más cuentas, que podrán aumentar o disminuir, según su naturaleza (deudora o acreedora), siempre bajo el principio de que a uno o varios cargos deberá corresponder uno o varios abonos, de tal forma que la suma de los cargos sea siempre igual a la suma de los abonos.

Los principios contables fundamentales son:

- En todo hecho contable hay siempre un acreedor y un deudor.

- En toda operación el deudor es el elemento patrimonial que recibe y el acreedor el que entrega.

- En todo hecho contable, la suma del valor adeudado a uno o varios elementos patrimoniales, ha de ser igual a la suma del valor abonado a otros.

- En cualquier momento la suma del debe ha de ser igual a la suma del haber.

Todo esto dando por resultado la igualdad básica contable:

ACTIVO = PASIVO + CAPITAL

La Balanza de pagos mercantilista

Como pudimos ver en el capítulo tres del libro de Ekelund y Hébert, la orientación mercantilista del dinero pudo parecer contradictoria y mal dirigida, pero fueron ellos quienes produjeron la primera conciencia real de la importancia monetaria y política del comercio internacional y, en el proceso, suministraron a la actual política económica un concepto de balanza comercial que incluía partidas visibles e invisibles (fletes, seguros, etc.).

Edward Misselden, quien atacó la opinión radical bullonista que suponía una prohibición absoluta de la exportación de metales preciosos (incluso en transacciones individuales) y que en su lugar adelantó la noción de que las políticas gubernamentales debían estar dirigidas y enfocadas a la maximización de las entradas de los metales preciosos sobre la balanza general de comercio, fue quién desarrollo un concepto bastante sofisticado de una balanza comercial expresado en términos de débitos y créditos.

Misselden lo que deseaba era remarcar la naturaleza “científica” de sus cálculos, siendo este hecho (más que la exactitud de sus datos) lo que distingue a sus cuentas, de la simple reunión de cifras, que ya se había difundido ampliamente en Egipto y Mesopotamia principalmente.

Misselden ordenó los datos con el fin de comprender los efectos económicos y promover fines sociales.

Su balanza de pagos consistía en las siguientes cinco cuentas:

1. Cuenta corriente (es decir, la balanza comercial).

Mercancías [A]

Invisibles (fletes, seguros, etc.) [A]

2. Cuentas de capital.

A corto plazo [C]

A largo plazo [A]

3. Transferencias unilaterales (donaciones, ayuda militar, etc.) [A]

4. Oro. [C]

5. Errores y omisiones

Comparación entra ambas balanzas de pago

La balanza comercial en las dos balanzas de pagos se contempla, la diferencia es que mientras que en la mercantilista se consideran los bienes en general (en Mercancías) en la actual se hace la diferencia entre los bienes exportados y los importados, sin darle cabida a los cargos extra por dicha importación o exportación (Invisibles) que en la mercantilista sí se consideran.

La balanza de servicios no se toma en cuenta en la contabilidad mercantilista.

Otra similitud que se puede encontrar entre ambas balanzas se da en el rubro de capitales, con la diferencia principal de que la mercantilista la divide en cuentas de corto y de largo plazo, mientras que la actual no se maneja de la misma forma, considerándose en cambio, las exportaciones e importaciones de activos.

Un punto realmente importante que llama la atención de la balanza de pagos mercantilista es que se contabilizaban los errores y omisiones dentro de la actividad comercial. Algo que sigue contabilizándose hasta nuestros días.

Bibliografía

- Ekelund, Robert y Robert Hébert. Historia de la teoría económica y de su método. 3era edición ,1992. Editorial McGraw Hill.

- Apuntes de clases de macroeconomía (información de balanza de pagos actual).