Balanzas de pagos

Economía. Relaciones económicas internacionales. Déficit fiscal. Cuenta corriente. Medición del déficit del superávit, o intervención oficial

  • Enviado por: Angie González
  • Idioma: castellano
  • País: Costa Rica Costa Rica
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Certifícate en PMP - Plan Plata ¡Garantizado!
Certifícate en PMP - Plan Plata ¡Garantizado!
¡CURSO 100% TELEPRESENCIAL!



Otorga las 35 Horas de...
Ver más información

Marco Lógico para Proyectos Sociales
Marco Lógico para Proyectos Sociales
Curso práctico para aprender a formular o evaluar proyectos sociales usando la metodología de Matriz de Marco...
Ver más información

publicidad

Universidad Nacional

Escuela de Relaciones Internacionales

Relaciones Económicas Internacionales

La Balanza de Pagos

La balanza de pagos se define como la relación entre la cantidad de dinero que un país gasta en el extranjero y la cantidad que ingresa de otras naciones. El concepto de balanza de pagos no sólo incluye el comercio de bienes y servicios, sino también el movimiento de otros capitales, como la ayuda al desarrollo, las inversiones extranjeras, los gastos militares y la amortización de la deuda pública.

Las naciones tienen que equilibrar sus ingresos y gastos a largo plazo con el fin de mantener una economía estable, pues, al igual que los individuos, un país no puede estar eternamente en deuda. Una forma de corregir un déficit de balanza de pagos es mediante el aumento de las exportaciones y la disminución de las importaciones, y para lograr este objetivo suele ser necesario el control gubernamental. Por ejemplo, un gobierno puede devaluar su moneda para lograr que los bienes nacionales sean más baratos fuera y de este modo hacer que las importaciones se encarezcan.

El término balanza de pagos puede también aludir al registro contable de todas las transacciones económicas internacionales realizadas por un país en un periodo de tiempo determinado (normalmente un año).

La balanza de pagos global se subdivide en dos cuentas principales, por un lado la cuenta de capital en la que los estadísticos incluyen los cambios en los activos poseídos por un país “A” en países extrangeros y los cambios en los activos poseídos por extrangeros en el país “A”. Otras partidas de la cuenta de capital incluyen incrementos en la propiedad de acciones o bonos extrangeros o de propiedades tales como fábricas y equipo de capital; es decir la inversión internacional aparece en las cuentas de capital. Y por el otro lado la cuenta corriente, que puede ser comercial, de servicios o de rentas, en esta cuenta se insertan todas las demás partidas que no representan cambios en la propiedad de activos extrangeros. En algunos casos se incluye otro tipo de cuenta, que es la financiera, en la cual se mide la variación de activos y pasivos financieros.

La cuenta corriente

Incluye el comercio de bines y servicios y las transferencias unilaterales. Las principales categorías de transacciones de servicios son los viajes y el transporte, los ingresos y pagos sobre inversiones extranjeras y las transacciones militares. Las transferencias unilaterales se refieren a regalos hechos por los particulares y el gobierno a los extranjeros, y a regalos recibidos de extranjeros. La exportación de bienes y servicios y el ingreso de transferencia unilaterales se registran como créditos (+) en la cuenta corriente porque conducen al ingreso de pagos provenientes de extranjeros. Por otra parte, la importación de bienes y servicios y el otorgamiento de transferencias unilaterales se registran como débitos (-) porque conducen a pagos a extranjeros. La significación basica de esta cuenta es que en el lado de los créditos (+) representa el ingreso internacional del país y en el lado de los débitos (-) representa el gasto internacional, es decir, ésta es la cuenta internacional de ingresos y gastos de la economía nacional.

La cuenta capital

Muestra el cambio de los activos del país en el exterior y de los activos extranjeros en el país, diferentes de los activos de la reserva oficial. Esta cuenta incluye inversiones directas (como la construcción de una fábrica extranjera). La compra o venta de títulos valores extranjeros (acciones, bonos y obligaciones del Tesoro), y el cambio en las exigibilidades y los pasivos bancarios y no bancarios a extranjeros por parte del país durante el año. Los incrementos en los activos del país en el exterior y las reducciones de los activos extranjeros en el país (diferentes de los activos de la reserva oficial) representan salidas de capital o débitos (-) en la cuenta de capital del país porque conducen a pagos a extranjeros. Por otra parte, las reducciones en los activos del país en el exterior y los aumentos de los activos extranjeros en el país representan ingresos de capital o créditos (+) porque conducen al ingreso de pagos proveniente de extranjeros. Es decir, comprende todas las transacciones internacionales con las evidencias de deuda y propiedad. La cuenta de reservas oficiales mide el cambio en los activos de la reserva oficial de un país y de los activos oficiales extranjeros en el país durante el año. Los activos de la reserva oficial de un país incluyen las tenencias de oro por parte de las autoridades monetarias, los derechos especiales de giro (DEG), la posición de sus reservas en el Fondo Monetario Internacional -FMI-, y las tenencias de moneda extranjera oficiales. Los incrementos en los activos de la reserva oficial del país son débitos (-), mientras los incrementos en los activos oficiales extranjeros en el país son créditos (+). Cada transacción económica internacional se incorpora como un crédito o como un débito en la balanza de pagos del país. Pero cada vez que una transacción crédito o débito se incorpora, también se registra, respectivamente, un débito o crédito compensatorio por el mismo monto en una de las cuentas de la balanza. Esto se conoce como contabilidad por partida doble. La razón para este tipo de contabilidad es que, en general, cada transacción tiene dos registros: vendemos algo, y recibimos un pago por ello; compramos algo, y debemos pagar por ello. Teóricamente, la contabilidad por partida doble debería resultar en créditos y débitos totales iguales, una vez que se toman conjuntamente las cuentas de la balanza de pagos. Sin embargo, debido a errores y omisiones de registro, generalmente esta igualdad no se cumple. Entonces, se requiere una partida especial llamada discrepancia estadística para “equilibrar” la balanza de pagos del país.

Medición del déficit del superávit, o intervención oficial

Si los débitos totales exceden a los créditos totales en las cuentas corriente y de capital (incluyendo la discrepancia estadística), el balance neto débito mide el déficit en la balanza de pagos del país. Este déficit debe compensarse con un balance neto de crédito igual en la cuenta de reservas oficiales del país. Lo contrario es un superávit en la balanza de pagos. Esta medición del déficit o del superávit en la balanza de pagos (así como el concepto en sí) en estrictamente correcta en un sistema de tasas de cambio fijas. En un sistema de tasas de cambios libremente flexibles, el exceso de gastos sobre los ingresos en el exterior se corrige automáticamente por la depreciación de la moneda del país. En un sistema de tasa de cambio que no es libremente flexible sino controlada (como tenemos en la actualidad), parte del exceso de los gastos sobre los ingresos en el exterior se corrige mediante una depreciación de la moneda del país y otra parte se compensa con un balance neto de crédito en la cuenta de reservas oficiales del país. Los enormes déficit comerciales durante los años ochenta transformaron a los EE.UU.de país acreedor a la nación deudora más grande del mundo in 1988.

Creo que la importancia de la balanza de pagos es que ésta es un medio contabilistico que proporciona un registro de todas las transacciones generales del Estado dentro de la economía internacional durante un periodo de tiempo en un cuadro que nos permite analizar la situación económica del país de una forma relativamente breve y determinar las pautas que se deben de seguir para mejorar la situación. Si no se llevara esta contabilidad sería dificil para un país determinar su situación economica, provocando desorden y caos en la economía del Estado.

Durante el año 2001 la evolución de la economía costarricense se caracterizó por un estancamiento de la actividad productiva. El producto por habitante cayó nuevamente, y la inflación estuvo entre las más altas de América Latina. En consecuencia, el desempleo aumentó y la pobreza siguió afectando a una quinta parte de los hogares. Las desfavorables condiciones del entorno internacional afectaron el comportamiento de las exportaciones, provocando un deterioro en las cuentas externas. Los atentados terroristas del 11 de septiembre en Estados Unidos contribuyeron a desacelerar los flujos de inversión extranjera y turismo. En aras de mantener la estabilidad cambiaria, las autoridades recurrieron al endeudamiento tanto interno como externo. Ello también permitió mantener estable la tasa de inflación y propiciar una reducción en las tasas de interés. El desequilibrio fiscal disminuyó, pero los problemas de fondo persistieron debido a la ausencia de reformas estructurales en el sector público. Las condiciones del entorno internacional y las características económicas y políticas que enfrentará el país conducen a perspectivas de moderado crecimiento con relativa estabilidad para el año 2002. Se prevee que el lento crecimiento generará una caída del producto por habitante por tercer año consecutivo. La postergación de reformas estructurales y condiciones externas aún desfavorables llevarán a un año más de elevados desequilibrios en las finanzas públicas y en la balanza de pagos.

En el ámbito interno, son todavía inciertas las tendencias probables de la política económica, debido al cambio de gobierno en mayo de este año, pero es poco probable que durante el primer año de gobierno la nueva administración adopte cambios radicales en aspectos como la política cambiaria y la apertura comercial, que provoquen desconfianza e incertidumbre en el sector privado.

Los grandes retos que enfrentará la economía en 2002 se relacionan con la reactivación del aparato productivo y la reducción del déficit fiscal. Al mismo tiempo, esos desafíos implican riesgos. Uno es que las nuevas autoridades busquen una reactivación artificial y rápida de la actividad económica, a través de políticas internas expansionistas insostenibles. Otro riesgo es que el giro hacia medidas proteccionistas, tal como fueron anunciadas por los partidos durante la campaña política, altere la confianza de los sectores empresariales y de la inversión extranjera sobre el futuro manejo de la política económica.

Para enteder mejor lo anterior se adjunta el cuadro de la Balanza de Pagos de Costa Rica correspondiente al periodo 1995/2001 extraído del Banco Central de Costa Rica.

Bibliografía

Snider, Delbert A. Introducción a la Economía Internacional. Editorial Hispano Americana, México, 1963. Primera Edición.

Wonnacott, Paul y Wonnacott, Ronald. Economía. Editorial McGraw-Hill, México, 1984. Segunda Edición.

http://www.iadb.org/regions/re2/sep/cr-sep.htm Loria, Miguel. Situación Económica y Prospectos. Marzo del 2002.

http://www.bccr.fi.cr