Bajo las ruedas; Hermann Hesse

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Narrativa (novela) alemana existencialista. Argumento

  • Enviado por: María Noel
  • Idioma: castellano
  • País: Uruguay Uruguay
  • 7 páginas

publicidad

Resumen de la obra “Bajo las ruedas” de Hermann Hess

El libro cuenta la historia de un adolescente huérfano de madre que vive en un pueblo alejado de la ciudad. La historia en sí es corta pero el autor dispone de una gran parte del libro para describir larga y muy precisamente cada uno de los lugares donde se desarrolla el argumento.

CAPÍTULO 1. El nombre del protagonista es Hans Giebenrath, quien vive en un pueblo de pocos habitantes, y lleva una vida poco común. Las personas importantes del pueblo, el director del colegio, los vecinos, incluido el zapatero Flaig, el párroco, los compañeros, su padre, todos reconocían que tenía una gran inteligencia y se preocupaban de ayudarlo a estudiar y por su brillante futuro, esto hace que Hans se sienta obligado a llegar lejos. Cuenta el autor que Hans estudiaba largas horas y un dolor de cabeza fuerte era su fiel compañero casi todo el tiempo. Sus excelentes notas y resultados académicos consiguieron que Hans fuera seleccionado para realizar el examen de entrada al seminario: el Landexamen. Con esto su futuro estaba decidido. “Porque en Suabia, para los niños con talento, a no ser que sean ricos, hay un solo camino: el seminario menor a través del Landexamen”. La preparación del Landexamen era bastante sacrificada, además de estudiar y tener clases fuera del horario escolar, quedaban los deberes por escrito o para aprender de memoria, que se hacían en casa por la noche a la luz de la lámpara. Hans vivió la experiencia de presentarse al Landexamen como algo traumático. El viaje en tren a la ciudad con su padre no tuvo nada de llamativo y el examen en sí fue para él una pesadilla, al igual que su estadía en la ciudad en casa de su tía, “una profunda angustia le invadió ante la ciudad, los tranvías de caballos y el ruido de la calle le intimidaban y casi le hacían daño. Se hospedaron en casa de una tía; y allí la amabilidad de su tíay las eternas frases de aliento de su padre acabaron por aplanar completamente al chico” Había ciento dieciocho candidatos para el Landexamen, de los cuales sólo iban a aprobar treinta y seis. Fue al examen “acompañado de su padre. y, en la sala repleta de chicos pálidos miró en torno suyo como un animal en la cámara de torturas” . Pero cuando le plantearon el ejercicio de latín le pareció facilísimo y fue uno de los primeros en entregar su trabajo. Le siguieron otras instancias, griego, alemán El ejercicio de griego era bastante largo y nada fácil. El tema de la redacción era difícil y se prestaba a falsas interpretaciones.” Hans no se sentía bien, sudaba en su abrigado traje de la confirmación, le entró dolor de cabeza y, por fin, entregó sus pliegos muy descontento y con la sensación de que estaban llenos de faltas y que el examen estaba perdido definitivamentey luego la instancia de examen oral. Por el camino de regreso a la casa de la tía su padre le dijo que si aprobaba podía pedir algo. Hans pidió volver a pescar en las vacaciones. Bueno “irás a pescar si apruebas el examen” Hans regresó a su casa solo y su padre se quedó unos días más en la casa de la tía. Volvió a sus clases regulares y una tarde de la siguiente semana, cuando llegó a clase, el profesor lo llamó en voz alta, le dio la mano y le dijo: “te felicito, Giebenrath, has aprobado el Landexamen con el segundo puesto, vete a casa y díselo a tu padre. No hace falta que vengas a clase. Total, dentro de ocho días empiezan las vacaciones”

CAPÍTULO 2. Al llegar a esta parte de la lectura creí que lo iban a dejar a Hans quedarse pescando y disfrutando de sus merecidas vacaciones, pero no. Una tardecita llegó el director a la casa de Hans diciendo que ya era hora de prepararse para el seminario y aquí terminaron sus cortas vacaciones. Comenzó asistiendo a la casa del párroco a estudiar el Nuevo Testamento porque está escrito en griego, pero en un griego completamente diferente al que ya había aprendido; luego comenzó a dedicar un par de horas al día a las matemáticas…y así sus vacaciones se vieron empapadas de nuevo con deberes para terminar en casa y volvió a quedarse hasta tarde estudiando y resolviendo problemas. “De nuevo tenía deberes de sobra y volvía a pasar alguna noche hasta bien tarde detrás de su mesa, enfrascado con un problema” Pasaba con el párroco una hora cada día, con el director dos; y cuatro veces por semana tenía que ir a la casa del profesor de matemáticas. Las vacaciones se terminaron y llegó el día de irse para el seminario. En una mañana fresca padre e hijo salieron para Maulbronn. Era desconcertante y entristecedor dejar la ciudad natal y marchar de la casa paterna para ir a un colegio extraño.”

CAPÍTULO 3. Después de superar el Landexamen con éxito y salir segundo, va al seminario de Tübingen al noroeste del país a continuar sus estudios. Era un monasterio rodeado de “lagos y de montañas cubiertas de bosques” Al llegar, acompañado de su padre, el director los recibe con un sermón y una charla de bienvenida en la que Hans conoce a sus nuevos compañeros que eran parecidos en su aspecto al protagonista, y le llamó la atención que “la quinta parte de esa población llevara gafas” “A Hans Giebenrath le habían asignado la sala Hellas con nueve compañeros. No pudo evitar una extraña sensación cuando por la noche entró por primera vez en el dormitorio frío y desnudo con los otros nueve y se acostó en su estrecha cama de colegial” Algunos de sus compañeros eran Otto Hartner, Karl Hamel, Hermann Heilner, Emil Lucius, Otto Wenger y Karl Hindinger. “Hans Giebenrath observaba todo con asombro y vivía replegado en sí mismo, como un compañero bueno, pero callado. Era trabajador,… y gozaba de la estimación de sus camaradas” Uno de sus compañeros de cuarto, Hermann Heilner era un personaje muy curioso de una buena familia de la Selva Negra y a través de él, se da cuenta de todo lo que ha perdido. Heilner era poeta y esteta y muy hablador, “parecía llevar su alma a flor de piel, un alma que constaba principalmente de una juvenil mezcla de sentimentalismo y ligereza. Pero también llevaba dentro algo más profundo y menos visible. Su alma y su cuerpo estaban más desarrollados de lo que correspondía a su edad, y ya comenzaba a ensayar caminos propios e independientes.” “Hans observaba todo con asombro y vivía replegado en sí mismo, como un compañero bueno, pero callado. Era trabajador y gozaba de la estimación de sus camaradas” A medida que pasaban los días, entre los compañeros de cuarto que tenían cosas en común, se formaban parejas de amigos que compartían horas de juegos, de esparcimiento y también de estudio, “siguiendo un secreto impulso hacia la variedad y complementación” y poco a poco Hans comenzó a quedar solo “Hans se había quedado solo, un fuerte sentimiento le hacía intuir en el horizonte la tierra radiante de la amistad y sus colores nostálgicos, que le atraían con un callado deseo. Pero la timidez lo retenía. Durante los años severos de su infancia sin madre se le había atrofiado la facultad del cariño, y le aterraba todo entusiasmo exterior, a eso se añadía el orgullo juvenil y además el dichoso amor propio… Como junto a todo esto daban mucho que hacer, sobre todo en hebreo, el primer tiempo se les pasó a los chicos muy de prisa” “El lírico Hermann Heilner había intentado en vano conseguir un amigo que congeniara con él; ahora vagaba solo a diario durante las horas de paseo y prefería sobre todo el lago del bosque, un estanque melancólico y pardo, rodeado de cañaverales y de follaje otoñal, que iba marchitándose” Una tarde Hans y Heilner paseaban por el mismo lago y se encontraron y comenzaron a hablar, así fue naciendo entre ellos una gran amistad. Heilner contaba sus historias y Hans lo escuchaba con los ojos cerrados imaginándose con fervor cada detalle que Heilner describía. Heilner criticaba a los otros compañeros y le hacía notar a Hans que él era igual que aquellos. “¡Todos son unos aburridos, unos gazmoños! ¡Ahí les tienes sudando y matándose a trabajar, y no conocen nada más excelso que el alfabeto hebreo! ¡Y eres igual! Hans se quedó callado. Este Heilner era verdaderamente una persona extraña, Un exaltado, un poeta. En muchas ocasiones le había desconcertado. Heilner estudiaba muy poco, como todo el mundo sabía, y sin embargo sabía mucho, daba apenas respuestas, y a la vez despreciaba estos conocimientos” Heilner veía todo con ojos distintos a los de Hans. Encontraba hermosas cosas de la que Hans ni se había percatado: galerías, ventanas, claustros, refectorios góticos y románicos, todo ello rico y verdaderamente una obra de arte ¿Y para qué tanto esfuerzo? Para tres docenas de chicos pobres que quieren ser curas. Al Estado le sobra. Hans tuvo que pensar toda la tarde en Heilner. ¿Qué clase de persona era? Lo que para Hans eran preocupaciones y deseos, no existían siquiera para aquél. El tenía palabras y pensamientos propios, vivía con más calor y más libertad, sufría extrañas penas y parecía despreciar todo lo que le rodeaba. Comprendía la belleza de los viejos pilares y muros. Y tenía la misteriosa y extraordinaria facultad de reflejar su alma en versos y de crearse en su fantasía un mundo propio y vivo. Era inquieto e indómito, y hacía más chistes al día que Hans en un año. Era melancólico y parecía gozar de su propia tristeza como si fuera una cosa extraordinaria, exótica y valiosa.” Los días pasan y Hans va a visitar a su padre y pasa así la Navidad en su casa paterna, tranquilamente.

CAPÍTULO 4. Karl Hindinger, uno de los compañeros de la sala Hellas de Hans, fallece congelado al caer, sin querer, a un lago cercano al seminario. Esto sacude muy fuerte a Hans y comienza a ver las cosas muy distintas. Se d cuenta de lo corta que puede ser la vida. Comienza una vida diferente al lado de su íntimo amigo Hermann Heilner. Comparten muchas horas de juego y estudios, más de juegos que de estudios. “Hans se había vuelto más cariñoso, más cálido y soñador, y Heilner había adquirido una manera de ser más fuerte y viril… Los dos precoces muchachos disfrutaban en su amistad, sin saberlo y con una timidez intuitiva, algo de los delicados secretos de un primer amor. Su pacto de amistad tenía, además de esto, el atractivo de la virilidad creciente y el incentivo de la oposición contra la totalidad de los compañeros, que continuaban encontrando antipático a Heilner e incomprensible a Hans, y cuyas numerosas relaciones amistosas eran un inocente juego de niños”. Hans se revela y cada vez estudia menos; y recibe seguidamente en las clases, los rezongos de los profesores y más de una vez hasta los rezongos del director. Pero le ocurre otra desgracia, por la mala conducta echan del seminario a Heilner.

CAPÍTULO 5. Hans entra en una gran depresión, por la falta de su gran amigo y compañero. Se desmayaba en las clases y el médico dijo que se “trataba de un estado de debilidad nerviosas que tenía su raíz en el crecimiento” Acá el autor muestra claramente su faceta de revolucionario y parece estar en contra del sufrimiento que le hacen pasar a Hans, pues él dice que el director, el padre, los profesores y los ayudantes, fueron los culpables de que Hans hubiera caído en esta depresión y en esta situación tan angustiante y desesperada. ¿Por qué le habían hecho estudiar hasta altas horas de la noche en los delicados y difíciles años de la adolescencia? ¿Por qué le habían quitado sus conejos, alejado de sus compañeros de colegio, prohibido la pesca y los paseos, e inculcado el ideal vacío y rastrero de una ambición mediocre y devoradora? ¿Por qué no le habían dejado disfrutar ni siquiera después del examen sus tan merecidas vacaciones? Ahora el espoleado caballito yacía tirado en la cuneta y no servía ya para nada. Después de estos episodios le siguieron otros de mareos, acciones delirantes y el director y el médico lo mandaron a su casa.

CAPÍTULO 6. Hans regresa a su pueblo y se enamora de Emma, la sobrina del zapatero Flaig, una chica de “dieciocho años. Era alegre e inquieta, como suele ser la gente de Unterland, no demasiado alta, pero bien hecha y de formas llenas. En su rostro redondo lucían vivarachos e inteligentes sus ojos oscuros y cálidos”. Hans seguía con sus delirios y sus dolores de cabeza, pero su vida había cambiado, veía todo extraño, bonito y excitante Una noche se atrevió a pasar por la casa de Flaig, donde ella se hospedaba, cuando ella salió del susto estuvo a punto de salir corriendo, pero algo más fuerte lo retuvo. “ella le tendió su mano por encima de la verja y él la tomó con tímida ternura”. Al otro día, sin decir palabra, ella se volvió a su casa y no volvió a saber de ella.

CAPÍTULO 7. Hans no se decidía a volver a estudiar y su padre lo mandó a trabajar de aprendiz de mecánico. “se aproximaba el viernes en que iba a entrar en el taller. Hans, desasosegado, huía de sí mismo. Durante el día vagaba por las calles y los campos, evitando a la gente porque creía que le notarían sus penas amorosas.” En el trabajo no se sentía muy bien. Se le habían llagado las manos y su cuerpo frágil y cansado le dolía todo el tiempo. Su antiguo amigo, August era el único compañero con quien congeniaba y con quien cruzaba las pocas palabras que se podía durante sus ocho horas de trabajo. “Al anochecer, mientras recogían, August le comunicó en voz baja que mañana iba a ir con unos amigos a Bielach, que lo pasarían muy bien y que Hans no debía faltar de ningún modo. Hans aceptó, pero de buena gana se hubiera quedado todo el domingo tumbado en casa, tan mal y tan cansado se sentía” El domingo temprano salieron hacia Bielach y caminaron hacia el pueblo un buen trecho de carretera a lo largo del río. Hans nunca pensó que pudiera ser tan divertido salir de juerga con amigos, él se había imaginado una juerga como algo mucho más peligroso. Bebieron y rieron durante largas horas, mientras compartían anécdotas y escuchaban historias de viajes y aventuras. Ya al final del día estaba muy mareado de tanto alcohol. “Hans sintió en su mano un vasito. Derramó mucho, el resto se lo tragó, sintiéndolo pasar por la garganta, ardiendo como el fuego. Una náusea violenta le sacudió. Bajó tambaleándose por las escaleras y, sin saber cómo, salió del pueblo. Las casas, las verjas y los jardines giraban inclinados y confusos a su paso Nadie supo cómo cayó al agua, quizá el cansancio y el miedo le empujaron con fuerza imperiosa hacia las sombras de la muerte”

pág.9

pág.18

pág.21

pág.23

pág.27

pág.29

pág.52

pág.54

pág.55

pág.60

pág. 61

pág.67

pág.63

pág.67

pág.68

pág.68

pág.69

pág.71

pág.72

pág.92

pág.113

pág.112 y 113

pág.133

pág.137

pág.141

pág.151

pág.156

pág.165

pág.167

13