Babilonia; Herodoto

Historia universal. Asiria. Historiografía griega

  • Enviado por: Nube
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

Una visión de Heródoto

Tras narrar la conquista de Babilonia por Ciro, Heródoto, gran viajero, nos describe el país tal como él mismo lo vió (sic) en el S. V a.C. La descripción, lo mismo que el sistema de navegación por el Eúfrates (sic), vale perfectamente para los siglos anteriores.

“El país de Asiria recibe poca lluvia; es este poco de lluvia lo que desarrolla la raíz del trigo; pero es gracias a los riegos con el agua del rió como crece la cosecha y el grano madura; no sucede cómo en Egipto, donde el río mismo sube a los campos cultivados; el riego se hace manualmente o por medio de máquinas elevadoras. Pues la Babilonia entera como Egipto, está llena de canales… Este país, de entre todos los que conocemos, es con mucho el más propio para la producción de cereales…; pues los otros árboles no fueron también objeto de cultivo, la higuera, la vid, el olivo. Para la producción de cereales el país es tan excelente que rinde corrientemente hasta 200 por 1, y en casos de gran fecundidad, hasta 300 por 1. En el país, las espigas de trigo y cebada alcanzan fácilmente los cuatro dedos de longitud; el mijo, el sésamo se convierten en árboles cuya talla no diré (bien sepa a qué atenerme), pues que, entre los que nunca estuvieran en Babilonia, ya lo que le dicho en el capitulo de los cereales ha promovido mucha incredulidad. Hay en toda la llanura plantaciones de palmeras, cuya mayor parte lleva frutos; sacan alimentos sólidos, vino, miel…

Los barcos de las gentes del país, que descienden por el Eufrates hasta Babilonia, son de forma circular y todos de cuero. Son fabricados en la región de la Armenia, que está encima de Asiria; las varengas se hacen de ramas cortadas de sauce; se aplica sobre ellas exteriormente, como si fuera un tablero, una cubierta de pieles; nada de popa marcada por un alargamiento, ni de proa por un acortamiento; se da al barco una forma redonda como la de un escudo, se le guarnece enteramente de paja, y se le deja ir al filo del agua, cargadote mercancías. Lo que se transporta así son especialmente jarras, conteniendo vino de Fenicia. El barco se dirige por medio de dos Espadillas por dos hombres estantes, de los que uno tira hacia sí su espadilla cuando el otro lanza la suya… En cada barco hay un asno vivo; en los mas grandes, muchos. Cuando los remeros llegan a Babilonia y han colocado su cargamento, venden gritando el casco del barco y toda la paja; después apilan las pieles en sus manos y parten para Armenia. Les es, en efecto, de todo imporible (sic) remontar el río en el barco, a causa de la rapidez de su curso; es por esta misma razón por lo que hacen los barcos no de madera, sino de pieles”.

(Heródoto, Hist. I 193-194)

El texto sitúa al lector en un espacio geográfico referido al la antigua Mesopotamia, más concretamente en Babilonia, ciudad que esta situadoa a orillas de río Éufrates. En lo referido a lo cronológico El texto hace una descripción de dicha ciudad en el siglo V a.C., pero también la fuente escrita que analizamos nos da a entender que la descripción puede valer perfectamente para años anteriores a que esta se llevara a cabo.

El texto es un documento primario aunque a sufrido cierta manipulación tanto en el segundo de sus párrafos como en el tercer. El primer párrafo es una introducción al texto no contemporáneo a esta mismo, se diría que esta parte del texto es un documento secundario que intenta dar una pequeña explicación al resto del documento. Todo el texto en si es de carácter histórico ya que narra la situación de una cuidad en una época ya que pasada, aunque no muy objetivo ya que en el texto se utiliza la primera persona en singular de algunos verbos, característico en el autor del texto que siempre deja constancia de su persona en sus diferentes escritos.

El autor de este texto es Heródoto o Herodoto, del que se conoce pocas cosas de su vida la única fuente es Suidas, nació en el 484 a.C. en Halicarnaso, actual Bodrum (Turquía). Era un historiador griego al que se le reconoce como padre de la historiografía. Se cree que estuvo exiliado en su cuidad natal hacia el 457 a.C. por conspirar contra el gobierno de la cuidad que era favorable a los persas, esto lo heredo de sus padres Lixes y Drio, aristócratas y acaudalados. Se cree que luego fue a Samos desde donde viajó por Asia Menor, Babilonia, Fenicia, Chipre, Egipto y Grecia. La dirección y extensión de sus viajes no se conoce con exactitud, pero le proporcionaron conocimientos de primera mano de casi todo el antiguo Oriente Próximo. Hacia el447 a.C. llegó a Atenas, entonces el centro cultural del mundo griego, donde obtuvo la admiración de los hombres mas distinguidos, incluso del propio Pericles, gran político ateniense y tuvo ocasión de hacer amistad con Sófocles. En el 443 a.C. se instaló en la colonia griega de Turios, Turrillo, Fundada en el sur de Italia. Se dedico el resto de su vida a completar su gran obra, conocida como Historias, cuyo título deriva de la palabra griega historia, “investigación”, “búsqueda”. Falleció en el 425 a.C. posiblemente de peste en Atenas, aunque Suidas afirma que falleció en Turios donde seria enterrado.

La única de sus obras que conocemos es la ya citada Historias, se dice también que es la única que escribió. Usa por primera vez la palabra historia en el sentido de “lo visto” y no en el significado posterior de “relato de hechos”. El tema central de esta obra es el conflicto entre Grecia y Asia desde los tiempos míticos hasta su culminación con la invasión de Jerjes y su derrota. Los estudiosos de Historias la dividieron las tarde en nueve libros o también se dice que llegaron ya divididas el nueve dedicados a las nueve musas. Los primeros tratan sobres las costumbres, leyendas, historias y tradiciones de los pueblos del mundo antiguo, incluidos los lidios, escitas, persas, asirios y egipcios. Los tres últimos versan sobre los conflictos armados entre Grecia y Persia que tuvieron lugar a principios del siglo V. a.C. y que son conocidos como las Guerras Médicas. En su obra, el desarrollo de la civilización se presenta como un movimiento inexorable hacia un gran enfrentamiento entre los considerados los centros de las culturas orientales y occidentales, respectivamente. La información de Heródoto procede en parte de los trabajos de sus predecesores, ya que al comienzo de su estudio Heródoto se proponía únicamente a completar y rectificar la obra de Hecateo, y también en parte de las observaciones que hizo durante sus extensos viajes.

Sus Historias son el primer trabajo importante en prosa. Tanto las criticas antiguas como las actuales han rendido homenaje a la grandiosidad de su estilo y su franqueza, a su lucidez y a su delicioso estilo anecdótico. Heródoto demuestra un gran conocimiento de la literatura griega y un pensamiento contemporáneo racional. Creía que el universo estaba regido por el destino y el azar, y que nada en los asuntos humanos es estable. Sin embargo, la elección moral seguía siendo importante, ya que los dioses con frecuencia castigan la arrogancia. Este intento de extraer lecciones morales del estudio de los grandes acontecimientos es la base de la historiografía griega y romana.

Lo que se refiere a las ideas que aporta el texto al lector van ordenadas de la siguiente manera:

1ª Una pequeña descripción sobre el clima de Asiria ya que especifica como es este país que tiene pocas lluvias.

2ª Trata sobre el tipo de regadío que se utiliza para los campos que lo compara con el sistema utilizado por Egipto diferente al de Asiria aun que mas tarde llega a la conclusión de que hay un elemento común entre estos los tipos de regadío que son los canales.

3ª La producción de este país es de cereales, describe como es el trigo y como es la producción dado unas cifras sobre el beneficio de el cultivo de cereales de la región.

4ª Explica brevemente como es el desarrollo de otro tipo de plantaciones, aunque no de manera tan grandilocuente como la anterior, pero se especifica bastante sobre que tipo de alimentos sacan de estas plantaciones.

5ª Ya en el tercer párrafo habla de la navegación de los barcos por el Éufrates, sobre todo de cómo son esos barcos y como están construidos.

6ª Se narra el tipo de cargamento que lleva el barco aunque solo habla sobre el cargamento de vino.

7ª Esta idea da cuenta sobre como es la navegación por el río y como se hace para remar en el.

8ª Esta última idea narra que se hace al llegar al puerto de Babilonia y como allí se hace para vender la mercancía además del porque de que lo barcos sean de pieles y no de madera.

Es decir el texto trata sobre todo del comercio babilónico y para ello habla de la agricultura y la navegación por el Éufrates aunque es una descripción bastante esquemática ya que no se indaga mucho en ninguno de los temas.

Hay una cita a un nombre importante en la introducción al texto que hay que resaltar, además de la del autor, esa es la figura de Ciro que es considerado uno de esos grandes jefes de Estado. La dinastía de los aqueménidas se inauguró con Ciro el Grande, hijo de Cambises y de Mandane. Una de sus primeras iniciativas fue derrocar a su abuelo materno Astiages, contando con la inestimable colaboración de los nacionalistas persas. En la persona de Ciro se unificaban los reinos medos y persas (555 a.C.) estableciendo la capital en Susa. El plan de expansión diseñado por Ciro se inició con la conquista de Lidia, cuyo rey, Creso, había auspiciado una coalición antipersa junto al faraón y el reino babilonio. La capital lidia, Sardes, fue ocupada, convirtiéndose en cabeza de puente para las ansias expansionistas de Ciro. Pronto las ciudades griegas del Asia Menor se convirtieron en tributarias del persa. La Bactriana y la Sogdiana serían los próximos objetivos de su plan. La lucha contra Babilonia se convertirá en su siguiente caballo de batalla, derrotando al rey Nabónido (síc). Siria, Palestina y Fenicia caerán en manos persas. En una campaña contra los escitas falleció Ciro en el año 528 a.C., dejando a Cambises II como heredero. La división del Imperio Persa en satrapías será una de las principales aportaciones de Ciro a la administración. Las vías de comunicación serán renovadas y ampliadas, al tiempo que las ciudades serán embellecidas. La capital, Persépolis, será la gran fundación de Ciro. La conquista de Babilonia, que es la que nombra la introducción al texto, se llevo a cavo desde el 545 al 539 a.C. Fue una conquista casi sin esfuerzo ya que hacia un descontento casi general contra el rey Nabónides (sic) ya que se había enemistado con lo sacerdotes al introducir el culto de los dioses de Ur. En el 539 a.C. derrota al ejército del príncipe Balthazar (sic). Gobrias, partidario de Ciro entra en Babilonia sin derramamiento de sangre. Ciro es coronado rey de Babilonia, pero no trata de imponer la religión de su pueblo y respeta las imágenes de la ciudad. Autoriza a los judíos a regresar a Palestina y les devuelve los vasos de oro y plata del templo de Jerusalén; la causa de esta acción es oscura.

La ciudad de Babilonia debió ser fundación sumeria, si bien entonces no estaba situada a orillas del río Éufrates, aparece citada en un documento de Sarkalisarri que construyo en ella un templo. La importancia de la ciudad comienza tras la caida de la III dinastía de Ur, cuando las invasiones amorreas cambian en panorama étnico y cultural de la Baja Mesopotamia. Sumu-abum funda la I dinastía de Babilonia (sic), fortifica la ciudad y comienza la expansión de su poderío imponiendo su hegemonía a las ciudades vecinas, obra que consolida Sumula-ilu y sus sucesores Awilsin y Sinmuballit.

El estado babilónico propiamente dicho se organiza bajo el mandato la égida de Hammurabi. Este monarca incorpora a su reino las grandes ciudades mesopotámicas que se habían agrupado bajo las dinastías de Isin y Larsa, llegando sus dominios desde Siria hasta el Golfo Pérsic, después d la conquista de Mari.Este estado tiene un carácter urbano muy acusado y las ciudades conservan cierta autonomía, lo mimo que los grandes templos, peor en ellas actúan los gobernadores reales nombrados por Hammurabi. Babilonia es el centro comercial y cultural más importante de su tiempo. La obra de este monarca se desmorona en sus sucesores. El sur se separa con una dinastía independiente que recoge las viejas tradiciones Sumerias. Mursil I, rey de los hititas, en una audaz incursión destruye la ciudad después de saquearla e incendiarla.

En el agitado siglo XVI a.C. los casitas se apoderan de Babilonia y fundan una dinastía que en vano trata de mantener su grandeza anterior. Sin embargo, como capital del nuevo reino entra en el concierto de los grandes de su época y sus mercaderes se relacionan en todo el Oriente Próximo. Derrocados los Casitas, Babilonia cae en poder de la II dinastía de Isin (sic), que consigue un renacimiento d la ciudad, principalmente en el reinado de Nabucodonosor I. El renacimiento de Asiria bajo Tiglatpileser I significa el comienzo de las intervenciones asirias, que culminan con la incorporación de la ciudad al Imperio del Norte como ciudad tributaria, aunque conservó su autonomia y el enorme prestigio de su glorioso pasado. En la época sargónida, sufre un control más estricto, pero mantiene su independencia con Eriba Marduk II y Mardukapalidina II

El espíritu rebelde de la ciudad se mantuvo siempre tenso, y la conciencia de su personalidad le llevo a continuas rebeliones, algunas de las cuales acarrearon saqueos y destrucciones, como ocurrió en tiempos de Senaquerib. Reconstruida más tarde volvió a sublevarse y fue sitiada por Asurbanipal. Hasta el 626 a. C. reinó Kandalanu , vasallo de Asiria. En tiempos de su sucesor, los babilonios, aliados con los medos, lograron derrotar a la potencia asiria y comenzó un renacimiento babilónico que, si bien fue fugaz, alcanzó un esplendor extraordinario. Es la época caldea de la ciudad durante la cual adquirió el carácter de gran metrópoli descubierto por la arqueología. Nabopolasar es el rey libertador que restauro los templos y las murallas de la ciudad y asume el viejo titulo de rey “de Babilonia, de Sumer y Akad”. Su sucesor continúa con la labor de su padre con una actividad extraordinaria y extiende el poder de Babilonia hacia el Occidente, destruyendo Jerusalén y ampliando sus conquistas, hasta el punto de que su Imperio llega desde Gaza hasta la isla de Tilmum. El esplendor de la cuidad crece con su sucesores pero en el 539 a.C. Ciro se apodera de Babilonia y la incorpora al Imperio Persa, conservando solo el prestigio de la ciudad, por lo que añade a sus títulos el de “rey de Babilonia”. Pero la rebeldía de ciudad provoca la ira de los persas y Jerjes I la priva de su carácter de ciudad real, destruyendo la Torre de Babel y la estatua de Marduk. Alejandro Magno la conquista en el 331 a.C. y en ella muere. La ciudad sufrió los avatares de las luchas que siguieron a la muerte del gran macedonio. En el 275 a.C. Antíoco funda Seleucia, obligando a parte de la población a trasladarse a la nueva ciudad, con lo cual Babilonia sufre un golpe mortal parta si porvenir. En el 173 a.C., recibe una colonia griega y se la dota de un teatro y un gimnasio. De 161 a 122 a.C., cambia de dueño nueve veces, lo que demuestra los malos tiempos que corrían para esta ciudad. En el siglo I es ya una ciudad abandonada.

Babilonia fue una ciudad poderosa con momentos de grandeza y esplendor pero también con momentos de decadencia y destrucción. Heródoto solo la describe como una ciudad magnifica con una agricultura y un comercio prospero, ya que él la conoció en una época de esplendor y a si es como nos llega a nosotros no solo por sus textos, los de Herodoto, sino también por otros pero para conocer realmente a Babilonia y toda Mesopotamia se necesita saber toda su historia no solo lo maravilloso, sino también como surgía y resurgía después de los mucho avatares de la época, de las épocas, que la hicieron fuerte y hermosa como nos gusta leer en los libros y nos cuentan cuando se habla de sus canales, de la escritura, de sus templos, de sus grandiosos reyes, de su arte, en fin de todo lo magnifico en las civilizaciones que nunca dejan de sorprender al ser humano, pero que mitifican hasta tal punto que no se sabe distinguir entre lo real y lo no tal real.

BIBLIOGRAFÍA:

Enciclopedia Ger, editorial Rial. Madrid.

www.artehistoria.com

www.geocities.com

Mario Liberani. El antiguo oriente. Historia, sociedad, y economía. Critica Barcelona, 1995.

Charles Keith Moiseles. The emergence of civilization. Impresion London [etc]. Routledge, 1990.

7

Vídeos relacionados