Azul; Rubén Darío

Literatura española contemporánea. Modernismo y lírica modernista. Valle Inclán

  • Enviado por: Julia Fontana
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 15 páginas
publicidad
cursos destacados
Graduado en Lengua y Literatura Españolas
UNED
Los objetivos generales de este título responden a la concepción de los estudios de Grado como un ámbito de...
Solicita InformaciÓn

Actores Políticos entre el Final del Franquismo y la Transición
UNED
La Transición democrática que se vivió tras la muerte de Franco es un periodo que marcó un antes y un después en...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Actividades sobre el fragmento de “Azul...” de Rubén Darío

  • Lectura y comprensión del texto

    • nostalgias: sentimientos de pena o de tristeza provocado por la ausencia o pérdida de algún ser querido o quizás por el recuerdo melancólico de un momento feliz que ya pasó.

    • quietud: tranquilidad, estar en reposo o descanso, sin movimiento, serenidad; lo contrario del estrés, hoy tan desgraciadamente de moda en la sociedad occidental.

    • ébano: árbol de copa ancha y tronco grueso, de madera maciza, que pesa bastante y es lisa y cuya corteza es blanquecina. La madera de ébano es muy preciadapara la elaboración de muebles por su refinamiento exquisito.

    • jazmín: flor en forma de embudo con cinco pétalos que nace de un arbusto y que generalmente es amarilla o blanca. Desprende un olor bello y característico.

    • camarín: capilla pequeña que está detrás del altar en la que se venera alguna imagen de la Virgen, Jesucristo, algún santo o apóstol, etc.

    • palanquín: asiento sostenido por dos varas paralelas, usado en los países orientales para llevar o transportar a personas ricas, famosas y/o poderosas.

    • crisálida: en animales, la fina cáscara o envoltura blanca que protege la larva mientras está madurando para convertirse en adulto. Después del período de desarrollo, el insecto plenamente crecido rompe la crisálida como un polluelo rompe su huevo.

    • nimbo: un círculo luminoso, una especie de aura que rodea la cabeza o parte superior de una imagen.

    • siderales: que están relacionados o tienen que ver con los astros. Por lo tanto, sería sinónimo de astrales.

    • éxtasis: en general es un estado de ánimo que describe el estar totalmente embargado por un intenso sentimiento de admiración, alegría, placer, etc. También se puede referir al estado en el que el alma alcanza una unión mística con Dios por medio de la contemplación y del amor: un lapso de tiempo durante el cual se suspenden las funciones corporales, aunque yo creo que en el poema Rubén Darío más bien se refería al primer significado.

    • abismo: profundidad grande, imponente y peligrosa como un barranco. También se aplica a lo inmenso e incomprensible.

  • Biografía

  • Rubén Darío se llamaba en realidad Félix Rubén García de Sarmiento. El autor decidió ponerse este nombre artísitico porque su padre era conocido con el apodo de Darío, y la verdad es que Rubén Darío tiene bastante más sonoridad y es mucho más fácil de recordar que su nombre verdadero.

    Darío nació en Metapa (Nicaragua) el 18 de enero de 1867, hijo de Manuel García y Rosa Sarmiento, un matrimonio problemático. Cuando éstos empezaron a tener problemas serios y la estancia del futuro autor dejó de ser conveniente en el ambiente que se vivía en su casa, el pequeó fue acogido por unos parientes como si fuese su propio hijo.

    Con sólo once años Darío ya había decidido que no iba a estudiar ninguna carrera universitaria, pero en cambio había publicado varias composiciones en periódicos locales -especialmente en "El Termómetro"-, con lo que ya a muy temprana edad demostró que tenía un carácter fuerte, independiente y decidido pero, sobre todo, que su don para la poesía era extraordinario.

    En 1881 comenzó a firmar como Rubén Darío (a su familia se la conocía como “los de Darío”) por los motivos que antes he mencionado y según él mismo explicó siempre a todo el que se lo preguntaba.

    Se fue a vivir a Managua, donde trabajó en la Biblioteca Nacional de la ciudad. También estuvo viviendo en San Salvador y luego viajó por Chile y Argentina. Fue en este último país donde entró en contacto con las nuevas corrientes poéticas y, a través de ellas, con la nueva poesía francesa: entraron en su vida el Parnasianismo y el Simbolismo además de otros pequeños movimientos literarios que convergerían en él para desembocar en el Modernismo. Durante su residencia en Argentina se entregó al periodismo y fundó diversas publicaciones: “la revista de América”, en Argentina, y “el correo de tarde”, en Guatemala, entre otras.

    En 1892 vino a España por primera vez, invitado como uno de los representantes de Nicaragua para la Conmemoración del IV Centenario desde el descubrimiento de América. Durante su estancia en España fue corresponsal del periódico “La Nación” de Buenos Aires y entabló amistad con las principales figuras literarias del momento, especialmente con los miembros de la generación del 98: Unamuno y compañía. Seis años después de aquella visita fugaz, volvió a España para escribir una serie de reportajes acerca de la opinión pública española sobre el desastre colonial: la pérdida de Cuba, Filipinas y Puerto Rico. Al año siguiente -esto era 1899- regresó a Nicaragua, donde el presidente de la República le confió la dirección del periódico “La Unión Centroamericana”. Le nombraron embajador en 1905, tras lo cual residió en París -donde conoció a fondo Parnasianismo y Simbolismo- y Madrid -donde dio a conocer el Modernismo en España-.

    En 1913, enfermo y agotado por los múltiples excesos de su vida, se retiró durante algún tiempo a la cartuja de Valldemosa (Mallorca). Al estallar la I Guerra Mundial regresó a Nicaragua, donde murió por haber bebido demasiado alcohol en 1916. Un triste final para un artista genuino.

    Su obra

    No sabría clasificar la obra de Darío por etapas, explicando las características de cada una de ellas, pero puedo ordenar cronológicamente sus escritos más importantes:

    • AZUL... - una colección de poemas y relatos breves que se publicó en 1888 y con la que podemos decir que se inicia el Modernismo. Algunas de las poesías que más me gustan de este libro son:

    AUTUMNAL
    CAUPOLICÁN
    VENUS

    • PROSAS PROFANAS -un conjunto de poesías que describen un mundo de fantasía y misterio repleto de princesas, cisnes, reyes, caballeros, bondad, riqueza, hadas misteriosas y otros personajes mitológicos. Algunos de los más famosos:
      ITE, MISSA EST
      SONATINA
      YO PERSIGO UNA FORMA
      EL REINO INTERIOR
      COLOQUIO DE LOS CENTAUROS

    • LOS CISNES Y OTROS POEMAS
      SALUTACIÓN DEL OPTIMISTA
      LOS CISNES
      LETANÍA DE NUESTRO SEÑOR DON QUIJOTE
      MARCHA TRIUNFAL
      NOCTURNO
      ALLÁ LEJOS
      A ROOSEVELT
      NOCTURNO
      DE OTOÑO
      LO FATAL

    • EL CANTO ERRANTE
      NOCTURNO
      EPÍSTOLA
      CAMPOAMOR

    • POEMA DEL OTOÑO Y OTROS POEMAS
      RETORNO
      A MARGARITA DEBAYLE

    • CANTO A LA ARGENTINA Y OTROS POEMAS
      LOS MOTIVOS DEL LOBO
      LA CARTUJA

    • OBRA DISPERSA -poemas o relatos "sueltos"; no incluídos en ningún libro en concreto
      LA CALUMNIA
      DEL TRÓPICO
      DIVAGACIONES
      TRISTE, TRISTEMENTE

  • Contexto del autor

  • 3a. Contexto histórico

    Darío vivió entre 1867 y 1916. Durante este tiempo, el mundo fue objeto de muchos cambios. Teniendo en cuenta que estuvo en varios países diferentes y en diferentes épocas, resumo un poco lo que pasaba en cada uno de los países más importantes en los que estuvo durante la estancia del poeta en cada uno de ellos para ver cómo se vio influída su obra por los sucesos históricosa y políticos que vivió.

    En Nicaragua en 1867 -fecha de nacimiento del poeta- aún estaba vigente la Constitución del 58, establecida después de una inflexible dictadura estadounidense. Ésta duró hasta 1893, con lo cual Darío no vivió en su juventud ningún atentado contra los Derechos Humanos. El poeta vivió la presidencia de varios políticos conservadores.

    El escritor estuvo entre 1886 y 1889 en Chile, donde, durante estos años el presidente del país era José Manuel Balmaceda, quien mejoró mucho las comunicaciones, la instrucción pública y el sistema fiscal a favor de las clases bajas; al país iba muy bien.

    Entre 1889 y 1892, el poeta modernista por excelencia viajó a Argentina, país en grave crisis económica y con una clase media inquieta y preocupada que se organizó bajo el mando de Leandro N. Alem en una rebelión contra el entonces presidente de Argentina, Juárez Celmán. A pesar de su fracaso, este hecho provocó la caída del Gobierno. En 1892, cuando Darío ya se venía a España para ser corresponsal del periódico "La Nación" de Buenos Aires invitado como representante de su país durante la conmemoración del IV Centenario del Descubrimiento de América, se instauró como presidente de la nación Carlos Pellegrini.

    El poeta vovlvió a nuestro país en 1898, para hacer un reportaje sobre la visión de los españoles respecto al desastre del 98 -la pérdida de las colonias-. Por lo tanto, durante este período por primera vez su obra obtuvo una cierta preocupación por la sociedad de su tiempo y dejó de ser tan idealista; como hasta entonces Darío no se había visto afectado por ninguna grave crisis social, política o económica -excepto en Argentina, país en el que estuvo muy poco tiempo y al margen de la política-, nunca había sentido la necesidad de criticar ninguna penosa situación. Pero viendo el descontento español acerca de la pérdida de Puerto Rico, Cuba y Filipinas, sí escribió sobre ello dejando por un tiempo de lado sus hadas, princesas, reyes y cisnes de fantasía para adoptar un estilo más noventayochista.

    En 1905 le nombraron embajador de Nicaragua en Francia, donde estuvo hasta su muerte en 1916. Durante este período de tiempo, la sociedad francesa estaba aún muy dividida en una burguesía acomodada y rica y un proletariado marginal, pobre y en condiciones de vida infrahumanas. Darío siguió en su estilo modernista, evadiéndose de una realidad penosa para recrearse en sus poesías repletas de fantasía, sonoridad y bellas imágenes.

    3b. Contexto literario

    El contexto literario de Darío lo podemos definir en cuanto a dos planos: la materia literaria que le influyó (a) y la materia literaria en la que él y su obra influyeron (b)

  • Los movimientos literarios que influyeron en la obra de Darío fueron, por este orden: las nuevas corrientes poéticas cuando estuvo en Argentina; la nueva poesía francesa: entraron en su vida el Parnasianismo y el Simbolismo además de otros pequeños movimientos literarios que convergerían en él para desembocar en el Modernismo. Además, durante su primera visita a España en 1892, invitado como uno de los representantes de Nicaragua para la Conmemoración del IV Centenario desde el descubrimiento de América, fue corresponsal del periódico “La Nación” de Buenos Aires y entabló amistad con las principales figuras literarias del momento, especialmente con los miembros de la generación del 98: Unamuno y compañía. Seis años después de aquella visita fugaz, volvió a España para escribir una serie de reportajes acerca de la opinión pública española sobre el desastre colonial, así que la obra de Darío también se vio enriquecida por el estilo noventayochista español. Después de ser nombrado embajador en 1905, el poeta nicaragüense residió en París -donde conoció a fondo el Parnasianismo y el Simbolismo- y en Madrid -donde dio a conocer el Modernismo en España-.

  • No podemos limitar la trascendencia de Darío a su país, Nicaragua, y ni tan siquiera a hispanoamérica. Sí es cierto que allí fue una especie de semidiós para los jóvenes poetas y que le imitó muchísima gente -la mayoría con poquísimo éxito, por cierto, escribiendo verdaderas birrias según dicen los entendidos de verdad en la materia- pero también fue decisiva la influencia del poeta nicaragüense en España, primer caso de un escritor americano que servía de ejemplo a Europa. Lo tuvieron como modelo tanto los modernistas españoles como los poetas de la generación del 98 e incluso algunos de los de la del 27. Más concretamente, y entrando en nombres, le tomaron como modelo en algunas etapas de su obra, autores españoles como Valle-Inclán, Juan Ramón Jiménez, los hermanos Manuel y Antonio Machado, Villaespesa, Marquina y Díaz-Canedo.

  • Mensaje-tema

  • 4a. Resumen

    El poeta nos explica con este poema cómo se enamoró de Venus. Una noche que lloraba de melancolía bajó al jardín. Desde allí miró al cielo y vio a Venus -el planeta-, de la que se enamoró. Le gritó que quería volar hacia ella pero Venus se limitó a mirar al poeta "desde el abismo, con su triste mirar".

    4b. El tema principal del poema es el de la tristeza por el recuerdo de un amor pasado: la melancolía. Las palabras del texto que me hacen deducir que Darío se está refiriendo a algo pasado son los verbos en pasado como "sufría", "bajé", "lucía", etc. Pienso que es un sentimiento de melancolía por palabras como "nostalgias" y "triste mirar". Y, por último, sé que el poeta nos habla de amor por cómo describe a Venus -como sólo alguien que estuviese enamorado de ella la podría describir- y palabras como "mi alma enamorada" o "mi alma quiere [...] tus labios de fuego besar".

  • Canal

  • Análisis de forma : rima y métrica - trabajo para llegar a las conclusiones detalladas posteriormente

    CLAVE

    • Unas letras subrayadas así muestran una elisión en la cual he tachado así la vocal que no pronunciamos.

    • Unas letras subrayadas así muestran una sinalefa; pronunciamos las sílabas a las que pertenecen ambas vocales en un mismo golpe de voz.

    • Entre (paréntesis), el número de sílabas que sumamos o restamos a cada hemisitiquio dependiendo de si acaba en palabra aguda o esdrújula.

    • Separados por el signo +, el análisis métrico de cada hemisitquio

    • En negrita, lo que me ayuda a justificar si la rima es asonante o consonante (también ver después para una completa justificación del hecho)

    Venus

    En la tranquila noche, mis nostalgias amargas sufría. 7 + 10 = 17 (-ía) A

    En busca de quietud bajé al fresco y callado jardín. 6 (+1) + 9 (+1) = 7 + 10 = 17 (-ín) B

    En el oscuro cielo Venus bella temblando lucía, 7 + 10 = 17 (-ía) A

    Como incrustado en ébano un dorado y divino jazmín. 8 (-1) + 9 (+1) = 7 + 10 = 17 (-ín) B

    A mi alma enamorada, una reina oriental parecía, 7 + 10 = 17 (-ía) A

    Que esperaba a su amante, bajo el techo de su camarín, 7 + 9 (+1) = 7 + 10 = 17 (-ín) B

    O que, llevada en hombros, la profunda expresión recorría, 7 + 10 = 17 (-ía) A

    Triunfante y luminosa, recostada sobre el palanquín. 7 + 9 (+1) = 7 + 10 = 17 (-ín) B

    "¡Oh, reina rubia! -díjele-, mi alma quiere dejar su crisálida 8 (-1) + 11 (-1) = 7 + 10 = 17 (-álida) C

    y volar hacia ti, y tus labios de fuego besar; 6 (+1) + 9 (+1) = 7 + 10 = 17 (-ar) D

    y flotar en el nimbo que derrama en tu frente luz pálida, 7 + 11 (-1) = 7 + 10 = 17 (-álida) C

    y en siderales éxtasis no dejarle un momento de amar." 8 (-1) + 9 (+1) = 7 + 10 = 17 (-ar) D

    El aire de la noche refrescaba la atmósfera cálida. 7 + 11 (-1) = 7 + 10 = 17 (-álida) C

    Venus, desde el abismo, me miraba con triste mirar. 7 + 9 (+1) = 7 +10 = 17 (-ar) D

    Por lo tanto, el esquema métrico visto sobre el poema y sin tanto lío, es:

    En la tranquila noche, mis nostalgias amargas sufría. 17A

    En busca de quietud bajé al fresco y callado jardín. 17B

    En el oscuro cielo Venus bella temblando lucía, 17A

    Como incrustado en ébano un dorado y divino jazmín. 17B

    A mi alma enamorada, una reina oriental parecía, 17A

    Que esperaba a su amante, bajo el techo de su camarín, 17B

    O que, llevada en hombros, la profunda expresión recorría, 17A

    Triunfante y luminosa, recostada sobre el palanquín. 17B

    "¡Oh, reina rubia! -díjele-, mi alma quiere dejar su crisálida 17C

    y volar hacia ti, y tus labios de fuego besar; 17D

    y flotar en el nimbo que derrama en tu frente luz pálida, 17C

    y en siderales éxtasis no dejarle un momento de amar." 17D

    El aire de la noche refrescaba la atmósfera cálida. 17C

    Venus, desde el abismo, me miraba con triste mirar. 17D

    La rima es consonante porque todos los sonidos son iguales a partir de la última vocal tónica de cada verso.

  • Código

  • Metáforas y comparaciones relacionadas con Venus y el poeta: EXPLICACIÓN

    • Venus...

    Parece una reina oriental- El poeta utiliza esta comparación para mostrarle al lector lo lejana y magníficamente inalcanzable que es para él el punto luminosos que ve en el cielo; igual que una reina del lejano oriente: inabastable.

    Como un jazmín incrustado en ébano- El ébano es una madera muy oscura, y el jazmín una flor entre amarilla y blanca. Basta imaginar un jazmín incrustado en ébano e intentar trasladar los colores de esta imagen a los de una luminosa estrella en el negro cielo de la noche para entender el porqué de esta metáfora.

    Sus labios de fuego- Al poeta le gustaría besar a Venus. Unos labios de fuego son, en sentido figurado, unos labios apasionados, ardientemente deseables y eróticos. Pero los "labios" de Venus -si podemos entender que para nuestro poeta enamorado el planeta tiene labios- son literalmente de fuego. El autor juega con esta paradoja para hacer una metáfora en la que el elemento real son los labios de Venus y el imaginario, el fuego, aunque en este caso no es tan imaginario -y aquí reside precisamente toda la gracia de dicha figura literaria-.

    • El cuerpo del poeta...

    Crisálida que encierra el alma- Como ya expliqué detalladamente en el vocabulario, una crisálida es la fina cáscara o envoltura blanca que protege la larva de un insecto mientras está madurando para convertirse en adulto. Igual que la larva se convertirá en una bella mariposa -por ejemplo- tras el período de desarrollo, el poeta quiere liberar su alma de la crisálida que la envuelve, deseando que la primera haya madurado suficientemente para poder volar junto a Venus. Por lo tanto, el escritor quiere librarse de su cuerpo al que sólo considera una cáscara inútil que lo único que hace es proteger a su alma de agresiones externas mientras madura.

    Venus es, ante todo, la "traducción" a la mitología romana -una vil copia de la griega- de la diosa griega Afrodita. Venus -o Afrodita ¿qué más da? era para los antiguos romanos la diosa del amor y la belleza. Ahora bien, en el poema que hoy analizamos está claro que el autor no se dirige a ninguna divinidad griega ni romana, sino al planeta Venus, segundo en proximidad al sol -entre Mercurio y La Tierra-. Este planeta, igual que Mercurio, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón, fue nombrado igual que una divinidad romana. Por lo tanto, al elegir uno de los muchos puntos brillantes que ve en el cielo de su noche de nostalgia, Darío no escoge el que más brilla o el que primero se le ocurre, sino que elige a Venus, con el mismo nombre que la diosa romana de amor para hablar precisamente de este tema.

  • Receptor-lector

  • Obviamente, éste es un poema muy representativo del Modernsimo. En primer lugar, pensemos en cómo la forma de éste es caracterísitca del movimiento al que nos referimos, ya que el "aspecto externo" siempre será más fácil de entender y juzgar que el fondo. Podemos identificar tres rasgos típicamente modernistas en este poema en cuanto a su forma.

    Para empezar, tenemos la perfección métrica del soneto. La rima es perfecta y la cuenta silábica matemáticamente exacta, lo que le da a la obra un ritmo y una sonoridad casi musicales. Además, llama la atención la rica adjetivación, pues cada nombre tiene su complemento que lo detallla: "tranquila noche", "nostalgias amargas", fresco y callado jardín", alma enamorada", "reina oriental", "profunda extensión", etc. Además de todos los adjetivos que prácticamente pintan la situación y el ambiente, el poeta utiliza un léxico exquisito que, aunque aún no tan refinado como el que usaría después, no tiene nada que ver con el vocabulario burgués del Realismo: "incrustado", "ébano", "divino", "camarín", "abismo", etc.

    En cuanto al fondo o tema de "Venus", es clarísimamente modernista básicamente por cuatro cosas. Por un lado, se hace alusión a la mitología clásica (recordemos que Venus era una divinidad romana). Además, se muestran algunos rasgos de exotismo: el referirse a la madera de ébano -que venía de oriente y en aquélla época era venir desde muy lejos-, también a un palanquín (asiento usado en países orientales) y hacer alusión a una "reina oriental". Este exotismo era muy propio del romanticismo y después lo adoptaron también los poetas modernistas, para evadirse con él de la terrible realidad que les acechaba: a de una sociedad, economía y sistemas políticos en decadencia. Como tercer rasgo podríamos referirnos al tema del poema; si bien el amor ha sido tratado por los poetas de todo el mundo y a lo largo de todos los movimientos literarios, pero me atrevería a decir que fue en el Modernismo uan de las épocas en las que más se explotó. Como cuarto y último rasgo modernista de "Venus", no podía faltar la pincelada de intimismo con que sin duda cuenta esta obra: Darío nos explica una vivencia personal suya y revela al lector sus más hondos sentimientos.

    En definitiva, ésta es una poesía dirigida a los sentidos, que persigue la belleza absoluta y en la que prima la forma sobre el contenido... ¿acaso podría ser más modernista?

    El tema de que trata este poema me parece típicamente becqueriano y por lo tanto muy propio de cualquier romántico, en especial de aquéllos más intimistas como Bécquer y Rosalía de Castro. Al fin y al cabo, son precisamente ellos los primeros maestros de la melancolía o la tristeza por el recuerdo de un amor pasado ¿no?... Al menos en literatura castellana, dos de los mejores.


    Actividades sobre la escena undécima de “Luces de Bohemia” de Ramón María del Valle Inclán

  • Vocabulario

    • consternado: realmente preocupado, incluso indignado, muy intranquilo, desconsolado, afligido, dolido... (en este caso, estado de ánimo de las vecinan que contemplan la escena)

    • tumulto: disturbio, confusión o alboroto, producido por una multitud de personas. (en este caso, nos referimos al tumulto causado por la muerte del niño)

    • mojiganga: algo ridículo, una burla, broma o bufonada.

    • trágica: desgraciada, dramática, triste y hondamente conmovedora. (la escena protagonizada por la madre con el niño muerto en sus brazos)

    • proletariado: clase social formado por los trabajadores pobres y explotados por los propietarios de las fábricas u otros lugares en los que trabajan. En la época de Valle-Inclán sobre todo, vivían hacinados en pequeños barrios marginales sin tener siquiera las mínímas condiciones higiénicas y hacía esfuerzos infrahumanos en el trabajo para poder ganar lo justo para comer y seguir trabajando.

    • ideales patrios: principios o valores propios, nacionales, del país (en este caso, el tabernero se queja de que el pueblo español no tenga ideales propios)

    • turbas: grandes cantidades de gente que se mueve de una forma desordenada o confusa. Puede tener un cierto sentdio despectivo como “chusma” o “gentuza”.

    • inexorable: inflexible, infalible, duro, implacable...; (en este caso, y referido a las autoridades, que no se compadece o no se deja convencer por ruegos: que es estricto y rígido)

    • anárquicas: que son partidarias o tienen relación con la Anarquía. La Anarquía, por contraposición a la Monarquía, es el desorden, la vida sin reglas, el desconcierto y la incoherencia o barullo precisamente porque no hay una autoridad que dirija la situación -no hay una monarquía. (en este caso, así describe el empeñista el lío que se ha armado debido a la muerte del niño)

    • dantesco: referido a una situación, que horroriza o resulta sobrecogedora. *Esta expresión viene de los paisajes que describía Dante en su “Divina Comedia”, en la que habla del infierno entre otras cosas. Por lo tanto la palabra ha quedado para describir paisajes y situaciones caóticos, sobrecogedores...

  • Relacionar frase hecha con su signficado

  • Frase

    Significado

    Hacer un alto

    Detenerse, pararse...

    Estar con algún trastorno

    Estar desesperado, como loco

    No medir las palabras

    Dejarse llevar por la desesperación al hablar

    Andar vivo

    Apresurarse para hacer algo

    Echar los cierres

    Cerrar las puertas y ventanas

    Chupar la sangre

    Despojar a alguien de sus bienes, arruinarle

    Quejarse de vicio

    Quejarse sin tener motivo alguno

    Haber mucho de teatro

    Actuar con exageración

  • Biografía

  • Su vida

    Ramón María del Valle-Inclán fue bautizado en realidad Ramón Valle Peña y nació en Villanueva de Arosa, Pontevedra, en 1866. Comenzó a estudiar Derecho pero lo dejó y se fue a vivir a Méjico siendo muy joven. A su regreso se instaló en Madrid, donde se convirtió en protagonsita de diversas tertulias. En una dicusión política muy fuerte llegó a perder un brazo (ver después el apartado sobre su carácter). Estuvo en la cárcel por oponerse a la dictadura de Primo de Ribera. Denunció las injusticias sociales y defendió la República.

    Valle-Inclán se caracterizó por su excentricidad; fue un personaje muy peculiar e ingenioso que llevó una vida muy movida y atormentada. Entre sus excentricidades, destaca la de autotitularse marqués de Bradomín. Aunque se entregó prácticamente de manera absoluta a la literatura, estaba continuamente envuelto en escaramuzas, debates y tertulias en las que defendía apasionadamente ideas raras o, cuando menos, especiales. Nunca hubo nada que le detuviera. El inconformismo fue también uno de sus rasgos fundamentales.

    Políticamente, pasó de ser un conservador carlista a, a partir de 1915, dar un giro radical acercándose cada vez más a posturas revolucionarias y llegó a defender la República. Se declaró partidario de las Fuerzas Aliadas durante la Primera Guerra Mundial.

    En 1933 se separó de su mujer pero a pesar de eso sus problemas familiares no le detuvieron en la elaboración de su obra. Murió en Madrid en 1936.

    Su obra y el estilo de ésta

    Este autor se caracterizó por estar siempre en busca de nuevas formas y se dedicó a su obra con mucho empeño. Como todos los autores que se dedican tanto a lo que escriben, su obra evolucionó mucho. Podemos distinguir principalmente tres etapas:

    Etapa modernista. Valle-Inclán comienza su carrera literaria bajo la influencia del modernismo de Rubén Darío y de los movimientos estéticos franceses del siglo XIX. Durante esta etapa se refleja en sus escritos una visión nostálgica de la vida y del amor, una visión imposible -utópica- preburguesa; personajes que mueren por amor y héroes. Contiene su obra en esta etapa muchos aspectos líricos -acjetivos, una cierta búsqueda de ritmo...- ya que el autor tenía claramente lo que se denomina una intención poética. Redactó sobre todo cuentos y leyendas pero veámoslo con más detalle:

    • Flor de santidad (1904)

    • En esta época escribió también las Sonatas de Otoño (1902), Estío (1903), Primavera (1904) e Invierno (1905).

    • El protagonista es el marqués de Bradomín, una obra en la que el autor consiguió crear un ambiente muy preciso poniendo adjetivo a todos los sustantivos. Además, exaltó el mundo decadente con una prosa rítmica, refinada y bellísima.

    Etapa intermedia (evolución del estilo). Aquí inició la búsqueda de un estilo más personal. Se empezó a acercar a la Generación del 98 ya que aumentó en sus obras la crítica de la sociedad y ya no se dedicaba tanto a la forma. Es decir, le importaba más el contenido; el QUÉ que el CÓMO. Abundan ahora en su obra los personajes violentos, frenéticos, fanáticos y escenas más sangrientas. Lo que escribió durante este tiempo:

    • Comedias bárbaras:

    Águila de blasón (1907).

    Romance de lobos (1908).

    Cara de plata (1922).

    • Novelas de la guerra carlista

    Etapa del Esperpento. Esta es quizás la etapa más original y por eso la más propia y personal de Valle-Inclán. Se caracteriza por la deformación expresionista de la realidad; se ven personajes deshumanizados, convertidos en fantoches de humanidad distorsionada y utiliza para describirlos un lenguaje áspero, duro e incluso obsceno.

    • Luces de Bohemia

    • El ruedo ibérico:
      a) La corte de los milagros.
      b) Viva mi dueño.
      c) Baza de espadas.

    • Tirano Banderas (1926).

    *El esperpento según Valle-Inclán:

    “Los héroes clásicos reflejados en espejos cóncavos dan el Esperpento. Las imágenes más bellas, en un espejo cóncavo, son absurdas”.

  • Localización del autor en su contexto histórico, social y literario

  • Ramón María del Valle-Inclán vivió en un Madrid revolucionado por él mismo. Su carácter reaccionario le convirtió en el más revolucionario de los literatos de su época. Participaba continuamente en tertulias en las que hablaba de literatura y política. Literaria, no le gustaba considerar que había sido influído por nadie; Valle-Inclán se consideraba un discípulo independiente, un autodidacta. Y aunque en parte es verdad, es obvio que sí tuvo que verse afectado por la realidad social, política y literaria que le rodeó. Valle-Inclán tuvo una primera y brevísima etapa modernisat pero en su independencia no dejó que su estilo personal e inconfundible se viese condicionado por la mayoría -modernistas como Machado y Darío-. En cambio, sí es cierto que su obra se vio modificada en gran medida por el desastre del 98 ya que, después de éste, sus escritos tomaron un cauce totalmente noventayochistatiñéndose de crítica social y política en forma de esperpento.

    En definitiva, aunque el estilo de Valle-Inclán fue siempre inconfundiblemente genuino, sí se vio afectado en ocasiones por las cisrcunstancias políticas, sociales y literarias de España.

  • Situando la obra en la producción de su autor.

  • Luces de Bohemia, escrita entre 1920 y 1924, es la obra que con más acierto que desarrolla la teoría del esperpento. El fragmento que estamos trabajando es la undécima escena de la obra “Luces de Bohemia” que pertenece a la última etapa de su obra; la etapa del Esperpento, durante la cual el autor deformaba la realidad para mostrar más claramente los problemas de la sociedad coetánea y del país.

  • Resumen del contenido de la escena

  • Personajes: Max, Don Latino, la madre del niño, el Empeñista, el Guardia, el Tabernero, la Portera, un Albañil, la Trapera, el Retirado.

    Max y Don Latino van por la calle y se encuentra con que un grupo de revolucionarios han matado a un niño. La madre lo tiene entre sus brazos y, enloquecida, expresa su dolor mediante insultos. Pide justicia y su propia muerte.

    Max, oyendo esa voz desgarradora de dolor de una madre al ver a su hijo muerto, se estremece e indigna ante la sensación de la injusticia de la vida. En cambio, Latino piensa que está exagerando y que tampoco es para tanto.

    Durante la escena, van apareciendo el resto de los personajes que van dando su opinión de lo que ha sucedido.

  • Los personajes y su opinión:

    • Max está consternado, e incluso se reconoce parcialmente culpable de lo sucedido. Cree que la situación es muy dramática -la voz de la mujer que grita desperada y angustiada, llena de dolor le conmueve especialmente- y que es un ejemplo más de la crueldad de la sociedad en la que vive.

    • En cambio, a Don Latino le parece que todo ello no es más que puro teatro, que la mujer está exagerando y que total, la cosa no es para tanto.

    • La madre del niño está obviamente llena de dolor, un dolor que exterioriza en forma de rabia, proliferando insultos dirigidos a los asesinos de su niño. Yo me imagino una escena desgarradora, a juzgar por lo que dice la mujer a la que percibo claramente desesperada e impotentemente iracunda.

    • El guardia parece pensar que el único problema de todo aquéllo es que se ha alterado el orden normal de las cosas porque la situación no le parece nada dramática; simplemente, el niño ha hecho algo malo y ha sido castigado.

    • El empeñista está francamente más preocupado por el hecho de que el acontecimiento ha resultado en el destrozo de su escaparate que por el dolor por el que está pasando la madre del niño. Discute con la portera sobre si le van a pagar por los daños que ha sufrido su propiedad y respecto a los llantos de la mujer piensa como Don Latino: que ella está exagerando ("El dolor te enloquece, Romualda"). El empeñista defiende a aquéllos que pertenecen al ámbito del comercio porque, evidentemente, él es uno de ellos y dice que "el comercio honrado no chupa la sangre a nadie". Y que si alguien les roba, pues ellos se tienen que defender.

    • El tabernero se resigna a lo que denomina una desgracia porque según él, éstas son “necesarias para el restablecimiento del orden”. Necesarias porque, si el niño no hubiese sido castigado por su mal comportamiento -robar o haberlo intentado-, no existiría el orden, sino una sociedad en constante anarquía en la que los malos actos no serían castigados. Oyendo las opiniones de sus vecinos, critica la sociedad en la que le ha tocado vivr; habla de “un pueblo sin ideales patrios”. Él piensa que el comercio no tiene ninguna culpa de lo que ha ocurrido, ya que éste también paga sus contribuciones -léase sus impuestos- y si se ve atacado debe defenderse.

    • Mientras tanto, el albañil -un proletario en toda regla- justifica el modo de actuar del niño -un modo de actuar que el tabernero censura- diciendo que “el pueblo tiene hambre" y que si el niño ha robado es sólo porque tenía hambre. Está en contra del comercio y se queja de que para el Gobierno el proletariado -del cual el niño es un claro ejemplo, porque pertenecía a la clase obrera- no significa nada. Él dice que "se ha matado [al niño] por defender al comercio, que nos chupa la sangre".

    • La portera piensa que la situación en la que viven no está tan mal y que se quejan todos por quejarse, pero que no hay motivos reales para hacerlo.

    • La trapera se solidariza con la madre de alguna manera ya que a ella le parece propio de seres ruines y vilmente crueles matar a un niño porque, como dice ella, es “un inocente sin culpa".

    • El retirado dice que "el Principio de Autoridad es inexorable" y por lo tanto que si el niño ha robado o intentado hacerlo, debía ser castigado por ello y así ha sido.

  • Este fragmento pertenece al género de teatro y, dentro de éste, es un drama de crítica social. Todo esto lo deduzco, en primer lugar, de la forma del fragmento: los personajes van hablando sin necesidad de que ningún narrador haga intervenciones del estilo: "-dijo el empeñista". Además, el narrador tan sólointerviene al principio de cada escena, para describir el ambiente brevemente a modo de indicaciones para alguien que tuviese que poner en escena la obra. Esta obra, "Luces de Bohemia", es un drama de crítica social porque, mediante situaciones desgraciadas como al muerte del niño, Valle-Inclán proclama los defectos de la sociedad, e incluso del sistema político y económico del país. En esta escena, por ejemplo, hay un conflicto entre clases sociales -proletariado y comercio burgués- y entre ideologías éticas -los que creen que la muerte del niño no es para tanto y los que piensan que es una verdadera tragedia injusta-.

  • El fragmento se puede dividir en las tres partes siguientes:

    1ª Parte- Introducción

    Max y Don Latino llegan a la escena del suceso. Oyen la voz de la madre del niño. ("Una calle del Madrid austríaco [...] esa voz trágica!").

    2ª Parte- Nudo

    La discusión entre los personajes que presencian lo ocurrido; las actitudes egoístas por un lado contra las más trágicas y las diferencias entre las clases sociales. ("La madre del niño.- ¡Sicarios! [...] no representa nada para el Gobierno").

    3ª Parte- Desenlace

    Se oye un ruido de fusiles y el grupo se dispersa mientras Max y Latino se alejan, el primero recriminándole al segundo su egoísmo. ("Max.- Latino, sácame de este círculoinfernal. [...] no te pongas estupendo!").

  • Las metonimias y metáforas que encontramos en el texto son:

  • "¡Que me maten como a este rosal de mayo!"- La madre del niño compara a su hijo con un rosal de mayo, por su inocencia y su cándido aspecto físico. Es, por lo tanto, una metáfora.

    "Mi palabra es sagrada" - El retirado dice "mi palabra" pero en realidad no se está refiriendo sólo a UNA de sus palabras, sinó a lo que él dice en general -y en este caso en concreto a lo de que ha oído los toques de Ordenanza-. Por lo tanto está designando el todo -lo que dice en general, de costumbre- por una parte del todo -su palabra, una de sus palabras-.

    "¡Veros es ver al verdugo!"- La madre establece una metáfora basada en la comparación entre aquéllos a quienes se está dirigiendo -el albañil, el empeñista...- y los asesinos de su hijo.

    "¡Que tan fría, boca de nardo!"- Para la madre del niño muerto, hay algo -no sé qué- que es como una boca de nardo; establece una metáfora entre ambos términos, siendo el último el término imaginario con el que se compara el término real que no sé determinar.

    "Nuestra vida es un círculo dantesco"- El poeta de la obra compara su vida con un círculo dantesco, creando una bella y trágica metáfora.

    "No tienes una peseta"- Creo que aquí el personaje de Max utiliza una metonimia, designando como antes ha hecho el retirado, el todo por la parte: el dinero que no tiene Don Latino es el todo y aquello a lo que se refiere Max en realidad, mientras que una peseta, es el término que menciona en poeta ciego en realidad para referirse a todo el dinero -una parte del todo-.

    "El pueblo tiene hambre"- Cuando el albañil dice esto, se está refiriendo de hecho al niño muerto, que intentó robar para saciar su hambre, y no al pueblo entero. Por lo tanto, es una metonimia en la que designa la parte por el todo.

  • Mi opinión sobre el texto- Lo que pienso de las siguientes afirmaciones

  • “El texto nos ofrece una visión crítica de la situación social y económica del momento”

    El texto sí critica la situación social y económica del momento, haciendo varias alusiones a las clases sociales y a la posición de las autoridades respecto al suceso que describe la escena, pero quizás en él el autor no deforma tanto la realidad como lo hará en obras posteriores ya que recordemos que ésta es sólo la primera de sus obras de la etapa de esperpento. Valle-Inclán deforma la realidad pero a la vez ofrece muchas opiniones al respecto. Éstas opiniones contrastan la realidad que él deforma y por lo tanto el lector no acaba recibiendo una visión exageradamente diferente a la que recibiría si la describiese un autor puramente realista y objetivo.

    Otro enfoque sería considerar que las opiniones de los personajes son ideas deformadas de por sí y una manera de criticar la sociedad del momento, tal y como anuncia la afirmación que estoy debatiendo.

    “La carga dramática del texto reside en el contraste entre dos posiciones: la conformista y egoísta por un lado, y la trágica por el otro”

    Sin duda alguna, estoy totalmente de acuerdo con esta afirmación ya que lo más importante de este fragmento no es la muerte del niño, aunque superficialmente pudiera parecerlo, sino lo diferentes que son las opiniones de los personajes que aparecen; personajes de diferentes estratos sociales y que ven el suceso desde variopintos puntos de vista y las discusiones que estos distintos puntos de vista propician. El autor contrasta manifiestamente las posiciones conformistas y egoístas como la Don Latino, el tabernero y el empeñista o el guardia -que se limitan a decir que lo pasado, pasado está y que el niño ha sido castigado por hacer algo malo- con posiciones más trágicas como la de Max, la madre del niño y la trapera, que ven lo sucedido como una tragedia y no se conforman con ello, sino que protestan en su contra.

    Con ello consigue un texto muy interesante y denso en cuanto a enfoques disintos del mismo suceso: una obra maestra aunque algo compleja si se quiere entender a fondo.

    Si trato al planeta Venus como un elemento femenino aun sabiendo que la palabra planeta es masculina, es porque para el poeta Venus es una "reina oriental" y en realidad es de ésta -lo que Venus representa y no lo que es- aquéllo de lo que está enamorado.

    LITERATURA: El Modernismo- "Azul..."

    1

    LITERATURA: El Modernismo- "Luces de Bohemia..."

    9