Azúcar en la República Dominicana

Economía dominicana. Industria azucarera. Sector azucarero. Historia. Sacarosa. Producción. Industria. Mercado. Comercio. Política de importación

  • Enviado por: Yessica N. Hernandez Jimenez
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 33 páginas

publicidad

INTRODUCCIÓN

La caña de azúcar como producto es relativamente antiguo, traído hasta la isla en el segundo viaje de Colón. Cuando la explotación minera mermó los colonizadores necesitaban buscar otra actividad que fuera tan rentable como lo fue la minería. Surge la idea de las plantaciones de caña y producción de azúcar, instalándose los primeros ingenios en el país. De ahí en lo delante la industria azucarera recibió grandes procesos de modernización hasta convertirse en los primeros 70 años del siglo pasado, en la espinal dorsal de nuestra economía.

La economía dominicana tiene como su base principal la agricultura, aunque actualmente se ha venido cambiando por economía de servicios, el producto de mayor significación es el azúcar, industria que tiene también su fundamento agrícola: el cultivo de la caña.

Luego de la muerte de Trujillo, quien manejaba el 63% del total de producción, sus ingenios pasaron a ser propiedad del estado pero se necesitaba de un organismo que regulara y velara por el funcionamiento de estos ingenios, creándose en 1966 el Consejo Estatal del Azúcar (CEA).

La caída del precio internacional del azúcar debido a la competencia del azúcar de remolacha europea, la escasez de mano de obra para el cultivo de la caña de azúcar y la incapacidad con que se estaban administrando los ingenios estatales provocaron, a partir de 1985, un declive total en la industria azucarera dominicana, sugiriéndose como medida de mejoramiento a tal situación la privatización del CEA y con ella de todos los ingenios estatales.

A medida que avanzan los años muchos ingenios del estado, y privados también se han mantenido, en su tradicional actividad de producción azucarera, sin embargo la tendencia actual de nuestra producción es de hacerse cada vez más industrial, pero la característica del país, cuya población ha vivido principalmente de la agricultura y la industria azucarera, se mantendrá por varios años.

A continuación, expondremos lo que a nuestro entender son puntos claves al momento de estudiar un sector se suma importancia en nuestra economía: Industria Azucarera.

EL SECTOR AZUCARERO

EN REPÚBLICA DOMINICANA

1. HISTORIA DE LA INDUSTRIA AZUCARERA DOMINICANA

La industria azucarera, en la República Dominicana, data desde la fundación de la Colonia, específicamente, a partir del Gobierno de los Padres Jerónimos, a principios del Siglo XVI, quienes apoyaron su desarrollo mediante el otorgamiento de préstamos para la siembra y el procesamiento de la caña de azúcar, que había sido traída al país por Cristóbal Colón, en su segundo viaje.

La historia de la industria azucarera dominicana se remonta de 1505 a 1506. Sin embargo, se tiene constancia que el primer ingenio o trapiche se instaló en las cercanías de La Concepción de la Vega, en 1504, y ahí se hicieron los primeros ensayos para cristalizar azúcar. El primer ingenio que produjo azúcar en escala comercial se instaló en Nigua, San Cristóbal; en el 1517 ya estaba produciendo azúcar para exportar a la Madre Patria.

Para 1520, funcionaban 3 ingenios de azúcar y muchos otros se encontraban en construcción. En 1527, trabajaban plenamente 18 ingenios y 2 trapiches, encontrándose otros 12 en construcción. Hacia 1545 se conoce de la existencia de 20 ingenios y 4 trapiches. De esas 24 explotaciones azucareras, más de la mitad pertenecían a altos funcionarios o descendientes de ellos.

La producción azucarera se mantuvo con cierta tendencia inestable de crecimiento hasta los años 70, cuando empezó a decrecer por la reducción de la navegación española, el contrabando, la transferencia de inversiones a la ganadería, la competencia en términos de rentabilidad del jengibre, la paralización de la trata negrera, entre otros.

Para la segunda mitad del siglo XVI, España se encontraba en conflicto con las demás potencias europeas por lo que el Rey Felipe II prohibió que La Española y las demás posesiones comercializaran con extranjeros. Esta disposición dejó a La Española sin su principal mercado por lo que muchos colonos decidieron emigrar o dedicarse al hato ganadero, provocando crisis en la industria azucarera.

En 1785, los negros esclavos escaseaban y por ello la producción de azúcar se veía limitada nuevamente para el consumo interno y de vez en cuando, para exportar algún excedente, bien fuese a Puerto Rico o España, por lo que el Rey Carlos III, expidió su Real Cédula del 12 de abril de 1786, autorizando entre otras cosas, la importación de africanos sin restricciones, época esclavista que vería su fin con la invasión de Toussaint Louverture en 1801. Con la ocupación haitiana de 1822-1844 dejaron de existir varios ingenios situados al este de Santo Domingo: Ingenios Frías, Mendoza, El Convento, Mojarra, Yabacao, y otros. A partir de 1822 con la abolición de la esclavitud por Boyer, la producción quedó limitada al melao, descontinuándose la fabricación de azúcar, hasta mucho después de 1844.

El gran impulso modernizador de la industria azucarera no llega sino entre los años 1874-1880, cuando inmigrantes cubanos construyen el primer ingenio movido a vapor, el cual se llamó La Esperanza y cuando, conjuntamente, se organizaron cerca de la capital y en el Este, Sur y Norte del país, las grandes plantaciones de caña, con factorías modernas para la época.

A principios del siglo XX, la comercialización del azúcar dominicana tenía una marcada reorientación hacia el mercado norteamericano, instalándose en el país inversionistas estadounidenses y europeos, quienes superaron en técnica y método de producción a los cubanos.

La incursión de estos capitales en el ámbito azucarero dominicano se realiza vía la intervención de la banca inglesa y alemana como fuente de financiamiento, así como de los conglomerados azucareros internacionales. En este orden, podemos señalar la West Indies Sugar Company, que se especializó en el financiamiento de cosechas y estaba vinculada a los intereses de la National Sugar Refining Company y del National City Bank.

Entrado en nuestro siglo, la destrucción de los campos de remolacha azucarera en muchos países de Europa, hizo que este tipo de azúcar escaseara, estas reducciones trajeron como consecuencia la elevación de los precios del dulce; así, el quintal de azúcar subió de $5.50 en 1914 a $12.50 en 1918 y a $22.50 en 1920. De ésta bonanza en los precios nació la llamada “Danza de los Millones”, cuyo ritmo mas acentuado se hizo sentir en la región oriental del país, impulsando el desarrollo urbano y económico de san Pedro de Macorís y La Romana.

En el año 1948 se da inicio al proceso monopolizador Trujillista del sector con la construcción del Central Catarey, la instalación en 1952 del Central Río Haina y en 1956 del Central Esperanza. Adquiere además, mediante compra en 1952, el Ingenio Monte Llano que pertenecía a E. Kilbourne, el Central Ozama a canadienses, el Central Amistad a puertorriqueños, el Central Porvenir a los Kelly en 1953, el Ingenio Santa Fe a la South Puerto Rico Sugar Company en 1954 y, por último, adquiere de la West Indies en 1956 los Ingenios Barahona, Boca Chica, Quisqueya y Consuelo.

Por esta vía, entre 1953 y 1957 según un estudio realizado por APROFED, las corporaciones azucareras propiedad de Trujillo arrojaron una masa de ganancia bruta, ascendente a la suma de 73 millones de dólares.

A su muerte en 1961, el dictador Trujillo controlaba el 63% del capital total de la industria azucarera nacional, la cual pasó a ser propiedad del Estado Dominicano, mediante la Ley de Saneamiento No. 6106, del 14 de noviembre de 1962.

El 19 de agosto de 1966, mediante Ley No. 7, se crea el Consejo Estatal del Azúcar (CEA) como organismo autónomo, cuyo objetivo es la coordinación y el eficiente funcionamiento de los ingenios del Estado. Además de las unidades productoras de azúcar controladas por el CEA, de propiedad estatal, existen otros tres ingenios de propiedad privada, dos del Consorcio Vicini, de capital nacional y el Central Romana, de capital extranjero.

2. PRODUCCIÓN DE AZÚCAR

Caña de azúcar es el nombre común de ciertas especies de herbáceas vivaces de un género de la familia de las Gramíneas, es originaria de la India. Fue conocida en Europa en el siglo VIII, y Colón la trajo a la isla en su segundo viaje, 1493. Su nombre científico es Saccharun Officinarum.

La caña de azúcar se cultiva mucho en países tropicales y subtropicales de todo el mundo por el azúcar que contiene en los tallos, formados por numerosos nudos. La caña alcanza entre 3 y 6 m de altura y entre 2 y 5 cm. de diámetro. En regiones tropicales, como Hawai o Cuba, el periodo de crecimiento de la caña dura entre 12 y 18 meses, y se recoge entre enero y agosto.

La azúcar es una sustancia formada por un hidrato de carbono, blanca, sólida, cristalizable, muy dulce, que se encuentra en el jugo de muchas plantas; se extrae especialmente de la caña de azúcar y de la remolacha. Su nombre científico es Sacarosa. La azúcar se consume en todo el mundo, puesto que es una de las principales fuentes de calorías en las dietas.

En nuestro país, la azúcar es una industria que tiene fundamento agrícola: el cultivo de la caña, por lo que constituye un producto de gran significación.

2.1 Proceso de Producción del azúcar

El azúcar puede obtenerse de la caña de azúcar, remolacha azucarera, entre otros. Para su obtención se requiere de un largo proceso, desde que la semilla de caña germina hasta que el azúcar se comercializa nacional e internacionalmente. A continuación expondremos someramente el proceso de obtención del azúcar a través de la caña.

Labores de campo, cosecha y patios de caña

El proceso productivo inicia con la preparación del terreno, previo a la siembre de la caña. La planta madura entre los 12 y 14 meses. Se procede a cortarlas y recogerlas para llevarlas a los patios de caña, donde se determinan las características de calidad y el contenido de sacarosa, fibra y nivel de impurezas.

Picado y molienda de la caña

En el proceso de picado las cuchillas giradores cortan los tallos y los convierten en astillas para facilitar la extracción del jugo en los molinos.

La caña picada llega al tanden de molinos, donde mediante presión se extrae el jugo de la caña. En el recorrido de la caña por el molino se agrega agua para extraer al máximo la cantidad de sacarosa que contiene el material fibroso. Este proceso de extracción es llamado maceración.

Pesado de jugo y Clarificación

El jugo diluido que se extrae de la molienda se pesa en básculas con celdas de carga para saber la cantidad de jugo sacaroso que entra en la fábrica. Este jugo contiene un pH de 5.2, el cual se trata con cal con el objetivo de elevar el pH y minimizar las posibles perdidas de sacarosa.

La clarificación del jugo se dá por sedimentación; los sólidos no azúcares se precipitan en forma de lodo llamado cachaza y el jugo claro queda en la parte superior. Este jugo sobrante se envía a los evaporadores.

Evaporación

El jugo claro que posee casi la misma composición del jugo crudo extraído se recibe en los evaporadores con un porcentaje de sólidos solubles entre 10 y 12% y se obtiene una meladura o jarabe con una concentración aproximada de sólidos solubles del 55 al 60%.

Cristalización

La cristalización se realiza en tachos y el material resultante que contiene líquido (miel) y cristales (azúcar) se denomina masa cocida. Este proceso se lleva a cabo en tres templas para lograr mayor concentración de sacarosa.

Centrifugación

La masa pasa por las centrífugas en las cuales los cristales se separan del licor madre por medio de una masa centrífuga. La miel que sale de las centrífugas se bombea a tanques de almacenamiento para luego someterla a evaporizaciones y cristalizados superiores. Al cabo de tres cristalizaciones sucesivas se obtiene una miel final que se retira del proceso y se comercializa como materia prima para la elaboración de alcoholes.

Secado y Enfriamiento

El azúcar se transporta por elevadores en los cuales la misma se coloca en contacto con el aire caliente que entra en contracorriente. El azúcar debe tener baja humedad, aproximadamente 0.05% para evitar la formación de terrones.

El azúcar se seca con temperatura cercana a 60º c, se pasa por los enfriadores rotatorios inclinados que llevan el aire frío en contracorriente, en donde se disminuye su temperatura hasta aproximadamente 40-45º c para conducir al envase.

Envase

El azúcar seca y fría se empaca en sacos de diferentes pesos y presentaciones dependiendo del mercado, para su posterior venta y comercialización.

2.2 Tipificación del Azúcar

El azúcar se clasifica dependiendo de los procesos aplicados a la extracción y el gusto del consumidor.

  • Crudo, mascabado o morena: se produce en cristales de mayor tamaño y conserva una película de melaza que envuelve cada cristal.

  • Blanco directo y directo especial: se producen por procesos de clarificación y su producción final se logra en una sola etapa de clarificación.

  • Refinamiento: se cristaliza dos veces con el fin de lograr su máxima pureza.

  • Azúcar de lustre: molido en polvo muy fino, que se usa en ciertos trabajos de confitería.

  • Azúcar blanco o refinado: el más purificado, azúcar cande o candi.

2.3 Otros Derivados de la Caña de Azúcar

  • Combustible: el bagazo que sale de la última unidad de molienda es utilizado para producir combustible para los molinos.

  • Madera y papel: con los residuos o bagazos de la caña de azúcar se puede elaborar papel y madera, con el fin de ahorrar e incentivar al reciclaje.

  • Fulfural: este producto también se extrae del bagazo, el cual se somete a un proceso de secado y prensado; luego se pone a fermentar tratándole con sustancias químicas. El resultado final es un producto granulado o líquido que se usa en la fabricación de plásticos.

  • Entre los usos químicos que tiene la caña de azúcar esta la producción de: ácidos, drogas, explosivos, medicinas, etc.

  • En el sector comercial, a parte de la producción del azúcar, la caña se puede utilizar para elaborar: enlatados, productos lácteos, confituras, siropes, y más.

  • También podríamos citar la fabricación de cera, betunes, de la melaza producción de alcohol, entre muchos otros.

  • 3. ESTABLECIMIENTOS INDUSTRIALES

    El mayor desarrollo de la industria azucarera, en la reciente época, se inició a partir de 1880, cuando se organizaron cerca de la capital y las regiones Norte, Sur y Este del país, las grandes plantaciones de caña, con factorías modernas. Desde entonces, se han establecido grandes centrales azucareros, como : Ozama, Boca Chica, Quisqueya, Porvenir, CAEI, San Fe, Consuelo, Catarey, Cristóbal Colón, Angelina, Barahona, y Río Haina, en el sur y este del país; Monte Llano, Amistad Y La Esperanza en el norte.

    La industria del azúcar, que se inició en el periodo de la Conquista, ha alcanzado su más alto nivel de producción a partir de 1970. La instalación del central Río Haina, Catarey y la Esperanza, vinieron a elevar la producción a cifras mayores de 1, 000,000.00 de toneladas cortas. En el 1950, cuando aún no habían entrado en funcionamiento esos tres centrales azucareros, la producción azucarera era aproximadamente 500,000.00 toneladas.

    La producción del azúcar se originaba en 16 centrales azucareros, ubicados en seis provincias y el Distrito Nacional. De esos ingenios, doce pertenecían al Estado y cuatro de empresas privadas. A continuación expondremos algunas características importantes de los principales ingenios:

    3.1 Central Romana Corporation

    El Central Romana Corporation, Ltd., es una empresa agroindustrial productora principalmente de azúcar, fundada en 1911, cuando la South Puerto Rico Sugar Company, con asiento en Puerto Rico, compra 20,000 acres de tierra al norte de La Romana. La caña producida en estas tierras era llevada y procesada en Guánica, Puerto Rico.

    En La Romana, el ingenio fue construido en el 1917, con una capacidad de molienda de 2,000 toneladas de caña diariamente y era suplido por unos 7,300 acres de caña bajo cultivo, en aquel tiempo. En 1967, la South Puerto Rico Sugar Company Co. vendió sus empresas a la Gulf-Western Industries y en 1984 fueron adquiridas por sus actuales propietarios, quienes han realizado grandes inversiones en sus diferentes áreas, entre estas: la ampliación de la refinería de azúcar, la cual ha sido llevada a una capacidad de más de 125,000 toneladas. El Central Romana posee más de 200,000 acres de terreno, de los cuales más de la mitad es dedicada al cultivo de la caña.

    Actualmente, es uno de los mayores ingenios del mundo, con capacidad de molienda de 20,000 toneladas por día y una producción anual de más de 850,000 toneladas. Por sus operaciones agrícolas, industriales, turísticas y otras, el Central Romana emplea alrededor de 25,000 personas, siendo el mayor empleador privado en la República Dominicana.

    3.2 Consorcio Azucarero del Caribe

    El Consorcio Azucarero del Caribe, S.A., es de capital mexicano y pertenece al grupo SUCARMEX. Obtuvo mediante licitación pública cinco de los diez ingenios. Son estos ingenios Consuelo, Quisqueya, Boca Chica, Ozama y Río Haina.

    Ambos en conjunto con una capacidad de molienda de 19,777 toneladas cortas de caña por día equivalente al 60% del total de los diez ingenios y el 31% del total nacional.

    3.3 Grupo Vicini

    El grupo Vicini está compuesto por los ingenios Cristóbal Colón, Angelina y CAEI. Su actividad ininterrumpida y experiencia acumulada en el cultivo de caña y elaboración de azúcar ha tenido una evidente significación en el desenvolvimiento de la industria azucarera dominicana.

    • Ingenio Cristóbal Colón: Fue fundado en 1883 por la razón social Castro & Mola en los terrenos de El Peñón y El Guano, próximo a San Pedro de Macorís, e hizo su primera zafra en 1883-1884. Para esta época ya contaba con dos locomotoras para arrimo de la caña y sus cañaverales abarcaban una extensión de 11,000 tareas, cruzadas por una red ferroviaria de unos 7 Km.

    En 1921, pasa a ser propiedad de la Cristóbal Colón, C. x A., presidida por Sr. Felipe A. Vicini. A partir de 1976 se ha realizado un vasto programa para la modernización de sus instalaciones a un costo que excede de los RD$ 25,000,000,000.00, convirtiéndolo en uno de los más eficientes del área del Caribe y con capacidad para moler 8,000 toneladas métricas de caña cada 24 horas.

    • Ingenio CAEI: Fue fundando por Sr. Juan Bautista Vicini, en 1883, llamándose en ese entonces Ingenio Italia, en Yaguate, San Cristóbal. Actualmente es llamado Ingenio CAEI, siglas de su propietaria, Compañía Anónima de Explotaciones Industriales.

    Diez años después, en 1893, el ingenio contaba con un ferrocarril que servia para transportar los azúcares destinados a la exportación y el rápido acarreo de las cañas a la factoría. El Ingenio CAEI pasó a ser propiedad de la Compañía Anónima de Explotaciones Industriales cuando fue constituida en 1927, siendo elegido presidente de la misma el Sr. Juan B. Vicini.

    3.4 Consorcio Caña Brava

    Este consorcio adquirió los ingenios Montellano y Amistad en el norte del país con una capacidad en conjunto de molienda de 2,721 toneladas métricas de caña diario, que representa el 9% de la capacidad instalada de los ingenios públicos y el 4% de la capacidad instalada a nivel nacional.

    • Ingenio Monte Llano (adquirido), localizado en el municipio de Sosúa, provincia de Puerto Plata, en la costa norte del país.

    • Ingenio Amistad (adquirido), localizado en el municipio de Imbert, provincia de Puerto Plata, en la costa norte del país.

    3.5 Consorcio Azucarero Central

    El Consorcio Azucarero Central posee el 51% del capital de inversionistas norteamericanos y franceses. Le fue otorgado el Ingenio Barahona, ubicado en la misma provincia, y tiene capacidad instalada para moler 4,536 toneladas métricas de caña por día, para un 14% del total de ingenios y de un 7% del total nacional.

    • Ingenio Barahona (adquirido), localizado en la ciudad costera del suroeste del mismo nombre.

    4. EL SECTOR AZUCARERO EN LA ECONOMÍA

    Hasta la década de los años 70 a la industria azucarera solía llamársele la “espina dorsal” de la economía dominicana por su importante aporte, tanto en la composición del Producto Bruto Interno, en las exportaciones totales y en la generación de empleo, como en su capacidad distributiva del ingreso y en la generación de demanda hacia otros sectores de la economía nacional.

    En un análisis sobre la economía dominicana, la CEPAL señalaba:

    “En 1976, la actividad azucarera ocupaba aproximadamente el 12% de la superficie cultivada total, generaba el 40% de los ingresos de exportación, el 75% de los impuestos a las exportaciones y cerca del 20% de los ingresos fiscales del Gobierno Central.”

    A pesar de que en los primeros años de los 80, los niveles de producción se mantuvieron relativamente cerca a la de los años 70, en la medida en que avanzaba la década la industria comenzó a presentar los síntomas de la crisis que hoy padece con características dramáticas.

    Varios factores incidieron para producir este cambio, entre los cuales podemos citar:

  • La caída del precio internacional del azúcar que de 18.9 centavos de dólar por libra, que mantenía a principios de los 80, ya para el año 1985 sólo alcanzaba 4.09 centavos de dólar por libra. Esta situación se debió, fundamentalmente, a la competencia del azúcar de remolacha europea, subsidiada.

  • Las expectativas creadas sobre la sustitución del azúcar de caña y de remolacha por edulcorantes sintéticos y sirope de maíz en el mercado azucarero norteamericano.

  • A lo anterior se sumó, además, el problema de la mano de obra para corte y tiro de la caña, debido a la escasez de trabajadores nacionales y los inconvenientes que en torno a la contratación de braceros haitianos se presentaron entre ambos países.

  • Los problemas de carácter gerencial en el sector estatal que, por incapacidad, en unos casos; negligencia, en otros; y la corrupción depredadora, como telón de fondo, produjeron como consecuencia el abandono paulatino de las prácticas culturales en los cañaverales, manejo inadecuado, desatención de las prácticas de riego y drenaje, así como el incumplimiento de pago por caña suministrada a colonos, entre otros, creando dentro de la crisis general del sector, su propia crisis particular.

  • 5. LA COMERCIALIZACIÓN DEL AZÚCAR Y SUS MERCADOS

    La producción del azúcar dominicana se comercializa en tres mercados fundamentales: mercado local, mercado preferencial norteamericano y mercado mundial.

    En el ámbito de la comercialización externa el mercado norteamericano está sujeto al sistema de cuotas, de acuerdo con el cual hay un acceso limitado de los volúmenes de azúcar desde los países productores a los Estados Unidos. En el mercado mundial se originan fuertes fluctuaciones en el nivel de precio, que alternativamente afectan a productores y consumidores de acuerdo con las variaciones cíclicas de los precios.

    Dados los altos costos de la producción nacional y los deprimidos precios del mercado mundial, para los productores nacionales los mercados más atractivos son el local, que funciona en base a un régimen de protección con precios muy por encima a los del mercado internacional y el mercado preferencial norteamericano que funciona en base a cuotas y con precios protegidos.

    Una característica del mercado ha sido la significativa cuota del país en el mercado preferencial de los Estados Unidos, de cuyo volumen ha correspondido al CEA un 60%, proporción equivalente a su participación en la producción nacional de azúcar en los años “normales” de la empresa y cuando el azúcar constituía el principal renglón generador de divisas.

    5.1 El Mercado Azucarero: Oferta y Demanda

    Un aspecto importante a destacar en la caracterización en la industria azucarera nacional de hoy, es que, debido al peso de los ingenios del sector estatal en el conjunto de productores, el deterioro sufrido por éstos a partir del año 1986, explica en gran medida la caída de todos los indicadores de producción y eficiencia de la agroindustria en su conjunto.

    En el gráfico No. 1, se observa que los ingenios del Consejo Estatal del Azúcar, de número uno por volumen de producción, pasaron al segundo puesto, siendo sustituido como productor principal por el grupo privado de La Romana, el cual conjuntamente con los también privados ingenios del grupo Vicini, han cubierto parcialmente el déficit de producción generado por los ingenios estatales.