Avispas

Vida. Especies. Nido. Picadura. Alergia

  • Enviado por: Prof Christian
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 2 páginas
publicidad

LAS AVISPAS NO SIEMPRE SON DAÑINAS

En la Dordoña francesa, una mujer de 42 años murió a consecuencia dela picada de una avispa. Había esperado un cuarto de hora antes de llamar al médico. Cuando el helicóptero del SAMU llegó era demasiado tarde. Su deceso se produjo por asfixia mecánica debido a la obstrucción de la traquea, ya que la avispa debió picarla en la boca o en el cuello.

Sin embargo, no se debe exterminar las avispas, ya que por cada una de ellas muerta son mil moscas y mil orugas más en el ambiente. Un investigador inglés calculó que entre julio y agosto 3,000 a 4,000 moscas eran destruidas cada día en un nido de avispas. Por lo tanto son útiles como cazadoras de moscas.

Las avispas tienen el abdomen muy movible, unido por un débil filamento al tórax, de allí viene el dicho popular « cintura de avispa ». Su cuerpo es delgado y liso.

Las sociedades de avispas son más simples que las de los demás insectos sociales; y sus obreras, menos especializadas. Sin dudas, porque sus colonias son anuales.

Contrariamente a las sociedades de abejas y de hormigas que pueden vivir respectivamente 5 y 20 años; las avispas nacen, viven y mueren en el mismo año, a menudo sin haber picado. Todo comienza cuando una joven reina, saliendo de la hibernación, funda una colonia. Establece el inicio de un nido en el cual deposita sus primeras larvas, que se transforman en su primera generación de obreras (hembras estériles). Seis meses después, esta reina engendra una generación sexual, en el interior de la cual machos y hembras se acoplan, y es el final. Reina y machos mueren, sólo sobreviven las hembras fecundadas que luego se transforman en reinas.

Las especies más comunes de avispas son doce:

1. Amarillas y negras o Mata Caballo, sin pelos sobre el abdomen.

2. Las polistas, que son avispas de patas largas (Polistinae).

3. Las avispas germánicas (Vespula germanica).

4. Las avispas comunes (Vespula vulgaris).

5. Los abejones (Vespa crabo), que son las avispas más grandes conocidas, miden entre 2 y 3 centímetros de largo.

6. Las avispas medias (Vespula media).

7. Las avispas rojas (Vespula rufa).

8. La avispa albañil (Eumenes canaliculata), es una especie solitaria.

9. La avispa San Jorge (Pompilus plicatus).

10. La avispa cartonera o camuatí (Polypia scutellaris).

11. La lechiguana.

12. Los esfégidos, las amófilas, los eumenes...

Unos monumentos de extrañas formas, calados sobre el mismo suelo o sobre obstáculos del terreno, son los nidos, a veces inmensos (2 metros cúbicos) de las avispas germánicas. Sus colonias pueden contar normalmente con 10.000 avispas. Las avispas de patas largas son más modestas, sus nidos, no más grandes que mandarinas, no sobrepasan los 200 a 300 individuos y se encuentran metidos bajo las tejas o en los lugares menos esperados.

Para construir ese nido, las avispas fabrican un papel muy raro, raspando madera de los árboles, con un poco de saliva mezclan esas raspaduras, que se transforman lentamente en una pelotica de pasta. Viendo como las avispas hacen sus nidos, Réaumur propuso que el papel sea fabricado a base de madera, en vez de trapos. El nido, bien aislado, guarda una temperatura constante de 30°C.

En general, las avispas no pican a menos que se sientan amenazadas. Aléjese lentamente, no haga gestos bruscos, y con esto se evita a menudo la picadura. Dos consejos:

1. No se acerque mucho a sus nidos.

2. Reprima sus gestos instintivos de defensa.

La picadura puede matar, pero lo más común es que duele mucho, sin mayores consecuencias. El dolor es debido a la cantidad de veneno inyectado, más que a la perforación de la piel por el aguijón. La avispa, a la inversa de la abeja, puede picar varias veces seguidas, ya que no pierde su aguijón (que se retracta detrás del abdomen), ni se muere.

Consumidoras de azúcar, las avispas son atraídas por las frutas maduras. A veces, se introducen en ellas, entonces, hay que tener cuidado cuando se comen; si hay una avispa adentro, es seguro que pica, y, en esos lugares, la reacción fisiológica es muy grave. Cuando la avispa pica en el cuello o dentro de la boca, se produce una oclusión, parcial o no, de la tráquea por la hinchazón de los vasos del cuello.

El veneno está compuesto de una mezcla de enzimas tóxicas, de proteínas y de aminoácidos. Uno de esos ácidos, la histamina, es responsable del desencadenamiento de la reacción alérgica. Normalmente, la picadura de la avispa provoca más o menos una inflamación y una hinchazón de la piel de la región picada. Generalmente, 24 horas después desaparecen los síntomas.

La alergia severa al veneno de insectos es, en general, adquirida de manera gradual. Picaduras aisladas, pero repetidas, sensibilizan al sujeto. Luego, una sóla picada es suficiente para que el sistema inmunológico desencadene esta reacción hipersensible pudiendo llegar en los peores de los casos (Choc anafiláctico) hasta la muerte. Las personas vulnerables pueden llevar con ellas una jeringa cargada de adrenalina, que se inyectan en caso de picadura y que impide el bloqueo de las vías respiratorias, mientras se lleva al hospital.. Las casuchas que forman los avispones en los árboles, en las paredes o en los techos de las casas,, son de una tierra muy escogida (greda) y bastante eficaz para curar las erisipelas y toda clase de hinchazones, disolviéndola en agua.