Automoldeamiento

Psicología experimental. Respuesta. Spence. Conducta. Condicionamiento. Brown. Jenkins

  • Enviado por: Kfre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

TEMA 15: AUTOMOLDEAMIENTO (AUTO-SHAPING)

El condicionamiento operante, suele comenzar siguiendo la distinción de Skinner entre:

  • Conducta respondiente, constituida por respuestas que son elicitadas por E. conocidos.

  • Conducta operante, constituida por R. emitidas por el organismo y no están necesariamente relacionadas con E. conocidos. Puede adquirir una relación con un E. previo y entonces se convierte en una operante discriminada. En este caso, el E. es ocasión para que la conducta operante aparezca, pero no su causa como en la conducta respondiente.

Asociados con estas dos clases de conductas, hay dos tipos de condicionamiento:

  • El condicionamiento tipo S, en el que el reforzamiento está relacionado con el E. (Skinner consideró de este tipo el condicionamiento de Pavlov).

  • Conducta tipo R, donde un reforzador positivo fortalece cualquier conducta que lo produce, mientras que el reforzador negativo fortalece las conductas que lo eliminen o reducen. Skinner centró sus investigaciones en este tipo de condicionamiento y consideró que la ley fundamental era la Ley del efecto de Thorndike y que él reformuló como la ley del refuerzo: Si la conducta operante es seguida de un reforzador positivo, su fuerza es aumentada.

1. El experimento de referencia y su significación.

El experimento que desencadenó el interés por el fenómeno de automoldeamiento fue el de Brown y Jenkins que utilizaron palomas privadas de comida, en una casja de Skinner, apareando una breve iluminación de la llave de R. con comida. El resultado del experimento fue que a medida que aumentaba el número de apareamientos de la luz y la presentación de comida, las conductas de las palomas mostraban incremento en su actividad de picoteo y aproximación de la llave R. Brown y Jenkins demonimaron Automoldeamiento a este fenómeno, porque aparentemente, el animal “moldea” su propia conducta, en contraste con el método tradicional de “moldeamiento manual” en el que el experimentador refuerza las aproximaciones sucesivas a la conducta que se pretende instaurar.

En este experimento, el alimento no fue inicialmente presentado cuando las palomas picotearon la llave o mostraron conducta relacionadas con el picoteo, sino que se presentó en relación con la luz e independientemente de la conducta del animal. Es decir, utilizaron una procedimiento de Condicionamiento Clásico (C.C.) y consiguieron instaurar una conducta operante.

2. Adquisición de respuesta en el procedimiento de automoldeamiento.

Durante mucho tiempo el “moldeamiento manual” ha sido la técnica típica para instaurar una R. operante. Lo más importante es que el procedimiento está determinado por el supuesto de que este tipo de conducta está controlada por la contigüidad entre R. y reforzador que enuncia la Ley del Efecto, caso claro en que un supuesto teórico determina la elección de un método que a su vez contribuye a mantener el supuesto.

En el procedimiento de automoldeamiento, la adquisición de la R. de picoteo, no depende de relación alguna entre R. y reforzador, ya que éste es presentado en apareamiento sistemático con un E., independientemente de la conducta del sujeto. Parece lógico pues, que la conducta está determinada por la relación E-Reforzador y que la relación R-Reforzador es irrelevante. Este supuesto viene apoyado por:

  • Relaciones temporales entre E-Reforzador

  • Una forma de estudiar si el control de la R. de picoteo es similar al de una R, condicionada clásicamente, es ver si ambas son afectadas por las mismas relaciones temporales entre el E. y el reforzador. Brown y Jenkins demostraron que mientras que el emparejamiento diferido provocaba el picoteo, el emparejamiento retroactivo era ineficaz. Así mismo, la mera iluminación era incapaz de provocar picotero, era necesaria la asociación con el alimento.

  • Papel de la contingencia

  • La importancia de la información en el establecimiento de un RC clásicamente, no depende

    únicamente de la contigüidad temporal entre EC y EI, sino del valor predictivo del EC

    respecto a la ocurrencia del EI.

    Parece que en el procedimiento de automoldeamiento esto también es así: Gamzu y

    Williams concluyeron que la adquisición y el mantenimiento de la conducta de picoteo

    estaba determinada por las propiedades predictivas del E., conclusión similar a la de

    Rescorla en los estudios de C. C.

  • Respuesta automoldeada y tipo de reforzador

  • En C.C. la RC. suele consistir en partes o componentes de la RI, lo que ha llevado a estudiar la semejanza en la R. automoldeada y la conducta consumatoria provocada por el tipo de reforzador utilizado. Los resultados obtenidos han ofrecido evidencias a favor de dicha semejanza.

    Jenkins y Moore utilizaron palomas privadas de agua y alimento, En el lado izdo. De una caja de Skinner se presentaba una luz roja iluminando la llave R. y agua. En el lado dcho. La iluminación era de rayas verticales blancas y seguida de comida. Videograbaron la conducta de los animales en el momento de picotear las llaves y tomaron medidas de la fuerza y duración del picoteo. Los resultados mostraron que ambas conductas de picoteo de las llaves se asemejaban a las conductas de comer y beber normales de las palomas.

    Para asegurar la interpretación topográfica de las R., videograbaron la conducta normal de las palomas al comer y beber, y pidieron a un conjunto de jueces que clasificaran, tomando como modelo las conductas normales, que clasificaran las R. automoldeadas de las palomas en categorías de relación con comer o beber. Los jueces lograron un 87% de clasificaciones correctas.

    Resultados similares se han encontrado con otros tipos de reforzadores y en especies distintas, lo que proporciona apoyo considerable a la asimilación del automoldeamiento por el C.C. Sin embargo, hay casos en que la R. automoldeada no parece guardar relación con el reforzador, por lo que cabe suponer que la semejanza encontrada, depende de la variabilidad de la conducta consumatoria de la especia utilizada en el experimento. Cuanto más variable es la conducta más posible es que la RC. esté determinada por la naturaleza del objeto a manipular y no por la naturaleza del reforzador. Con todo esto, son datos sobre los que teorizar.

    3. ¿Es el automoldeamiento una forma de C.C.?

    La evidencia apunta que sí, ya que la relación entre el E. y el reforzador parece suficiente para producir el fenómeno. Sin embargo, esta conclusión cuenta con cierta resistencia debido a:

    • La direccionalidad de la conducta. La direccionalidad de la C. Automoldeada, diferencia este procedimiento del C.C. Sin embargo, esta diferencia no indica necesariamente que los procesos responsables de la adquisición tengan que ser diferentes. El mismo Pavlov comenta en sus escritos que los perros con frecuencia lamían la bombilla utilizada como EC. Es posible que de no haber estado atados, esos perros hubieran mostrado una gama de R. cláramente direccionales. Si esto fuera así, la direccionalidad funcionaría a favor de modificar los límites y la concepción teórica del C.C. Lorenz ha propuesto que lo que resulta condicionado en un experimento de C.C. es el sistema total de R. que intervienen en la conducta relacionada con el EI y que la R. que se mide, no es más que un componente de ese sistema total, cuya manifestación hace imposible, la restricción típica de la situación experimental.

    • El efecto del refuerzo parcial. El refuerzo parcial retarda, pero no impide la adquisición de la R. automoldeada. Por otra parte, en los estudios de C.C. tradicionales, se ha encontrado con frecuencia que el refuerzo parcial hace muy difícil el condicionamiento, hasta el punto de que Spence propuso este efecto como un criterio para distinguir entre C.C. e instrumental. Así, el automoldeamiento quedaría clasificado como C. Instrumental. Revisiones a este punto, ponen de manifiesto que la evidencia experimental es equívoca y que no siempre el refuerzo parcial impide el C.C.

    Podemos concluir pues, que la semejanzas entre el C.C. y el automoldeamiento tienen un considerable peso, mayor que sus diferencias.

    4. El mantenimiento de la respuesta en el procedimiento de automoldeamiento.

    Con respecto a la Ley del Efecto, la conclusión es que resulta innecesaria para la adquisicion de conductas tìpicamente consideradas como operantes.

    Cabe adoptar una postura eclectica y pensar que si bien la contingencia E-Reforzador es la responsable de la adquisición de las primeras R. el mantenimiento de la conducta requiere de la presencia de la relación R-Reforzador que enuncia la Ley del Efecto.

    5.El entrenamiento de Omisión

    Williams y Williams abordaron expresamente el estudio del papel de la contigüidad entre R y reforzador en el mantenimiento de la conducta automoldeada. El método utilizado “entrenamiento de omisión”, particularmente apropiado para estudiar la importancia relativa de las relaciones E-Reforzador y R-Reforzador en una situación determinada.

    Hasta que se producía el primer picotazo, la situación fue igual a la de Brown y Jenkins. A partir de entonces, la diferencia fundamental consistió en omitir la presentación del alimento si las palomas picoteaban la llave. El método va expresamente dirigido a eliminar la influencia de la relación R-Reforzador. Si esta última controla el mantenimiento de la conducta, la conducta debe desaparecer, ya que el picoteo no sólo no produce alimento, sino que suprime el que debiera aparecer caso de no producirse la R. Observaron que la conducta de picoteo persistía, pero la tasa de R. era menos que en la situación típica de automoldeamiento.

    Las diferencias en ejecución, pueden deberse a dos causas. Pueden reflejar la aportación de la relación R-Reforzador al mantenimiento de la conducta y un menor fortalecimiento de la relación E-Reforzador debido a que la presencia del picoteo impide la presentación del reforzador (caso en el que la ley del efecto sería irrelevante). La evaluación de estas dos posibilidades fue realizada por Schwartz y Williams y concluyeron que la relación entre respuesta y reforzador también ejerce control sobre el mantenimiento de la conducta aunque sea secundario respecto al que ejerce la relación E-Reforzador. Conclusiones ampliamente aceptadas en el campo operante.

    6. Interacciones operante-pavlovianas

    Pueden resumirse los resultados experimentales diciendo que la adquisición de R que han sido consideradas operantes están controladas por la contingencia entre R-Reforzador característica del condicionamiento pavloviano y que esta contingencia junto con la relación entre R y reforzador que enuncia la ley del efecto son las responsables del mantenimiento de dichas R. Cabe preguntarse si la contingencia pavloviana no ejercerá un control importante en otros procedimiento operantes en los que la influencia de la relación R-Reforzador es clara e importante. La respuesta parece ser afirmativa. El interés por las interacciones operante-pavlovianas que el fenómeno de automoldeamiento ha suscitado en el campo operante puede contribuir a una aproximación e integración de las distintas líneas de investigación que trabajan en esta área de la psicología experimental.

    7. Implicaciones teóricas

    Para Skinner el automoldeamiento puede ser descrito “como el C.C. de un E. que elicita una R. de origen filogenético” y afirma que el fenómeno “es muy diferente del C. Operante aún cuando ambos procesos generan R. de topografías similares”. Si las más características R. operantes pueden ser condicionadas clásicamente, poco queda de la tipología de conductas que Skinner propuso. Por otra parte si, como dice, el automoldeamiento y el C. Operante son procesos muy diferentes a pesar de producir respuestas topográficamente similares ¿cómo podemos saber qué se debe a uno u otro proceso?. No cabe sino pensar que las diferencias en el procedimiento utilizado por el experimentador equivalen a procesos conductuales diferentes, lo cual parece insostenible.

    Más recientemente Skinner se ha referido al automoldeamiento con referencia explícita a un principio general referido al repertorio de conductas heredadas, postura encaminada a mantener los esquemas que han caracterizado al punto de vista operante creando nuevas categorías para incluir los fenómenos molestos.

    Herrnstein ejemplifica otra actitud operante ante el automoldeamiento. Para él la importancia del fenómeno radica en haber minado la suposición tácita de los conductistas de que las R. son hedónicamente neutrales. Cuando un determinado estado emocional o impulso es alto, la ejecución de determinadas respuestas es reforzante por sí misma.

    Si bien la relación entre estadio emocional y conducta puede ayudar a explicar la emergencia de ciertas R. e incluso su mantenimiento, no parece que puedan ser responsables de la direccionalidad de la conducta.

    Schwartz y Gamzu concluyeron que el automoldeamiento demuestra que la importancia de la Ley del Efecto, es considerablemente menor que lo generalmente supuesto. Proponen como línea de investigación el estudio de la importancia relativa que cada una de las dos relaciones E-Reforzador y R-Reforzador, tiene en el control de conductas particulares y determinadas. De esta forma no es necesario introducir nuevos principios de aprendizaje, sino ensayar nuevas combinaciones de los principios ya conocidos.

    Eliot Hearts, uno de los líderes de la investigación sobre automoldeamiento, cree que el fenómeno, además de poner en cuestión la distinción entre C.C y operante y demostrar que la Ley del Efecto no puede considerarse como un principio predominante del aprendizaje, demuestra la extraordinaria importancia que las relaciones entre estímulos tienen en el control de la conducta. Para Hearts la investigación debe dirigirse al estudio de los factores perceptuales que influyen en el aprendizaje y debe tomarse en cuenta que relaciones entre E. son percibidas por el animal. Además conlleva:

  • la no identificación del aprendizaje con la modificación del comportamiento,

  • la distinción entre aprendizaje y ejecución

  • y la utilización de conceptos que hagan referencia a mecanismos que no son directamente observables.

  • PSICOLOGÍA EXPERIMENTAL TEMA 15: AUTOMOLDEAMIENTO Página 1 de 5