Atmósfera e hidrosfera

Capas de la atmósfera. Capa de ozono. Cambio climático. Cumbre de Kioto. Efecto invernadero. Energía eólica. Energía mareomotriz

  • Enviado por: La Princesita
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad
publicidad

La atmósfera es la capa gaseosa de aire que envuelve la tierra. Se extiende desde la superficie del planeta hasta una altitud de 800 kilómetros.

Las distintas capas en que se divide la atmósfera:

EXOSFERA

Se extiende desde el Km. 60 hasta el Km. 800, en ella el aire es tan tenue que no puede captar la luz solar. Por lo que se va oscureciendo progresivamente hasta alcanzar la negrura del espacio exterior.

IONOSFERA O TERMOSFERA

Ocupa desde el Km. 80 hasta el Km. 600, en esta capa se producen las auroras polares. Se forman por el choque de los rayos cósmicos procedentes del espacio contra partículas que se encuentran en esta capa. Hacia el Km. 100 se halla la capa ionizada, en la que rebotan las ondas de radio emitidas desde la tierra, fenómeno que hace posible la retransmisión de las mismas de unas regiones a otras del planeta.

MESOSFERA

Se extiende desde el Km. 50 hasta el Km. 80. Aunque en ella la densidad del aire es mínima, resulta suficiente para los meteoritos que procedentes del espacio se inflamen al rozar contra ella originando estrellas fugaces. Así la mayoría de ellos se consumen en esta capa y no alcanzan la superficie terrestre.

ESTRATOSFERA

Ocupa desde el Km. 12 hasta el Km. 50, en esta capa el aire es tan tenue que los aviones a reacción pueden volar a una velocidad muy alta. En ella se encuentra la capa de ozono, situada en el Km. 25. Esta capa sirve como filtro de las radiaciones ultravioleta del sol. El ozono esta distribuido por toda la atmósfera, pero abunda más aquí.

TROPOSFERA

Se extiende desde la superficie hasta el Km. 9 en los polos, hasta el Km. 16 en el ecuador y hasta el Km. 12 en latitudes medias. Es la capa mas importante para nosotros por varias razones: en ella se concentra el 80 % del total de los gases atmosféricos que posibilitan la vida, se forman nubes y todos los fenómenos atmosféricos (lluvias, nieve, relámpagos, etc.) y existen vientos ascendentes y descendentes, originados por movimientos de convección, que reciclan el aire en todo su espesor, los globos de pasajeros aprovechan esta corrientes de convección por lo que pueden ascender hasta el final de la troposfera.

La importancia de la atmósfera radica en las propiedades que posee cada una de sus capas:

CONTIENE LOS GASES NECESARIOS PARA LA EXISTENCIA DE LA VIDA

El aire esta constituido por una mezcla de gases: 78% de nitrógeno, 21 % de oxígeno, 1% de argón, algo de CO2, y otra serie de gases en cantidades minúsculas. Además, contiene vapor de agua en cantidades variables.

*COMPOSICIÓN DEL AIRE SECO

En los primeros 20 Km., debido a la fuerza de atracción gravitatoria de la tierra, se concentran el 80% de los gases atmosféricos; por encima de esa altura, su concentración es tan baja que la vida resulta imposible, ya que apenas hay oxígeno suficiente para poder respirar.

ACTUA COMO FILTRO PROTECTOR DE LAS RADIACIONES SOLARES

El sol es la estrella que hace posible la vida en nuestro planeta. En su interior la temperatura es de varios millones de grados centígrados, en su superficie, de unos 6000ºC. La energía del sol, como la del resto de las estrellas procede de una fusión nuclear que consiste en la transformación del hidrógeno en helio. En esta transformación se liberan unas cantidades enormes de energía, lo que permite que llegue su luz y su calor a la Tierra.

Los gases atmosféricos de cada una de las capas, actúan como una especie de filtro protector contra las radiaciones solares más peligrosas para los seres vivos, como los ultravioleta, impidiendo que lleguen hasta la superficie terrestre. Un ejemplo lo constituye la capa de ozono

*LA CAPA DE OZONO

El ozono es un gas cuya molécula está formada por tres átomos de oxígeno y se representa como O3. Cumple la importantísima misión de no dejar pasar los rayos ultravioleta del sol más dañinos para los seres vivos.

En realidad el ozono esta distribuido por toda la atmósfera. Lo que ocurre es que hacia los 25 Km. de altura respecto a la superficie, está más concentrado; por eso esa zona atmosférica se denomina capa de ozono.

No pienses que la capa de ozono es una superficie continua, totalmente cubierta de ozono sino que, entre las moléculas de este gas, existen huecos. Por eso, aunque impide que pasen muchas radiaciones ultravioleta del sol, permite que la atraviesen unas pocas restantes, y de la luz solar.

*¿QUÉ ES EL AGUJERO DE OZONO?

Se llama así a un problema ambiental que consiste en que los huecos de la capa de ozono son más grandes de lo habitual. Ello quiere decir que las moléculas de ozono son más escasas, por lo que esta capa se queda como una especie de colador. Como consecuencia, la atraviesan más rayos ultravioleta, que alcanzan la superficie terrestre. Ante la llegada de los mismos, aparecen daños en las hojas de los vegetales, cataratas y otros problemas oculares en los animales y en las personas, así como cáncer de piel.

Este problema está causado por los CFC. Al ser liberados, debido a su poca densidad, ascienden hasta la capa de ozono, destruyéndolo agrandando los huecos.

MANTIENE LA TEMPERATURA DENTRO DE LOS LÍMITES

Solo el 70% de la radiación solar consigue alcanzar la superficie terrestre. El 30% restante es reflejado hacia el espacio por las nubes y las partículas de polvo. El 70 % entrante se reparte de la siguiente manera:

-un 25 % se emplea en la evaporación del agua de los ríos, mares, etc. Lo que da lugar a que el agua ingrese en la atmósfera y comience así el ciclo del agua.

-el 45 % llega hasta la superficie de los continentes. De este, una parte muy pequeña (el 0,02%) la emplean las plantas para realizar la fotosíntesis, proceso por el cual fabrican su propio alimento, y el 44,98% restante se emplea para calentar el suelo y a los seres vivos (animales y plantas).

A medida que ascendemos por la troposfera, capa mas cercana a la tierra, la temperatura del aire va disminuyendo progresivamente. A primera vista, este hecho puede hacernos una contradicción, ya que el aire de las capas más bajas esta más alejado del sol que el de las capas altas. Sin embargo, los gases son muy malos conductores del calor, por lo que el aire no se calienta por la radiación solar directa. Lo que ocurre es que se calienta por debajo, es decir, por contacto directo con la superficie terrestre, que ha sido calentada a partir del 44,98% de la radiación solar que recibió.

En condiciones normales, en la parte inferior de la troposfera el aire está más caliente y, a medida que se asciende por su interior, se va enfriando, aproximadamente, a razón de 6,5 ºC cada 1000 m de altitud. Esto es debido a que el aire se calienta por contacto con la superficie terrestre.

* EL EFECTO INVERNADERO

Como resultado del calor procedente de la superficie terrestre, la temperatura del aire más próximo a ella se mantiene a unos 15 ºC de media en todo el planeta, lo que permite la existencia de agua en estado líquido y, por tanto, que haya vida sobre la tierra. Todo ello es posible gracias al efecto invernadero

El efecto invernadero se debe a la presencia en la atmósfera de ciertos gases, denominados de efecto invernadero, como el dióxido de carbono (CO2) y otros. Estos gases se comportan de forma parecida al vidrio de un invernadero, es decir, dejan entrar la luz del sol, que los traspasa, alcanzando la superficie terrestre. La superficie terrestre se calienta y desprende calor hacia la atmósfera. Los gases de efecto invernadero no dejan apenas escapar este calor terrestre, sino que lo reenvían de nuevo hacia la tierra, comportándose como una manta que retiene el calor e impide que se escape hacia el espacio.

* EL CAMBIO CLIMATICO Y LA CUMBRE DE KIOTO

- el aumento del efecto invernadero constituye un grave problema ambiental. Su principal causa es el actual modo de vida, basado en el empleo de combustibles fósiles (carbón y petróleo) en las industrias, en las calefacciones domésticas y en los automóviles.

Se origina por la elevada cantidad de CO2 y otros gases de efecto invernadero que enviamos a la atmósfera, como consecuencia de la quema de combustibles fósiles.

Al aumentar la cantidad atmosférica de dichos gases, el calor terrestre apenas sale al espacio, lo que se traduce en un aumento de la temperatura por encima de la media, originando el llamado “cambio climático”.

Los expertos opinan que, debido al cambio climático, pueden llegar a ocurrir los siguientes problemas:

  • que se derritan los hielos de la Antártida a causa del aumento de las temperaturas, lo cual daría lugar a un ascenso del nivel del mar que originaría la inundación de las regiones costeras.

  • Han observado que es una realidad que el clima ya está cambiando: se producen graves inundaciones por la caída de lluvias torrenciales en determinados lugares y , simultáneamente, grandes sequías en otros

  • Se ha producido un aumento de la frecuencia y de la intensidad de los tornados en las zonas templadas y de los huracanes en las regiones tropicales.

* LA CUMBRE DE KIOTO

El cambio climático ha puesto en alerta a los diferentes países, hasta el punto de firmar en 1997 un acuerdo en Kyoto (Japón) por el que se comprometían a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, en una medida de un 5,2% respecto a lo que se emitía en 1990.

A pesar de que la propuesta es buena y necesaria para frenar el cambio climático, en la actualidad se ha ido poco más allá de la manifestación de buenas intenciones, ya que, en vez de reducirse, las emisiones han aumentado en los últimos años, sobre todo ante la negativa de los EEUU a seguir lo pactado en dicho acuerdo.

*¿QUÉ PODEMOS HACER NOSOTROS PARA REDUCIR LAS EMISIONES?

  • Ahorrar electricidad y calefacción, ya que estas pueden proceder de la quema de combustibles fósiles.

  • Utilizar el transporte público privado, ya que el gasto de combustible es menor porque éste se reparte entre los usuarios.

* EL VIENTO

La atmósfera está constituida por el aire y sabemos que éste es una mezcla de gases y, por tanto, un fluido. Los fluidos tienen la capacidad de desplazarse con facilidad de unos lugares a otros, como consecuencia de las diferencias de temperatura.

El calentamiento solar de la superficie de la tierra no es igual en todo el planeta, pues depende de la cantidad de radiación solar que recibe cada zona, la cual, como ya sabes, es máxima en el ecuador y mínima en los polos. Debido a estas diferencias de temperatura, se origina el viento.

Se llama viento al movimiento del aire entre dos puntos de la tierra.

Si una zona de la superficie terrestre se calienta con la radiación solar que incide sobre ella, el aire que está en contacto con ella también se calienta. El aire, al calentarse, se dilata aumentando de volumen y, en consecuencia, disminuye su densidad, por lo que el aire caliente tiende a ascender, originándose así las corrientes térmicas, movimientos de elevación del aire debidos a los cambios de temperatura.

Por otro lado, el aire frío y, por tanto más denso, procedente de otra zona que se ha calentado menos, tiende a ocupar el espacio vacío dejado por el aire cálido, introduciéndose por debajo de él. Así se genera una corriente de aire, o lo que es lo mismo, un viento que se desplaza entre estos dos puntos.

*FORMAS DE MEDIR EL VIENTO

Tanto la dirección como la velocidad nos ayudan a medir y catalogar el viento.

*DIRECCIÓN

La dirección del viento se mide con la veleta, pieza de metal en forma de flecha que se coloca sobre los edificios y que gira impulsada por el viento. La dirección se indica mediante el punto cardinal del que procede. Las direcciones del viento pueden ser norte (N), sur (S), este (E) y oeste (O); no obstante, también existen direcciones intermedias: nordeste (NE), noroeste (NO), sureste (SE) y suroeste (SO).

*VELOCIDAD

La velocidad del viento se mide con el anemómetro, aparato compuesto por un eje central y tres semiesferas huecas y móviles conectadas a un contador. La velocidad de giro de las semiesferas dependerá de la del viento, que queda, así, indicada en el contador en m/s. la velocidad del viento se mide con la escala de Beafort.

*TIPOS DE VIENTO

Podemos distinguir cuatro tipos de vientos:

-VIENTOS GLOBALES

Afectan a todo el planeta y son debidos a la diferencia de calentamiento entre unas regiones y otras. Se distribuyen según la latitud.

  • alisios. Soplan desde las zonas tropicales hacia el ecuador. Son vientos cálidos que proceden del NE en el hemisferio norte y del SE en el hemisferio sur. Ambos se juntan en la zona ecuatorial.

  • Vientos del oeste. Soplan desde las latitudes tropicales hasta las templadas. Son cálidos, aunque más frescos que los anteriores. Proceden del SO en el hemisferio norte y del NO en el hemisferio sur.

  • Levantes polares. Soplan en latitudes polares hacia las templadas. Son vientos muy fríos, ya que proceden de los polos. Proceden del NE en el hemisferio norte y del SE en el hemisferio sur.

-VIENTOS LOCALES

Son movimientos de aire que solo afectan a regiones concretas.

Suelen ser intermitentes; siempre soplan en la misma dirección; sus características de temperatura y humedad son invariables, y pueden estar canalizados y conducidos a través de cadenas montañosas.

Los vientos locales más importantes son los siguientes:

  • Ábrego 14-vendaval

  • Bochorno 15- xaloc

  • cierzo

  • galerna

  • galleo

  • garbí

  • levante

  • leveche

  • llevant

  • mestral

  • poniente

  • solano

  • tramontana

  • *VIENTOS PERIÓDICOS

    Son vientos que soplan en determinadas zonas, cambiando de dirección de forma cíclica e intermitente. Los más conocidos son las brisas y los monzones.

    • Las brisas marinas

    Son vientos suaves típicos de las zonas costeras, que por el día soplan del mar a la tierra y por la noche de la tierra al mar.

    Se producen como consecuencia de la diferencia de calentamiento entre la tierra y el mar. El agua posee una gran capacidad calorífica, por lo que le cuesta más calentarse y enfriarse que a la tierra. Por eso durante el día, la tierra aumenta más de temperatura que el agua. Debido a ello, el aire que está situado sobre el suelo se calienta y asciende, siendo sustituido por el viento fresco que sopla desde el mar, el cual recibe el nombre de brisa marina. Por la noche, ocurre lo contrario: el ascenso de aire cálido se produce en el mar y la brisa, que recibe el nombre de brisa terrestre, sopla de la tierra al mar.

    • Los monzones

    Son vientos característicos de algunas regiones tropicales, como por ejemplo, la india y, al igual que las brisas, soplan de forma intermitente del mar a la tierra y de la tierra al mar. A diferencia de las brisas, que soplan con una periodicidad diaria, en los monzones el cambio de dirección del viento se produce cada seis meses, dando lugar a que existan dos estaciones cada año : una seca y otra húmeda.

    -monzón de invierno. Sopla del NE desde el continente hacia el océano durante la estación seca. Al proceder del continente, es seco, por lo que durante esta época del año no se producen lluvias.

    -monzón de verano. Sopla del SO y es muy húmedo porque procede del océano índico y se dirige al continente. Este monzón de verano es el responsable de las lluvias monzónicas características de ciertas zonas tropicales, como la india y el sureste asiático.

    *VIENTOS GIRATORIOS

    Son aquéllos caracterizados por originar grandes remolinos de aire que gira y gira en torno a un punto central. En esta categoría se incluyen los tornados y los huracanes.

    • Tornados

    Son tormentas giratorias de unos 50 m de diámetro, con vientos de hasta 480 Km. /h. su forma es parecida a la de un brazo que sale de una nube muy oscura y se prolonga hasta el suelo, girando como un torbellino y devastando todo aquello que toca. Además, estos fuertes vientos van acompañados de lluvias torrenciales, que ocasionan inundaciones catastróficas. Son típicos de las latitudes templadas, como, por ejemplo, nuestro país, en el que recientemente, ha aumentado mucho el número de ellos, observándose en diferentes puntos geográficos: Cádiz, Cáceres, Valencia y Cataluña.

    • Huracanes

    También son tormentas giratorias, pero mucho más grandes que los tornados (su diámetro puede llegar a los 500 Km.). Están formados por la unión de varias nubes de grandes dimensiones, que giran juntas en torno a un punto central, llamado ojo del huracán. El ojo del huracán tiene un diámetro de entre 15 y 50 Km. y, en su interior, reina la calma y luce el sol. Los vientos huracanados superan los 118 Km. /H y ocasionan grandes catástrofes a su paso. Además, provocan inundaciones debidas a las intensas lluvias y olas de grandes dimensiones que ponen en peligro las zonas costeras.

    LA ENERGÍA EÓLICA

    Se llama energía eólica a la energía cinética del viento, es decir, a la originada como consecuencia del movimiento del aire. Es, por tanto, una energía renovable.

    La cantidad de energía que genera el viento depende de su velocidad: así, los vientos fuertes producen mayor cantidad de energía eólica que las brisas.

    Desde 4000 años los seres humanos hemos utilizado la energía del viento pata impulsar veleros, bombear agua o moler grano en los primitivos molinos de viento.

    Actualmente, existen centrales eólicas, donde la energía cinética del viento se transforma en energía eléctrica.

    Las centrales eólicas están constituidas por unos molinos de viento especiales, llamados aerogeneradores. Estos molinos tienen una altura que oscila entre 35 y 50 m para aprovechar mejor el viento y disponen de unas aspas que giran en torno a un rotor.

    El viento mueve las aspas que hacen girar al rotor, y la energía cinética producida como consecuencia del giro se transforma en energía eléctrica gracias a un generador.

    Las centrales eólicas suelen instalarse en las partes altas de colinas con pendientes suaves, en llanuras abiertas o en costas no accidentadas, donde la velocidad media anual del viento sea elevada y no existan obstáculos que lo frenen.

    LA HIDROSFERA

    La hidrosfera ocupa casi las tres cuartas partes de la superficie de nuestro planeta. El 97% de la misma la constituyen los océanos y se encuentra en estado líquido; el 2'93% los ríos, lagos, glaciares y las aguas subterráneas; y el 0'07% restante está presente en la atmósfera y en los seres vivos. Por lo tanto, lo que más abunda es el agua en estado líquido y, al tratarse de un fluido, al igual que el viento, tiene la capacidad de desplazarse de unos lugares a otros con relativa facilidad debido, entre otras causas, a las diferencias de temperatura originadas por la intensidad de la radiación solar recibida en cada zona. Sus principales movimientos son el ciclo del agua y el movimiento de las aguas marinas (olas, corrientes y mareas).

    EL CICLO DEL AGUA

    El agua está en movimiento continuo, siguiendo un ciclo de la naturaleza que se conoce como el ciclo del agua.

    Este ciclo se pone en movimiento por la energía solar, que, junto con la fuerza de gravedad, es responsable de dicho movimiento.

    Al recibir el calor del sol, el agua de los continentes y de los océanos se evapora y asciende en el seno del aire. Al ir ascendiendo, se va enfriando hasta que se condensa, formando las nubes.

    El resultado de este proceso es que el agua sale de la hidrosfera e ingresa en la atmósfera.

    Alrededor del 85% de las nubes se forman por evaporación de los océanos; el resto se origina a partir de la evaporación de las aguas continentales o del suelo empapado, salvo una pequeña parte, que procede de la transpiración de los seres vivos.

    Tras formarse la nube, el agua puede precipitarse en forma de lluvia, nieve o granizo, con lo que pasa de la atmósfera al mar; o, si la nube es arrastrada por el viento, puede precipitarse sobre los continentes.

    La nieve precipitada sobre los continentes puede ser retenida durante algún tiempo en los glaciares en forma de hielo, hasta que se funde. El agua procedente de la fusión de los hielos y las nieves, junto con la caída durante las lluvias, gracias a la acción de la gravedad, vuelve de nuevo al mar, y lo hace por dos caminos.

    • Por escorrentia superficial. Cuando discurre por la superficie terrestre, siguiendo el cauce de los ríos o deslizándose libremente por la superficie del terreno.

    • Por escorrentía subterránea. Cuando se infiltra en el terreno y discurre hasta el mar a través de los acuíferos subterráneos.

    EL MOVIMIENTO DE LAS AGUAS MARINAS

    Las aguas marinas están en continuo movimiento debido a la acción de los vientos, a las diferencias de temperatura o a causa de la acción gravitatoria existente entre la luna, la tierra y el sol. Sus principales formas de movimiento son: las olas, las corrientes y las mareas.

    - las olas

    Las olas son movimientos ondulatorios originados por el viento sobre la superficie del agua marina.

    Mientras las olas se desplazan por alta mar, su longitud de onda permanece constante. Sin embargo, cuando se aproximan a la costa, justo en el instante en el que la profundidad del mar es inferior a la mitad de su longitud de onda, al no poder transmitirse el movimiento en profundidad por carecer del espacio suficiente para hacerlo, la longitud de onda se acorta y las olas se hacen más elevadas.

    Las olas chocan contra las costas provocando la erosión de las mismas. La altura alcanzada por las olas depende de la intensidad con la que sople el viento (repasa la escala de Beafort).

    En ciertas ocasiones, en las que el viento sopla con una fuerza elevada, las olas adquieren bastante altura y se produce una situación de temporal, que representan un riesgo para las personas y para las construcciones cercanas al mar. Además, se puede originar la desaparición de las playas porque, debido a la resaca, las olas se llevan las arenas mar adentro.

    • las corrientes

    Las corrientes oceánicas son una especie de ríos que trasladan el agua superficial del océano de unas partes a otras del planeta, al ser arrastradas por el viento. La temperatura del agua de cada corriente se mantiene, ya que, en ningún momento de su trayectoria, existe una mezcla entre el agua transportada por ellas y el resto de la oceánica por la que atraviesan. La dirección en la que circulan suele ser siempre la misma porque está supeditada a la acción de los vientos globales. Según su temperatura, podemos diferenciar entre cálidas y frías.

    Las corrientes oceánicas constituyen un mecanismo de transporte de calor muy eficaz de unas partes a otras del globo. Su influencia en el clima es tan intensa que, en nuestro país las temperaturas medias son más elevadas que las regiones costeras de América del norte, a pesar de que nos encontramos a una mayor latitud (más cerca del polo norte) que ellos. Esto es debido a la influencia suavizante del clima de la corriente cálida del golfo, que arrastra agua caliente del golfo de México hasta nuestras costas.

    La hidrosfera actúa como regulador térmico porque el agua es capaz de almacenar durante largo tiempo gran cantidad de energía calorífica, ya que, debido a su elevada capacidad térmica, tarda mucho en enfriarse. Así, las corrientes marinas y las brisas actúan como reguladores se temperatura en zonas costeras afectadas por ellas, reduciendo las diferencias estacionales; por eso determinan más el clima que la propia latitud.

    LAS MAREAS

    Las mareas son elevaciones y descensos del nivel del mar.

    En condiciones normales se distinguen dos situaciones:

    • la bajamar, o nivel mínimo

    • la pleamar o nivel máximo.

    A la bajamar le sigue la pleamar. Como regla general, diariamente, hay dos pleamares y dos bajamares.

    Durante la pleamar la acción de las olas sobre la costa es más intensa que en la bajamar.

    Las mareas son originadas por la fuerza de atracción gravitatoria que ejercen la luna y el sol sobre la tierra. Aunque el sol es mucho más grande que la luna y, por tanto, su fuerza de atracción gravitatoria es mayor, al estar mas lejos de nosotros que la luna, su influencia en las mareas se nota menos.

    Como consecuencia de la fuerza de atracción gravitatoria, la superficie del mar que queda más cerca de la luna se abomba, produciendo una pleamar. También se eleva la superficie marina correspondiente al lado opuesto de la tierra.

    También la influencia del sol en las mareas se pone de manifiesto en las siguientes situaciones:

    • mareas vivas. Se producen durante los días de luna nueva y luna llena. Al estar alineados el sol, la luna y la tierra, las fuerzas de atracción gravitatoria de los dos primeros astros se suman y las mareas son más intensas.

    • Mareas muertas. Se producen durante los días de cuarto creciente y cuarto menguante. Al estar la luna y el sol formando un ángulo recto, su fuerza de atracción gravitatoria se resta y las mareas son menos intensas.

    • Además de las mareas, uno de los efectos secundarios de este tipo de fuerzas es que afecta a la rotación de la tierra, que se ve frenada con lo que los días se hacen mas largos (unas 2 milésimas por siglo) y que además la luna es acelerada, y en consecuencia, se aleja de la tierra (unos 3 cm. por año).

    LA ENERGÍA MAREOMOTRIZ

    Recibe este nombre la energía relacionada con los movimientos de las aguas del mar: olas, corrientes y mareas. Sin embargo, la única que se utiliza en la actualidad es la procedente de las mareas. Es una energía renovable.

    Este tipo de energía no es nueva: ya en el siglo XII se comenzó a utilizar en los molinos destinados a moler el grano y en los empleados en aserraderos. Desde 1966, existe una central mareomotriz en la desembocadura del río Rance (Francia) de la que, en la actualidad, se obtiene electricidad suficiente para abastecer a la región de bretaña.

    Su funcionamiento se basa en dejar que la marea alta atraviese una presa situada de tal forma que cierra una bahía, y aprovechar la energía cinética que resulta de la entrada y salida del agua para mover la turbina. Esta hace girar el generador, convirtiendo así la energía cinética en energía eléctrica.

    Solo se podrá establecer en lugares donde las mareas sean muy marcadas. Por ejemplo, en el caso de nuestro país, las mareas del atlántico y el cantábrico resultarían más adecuadas que las del mediterráneo, ya que estas últimas son más imperceptibles.